No ha habido incremento significativo de casos de autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

En años recientes se ha desatado una campaña de concienciación en cuanto al tema del autismo. Esta noción de “autismo” ha evolucionado por décadas y hoy es conocido por el nombre de “trastorno del espectro autista” (TEA en castellano o ASD por sus siglas en inglés). Hoy día podemos entender que no hay un solo tipo de manifestación de “autismo”, sino que hay distintas formas de mostrarse en los niños. Según el portal “Espectro Autista“, podemos citar a la siquiatra Lorna Wing cuando nos dice que el TEA…

…abarca desde las personas más profundamente retrasadas, tanto física como mentalmente… hasta las personas más capaces, realmente inteligentes pero con grandes dificultades sociales como su única y sutil discapacidad. Se superpone con las dificultades de aprendizaje y se difumina en la excéntrica normalidad.

¿Qué es el TEA exactamente? Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH por sus iniciales en inglés), le caracteriza de la siguiente manera:

El ASD es un trastorno neurológico y del desarrollo complejo que se manifiesta en la infancia y afecta cómo una persona actúa e interactúa con otras, se comunica y aprende. El ASD afecta la estructura y el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Dado que afecta el desarrollo, el ASD se considera un trastorno del desarrollo. El ASD puede estar presente durante toda la vida de una persona.

Las personas con este trastorno tienen:

  • problemas para comunicarse e interactuar con otras personas;
  • intereses restringidos y conductas repetitivas.

Diferentes personas con autismo pueden tener síntomas diferentes. Por este motivo, el autismo se conoce como un trastorno espectral, es decir, que hay una gama de características similares en personas diferentes con el trastorno. En este sitio web se utilizan “ASD” y “autismo” con el mismo significado.

El autismo constituye uno de los más grandes temores de los países industrializados del siglo XXI, junto al cáncer, la obesidad, la diabetes, la alergia al gluten, la celiaquía, la quimiofobia, entre otros. El miedo al TEA no es uno que sea necesariamente irracional. Uno no quiere que su hijo o hija, hermano o hermana, amigo o amiga viva en una dificultad para convivir socialmente, desenvolverse y poder laborar normalmente.

No obstante ello, existen los recursos científicos para ayudar a aquellos padres que deseen lidiar con este problema singular. Sin embargo, los medios de comunicación y la sociedad en general han sido las cómplices (sabiéndolo o no) de la explotación de estos miedos y, muy especialmente, de estos niños autistas. En Francia, algunos sicoanalistas los utilizan para confirmar las versiones más descabelladas propuestas en ese campo, a expensas de lo que se ha descubierto en torno al tema a nivel clínico y experimental.

En otros casos, podemos encontrar la iglesia Genesis II, promotora del MMS (creada por un exseguidor de la Iglesia de la Cienciología, Jim Humble), que le vende a los padres la idea de curar a los niños autistas mediante un enema de cloro. La más grande propulsora de este tipo de actividad es Kerri Rivera, quien ahora anda fugitiva en México debido a unas causas para arresto  por diseminar dicho mensaje altamente perjudicial para los niños autistas. Muchos ya han sido víctimas, con consecuencias en ocasiones letales.

Por cierto, no podemos olvidar que el movimiento March Against Monsanto en Estados Unidos solía promover este tipo de remedios para los niños autistas como alternativa a “Big Pharma” y (¡obviamente!) “Monsanto” (¡acuérdense que Monsanto tiene que estar metido en todo, aunque realmente no lo esté!). Agradecemos que eventualmente se diera cuenta del error irresponsablemente cometido para terminar su promoción. Sin embargo, gracias a su apoyo temporero mediante su diseminación por las redes sociales, ahora la iglesia del MMS está explotando a los pobres de Uganda, de donde proceden falsos reportes de alegadas curaciones.

March Against Monsanto y la Iglesia MMS

March Against Monsanto promocionando en Facebook a Kerri Rivera y los enemas de cloro para los niños autistas.

En este blog también hemos denunciado la utilización de los niños autistas y de los temores sociales al autismo para fomentar causas anticientíficas y que desembocarán en mayores males. Este ha sido el caso de personas como Stephanie Seneff, quien se especializa en publicar artículos de dudosa validez científica, prácticamente todos ellos fundamentados en recopilaciones de datos —lo que se conoce en inglés como p-hacking—  con el propósito de establecer correlaciones donde muy probablemente no hay relaciones causales. Personas como Seneff y sus colegas, se dedican a emitir comunicados de prensa que tienen la intención de impresionar al público para que piense que estos datos implican una fuerte correlación entre ciertos químicos y diversas enfermedades, aunque ellos no hayan hecho los experimentos requeridos para poner a prueba la posible causación. Usando la metodología de Seneff, podemos establecer el altísimo nivel de correlación entre la cantidad de personas que han muerto al caerse de sus camas en Estados Unidos y la cantidad de abogados en Puerto Rico. Evidentemente, se quiere dar la impresión de un nexo causal, pero la correlación es pura coincidencia estadística.

Correlación espúrea

Gráfica por Tyler Vigen (http://www.tylervigen.com/spurious-correlations), CC-BY 4.0

De la misma manera, se podría argumentar que la cantidad de glifosato que se aplica al maíz y la soya transgénicos se puede correlacionar (casi perfectamente) con el aumento de TAS en la población estadounidense, tal y como sugieren Stephanie Seneff y sus colegas al implicarlo con la siguiente gráfica:

Glifosato & autismo

Correlación entre el aumento del uso de glifosato y las incidencias de autismo. Fuente: Swanson et al., 2014, p. 27.

Sin embargo, como discutimos en otra entrada de nuestro blog, este tipo de correlación puede ser engañoso si no se hacen las debidas matizaciones. No obstante ello, se sigue alegando de que el aumento del TEA a nivel mundial puede darse parcialmente por el aumento del uso del glifosato como herbicida en cultivos de transgénicos. Seneff, abusando el prestigio del Massachusetts Institute of Technology (MIT), nos predice que para el año 2025, la mitad de los niños estadounidenses será autista por ello.

Igualmente ocurre en días recientes, en parte gracias a la elección del empresario Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, un negacionista de la seguridad de las vacunas. Con él, se abre de nuevo la discusión del tema seudoproblemático de la vinculación entre las vacunas MMR y el TEA. Podemos señalar a los protagonistas actuales de la esfera pública en este seudodebate en Estados Unidos, a saber: Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y la misma Seneff. Trump parece haberle sugerido a Kennedy que forme parte de una comisión para estudiar “el caso”.

Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y Stephanie Seneff

Robert Kennedy, Jr. (foto cortesía de R. Kennedy, Jr.), Robert De Niro (foto cortesía de Georges Biard) y Stephanie Seneff (foto cortesía de Inner Eye).

Seneff ha añadido el elemento de la vacunación como contribuyente al llamado “aumento” del TEA. Robert Kennedy, Jr. y Robert De Niro han suscrito el trabajo descreditado y desprestigiado de Andrew Wakefield  que pretendía argumentar que el timerosal enlaza a la vacuna MMR con el TEA (Wakefield, et al, 1998).  En el caso particular de De Niro, promovió el documental conspiracionista Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe para que se presentara en el Sundance Film Festival.

Tan reciente como ayer, Kennedy y De Niro publicaron un comunicado de prensa en el que ofrecen una cierta cantidad de dinero ($ 100,000) para la persona que demuestre que las vacunas son seguras. A los dos se les olvida que nadie puede probar con absoluta certeza de que alguna medida de política pública sea 100% segura. Lo que sí puede hacerse es un análisis de riesgos para tomar aquellas medidas que sean las más seguras para el público en aras de evitar un riesgo mayor. El riesgo de enfermedad por la vacunas MMR es ínfimo, casi inexistente, en relación con el genuino peligro letal que representan enfermedades como la gripe o el polio. De hecho, este es un seudoproblema en otro sentido muy importante: a pesar de que no hay evidencia alguna de que las vacunas con timerosal causen autismo, dicha sustancia ha estado ausente de las vacunas MMR desde hace algunas décadas (desde 1992 en Dinamarca, desde el 2001 en Estados Unidossin impacto alguno sobre el aumento de incidencias de TEA.

Si este es el caso, entonces la pregunta es, ¿qué causa el TEA?

Posibles causas del TEA

Por lo pronto, nadie sabe con absoluta certeza todos los elementos del complejo de causas del TEA. Sin embargo, ya se ha podido demostrar que una gran parte de la causa parece ser genética. Una de las primeras señales de ello se pudieron observar en estudios de casos de gemelos separados al momento de nacer. Cuando uno de los gemelos era autista, aumentaba significativamente la probabilidad de que el otro también lo fuera (véase también este estudio). Hoy día, la evidencia científica parece indicar fuertemente que son múltiples genes los responsables del fenómeno del TEA (e.g. este estudio y este).

Pueden haber diversos factores prenatales y ambientales que posibilitan el autismo que van de la diabetes materna, la edad de los padres, la exposición a ciertos químicos, entre otros. No se ha podido demostrar la vinculación entre la vacunación y el incremento gradual del TEA a través de los años. Una de las más recientes revisiones científicas que se hizo de la literatura al respecto, que da cuenta del análisis de 1.26 millones de casos de niños investigados, concluye que no hay tal nexo.

Sin embargo, a pesar de todos estos factores cabe preguntarse, a qué se debe entonces el aumento del TEA que se ha estado reportando durante las últimas décadas. Varios estudios comparativos y revisiones científicas parecen indicar que la razón de ello se debe a lo que este servidor llama un “espejismo estadístico”. Parece ser que el aumento dramático se debe a una mera reclasificación de otras enfermedades mentales al TEA (véase también este artículo y este). En tal caso, el aumento de la tasa de incidencia de TEA puede ser ínfimo o inexistente.

Girirajan_graph_7-2015

Imagen cortesía de la Penn State University.

Un estudio hizo un estudio ejemplar en Dinamarca y encontró que el aumento de más del 60% de las incidencias del TEA reportados se debe a dicha reclasificación.

Finalmente, hace 3 años atrás, salió a la luz un estudio que hace un análisis comparativo en torno a la pregunta de si realmente ha habido un aumento significativo de la tasa de incidencias del TEA una vez aclarado el factor de la reclasificación. Su resultado indica que no es así. Al contrario, dicha tasa ha permanecido estable durante los últimos 20 años (7.5 por cada 1000 personas desde el 1990 hasta el 2010). Steve Novella explica más al respecto.

Conclusión

Contrario a lo que se ha propagandizado por muchos partidarios antivacunas, antitransgénicos, antiglifosato, anti … de todo, no ha habido aumento alguno de la tasa de población autista en el mundo. El aparente crecimiento de incidencias del TEA es solo eso, un espejismo, el número de personas que caen bajo el espectro autista ha permanecido estable, el resto es más bien producto de un proceso de reclasificación de otras enfermedades mentales a TEA. Todo lo demás no es otra cosa que pura histeria fomentada por personas mal informadas o por sociópatas que se lucran de explotar a los autistas, especialmente a los niños.

