Opinión: La AEE y la privatización

Logo - Autoridad de Energía Eléctrica

Logotipo de la Autoridad de Energía Eléctrica

En días recientes, el mundo entero, desde el Weather Channel, pasando por los periódicos principales de Estados Unidos hasta Rusia todo el mundo ha sido testigo del mal manejo (por ponerlo diplomáticamente) del contrato de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con Whitefish. Dicho documento insólito está ahora bajo investigación en el Congreso de Estados Unidos.

Todo este escándalo ocurre cuando han pasado más de cuarenta días y gran parte del país no tiene electricidad, algo que da testimonio de dos cosas: del grado del azote del huracán María y de la inexplicable negligencia del gobierno estatal y del federal en atender ese y otros problemas. Esto no ha pasado inadvertido a los ojos de distintas personas conocidas a nivel internacional, desde periodistas de ciencias como Carl Zimmer hasta celebridades tales como Kim Kardashian y Cher (especialmente, en relación a las aserciones de nuestro gobernador).

Ante tanta incompetencia de todos lados, los puertorriqueños sienten dolor y resignación. No importa a dónde uno vaya, si al colmado Econo, a las guaguas “pisicorre” o a Plaza las Américas, uno ve un rostro de tristeza en la gente en cuyas conversaciones no faltan las preguntas: “¿Te llegó el agua? ¿Te llegó la luz?” Además, en medio del sudor por las noches, las picaduras de mosquitos y la incomunicación por falta de señal telefónica o Internet, reina el desánimo. El aliento inicial que nos ofrecía la frase: “Puerto Rico se levanta” ha sido sustituido por el cinismo. Es en este ámbito que es perfectamente comprensible la convicción de ciertas personas inmersas en el olor del asfixiante diesel y en el ruido del generador del vecino, de que deberían privatizar la AEE.

¿Debería ser así?

Me acuerdo de los días en que no tenía carro y solía tomar la guagua de la ruta 1 para ir de Río Piedras a San Juan. Durante esos días se había desatado todo un debate político en torno a la posible privatización de la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA). Lo que se hizo eventualmente fue privatizar la ruta 1, algo que costaría considerablemente más que los usuales 25 centavos. Esta ruta cayó en manos del Metrobús y, efectivamente, cobró más. Al inicio, el mayor pago implicaba mayor dolor en el bolsillo. Sin embargo, lo que resultaba interesante es que a medida que pasaba el tiempo, ese mayor gasto me importaba cada vez menos. ¿Por qué? No era un asunto de hábito, sino otro elemento. La ruta funcionaba mejor que antes: pasaba casi religiosamente cada media hora (a veces en pares), era eficiente, fiable y llegaba casi siempre a tiempo a su destino. En otras palabras, había un sentido de que el mayor pago rendía.

Ante esto, algunos de ustedes pensarán que ahora hablaré a favor de la privatización. Nada más lejos de la verdad. Solo lo menciono para señalar que dicha medida no debe descartarse en principio, sino más bien debería haber más prudencia en cuanto al tema, especialmente midiendo los beneficios de ciertas corporaciones públicas con el servicio que estas rendirían en manos privadas, sin excluir otras alternativas: la cooperativización o la administración por parte de empleados, entre otras.

La privatización de la Telefónica de Puerto Rico (PRT), ahora en manos de Claro, ha tenido resultados mixtos. Por un lado, la empresa ha tenido que competir con otras que se encuentran hoy en el mercado de móviles y en este renglón (en general) la libre selección ha beneficiado a los puertorriqueños. Desgraciadamente, en cuanto a las líneas telefónicas de la PRT, forjaron un monopolio. En cuanto a su servicio de Internet, estaba a punto de someterse a la competencia del ahora fenecido servicio cibernético de PrepaNet. Allí perdió Puerto Rico. Los sindicatos de la PRT tampoco tuvieron las mismas relaciones obrero-patronales como efecto de la venta.

Promesa rota

El libro Promesa rota de Francisco A. Catalá Oliveras

Cuando reflexionamos al respecto, debemos tener en cuenta que las corporaciones públicas tienen una función social importante. Aquí les invito a leer el libro Promesa rota: una mirada institucionalista a partir de Tugwell, del distinguido economista Francisco Catalá Oliveras y publicado por Ediciones Callejón. El gobernador Rexford G. Tugwell solía tomar una postura keynesiana de línea dura que usualmente movía a sus adversarios a acusarle de comunista. Fue gracias a Tugwell, los intereses del entonces Partido Popular Democrático (PPD) con Luis Muñoz Marín en el senado y los intereses de la Marina estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, que se crearon las corporaciones públicas y se pusieron los servicios básicos en manos del estado. Esto permitió la electificación de muchas de las áreas rurales, algo que ayudaba a mejorar la calidad de vida de los puertorriqueños del siglo XX. Este suceso posibilitó también a la industrialización de Puerto Rico, cuyas bases contributivas Tugwell llegó a cuestionar (con mucha razón). No es que no hubiera energía eléctrica en el país antes de la Autoridad de Fuentes Fluviales (1941). sino que solo operaba en las áreas urbanas (donde había mucha mayor demanda efectiva) y no se veía rentable extender la cablería eléctrica a áreas del campo y las montañas. Como bien señala Catalá en su libro, muchas de las explosiones de prosperidad del sector privado desde entonces han sido posibles gracias a las inversiones del estado como la AEE.  Lo mismo ocurrió décadas después bajo el gobierno de Rafael Hernández Colón  cuando adquirió de la PRT. Con esta infraestructura extendida y sólida no es sorpresa que las compañías locales y foráneas encontraran a nuestro archipiélago un lugar propicio para la inversión de alta intensidad capital. Aun con todos los pesares presentes de estas compañías públicas, nos beneficiamos todos los días de esos frutos del estado benefactor de mediados del siglo XX.

Sin embargo, en la medida que el bipartidismo ha ido arraigándose en el país, el fantasma de la privatización comenzaba a merodear en la mente de los boricuas. Iróncamente, fue bajo la última década que gobernó Hernández Colón, que se gastó dinero público en la propaganda para vender la PRT, supuestamente para usar esas ganancias para beneficiar las escuelas públicas. ¿Se acuerdan de las tirillas de Fortunata?

Luego, bajo los dos términos del Dr. Pedro Rosselló se vendieron corporaciones y facilidades públicas a diestra y siniestra, algo que coincidía con la fiebre del neoliberalismo que arropaba a los países del mundo tras el fin de la Guerra Fría. Se podría decir que gran parte de estas medidas fueron desastrosas, como la venta de CDTs, de hospitales en la ruralía y el colocar la administración de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) en manos de Ondeo, En algunos casos, el gobierno se vio en la necesidad de readquirir algunos de los edificios, y en otros hubo cierres. El gobierno tuvo que retomar la administración de la AAA tras dos años de mala administración por parte de Ondeo. Todo esto conllevó un costo altísimo para los puertorriqueños (que contribuyó a nuestra debacle económica), aportó al deterioro de los servicios básicos y el desgaste de la confianza en el gobierno.

