Organizaciones protestan la nueva versión enmendada del P. de la C. 1018

banner

Después de que el gobernador vetara el P. de la C. 1018, hubo un segundo intento del Senado de Puerto Rico y la Cámara de Representantes de enmendar y aprobar de nuevo dicho proyecto. Según El Nuevo Día, las enmiendas son las siguientes y cito:

  • La versión final enmendó el Artículo 7 eliminando la posibilidad de que la parte demandante prevaleciente en cualquier acción judicial o procedimiento administrativo reciba una indemnización por parte del Gobierno por concepto de costos y honorarios de abogados.
    .
    En su lugar, se estableció que “cualquier empleado, contratista o funcionarios que se considere afectado en el ejercicio de la libertad religiosa en contra de lo dispuesto en esta Ley, podrá requerir a su institución eclesiástica que le asista en su reclamo”.
    .
  • Igualmente, descarta por completo el Artículo 10 (Cláusula de Separabilidad) en donde se establecía que de ser anulada o declarada inconstitucional cualquier fragmento de la ley, dicha acción no afectaría ni invalidaría el remanente del estatuto, sino que su efecto quedaría limitado al fragmento bajo cuestionamiento.
    .
  • Una de las enmiendas removió del proyecto de ley un fragmento que le impedía al estado cancelar, aumentar o disminuir donativos o créditos contributivosa personas naturales o jurídicas, con o sin fines de lucro religiosas, utilizando como criterio la postura institucional de estas en cuanto a sus principios religiosas.
    .
  • En cuanto a la definición de “ejercicio religioso” lo limita a “un acto, expresión, hacer o no hacer algo, que es sustancialmente motivado por una creencia religiosa”. Y, todo empleado, contratista o funcionario que tenga alguna objeción religiosa “vendrá obligado a plantear su objeción religiosa de forma fundamentada y escrita”.

Las voces de protesta no se hicieron esperar. El caucus de ambas cámaras del Partido Popular Democrático (PPD) y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) se negaron a firmar el informe del Comité de Conferencia en torno al proyecto. Cuatro legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) se negaron a prestar su voto para dicho proyecto: Zoé Laboy y Miguel Romero (votos en contra) y Larry Seilhamer y Axel Roque Gracia (abstenidos). Miguel Romero se expresó de la siguiente manera:

Declaración de Miguel Romero en Facebook

Varios grupos de la sociedad civil y una comunidad religiosa se expresaron en contra de esta medida y solicitan al gobernador que no firme el proyecto enmendado de “libertad religiosa” por entender que viola el derechos de los no creyentes y de la comunidad LGBTIQ. Abajo, encontrarán sus comunicados o declaraciones a la prensa.


 

Logo de Ateístas de Puerto Rico

Ateístas de Puerto Rico

La presidenta de Ateístas de Puerto Rico, Shirley Rivera, declaró en la radio lo siguiente:

… esta nueva ley es inconstitucional y los servicios médicos o gubernamentales podrían verse afectados para los nichos como musulmanes, ateos y comunidad LGBTT….

… Leyes como estas la han tratado de legalizar en los Estados Unidos, al final van al Tribunal Supremo y se ha caído. Estas leyes son inconstitucionales de por sí, ya que promueven la discriminación. Una persona podría utilizar su religión para negar servicios a una persona, hasta un doctor….

…Esta ley no solo afecta a los ateos, sino a toda la comunidad, porque su religión se lo permite. Estamos legalizando la discriminación….

… la razón principal para la aprobación de la ley radica en que el Gobierno no quiere procesar la licencia de matrimonio a homosexuales….

Con este enlace pueden acceder al audio.


 

uua
Unitarios Universalistas de Puerto Rico

La iglesia Unitaria Universalista de Puerto Rico lanzó su comunicado en su página de Facebook.

La Congregación de Unitarios Universalistas de Puerto Rico lamenta mucho y condena las acciones de la legislatura para aprobar una versión enmendada del P de la C 1018. Los Unitarios Universalistas de Puerto Rico afirmamos nuestra creencia en “el valor y la dignidad inherentes de cada persona” y defendemos la “justicia, equidad y compasión en las relaciones humanas”. Con tal propósito, pedimos al Gobernador Rosselló a vetar el proyecto que busca legalizar la discriminación en el derecho puertorriqueño.


Humanistas Seculares de Puerto RicoHumanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE)

En su página de Facebook, HUSE comunicó lo siguiente:

STATEMENT FROM HUMANISTAS SECULARES DE PUERTO RICO ABOUT THE LATEST EVENTS REGARDING HOUSE PROJECT 1018, “LAW FOR THE PROTECTION OF RELIGIOUS FREEDOM IN PUERTO RICO.

San Juan, January 30, 2018.

For the past two years, starting during the campaigning for the 2016 elections here in Puerto Rico, Humanistas Seculares de Puerto Rico has been warning those candidates that signed “concordats” with the religious fringe that not only were they violating the intention of our Constitution that mandates complete separation of church and state, but the public trust of the citizens of our island that the elected leaders would govern for all. During the past few months, our warnings have been even more urgent. Why? The ruling party, with its extreme right, hyper fundamentalist, religious pandering politicians have been pushing legislation that not only violates our constitutional separation, but goes even further in creating categories of privilege for religious citizens to discriminate on others because their religious ideas are held by a majority, constitution be damned. They claim that the Christian bible is above our Constitution.

How are this politicians doing this? By decreeing 40 days of prayer and fasting for all the citizens, by pushing legislation that is clearly intended to allow people, including government workers, to discriminate, to purposely not including the court mandated equality of marriage in our law books, giving religious entities special subsidies on state-owned utilities and permits. I could go on for days writing about this. However, religious freedom is already included in our Constitution, since it’s inception in 1952.

But the latest one is terrifying. House Project 1018, titled “Law for the Protection of Religious Freedom in Puerto Rico”. It creates, among other things, a defense for persons that deny services to others because it interfere with their religious beliefs, so they are not held accountable for their discrimination.

It, in effect, legalizes religiously motivated discrimination. Just last night on January 29, 2018, the measure went to a vote in the Senate, and it passed with 16 votes in favor. The governor, Ricardo Rosselló, is against this law and has said that he will not sign it. The religious far right has been campaigning very violently and threatening him because of this, arguing that he, the governor, signed a document in a church, surrounded by extreme evangelical far right leaders, agreeing to approve legislation that promotes some christian values and ideals. But in Puerto Rico, as in the United States, the far right christian fringe mostly care about one issue: harming the LGBTT community. The Senate can have Project 1018 passed over the governor’s veto if it gets 20 out of the 30 total votes. They are working, as we speak, on changing some of the wording of 1018, to vote on it again. We doubt it will change the intent to allow discrimination, but the fight is still on.

We’re sorry to see how this is unfolding. Religiously motivated populism is threatening to send us back 100 years, just because some theocrats and some candidates want political power. They are feeding on and of each other, to the detriment of our citizens and undermining one of our most cherished constitutional values. It is disheartening to see how religion is so trivialized by those that want power, even when so many believers are catching up on this nefarious scheme, and rejecting it.

Humanistas Seculares de Puerto Rico has been the leading voice in denouncing violations church and state separation since 2011. Puertorricans are understanding our message, and each and every day, more and more of us say that THE BIBLE IS FOR SOME, THE CONSTITUTION IS FOR ALL.


CABE

Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE)

Amárilis Pagán y Osvaldo Burgos, portavoces de la organización CABE, afirmaron para Noticel:

Pedimos al gobernador que vete el Proyecto de la Cámara 1018 y que evite caer en la tentación de convertir el mismo en un premio de consolación al sector religioso que está molesto con la nueva Ley de Adopción.

Si este proyecto se convierte en ley con la firma del gobernador, los servicios gubernamentales serán rehenes de las creencias religiosas de quienes trabajen en él….

No nos cabe duda de que este es el tipo de proyecto que se aprueba por dos razones. La primera, porque hay un sector conservador que no acepta que existen casos y leyes estatales y federales que reconocen que las personas gays y trans también tienen derechos. La segunda, porque hay un sector político que piensa que con un espectáculo como el que dieron hoy en el Senado ganarán votos en el 2020. Ambas razones son ilegítimas y en ambos casos la sed de poder es tanta que no les importa impactar los derechos del país entero…

… con esta medida se afecta el país entero porque el ámbito de las creencias religiosas puede ser tan diverso y subjetivo que poner en manos de un funcionario de gobierno la capacidad de elegir a quiénes discriminar en el ofrecimiento de servicios es dar mano libre para discriminar a madres solteras, a víctimas de violencia doméstica, a personas negras, a personas de residenciales, a usuarios de sustancias y a tantas otras personas cuya apariencia o circunstancias puedan ser juzgadas de manera negativa por ese funcionario.

Es dar carta blanca para que se manifieste todo tipo de prejuicio en nuestros espacios de gobierno.

En el Puerto Rico post huracán María es más importante que nunca garantizar que el gobierno cumpla con su deber y tenga accesibles los servicios y bienes que el pueblo necesita. Este proyecto será una piedra en el camino de las personas LGBTT pero también del resto del país que lo perdió todo y que a duras penas logra acceder a oficinas y agencias de gobierno para tratar de superar su precariedad y pobreza. No demos espacio a que los intereses de un sector que no se resigna a ver como progresa la equidad se lleven de frente los derechos humanos de todos y todas.

 

 

Advertisements

Noticias recientes y la privatización de la AEE

Recientemente, el gobernador anunció la privatización de la generación de energía eléctrica  de la AEE. Esto no es sorpresa y era de esperarse tal como adelantaron muchos analistas y un servidor. Sin embargo, este anuncio va acompañado de una serie de malas noticias en  cuanto a la provisión y redistribución de  energía, especialmente si el gobernador quiere implementar una privatización que “fomente la energía renovable”. Veamos tres sucesos que pintan un panorama más incierto de la Autoridad para el futuro.
.

Malas noticias de Alemania

En términos de liderato ambiental, Alemania se está quedando rezagada como  modelo para el mundo de los beneficios de optar por energía limpia. Esta política ambiental conocida como Energiewende básicamente consiste en transformar sus red eléctrica de fuentes energéticas fósiles y nuclear a renovables. Desgraciadamente, durante el gobierno de la Canciller Ángela Merkel, se divulgaron los efectos adversos de cerrar las plantas nucleares. Los dos principales artículos de este blog al respecto analizan la situación aquí y aquí. Por lo pronto, han surgido otros  dos problemas para Alemania:

  1. El economista Hans Werner-Sinn publicó un estudio devastador para el Energiewende titulado “Buffering Volatility:  A Study on the Limits of Germany’s Energy Revolution” que con detalles precisa las razones de la inviabilidad del proyecto.
    .
  2. Se confirmó ya oficialmente lo  que se había hablado tras bastidores y cuya documentación se había colado al público: Alemania acepta abandonar su meta que tenía de reducción del bióxido de carbono para el año 2020. Esto ocurrió cuando así lo determinaron Merkel y su alianza con los social demócratas.

Esto sucede cuando el público cree otra cosa por razón de las redes sociales y algunos sitios en el ciberespacio, por ejemplo la reciente noticia de ScienceAlert que afirma que las renovables alemanas habían beneficiado al público. Se pasa inadvertido que esto fue por un lapso muy breve de tiempo.

Aunque en general ScienceAlert es una buena fuente para enterarse de noticias interesantes sobre las ciencias, no es la primera vez que publica algo así. El año pasado afirmaba algo similar.

Noticia de ScienceAlert

Noticia de ScienceAlert

Sin embargo, cuando vemos las cifras de las fuentes energéticas que consumía Alemania durante el 2016 notamos que más de la mitad (52.2 %) de estas fueron de combustibles fósiles y solo el 29.5 % provino de fuentes renovables.

Generación de energía eléctrica en Alemania.

Generación de energía eléctrica en Alemania.

Esto no solo es una falsa impresión. La realidad es que las fuentes eólica y solar han formentado el mayor consumo de combustible fósil y ha aumentado el costo de la energía eléctrica para los contribuyentes alemanes para compensar por su inestabilidad. Nada menos que RT nos informa al respecto, sin olvidarse que parte de los costos se debe al desmantelamiento de sus plantas nucleares.

.

Malas noticias en el ámbito de las baterías

Naomi Klein

Naomi Klein en Berkeley en 2014. (Fotografía cortesía de Moizsyed de Wikimedia Commons – CC-BY-SA 4.0).

El lunes, 22 de enero de 2018, los panelistas del programa radial Fuego Cruzado entrevistaron a la periodista Naomi Klein. Ella es ideóloga autora de valiosas obras críticas del capitalismo como No LogoThe Shock Doctrine. Las dos la colocan en un lugar respetable para el debate en relación con algunos temas actuales en torno a la globalización. No obstante ello, tenemos unas muy serias diferencias con algunos aspectos de esas obras y, muy especialmente, con su reciente libro This Changes Everything. Allí aboga por un acercamiento “desde abajo” (grassroots) y por las ciencias solo en el asunto del cambio climático. Por otro lado, sorprendentemente omite y va en contra de toda opinión consensuada científica en torno a muchos  temas que le son ideológicamente inconvenientes. Ella no ofrece ninguna solución económicamente coherente y científicamente fundada para el problema del cambio climático. Así que su alto grado de selectividad prejuiciada debe ser motivo para tomar algunas de sus aserciones con sumo cuidado. Otras deberían ser rechazadas.  Sobre este asunto escribiremos en otra ocasión.

No obstante nuestras objeciones, Klein sostiene que en el caso de Puerto Rico no existe el mismo tipo de shock como los relatados en su libro. Contrario al caso de Chile (donde economistas de la Universidad de Chicago querían darle un “tratamiento de shock” económico), nuestro archipiélago no sufre de un golpe de estado violento para implementar un “ladrillo” preparado por economistas neoliberales bajo un gobierno fascista. Más bien se trata de una serie de sucesos en los que el gobierno colonial de Estados Unidos impone legalmente un nuevo giro hacia la privatización y la desregulación bajo la dirección de la Junta de Control Fiscal. En eso podemos estar fundamentalmente de acuerdo con ella. Sin embargo, lo que señaló en su entrevista en Fuego Cruzado es hay un “colonialismo verde” que es parte de todo este andamiaje que aprovecha el desastre del huracán María. Esto se manifiesta cuando inversionistas como Elon Musk o la Fundación Clinton desean poner su dinero en soluciones “verdes” para enriquecerse. Esta apreciación de Klein no debe pasar inadvertida.