.

Referencias

American Academy of Pediatrics. (2016, April 30). Aerial spraying to combat mosquitoes linked to increased risk of autism in children: New study finds a community’s use of airplanes to spread pesticide each summer may pose a greater risk of autism spectrum disorder and developmental disorders among children born in the area. ScienceDailyhttps://www.sciencedaily.com/releases/2016/04/160430100405.htm.

Baxter, A. J., Brugha, T. S., Erskine, H. E., & Scheurer, R. W. (2015, feb.). The epidemiology and global burden of autism spectrum disorders. Psychological Medicine, 45, 3, 601-613. doi: https://doi.org/10.1017/S003329171400172X.

Chaste, P., & Leboyer, M. (2012). Autism risk factors: genes, environment, and gene-environment interactions. Dialogues in Clinical Neuroscience,  14, 3, 281-292.

Doja, A. & Roberts, W. (2006, Nov.). Immunizations and autism: a review of the literature.  Canadian Journal of Neurological Sciences, 33, 4, 341-346. doi: 10.1017/S031716710000528X.

Freitag, C. M., Staal, W., Klauck, S. M., Duketis, E., & Waltes, R. (2010). Genetics of autistic disorders: review and clinical implications. European Child & Adolescent Psychiatry, 19, 3, 169–178. doi: 10.1007/s00787-009-0076-x.

Gardener, H., Spiegelman, D.,  & Buka,  S. L. Perinatal and neonatal risk factors for autism: a comprehensive meta-analysis. Pediatrics, 128, 2, 344–355. doi: 10.1542/peds.2010-1036.

Hansen, S. N.,  Schendel, D. E., & Parner, E. T. (2015, Ene.). Explaining the Increase in the Prevalence of Autism Spectrum Disorders: The Proportion Attributable to Changes in Reporting Practices. JAMA Pediatrics, 169, 1, 56-62. doi: 10.1001/jamapediatrics.2014.1893.

Hviid, A., Stellfeld, M., Wohlfahrt, J.,  et al. (2003) Association between thimerosal-containing vaccine and autism. Journal of the American Medical Association, 290, 13, 1763-1766. doi: 10.1001/jama.290.13.1763.

Losh, M., Sullivan, P. F., Trembath, D., & Piven, J. (2008, Sept.). Current developments in the genetics of autism: from phenome to genome. Journal of Neuropathology & Experimental Neurology, 67, 3,  829-837. doi: 10.1097/NEN.0b013e318184482d.

Madsen, K. M., Lauritsen, M. B.,  Pedersen, C. B., et al. (2003, Sept.). Thimerosal and the occurrence of autism: negative ecological evidence from Danish population-based data.  Pediatrics, 112, 3, 604-606. doi:  10.1542/peds.112.3.e174.

Polyak, A., Kubina, R. M., & Girirajan, S. (2015, 22 jul.). Comorbidity of intellectual disability confounds ascertainment of autism: implications for genetic diagnosis. American American Journal of Medical GeneticsPart B, 168B, 600–608. doi: 10.1002/ajmg.b.32338.

Rutter, M. (2000, Feb.). Genetic studies of autism: from the 1970s into the millennium. Journal of Abnormal Child Psychology, 28, 1, 3-14. doi: 10.1023/A:1005113900068.

Rutter, M. (2005, Ene.). Incidence of autism spectrum disorders: Changes over time and their meaning. Acta Paediatrica, 94, 2-15. doi: 10.1111/j.1651-2227.2005.tb01779.x.

Rutter, M., Macdonald, H., Le Couteur, A., et al. (1990, Ene.). Genetic factors in child psychiatric disorders—II. Empirical findings. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 31, 1, 39-83. doi: 10.1111/j.1469-7610.1990.tb02273.x.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Abril 18). Glyphosate’s Suppression of Cytochrome P450 Enzymes and Amino Acid Biosynthesis by the Gut Microbiome: Pathways to Modern Diseases. Entropy, 15, 1416-1463. doi: 10.3390/e15041416.

Szatmari, P. (1999, Mar.). Heterogeneity and the genetics of autism. Journal of Psychiatry and Neuroscience, 24, 2, 159–165. PMID: 10212560.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Dic.). Glyphosate, Pathways to Modern Diseases II:
Celiac Sprue and Gluten Intolerance. Interdisciplinary Toxicology, 6, 159-184. doi: 10.2478/intox-2013-0026.

Swanson N. L., Leu, A., Abrahamson, J., & Wallet, B. (2014). Genetically engineered crops, glyphosate and the deterioration of health in the United States of America. Journal of Organic Systems, 9, 2. http://www.organic-systems.org/journal/92/abstracts/Swanson-et-al.html.

Taylor, B. (2006, 9 ago.). Vaccines and the changing epidemiology of autism. Child: Care, Health and Development, 32, 5, 511-519. doi: 10.1111/j.1365-2214.2006.00655.x.

Taylor, L. E., Swerdfeger, A. L., & Eslick, G. D. (2014, 17 jun.). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (1998, 28 feb.). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.

¿Favorece la ONU la agricultura orgánica?

emblem_of_the_united_nations

Desde hace algún tiempo, en las redes sociales se ha estado diseminando la noticia de que las Naciones Unidas favorece la agricultura ecológica, conocida también como orgánica. Según estas fuentes, en el año 2013, la Conferencia de las Naciones Unidas de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) radicó un informe titulado Wake Up Before It Is Too Late: Make Agriculture Truly Sustainable Now for Food Security in a Changing Climate Wake Up Before It Is too Late - UNCTAD(Despierta, antes de que sea tarde: Hagamos la agricultura verdaderamente sostenible ahora para seguridad alimentaria ante un clima cambiante) y que recomienda la agricultura orgánica como la que puede salvar a la humanidad del hambre. Según algunos, el documento Wake up es un espaldarazo oficial de las Naciones Unidas a este tipo de iniciativas de política pública.

La pregunta que debemos hacernos es, ¿es ese el caso? Lo dudamos mucho y la razón de ello nos la da el mismo documento. Una vez descargamos su archivo PDF , podemos ir a la página 3 (de las 341 que contiene) y encontramos lo siguiente (los recuadros son nuestro énfasis):

warning_unctad

Traducción al español (perdonen si no es la mejor traducción):

Los puntos de vista que se expresan en los siguientes artículos en esta Revisión son de sus autores y no necesariamente reflejan las posiciones de sus organizaciones o instituciones respectivas. Por lo tanto, las perspectivas expresadas en en esta Revisión deben atribuírsele a los autores y no a cualquier institución o a la UNCTAD o a sus estados miembros.

Cualquier referencia a alguna compañía y a sus actividades no debe ser presentado como un endoso por la UNCTAD o por sus autores o sus instituciones, de la compañía o sus actividades.

En otras palabras, sí es cierto que este informe lleva el sello de las Naciones Unidas, porque la conferencia se dio con su auspicio, pero esto no representa su posición oficial.

Si esta es la situación, entonces, ¿cuál es la verdadera posición de las Naciones Unidas al respecto? Por ahora, lo más cercano a una opinión oficial la podemos encontrar en el portal de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), donde dice exactamente lo contrario a lo alegado. En un comunicado de las Naciones Unidas del 2007 titulado “FAO advierte insuficiencia de agricultura orgánica en lucha contra el hambre”, su portavoz nos dice, entre otras cosas:

… “no se puede alimentar a seis mil millones de personas hoy en día y a nueve mil millones en 2050 sin un uso sensato de productos químicos”.

Casi 31 millones de hectáreas, o aproximadamente el 2% de las tierras agrícolas de todo el mundo, fueron cultivadas en 2005 sin usar productos químicos, y generaron ventas por alrededor de 24.000 millones de dólares.

“No hay una solución única al problema de alimentar a los pobres y hambrientos,” dijo Diouf. Agregó que cuando se usan fertilizantes deben escogerse los productos apropiados, y aplicarse en cantidades adecuadas, de la manera correcta y en el momento oportuno”.

.

¿Por qué la FAO adopta una posición desfavorable ante la agricultura orgánica (o “ecológica”)?

Si se le presta atención a los factores científicos de todo este asunto, en vez de al mero sentimiento de “unión  y conexión con la naturaleza” al que apelan muchos con los que hablo sobre este tema, podremos ver cuál es el problema.

A muchos se les olvida el componente económico de la dinámica de distribución de alimentos. Desgraciadamente, cuando la gente escucha la palabra “economía”, usualmente piensan en dinero. Se les olvida que la economía es algo mucho más amplio que este factor, sino que tiene que ver con la distribución inteligente de recursos escasos. Eso incluye la manera en que se reparte la materia y energía en la población mundial. Esta energía toma la forma de alimentos (energía para el ser humano), energía muscular, energía eléctrica, entre otros. El dinero es solo un componente de la economía que mide el valor de todos los recursos escasos, es decir la riqueza material y energética que circula en calidad de mercancía. Desde esta perspectiva, todo recurso escaso en el mundo se puede medir en dólares y centavos.

Norman Borlaug

Norman Borlaug, padre de la Revolución Verde

Esto aplica también al asunto de si los alimentos deben producirse convencionalmente o mediante la agricultura orgánica. Para alimentar 7 mil millones de personas en el mundo, nos topamos con la interrogante de cuál es la manera más eficiente para hacer que alimentos lleguen a la mayor parte de la población. Desde la Revolución Verde, la industria alimentaria ha adoptado medidas para ser cada vez más eficiente a la hora de producir más alimentos. Esta es una de las instancias en que los intereses de la industria coinciden con el bienestar público. Dicha inversión implica un ahorro considerable de energía mediante la diseminación eficiente de alimentos y un mayor espacio para el crecimiento de la naturaleza. A muchos le sorprenderá este último alegato, pero recordemos que desde un punto de vista de espacio cultivable y el económico, la industria quiere maximizar la producción en relación con el tamaño de mercado disponible. Este hecho significa que si aumenta exponencialmente la tasa de rendimiento agrícola por área de terreno,  esto inevitablmente lleva a la utilización de cada vez menos área de terrenos, así librando muchos hábitats de la deforestación y de la actividad y contaminación humanas.

Aun con todo, la llamada “agricultura convencional” no es perfecta, ya que se estimula el uso de nitrógeno derivado del petróleo y de pesticidas relativamente tóxicos para los agricultores y, en ocasiones, para el público. La agricultura orgánica (o “ecológica”) surgió como una respuesta a estas preocupaciones. ¿Qué cuenta como “orgánico” en este sentido? Usualmente la definición del término se estipula por ley, pero en su línea general se utilizan medidas para reducir el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos y adoptar solamente los naturales. Además, para disminuir el uso de estos tóxicos, se utilizan también otras técnicas tales como rotación de cultivos, cultivos asociados (intercropping), reciclaje de nutrientes, cultivo de cobertura, entre otros. Todos estos factores son importantes para la conservación de los terrenos. De hecho, ya varios agricultores convencionales han incorporado algunas de estas técnicas con mucho éxito y algunas compañías han estado impulsando programas para preservar las tierras y fomentar la biodiversidad en el proceso.