¿Es buena la privatización? ¿Es mala la privatización? Depende. Como en toda medida de política pública, hay que tomar los asuntos por caso y no adoptar posiciones simplistas y universalistas: que todo tiene que estar en manos del gobierno o todo tiene que estar en manos privadas. El acercamiento casuístico, que exige examen crítico de dichos casos, es medular para cualquier análisis, especialmente cuando se quiere hacer estudio honesto de lo que funcionó o no de cada ocurrencia

No obstante esto, es menester recordarle al público lo que el lingüista y crítico social Noam Chomsky (con quien diferimos en muchas cosas) suele decir:  “La privatización no significa que se va tomar una institución pública y se le va a dar a una persona amable. Se toma una institución pública y se le da a una tiranía que no rinde cuentas (al público).” El primer deber fiscal y jurídico de cualquier corporación es a sus accionistas, no al público. El éxito o no de una compañía de contribuir al bienestar del público solo dependerá en la medida que el gobierno cree las condiciones que limitan sus externalidades y maximizan su servicio.

Hoy día, la confianza pública en que el gobierno lleve a cabo las restricciones debidas al sector privado se encuentra bien lacerada. Para recuperar esa seguridad en las instituciones públicas, hace falta la transparencia. Hoy más que cualquier otro momento, gozamos de suficiente tecnología para ello: dentro de lo razonable, estos contratos deberían estar disponibles en línea para el escrutinio y la mayor fiscalización del gobierno por parte del público.

A corto plazo, la AEE es para todos los efectos prácticos un monopolio público que, de venderse, se tornaría en un monopolio privado. Por el escándalo de Whitefish y por la falta de capital del gobierno para poder mantenerlo, puede ser que pronto se encuentre en el mercado para su compra por parte del mejor postor. Es indudable que con su privatización aumentará el costo de la electricidad, particularmente para pagar su deuda. Esto repecutirá en todas las esferas económicas por lo costoso que sería operar en Puerto Rico y desincentivará la inversión privada. La emigración que resultaría de ello seguiría desinflado numéricamente la población del país, lo que contribuiría a la espiral descendiente de la economía, el empobrecimiento de gran sector del pueblo y empeoraría el trecho entre gente adinerada y los pobres. La falta de interés por parte del gobierno federal de atender los problemas apremiantes de Puerto Rico no nos conduce a un panorama optimista.

La privatización ha probado no ser una vara mágica para resolver en principio problemas sistémicos de corporaciones públicas, pero nos enfrentamos a eso. Podría aliviar ciertos síntomas que han resultado del bipartidismo y la politización de la AEE. Por otro lado, el desánimo de los puertorriqueños ha hecho que muchos respondan con la frase cotidiana: “¡Que se chave!”, pero como dice la gente en los países angloparlantes: “Be careful what you wish for. You may get it.”

Advertisements

Breve respuesta a planteamientos a artículo en torno a los huracanes y el HAARP

haarp_irma

Algunas personas atemorizadas que han leído nuestro artículo sobre el HAARP han querido aferrarse (no importa qué) a su convicción de que el gobierno estadounidense está detrás de la formación de Harvey y de Irma o del desvió de su curso.

También hablan de cómo Michio Kaku reveló que el gobierno estaba experimentando con la atmósfera mediante el HAARP, algo que se puede constatar como FALSO al ver el vídeo en cuestión y una mentira más para llenar de miedo a un pueblo que necesita más de la solidaridad en medio del desastre y una crisis fiscal que de los temores fabricados en las redes sociales.

Primera Hora también ha añadido irresponsablemente a la histeria con un artículo mal informado en torno al tema de la experimentación con el clima. Sorprendentemente, cita al detestable comentarista Rush Limbaugh (cuyo saber científico converge a cero), indicando que lo de Irma es una falsa alarma porque las empresas como Home Depot (no lo dice por nombre, pero claramente lo alude) utilizan a los huracanes como táctica de mercadotecnia para vender más en esta temporada. Claro, a Primera Hora se le olvidó que hasta Limbaugh tuvo que desalojar su hogar en Florida para protegerse de lo que él consideraba una mera ficción. También cita a activistas que hasta hoy no han podido demostrar científicamente que los llamados “chemtrails” sean otra cosa que producto de la condensación de agua (contrails) por el paso de aviones. Todos los intentos de detectar los supuestos químicos de los llamados “chemtrails” han sido en vano y hoy día el consenso científico es que lo único que hay son “contrails“, los “chemtrails” no existen.

A pesar de eso, se nos pide que “mantengamos la mente abierta” a la posibilidad de que los gobiernos controlen los meteoros en cuestión. Sin embargo, aunque hay evidencia de que en el pasado Estados Unidos (y vale decir, otras potencias) han experimentado con su propia población (e.g. el experimento de Tuskegee, Alabama), ese NO es el caso ahora. La evidencia es clara de que Estados Unidos y su élite están perdiendo muchísimo capital y recursos por estos dos fenómenos atmosféricos. El HAARP ha cerrado operaciones desde el 2014 y no tiene nada que ver con esto ni con el desvío de los huracanes. Especialmente cuando los modelos europeos pudieron predecir casi a la perfección la trayectoria de ambos huracanes sin suponer intervención alguna de los gobiernos mundiales. Las trayectorias de Harvey, Irma y José se pueden explicar totalmente a partir de las variables atmosféricas. Es más, la NOAA estadounidense (que es parte del gobierno que supuestamente los controla) no ha podido hacer predicciones tan acertadas, no porque su ciencia sea mala, sino porque el gobierno federal bajo el Presidente Trump le han recortado fondos, que a simultáneamente le impide tener datos completos a su disposición, por lo que no puede crear modelos más acertados.

Christopher Hitchens

Christopher Hitchens (1949-2011). Foto cortesía de Fri Tanke. CC-BY 3.0.

Ahora bien, si se quiere insistir en que Estados Unidos controla la atmósfera terrestre, le toca *a los que postulan esta hipótesis* demostrar que eso es lo que está ocurriendo. TIENEN que usar evidencia científica SÓLIDA y validada por los expertos. Hasta que eso no ocurra, nos acogemos a la Navaja de Hitchens, instrumento intelectual imprescindible de todo escéptico.

Navaja de Hitchens:  Aquello que se afirma sin evidencia, puede descartarse sin evidencia.

¿Gracias al HAARP?

 

haarp_irma

El huracán Irma ha creado estragos en el Caribe y afectado a Puerto Rico en muchos aspectos.  Los vecinos de La Perla fueron desalojados, Culebra está devastada, muchas áreas se inundaron, no hay electricidad y agua en muchos lugares. Es una fortuna que no haya pasado el ojo, debido a que los vientos a su alrededor se fortalecieron hasta el punto de alcanzar las 185 millas por hora.