Hemos preguntado sobre este tema en relación con las actividades de Musk. Deberíamos velar muy atentamente las que involucran sus baterías Tesla, especialmente su inversión en carros eléctricos y en respaldos para paneles solares y molinos de viento. Aun suponiendo que las intenciones de Musk fueran puramente benignas y que solo quiere hacer un negocio que sea rentable y beneficioso para sus clientes, la realidad nos hace tropezar con algunos problemas.

La versión cibernética de la revista Bloomberg lanzó un alerta en cuanto a las ventas de baterías. Aunque el precio de los carros eléctricos ha caído, la demanda por baterías le ha estado poniendo presión al sector minero, especialmente el africano, para la extracción de los minerales necesarios para crearlas.  Por ejemplo, según Bloomberg, cuando la empresa BMW anunció su línea X3 SUV y Mini, el precio de 21 kg de cobalto estaba a $ 600. Dieciséis meses después ya estaba en $ 1,700.

Gráfica de Bloomberg

Subida de precio del cobalto (Gráfica cortesía de Bloomberg).

En la medida en que incremente la demanda por cobalto para la creación de carros eléctricos, menos costoefectivos podrían ser en el futuro. Según los autores del artículo, para poder sustituir cada carro en el mundo haría falta el doble de las reservas actuales de cobalto. Sin lugar a dudas, esto también tendrá un impacto importante en las baterías de resguardo para ciertas fuentes renovables.
.

Malas noticias en relación con las microredes

Esto se combina con otro problema. Se recomienda la transformación del sistema eléctrico de Puerto Rico en un sistema de microredes, rumbo al cual nos dirigiremos para minimizar ciertas vulnerabilidades que se han hecho evidentes con el huracán María. Sin embargo, tal medida descentralizada conllevaría otros costos, especialmente si se priorizan la energía solar y la eólica. Según un estudio importante publicado este año, tales diseños podrían reducir considerablemente la eficiencia energética y aumentaría la desestabilización de la red. He aquí le ficha:

Schäfer, B., Beck, C., Aihara, K., Witthaut, D., & Timme, M. (8 de enero de 2018). Non-Gaussian power grid frequency fluctuations characterized by Lévy-stable laws and superstatistics. Nature Energy. doi: 10.1038/s41560-017-0058-z.

Vale indicar que este se propone aquí un modelo basado en el estudio de microredes en varios países del mundo. Por ende, sus observaciones no son despreciables.
.

Preocupaciones

La falta de transparencia en torno a la AEE y las interrogantes que se despiertan tras el anuncio de la privatización entre otros asuntos ponen a esta agencia de gobierno en posición sumamente precaria. Esto se debe a que esta noticia ha despertado el interés de los acreedores y el Congreso de los Estados Unidos. Según varios analistas, el gobernador se ha puesto en camisa de once varas  sin tener ciertos factores en consideración, por lo que ha complicado innecesariamente el panorama. El congresista Rob Bishop afirma que será ante la juez Laura Taylor Swain que se verá con lujo de detalles la verdad en torno al estatus de la empresa. Esta última aserción nos indica implícitamente que el legislador no le cree al gobernador.

Ante el panorama fiscal del país, el gobernador puede hacer muy poco para evitar la privatización ya que no cuenta con el dinero para que el estado siga administrando la AEE. El Centro para la Nueva Economía ve con buenos ojos la privatización, pero advierte que “el diablo está en los detalles”. Cualquier propuesta de privatización debe pasar por el visto bueno de la juez Taylor Swain porque debe garantizar el pago de por lo menos parte de la deuda de la Autoridad. No es claro que el costo baje para los usuarios solo por el hecho de poner a competir a proveedores de energía eléctrica.

Por otro lado, a la luz de lo que hemos visto, la creación de microredes y la implementación de ciertas fuentes renovables (léase solar y eólica) son dos variables que podrían aumentar el costo de la energía eléctrica a los usuarios. Aun cuando se quieran reducir ciertas vulnerabilidades de la red, si estos dos factores no se diseñan con sabiduría técnica y no se tienen en cuenta ciertos problemas de ingeniería, podríamos terminar en una peor situación. Al final, el problema sería mucho más costoso para los consumidores. Una señal de eso es la queja que tienen consumidores de energía solar en Puerto Rico en torno a su costo (vea este artículo y este).

En discusiones de este tema, sale a relucir Costa Rica como ejemplo a seguir con las renovables y su carencia de dependencia en energía fósil. Sin embargo, recordemos que dicha nación hermana puede hacerlo por sus accidentes geológicos y geomorfológicos. El 78 % de su energía proviene de fuentes hidroeléctricas, 10 % de la energía termal (por estar en un área volcánica), 10 % energía eólica y el 1 % el resto (incluyendo la energía solar). ¿Puede la geomorfología de Puerto Rico proveer este tipo de situación energética? Solo tengamos en cuenta que ninguno de los países más limpios del mundo (Francia, Suecia, Costa Rica, etc.) cuenta con una producción solar o eólica que sea la sustancia de la totalidad de energía eléctrica. Siempre o es un porcentaje menor (10 % de la energía es eólica en Costa Rica) o insignificante (0.1% eólica y solar en Francia). ¿Qué exactamente se quiere proponer para Puerto Rico cuando se habla de “energía renovable”?

Veremos qué ocurrirá en los próximos años.

La cognición matemática – 1

Pure-mathematics-formulæ-blackboard

En estos días, las ciencias cognitivas han prosperado a la luz de ciertos descubrimientos en relación con la mente humana. Esto ha permitido formular nuevas preguntas en cuanto a la relación cerebro y mente, cómo emerge la conciencia, entre otros asuntos interesantes.

De todos los problemas planteados por este campo y por la neurología, ninguno es tan fascinante como el de conocer los números. Hoy los científicos cognitivos se asombran que bebés de días o meses de nacido tengan lo que se ha denominado “sentido de número”. Lo mismo contemplan en animales no humanos, a veces descubriendo que tienen facultades matemáticas más avanzadas de lo que se pensaban.

Por otro lado, se han presentado varias propuestas en relación con este tema. Lo asombroso de ellas es que todas las propuestas se autoproclaman antirealistas o antiplatonistas. Para orientar a los lectores, ¿qué es el realismo?, ¿qué es el platonismo? El realismo matemático es una posición que afirma que los conceptos matemáticos tienen como referentes a objetos abstractos como realmente existentes. Hasta el momento hay dos vertientes realistas en filosofía de las matemáticas:

  1. Platonismo: Argumenta que dichos objetos matemáticos son entidades atemporales y esencialmente distintas e independientes de las temporales.
    .
  2. Aristotelismo: En este caso se argumenta que los números son objetos abstractos que encontramos junto a los objetos físicos. Esta fue una vez la posición de la filósofa Penélope Maddy en su libro Realism in Mathematics. Ella ya ha cambiado de parecer al respecto y ahora sostiene una perspectiva naturalista de las matemáticas (véase su libro Naturalism in Mathematics). Hasta donde sé, no hay otro filósofo que apoye esta perspectiva.

Para complicar el asunto, no hay un solo tipo de platonismo, hay varios. Por ejemplo, Gottlob Frege sostenía la existencia de los números en calidad de objetos lógicos, entidades saturadas que podían definirse puramente a partir de definiciones y axiomas lógicos. Como ya hemos discutido en otro lado, esta perspectiva logicista no prosperó. El filósofo canadiense James Robert Brown sostiene un punto de vista platonista no logicista, pero se parece mucho al fregueano en cuanto a que sostiene que los números son entidades saturadas. Otros platonistas son estructuralistas de distintos tipos, tales como Edmund Husserl y Jerrold Katz quienes sostienen que los objetos matemáticos son estructuras objetuales (es decir estructuras que relacionan objetos de cualquier tipo). Hay otros estructuralistas como lo son Michael Resnik, que identifican los números con lugares dentro de estructuras abstractas.

Obviamente el platonismo en todas sus vertientes tiene el mismo problema: si los conceptos matemáticos se refieren a objetos atemporales y abstractos, ¿cómo los conocemos? Para el filósofo antirealista Paul Benacerraf, ese es un gran problema para una filosofía satisfactoria. Sin embargo, como él bien reconoce, la vertiente antirealista tiene el problema de no poder dar cuenta por completo de la solidez de las verdades matemáticas que sí puede brindar el platonismo.

Ninguno de los científicos cognitivos que adoptan posiciones antirealistas del “sentido de número” consulta los problemas filosóficos al respecto. Solamente suponen que lo abstracto no puede existir en el mundo, que el postulado de una cognición platonista contradice cualquier evolución del cerebro vía selección natural y que los números son construcciones cerebrales.

Hay gente como George Lakoff que van muchísimo más allá y hacen algunas aserciones torpes en torno al tema. Aunque su propuesta sicológica es interesantísima y merece mucha atención (creo que es en gran medida correcta), él entiende que con ello condena el platonismo y, para sorpresa del que aquí escribe, pondría en “serios aprietos” a la filosofía analítica. Su argumento es que si su teoría es correcta pondría en peligro la concepción correspondentista de la verdad, ya que hay conceptos matemáticos de las que se pueden decir verdades que no tienen referente. Desgraciadamente para Lakoff, la filosofía analítica no se compone exclusivamente de platonistas y correspondentistas. Es más, cualquier revisión de la literatura analítica concluiría que predominan (especialmente en el ámbito anglosajón) posiciones antiplatonista y que desde ellas se busca dar cuenta del conocimiento matemático. W. V. O. Quine, figura insigne en la tradición, no era platonista ni correspondentista. Además, Lakoff se le olvida que existen otras teorías de la verdad tales como la coherentista, la pragmática, la de redundancia, entre otras. Por cierto, la teoría correspondentista no es exclusiva de la filosofía analítica, muchas vertientes de la continental también comparten esa convicción.

Lakoff también afirma que un punto de vista antiplatonista y antiobjetivista de las matemáticas no caería en relativismo por el hecho de que todos los seres humanos compartimos la misma estructura cerebral que permite la misma cognición de números. Es increíble que a las alturas del siglo XXI volvemos a un refrito ya propuesto desde el siglo XVIII y que fue refutado por Husserl en el primer volumen de sus Investigaciones lógicas. Como señala el filósofo, se cae en relativismo cuando se adopta esa posición. Es lo que él llamó “relativismo específico”, es decir, el enlazar las verdades lógicas (y por extensión las matemáticas) a las estructuras mentales de una especie. Eso significa que es posible que otras especies tengan su mente estructurada a pensar de otra manera. Sin embargo, levantaríamos la ceja escéptica ante cualquier argumento de que considere perfectamente admisible y racional que otra especie sostenga como verdad “2+2=3” (en nuestro sentido de esos números), una aserción claramente falsa, no importa la especie que la piense.

Las objeciones al platonismo son comprensibles. Sin embargo, es solo unas cuantas propuestas platonistas que son inviables para la cognición. Aquí abordaremos una posición platonista estructuralista como la propuesta por Edmund Husserl y Jerrold Katz. Sostenemos que esta posición, con un fuerte énfasis en Husserl, aclarará cualquier problema en torno a la cognición.
.

¿Qué son los objetos matemáticos?

Si vamos a hablar de la cognición de números o del “sentido de número”, tenemos que buscar primero una definición satisfactoria para entender cómo podemos conocerlos.

.

¿Los objetos matemáticos como conjuntos?

Es prácticamente una posición consensuada entre los filósofos de las matemáticas que los objetos matemáticos se pueden reducir a números y estos a su vez a conjuntos. Aunque se puede ver claramente por qué se piensa eso, Husserl y Benacerraf presentan objeciones importantes.

Comencemos primero con las de Benacerraf. En su clásico ensayo “What Numbers Could Not Be”, él problematiza toda la discusión en torno a la reducibilidad de los números a conjuntos. Aunque tal reducción suena sencilla, en realidad es más complicada que lo que parece. Por ejemplo, pueden utilizarse dos teorías distintas para dar cuenta de la iteración de números. Dependiendo de la teoría, dicha iteración que representa el 1, 2, 3, etc., podría ser según la teoría A: {∅}, {{∅}}, {{{∅}}}, etc.; y según la teoría B: {∅}, {∅,{∅}}, {∅, {∅}}, {∅, {∅, {∅}}}, etc. Dado este hecho, la reducibilidad de los números a conjuntos se vuelve un problema serio. Cuando Benacerraf escribió su artículo, él pensaba que esto refutaba “el platonismo”. Sin embargo, lo único que logró refutar es ciertas formas de platonismo que reducían los números a conjuntos. Sin embargo, esta crítica no alcanza a platonismos no reduccionistas.

Ahora veamos las observaciones de Husserl. En 1887, defendió su disertación doctoral titulada Sobre el concepto de número y que se expandió después en el primer volumen de una obra inconclusa titulada Filosofía de la aritmética, publicado en 1891. Allí intentaba dar cuenta de la objetividad de las matemáticas suponiendo que los objetos matemáticos eran productos de la mente humana. Sin embargo, en su mente siempre hubo una tensión entre el matemático y el sicólogo. Husserl se formó en matemáticas y se había codeado con la crême-de-la-crême de su tiempo: fue discípulo de Karl Weierstrass y Leopold Kronecker, tuvo como mentores y amigos a Leo Königsberger y Georg Cantor y conocía muy bien a Felix Klein, Ernst Zermelo y David Hilbert. De hecho, por quince años Husserl perteneció al Círculo de Hilbert. Además, omo ha resaltado la filósofa e investigadora Stefania Centrone, en su obra temprana Husserl propuso por primera vez en la historia la noción más general de función recursiva. Debido a que su literatura temprana ha sido tan poco estudiada a través de los años, la gloria de la enunciación de este concepto matemático se la llevó Stephen Kleene, quien la propuso y probó casi 50 años después (Centrone 47, 54-61).

El Husserl matemático otorgaba una objetividad a los números, que el Husserl sicólogo admitía solo en calidad de fabricación mental. Para él, los números no eran completamente ficciones, ya que se basaban en la captación de conjuntos de objetos de la experiencia humana. Si tengo “tres” lápices, o “cinco” personas al frente de mí, o “muchos” asistentes a la conferencia, entonces eso significa que los números se definen en términos de grupos o conjuntos de objetos que podemos percibir sensiblemente. El sentido de número lo adquirimos cuando abstraemos esos elementos sensibles y retenemos la forma (es decir, los conjuntos) que son base de los números cardinales. Debido a las limitaciones perceptivas de los objetos sensibles, se requiere un sistema signos que posibilite la computación aritmética. Los números se definirían recursivamente y se asignan reglas computacionales para obtener resultados fiables a nivel puramente algorítmico. De allí podemos derivar todos los conceptos y verdades matemáticas utilizadas en la aritmética.

Edmund Husserl

Edmund Husserl (1900). Foto cortesía de los Archivos de Husserl en Lovaina.