Por otro lado, algunos agricultores orgánicos quieren operar con la menor maquinaria posible, con el menor grado de pesticidas posibles y maximizar el uso de composta o estiércol de ganado. Además, con contadas excepciones, rechazan en principio el uso de cultivos transgénicos, sea por convicción o porque sus productos serían descertificados de la categoría de “orgánico” o “ecológico”. Sin que esto sea suficiente, a veces la selección de venta en ciertos mercados hace más ineficiente su transportación o su cotejo por las autoridades de sanidad, lo que lleva en no pocos casos a la diseminación de epidemias por contaminación viral o bacteriana (véase el caso de la mal llamada “Crisis del Pepino” en el 2011).

Esto lleva a que la actividad de cultivo orgánico sea mucho más ineficiente que los cultivos convencionales en general. Revisiones científicas como esta confirman nuestro punto. En promedio, los orgánicos tienen 20 a 30% menor rendimiento que los convencionales. Un estudio más minucioso a partir de los datos ofrecidos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) revela que, salvo en contadas excepciones, en la inmensa mayoría de los casos el rendimiento de estos cultivos es menor y, en ocasiones, significativamente inferior, que los correspondientes convencionales.

Esto se debe a que la dinámica para este tipo de agricultura requiere mayor energía. La FAO reconoce precisamente este punto cuando dice:

  • Production costs for organic foods are typically higher because of greater labour inputs per unit of output and because greater diversity of enterprises means economies of scale cannot be achieved;

Como cualquier economista señalaría, mientras mayor energía se utilice para producir una mercancía, mayor valor adquiere. Simultáneamente esta inversión energética se refleja en el precio. El mero hecho de que se consuma mayor energía cuando se le compara con la agricultura convencional significa que tenemos que cuestionar el supuesto beneficio ambiental o humano que esto implica.

No hay lugar a dudas que el cuido de la tierra en la mayoría de las ocasiones (no en todos los casos) existe mejor en la industria orgánica, tal y como lo reconoce la FAO. Sin embargo, para permanecer “competitivo” en un mercado en que los alimentos orgánicos necesariamente tienen que ser más caros solamente por este factor, significa que tienen que buscar medidas “baratas” para lidiar con este penoso problema, tales como disfrutar de exenciones contributivas y otros incentivos.  Por ejemplo, sin uso de la soya transgénica resistente a glifosato, la práctica de no labranza se hace virtualmente difícil en el caso del grano no transgénico, aunque no totalmente imposible si se integran ciertas tecnologías. La restricción al uso de pesticidas naturales en ocasiones puede ser menos efectiva que las alternativas no orgánicas. Aun con todo, los precios en general no logran bajar lo suficiente para competir con los productos convencionales.

Tales ineficiencias implican mayor uso de terreno, no solo para obtener el mismo nivel de producción que la agricultura convencional, sino también para obtener los nutrientes. Se puede remediar en parte el problema usando cultivos de cubierta, pero otros tipos de cultivos requieren muchos más nutrientes. Se podría utilizar composta, que tiene que integrar la producción orgánica de ciertos otros cultivos para ello. Sin embargo, la composta contribuye más al cambio climático de lo que originalmente se pensaba. El aumento de uso de estiércol implica necesariamente mayor uso de terrenos para la crianza de ganado, un problema ambiental debido al alto nivel de consumo de hierba o pienso que necesita y por su emisión de metano, agravando así el efecto de invernadero y, por ende, el calentamiento global. Todos estos factores conllevan una reducción considerable de los ecosistemas naturales para dedicarlos exclusivamente para la agricultura.

El problema no termina ahí. De acuerdo con la FAO, podemos añadir otros ingredientes en cuanto a la inversión energética en alimentos orgánicos:

  • Post-harvest handling of relatively small quantities of organic foods results in higher costs because of the mandatory segregation of organic and conventional produce, especially for processing and transportation;
  • Marketing and the distribution chain for organic products is relatively inefficient and costs are higher because of relatively small volumes.

En otras palabras, hay que invertir más energía por concepto de separación de los alimentos orgánicos de los convencionales. Mientras mayor es la energía invertida, no solo nos lleva a precios más altos, sino también a un mayor uso de combustibles (usualmente fósiles). Hoy día se sabe que si se quiere evitar el cambio climático, tiene que invertirse significativamente en la intensificación de la producción de alimentos en cada vez menos hectáreas de terrenos cultivables. La Revolución Verde, que ha sido tan condenada por los partidarios de la agricultura orgánica, ha logrado precisamente eso (véase este estudio al respecto, este y este).

La agricultura orgánica va exactamente en el sentido opuesto a lo que se debería aspirar. Es por ello que muchos científicos argumentan que a pesar de reconocer el innegable beneficio de la agricultura orgánica o “agroecología” a la tierra y la biodiversidad en el campo, la misma ineficiencia energética que implica neutraliza su valor ambiental.

La ventaja de la agricultura convencional es que puede adoptar las mejores medidas para cuidar el suelo y ya hay agricultores convencionales que están adoptando esas prácticas, pero no tienen que abandonar toda la tecnología disponible para hacer su labor productiva muy eficiente. Esto se debe a que no hay definición de lo que sea “convencional” y, por ello, la tarea es flexible a la hora de ser eficiente y proteger los suelos. La desventaja de la agricultura orgánica es que se niega a usar la mayor parte de dichas tecnologías y está usualmente estancada en los límites que ella misma se impone.

Por estas y otras razones, el costo de los alimentos orgánicos permanecerán muy altos en el futuro previsible. Los convencionales, incluyendo aquellos que utilizan ingeniería genética, serán de muy bajo costo porque son más eficientes. Son estos últimos los que serán más accesibles a los pobres y tendrán mejores oportunidades de alimentar al mundo.

Precisamente esto y no más explica la posición de la FAO.

Más noticias en torno al zika y los problemas congénitos

Microcephaly-comparison-500px

Debido a razones personales, no he podido escribir más entradas en este blog tan frecuentemente como antes, pero quiero darle seguimiento al cúmulo de evidencia en torno al vínculo entre el zika, la microcefalia y otros problemas congénitos, muy a pesar de las objeciones de algunos.

He aquí algunas evidencias adicionales a las presentadas por este blog aquíaquí, aquí y aquí.

  • Nació niño con microcefalia vinculada al zika en España
  • Para finales de julio del 2016, ya se contaban 7 casos de microcefalia debido al zika. Este y otros casos lo confiman en uno de los más recientes documentos de la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • El informe más reciente de la PAHO y la OMS nos señala que aumentó el número de casos congénitos en Colombia atribuidos al zika a 29, en República Dominicana fueron 3, en Martinica 10, en Brasil 1,845, en Estados Unidos 21 y en Puerto Rico 1.
  • En ese mismo informe, se incluye un aumento de casos de Guillain-Barré en cada uno de esos países (ver Tabla 2).
  • Hubo un caso de un niño nacido con zika que mostró degradación de capacidad motora después de 6 meses de nacido. Se sospecha que el padre le transmitió el virus a la madre en el acto sexual.
  • Un estudio con ratones ha podido constatar que el virus del zika puede atacar los cerebros de adultos.
  • Un estudio ha podido observar mediante ultrasonido el efecto del virus del zika a los cerebros de niños con y sin microcefalia.

Con estos y otros datos creemos que a estas alturas podemos refutar las aserciones de que el problema de la microcefalia y otros problemas congénitos no están asociados al zika. El cúmulo es demasiado grande para ser ignorado.

Ahora bien, como presentamos en una de nuestras entradas más recientes, existen interrogantes en torno a la disparidad del incremento del zika y de la microcefalia en Brasil. Como ya hemos indicado, se están buscando una variedad de explicaciones al respecto. Sin embargo, uno de los buenos candidatos a ser el factor adicional para la diseminación y el contagio del virus en ese país es la pobreza. Aunque la labor estadística es intensa para encontrar algún patrón que explique esta disparidad con base en esta explicación, también debemos tener en mente que los datos en torno a estas enfermedades eran de muy pobre calidad cuando explotaron en la querida nación latinoamericana.

Lo que no se puede admitir es una noticia falsa e irresponsable, de que para las autoridades brasileñas, el zika no es causa del incremento de microcefalia. Lo que sí admite el Ministerio de Salud es que es muy probable que el zika no sea el único factor que haya contribuido al aumento de la microcefalia en Brasil.

Las intenciones del CDC, el naled y el zika

spraying

En las redes sociales se hace prácticamente imposible un diálogo en torno al tema del zika. En gran medida están llenas de teorías conspiratorias en torno al “genocidio” cometido por el gobierno estadounidense contra los puertorriqueños. Se mencionan el caso de Cornellius Rhoads, la experimentación con el agente naranja, los proyectos Coquí I y Coquí II (con el propósito de influenciar el medio ambiente), la experimentación con transgénicos, etc.

Desgraciadamente, solo uno de estos experimentos contaría como un genuino genocidio, las experimentaciones llevadas a cabo por Rhoads.

La experimentación con agente naranja se llevó a cabo en un área de El Yunque durante los años cincuenta y sesenta y no tuvo mucho impacto en la población puertorriqueña. Sí, contaminó ese área de El Yunque, pero lejos de la población.

En cuanto a los proyectos de Estados Unidos para alterar el medio ambiente, ¿son realmente experimentos genocidas? El Dr. Andrew Álvarez nos dice en su programa de radio “En la Otra Realidad” (5 de agosto del 2016) que la existencia de estos proyectos puede ser la explicación de por qué no hemos sido víctimas de huracanes por años. Si ese es el caso (y tengo serias dudas al respecto), el panorama sería el opuesto: Estados Unidos estaría previniendo que nosotros seamos víctimas de las condiciones del tiempo.

Hubo un experimento de control poblacional por el gobierno federal que, aunque no era propiamente un genocidio, sí se hizo sin el conocimiento ni el consentimiento de las puertorriqueñas: la experimentación con contraceptivos.

Los experimentos con aspartame son realmente risibles, dado que sin lugar a dudas es una sustancia inofensiva para la salud humana, muy a pesar de todas las leyendas urbanas que alegan lo contrario (ver este estudio al respecto, este, este y este).

Otros experimentos como el del chaff llevados a cabo en Vieques mientras estaba presente la Marina de Guerra de los Estados Unidos tuvo muy poco impacto en los puertorriqueños.

En cuanto a los experimentos con transgénicos, hasta donde sé, ninguno de los que los denuncia ha llevado a cabo el mínimo estudio (¡ni tan siquiera UNO!) que demuestre su daño a la población puertorriqueña. Y dado el excelentísimo récord de estos cultivos en relación con el medio ambiente y la salud de los animales y la humana, no veo exactamente cómo esto contituiría genocidio.