Durante este momento en que el pueblo necesita nuestra solidaridad, no falta quien encuentre una ocasión propicia para hablar del famoso programa del HAARP y la posible influencia estadounidense con ese remedio para evitar que ocurrieran estragos mayores en Puerto Rico.  Jay Fonseca fue uno de ellos:

Al menos el entrevistado por Fonseca desmintió esa convicción y, para ser justo, el mismo anfitrión tenía dudas en torno al tema. Solo preguntaba porque “la gente lo dice por ahí”.  Sin embargo, el mero hecho de plantearlo refleja que hay leyendas urbanas que continúan vagando en la mente de los puertorriqueños en torno al tema, tal como pude constatar en Facebook cuando vi esto:

Un artículo posteado en Facebook sobre los huracanes Harvey e Irma y el HAARP

Un artículo posteado en Facebook sobre los huracanes Harvey e Irma y el HAARP

¡Ojalá el Lcdo. Fonseca tuviera exactamente la misma actitud escéptica en temas tales como la supuesta (y frecuentemente desbancada) hipótesis de que las vacunas causan autismo, o de alegaciones hartamente demostradas falsas como la conexión entre los OGMs y el glifosato con el cáncer o el autismo! Sencillamente, no ha habido incremento en la tasa del trastorno del espectro autista (TEA) en todos estos años, como la evidencia científicamente cualificada ha mostrado una y otra vez.

¿Puede Estados Unidos “controlar” la atmósfera terrestre con el HAARP? ¿Puede ser posible que haya utilizado el HAARP en Puerto Rico para desviar a Irma?  La contestación a ambas preguntas es “no”. El problema es que a la hora de hacer nuestro análisis, los puertorriqueños somos bien “ombliguistas”: miramos exclusivamente lo que nos sucede en nuestro archipiélago.  Si vemos un panorama mucho más amplio y con un poco más de razonabilidad, veremos que tal hipótesis sobre el HAARP no tiene sentido alguno. Piénselo:

Para efectos del argumento, partamos de la premisa de que Estados Unidos puede controlar la atmósfera utilizando el HAARP y que desvió a Irma gracias a ese mecanismo.  Sin embargo, ha sido totalmente incapaz de desviar al huracán Harvey, que ha perpetrado tal cantidad de daños que hubo un riesgo real de que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) se quedara sin dinero este mismo fin de semana. Parece también que Irma penetrará a Florida según la trayectoria prevista. ¿Es que el gobierno estdounidense ama más a Puerto Rico que a sus propios ciudadanos hasta el punto de quebrar una agencia y gastar miles de millones de dólares en el mismo territorio continental? Como indicó un querido amigo en Facebook, ¿no sería mucho menos costoso para los Estados Unidos rescatarnos de nuestra deuda? ¿Es el gobierno federal tan incompetente que con el HAARP defiende su colonia para atacarse a sí mismo (una especie de harakiri nacional)?

Para mí, lo que es más interesante es que la misma gente que dice que las fuerzas militares estadounidenses desviaron a Irma con el HAARP es la misma que sostiene que este sistema de antenas es un “proyecto genocida” contra los puertorriqueños. ¡Sí! Nada mejor para aniquilar a los puertorriqueños que evitar que sufran vientos huracanados.

Con esto no queremos decir que no ha habido experimentación alguna por parte del gobierno federal en relación con el clima.  En Puerto Rico han habido experimentaciones al respecto, pero extremadamente lejos de ser proyectos “genocidas”.  Es más, si ese es todo el propósito del gobierno de los estadounidenses, realmente han sido un solemne fracaso en cuanto a esa tarea.  Como he mostrado en otro lugar, en el 2015 (las estadísticas más recientes a las que he podido acceder), el promedio de expectativa de vida de los puertorriqueños superaba al de los estadounidenses.

Promedio de Expectativa de Vida - Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida - Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

 

¿Qué es el HAARP?

Las antenas del HAARP en Alaska

Las antenas del HAARP en Alaska

El HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program) es un proyecto militar de Estados Unidos que involucra a la Marina estadounidense, la Fuerza Aérea y la the Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés). Además, ha recibido la aportación a su proyecto por parte de la comunidad científica y de centros académicos de reputación,

Por el momento, estas antenas forman parte de un sistema de radares en Alaska que interactúan con la ionósfera.  Un proyecto semejante existe en Puerto Rico, específicamente el famoso Observatorio de Arecibo.  El proyecto es parecido al HAARP de Alaska, pero no es para “controlar el clima” o “controlar las condiciones del tiempo”, sino uno que existe  con el fin de estudiar la ionósfera y sacar ventaja científica o militar de la información.  En Alaska, se experimentan las hermosas auroras borealis, productos de plasmas en el viento solar y su interacción con la ionósfera. En Puerto Rico y en otras regiones del mundo, tenemos una experiencia con ionósfera y la magnetósfera distinta.

¿Qué hace el HAARP exactamente?

Pues, para poder comprender las capacidades del HAARP, quisiera comenzar utilizando este vídeo:

Lo que dice el militar en este vídeo es cierto y no hay disputa al respecto. ¡Claro está!  Como el oficial militar Walker mencionó las palabras mágicas…

controlamos la ionósfera. [Añada risa malvada militar en este espacio]

… algunas personas hacen el brinco para decir que controlan “las condiciones del tiempo” (weather) o que el HAARP “controla el clima” (climate).  No, aunque así lo alegue el título del vídeo.  En la Universidad de Stanford hay precisamente información en torno al control de la ionósfera.  Una vez más, la gente lee el título de la información (Experiments with the HAARP Ionospheric Heater) y piensa que tiene que ver con el control del clima.  Sin embargo, cuando de hecho leemos el contenido lo que dice es algo bien distinto.

Para comprender bien de qué estamos hablando, la pregunta de rigor es, ¿qué es la ionósfera y por qué se quiere controlar? Veamos.

La siguiente imagen representa los diferentes estratos de la atmósfera terrestre.

Diferentes estratos de la atmósfera terrestre

Diferentes estratos de la atmósfera terrestre (Imagen cortesía del NOAA)

Nosotros interactuamos con la tropósfera. De hecho, el gran problema del calentamiento global se da debido a la acumulación de bióxido de carbono y gases de invernadero a este nivel.  Más allá de la estratósfera y la mesósfera, ustedes pueden ver la termósfera y la exósfera. La ionósfera comprende la termósfera y algunas regiones de la mesósfera y la exósfera.

Aurora captada por la Estación Espacial Internacional.

Aurora captada por la Estación Espacial Internacional.