Sin embargo, en el invierno de 1890, un año antes de la publicación de su Filosofía de la aritmética, ya Husserl había abandonado su empresa. En una carta que le escribió a su mentor y amigo Carl Stumpf, le hizo saber que la aritmética no podía reducirse a números cardinales. Eso se debe en parte a que existen otros conceptos matemáticos perfectamente legítimos tales como los números ordinales, que no pueden reducirse a los cardinales. Además, hay otros tipos de números que no son constituibles con base en objetos sensibles tales como fracciones, números negativos, raíces negativas, números irracionales, entre otros. Todos estos números “imposibles” serían estrictamente productos imaginarios. Sin embargo, cuando se les relaciona con los números cardinales y se les asigna reglas matemáticas consistentes con ellos, estas nociones “contradictorias” se vuelven plenamente consistentes y se pueden usar científicamente. Es decir, es imposible reducir a todos estos conceptos a la noción de número cardinal y, por ende, al de conjuntos.
.

Las entidades matemáticas como formas objetuales

Husserl también estaba preocupado por el asunto de la cognición de los números como tal para poder explicar su validez científica. Para ello distinguió entre dos esferas formales, a saber la de los significados y la de los objetos. En la esfera de los significados se encuentran las verdades, es decir, proposiciones que se cumplen en los objetos a los que se refieren. En la de los objetos, encontramos las formas de darse los objetos. Nuestro enfoque en esta discusión es en cuanto a esta esfera.

En Investigaciones lógicas (1900/1901), Husserl sostiene una perspectiva platonista de estas formas. Para entender en términos sencillos de lo que se trata, nos dice que lo que percibimos “de golpe” no son “datos sensoriales” (momentos de color, olor, sonido), sino estados de cosas (en alemán Sachverhalte). Es decir, yo no percibo tonalidades de blanco cuando miro a la pared, sino que veo la pared al frente de mí, esta  computadora sobre el escritorio, y otros estados de cosas parecidos. Todo estado de cosas tienen dos componentes:

  • Componente material: los objetos sensibles
  • Componente formal: la estructura formal que relaciona esos objetos

Husserl señala tabién que estas relaciones no son arbitrarias, sino que son constituidas por el entendimiento con base evidente en los objetos sensibles dados.

Nota aclaratoria: En la fenomenología husserliana, constitución no es lo mismo que creación. Sí, en el acto de relacionar objetos hay una actividad creadora mental innegable. Desde un punto de vista constitucional podemos hablar del “origen” de los números. Sin embargo, lo que valida la relación como tal es que se halla fundada en la esfera objetual, en lo que se da con evidencia sensorial o intelectiva.

Husserl llama “intuición sensible” a la percepción o imaginación de objetos sensibles. Denomina “intuición categorial” a la intuición de las formas objetuales en estados de cosas. Así que desde el punto de vista de aprehensión de fenómenos (es decir, desde un punto de vista fenomenológico), llevamos a cabo actos categoriales mixtos (intuición sensible y la categorial) en que se nos dan simultáneamente objetos sensibles y sus formas categoriales (formas objetuales) en estados de cosas. También añade a la lista una “intuición eidética” por la que nos percatamos con evidencia la posibilidad o imposibilidad, necesidad o contingencia, de ciertos objetos materiales o ciertas relaciones formales.

Vamos a intentar poner este asunto lo más en “arroz y habichuelas” posible. Por ejemplo, tenemos ante nosotros a María y Marta.

Siluetas

Los dos objetos sensibles constituidos son María y Marta que tienen ya una protorelación con base en la manera en que se nos dan, a esto Husserl llama situación (Sachlage). Puedo decir que María es más alta que Marta o que Marta es más baja que María. Con ambas aserciones nos referimos a dos estados de cosas distintos respectivamente que tienen como base una misma situación. ¿Por qué dos estados de cosas? Porque relacionamos formalmente los mismos objetos sensibles de manera distinta. Podemos ver sensiblemente a María y Marta, pero con base en esta percepción entendemos que una es más alta que la otra o que la segunda es más baja que la primera. Puedo también constituir otro estados de cosas:  el conjunto de Marta y María, la primera es María y después Marta de izquierda a derecha; o primero es Marta y después María de derecha a izquierda, etc. Todas estas palabras “conjunto”, “mayor”, “menor”, “primero”, “después”, etc. son formas objetuales, son estructuras formales de estados de cosas. Ellas no se perciben sensiblemente sino que se fundan en lo sensiblemente dado.

Vale decir que por intuición eidética sabemos que es perfectamente posible que si María es más alta que Marta, entonces esta última es más baja que María. Es imposible que si María es más alta que Marta, entonces Marta sea más alta que María. Como insiste Husserl en su obra, la captación o percepción de necesidades y posibilidades se nos dan instantáneamente y no son producto de hábito o costumbre. Jerrold Katz lo describe perfectamente de la siguiente manera:

Consider the pigeon-hole principle. Even mathematically naive people immediately see that, if m things are put into n pigeon-holes, then, when m is greater than n, some hole must contain more than one thing. We can eliminate prior acquaintance with the proof of the pigeon-hole principle, instantaneous discovery of the proof, lucky guesses, and so on as “impossibilities.” The only remaining explanation for the immediate knowledge of the principle is intuition (45).

Para Husserl, las bases de las matemáticas son las formas objetuales mismas, las estructuras formales de los estados de cosas. Estas pueden representarse mediante signos y se pueden asignar reglas para llevar a cabo operaciones computacionales. Sin embargo, una de las cosas que insistía Husserl era que dichos procedimientos de computación no son arbitrarios sino que son evidentemente necesarios. Nuestro entendimiento conoce al instante su necesidad con base en el darse posible en estados de cosas.  Por ende, la legitimidad de los procesos matemáticos descansa en su absoluta verdad atemporal válida siempre y para todo ser racional con total independencia de las especies que sean y de sus facultades mentales. Así como es una verdad atemporal que todo círculo es redondo, es verdad atemporal que todo objeto (el que sea) siempre se tiene que dar de acuerdo a unas estructuras formales que se relacionan de manera posible o necesaria con otros objetos y estados de cosas. Husserl llama matemática teorética (como extensión de la lógica teorética) a este lado atemporal de las matemáticas que legitima la corrección de actos computacionales mentales.
.

Las estructuras madre de las matemáticas

Como hemos visto, Husserl incluye a los conjuntos como estructuras objetuales. Esta es una perspectiva semejante a la de Nicolai Bourbaki, un grupo de personas que designaban a estas estructuras formales como “estructuras madre”, aunque no les otorgaban ontología como hacía Husserl.   El rechazo al reduccionismo nos indica que para Husserl el conjunto no era las única estructura madre, sino que era una de muchas. Entre las que identificó en sus obras se encuentran: conjuntos, número cardinal, número ordinal, todo y partes, unidad y pluralidad, relación y objeto (en sentido general). Ninguna de estas formas es reducible a la otra.

Afirma Husserl que aunque estas estructuras forman los estados de cosas, las matemáticas no tratan de estados de cosas que involucren objetos sensibles. Las matemáticas investigan las relaciones posibles y necesarias de las formas objetuales en su pureza. Mediante la sustitución de los objetos sensibles por “indeterminados” (variables), podemos obtener la forma objetual pura. A este acto llamaba Husserl “abstracción categorial”, por la que podemos constituir categorías puras. Para todos los efectos, esta perspectiva provee una epistemología platonista de los conceptos matemáticos: todo lo que requiere es intuición categorial y abstracción categorial para la constitución de objetos matemáticos y la intuición eidética para investigar sus relaciones esenciales.

También reconoció la necesaria relación entre la verdad y la existencia. Toda proposición que tenga como referente a objetos debe suponer su existencia (lo que los filósofos conocemos como “el compromiso ontológico”). Husserl adoptó una suerte de teoría correspondentista en que considera verdadero todo juicio que se cumple en un estado de cosas correspondiente. Si esto es así, todo juicio matemático verdadero tiene como referente a estructuras formales existentes y objetivas. En otras palabras, tienen existencia ideal.

… los objetos ideales existen verdaderamente. Es evidente que no solo tiene sentido hablar de tales objetos (por ejemplo: del número 2, de la cualidad de rojez, del principio de [no] contradicción y otros semejantes) y representarlos como dotados de predicados, sino que también aprehendemos intelectivamente ciertas verdades categóricas, que se refieren a estos objetos ideales. Si estas verdades valen, tiene que existir todo aquello que presupone objetivamente su validez. Si veo con intelección que 4 es número par, que el predicado enunciado conviene realmente al objeto ideal 4, entonces este objeto no puede ser una mera ficción, una mera “façon de parler“, una nada (Investigaciones 309).

Fundándose en la noción de “objeto cualquiera”, para Husserl las formas objetuales son cada una de ellas el fundamento de sus respectivos campos de investigación matemáticas:  el conjunto es base de la teoría de conjuntos, los números cardinales son la base de la aritmética de números cardinales, los números ordinales son la base de la teoría de números ordinales, el todo y las partes fundamentan la mereología y así por el estilo. Esto no impide en absoluto que en matemática formal se busquen las relaciones entre distintos tipos de formas objetuales, como la de conjuntos de números cardinales, o entre conjuntos, todos y partes.  Para Husserl, la lógica formal tiene como correlato a la matemática formal y juntas constituyen la mathesis universalis soñada por los filósofos racionalistas como G. W. Leibniz.
.

Primeras conclusiones

El lector tal vez se sorprenda de que la epistemología platonista por la que abogamos no suene demasiado místico o misterioso, sino que sea sorprendentemente ordinario. Que podemos reconocer estructuras formales con base en objetos sensiblemente dados es tal vez lo más trivial que se pueda señalar para un asunto que parecería ser demasiado complicado.

El énfasis en el lado objetual del conocimiento matemático y no en las facultades o procesos mentales que lo hacen posible tiene la intención de señalar unas fallas cruciales de los supuestos acercamientos antiplatonistas de algunos científicos cognitivos:

  1. En primer lugar, sostenemos que las intuiciones que hemos discutido (sensibles, categoriales y eidéticas) son todas productos de la selección natural. No hay razón alguna para pensar que una epistemología platonista requiera unas facultades sobrenaturales para percibir objetos abstractos. Al contrario, argumentamos que es precisamente por selección natural que es posible el desarrollo gradual de un cerebro que por supervivencia pueda percibirentender a nivel rudimentario los estados de cosas que representen de una u otra forma un reto para su existencia. El relojero ciego de la evolución va creando así los mecanismos de computación que hacen posible el llamado “sentido de número” (término que a veces confunde la intuición categorial con la eidética). Debido a accidentes históricos de nuestros antepasados, fueron desarrollando facultades de cálculo y ejecución que permiten ya las bases para el desarrollo de las matemáticas como las conocemos. Sin embargo, esta computación tiene como base los estados de cosas con los que los organismos deben enfrentarse en el proceso de sobrevivencia.
    .
  2. Lo segundo es que no hay lugar a dudas que los actos de constitución de formas objetuales (números, conjuntos, etc.) son actos mentales y que requieren de la interacción modular de nuestra mente humana. Sin embargo, su verdad no depende de esta, sino de su necesidad y posibilidad ideales. No confundamos los actos mentales con la validez de sus contenidos: el acto de constituir la mesa con la mesa misma, o el acto de constituir el dos con el dos en sí. Los estados de cosas (no el cerebro humano) son la base cognitiva ya que sus objetos tienen que darse de ciertas maneras o formas y no de otras. Intelectivamente podemos reconocer  y comprender la diferencia entre ellos. Las relaciones necesarias y posibles entre dichas formas tampoco depende de reglas que arbitrariamente les asignamos, sino que tienen como objeto la preservación de las verdades matemáticas deductivamente a partir de axiomas (verdades reconocidas eidéticamente como autoevidentes, e.g. “x + y = y + x“).
    .
  3. Corrimiento del perihelio de Mercurio

    Representación (exagerada) del corrimiento del perihelio de Mercurio. Ilustración cortesía de Rainer Zenz.

    En tercer lugar, también falla en dar cuenta cómo es posible que las matemáticas determinen las relaciones objetuales en el universo (en otras palabras, como diría Galileo, “por qué el universo está escrito con números”). El que el cerebro humano pueda computar números no explica este fenómeno, ya que deja fuera el factor de la obediencia de todos los objetos del universo a las relaciones formales matemáticas. Sí, Lakoff argumenta que las matemáticas no están afuera porque no hay “elipses allá afuera” y la órbita de los planetas no es realmente pura elipse.  Estamos totalmente de acuerdo, pero eso se debe a la interacción compleja entre objetos físicos conocidos y desconocidos. Además, su falta de adaptación a nuestras figuras idealizadas y divergencias de nuestros modelos se deben a nuestro desconocimiento de ciertas variables físicas de esta complejísima interacción entre objetos. Es un problema cognitivo, no objetual. Sin embargo, dichas interacciones  están matemáticamente determinadas, aun si desconocemos algunas variables de dichas interacciones. Por eso, toda teoría científica debe ajustarse a las matemáticas y no al revés.
    .

  4. Cuarto, como explicaremos con mayor detalle en la siguiente entrada de esta serie, este tipo de epistemología platonista explica muy bien por qué los animales no humanos y los bebés tienen un “sentido de número”.  Una vez más, tiene que ver con la génesis constitutiva de estados de cosas. Cuando un animal abre sus ojos al mundo, lo ve organizado y ordenado en unas protorelaciones que le permiten reconocer grupos o relaciones numéricas entre objetos. Lo mismo ocurre con los bebés cuando son “sensibles” a la integración o eliminación de un elemento de algún conjunto. Las formas “conjunto” y “número” se dan en cualquier estado de cosas a nivel rudimentario gracias a poder intuir categorialmente (intuición categorial mixta) al momento de percibirlo.
    .
  5. Finalmente, si seguimos la filosofía de Husserl, parecería que el término “sentido de número” es equivocado. Si hay estructuras formales matemáticas que no son numéricas, pero que sí son formas objetuales, entonces debemos utilizar otro término. Sugiero (¡por supuesto!) “intuición categorial”. A su vez, debemos identificar distintos tipos de actos categoriales y sus formascorrespondientes: el acto de agrupar y los conjuntos, el orden de las cosas y los números ordinales, la enumeración cardinal y los números cardinales, la identificación del todo y sus partes, etc.

.

Referencias

Benacerraf, Paul. “Mathematical Truth”. En Benacerraf y Putnam, pp. 403-420.

—. “What Numbers Could Not Be”. En Benacerraf y Putnam, pp. 272-294.

Benacerraf, Paul y Hilary Putnam, editores. Philosophy of Mathematics. Selected Readings. 2da. ed., Cambridge UP, 1983.