En resumen, si Estados Unidos hubiera programado algún tipo de “genocidio”, hace tiempo lo hubiera llevado a cabo.

Estas serían las conclusiones de cualquier persona sensata que se detuviera a reflexionar un poco escépticamente ante los alegatos en línea.

El argumento de que Estados Unidos quiere exterminarnos porque lleva a cabo experimentos aquí en Puerto Rico no me convence: la razón para ello es que hoy día se llevan a cabo MILES de experimentos financiados con fondos federales y la inmensa mayoría de ellos son totalmente benignos: mejoras de la tecnología presente, la nanotecnología, la biotecnología, la medicina, etc.

Quiero indicar que nada de esto reduce en lo mínimo el carácter antiético e inhumano de nuestra condición colonial, nuestra relación de subordinación con los Estados Unidos. Sin embargo, sí indica que aun en la desgracia de estas condiciones, no todo tiene que ser una conspiración del gobierno federal para exterminar a puertorriqueños.

Sin embargo, totalmente ignorando el hecho muy bien conocido por todos que Estados Unidos lleva a cabo experimentos en todo el mundo y no solo en Puerto Rico, se levanta el ámbito de histeria por muchos reaccionarios que solo viven en un mundo caracterizado por la conspiranoia. Como casi siempre ocurre, hasta se cayó en la Ley de Godwin en un momento dado. Creo que esta entrada del blog Ahora la turba lo describe todo a la perfección. Aun hay voces en la izquierda política que denuncian esta actitud totalmente irracional, especialmente cuando se descubrió que se fumigaría con naled en Florida. Como dije en mi entrada en Facebook, como independentista comparto cada palabra de esta entrada de Francisco J. Concepción en el blog El Post Antillano.
.

Las verdaderas intenciones del CDC

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Una de las características del gobierno federal y el local en torno a todo el asunto del zika es que han manejado toda la comunicación (o falta de ella) con los pies. Tengo la impresión de que el CDC se comportó de la manera que lo hizo por varias razones:

  1. Una vez los casos de zika se empezaron a registrar en Puerto Rico, el CDC tenía un temor genuino de que llegara a suelo estadounidense continental. Esta es una opinión que comparto y que fue presentada por el Dr. Cabanillas.
    .
  2. Tenían un problema de fondos serio debido a un problema político partidista a nivel federal.
    .
  3. La mentalidad de los miembros del CDC era científico, no político. El CDC subestimó el malestar del pueblo en una época de claro temor y tensión social debido a la depresión económica y la asignación de una Junta de Control Fiscal federal. Por otro lado, el CDC quería actuar rápidamente, preparar todo para cuando el gobernador oficialmente favoreciera la fumigación … algo que les rebotó políticamente, ya que se intepretó como presión política.

Estos tres factores mezclados con la clara incompetencia del gobierno local, llevaron a una mala decisión de acción colectiva y la fumigación, un suceso políticamente inviable.

Sin embargo, a medida que ha salido información sobre las actividades del CDC vemos más claramente por qué deseaba la fumigación con naled. En su portal, el CDC nos dejó información sobre varios experimentos que ha llevado a cabo en Puerto Rico en relación con la fumigación. Aunque muchos, incluyendo periodistas…

periodista_naled

Pixelamos el nombre y la imagen de la periodista que hizo esta entrada en Facebook. Esta es la viva definición de una falsa confirmación.

… creyeron que se había fumigado el naled sin que nadie lo supiera, en realidad el CDC nos revela que las experimentaciones fueron en laboratorio. El experimento era bien sencillo, someter a mosquitos obtenidos de distintas partes de Puerto Rico a distintos pesticidas y ver a cuál de ellos no eran resistentes. Como se puede ver muy claramente en su exposición, el factor constante que salió a la luz en los experimentos es que los mosquitos de todos los pueblos examinados no habían resistido al naled.

De allí el CDC forjó un plan de fumigación en el que se utilizaría el naled y el Bti, el primero para fumigar a los mosquitos adultos y el segundo como larvicida. Como vimos en otro artículo, el naled no es peligroso para los seres humanos en las concentraciones que se pensaba asperjar (una onza por acre), aunque sí podría implicar otros problemas a la larga como la degradación en diclorvos, problemas respiratorios para algunas personas, entre otros. Sin embargo, todo el ruido y activismo sumado al mensaje mixto que enviaba el gobierno de Puerto Rico y su retraso en asentir a la fumigación, frustró cualquier plan del CDC para ello. Contrario a lo que alegaban los activistas, la fumigación con naled no iba a tener un impacto significativo en la agricultura ni a las abejas, dado aque ambos se dan en áreas rurales y el plan original era fumigar en áreas urbanas. Esto también terminó con cualquier expectativa de fumigar con Bti, ya que, según el CDC, no funciona para asperjar desde un avión.

Hace poco nos enteramos que van a fumigar con naled en Miami, Florida. Esto ya pone entre signos de interrogación toda la campaña de terror que suponía como premisa que esto era un experimento “genocida” o de “control de población” por parte del gobierno estadounidense. Los investigadores genuinos puertorriqueños presentaron preocupaciones con el naled y veremos si la fumigación en Florida sustancian sus interrogantes. Veremos si es verdad que esta fumigación tendrá el resultado esperado por el CDC. Como siempre, debemos atener nuestros juicios a los resultados de estas actividades.

Mientras tanto, el gobernador le puso punto final a todo el debate de la fumigación con naled o Bti. No hay plan gubernamental para lidiar con este problema, mientras que aparecen más casos de zika y siguen muriendo personas por ello.

Ahora bien, por más que el Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, quiera que se utilice el mosquito transgénico para aliviar el problema del zika, no se va a dar. En una “gritocracia” como la nuestra, muchos de los que se opusieron al naled y al Bti, con excepción de los genuinos profesionales, también se van a oponer al mosquito trasngénico, no importa si se ha mostrado su seguridad y efectividad una y otra vez. Tampoco importa si la Organización Mundial de la Salud (OMS) está a favor de su uso, o que no contamina el ambiente, ni resulta en perjuicio humano ni a ninguna otra planta o animal que no sea el Aedes aegypti. Para ellos, lo único que importa es que el mosquito de Oxitec sea transgénico para descartarlo. Aparentemente, para ellos la vida de la gente vale poco en relación con el uso de algo efectivo, pero que ofende su concepción estética de la naturaleza.

Solamente en el futuro sabremos si también se opondrán a las vacunas contra el zika.

Sobre el debate en torno al zika, la microcefalia y el CDC

NOTA: La siguiente exposición no expresa mi posición en torno al tema. Como no experto en un asunto fuera de mi campo de estudio, me atengo al consenso científico en torno al tema, que puede siempre cambiar a medida que aparecen nuevos datos y nuevas teorías para explicarlos. Deseo incluir esta posición porque es parte de un debate que aun, con todo el consenso científico, se está desarrollando en el ámbito científico. Quisiera agradecer a Sergio Santos por llamarme la atención al respecto y al trabajo llevado a cabo por Cruz María Nazario y otros más al respecto. Aunque esta posición no necesariamente antagoniza al consenso científico, sí cuestiona algunas de sus bases para ello. Repito: en lo que a mí respecta, me atengo al consenso científico que puede cambiar según progresan los estudios a nivel internacional al respecto. Espero representar bien las opiniones del artículo que expondré. Al final haré una serie de preguntas en cuanto a su contenido.

 En la revista cibernética 80 grados, se publicó un artículo titulado “La microcefalia no justifica la fumigación aérea” cuyos autores son Jorge L. Colón Rivera y Cruz María Nazario. Como bien indica el título, estos dos distinguidos investigadores cuestionan la sabiduría del CDC a la hora de decidir asperjar naled en Puerto Rico.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Lo que aquí nos concierne en este artículo tiene que ver con las dudas en torno a las bases científicas del CDC en relación con la asociación del zika y la microcefalia. De acuerdo con esta rama del gobierno federal, una de las razones por la que hace falta fumigar con naled se fundamenta en los hallazgos de enfermedades congénitas asociados con el zika. Sin descartar ese vínculo que, como hemos visto, ha sido establecido científicamente, Colón Rivera y Nazario cuestionan la gravedad de la situación.

Una vez más, nos vemos ante el famoso estudio publicado el 19 de mayo del 2016 por la New England Journal of Medicine:

Rasmussen, S. A., Jamieson, D. J., Honein, M.A. & Petersen, L. R. (2016, 19 mayo). Zika Virus and Birth Defects — Reviewing the Evidence for Causality. New England Journal of Medicine, 374, 20, 1981. doi: 10.1056/NEJMsr1604338.

En este estudio, sus autores problematizan la vinculación tan directa  que se hizo en la literatura científica, primero por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades Europeo (EPCDC) y respaldado por el CDC de Estados Unidos.

Parece ser que aunque el zika y la microcefalia están causalmente relacionados, el asunto luce mucho más complejo, al menos más que lo que quiere nos hacer entender el CDC. En su artículo, Colón Rivera y Nazario afirman que hubo serio problemas metodológicos a la hora de evaluar sus datos, aun cuando el CDC así lo da a entender. Nos dicen:

Sonja A Rasmussen MD y sus colegas de CDC, identificaron varias consideraciones favorables en esas dos investigaciones, pero igualmente criticaron que no hay consistencia entre al menos dos estudios epidemiológicos de alta calidad que hayan controlado los errores y sesgos que puedan confundir los resultados e inducir a conclusiones incorrectas. A pesar de que CDC reconoce estas limitaciones fundamentales, en el artículo no resaltan los problemas metodológicos que podrían invalidar los resultados. Un principio imprescindible en el campo de la epidemiología es el cuestionamiento de los métodos utilizados para investigar problemas de salud y el control de los errores y sesgos que pueden cometerse durante la investigación.

Colón Rivera y Nazario nos indican que los estudios citados por el CDC para sus conclusiones son descriptivos y que generan hipótesis, pero de por sí no “prueban” la hipótesis. Uno de los estudios que cita el CDC es un estudio preliminar, por lo que afirman nuestros autores:

Los investigadores no seleccionaron un grupo adecuado de comparación ni discutieron la posibilidad de errores de medición ni los sesgos de selección y de información. Los mismos no identificaron cómo fueron seleccionadas estas 88 mujeres, cuando en Río de Janeiro hasta ahora se han informado aproximadamente 38,196 casos de Zika.

Tras ello, nos brindan información en torno a la disparidad entre las concentraciones de incidencias de microcefalia y los del zika en Brasil. Sergio Santos me envió dos imágenes que presentan dicha distribución de incidencias y que (creo que) fueron preparados por la Dra. Cruz a partir de la información ofrecida por el Ministerio de Salud de Brasil:

13900108_10157296268250014_5179998281431640509_n

13903282_10157296268500014_6687605023205956493_n

Pueden acceder a la hoja de cálculo con los datos aquí.