Se le conoce como la ionósfera porque es la parte de nuestra atmósfera que es ionizada por el sol constantemente.  De hecho, cuando hay tormentas solares y cantidades significativas de plasma (gas ionizado) llegan a la Tierra gracias a los vientos solares, su interacción la ionósfera produce el hermoso fenómeno de la aurora borealis. Desgraciadamente, esto también puede dañar nuestros satélites y cablería eléctrica (pero ese es un tema para otra ocasión).

El hecho de que la ionósfera sea bombardeada por el sol revela unos cuantos factores en torno a esa capa atmosférica. Una de los detalles es que durante la noche la ionósfera gradualmente decrece debido a su falta de interacción con el viento solar, solo para ser rellenada al día siguiente gracias al sol. Esto ocurre especialmente en las capas inferiores de la ionósfera.

Ya que aclaramos eso, podemos entender un poco más claramente cuál es el propósito del HAARP. Estas antenas interactúan con la ionósfera concentrando ondas en puntos de esta capa atmosférica cuando aumenta o decrece para conocer sus propiedades y su posible utilidad. El HAARP tiene la capacidad de enviar ondas de muy baja frecuencia (VLF por sus siglas en inglés) o de extrema baja frecuencia (ELF por sus siglas en inglés) con el propósito de producir radiación modulada y calentarla. Este factor ha despertado la teoría popular de que el HAARP está produciendo el calentamiento global que tanto nos aqueja.  Sin embargo, hay dos factores que hay que tener en mente:

  1. La primera vez que se propuso la teoría del calentamiento global fue a raíz del descubrimiento de la capacidad que tiene el bióxido de carbono de retener calor. Su asociación con los sistemas atmosféricos fue propuesta primero por Thomas Chrowder Chamberlin en 1899 en un artículo poco conocido por el público titulado “Un intento de enmarcar una hipótesis tentativa con base atmosférica de la causa de periodos glaciares.”  Durante varios años algunos científicos comenzarona trabajar en el tema para saber si realmente existía un fenómeno de calentamiento gradual de la Tierra.  Ya a principios de los años setenta, la evidencia acumulada empezaba a mostrar claramente la tendencia al incremento de la temperatura de la Tierra, aunque dicha posición todavía no se había convertido en el consenso científico.  Sin embargo, esta perspectiva era lo suficientemente sofisticada como para predecir que de 1972 al 2000 incrementaría anualmente la temperatura promedio de la Tierra (Sawyer, 1972). Para el 1990, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático presentó su primer informe en relación con toda la evidencia de décadas de lo que hasta hoy es el consenso de la comunidad científica: el calentamiento global es antropogénico. En otras palabras, el calentamiento global comenzó mucho antes de que se creara el HAARP (1990).
    .
  2. Lo segundo que hay que tener en cuenta es que el calentamiento que ocurre en la ionósfera no es absorbido por la tropósfera, sino que a lo sumo su calor se disipa en el espacio. Dado este hecho, es imposible que el HAARP contribuya al calentamiento global.  Es más, aun si fuera así, su aportación al calor total del planeta sería casi como dejar caer una molécula de agua en el Océano Pacífico.

Volvamos al escrito del Grupo VLF de la Universidad de Stanford y que está disponible en línea.  (Es interesante percatarse cómo mucha gente argumenta que las operaciones del HAARP son secretas, mientras que sus resultados están ampliamente disponibles en el ciberespacio). De acuerdo con la página de su portal, el experimento con la alteración de la ionósfera vía VLF y ELF ha logrado unos cambios en la ionósfera que … y cito:

… can still produce subtle changes that can be detected with sensitive instruments.

La clave aquí es la palabra “detección con instrumentos sensitivos”. La idea del grupo de trabajo es  emitir ondas ELF  para alterar la ionósfera de tal manera que pueda ser detectada por otros receptores. De hecho, según la página, algunas de estas frecuencias pueden escapar al espacio y pueden utilizar los “ductos de plasma” para ampliarlas de tal manera que sus ondas puedan ser detectadas por receptores al otro lado del globo terráqueo.

Si todo esto suena peculiar, especialmente en lo que concierne a las comunicaciones están en lo correcto. El Grupo VLF no está sugiriendo a ningún nivel que puede cambiar el clima o el estado del tiempo, sino que busca la manera de cómo utilizar la ionósfera y la magnetósfera para enviar mensajes de una parte del globo a otra mediante una frecuencia extremadamente baja. ¡Eso es todo! Otras universidades que han utilizado facilidades como el HAARP o el mismo Observatorio de Arecibo, hacen experimentos semejantes con la ionósfera para con fines semejantes.

En el caso de los militares, esto facilitaría también la detección a muy baja frecuencia de cualquier amenaza para los Estados Unidos, no solo proyectiles de naciones enemigas, sino también sobrevuelos o embarcaciones no autorizadas. Sin embargo, su uso del sistema es principalmente para propósitos de comunicación. Eso no solo facilitaría intercambio de información a muy baja frecuencia (tanto como 1 Hz) entre bases estadounidenses por toda la esfera terrestre, sino que potencialmente facilitaría en cierta medida conducir y detonar proyectiles en cualquier parte del mundo y orientar a las navegaciones de aviones, submarinos y naves de acuerdo a la situación que se encuentre. Tal uso de la ionósfera no tendría efecto alguno en el clima ni en el estado del tiempo terrestre, debido a que … como ya indicamos … ningún cambio de esta índole en la ionósfera afecta la tropósfera.

En un momento dado, la Marina de los Estados Unidos quería establecer en Puerto Rico un sistema HAARP cuyo objetivo —decían ellos— era el de detectar aviones o embarcaciones traficantes de drogas, algo al que muchos en Puerto Rico muchos se opusieron. Tal vez esta fue la razón por la que, décadas más tarde, se empezó a utilizar el Observatorio de Arecibo con propósitos parecidos al del HAARP, pero no para la guerra contra las drogas..

Arecibo_Observatory_Aerial_ViewSin embargo, cuando se mira atentamente la actitud de los militares ante esta tecnología, parecería que el interés de Estados Unidos por este tipo de radar se ha reducido a un mínimo. Mientras aquí nos volvimos paranoicos porque Estados Unidos supuestamente utilizó un “proyecto genocida” para salvar a los puertorriqueños de un huracán, no hay una percatación de que el proyecto de Alaska finalizó en el 2014. ¿No me creen?  Pues vean de nuevo el vídeo que colocamos arriba. Otra señal de ello es el poco interés del gobierno estadounidense de mantener vivo el Radiotelescopio de Arecibo, proyecto que los puertorriqueños y algunas academias de Estados Unidos hemos movido cielo y tierra para que no cierre, tal como hemos discutido en este blog.

… Pero Michio Kaku dijo que con el HAARP se controla la tropósfera

¡¿De verdad?! ¿Él lo dijo?  …  Veamos si es cierto.