Centrone, Stefania. Logic and Philosophy of Mathematics in the Early Husserl. Springer, 2010.

Husserl, Edmund. Early Writings in the Philosophy of Logic and Mathematics. Editado y traducido por Dallas Willard, Kluwer, 2004.

—. Experiencia y juicio. Investigaciones acerca de la genealogía de la lógica. Traducido por Jan Reuter. U Nacional Autónoma de México, 1980.

—. Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Libro Primero: Introducción general a la fenomenología pura. Traducido por José Gaos y refundido por Antonio Zirión Quijano, U Nacional Autónoma de México / Fondo de Cultura Económica, 2013.

—. “Letter from Edmund Husserl to Carl Stumpf”. Early Writings, pp. 12-19.

—. Introduction to Logic and Theory of Knowledge. Lectures 1906/1907. Traducido por Claire Ortiz Hill, Springer, 2008.

—.  Investigaciones lógicas. Traducido por Manuel García Morente y José Gaos, Alianza, 2006.

Katz, Jerrold. Realistic Rationalism. MIT P, 1998.

 

Buenas noticias sobre NuScale Power

NuScale

Representación de una central nuclear modular NuScale (Fuente: NuScale).

En un artículo escrito el año pasado (2017) hablamos de la sugerencia de crear en Puerto Rico un reactor nuclear modular con la ayuda de NuScale Power. El hecho de que es modular abarataría muchísimo su costo de construcción (que sería significativamente mucho más reducido que una planta nuclear convencional). Además, los módulos y la planta están habilmente diseñados para que opere en gran medida explotando las leyes de la física, minimizando así el uso de electricidad externa.

Además, tiene un sistema redundante de seguridad que utiliza las leyes de la física para apagar el reactor sin necesidad de electricidad externa (es decir, ofrece seguridad pasiva). En caso de cualquier fenómeno geológico o meterológico en que se pierda electricidad o afecte el reactor (huracán, terremoto, etc.), no hace falta intervención humana alguna para evitar un accidente nuclear, las leyes de la física se encargan de apagarlo y enfriarlo.

En aquel artículo, recomendamos este reactor específicamente porque es el único nuevo diseño modular cuyo informe de detalles de la planta ha sido aprobado para revisión por la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos (NRC).

Nuclear Regulatory Commission

El sello de la United States Nuclear Regulatory Commission

Como previsto, tan reciente como el 9 de enero de este año, se ha dado a conocer que esta agencia reconoció que el diseño de seguridad pasiva de NuScale funciona. Este es un momento de regocijo para aquellos que por años han abogado por la conveniencia y rentabilidad de una planta como esta. El Instituto de Energía Nuclear (NEI por sus siglas en inglés) aplaudió esta aprobación histórica, ya que esta ha sido el único visto bueno de nuevo diseño en los Estados Unidos en que no requiere energía alterna o directa externa para controlar la reacción nuclear en caso de emergencia. Además, Estados Unidos se adelanta a varios países del mundo incluyendo Rusia, China, Argentina y Corea del Sur que están creando reactores modulares de este tipo.
.

Respuesta a ciertas objeciones

Reactor BONUS

Reactor BONUS (Foto cortesía del Departamento de Energía de Estados Unidos)

Una de las objeciones que hemos recibido en estos últimos días en cuanto a nuestro artículo en torno a elementos concernientes a un programa de país se debe a que durante los años sesenta se construyó una planta nuclear en Puerto Rico, el Boiling Nuclear Superheater (BONUS) que se encuentra en Rincón y que ahora es el Museo Tecnológico de Rincón Dr. Modesto Iriarte Beauchamp.

Según el Fact Sheet provisto por el Departamento de Energía de los Estados Unidos, esta planta era un prototipo para investigar la viabilidad económica de un reactor de ebullición de agua “superheater“. El proyecto nació como una labor conjunta del Departamento de Energía federal y la Autoridad de Fuentes Fluviales local. Su construcción se llevó a cabo durante los años sesenta y comenzó a operar en 1964. Sin embargo, fue clausurado en 1968 por un coladero de combustible nuclear, por lo que su periodo de vida fue de tres a cuatro años. Entre 1969 y 1970 fue decomisada.

La utilización de BONUS como argumento contra NuScale no deja de ser risible debido a que es una crítica totalmente desenfocada:

  • BONUS se creó durante la fiebre en la industria nuclear por la creación de reactores de agua liviana y reactores de agua en ebullición. Estos diseños incluían medidas de seguridad activas (es decir, requieren intervención humana y electricidad externa), pero no era parte inherente de su diseño. Estos tipos de reactores son los que han prevalecido en los Estados Unidos.  Ese NO es el caso de la planta NuScale, ya que las medidas de seguridad pasivas son parte esencial del reactor.
    .
  • BONUS se creó como un prototipo, como una versión prueba de lo que podría ser ese tipo reactor de ebullición. Como estaba en etapa de prueba, se contemplaba la posibilidad de fallo del reactor. Ese NO es el caso de la planta NuScale, porque se ha construido una planta prototipo NuScale que por cerca de diez años de pruebas se ha demostrado su seguridad y viabilidad. Su aprobación por la NRC confirma este hecho.

En otras palabras, de adoptar una política que prevea la integración de una planta modular NuScale, Puerto Rico tendría como punto de apoyo el hecho de que ya es un sistema de demostrada seguridad.

Hablar de si “los reactores nucleares son seguros” es como hablar de la seguridad de los carros. En general son seguros, tienen frenos, cinturones de seguridad y otras medidas. Sin embargo, unos carros son más seguros que otros, por lo que debemos especificar a cuál modelo nos estamos refiriendo. Igual en el caso de las plantas nucleares. NuScale es mucho más segura que BONUS y que muchas otras plantas alrededor del mundo. Aquí no cabe comparar chinas con botellas.

¿Es realmente 100 % segura? Nada es 100 % seguro en la vida, pero ciertamente es convergente a ese número (véase los detalles de ello en nuestro artículo donde lo discutimos por primera vez). Además, la seguridad es un término relativo. Aun cuando tratemos de la seguridad de la energía nuclear en general, ciertamente es mucho más segura que casi todas las demás. Como hemos mostrado una y otra vez, con dicha fuente controversial de energía se salvan millones de vidas más que las que cobra. El carbón en Estados Unidos, mata a 7,500 personas al año (estadísticas del 2014), mientras que en el caso de la energía nuclear es convergente a 0 al año. Fuera de la energía eólica, las fuentes nucleares son las más seguras de todas, incluyendo las placas solares. Así que cerrarle la puertas a NuScale por BONUS no pasa de ser una política miope, especialmente a la luz del calentamiento global y la insistencia de que todas las soluciones energéticas deben ser por renovables.

Finalmente, se ha querido sustanciar esta objeción y otra relacionada con nuestra propuesta del establecimiento de una sólida educación de ciencias de computación adecuada para programadores y que incluya el desarrollo y mantenimiento de software libre. El argumento se reduce a que en los puertorriqueños no se puede fiar porque “todo lo hacen mal”. Esta respuesta cínica no debe tomarse en serio. Todo programa integral de país debe partir de la premisa de la necesidad unos cambios fundamentales y radicales del modus operandi de un país. Esa fue la experiencia de Irlanda cuando emprendió en sus programas consensuados convirtiéndole así en una potencia económica superior a su antigua metrópoli, Gran Bretaña. Un programa de país tiene el objetivo de orientar los esfuerzos colectivos del país en una sola dirección.

Además, bajo ese argumento no podríamos promover nada, ya que esa premisa sería la autoderrota de cualquier proyecto, por más elemental e incontrovertible que sea.  La alternativa a un programa de país sería la más absoluta indiferencia a los males sociales o el suicidio colectivo como solución final.

Aceptamos la crítica de que para una propuesta completa, hace falta un estudio integral para ver cuál sería la mejor combinación de nuclear con renovables. Eso es un reto que los que proponemos la energía nuclear debemos asumir. Sin embargo, mantengamos en mente que nuestra transición de energía basada en petróleo a la de gas va a suceder, no importa qué le ocurra a la Autoridad de Energía Eléctrica. Otro hecho es que el gas es combustible fósil que agrava el efecto de invernadero, aunque en menor grado que el carbón o el petróleo. Para movernos al tipo de energía limpia que se adecúe al consumo de los puertorriqueños, posibilite desarrollo económico y que simultáneamente estabilice las fluctuaciones que inevitablemente se darán gracias a la intermitencia de ciertas fuentes renovables, necesitamos la energía nuclear. La experiencia de Alemania y de Francia así nos lo demuestra.

Partiendo de esta convicción ecomodernista, parece que un elemento necesario para un programa de país es la planificación para el eventual uso de plantas nucleares. Estas deben servir como base de infraestructura que siente la construcción de un Puerto Rico próspero y ambientalmente limpio. Eso es lo que defendemos aquí.

 

Reflexión para el año 2018: elementos para un programa de país desde la razón y las ciencias (Opinión al día, v. 08012018)

Nuevas: Gracias a unas personas que se han tomado la gentileza de leer nuestro escrito han provisto una serie de críticas, algunas que fueron bien recibidas. Se ha modificado este artículo a la luz de sus recomendaciones. No tengo el permiso para revelar sus nombres, pero les agradezco con toda mi alma comunicar su parecer. Obviamente, ellos no necesariamente se solidarizan con todo lo que dice el escrito.

 

Bandera de Puerto Rico

En Puerto Rico hemos elegido varios caminos que nos han llevado a la ruina actual. El huracán María no fue la autora de nuestra condición sino que ha puesto al descubierto toda la ralea que subyacía en nuestro país. He aquí un pequeño resumen de ella:

  1. La relación colonial que existe entre Puerto Rico y Estados Unidos nos ha dejado a merced de la voluntad del gobierno estadounidense, actualmente dominado por el Partido Republicano en sus ramas legislativa y ejecutiva.
    .
  2. La segunda desgracia de Puerto Rico es que en cuanto a asuntos medulares del país, nuestro liderato es incapaz de ponerse de acuerdo en algo … en lo que sea … en un momento de emergencia y prevalece la dinámica intra e interpartidista por encima del bienestar puertorriqueño. Si hay una legislatura PNP y un gobernador PPD, hay “gobierno dividido” (2005-2008 bajo Aníbal Acevedo Vilá). Si hay una legislatura PPD y un gobernador PPD, entonces hay “gobierno dividido” (2012-2016 bajo Alejandro García Padilla). Y, como en la actualidad, si hay una legislatura PNP y un gobierno PNP, también hay “gobierno dividido” (y no quiero discutir la distancia entre el ejecutivo y la Comisionada Residente). No hay esperanza de una acción conjunta para llevar al Congreso un solo mensaje de qué queremos.
    .
  3. La tercera desgracia es el bochorno de la corrupción, asunto que ha explotado a nivel internacional con el escándalo de la contratación de Whitefish.  De eso no necesitamos abundar mucho. Por los lugares recónditos de la Milla de Oro y en otros lugares particularmente cercanos a Fortaleza, el Capitolio y las alcaldías llevan a cabo el tipo de inversionismo político que desemboca en este tipo de contratos cuestionables.
    .
  4. La cuarta desgracia es que a pesar de que los puertorriqueños coincidamos en la mayoría de los remedios para la situación económica y política del país, la dinámica social nos reduce a la política chiquita “de cafetín” (como diría el Lic. Ignacio Rivera). Esto nos condena a dos cosas: 1. a no tener fijo un programa de país que no esté sujeto a los vaivenes partidistas y 2. a una desestabilización perpetua de la economía del país … con todo lo que eso conlleva, incluyendo el crecimiento de la pobreza, la emigración, el desempleo y la criminalidad.

En este blog tenemos la misión de mirar todos estos temas de manera crítica, escéptica, racional y científica. Sin embargo, con todo ello, nadie tiene la verdad agarrada por el mango y todos estamos sujetos a nuestros prejuicios de uno u otro grado. No obstante, debemos contribuir al menos pensar un nuevo país.

Sin pretender ser exaustivo ni ofrecer todas las respuestas o incluso acertar en todo, he aquí algunas de nuestras sugerencias.

Aclaración: Lo que sigue es un artículo para la discusión. No pretende tener todos los elementos que deberían entrar en juego ni tener la razón en todo. Gran parte de lo que se expone está fuertemente respaldada por evidencia científica. Otra parte intenta acertar (lo mejor informadamente posible) en torno a ciertos asuntos, pero puedo fallar en el intento. En suma, esta es la perspectiva de un filósofo puertorriqueño y no más que eso.

El estatus

En la radio suelen pulular ciertos llamados “infantes brillantes” de la política que se exasperan cuando se habla del tema del estatus, especialmente en lo que concierne a la economía. La solución, dicen ellos, no tiene nada que ver con el estatus; todo lo que hay que hacer es invertir en la educación, tal como hizo Singapur … y … “¡ya está!” Para que se entienda nuestra respuesta a este planteamiento “genial”, quiero recordar al padre de la economía política, Adam Smith cuando nos decía en el capítulo 3 de su fabulosa obra La riqueza de las naciones que la división de trabajo depende en gran medida de la extensión del mercado. Un corolario de esta tesis es que mientras mayor es la extensión del mercado, más oportunidades aparecerán para la creación de empleos.

Globo terrestre

Decía José de Diego que Puerto Rico forma parte de la bola del mundo. Esto era cierto para principios del siglo XX y también hoy día cuando prevalece un mayor rompimiento de fronteras mediante lo que suele llamarse “globalización”. Muchos de los primeros pensadores puertorriqueños decimonónicos se adelantaron a su tiempo. El ideal de la Confederación Antillana es un antecesor de ciertas ideas que se han estado discutiendo en Latinoamérica en relación con el Caribe. Este planteamiento que tomaba la forma de confederación política era respaldado por Ramón Emeterio Betances, Eugenio María de Hostos y el mismo De Diego. Además, contrario a la mayoría de los políticos puertorriqueños actuales, los iluminaban los principios de la Ilustración, de la razón y las ciencias.