Los datos nos revelan que hay una divergencia entre la distribución de reportes de incidencias de zika con los de la microcefalia. La mayoría sustancial de las incidencias de zika en Brasil se ha registrado en el centrooeste, mientras que los de la mayoría de los casos de microcefalia se obtuvieron en el noreste. En su artículo, nuestros autores elaboran más sobre este punto.

Además, nos dicen Colón y Nazario:

Vale la pena notar que en Mississippi la tasa de nacimientos con microcefalia fue 16 por cada 10,000 nacimientos vivos durante el 2006 al 2010 (años previo al Zika). Pero no tan sólo ese estado, también Luisiana (11.1 por cada 10,000 nacimientos vivos), Texas (11.5 por cada 10,000 nacimientos vivos) y Tennessee (11.6 por cada 10,000 nacimientos vivos) tuvieron una tasa de nacimientos con microcefalia similar a Mato Grosso (11.6 por cada 10,000 nacimientos vivos) cuyo riesgo de Zika es el más alto en todo Brasil (558 por 100,000 habitantes).

Uno de los ángulos que se ha explorado muy poco es la relación que tienen los pesticidas en la agricultura con las altas incidencias de microcefalia. Sin apelar a Abrasco y a Médicos de Pueblos Fumigados (¡gracias a Dios!) nuestros autores señalan que algunos de estos químicos han sido vinculados a problemas congénitos y la anencefalia (citaron este estudio,  este y este para sustanciar su posición).

.

Preguntas en torno a su análisis

Antes de comenzar con las preguntas quiero hacer una autocorrección. En un artículo cuestioné muy brevemente la eficacia del uso de trampas para el Aedes aegypti. Sin embargo, lo bueno del artículo de Colón y Nazario es que proveen las referencias que demuestran que sí funcionan y que han dado resultados (aquí y aquí). Esto indica que poner trampas para mosquitos sería una manera efectiva para combatir la proliferación de mosquitos y, por ende, el virus del zika.

Habiendo dicho esto, el artículo nos despierta a unas interrogantes. Lo siguiente no debe interpretarse como afirmaciones de parte de este servidor o como un acto de dudar de los distinguidos investigadores, sino como como un acto para inquirir en torno a este tema fascinante.

  • Como señalamos en otro artículo, no solo existe el artículo del 19 de mayo, sino que la mayoría de los artículos publicados por el New England Journal of Medicine, incluyendo a varios artículos de opinión publicados después de esa fecha, vinculan la microcefalia principalmente (aunque no necesariamente exclusivamente) al virus del zika. De ahí que formulemos la siguiente pregunta: ¿Por qué la mayoría de la comunidad científica aparentemente no le presta mayor atención al artículo del 19 de mayo?
    .
  • A pesar de que Colón y Nazario quieren explorar el lado de la influencia de los pesticidas como posible explicación para el aumento considerable de microcefalia en Brasil, ¿hay investigaciones en curso al respecto? ¿Por qué la mayoría de la literatura científica no considera seriamente esta posibilidad?
    .
  • Sin lugar a dudas, puede haber una posibilidad real de un rol significativo de los anticuerpos contra el dengue como una medida que agrava la infección del zika según se ha podido constatar. ¿No sería bueno, tal vez, también buscar las áreas de concentración incidencias de dengue en Brasil previas a la epidemia del zika para ver si es posible proveer una mejor explicación con esas bases?
    .
  • ¿No sería también bueno saber si se hace algún estudio relacionado con el nivel de riqueza o pobreza de la población? ¿No debería buscarse, tal vez, algún tipo de estudio comparativo en relación con el acceso de los infectados a nutrición, a agua potable o a un buen hogar?
    .
  • Los científicos en general no están ignorando la disparidad estadística entre el alza de incidencias de zika y de microcefalia en Brasil y así lo ha dejado saber Declan Butler en la revista Nature en su versión cibernética. Una vez más, ¿por qué no se mencionan los pesticidas como una dimensión meritoria del problema? El artículo menciona solamente la exploración de las siguientes alternativas:

Una vez más, hago estas preguntas con espíritu de diálogo, ya que este aspecto es discutido y debatido por la comunidad científica a nivel global y del cual, sospecho, los científicos puertorriqueños tendrán bastante qué aportar.

Falsas políticas públicas en torno a los móviles y el wifi

Llamada por teléfono móvil

Llamada por teléfono móvil. Retrato en dominio público, cortesía de Peter Griffin (no es el de Family Guy). http://www.publicdomainpictures.net/

Ayer un autor en Gizmodo, Matt Novak llamó la atención al hecho de que Jill Stein, la candidata a la presidencia de los Estados Unid0s por el Partido Verde de los Estados Unidos, se suscribía a la hipótesis de que debe haber algún vínculo entre el wifi y las incidencias de cáncer. A su vez argumentaba que debía disponerse de una especie de principio de precaución como en Europa, por el que se sacaba el wifi de los lugares públicos, las escuelas y otras áreas para no afectar a personas “sensibles al wifi” o no cuasar cáncer. Novak incluyó un vídeo de Stein al respecto.

¡Claro! En un tema como este, es risible que había que meter a Monsanto en la discusión. ¿Qué rayos tiene que ver Monsanto con el tema del wifi? No sé, pero ella creyó pertinente incluirlo. ¡Vaya candidata!

Para mi sorpresa, en Puerto Rico no nos quedamos atrás, especialmente en relación con los teléfonos móviles. Por ejemplo, ya está circulando este meme:

wifi-cell-cancer

No son consejos malos (aunque el pensamiento del #6 está incompleto), pero la premisa del meme es muy cuestionable. Este tipo de preocupación proviene de Europa (como bien señala Stein) y es una convicción bastante popular en la izquierda política de allá. Por ejemplo, lo vemos como propuesta del grupo Podemos de “zonas libres de wifi“.

Ahora bien, un principio de precaución bien entendido es aconsejable. Si algún organismo de autoridad científica nos revela una posibilidad de daño al público, puede decretarse una moratoria para examinar si en verdad existe tal daño. Una vez la evidencia científica determina que el daño no existe o el nivel de riesgo es ínfimo, no existirá problema alguno para levantar la moratoria. Sin embargo, la manera en que muchos activistas han utilizado este principio no es ni tan siquiera para examinar nada. Es más bien para establecer una moratoria “permanente” (es decir, “por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos”), sin importar el cúmulo de evidencia científica al respecto. Esto es lo que ha ocurrido con el tema de los transgénicos, ya que muchos países han decretado moratorias a pesar de que prácticamente todas las instituciones de prestigio de los cinco continentes del mundo han dicho de manera decisiva y contundente que son seguros.

Lo mismo parece estar ocurriendo recientemente en Estados Unidos por el lado político “verde” y parece que esta fiebre está pasando gradualmente a Puerto Rico.
.

Una evaluación de la premisa del meme

Una vez más, ante nosotros observamos un meme que nos dice que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la radiación de los teléfonos móviles (“celulares”) como, y cito, “Categoría de Peligro de Cáncer”.  ¡Nada más lejos de la verdad!

Una vez más entra a colación, no la OMS como tal, sino una rama de esta, conocida como la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés). La IARC establece una serie de clasificaciones de tipos de sustancias o actividades que pueden conducir a aumentar el riesgo de cáncer. Es interesante constatar que no cuentan con una categoría llamada “de Peligro de Cáncer”. La clasificaciones utilizadas por la organización son las siguientes:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

En el año 2011, la IARC estableció que la radiación electromagnética producida por los teléfonos móviles caía bajo la categoría 2B.  ¿Qué significa eso? Sencillamente que por ser radiación es “posible” que exista una relación entre dicha actividad radioactiva y ciertas incidencias de cáncer. Nótese que en varios temas, la OMS toma opiniones que pueden ser distintas a las de su rama, la IARC. Vemos aquí una posible instancia de ello cuando la OMS misma nos dice en junio del 2011, no solo del cáncer, sino de la supuesta “hipersensibilidad al wifi”:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use. …

A number of studies have investigated the effects of radiofrequency fields on brain electrical activity, cognitive function, sleep, heart rate and blood pressure in volunteers. To date, research does not suggest any consistent evidence of adverse health effects from exposure to radiofrequency fields at levels below those that cause tissue heating. Further, research has not been able to provide support for a causal relationship between exposure to electromagnetic fields and self-reported symptoms, or “electromagnetic hypersensitivity” (Mi énfasis).

De paso, sugiere un estudio de aquellos usuarios de móviles por un periodo de o mayor de 15 años. En el 2014, la OMS volvió hacer una declaración después de que aparecieron más estudios y nos dice:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use….

… y básicamente repite lo mismo que afirmaba en el 2011.

¿De dónde se saca la “información” de que la OMS categoriza al móvil como “Peligro de Cáncer”? Parece algo más bien sacado de la manga que de cualquier otro lugar.

¿Quiere esto decir que respondimos a todas las inquietudes en relación con este tema? ¡Ni pensarlo!
.

Un estudio reciente: ¡Relación entre el uso del teléfono móvil y el cáncer! (¿O es así?)

Mientras que Puerto Rico ha estado bastante ocupado con el tema del zika, los puertorriqueños hemos pasado inadvertido un estudio reciente de parte del National Institutes of Health que parece vincular el uso del teléfono móvil con incidencias de cáncer (la versión borrador está bajo la licencia CC-BY 4.o y la hago disponible aquí). Aquí está la ficha:

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., Malarkey, D., Sills, R., Stout, M., Walker, N., Witt, K., Wolfe, M. & Bucher, J. (2016, 23 jun.). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

El proceso y la publicación de este costó cerca de $25 millones. Tan pronto se publicó salió la prensa despavorida a colocar unos titulares que invitaban a la alarma del público:

  • Consumer Reports: “Game-Changing” Study Links Cellphone Radiation to Cancer
  • Wall Street Journal: Cellphone-Cancer Link Found in Government Study
  • Science: Questions abound after study links tumors to cellphone radiation
  • Scientific American: Major Cell Phone Radiation Study Reignites Cancer Questions
  • Natural News: Massive government study concludes cell phone radiation causes brain cancer (¡Qué va!  ¡Natural News va a poner un titular sosegado y no alarmista!)

Sin embargo, como dicen por ahí, “el demonio está en los detalles”. Tan pronto apareció el estudio, hubo voz de alarma por los medios de comunicación.

Rata Sprague-Dawley

Rata albina Sprague-Dawley. Foto cortesía de Jean-Etienne Minh-Duy Poirrier. CC-BY-SA 2.0 Gen.

Lo que se hizo el National Toxicology Program  fue un experimento controlado en el que sometieron a varias ratas Sprague-Dawley® a altas dosis de radiación electromagnética semejantes a las que emiten los móviles, mientras que al grupo control se les eximió de esa exposición. El experimento era de doble ciego, por lo que ninguno de los investigadores que identificaron los tumores sabían a cuál grupo pertenecían las ratas que iban a evaluar. La prensa cayó en una histeria cuando se publicaron los primeros resultados parciales.