¡Wow! Tanto escándalo para que el Dr. Kaku no diga absolutamente nada acerca del HAARP.  De hecho, el sistema de antenas del que estamos hablando no emite rayos láser.  Además, él mismo afirma que los gobiernos aparentemente intentaron utilizar rayos láser para ver si podían utilizarlos para alterar el medio ambiente con fines militares … pero la evidencia no es concluyente.  El alegato de que el Dr. Kaku afirma que el gobierno federal usa el HAARP para alterar el clima no pasa de ser una descarada fabricación de los llamados “medios alternativos”.

En esta etapa, la pregunta no es si el gobierno federal está mintiéndole a la gente. En fin, un buen número de academias y universidades de prestigio y el público en general pueden acceder tanto a las facilidades como a la información obtenida del HAARP. No hay documento alguno clasificado o escondido por el gobierno estadounidense en torno a estas antenas. El gobierno no puede mentir sin ser desmentido prontamente por personas e instituciones que conocen muy bien esta tecnología. Los llamados “medios alternativos” son los que parecen padecer de la compulsividad al engaño y a la exageración, tal como hemos visto con su alegato en torno al Dr. Kaku.

Entonces, ¿de dónde vienen estas teorías conspiratorias?

Como diría Cantinflas, “¡Ahí está el detalle!”  Quienes promueven la idea de que el HAARP “controla las mentes”, “provoca terremotos”, “causa huracanes”, etc., son gente que no tiene la mínima idea de lo que está diciendo ni son profesionales que están trabajando aunque sea lejanamente esa especialidad.  Son “expertos” entre comillas.

Nota aparte:  Debido al alto nivel de popularidad de la creencia en estas visiones erradas del HAARP, estoy dispuesto a hacer una apuesta de que YouTube tiene más poder sobre las mentes del público que el gobierno federal supuestamente tiene vía el HAARP.

Un individuo de estos es Nick Begich, cuyo doctorado es en medicina alternativa y que no tiene valor alguno porque fue obtenido en una institución desacreditada, la Open International University (India). Él autopublicó un libro científicamente insostenible titulado Angels Don’t Play This HAARP y que fue el que inició todas estas teorías conspiratorias:  alegaba que el HAARP podía provocar cambios atmosféricos, terremotos, huracanes, etc.  En este libro se halla la raíz de todo lo que se repite ad nauseam en las redes sociales.

Otros de los “expertos” que ayudaron a diseminar este mensaje es Benjamin Fulford y su colega David Wilcock, quienes afirman la existencia de una conspiración sionista antijudía (¿con qué se come eso? … por favor, no me pregunten) para dominar el mundo y que el HAARP es un instrumento para causar terremotos. Fulford alega que a él se le acercó un ninja profesional moderno, que a su vez era masón perteneciente a una organización oriental internacional, para obligarle a formar parte de sus filas y ser su portavoz ante las Naciones Unidas …

…¡Un ninja masón!…

Ninja Masónico

¡¡¡¡UN FRIGGIN’ NINJA MASÓN!!!!

…  Afirma también que George Bush hijo, el Papa Benedicto XVI, Henri Kissinger, el Príncipe Charles, David Rockefeller y otros más ordenaron un terremoto a Japón, el que causó el desastre de Fukushima. También utiliza como referencia para sus investigaciones a Alex Jones e InfoWars …  ¡¿Necesito decir más?!

Si sigo con la lista de gente que supuestamente “sabe” del tema, la cosa no mejora mucho. Estas y otras personas, muy especialmente el Sr. Fulford, son las fuentes de todos los alegados males del HAARP.  ¿Están ustedes dispuestos a escucharles?

Si el alegato suena “lógico” para el público promedio, solo tengan en cuenta de que no todos sabemos de todo en ciencias y que lo que usualmente ocurre es que si ignoramos un área del saber, podemos errar en nuestro parecer.  En vez de decir la verdad, lo que hace esta “información alternativa” es explotar la ignorancia del público para crear artificialmente opinión pública en torno a un asunto que no es problema real.

Tenemos científicos expertos en el área, muchos de ellos independientes, que han trabajado con el HAARP. Para todos los efectos ninguno dice que estas antenas tienen efecto alguno en la tropósfera.  Si fuera así, alguien lo hubiera dicho.

… Y no … el HAARP no desvió a Harvey, ni a Irma ni a José.

¿Por qué Irma se desvió?

Bien sencillo, porque las condiciones ambientales lo posibilitaron.  ¿O es que nadie notó cuando la muy querida Ada Monzón, Déborah Martorell, John Toohey Morales y otros más afirmaban que la trayectoria de Irma parecía corresponder mejor al modelo meteorológico europeo? ¿O se les olvidó ese detalle? (Somos pueblo de memoria cortísima).

 

 

 

¿No será precisamente que los meteorólogos europeos hicieron la mejor predicción porque contaban con el mejor modelo teorético para comprender las variables atmosféricas? ¿Por qué debemos recurrir al HAARP como la mejor explicación si podemos dar cuenta de ello sin recurrir a esa refutada hipótesis?
.

Referencias

Chamberlin, T. C. (1899). An attempt to frame a working hypothesis of the cause of glacial periods on an atmospheric basis. The Journal of Geology, 7, 545-584. Recuperado de: https://archive.org/details/jstor-30055497.

Dunning, B. (7 de octubre de 2008).  HAARP myths. Skeptoid.  Recuperado de: https://skeptoid.com/episodes/4122.

Inan, U. S. & Bell, T. F. (1 de julio de 2001). Polar Aeronomy and Radio Science (PARS) ULF/ELF/VLF Project. Recuperado de: http://nova.stanford.edu/~vlf/pars/pars.htm.

Matthews, C. M. (23 de febrero de 2012). The Arecibo Ionospheric Observatory. Congressional Research Service. Recuperado de: https://fas.org/sgp/crs/misc/R40437.pdf.

Naiditch, D. Is baked Alaska half-baked? Skeptic. Recuperado de: https://www.skeptic.com/eskeptic/10-03-03/#feature.

Pike, J. Extremely low frequency communications program. Federation of American Scientists. Recuperado de: https://fas.org/nuke/guide/usa/c3i/elf.htm.

Sawyer, J. S. (1 de septiembre de 1972). Man-made carbon dioxide and the “greenhouse” effect. Nature 239, 23-26. doi: 10.1038/239023a0. Recuperado de: https://www.nature.com/nature/journal/v239/n5366/abs/239023a0.html.

Stanford VLF Group. Experiments with the HAARP ionospheric heater
useful links. Recuperado de: http://vlf.stanford.edu/research/experiments-haarp-ionospheric-heater.

Streep, A. (18 de junio de 2008). The military’s mystery machine. Popular Science. Recuperado de: http://www.popsci.com/military-aviation-space/article/2008-06/militarys-mystery-machine.