A pesar de ello, no fue por ahí que se desenvolvió la historia y no repetiré lo que ocurrió en Puerto Rico a nivel económico, social y político. Otros ya lo han hecho (Dietz; Irizarry Mora; Catalá Oliveras, Promesa rota). Puerto Rico ha tenido una vida centenaria bajo el coloniaje, primero bajo España y después bajo Estados Unidos. Dominados por este último desde 1898, su relación política fue definida con la aprobación de la Ley Foraker en 1900 y ha dictado la pauta de estos últimos 117 años.  A pesar de que los dos partidos políticos mayoritarios de entonces, a saber el Partido Federalista de Muñoz Rivera y el Partido Republicano de Barbosa, eran estadoístas, Estados Unidos decidió que Puerto Rico sería un territorio no incorporado. Como en todo, esta decisión del Congreso de los Estados Unidos se debió a una interacción de diversos intereses económicos, culturales y políticos. Tal proceso que desembocó en esta propuesta antidemocrática implica que Puerto Rico no es parte de, pero sí perteneciente a los Estados Unidos (Downes v. Bidwell 182 US 244 (1901)). El más reciente episodio que confirma una vez más de que ese sigue siendo el caso fue la reciente aprobación en el Congreso de la reforma contributiva republicana que considera a Puerto Rico como país foráneo para propósitos contributivos. La mal llamada “extensión” de la ciudadanía estadounidense no mejoró para nada ese tipo de relación colonial y sin esperanza alguna por la estadidad.

Entre 1898 y 2017 solo hubo un periodo de oro (1945-1995), pero sostenido por una economía puramente artificial. En la esfera política, el Congreso aprobó la Ley 600, por la que Puerto Rico pasó de ser un territorio no organizado a un territorio organizado. Se aprobó una “constitución” de avanzada local, pero que no estrictamente hablando la ley suprema de Puerto Rico. La “más que manda” es la constitución estadounidense, la misma que se rige por la famosa “Cláusula Territorial”. Evidencia de ello es la creación de una Junta de Supervisión Fiscal cuyos poderes son superiores a los de este gobierno precisamente por designio del Congreso de Estados Unidos.

A nivel económico, se creó todo un programa de atracción de capital estadounidense con Operación Manos a la Obra y que utilizó como herramienta principal la sección 931 del Código de Rentas Internas federal, que eximía a empresas estadounidenses del pago por contribuciones sobre ganancias en su territorio. Esto culminó en la sección 936, que eximía no solo sobre ganancias en Puerto Rico, sino también su repatriación a su compañía matriz. Esto le dio a nuestro archipiélago un oasis de prosperidad y urbanización desde mediados de los años cuarenta hasta los años noventa. Este esquema tiene poco que ver con el “bienestar” de los puertorriqueños sino a los intereses estadounidenses, especialmente en el contexto de la Guerra Fría.

Sí, es cierto que la educación universitaria y su atracción de las mejores cabezas de América Latina y España posibilitaron el avance intelectual y tecnológico que estimuló la economía del país, pero, contrario a lo que alegan infantes dotados en la radio, esa no era la única estrategia económica. Tal sugerencia no tiene en cuenta los siguientes factores:

  1. Para todos los efectos, en los años cuarenta, cuando comenzó el despegue de la inversión económica de Estados Unidos en Puerto Rico, nuestra metrópoli no tenía rival económico alguno fuera de la Unión Soviética. Europa y Asia estaban devastadas por la Segunda Guerra Mundial.
    .
  2. No habían en esa época tratados de libre comercio que otorgaran libre acceso al mercado norteamericano. Aun en los cincuenta y sesenta, el número de estos tratados era bajísimo.
    .
  3. Durante los años 30 y 40, en parte por razones militares y de dominio, Estados Unidos invirtió en infraestructura lo que permitió la posterior extensión de la energía eléctrica, acueductos y carreteras para toda la isla grande (véase la literatura al respecto en Rodríguez Beruff, Strategy; Rodríguez Beruff y Bolívar Fresneda).

Esta situación posibilitó dicha inversión y permitió por muchos años el eslogan del Partido Popular Democrático en torno al Estado Libre Asociado (ELA): mercado común, moneda común, defensa común y ciudadanía común.

Ya ese eslogan es totalmente inválido ante la realidad de la globalización:

  • Mediante el rompimiento de las fronteras económicas, hoy hay una complejísima red de tratados de todo tipo que permiten el libre comercio entre países y, por ende, el libre flujo de capital: la Unión Europea, NAFTA, CAFTA, la Unión Africana, el BRICS, la Organización de Cooperación de Shangái, Mercosur, UNASUR, AFTA, etc. Además, países como Chile, Perú, Singapur y otros, tienen tratados de libre comercio con Estados Unidos. En el caso de República Dominicana, no solo tiene libre acceso al mercado estadounidense, sino también es objeto de inversión china y tiene libre acceso al mercado europeo. El mismo Dr. Joseph Stiglitz en la Universidad de Puerto Rico que nos dijo que la creación de NAFTA fue un gran shock económico para Puerto Rico.
    .
  • La Unión Europea tiene el euro como moneda de cambio. Panamá y Ecuador tienen el dólar estadounidense como moneda oficial. Argentina tuvo el dólar como moneda oficial y cuando no le convino volvió a su actual peso argentino. Sin embargo, como afirmaba el Dr. Joseph Stiglitz en la Universidad de Puerto Rico, estar atado a una moneda que no se controla es un gran problema para las finanzas locales. Esto también ha sido señalado como un problema por otros economistas (Collins, Bosworth y Soto-Class 20, 29).
    .
  • Estados Unidos tiene tratados de defensa con varios países del mundo.
    .
  • Debido a los tratados de libre comercio que se han establecido a nivel mundial, el asunto de la ciudadanía se ha flexibilizado, aun en el caso tan conservador como el de Estados Unidos. Ya la doble ciudadanía o más se están volviendo cada vez más comunes. Así lo reconoce la jurisprudencia estadounidense (Kawakita v. United States, 343 US 717 (1952)).

Ante este panorama el ELA ha sido un rotundo fracaso. Por todo lo mencionado, Puerto Rico no puede competir efectivamente a nivel global. Si lo que quiere su máximo desempeño en el mercado tiene que trabajar con el asunto del estatus. Puerto Rico en este momento no tiene en sus manos las variables económicas fundamentales para su revolución económica. En el presente, el gobierno federal domina: seguro social, retiro, servicio militar, moneda, inmigración, emigración, zonas de desastres, concierto de tratados políticos, militares o económicos, cabotaje, poder arancelario, regulaciones de bancos, puertos, comunicaciones (televisión, telefonía, internet), política contributiva, salario mínimo, política exterior, entre otros.

Todo esto nos ha impedido insertarnos de manera efectiva en los mercados mundiales, por lo que quedamos cada vez más aislados del mundo, incluyendo el mercado estadounidense. Se nos hace cada vez más difícil atraer capital por tener competencia con países como Singapur e Irlanda.  Nuestra exportación se ve paulatinamente reducida en la medida que muchos países del mundo han adquirido libre acceso al mercado que nos dábamos el lujo de lucirnos de que teníamos un “exclusive“. La ley de cabotaje contribuye sustancialmente al problema, costándonos desde una cantidad de $700 millones hasta, de acuerdo con la economista Rosario Rivera, cerca de $1.5 mil millones al año.

No hay acceso a los mercados y se nos cierran oportunidades, lo que significa que el problema del desempleo se agravará.

A pesar de ello, entre muchos líderes populares, hasta otros “analistas” que andan por ahí diciendo que lo del estatus es secundario … que primero hay que hacer a Puerto Rico rico (perdonando la redundancia) y después hablar del estatus. Sin embargo, después de ver este panorama del lugar cada vez más marginal que ocupa nuestro archipiélago en el mundo por falta de poderes, ¿me pueden decir en serio que el estatus es puramente secundario? ¿En serio? ¿”El estatus no tiene nada que ver”, pero Estados Unidos nos impide ir a la quiebra o forjar una ley de quiebras local? ¿”El estatus no tiene nada que ver”, pero el Congreso utiliza su poder para imponer por encima de nuestra Constitución una junta fiscal para que le paguemos a los bonistas?… ¿pero que tenemos que ir al Congreso para solicitarle beneficios especiales para “salvar” nuestra economía (ni tan siquiera para estimularla)?

Mientras tanto, la Comisionada Residente recibió el puertazo en sus narices recientemente por parte de una mayoría republicana congresional ante la propuesta de considerar a Puerto Rico “doméstico” como una manera de colar la estadidad por la cocina. La Comisión de la Igualdad (un Plan Tenesí “wannabe“) está silente y predecimos que este organismo no logrará nada. Los plebiscitos no han sido más que un mal gasto de dinero. El Congreso insiste en tratar a Puerto Rico como un país foráneo. A esto combínese la aserción del Presidente Donald Trump en su visita a Puerto Rico en que decía sin el menor signo de bochorno que los puertorriqueños le cuestan a los Estados Unidos. Esto no pinta bien ni para el estadoísmo ni para los que abogan por un ELA con “unión permanente”. Por otro lado, el independentismo y el libre asociacionismo, ambos abogados por la soberanía separada, están en una posición minoritaria y sumamente dividida. Sobre esto, la periodista Wilda Rodríguez ha dicho más que suficiente al respecto y en unas partes de su artículo da en el clavo:

Ese ha sido nuestro talón de Aquiles. Que no nos podemos explicar la independencia desde aplacar las necesidades de la gente, sino desde nuestra retórica intelectual del socialismo y el patriotismo, que puede ser bastante lúgubre.

Cuando nos piden explicar cómo sería la economía en la república no podemos responder con un tratado de economía. Tenemos que hablar en arroz y habichuelas y no lo hemos sabido hacer porque nos empeñamos en explicar primero lo que es la lucha de clases y el neoliberalismo. En que hagan primero profesión de fe contra el coloniaje y por la muerte del tirano. Cuando llegamos a la respuesta concreta ya el paisano está roncando o se nos ha ido del lado.

Un país sumido en la desesperación, en gran parte por el problema del estatus encuentra el inconveniente de divisiones incluso dentro de los partidos y las ideologías políticas. Cuando se va al Congreso de los Estados Unidos, la respuesta (o mejor dicho, la excusa) es siempre la misma: “Pónganse primero ustedes de acuerdo y después vengan a hablar del estatus.” Lo más cercano a una solución a este problema es una Asamblea de Estatus (o una Asamblea de Pueblo) que sirva de mecanismo negociador con el Congreso de los Estados Unidos para que el mudo hable claro en torno a las opciones que está dispuesto a darle a Puerto Rico. Esta es una idea que debe fomentarse y explicarse bien en “arroz y habichuelas” al pueblo, no solo hacerle ver cómo el problema del estatus afecta cada esfera de su vida, sino que se le explique esta herramienta jurídica procesal, para empujarla al liderato de los partidos grandes (ambos sumamente reacios a llevarla a cabo). Coincido con la periodista Rodríguez de que esto debe hacerse en coordinación política con los boricuas que residen en Estados Unidos. De otra manera, el Congreso no tomará este asunto en serio.

Es importante recalcar que si se hace o no de acuerdo al Derecho Internacional en cada detalle no debe ser pretexto para una movida política potencialmente importante para la descolonización de Puerto Rico. El purismo en los movimientos políticos raras veces ha llevado a algo productivo.
.

Política energética

NuScale

Representación de una central nuclear modular NuScale (Fuente: NuScale Power).

Cualquier interés por resolver problemas energéticos debe mirar el tema desde un lente genuinamente científico. Se debe forjar una red que provea energía estable y barata. Uno de los graves problemas que nos impide atraer más efectivamente capital extranjero es el costo de la electricidad. Es claro que no importa el programa futuro para la energía eléctrica, habrá una transición a dos cambios fundamentales de la energía eléctrica: la creación de microredes y la transición a gas. En cuanto a lo primero, el huracán María ha revelado lo ineficiente que es la estructura centralizada actual, por lo que la creación de microredes será un gran adelanto.

Por otro lado, todos están de acuerdo desde hace más de una década de que Puerto Rico debería llevar a cabo su transición de petróleo a gas como fuente energética principal. En opinión de los ambientalistas, la provisión de gas es mucho más eficiente tanto energética como ambientalmente, pero debe ser en todo caso una medida temporera (con esto estamos totalmente de acuerdo). El consumo de gas no despide el nivel de gases de invernadero del carbón o del petróleo, además de que no contamina tanto el ambiente y su extracción es relativamente segura. Sin embargo, eso no lo detiene de despedir gases de invernadero a la hora de consumir, pero recordemos también el problema de coladeros de metano, un gas de invernadero peor que el bióxido de carbono.

De lo que claramente discrepamos de nuestros amigos ambientalistas es en cuanto a la futura transición de gas a “energía renovable”. Depende de la energía renovable que estemos hablando. El uso de plantas hidroeléctricas y quema de biomasa pueden ser algo prometedoras, aunque en el caso de esta última, depende de cuál biomasa y el grado de contaminación del ambiente. Los paneles solares son buenos para reducir consumo de combustibles fósiles en algunos lugares individuales, tales como Casa Pueblo. Compañías grandes como Google quieren depender de tecnología solar, pero usando ineficientemente grandes espacios para ella.

Desde un punto de vista ecomodernista queremos reducir lo mejor posible los espacios de actividad humana y maximizar los de la naturaleza. El problema de la intermitencia eólica y solar, además del enorme costo de las baterías de resguardo y su intermitencia es que su mantenimiento de todo el sistema es todavía bastante costoso y ocupa mucho espacio que de otra manera serían para dejárselo a la naturaleza. En Puerto Rico sí debe haber lugar para todas estas opciones. Lugares como Vieques y Culebra se beneficiarían con energía de viento y placas solares. Sin embargo, para el nivel de alta demanda energética del país, no solo de individuos sino de áreas industriales y centros comerciales, esto claramente no es suficiente.

Puerto Rico necesita moverse del gas a una coordinada red de renovables y otras fuentes energéticas que estén respaldadas con energía nuclear. También debemos considerar la exploración de fuentes geotermales, pero la tecnología ha avanzado hoy lo suficiente como para considerar la nuclear como más viable económicamente y la más segura. Como hemos visto en nuestro artículo sobre el fracaso del programa alemán de apagar todas las plantas y sustituirlas por renovables, el no tener en cuenta esta importante fuente de energía contribuye al consumo de carbón y otras fuentes de gases de invernadero. A finales del año pasado, un economista alemán de alto calibre, anunció el fracaso inevitable del Energiewende. El otro caso de ello es California, cuya insistencia en cerrar plantas nucleares le ha llevado a consumir más carbón, muy a pesar de su inversión en renovables.

En la revista Forbes en su versión cibernética, se ha hecho una muy buena sugerencia de ir pensando en utilizar en un futuro las plantas modulares que pronto podrían ser autorizadas por agencias federales tales como las de NuScale Power. Este tipo de planta está habilmente diseñada para utilizar la física como motor de la energía nuclear mientras que simultáneamente es su salvaguarda en caso de cualquier incidente (terremoto, huracán, etc.) que afecte el servicio eléctrico. En otro artículo hablamos de los detalles de esta planta. Para todos los efectos, es un reactor a prueba de accidentes nucleares.