Sin embargo, en un ámbito más calmado, los críticos del estudio apuntaron a unas serias deficiencias. En primer lugar, lo que se revelan son unos resultados parciales, no es la totalidad del experimento.

En segundo lugar, tampoco el artículo fue arbitrado sino depositado en un archivo que lo hace disponible al público en general. Aun así los autores solicitaron reseñas de este estudio parcial.

En tercer lugar, es harto sabido que las ratas Sprague-Dawley® son altamente susceptibles al cáncer con o sin ayuda de la radiación no ionizante. Véase este estudio sobre un experimento en el que murieron el 81% de las ratas Sprague-Dawley por tumores desarrollados durante un periodo de más de dos años.  Vean también este otro estudio en el que en un periodo mucho más corto, un año y seis meses, el 45% ya padecía de tumores. En un estudio específico, se advierte que su incidencia de tumores varía dependiendo de sus fuentes comerciales y debe usarse con sumo cuidado a la hora investigar áreas relacionadas al cáncer.

Esto a su vez levanta preguntas como las que hizo David Gorski en una entrada en Science-Based Medicine en relación con este tema. Por ejemplo, ¿cómo es posible que se gastaran $25 millones en un estudio con ratas? ¿Por qué se publicó parcialmente este estudio sin pasar primero por arbitraje por pares (peer review)? Esto se publicó relativamente rápido sin esperar a finalizar sus resultados en el año 2017. Gorski a su vez cuestiona por qué se expusieron a esas ratas desde el útero de sus madres a  radiación electromagnética. Finalmente, se quedó un poco perplejo ante el número de ratas involucradas en el experimento: cerca de 1,260 ratas.

Gorski también menciona que entre los escépticos hay un chiste en relación con este estudio: la prensa en general debería considerar cambiar los titulares para que dijeran que la radiación de los teléfonos móviles hace que las ratas vivan por más tiempo. El estudio mismo dice que el grupo control vivió menos que el grupo expuesto la radiación:

At the end of the 2-year study, survival was lower in the control group of males than in all groups of male rats exposed to GSM-modulated RFR. Survival was also slightly lower in control females than in females exposed to 1.5 or 6 W/kg GSM-modulated RFR. In rats exposed to CDMA-modulated RFR, survival was higher in all groups of exposed males and in the 6 W/kg females compared to controls (Mi énfasis).

Nos dice la feminista escéptica Rebecca Watson:

Por estas y otras razones los científicos no miran a este estudio con mucho aprecio. Para un desmonte completo del estudio, les invito a leer el artículo completo de Gorski. Su escrito también incluye unos breves comentarios de reseñadores del estudio que muestran los serios reparos ante el diseño del experimento.
.

¿Qué nos dice el consenso científico actual?

1341307031El consenso científico en torno al tema del vínculo entre el cáncer, los móviles y el wifi es exactamente el expresado por la OMS y que citamos en este artículo. Esta es la misma posición del National Institutes of Health y de la Sociedad Americana del Cáncer.

¿Por qué es altamente improbable que la radiación de los celulares no cause cáncer? ¿No incrementa la radiación en general el riesgo de cáncer?

La respuesta es compleja. Hay dos tipos de radiación: radiación ionizante y radiación no ionizante. La radiación ionizante es aquella que tiene suficiente energía para sacar a los electrones de sus órbitas. Esto puede alterar las moléculas del ADN de nuestro organismo y aumenta considerablemente el riesgo de cáncer. Este no es el caso de la raciación no ionizante, es decir, el tipo de radiación que encontramos en nuestro horno de microondas, el wifi, el teléfono móvil y las antenas de radio. Es extremadamente improbable que la radiación no ionizante cause cáncer.

El cúmulo de la evidencia científica ha confirmado esto una y otra vez, entre los que se destacan  el caso de los países nórdicos y el del mismo Estados Unidos, donde no se ha detectado aumento alguno en incidencias de cáncer cerebral a pesar del enorme consumo y uso de móviles y tabletas.
.

¿Qué significa esto para propósitos de política pública?

El principio de precaución (¡bien entendido!) ya no aplica a este caso, porque para todos los efectos no hay razón científica para impedir o restringir el uso de los teléfonos móviles ni para sacar el wifi de áreas públicas, escuelas y universidades. Debe verse con suspicacia cualquier candidato o candidata a la presidencia de Estados Unidos o a la gobernación de Puerto Rico que sugiera lo contrario.

Desde nuestra perspectiva tecnoprogresista, el sacar una parte tan importante y vital de la tecnología de las instituciones públicas, de la vida de la clase media y de los pobres, no redundará en mejorar sino en el de empeorar sus condiciones de vida. Los pobres se aprovechan de un abanico de oportunidades que les abre la red. Gracias a la apertura del ciberespacio, los trabajadores pueden producir y desempeñarse mejor al hacer sus gestiones en línea sin consumir tiempo haciendo filas en el banco, en Hacienda, en el CRIM, en la AEE o en AAA. Significa hoy día acceso a unas aplicaciones que les ahorra el consumo de gasolina, hay una mejor apertura a la información disponible en línea y una mejor manera de participar en el mercado de empleo. En algunos lugares del mundo, puede significar la diferencia entre comer cuatro buenas comidas al día y cinco.

Si se quiere favorecer a la clase media, a los trabajadores, a los pobres, mientras que se pretende estimular la economía, lo peor que se puede hacer es declarar “zonas libres de wifi”. Las falsedades promovidas por ciertos grupos que no hacen ni el mínimo para investigar la realidad de sus alegatos, debe ser rechazada por todos … a menos que ellos hagan su propia investigación bien hecha y demuestren su punto.

Hasta entonces, el desarrollo tecnológico y el acceso a la red cibernética es la mejor opción para todos.

Jeff Holiday y su serie sobre “Bought”

Jeff Holiday

Jeff Holiday en su vídeo Bought: The Movie Review – Anti-Vaccine Hysteria Part 1. (c) 2016, Jeff Holiday

 

En Youtube, mi querido amigo Jeff Holiday está haciendo una serie de comentarios sobre el documental antivacunas, Bought: The Truth Behind Vaccines. Hoy acaba de publicar la tercera parte de su serie.

Stephanie Seneff

Stephanie Seneff. Foto cortesía de Inner Eye. CC-BY 3.0 Unported.

Quisiera señalar que en el segundo y el tercer vídeo, Holiday discute a Stephanie Seneff, alguien cuya metodología se ha caracterizado como altamente prejuiciada y selectiva. Como señalamos en nuestro artículo sobre ella, esto se debe a que ella se dedica a minar datos con el objetivo de buscar correlaciones para entonces implicar que existe relaciones causales donde usualmente no las hay. Como ya saben mis lectores, correlación no implica causación. La manera más importante para establecer causación es por vía experimental, algo que Seneff jamás ha hecho en ninguno de sus artículos. Holiday precisamente identifica esta minería de datos como el problema principal de su obra y sus aserciones sobre las vacunas (entre otros temas).

Vean los tres episodios de sus vídeos al respecto. También les invito a que se suscriban a su canal de Youtube, síganlo en su página de Facebook y contribuyan a su causa con su cuenta de Patreon.

Memes sobre Bti y otras tragedias

A medida que sigue pasando el tiempo, la cantidad de personas infectadas con zika llega a casi los 5,500 con cerca de 680 mujeres embarazadas con el virus y el gobierno se atrasa muchísimo en tormar acción al respecto. Sin embargo, siguen surgiendo más leyendas urbanas sobre el Bti y el zika.
.

Memes engañosos

Recientemente, comenzó a circular este meme en línea:

zika_meme

Evaluemos su contenido a ver si lo que dice se puede sostener. Veamos los primeros dos puntos:

  • El 80% de las personas que contraen el zika no se enferma, sino que desarrolla inmunidad al virus.
  • Solo el 20% muestra síntomas y son leves, como conjuntivitis, dolor, fiebre y rash.

Estos dos primeros dos puntos son 100% correctos, pero eso desvía la atención de lo que nos verdaderamente nos concierne del zika. Sin embargo, mientras el 80% no sufre, sí puede ayudar a diseminar el virus si un mosquito toma sangre de ese infectado y luego pica a otra persona, o infectar a una persona por acto sexual. Eso implicaría, un mayor número del otro 20% que sí sería afectado por el virus.

Ese 20% termina seriamente dolorido (en diferentes grados) y eso afecta a su salud, sin hablar de su desempeño en la vida diaria. Es interesante que en todo el meme se haga caso omiso a la relación causal entre el zika y el Síndrome Guillain-Barré, algo que aunque afecte a muy pocos, es una enfermedad sumamente grave para quienes lo padecen. Algunos se recuperan de ello (y tardan meses o años) y otros lo padecen de por vida. Ya hemos escrito sobre este tema.

La vinculación causal está ya bien establecida en la literatura científica y constituye el consenso de dicha comunidad. Si actuáramos contra el mosquito a todos los niveles, el número actual de personas afectadas (el 20%) se reduciría considerablemente.

  • El zika es transmitido por el mismo mosquito (Aedes Aegypti), que transmite dengue, chikungunya, y para estos no se fumigó.

Cierto … e irrelevante. Al contrario, puede ser que haya reflejado cierta negligencia del gobierno federal y del estatal. Eso no impide que el gobierno fumigue con Bti para reducir la incidencia de zika en Puerto Rico. Necesitamos todos los recursos disponibles para actuar individual y colectivamente contra el mosquito Aedes aegypti.

  • El zika no causa microcefalia según estudios publicados por en The New England Journal of Medicine en mayo de 2016.

El meme es altamente engañoso cuando argumenta este punto sin mirar al contexto de la literatura científica. Sí, en mayo del 2016 hubo un estudio,  una revisión fechada el 19 de mayo del 2016, que hacía una comparación entre las incidencias de microcefalia de Brasil y de Colombia y llegó a la conclusión de que no había evidencia de tal vinculación. Aquí está su ficha:

Rasmussen, S. A., Jamieson, D. J., Honein, M.A. & Petersen, L. R. (2016, 19 mayo). Zika Virus and Birth Defects — Reviewing the Evidence for Causality. New England Journal of Medicine, 374, 20, 1981. doi: 10.1056/NEJMsr1604338.

Y para abonar a su punto y por generosidad con el oponente, voy a añadir también la siguiente:

Bar-Yam, Y., Raphael Parens, D. E., Morales, A. J. & Nijhout, F. (2016, 21 jun.). Is Zika the cause of Microcephaly? Status Report. New England Complex Systems Institutehttp://necsi.edu/research/social/pandemics/statusreport.

En ambos, se alega que no hay evidencia alguna del enlace causal entre la microcefalia y el zika. En este último caso, en el de New England Complex Systems Institute, dio un “riversazo” (como diríamos los puertorriqueños) pocos días (6 días) después y publicó otro informe en el que sí encontró un incremento significativo de casos de microcefalia vinculado al zika en Colombia, aunque no muy numeroso. Tal vez, la razón sea porque la epidemia llegó recientemente y todavía no han dado a luz todas las mujeres que fueron infectadas.