Recomendación: La izquierda Feng-Shui

La izquierda Feng-Shui por Mauricio José Schwarz

La izquierda Feng-Shui por Mauricio José Schwarz

Mauricio-José Schwarz es un periodista, escritor y fotógrafo mexicano que se destaca a nivel internacional por su defensa de la razón y de las ciencias, cofundador de  Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica y del Círculo Escéptico en España. Hoy día publica en sus blogs No que importe y  El retorno de los charlatanes y publica vídeos en su canal de YouTube, El rey va desnudo.

El título del libro La izquierda Feng-Shui establece muy bien el tono del escrito.  He aquí la ficha:

Schwarz, Mauricio-José. La izquierda Feng-Shui. Cuando la ciencia y la razón dejaron de ser progres. Ariel, 2017.

Schwarz hace una crítica necesaria a la izquierda, no solo la española o la mexicana, sino también en todos los lugares. De hecho, me atrevería a decir que todo lo mencionado en el libro es aplicable a la izquierda puertorriqueña. Antes la izquierda política representaba lo mejor de los valores de la Ilustración y su empeño en utilizar la razón y las ciencias como mecanismos para cambiar el mundo a uno más justo. Sin embargo, desde el siglo XX para acá, un cierto sector de la izquierda ha abrazado ciertas falsas creencias, sean religiosas o seculares, para someterse a la sinrazón y a ciertos ideales puristas.

Este es un libro de excelente labor periodística —viniendo de Schwarz, es de esperarse— en donde hace dos cosas muy importantes. En primer lugar, nos lanza en un viaje al pasado para tener una visión más clara de dónde proceden muchas de estas creencias irracionales ponderadas por un sector actual de la izquierda. En segundo lugar, se encarga de refutar muchas de estas creencias con base en la historia y las ciencias.

Aunque no necesariamente un servidor comparta su convicción de que la izquierda debería rechazar las religiones en general (marginaría políticamente a religiosos que sí queremos luchar por una genuina justicia con los instrumentos de la razón y de las ciencias), todas las críticas deben tomarse en serio. El libro es una introspección muy importante que se deben hacer los sectores más vociferantes para ver si realmente están creando un mundo de justicia o si están agravando la situación de los pobres.

Hubo dos grandes sorpresas en la lectura.  Primeramente, no sabía cuán empotradas están las creencias de Helena Blavatsky en muchas de las creencias religiosas orientalistas que se han puesto de moda en Occidente. Schwarz deja bien claro el hecho de que muchas de las visiones valorizadas hoy día por los que rechazan las religiones occidentales tienen su raíz en esta persona que se destacó mucho por crear un mundo esotérico ficticio del pasado.

Otra cosa que me dejó perplejo personalmente es su denuncia al pensador Iván Illich, que fue por años amigo de mi familia. Illich fue un sacerdote católico austriaco que fue famoso en Puerto Rico  (y a nivel mundial) por denunciar ciertas posturas del Vaticano en torno a varios temas, entre ellos el de los contraceptivos, mientras era rector de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico. Dicho caso estuvo a la par en fama con el que se llevó a cabo contra Hans Küng y Leonardo Boff. No obstante mi afecto por Illich, Schwarz tiene toda la razón a la hora de denunciarlo por hacer un mal diagnóstico de la sociedad moderna y de la resolución de sus “problemas”.  Su libro Némesis médica aportó a que personalmente este servidor rechazara la medicina contemporánea en un momento dado y sé de varios que les ha inspirado lo mismo. Aun con la fama de La desescolarización de la sociedad, es menester señalar que la desescolarización es precisamente una malísima solución a cualquier problema pedagógico del mundo moderno. De hecho, contrario a lo que pensaba él, la tecnología actual podría cambiar por completo algunos aspectos de la escolarización tradicional (especialmente con la presencia del mundo virtual). Tanto la medicina como la tecnología han mejorado para bien al mundo.

En cuanto al texto, hace la debida crítica a la tesis de que “todo lo natural es bueno”, además de fijar unos términos que deberíamos utilizar más frecuentemente en nuestras discusiones de política pública, tales como “el principio de la purísima concepción”: el mandato de que toda propuesta que se haga no conlleve problema alguno a ningún nivel bajo ninguna circunstancia. Otra palabra fabulosa que debería emplearse de aquí en adelante es la “neofobia” (fobia a lo nuevo).

Tampoco falta en la discusión su correcta crítica al llamado “posmodernismo” y las posturas de constructivismo social extremo que adoptan muchos de sus partidarios. En general, ellos tienden a rechazar las nociones de verdad y objetividad, no solo en las ciencias sino también en la ética.

En cuanto a aspectos negativos, son poquísimos los que voy a criticar, insignificantes y no modifican para nada el resto de la lectura.  Algunos son de naturaleza técnica: por ejemplo, dice que dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno forman la molécula de H2O. En realidad, son dos átomos de hidrógeno y el de oxígeno (capítulo 4). Lo otro es en cuanto a la historia de Monsanto, en la que no distingue (al menos a nivel jurídico) el antiguo Monsanto (la corporación que trabajaba con ingeniería química) y la actual Monsanto (la corporación que trabaja en la agroindustria).

Como es de esperarse, habla de todo lo concerniente a lo esotérico, las vacunas, los transgénicos, la medicina contemporánea, las toxinas, Monsanto, la Coca-Cola, el Reiki, el pensamiento positivo, entre otros temas. Al final, nos deja con varias preguntas para el futuro, para este servidor, las más difíciles son las concernientes a la tensión entre el respeto a las diversas culturas (especialmente las indígenas) y la necesidad de proveerles los medicamentos y la tecnología que necesitan para vivir y persistir en esta época.

La izquierda Feng-Shui es un libro extraordinario que sorprenderá mucho al lector con el manjar de información que tiene que ofrecernos. Además, el prólogo escrito por J. M. Mulet es refrescante y muy pertinente, especialmente cuando este mismo año publicó su libro (también extraordinario) Transgénicos sin miedo.

Comunicado de Humanistas Seculares de PR

Humanistas Seculares de Puerto RicoRecientemente salió en El Nuevo Día un comunicado de sectores religiosos denunciando al gobernador Ricardo Rosselló de no haber cumplido su compromiso político con ellos. A esto, Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) responde con su comunicado que aquí reproducimos:

[Comunicado de Prensa – Para divulgación inmediata]
Humanistas Seculares de Puerto Rico – @HumanistasPR

La organización Humanistas Seculares de Puerto Rico condena, deplora y se opone enérgicamente al contenido del comunicado publicado hoy en el periódico El Nuevo Día, donde unos grupos fundamentalistas amenazan públicamente al gobernador Ricardo Rossello por, alegadamente y al igual que su padre, el ex gobernador Pedro Rosello, de “malabarismos de satisfacer dos grupos esencialmente encontrados”, “imponer la conducta homosexual” y de no cumplir con los concordatos con sectores teocráticos formados durante la campaña electoral del 2016 de que eliminaría el memorando del Departamento de Educación donde se establece la enseñanza con perspectiva de género, entre otras disposiciones de corte teocrático. Insultan además a varias funcionarias, por su sexualidad o por su “ineptitud crasa”, suponemos que, por proponer ideas de igualdad, equidad o inclusión, de corte moderno y racional. El comunicado también desinforma en cuanto a que acusan a Johanne Vélez de ser parte de un caso para “forzar el matrimonio homosexual en Puerto Rico”, cuando el caso que decidió que las parejas del mismo sexo se podían casar ya se decidió en el Tribunal Supremo de Estados Unidos, y ella no fue parte de él. Se llama Overgefell v. Hodges, del 2015, de completa aplicación en nuestra isla. También la tildan de ser una “super secretaria” nombrada por el gobernador, para “adelantar la agenda de convencer a los puertorriqueños de que la conducta homosexual es normal y digna”.