 

Bajo este régimen libre de gases de invernadero y con una reducción considerable de contaminantes al medio ambiente, podríamos utilizar carros eléctricos sin preocuparnos por sus efectos al medio ambiente.

Una estrategia como esta, podría no solo convertir la red de electricidad de Puerto Rico en una de las más estables, sino que también su bajo costo podría hacerlo más atractivo para el capital foráneo, más rentable para los negocios locales y (¡quién sabe!) nos podría convertir en mejores exportadores de energía eléctrica. En este aspecto, deberíamos seguir la pauta dejada por Francia, en vez de imitar los intentos fracasados de Alemania y California. Además, debemos explotar mejor a PrepaNet para que compita más efectivamente en el mercado tanto local como internacional.

Nevis y Monserrat, más pequeñas que Puerto Rico han iniciado proyectos de energía geotermal. Algunos amigos han sugerido explorar esa alternativa seriamente. Sin embargo, se debe ver el asunto de su rentabilidad. Establecer energía termal en esas islitas no es demasiado costoso ya que están en zonas volcánicas, no así Puerto Rico. Algunos plantean el nivel de electricidad derivada de energía termal en el futuro sería muy bajo.
.

Agricultura

En Puerto Rico, el sector agrícola vive sus momentos más difíciles, especialmente cuando el huracán María arruinó áreas agrícolas en el 2017. A pesar de ello, desde mucho antes de los efectos del meteoro, la agricultura del país se ha enfrentado a tres serios obstáculos para su desarrollo. El primero es la entrada cada vez mayor de productos de Latinoamérica y de otros lugares al mercado estadounidense y otros gracias a los tratados de libre comercio. El segundo, es un buen sector del pueblo que subestima el valor de la producción agrícola para las necesidades alimentarias de Puerto Rico. El tercero, son sectores políticos que desean rechazar y demonizar ciertas formas de tecnología que podrían ser beneficiosas para los agricultores y el medio ambiente.

Estos últimos desean regresar a momentos de antaño en que todo el mundo vivía más feliz, estable y saludable. Desgraciadamente, las estadísticas no favorecen esta interpretación del pasado, especialmente los que tienen que ver con la longevidad promedio en Puerto Rico. Hoy comemos mejor y tenemos mejor salud que en cualquier otro momento de nuestra historia.

Promedio de Expectativa de Vida - Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Además, la lectura de La charcaGarduña de Manuel Zeno Gandía y La resaca y La llamarada de Enrique Laguerre (solo varios de muchísimos ejemplos de la literatura puertorriqueña) aclarará cualquier duda en torno a cuan “felices” éramos en el pasado. Es más, el retorno “a la naturaleza” sin electricidad ni vida urbana que ha representado estos últimos meses ha deteriorado el ánimo de los puertorriqueños, hasta el punto que varios han ido a otros países (especialmente Estados Unidos) donde sí hay electricidad. Cualquier retorno a las condiciones del siglo XIX sería objetivamente detrimental para los puertorriqueños.

Aquí abogamos por políticas con base en evidencia científicamente cualificada y, si se puede, con  base en  el consenso de la comunidad a nivel internacional. He aquí lo que la evidencia cientifica nos tiene que decir al respecto:

  • La Revolución Verde (siguiendo la pauta establecida por José Miguel Mulet, la segunda y tercera revoluciones verdes) ha salvado la vida de miles  de millones de personas alrededor del mundo, un logro que desafía las predicciones malthusianas más pesimistas (Mulet, ComerTransgénicos). Hoy día están muriendo de hambre cerca de 800 millones de personas, pero sin la Revolución Verde hoy estarían muriendo 2.1 mil millones (Lacadena 422). Esto no significa que todo sea perfecto, ya que algunos pesticidas y fertilizantes producidos a nivel industrial crean problemas de salud y al medio ambiente (piénsese en las zonas muertas del golfo de México). Sin embargo, sin la Revolución Verde, la devastación natural hubiera sido mucho mayor a la hora de alimentar la humanidad.
    .
  • Hay un consenso muy bien establecido en las ciencias que la agricultura orgánica no es muy productiva, que no añade valor nutricional significativo a los alimentos y que es imposible escalarlo sin  dañar muy buena parte de la naturaleza. La segunda revolucion verde ha logrado achicar el tamaño de la tierra necesario para los cultivos en  general, dándole así mayor espacio a la naturaleza, algo que es positivo  desde nuestra perspectiva ecomodernista. Contrario a lo que muchas veces se repite en línea, la ONU no favorece la agricultura orgánica para el futuro en gran medida por las razones ya estipuladas. Experiencias recientes con los alimentos orgánicos revela que su rendimiento es significativamente menor, por lo que para alimentar la población mundial actual se requeriría más inversión energética y mayor consumo de recursos naturales (véase este ejemplo en que rehusar utilizar ciertos pesticidas sintéticos implica mayor consumo ineficiente de agua y no es la primera vez que ocurre en Hawaii). Ambos factores siempre implicarán mayores costos para los consumidores que los alimentos producidos por la agricultura convencional. En caso de “acaparar el mercado”, la producción orgánica inevitablemente cerrará la puerta alimentaria a millones de personas y veremos la cifra de 800 millones de hambrientos subir considerablemente. Además, el uso de composta contribuye al cambio climático, ya que suele liberar metano. Aun así, algunos  sectores políticos del país  desean repartir tierras para uso “agroecológicos” y fomentar las cooperativas agrícolas. Aunque no nos oponemos en principio a medidas como esta, debemos tener cuidado de aprender de experiencias similares en otros países. De eso hablamos en otra entrada de este blog.
    .
  • Como definimos en  otro  artículo, cuando hablamos de organismos  genéticamente  modificados (OGMs) nos estamos refiriendo a los alimentos transgénicos y a los que se han modificado por ARNi. El consenso científico es  firme en que no hay evidencia alguna de que los OGMs sean menos seguros que los alimentos convencionales. Aun cuando tenemos claros casos de enfermedades y muertes registrados a nivel global debido a los alimentos orgánicos (véase el caso de la llamada “Crisis del Pepino“), el total de animales y de seres humanos enfermos o muertos que han sido afectados por el consumo  de OGMs no ha despegado de cero. En lo que concierne a la agricultura, el testimonio de la inmensa mayoría de los estudios, metaanálisis y revisiones científicas que se han hecho dan testimonio de que ha sido para mejor. En general, los OGMs han representado mayor eficiencia de de uso de terreno en cuanto a inversión de energía y rendimiento. Además, el testimonio de la inmensa mayoría de los agricultores es que ha mejorado su calidad de vida por varios factores: el aumento de ingreso económico neto que representa el mayor rendimiento, la reducción de pesticidas (especialmente insecticidas), el uso de pesticidas menos tóxicos (yerbicidas como el glifosato), la mejora en  salud, entre otros factores. En la India (donde irónicamente se alega que hay suicidios por los transgénicos), hay mayores índices de mejoría de vida: los agricultores producen más y adquieren más terrenos, sus hijos pueden ir a la escuela, comen más, etc.
    Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt

    Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt (Fuente: Qaim y Kouser, “Genetically” 2).

    Se puede constatar precisamente esto mismo a nivel mundial en los países llamados “en vías de desarrollo”.

    .

    Beneficio para los agricultores pobres

    Beneficio para los agricultores pobres (Klümper y Qaim, “A Meta-Analysis” 5)

    Ejemplo de ello también lo vemos con los cultivos de berenjena transgénica, que aumentó el ingreso de sus cultivadores en Bangladesh mientras que lograron reducir el uso de pesticidas por un 80 % o más.  Lo mismo se puede decir de la papaya transgénica (la Papaya Rainbow) que salvó la industria hawaiiana, sin hablar de la vida económica de los agricultores que habían sido devastados por un virus. Además, con la eficiencia de manejo de energía del cultivo de transgénicos, se ha podido evitar la emisión de cerca de 26.2 mil millones de kilogramos de bióxido de carbono a la atmósfera, lo que sería equivalente a evitar las emisiones de 11.9 millones de carros por un año (Brookes y Barfoot).
    .
    Todo esto indica que Puerto Rico debe usar la mejor tecnología disponible, incluyendo OGMs, CRISPR-Cas9 entre otros (mutagénesis inducida, hibridación, selección artificial, etc.) si desea exportar productos agrícolas lo más baratos posible (dada la realidad de la ley de cabotaje y la feroz competencia en el mercado estadounidense a nivel mundial) mientras que, simultáneamente le proveemos mejor ingreso para nuestros agricultores e impactamos menos el medio ambiente.

Sobre esta última sugerencia, espero muchas respuestas, especialmente de parte de la izquierda política y grupos ambientalistas. Algunos de ellos nos invitan a mirar a otros países. Pues, hagamos eso mismo. Bajo el gobierno de Lula da Silva de Brasil y de los Kirschner en Argentina, ambos gobiernos de izquierda convirtieron a sus respectivos países en potencias mundiales en relación con los alimentos modificados por ingeniería genética. De hecho, son las dos potencias mundiales de exportación agrícola provenientes de transgénicos después de Estados Unidos.

Países productores de OGMs en el 2016

Países productores de OGMs en el 2016 (ISAAA 5-6).

Recordemos también que la prensa cubana exageraba un poco cuando describía a los transgénicos como el genocidio de nuestros tiempos (¡¿?!) y se ha vendido la idea de que Cuba era un país que ha tenido “éxito” con la agricultura orgánica. Irónicamente era el país cuya población mayoritaria favorecía a los transgénicos (el 79 %, Paarlberg cap. 1) y es uno de los países que más invierte en biotecnología, incluyendo los transgénicos, gracias al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología en la Habana  (véase esta noticia, esta, esta y esta). Después de que el presidente boliviano Evo Morales se pronunció por una Bolivia “libre de transgénicos”. También aprovechó la ocasión para hacer declaraciones homofóbicas como, por ejemplo, que los transgénicos eran responsables de la homosexualidad y la calvicie. A pesar de estas afirmaciones tan bochornosas ganándole el repudio internacional, firmó una ley contra los transgénicos. Sin embargo, ahora se discute en Bolivia la vuelta a la siembra de OGMs debido a los bajos rendimientos de la producción de cultivos no transgénicos. Aun con todo, la ley no era efectiva y señal de eso es la exportación de $1.2 millones en cultivos transgénicos en Bolivia (vea la tabla arriba). Tampoco le ha impedido firmar un acuerdo con Rusia para la creación de un reactor nuclear para la modificación genética de alimentos vía mutagénesis inducida y otros propósitos. Por cierto, también contempla la futura creación de plantas nucleares para proveer energía eléctrica. Bajo el gobierno de Rafael Correa se elevó a nivel constitucional una prohibición de alimentos transgénicos en Ecuador, decisión por la que se arrepintió. Ninguna de estas decisiones de estos gobiernos es un misterio; Correa nos dice al respecto.

Dejo fuera el tema de la desastrosa política antitransgénica de Venezuela para pasar a otras discusiones.

Para hacer una política realmente productiva en el área de la agricultura, parece necesaria una aproximación impositiva sobre terrenos baldíos para estimular el uso más eficiente de estos. Esto, en combinación con medidas inteligentes y no fundamentalistas de cuido de terreno que podemos aprender de los mundos convencional, orgánico y agroecológico, se pueden utilizar todo tipo de alimento genéticamente modificado (cualifiquen como OGMs o no), especialmente para atender los problemas más importantes de nuestros agricultores. Además, debemos incentivar la siembra de alimentos con mayor aporte calórico (esto me lo señaló una amiga agrónoma). Finalmente, no podemos excluir la siembra de organismos modificados genéticamente para la producción de medicamentos y vacunas.

En muchos casos se habla de la “soberanía alimentaria” como un eslogan que se utiliza en contra de compañías como Monsanto, Dow, Syngenta, etc. Este término se ha convertido en un concepto más propagandístico que otra cosa. Sembrar orgánico o agroecológico no nos va a dar “mayor soberanía” sobre nuestros suelos ni va a ser la clave de triunfo contra las “malvadas multinacionales”.

Dosis de realidad: mientras las multinacionales utilicen las medidas más eficientes de producción agrícola y los agrosoberanistas sigan utilizando las más ineficientes, ganarán las multinacionales siempre.

No hay soberanía alimentaria, porque no hay soberanía política (véase nuestra sección sobre el estatus arriba).

Soberanía alimentaria (bien entendida) es el poder que tiene un país de dictar política pública sobre sus suelos para la siembra, la venta y el comercio de alimentos. De eso es que estamos hablando. Aunque Puerto Rico ahora no tenga poder último sobre sus tierras y comercio de alimentos, sí tiene un espacio para establecer ciertos reglamentos para ello. Necesitamos una política que establezca un eslabonamiento más efectivo del capital foráneo con la economía local de manera que estas compañías contribuyan a Puerto Rico no solo contributivamente (y así desincentivar los excesos de los subsidios contributivos), sino también con la provisión de productos que realmente atiendan los problemas de nuestros agricultores dada la realidad tropical del país. Por ejemplo, la siembra de piña en Puerto Rico se halla seriamente amenazada por la costarricense, en parte por la participación de Costa Rica en el CAFTA (del cual Puerto Rico no participa, véase nuestra sección sobre el estatus). Una parte de esa amenaza se debe a que se quiere importar semillas de Costa Rica a Puerto Rico, lo que aumenta el riesgo de que aparezca una enfermedad a la que las piñas costarricenses son susceptibles. Sin embargo, podemos imitar la obra de Dennis Gonsalves y su equipo con las papayas de Hawaii, hacer nuestras piñas resistentes a dicha enfermedad y proveerlas libre de costo a un precio asequible a nuestros piñacultores. ¡Qué lindo sería ese panorama para ellos y cuánta ventaja tendría Puerto Rico a nivel global en ese caso!

En caso de entrar en conflicto entre los intereses de los agricultores con alguna multinacional, necesitamos que la Universidad de Puerto Rico sea la alternativa. Este fue el caso de la India cuando no pudo negociar con una subsidiaria de Monsanto precios más asequibles para nuevas variantes de algodón Bt transgénico. El sector público brasileño ha tenido un rol clave en el desarrollo de frijoles transgénicos resistentes a plagas tales como el virus de la mosca blanca. Muchas de estas semillas se proveen a muy bajo costo a los agricultores. ¡Eso es soberanía alimentaria!
.

Otros factores a tener en cuenta

El uso de glifosato

Esta es una minucia, pero necesita discutirse. En un arranque a muchos sectores políticos del país, especialmente al independentismo, se quiere prohibir el glifosato con base en una declaración de una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) que en una monografía lo clasificó como probable cancerígeno (2A). Esta monografía y otros artículos sumamente cuestionables desde la perspectiva de la inmensa mayoría de los científicos (véase nuestra discusión de algunos de ellos aquí, aquí y aquí) están dictando política pública. La monografía ha sido desmitificada por científicos competentes y hoy hay un escándalo en torno a algunos de los autores y asesores del IARC por ello. De eso hablaremos en otro artículo.