En cuanto a The New England Journal of Medicine, podemos cerciorarnos en esta página especial de su portal para ver si esta es la posición de la mayoría de los artículos publicados en esa revista académica.

  1. Esta página contiene dos cartas al editor, una en que se queja de los diferentes criterios utilizados para determinar microcefalia en infantes, especialmente en comunicados de prensa. La segunda carta es más interesante, se refiere a la expansión geográfica del Aedes aegypti y, por ende, del virus. Por cierto, en esta carta se incluye una referencia a cómo las trampas de mosquitos no funcionan muy bien en el caso del Aedes aegypti.
    .
  2. Hay un artículo de opinión fechado el 21 de abril que trata sobre el tema de la colaboración entre instituciones para lidiar con el problema del zika
    .
  3. Hay uno de los estudios que se hizo antes del primer reporte del zika en Brasil, así que no es pertinente al tema.
    .
  4. Hay un artículo de febrero, otro del 4 de marzo,  otro del 10 de marzo, otro del 21 de abril, otro del 2 de junio y otro de esa misma fecha que asocian al zika con la microcefalia. También hay un artículo  de opinión del 12 de mayo que señala esta relación causal, que es confirmada por otro artículo de opinión más abarcador publicado el 7 de julio.
    .
  5. Hay estudios que asocian el zika con problemas neurológicos: uno del 21 de abril, otro de opinión,
    .
  6. Hay un artículo publicado el 13 de julio que hace un examen de estudios con ratas y muestra una fuerte relación entre el zika y problemas neuronales.
    .
  7. Hay un estudio del 2 de junio que trata sobre cómo el virus del zika se transmite sexualmente.
    .
  8. Hay una carta al editor ferchada el 28 de julio que vincula al zika con una enfermedad ocular conocida como la uveitis, es decir, la inflamación de la uvea del ojo.
    .
  9. Hay solo dos estudios que no encontraban evidencia de relación entre el zika y la microcefalia: uno fechado el 19 de marzo (al que el meme se refiere) y otro del 15 de junio. Hay que señalar que este último es un informe preliminar y que no debe tomarse como evidencia segura o final.

Hasta hoy (31 de julio del 2016), esa es toda la literatura que vemos en The New England Journal of Medicine. Podemos ver que la mayoría de los artículos respaldan la vinculación causal entre el virus del zika con la microcefalia. Así que el señalar a un solo artículo como el “decisivo” para decir que no hay tal relación, no solo induce a la falsedad, sino también lleva a la población de Puerto Rico a un falso nivel de seguridad. Esto tiene consecuencias de las que hablaré más tarde.

  • El Bti es un insecticida en base a bacterias que puede afectar la flora y otra fauna.

Sí, pero la ventaja de este insecticida en relación con otros que se han propuesto es que es uno de los más (sino el más) inocuo y, a su vez, con un grado de efectividad como larvicida. El efecto sobre la flora es muy limitado (podría decir que casi inexistente) y sobre la fauna es variado, pero en la inmensa mayoría de los casos, no le haría ni cosquillas. Lo único que se ha podido mostrar es que afecta a los renacuajos en unas dosis específicas (como ya discutí) y las larvas de algunos otros insectos. No es cancerígeno, su efecto sobre los seres humanos es mínimo y el nivel de riesgo sobre nosotros y el medio ambiente es extremadamente bajo en relación con otras alternativas.

  • Los expertos en varias disciplinas indican que fumigar no es necesario y no es efectivo.

Igualmente se puede argumentar que en la literatura científica el fumigar con Bti  puede ser efectivo a corto plazo, pero no debe ser la única alternativa de política pública a largo plazo. Todo esfuerzo sensato y razonable de acción colectiva para reducir las incidencias del zika debe ser considerado y la fumigación con Bti no parece ser significativamente dañino para el ambiente ni los seres humanos.

Así que más engaña el meme que lo que educa.
.

Tragedia

Bebê_com_microcefalia_01

Aun con toda la evidencia disponible, no solo la de la revista académica que discutimos en esta entrada del blog, sino también en la literatura científica en general, en Puerto Rico existen varias personas, incluyendo a ciertos científicos, que prefieren negar la asociación entre el zika y la microcefalia. Es más, lo dicen así explícitamente en la radio y en la televisión, incluyendo a algunos miembros del Frente Unido contra la Fumigación Aérea que insisten en cualquier foro que la microcefalia existía antes de que el zika apareciera, que no hay tal vínculo porque un solo artículo (el que ya discutimos) lo dice, y porque Abrasco lo atribuye a los pesticidas (algo que Abrasco explícitamente niega) y porque Médicos de Pueblos Fumigados lo dice (a pesar de no haber hecho estudio epidemiológico alguno al respecto). Lea nuestro análisis en cuanto a este tema.

Sin embargo, hace algunas horas, el New York Times publicó un reportaje sobre la situación del zika en Puerto Rico titulado “Zika Cases in Puerto Rico Are Skyrocketing“, que es para echarse a llorar. Entre varias cosas, el reportero, Donald McNeil nos dice lo siguiente:

  • Hay cerca de 5,500 casos de infección de zika, entre los que se encuentran 672 mujeres embarazadas.
    .
  • Este estimado tiene el serio problema de que se basa en informes de donaciones de sangre. Debido a que la mayoría de los puertorriqueños no sufren síntoma alguno, no tenemos un panorama completo de cuánta gente se está infectando realmente. Se estima que se infectan 1,000 puertorriqueños al día.
    .
  • El feto de casi el 75% de las embarazadas atacadas por el zika tiene una cabeza de menor tamaño que la media. Normalmente se supone que sea el 50%.
    .
  • Se confirma que el CDC y otras agencias federales están luchando para que el Congreso apruebe $1.9 mil millones destinados a aliviar el problema creado por el zika.
    .
  • Parte de la razón para la falta de acción de parte del gobierno federal y el estatal se debe a que la conversación y el debate sobre la fumigación se hallan sumamente viciados y polarizados. El reportaje habla sobre los ataques a Johnny Rullán y la frecuente referencia al vínculo causal entre el zika y la microcefalia como una “teoría” (en el sentido especulativo, no científico, del término).
    .
  • Los obstetras están haciendo lo indecible para persuadir a sus pacientes a que eviten el embarazo por al menos un año, que usen contraceptivos. Les hablan del aborto como una opción, aunque una buena parte de la población la rechaza por razones morales o religiosas.
    .

Para todos los efectos, hace falta que nosotros ya hayamos actuado sobre esto hace tiempo. Sin embargo, ciertos personajes de la vida puertorriqueña han hecho esa conversación y acción prácticamente más difícil de lo que debería ser.

Mientras se siguen regando memes desinformadores y teorías conspiratorias llamando a cualquier experimento (aun los más inofensivos) en Puerto Rico un “genocidio”, las víctimas son los buenos boricuas que sufrirán el resto de sus vidas por tener encima un Síndrome Guillain-Barré que podría ser de por vida o por las implicaciones de seres humanos con microcefalia y otros problemas neurológicos. Parecería que el puritanismo ecológico es valorado más que a las personas.

¡Qué pena!

P.D. – ¡Ojo! No me opongo a las Olimpiadas contra los Mosquitos, creo que es una buena idea. Sin embargo, debemos simultáneamente maximizar otras alternativas a nuestro alcance.

Sobre la controversia de las cenizas de carbón

Planta de carbón

Planta de carbón de Castle Gate. Foto cortesía de David Jolley 2007. Publicado bajo la GFDL y la CC-BY-SA 3.0 Unp.

En esta entrada no elaboraré mucho sobre el tema de las cenizas de carbón, sino que haré referencia al artículo muy bien escrito y elaborado por Cándida Cotto sobre este asunto para el periódico Claridad. Como se puede ver, este es un caso meritorio para desobediencia civil ante lo que es a todas luces un problema ambiental y salubrista.

Esto es parte de la economía relacionada con la industria de carbón. Cerca de 10,000 personas mueren al año en Estados Unidos debido a esta industria, aun con la legislación vigente para reducir el impacto de las sustancias tóxicas relacionadas con la quema de carbón (sobre este asunto, léase este informe de The National Academies of Sciences). Además, ha sido uno de los más grandes contribuyentes al cambio climático debido a sus fuertes emisiones de bióxido de carbono, metano y otros gases de hibernadero a la atmósfera. A esto se añade a que ha sido uno de los factores más contaminantes de las aguas de los océanos y los ríos, contaminación radioactiva, entre otros.  A pesar de que es el combustible más barato del planeta, ya se ha señalado la importancia de la reducción de la dependencia en el carbón como clave para, no solo la mejora de la salud de la humanidad en general, sino para una economía mucho más saludable.

De ahí la necesidad de considerar alternativas tecnológicamente avanzadas como opciones modulares de energía nuclear (diseñado con seguridad pasiva), medidas renovables como las de energía solar y de viento, y, finalmente, la adopción de gas solo como medida de transición. Mientras tanto, debería buscarse encarecer el precio del carbón mediante un impuesto , especialmente en proporción al impacto externalizante que le caracteriza, para que las demás opciones de energía se conviertan en alternativas reales.

Mientras tanto, hace falta seguir luchando contra el depósito de estas cenizas en tierra riqueña.

Más sobre el BTI y asuntos relacionados

Sobre los riesgos

Aedes_aegyptiAntes de ayer, por la noche, estaba en mi carro esperando a un cambio de luz del semáforo ante una intersección de la Ave. Jesús T. Piñero. Dio la luz verde y empecé a cruzar la intersección y me detuve de repente … porque si no, un carro que se estaba “comiéndose” la luz roja a toda velocidad me iba a impactar en ese momento. Aun cuando conduzco a la defensiva y obedeciendo las leyes de tránsito casi al dedillo, me corrí el riesgo de un impacto de parte de un irresponsable en la avenida. Gracias al buen juicio que tuve en el momento, estoy vivo todavía. A pesar de ello, siempre corro el mismo riesgo cada vez que guío.

En Puerto Rico, incluso en algunas esferas de los científicos puertorriqueños, existe una visión muy estrecha de lo que significa tomar riesgos. La gente tiene lo que llamo una “perspectiva maniquea de los riesgos”: están aquellas medidas que se pueden tomar que son “libres de riesgos” y están las otras que “son riesgosas”. Esta cosmovisión es falsa.