El nefasto comunicado establece que en PR hay tensiones ideológicas entre las iglesias protestantes y la católica, e invita a las distintas denominaciones cristianas a ser enemigas, recordándonos que, históricamente, cuando las iglesias han tomado control de los gobiernos, las otras religiones han sido pisoteadas y desprestigiadas. Las guerras que han sido peleadas por diferencias religiosas han dejado un saldo de millones de muertos, de hostilidades insalvables y de sociedades destruidas por los soldados de una religión en particular, que buscan el poder, y sigue siendo así hoy en día.

El comunicado es, esencialmente, una amenaza al gobernador de que se comporte en violación a las mejores costumbres de inclusión y decencia hacia todos los ciudadanos, promover pugnas entre católicos y protestantes, oponerse irracionalmente a una planta que lejos de causar daño, causa procesos judiciales innecesarios y encarcelamientos por delitos no violentos que no afectan a terceros. Le recuerdan que cumpla con unos acuerdos inconstitucionales de promover unas agendas teocráticas, mientras felicitan a una Cámara de Representantes que en vez de preocuparse por la buena gobernanza de todos los ciudadanos y de ser inteligentes en la creación de leyes que nos ayuden a salir de la debacle fiscal, se preocupan por crear más privilegios para ciertas iglesias, que a fin de cuentas salen del bolsillo de todos los demás contribuyentes y ciudadanos. Los suscribientes pretenden, abusivamente, hablar en nombre de los todos los creyentes, cuando no todas las iglesias en Puerto Rico buscan tratar como inferiores a otros ciudadanos por su sexualidad, por el uso de una planta, ni por no creer en dioses o religiones. Los suscribientes tienen pretensiones de poder que están en clara violación de nuestra Constitución que además de decir que habrá libertad de culto, dice que habrá completa separación entre iglesias y estado.

Le hacemos un llamado al gobernador de que le ponga freno a estos religiosos con aspiraciones de poder político y que recuerde que nuestra isla tiene diversidad de creencias religiosas, cultos y un número de personas sin creencias religiosas que cada día aumenta más. Nuestra constitución es el documento magno que debe regir no solo las actuaciones del pueblo ante sus líderes políticos, sino sus obligaciones inquebrantables hacia TODOS LOS CIUDADANOS.

Finalmente, le recordamos a los teócratas que LA BIBLIA ES PARA ALGUNOS, PERO LA CONSTITUCIÓN ES PARA TODOS.

Humanistas Seculares de Puerto Rico es una organización que reúne ateos, agnósticos y librepensadores, que promueve la separación de iglesia y estado, la lógica, razón, ciencia, derechos humanos y los valores universales del humanismo secular. Para mas información, visite http://www.humanistaspr.org.

 

El FCTI y el Plan Fiscal SoS para la Universidad de Puerto Rico

 

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

En cuanto a la Universidad de Puerto Rico, han sido varias las reacciones al “plan” de la llamada Junta de Supervisión Fiscal (que actúa más bien como una Junta de Control), una organización no electa por los puertorriqueños y que ha sido impuesta por el Congreso de Estados Unidos por cabildeo de bonistas e inversores, muchos de ellos del mundo de las finanzas y la banca. Estas respuestas ocurren en un momento en que la Junta ha aprobado unos recortes (que suman una enigmática cifra de $450 millones, inexplicablemente no negociables) a dicha institución. Además, sale al ruedo público que la legislatura de Puerto Rico había radicado un proyecto de ley para alterar el Fideicomiso de la Ciencia, Tecnología e Investigación (FCTI) (ver P. de la C. 1122). De acuerdo con Fortaleza, esta medida parece que recibirá el veto del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevárez, si no permanece su cabeza institucional actual.

La Universidad de Puerto Rico sufre exactamente del mismo problema que el del Fideicomiso.  Como bien nos dice una reportera de El Vocero, en el FCTI  los científicos llevan sus labores en silencio.  Si fuéramos a la calle y le preguntáramos al público promedio antes de este proyecto de ley si habían escuchado del Fideicomiso, hubieran dicho que no. Si se le preguntara hoy cuáles son las aportaciones del Fideicomiso y de la Universidad actualmente, confesarían su total desconocimiento, porque sus actividades (con excepción de los paros y las huelgas) están fundamentalmente fuera del ojo público.

El científico Jesús G. Alvelo-Maurosa plantea algo en un artículo que debería llamar la atención del Fideicomiso y de la Universidad de Puerto Rico: ¿dónde está el Fideicomiso expresándose sobre asuntos medulares del país relacionados con las ciencias? Al igual que la Universidad de Puerto Rico, el público no ve de manera inmediata los frutos de estas importantes instituciones. Quiero aclarar: no estoy diciendo que no hayan tenido frutos importantes, lo que estoy diciendo es que así no lo percibe el público. Al contrario, en el caso de la Universidad conozco de cerca muchas de sus importantísimas aportaciones y he escrito sobre algunas de ellas dos veces (aquí y en este otro lugar). En el caso del FCTI, su proyecto de la Ciudad de las Ciencias es muy ambicioso, pero positivo para la economía y las ciencias en Puerto Rico. Sin embargo, la Universidad y el Fideicomiso deberían tener unos organismos de relaciones públicas más efectivos que den a conocer al público todas estas aportaciones que contribuirían al desarrollo económico del país. De otra manera, cuando surjan situaciones como las actuales, tendrán siempre el respaldo del pueblo. Gracias al favorecimiento de la opinión pública a esta inversión, el gobernador ha respondido al P. de la C. 1122 y parece que conservará la dirección de la que goza esa organización pública.