En toda esta discusión se nos olvida que la OMS no está de acuerdo con su rama y lo mismo puede decirse de prácticamente todas las agencias de regulación de alimentos y salud más importantes del mundo. La OMS y la Organización de Alimentos y Agricultura de la ONU (FAO) no respaldan al IARC, asimismo la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA), Health Canada, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Europa (EFSA), la Agencia de Químicos Europea, el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania, entre otros. Hay estudios recientes, algunos de muy buena calidad, como los de cohorte, que no han encontrado incremento significativo de cáncer a personas expuestas al glifosato (véase este estudio). Todos los datos reseñados en revisiones científicas y metaanálisis no ha logrado establecer vínculo alguno entre el glifosato y el cáncer.

No obstante el consenso científico en torno al glifosato, se quiere prohibir. Usualmente el mantenimiento urbano los llevan a cabo los municipios. La experiencia del pasado y el presente nos dicen que sustituir el glifosato (sin justificación científica alguna) o el 2,4-D (otra sustancia relativamente inocua que se demoniza debido a su asociación con el agente naranja), conllevará mayores gastos para unos municipios que hoy día están quebrados. Si no pueden costearlos, entonces los asumirá un gobierno central, que también está quebrado. En otro artículo, hablamos del caso de Petaluma y de Australia. En una decisión más reciente, contra la evidencia provista por la EFSA, el presidente de Francia anunció que iba a prohibir el uso del glifosato. Italia irá por la misma ruta. Esto se hace sin haber evidencia alguna que señale que el glifosato sea carcinógeno, la movida es puramente de naturaleza política. Se propone como alternativa un yerbicida orgánico llamado ácido pelargónico. La evidencia disponible al respecto indica que es relativamente inocuo pero altamente costoso, no solo por el precio sino por ser menos efectivo, lo que implicaría mayor aplicación de la sustancia para que dé resultados equivalentes a los del glifosato.

La propuesta de la prohibición del glifosato en Puerto Rico, especialmente por parte del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y otros sectores, cuando su producción es muy barata por estar libre de patentes, sería un gravísimo error fiscal y salubrista. Hasta que sea inviable su uso para mantenimiento y agricultura por la aparición de resistencias, es todavía la mejor opción y la más costoefectiva para el país.
.

La salud

Símbolo de salud

Imagen cortesía de Free Clip Arts World.

Se ha discutido a saciedad el problema fiscal del sistema de salud de Puerto Rico. Se añora los tiempos del sistema anterior legado por Guillermo Arbona, y  se hace evidente el costo del actual, que fundamentalmente data del gobierno de Pedro Rosselló. Debido a la situación fiscal del gobierno, si no se recibe dinero federal para financiarlo, el sistema de salud colapsará este mismo año en el 2018. Esto representará un desastre salubrista muy serio y un gasto adicional que los puertorriqueños no podremos costear.

Se quiere volver al sistema Arbona, al menos en cuanto a la regionalización de los servicios de salud. Sin embargo, también se ha promovido la idea de un sistema de salud universal como los hay en otros países del mundo. Hay sistemas mixtos tales como los de Singapur (lugar número 2 en eficiencia), Francia (lugar 15), Australia (lugar 10) y Alemania (lugar 39) y Canadá (lugar 16), aunque hay también de medicina socializada, como el Reino Unido (lugar 21) (vean esas cifras en Bloomberg). Hemos dicho al comienzo de nuestra discusión sobre la agricultura que hoy estamos comiendo mejor y gozamos de mejor salud que en cualquier otro momento de nuestra historia. Eso es estrictamente cierto. Sin embargo, estamos a casi a la par con Estados Unidos (lugar 50) y simultáneamente estamos peor que los países mencionados en términos de longevidad de vida. Esta gráfica nos lo dice todo.

Gráfica de expectativa de vida

Gráfica de expectativa de vida (Cortesía de Google y el Banco Mundial)

El pertenecerle a uno de los países más ineficientes en cuanto a la provisión de salud para su gente es un gran problema colonial, especialmente cuando bastante de nuestro sistema de salud actual se diseña con la esperanza de que reciba dinero federal.

Fuera de esto, el sistema de salud actualmente sufre de lo que el economista Robert H. Frank llamaba “la bifurcación de Darwin” (Darwin’s wedge): hay sistemas que permiten el tipo de competencia descrito por Adam Smith que desembocan en los precios más bajos posibles y sirven al individuo y a la sociedad; pero también hay sistemas en los que, por externalidades posicionales, la competencia genera mayores costos sociales aunque beneficie individualmente a unos cuantos (Frank, The Darwin 16-29). Los hospitales no compiten por precios más bajos, sino por más y mayor calidad de equipo y recursos médicos, lo que en ocasiones genera un enorme costo social, especialmente para cualquier paciente que se atienda en ellos. Simultáneamente, los seguros privados procuran brindar la menor cantidad de dinero posible en casos de emergencias de su clientela con el objetivo de beneficiar al máximo a sus accionistas. De estos esquemas procede el modelo de HMO y de “cuidado dirigido” (“managed care“) que ha dado mucho que discutir y que en ocasiones ha sido objeto de escándalo en los Estados Unidos.

Gasto en salud, % del PDB

Gasto en salud, % del PDB (Imagen cortesía del Peterson-Kaiser Tracker)

Gasto en salud per cápita

Gasto en salud per cápita (Imagen cortesía del Peterson-Kaiser Tracker)

Un seguro universal con pagador único o bajo ciertas formas mixtas de contribución privada y pública es la manera más eficiente de colocar restricciones a todos estos abusos del sector privado de la salud. Como resultado, en los países mencionados, el costo de cubrir a toda su población implica gastos públicos significativamente más bajos que el sistema estadounidense que beneficia tan solo una porción de su población. En Puerto Rico, el sistema de salud público tiene un intermediario que absorbe una buena cantidad del presupuesto que se asigna en aras de beneficiar a la gente que es demasiado pobre para pagar un seguro médico privado.

Cualquier futuro plan de salud probablemente involucrará un plan de transición bien estructurado que desembocará en un sistema que consuma menos recursos del fisco público y atienda las necesidades por regiones. El plan deberá enfocarse en la prevención y cubrir las necesidades básicas de los pacientes y el sector privado podrá vender cubiertas adicionales. Los ingresos de cualquier sistema que se establezca probablemente involucrará una política impositiva progresiva para poder mantenerse. El sistema actual sencillamente no es sostenible.

Para mayores detalles, véase como ejemplo la sección de salud del programa del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), que de todos los programas de gobierno de los partidos existentes es la propuesta mejor detallada y elaborada.
.

Desigualdad social

La desigualdad social ha sido un problema histórico (Toro; Segarra-Alméstica; Weiskoff y Wolff). Nuestra experiencia con María y las medidas de austeridad que incrementarán a medida que pase el tiempo no harán otra cosa que agravar más la situtación. Pertenecer a un país que, entre los industrializados, es el que más sufre de este mal no va a ser consuelo a nadie: el  0.1 % de su población en el 2007 tenía el mismo ingreso 220 veces mayor que el promedio del 90 % de la población más pobre; el 1% de los estadounidenses ganó 93 % de ingresos adicionales en el 2010 (después de la crisis del 2008) cuando se le compara al 2009 (Stiglitz cap. 1). Esto también se añade a otro mal a nivel global. De acuerdo con la organización Oxfam, 8 personas en el mundo ganan aproximadamente lo mismo que la mitad más pobre de la humanidad.

Aun antes del huracán y los estragos de las políticas austeras, Puerto Rico tenía un mayor grado de desigualdad económica por hogar que el estado más pobre de Estados Unidos, el Distrito de Columbia y el estado de Nueva York (Toro 38). La tasa de participación laboral es una de las más bajas del mundo (40 %), lo que lanza muy serias dudas en torno a la cifra de desempleo (noviembre de 2017) que solo atiende a aquellos que buscan empleos (10.8 %) (cifra del Bureau of Labor Statistics). Está demás decir que hay una cantidad considerable de personas que han optado por la emigración.

Aun antes del huracán María, gobiernos de los dos partidos mayoritarios optaron por proveer incentivos para atraer la inversión de ciertos millonarios, tales como John Paulson, quien participó en propiciar la debacle mundial del 2008. Esta estrategia económica no obtuvo resultado alguno a nivel macroeconómico y parece que lo que había detrás era la teoría reaganiana del goteo (trickle-down economics), una tesis 100 % libre de evidencia científica y que a nivel social ha logrado generar más desperdicio de riquezas por parte de las clases altas que beneficios sociales (Frank, The Darwin 158-160). La razón de ello radica en que el sistema capitalista libre de restricciones fomenta la competencia entre gente de clase alta en la que no gotea riqueza “hacia abajo”, sino más bien los costos. Mientras más gasten los de arriba, más gastan los de las clases sociales inferiores aunque estas no adquieran mayores ingresos. A esto se le conoce como “goteo de consumo” (trickle-down consumption) o “efecto del gasto” (expenditure cascade) (Bertrand y Morse; Frank, Falling Behind prefacio, cap. 1; Frank y Crook; Frank, Levine y Dijk).

Dado este hecho, no debería ser sorpresa que el puertorriqueño consume demasiado.  Barry Bosworth y Susan Collins señalan que esto se da en las esferas pública y privada (47). William J. Baumol reportó que para el 2004, los puertorriqueños gastaban cerca del 98 % de sus ingresos, algo que describió como un “love-affair with consumption” (74). Esto contrasta significativamente con países como Singapur, que tiene una política bastante agresiva de ahorro (40 % del ingreso nacional, Collado Schwarz 53). Gracias a estas medidas, cuando Singapur cayó en recesión económica por la debacle del 2008, pudo tomar medidas al respecto e invertir cerca de $14 mil millones en su recuperación. Los fondos provistos por el gobierno federal para el Plan para la Recuperación de Puerto Rico fue la mitad de esa cantidad (Collado Schwarz 28). Esto se debe a que debido a sus serias limitaciones fiscales, Puerto Rico tendía a utilizar dinero prestado para gastos recurrentes. El mal de la corrupción contribuyó a la debacle. Por ende, no había dinero para subsanar una depresión económica como la que sufrimos desde el 2006.

Este tipo de arreglo económico no puede remediarse si el país no logra conseguir la creación de más empleos debido a sus serias limitaciones comerciales cada vez más grandes dentro del contexto del ámbito internacional (véase nuestra discusión del estatus). Las transferencias otorgadas de parte del gobierno federal en Puerto Rico se destinan en parte a compensar por muchos de estos problemas estructurales que implica la presente relación territorial con los Estados Unidos, lo que nos condena a una situación de extrema dependencia.

Sin embargo, exacerbar el problema con una mayor desigualdad no beneficia a nadie. Aquí sugerimos el remedio propuesto por el economista Robert H. Frank de un impuesto por consumo distinto al que existe actualmente. Para Frank, se debería hacer un impuesto por consumo progresivo que reduzca el gasto excesivo que hay al tope de la sociedad y redistribuirlo en la forma de inversión en infraestructura, salud, educación, universidad, entre otros. Esta medida ayudará a matar varios pájaros de un tiro: reducirá el efecto del gasto, fomentará el ahorro, proveyendo a la banca dinero que posibilite la liquidez financiera y se contarían con mayores recursos para invertir (Frank, The Darwin 76-81). Joseph Stiglitz también ha sugerido remediar ciertas externalidades negativas vía impuestos por valor de terreno de una manera parecida a la sugerida por Henry George hace más de un siglo, aunque más abarcadora: se debe imponer también al uso de recursos naturales (cap. 8). Este tipo de impuesto es más efectivo en áreas urbanas.

Finalmente, tampoco debemos olvidar algo que el Centro para la Nueva Economía y varios economistas nos recuerdan: la necesidad de revaluar la política de exenciones contributivas. Los economistas no están seguros que muchas de estas exenciones y subsidios hayan rendido los frutos prometidos y que se ha creado todo un mercado de exenciones que beneficia a las multinacionales, pero no a Puerto Rico.
.

Brecha salarial

En cuanto a la desigualdad por género, en Estados Unidos se ha reducido significativamente hasta el punto en que ya ha quedado una brecha muy estrecha entre la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Esto significa que la mayoría de la diferencia de ingresos entre los hombres y las mujeres se debe a la libre selección de empleos por parte de las mujeres y el costo económico de dedicarse al cuido de los hijos. A medida que siga evolucionando la economía de ese país, se espera que la brecha de ingresos se reduzca todavía más.

Eso no significa que la discriminación contra las mujeres haya desaparecido, hay indicios de que permanece en ciertos círculos (e.g. Moss-Racusin et al). Sin embargo, hay mayor conciencia hoy de la necesidad de evaluar por mérito y no por aquello que esté entre las piernas. Ese ha sido el gran triunfo del movimiento feminista y de mujeres que han luchado por su espacio laboral.

En el caso de Puerto Rico, afortunadamente hemos seguido este patrón que se ha visto en muchos lugares del mundo. Sin embargo, con todo, economistas como el Dr. José Caraballo-Cueto, de la Universidad de Puerto Rico en Cayey y Eileen Segarra de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, han encontrado que aunque ha habido una reducción de la brecha salarial, y la mediana salarial de las mujeres supera a la de los hombres, todavía continúa existiendo. Esta discriminación se da en profesiones en las que abundan más las mujeres y las madres trabajadoras.

Los economistas aconsejan que para remediar algunas de estas situaciones hace falta enmendar la Ley de Igualdad Salarial para que también atienda casos de promociones a más altos puestos. También recomiendan la enseñanza de equidad de género en las escuelas públicas y privadas. Vale añadir a esta opinión que el marco teórico para esta enseñanza debe estar sujeta a una autocrítica a la luz del debate científico al respecto, ya que algunas de las discusiones que se contempla exclusivamente desde la perspectiva constructivista social sin mirar ciertos aspectos de la herencia genética y otros factores.
.

Educación

No me siento experto para aconsejar en el campo de la escuela primaria y secundaria. Sí limito mi comentario a indicar que el propósito de la educación de Puerto Rico solo se puede definir si hay un programa de país que le dé sentido. Dado que han habido personas competentes e incompetentes que han dirigido el Departamento de Educación con cada vez mayor dificultades, en la mayoría de los casos por razones político partidistas, lo que conviene en todo caso es rehacer el sistema. ¿Cómo? Allí los expertos dirán su parecer, pero dentro del marco de un programa que le provea dirección al país. En este escrito, espero proveer parte de ese marco.