TODO lo que hacemos implica en una u otra medida un nivel de riesgo. Puede ser que el riesgo sea ínfimo, o puede ser relativamente mayor o puede ser grave. No hay ninguna circunstancia en que estrictamente hablando la probabilidad de un riesgo sea idéntica a cero por ciento. Cuando usted mapea en su hogar, siempre se corre el riesgo de resbalar y caerse. Cuando usted toma el sol en la playa, usted corre el riesgo de desarrollar cáncer de la piel. Cuando usted ingiere zanahoria y se nutre del β-caroteno, usted también corre el riesgo de desarrollo de cáncer (ya que es cancerígeno). Si usted sale a correr en su urbanización, no solo corre el riesgo de caerse, sino de un asalto. Puedo seguir dándoles una lista interminable de casos de ínfimo riesgo, pero que aun así no dejan de ser riesgosNo hay excepción al fenómeno del riesgoTODO es riesgoso.

Por lo tanto, cuando el gobierno está diciendo que fumigar con BTI no constituye ningún riesgo y que no impacta la salud de la gente o el medio ambiente, en sentido estricto está diciendo algo que es falso. Sin embargo, eso no es razón para evitar fumigar con BTI.
.

La sinrazón de los que no quieren la fumigación

Está muy bien que queramos defender al medio ambiente y la salud humana, pero cuando la discusión llega a unos extremos, se hace incomprensible esa actitud. Acto seguido al permiso dado por el gobernador para la fumigación con BTI encontramos una nueva oposición. ¿Cuáles son las razones que esgrimen?  Veamos.
.

El BTI puede afectar a los anfibios

De acuerdo con algunas autoridades científicas, se ha podido encontrar que el BTI puede afectar adversamente a los renacuajos. Como evidencia de ello, utilizan como fuente esta página del portal Institute of Science and Society.

Primero, quisiera decir que esta organización (la Institute of Science and Society o I-SIS) ha sido seriamente cuestionada por la comunidad científica en general y los escépticos desde hace bastante tiempo. La organización es promotora de seudociencias tales como la homeopatía y la “memoria del agua” y ha sido añadida a la lista de instituciones de “investigación” cuestionables en Quackwatch, un portal dedicado a velar por el público en contra de personas u organizaciones que se dedican a timar a consumidores. I-SIS ya se ha convertido en portal estático porque dejó de ser dirigido por la doctora Mae-Wan Ho. Aunque ella se describe como educadora en Open University, no hay referencia alguna a su labor educativa en ese portal, sino que aparece una vaga referencia a un artículo que escribió para el portal The Ecologist. Una vez más, rogamos a aquellos científicos que utilizan estos portales como referencias a que evalúen más atentamente sus fuentes.

¿Qué hay del informe de I-SIS en cuanto al BTI y los renacuajos? El texto en sí es confuso debido a su mezcla con otros tipos de asuntos (e.g. OGMs, glifosato). Utiliza como referente una serie de artículos publicados por revistas de muy bajo impacto o autores que han sido altamente cuestionados por la comunidad científica (e.g. G.-E. Séralini) y una serie de autoreferencias a sus propios informes. A partir de sus referencias ya podemos intuir que la razón de la oposición al BTI no procede necesariamente de su preocupación por los renacuajos del mundo, sino por su hostilidad contra los productos transgénicos que producen Bt, del cual el BTI es una variante. Esto se deja ver muy claramente en la oración enlazada con la fuente 6 de su informe.

Para la crítica, el informe utiliza la siguiente referencia:

Lee, B. M. & Scott, G. I. (1989). Acute toxicity of temephos, fenoxycarb, diflubenzuron, and methoprene and Bacillus thuringiensis var. israelensis to the Mummichog (Fundulus heteroclitus). Bulletin Environmental Contamination and Toxicology, 43, 827–832.

En este artículo, se expusieron a los renacuajos a diferentes concentraciones de BTI, especialmente para determinar la concentración letal suficiente para la muerte del 50% de ellos (lo que se conoce como el LC50, otra medida de grado de toxicidad). Los investigadores les expusieron a varios grupos a 2.5, 5, 10, 20 y 40 mg/L de BTI correspondientemente. Aquí está la gráfica que describe sus resultados.

Commercial_Formulations_of_Bt_Toxins_Lethal_to_Amphibians1

Es decir, que el BTI tiene un impacto en los renacuajos bajo ciertas concentraciones y su letalidad se dispara cuando excede los 20 mg/L. De hecho, se puede notar que los daños biológicos y la mortandad son significativos cuando se les expone a 10 mg/L.

Common_CoquíSí … esto es cierto, ¿y?  Todos nos preocupamos por las diversas especies de coquí (en total dieciséis) en Puerto Rico. No queremos perjudicarlas en lo absoluto. Sin embargo, no se ha hecho estudio alguno sobre el impacto del BTI sobre estas especies. El estudio que estamos discutiendo nos habla de renacuajos y, como todos los expertos en la fauna puertorriqueña saben, el coquí no pasa por una etapa de renacuajo.

La otra pregunta que deberíamos hacernos es con cuál concentración se asperjará el BTI. Desgraciadamente, muchos de los que son escépticos a la alternativa de la fumigación aérea están más preocupados por buscar la más ínfima razón para que no haya fumigación de índole alguna, en vez de preguntarse cuál es el nivel de concentración a usarse en la asperjación con BTI (que especulo que no será mucho). Desgraciadamente, no he podido encontrar literatura en torno a esta pregunta y sería muy beneficioso si alguien de la prensa está en la disposición de preguntarle a los miembros de la CDC o al gobierno de Puerto Rico al respecto. ¿Cuál es la dosis?

Es más, hay que tener en cuenta que aun cuando se afecten algunos coquíes, el BTI es biodegradable y probablemente no representará un peligro permanente para esas especies. Si han podido sobrevivir la fumigación con naled en Puerto Rico en 1987 y todos los tóxicos que hemos asperjado con camiones de fumigación en áreas urbanas, probablemente sobrevivirán muy bien a una sustancia tan inocua como el BTI.

Este mismo razonamiento se puede argumentar para otras especies de insectos que podrían verse afectadosCOMO EN TODO, cualquier medida que se tome siempre conlleva un impacto al medio ambiente. El problema es cuáles son las medidas que se pueden tomar para minimizarlo.
.

Podría afectar a los que tienen problemas de respiración

El otro argumento que se suele presentar es que podría resultar nocivo para personas que tienen problemas respiratorios.

Sí, es cierto, aunque el problema no es tan serio como en el del naled. Por eso, tanto el gobierno federal como el gobierno estatal deben asumir la responsabilidad de avisar al pueblo cuándo se llevará a cabo la fumigación para que el pueblo se prepare para ello. Aquellas personas que padezcan de asma o de otros males se preparen con mascarilla y no salgan a la interperie durante o inmediatamente después de la fumigación.

El gobierno y el pueblo en general han consentido en el pasado a fumigaciones periódicas que también han afectado a personas con problemas respiratorios. ¿Por qué? ¡Bien sencillo! Porque el riesgo de ciertas consecuencias peores es mayor si no se tomaran estas medidas.

¡Claro está! Siempre está el que quiere minimizar este argumento diciendo que el zika no está vinculado a la microcefalia ni al síndrome Guillain-Barré, algo que hemos demostrado que es falso. Es más, el vínculo se ha demostrado una vez más en España y en Nueva York. Sí … es cierto que ambos fenómenos han existido antes del descubrimiento del zika. Sin embargo, lo que sí hace el zika es aumentar el riesgo de que ambas enfermedades ocurran. Se ha hablado mucho de la microcefalia y sus consecuencias. La fumigación reduce esa probabilidad de riesgo.

Sin embargo, aquellos que quieran saber lo que es vivir con el Síndrome Guillain-Barré, quiero presentarles este vídeo con un final feliz … aunque en muchos casos, el final no es tan feliz, ya que algunos tienen que padecer esa enfermedad de por vida.


.

Fumigar con BTI no funciona

El tercer argumento es que sencillamente hay estudios que indican que fumigar con BTI no funciona para tratar con los vectores del zika (es decir, los moquitos). A veces utilizan algunas revisiones científicas importantes como la siguiente:

Boyce, R., Lenhart, A., Kroeger, A., Velayudhan, R., Roberts, B. & Horstick, O. (2013, 26 mar.). Bacillus thuringiensis israelensis (Bti) for the control of dengue vectors: systematic literature review. Tropical Medicine and International Health, 18, 5, 564-577. doi: 10.1111/tmi.12087. PMID: 23527785.

Esta es tal vez una de las más importantes revisiones científicas en torno a la efectividad del BTI.  Sin embargo, si prestamos atención a la sección de “conclusión” de su resumen, nos dice lo siguiente:

While Bti can be effective in reducing the number of immature Aedes in treated containers in the short term, there is very limited evidence that dengue morbidity can be reduced through the use of Bti alone. There is currently insufficient evidence to recommend the use of Bti as a single agent for the long-term control of dengue vectors and prevention of dengue fever. Further studies examining the role of Bti in combination with other strategies to control dengue vectors are warranted.

En otras palabras, el BTI  es efectivo a corto plazo, pero no hay evidencia que lo sea a largo plazo. Noten que el estudio NO está recomendando que se desista del uso de BTI, sino que deben hacerse más estudios que tengan en cuenta un programa integral que combine distintas alternativas simultáneamente para ver si ayuda a reducir el número de mosquitos y de incidencias de dengue (o en nuestro caso, de zika).

Lo que debemos plantearnos no es si fumigar con BTI debería hacerse o no. La fumigación representa, al menos, una alternativa válida a corto plazo. Lo que hay que solicitar, muy especialmente al CDC, es si esto forma parte de un programa integral que incluya una serie de iniciativas para reducir las incidencias de zika en Puerto Rico. Por ahora, no hay respuestas claras al respecto.

Como siempre, el problema es uno de comunicación de las esferas federales y estatales en relación con este tema.
.

Conclusiones

Por lo pronto, oponerse a la fumigación de BTI, uno de los tóxicos más inocuos y menos impactantes al medio ambiente parece ya en esta etapa como un “oponerse por oponerse”. Esto no impide de manera alguna tomar medidas a nivel individual, tal como las famosas trampas caseras para mosquitos. Sin embargo, ante la epidemia de zika, debemos lanzar todo lo que esté a nuestro alcance y que no tenga un impacto significativo a la salud y el medio ambiente. La fumigación con BTI es una alternativa a corto plazo. Sin embargo, lo que nos falta es solicitar del CDC y el gobierno estatal una coordinación más adecuada para reducir el número de mosquitos y las incidencias del zika.

Quisiera añadir una pregunta: algunos de los que aplaudieron que Cuba usara gas tóxico de diesel para fumigar dentro de sus hogares (con todo lo que eso implica) … ¿no les animará el hecho de que también recomendó el BTI a Sri Lanka para combatir el dengue? ¡Solo pregunto! Para ciertos círculos boricuas parece que si Cuba lo hace o lo dice, ¡tiene que ser bueno!

También hace falta (muy especialmente en nuestros cursos de ciencias) una orientación a los estudiantes jóvenes y al público en general en torno a la evaluación de riesgos. Es necesario abandonar de una vez y por todas la visión maniquea que tanto nos lleva a tomar malas decisiones a nivel colectivo.

Incluyo aquí la página de la EPA en torno al BTI.