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

En cuanto a la Universidad de Puerto Rico, este debería ser uno de los grandes protagonistas de cualquier impulso económico de nuestro país. Tiene intelectuales y científicos de primera categoría que nos ayudan a entender la situación actual y ofrecer alternativas al público.

En el presente, su estructura actual se presta a vaivenes político partidistas debido a la manera en que se nombran los miembros de la Junta de Gobierno y de cómo fluye la dinámica de poder político desde ese organismo hacia los departamentos.  Esto necesitaría una reforma universitaria integral más democrática en que haya una relación dialógica entre la esfera pública representada por la Junta de Gobierno y los universitarios: que los directores sean electos por sus departamentos, los decanos por sus respectivas facultades y los rectores por los senados académicos. Simultáneamente se debería dar mayor autonomía política y fiscal a los recintos y estructurar la universidad a la nueva realidad económica de Puerto Rico.

Por otro lado, debe haber una nueva actitud de la facultad universitaria para dirigirse al público, es decir, dar a conocer lo que puede aportar a sus regiones de servicio y al país. Varios de los recintos universitarios, además de proveer educación, también han sido fuentes de soluciones para varias comunidades en nuestro archipiélago. Sin embargo, siempre podemos ofrecer más. Es mediante la Universidad de Puerto Rico y universidades privadas que se podría mejorar considerablemente la provisión de alimentos modificados genéticamente sea por hibridación, selección artificial, mutagénesis, transgénesis o CRISPR-Cas9: para que rindan más, metabolicen más efectivamente los nutrientes de los fertilizantes (¡o produzcan sus propios nutrientes!) o que emitan menos gases de invernadero, etc. Aprendiendo del sector agroecológico también se puede combinar esto con la búsqueda de medios más eficientes de reciclaje de fertilizantes, técnicas de intercultivos, rotación de cultivos, técnicas de reducción de usos de pesticidas, técnicas de no talado, u otros. Esto ayudaría a construir unas bases firmes para una futura soberanía alimentaria en el verdadero sentido del término.

Ya están en pie programas de investigación y creación tecnológica de avanzada que el público desconoce por completo. La ignorancia de tales asuntos es de tal magnitud, que debido al mal académico del archipiélago de marfil (término acuñado por David Sloan Wilson), los académicos mismos no sabemos en absoluto lo que nuestros colegas de otros departamentos o facultades están haciendo. A pesar de que hay conciencia en la academia de que esto es así y que debería publicarse más efectivamente, se ha hecho muy poco para eso. Hace falta mayor agresividad en la diseminación de información al respecto, especialmente en las redes sociales. Por pura observación podemos percatarnos que los puertorriqueños están dispuestos a reproducir noticias que nos llenan de orgullo cuando hay logro en los deportes, en la tecnología, la medicina y las ciencias.

Las humanidades deben jugar un rol importante a la hora de aportar al país. El arte, el drama, el cine y la música reviven a un país en ocasiones deprimidas como esta, nos unifica culturalmente, nos vincula con el Caribe y es fuente de admiración para aquellos que nos visitan de todas partes del mundo. No va a haber recuperación económica si decae o muere su espíritu cultural y nacional.

La Universidad no puede limitarse a ser un instrumento de creación de capital destinado a migrar al extranjero. Eso es inevitable en un ambiente en que las oportunidades de empleo son escasas. Por ende, científicos sociales, expertos en administración de empresas y otros deberían buscar aquellos espacios del mercado, especialmente en cuanto a la llamada “economía del conocimiento” que podamos exportar y que brinde oportunidades de eslabonar el capital extranjero a la economía puertorriqueña, además de crear oportunidades para que florezca la economía local.

Finalmente, la Universidad puede ser un centro importante de cultura libre, fomentando la programación de software libre o de código abierto para las distintas necesidades del país. A la misma vez, debe promover incentivos para la creación de literatura libre y conocimiento abierto bajo licencias permisivas que puedan servir de referencia para los estudiantes y al país en general (e.g. libros de física, de filosofía y de economía bajo licencias de Creative Commons). Esto beneficiará a los estudiantes a la hora de invertir en libros impresos o electrónicos, ya que actualmente están siendo explotados por las editoriales comerciales multinacionales.  Además, se deberían digitalizar y publicar en el ciberespacio las tesinas, tesis de maestría y doctorales para que estén disponibles al público. Organizaciones como la Universidad Complutense de Madrid tienen, desde hace mucho tiempo, una política semejante. Se pueden establecer también ciertas políticas de colocar en línea todo producto artístico, musical, dramático o literario que desde hace años no se explotan comercialmente.
.

Predicciones (nota cínica)

Esta es mi lista de deseos para este año. Sé que casi nada de esto se cumplirá en absoluto:

  • En cuanto al estatus, el gobernador está determinado a utilizar la futura fracasada Comisión de la Igualdad. Así que este será el curso de acción divisivo del país, no una Asamblea de Status.
    .
  • “¡¿Reactor nuclear?!  ¡NO! No queremos un Fukushima en Puerto Rico.” Así saldrán las hordas ante la propuesta, sin evaluar la planta modular NuScale ni averiguar cómo compara con el famoso reactor de Japón. Solo quieren “las renovables”, lo que nos va a estancar en el consumo del gas para el futuro.
    .
  • En cuanto a la agricultura, fuera de permitir que las multinacionales experimenten con los transgénicos, el gobierno no tocará ese asunto ni con una vara larga porque la propuesta es altamente impopular. Pues, seguiremos perdiendo ante una feroz competencia en el mercado mundial ni proveeremos a nuestros agricultores la mejor tecnología posible para beneficiarles.
    .
  • Sobre el sistema de salud … pues, colapsará y a Dios que reparta suerte. Solo el universo sabe si en el futuro se hará una reforma de salud apropiada.
    .
  • Sobre la brecha salarial, la legislatura (especialmente la Cámara de Representantes) tiene un liderato cercano al fundamentalismo cristiano, no se fomentará la educación con perspectiva de género ni se ocupará de atender los problemas de ascenso de mujeres a puestos más altos.
    .
  • El compromiso que los partidos mayoritarios han mostrado hacia las élites de Puerto Rico le disuadirán de adoptar un impuesto por consumo progresivo y tampoco estará inclinado a una imposición por valor terrenal.
    .
  • La educación seguirá desorientada sin un programa de país y lo mismo ocurrirá con la Universidad de Puerto Rico, que es un microcosmos de lo que ocurre a nivel macro.

No me creo Rukmini, pero creo que acertaré en la mayoría de los casos. ¡Feliz Año Nuevo!
.

Referencias

American Council on Science and Health (ACSH). Food and You: A Guide to Modern Agricultural Biotechnology. ACSH, 2013. https://www.acsh.org/news/2014/03/24/food-guide-modern-agricultural-biotechnology.

Andreotti, G. et al. “Glyphosate Use and Cancer Incidence in the Agricultural Health Study”. Journal of the National Cancer Institute, vol. 110, núm. 5, 2018, djx233. doi: 10.1093/jnci/djx233.

Baumol, William J. “Comment”, en Collins, Bosworth y Soto-Class, pp. 70-75.

Bertrand, Marianne y Adair Morse. “Trickle-Down Consumption”. The Review of Economics and Statistics, vol. 98, núm. 5, 5 de dic. de 2016, pp. 863-879. doi: https://doi.org/10.1162/REST_a_00613.

Bertrand, Marianne, Claudia Goldin y Lawrence F. Katz. “Dynamics of the Gender Gap for Young Professionals in the Financial and Corporate Sectors”. American Economic Journal: Applied Economics, vol. 2, jul. de 2009, pp. 228–255. doi: 10.1257/app.2.3.228.

Bosworth, Barry P. y Susan M. Collins. “Economic Growth”, en Collins, Bosworth y Soto-Class, pp. 17-67.

Brookes, G. y P. Barfoot. “Environmental Impacts of Genetically Modified (GM) Crop Use 1996–2015: Impacts on Pesticide Use and Carbon Emissions”. GM Crops &
Food. vol. 8, núm. 2, 2 de mayo de 2017, pp. 117-147. doi: 10.1080/21645698.2017.1309490.

Caraballo-Cueto, José y Eileen Segarra. “Can Gender Disparities Persist in the First
Country with a Negative Gender Pay Gap?” [Working paper]. Journal of Economic Literature, marzo de 2017. doi: 10.13140/RG.2.2.35199.51364. https://www.researchgate.net/publication/319311645_Can_Gender_Disparities_Persist_in_the_First_Country_with_a_Negative_Gender_Pay_Gap.

Catalá Oliveras, Francisco. Elogio de la imperfección. Callejón, 2007.

—. Promesa rota: una mirada institucionalista a partir de Tugwell. Callejón, 2013.

Collado, Schwarz, Ángel. Soberanías exitosas. Seis modelos para el desarrollo económico de Puerto Rico. 3ra. ed., La Voz del Centro, 2010.

Collins, Susan M., Barry P. Bosworth y Miguel A. Soto-Class, editores. The Economy of Puerto Rico. Restoring Growth. Center for the New Economy / Brookings Institution P, 2006.

CONSAD Research Corp. An Analysis of Reasons for the Disparity in Wages Between Men and Women. Final Report. Department of Labor of the United States. 12 de ene. de 2009. https://www.shrm.org/hr-today/public-policy/hr-public-policy-issues/Documents/Gender%20Wage%20Gap%20Final%20Report.pdf

Dietz, James L. Historia económica de Puerto Rico. Huracán, 1989.

Du, Lisa y Wei Lu. “U.S. Health-Care System Ranks as One of the Least-Efficient”. Bloomberg, 28 de sept. de 2016. https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-09-29/u-s-health-care-system-ranks-as-one-of-the-least-efficient.

Frank, Robert H. The Darwin Economy. Liberty, Competition and the Common Good. Princeton UP, 2011.

—. Falling Behind. How Rising Inequality Harms the Middle Class. Ed. Kindle, U California P, 2013.

Frank, Robert H. y Phillip Crook. The Winner-Takes-All Society. Why the Few at the Top Get So Much More Than the Rest of Us. Penguin, 1996.

Frank, Robert H., Adam Seth Levine y Oege Dijk. “Expenditure Cascades”. Review of Behavioral Economics, vol. 1, núms. 1-2, 15 de ene. de 2014, pp. 55-73. doi: 10.1561/105.00000003.

Goldin, Claudia. “A Grand Gender Convergence: Its Last Chapter”. American Economic Review, vol. 104, 4, 2014. pp. 1091–1119. doi: 10.1257/aer.104.4.1091.

Irizarry Mora, Edwin. Economía de Puerto Rico: evolución y perspectivas. Thomson, 2001.

ISAAA. Brief 52: Global status of Commercialized Biotech/GM Crops: 2016. The International Service for the Acquisition of Agri-biotech Applications, 2016.

Klümper, W. y M. Qaim. “A Meta-Analysis of the Impacts of Genetically Modified Crops”. PLoS ONE, vol. 9, núm. 11, e111629, doi: 10.1371/journal.pone.0111629.

Lacadena, Juan-Ramón. Genética y bioética. U Pontificia Comillas / Desclée de Brower, 2002.

Moss-Racusin, Claudia A. et al. “Science faculty’s subtle gender biases favor male students”. Proceedings of the National Academy of Sciences, vol. 109, núm. 41, 9 de oct. de 2012, pp. 16474-16479. doi: 10.1073/pnas.1211286109.

Mulet, J. M. Comer sin miedo. Destino, 2014.

—. Transgénicos sin miedo. Destino, 2017.

Nicolia, A. et al. “An Overview of the Last 10 Years of Genetically Engineered Crop Safety Research.” Critical Reviews in Biotechnology, vol. 34, núm. 1, 2014, pp. 77-88. doi: 10.3109/07388551.2013.823595.

Oxfam. Oxfam Briefing Paper: An Economy for the 99%. https://www.oxfamamerica.org/static/media/files/bp-economy-for-99-percent-160117-en.pdf.

Paarlberg, R. Starved for Science: How Biotechnology Is Being Kept Out of Africa. Ed. Kindle, Harvard UP, 2008.

Pérez, Ibrahim. La salud no tiene precio. Deportiva CAIN, 2007.

Qaim, M. y S. Kouser. “Genetically Modified Crops and Food Security”. PLoS ONE, vol. 8, núm. 6, 5 jun. 2013, e64879. doi: 10.1371/journal.pone.0064879.

Rodríguez Beruff, Jorge. Strategy as Politics: Puerto Rico on the Eve of the Second World War. EU de Puerto Rico, 2007.

Rodríguez Beruff, Jorge y José L. Bolívar Fresneda, editores. Island at War: Puerto Rico in the Crucible of the Second World War. UP of Mississipi, 2015.

Segarra Alméstica, Eileen V. What happened to the distribution of income in Puerto Rico during the last three decades of the XX Century? A statistical point of view. http://economia.uprrp.edu/ensayo%20129.pdf.

Seufert, V., N. Ramankutty y J. A. Foley. “Comparing the Yields of Organic and Conventional Agriculture”. Nature, vol. 485, 10 de mayo de 2012, pp. 229-232. doi: 10.1038/nature11069.

Sinn, Hans-Werner. “Buffering Volatility: A Study on the Limits of Germany’s Energy Revolution”. European Economic Review, vol. 99, oct. 2017, 130-150. doi: 10.1016/j.euroecorev.2017.05.007.

Smith, Adam. The Wealth of Nations. Taylor Media, 2010.

Smith-Spangler, et al. “Are Organic Foods Safer or Healthier than Conventional Alternatives?: A Systematic Review”. Annals of Internal Medicine, vol. 157, núm. 5, sept. 2012, pp. 348-366. doi: 10.7326/0003-4819-157-5-201209040-00007.

Stiglitz, Joseph E. The Price of Inequality: How Today’s Divided Society Endangers Our Future. Ed. Kindle, W. W. Norton, 2013.

Toro, Harold. “Inequality in Puerto Rico. Facing the Challenges”. ReVista. Harvard Review of Latin America, vol. 7, núm. 3, primavera 2008, pp. 37-41.

Van Eenennaam, A. L. y A. E. Young. “Prevalence and Impacts of Genetically Engineered Feedstuffs on Livestock Populations”. Journal of Animal Science, vol. 92, núm. 10, 20 de nov. de 2014, pp. 4255-4278. doi: 10.2527/jas.2014-8124.

Weisskoff, R. y E. N. Wolff. “The Structure of Economic Inequality in Puerto Rico”. Journal of Development Economics, vol. 9, núm. 2, oct. 1981, pp. 205-228. doi: 10.1016/0304-3878(81)90037-7.