En el caso de la Universidad de Puerto Rico se han visto algunos esfuerzos para proponer alternativas a su situación. Uno de ellos los presenta un grupo que se conoce como PROTESTAmos (Profesorxs Transformándonos en Solidaridad Tornada en Acción).  Su proyección pública al problema ha sido diversa y se promociona dentro de los recintos universitarios. Sin embargo, para fines de divulgación, utiliza principalmente el ciberespacio como medio para poner a la disposición del público una serie de vídeos y documentos para aclarar varios asuntos al público. He aquí algunos de los puntos:

  • No hay lugar a dudas que la Universidad le rinde capital al país. Ya hay estudios que así lo indican.
    .
  • La propuesta de la Junta de Control Fiscal no está escrita en piedra, pueden sugerirse alternativas al recorte presupuestario de la Universidad.
    .
  • Que pueden recortarse gastos gubernamentales en áreas que no hacen falta y que generan situaciones de provecho para ciertas empresas en el sector privado, pero que se hacen a expensas del país.
    .
  • Lo que conviene más en una economía en depresión es mayor inversión, no una política de austeridad. La Universidad es parte medular y necesaria de esa tarea, porque genera capital y no es gasto.

Recientemente hicieron disponible su Plan Fiscal Sostenible para la UPR (o Plan SoS UPR).  También la organización creó unos vídeos con los economistas José Alameda, Edwin Irizarry Mora y José Caraballo Cueto en donde explican de manera clara la situación fiscal y sus propuestas para remediarla.

 

 

 

Recomendación: Transgénicos sin miedo (y Comer sin miedo)

Transgénicos sin miedo

Portada de Transgénicos sin miedo de J. M. Mulet.

Hay un chiste que a veces le digo a mis amistades en las redes sociales. Quiero escribir una serie de libros de divulgación de las ciencias (esa parte no es broma, es verdad).  El primer libro será sobre la evolución, en cuyo caso mis amistades religiosas se enojarán conmigo.  El segundo será sobre el cambio climático, lo que enfurecerá a mis amistades de la derecha política.  El tercero será sobre la energía nuclear, que enojará a mis amistades de izquierda. El cuarto será sobre organismos genéticamente modificados (OGMs), la cual será rechazada por mis amistades en el ámbito verde. El quinto será una sobre la existencia histórica de Jesús, lo que enojará a bastante de mis amistades incrédulas y ateas.  Al final de la serie estaré bieeeeeen solito.

(¡Nah!…   mis amistades son un amor, pero sé que ellos tendrán problemas con lo que diré sobre estos temas).

José Miguel Mulet Salort

José Miguel Mulet, 2016. Foto cortesía de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV Radiotelevisión-YouTube) CC-BY 4.0+.

Sin embargo, hay un libro de esa serie que estoy pensando que tal vez no haga falta escribir, el de los OGMs. ¿Por qué? Porque uno ha sido escrito y creo que es suficiente.  Este año, la Editorial Planeta publicó el libro más reciente de José Miguel Mulet, Transgénicos sin miedo.  Este no es su primer texto, Planeta también ha publicado Comer sin miedo, Medicinas sin engaños y La ciencia en la sombra. Además, había escrito un libro de la serie “¡Vaya timo!” titulado: Los productos naturales … ¡vaya timo!. Mulet es bioquímico y doctor en biología molecular de la Universidad Politécnica de Valencia. Además de ser un excelente expositor de las ciencias, especialmente en cuanto al asunto de los OGMs, tiene un sentido del humor particular que permea todo lo que escribe.

Comer sin miedo

Portada de Comer sin miedo por J. M. Mulet

Podría decir que entre Comer sin miedoTransgénicos sin miedos se obtiene una obra divulgativa que no he visto en ningún otro lugar en español ni en inglés. No he encontrado libro alguno dirigido al público que sea más completo, más claro, más conciso y más ameno (¡tremenda combinación!) sobre el tema de los OGMs. De hecho, esperaba que en Transgénicos sin miedo dijera mucho menos y el Dr. Mulet excedió por mucho todas mis expectativas. Entra de lleno en la historia de la agricultura, la historia de los transgénicos (su origen y desarrollo como parte de la ingeniería genética), cómo contribuyen a la salud, al medio ambiente, al bienestar de los agricultores, entre otros asuntos interesantes. También dedica bastante de su tiempo a desmontar los alegatos hechos por ambientalistas militantes y partidarios de los alimentos orgánicos (en España “ecológicos”) que están en contra de los OGMs y demuestra cómo su denuncia ha hecho más mal que bien a los agricultores, a la humanidad y al medio ambiente que ellos dicen defender. Junto a Comer sin miedo, creo que esta obra debe estar en manos de toda aquella persona que quiera aproximarse al tema muy seriamente sin lenguaje técnico y sin falsedades.

Debemos agradecer mucho al Dr. Mulet porque esto hacía muchísima falta en el contexto social de un público y una prensa nacional e internacional muy desinformada. Él dice que goza de escribir y ese estado de ánimo se nota en cada una de sus páginas. No hay nada mejor que un científico que disfrute el divulgar la ciencia al público. Cuando puedan, suscríbanse a su blog, Tomates con genes y lean los artículos que publicó en su blog anterior, Los productos naturales…¡vaya timo!

Conversatorio este miércoles: Separación de iglesia y estado

Este miércoles, 5 de julio de 2017 habrá un conversatorio en torno a la separación de iglesia y estado, utilizando como recurso a la Lcda. Mariana Nogales, quien es Directora del Comité Legal de la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE).  La actividad ha sido coordinada por los Humanistas Seculares de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.  Se llevará a cabo a las 11:30am en el segundo piso del Centro de Estudiantes.  Si son usuarios de Facebook, avisen su asistencia.

19702029_10158942573285427_1398155627658433879_n

Estados Unidos se retira del Acuerdo de París y lo que eso significa

 

ParisAgreement2

Creado por mí a partir de la labor de L.tak de Wikimedia Commons.  © 2017, Pedro M. Rosario Barbosa. Disponible bajo la licencia CC-BY-SA 4.0.

Ayer, 1 de junio de 2017, Donald J. Trump hizo oficial su retiro del Acuerdo de París de 2015.

En un artículo hablamos de cómo a pesar de unas fallas de registro de datos de un satélite, todos los demás factores que se pudieron predecir del calentamiento global apuntaban claramente a que el fenómeno era antropogénico, es decir, distintivamente de origen humano, no natural. A principios de los años 90, ya las autoridades mundiales estaban convencidas de que este era un problema real y exigía un acuerdo global para lidiar con el problema del cambio climático. Para eso, se formó lo que se conoce como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992 (CMNUCC).

Gracias a las actividades de concienciación por parte del CMNUCC  y los resultados de los informes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), las naciones tomaron el asunto en serio, aunque el conjunto de intereses económicos y políticos de cada país produjeron un documento bastante aguado en cuanto a política global contra la emisión de gases de invernadero conocido como el Protocolo de Kioto de 1997 (he aquí el texto). De todos los países que firmaron, solo Canadá abandonó dicho protocolo y Estados Unidos no pudo ratificarlo en el Congreso. Esto es significativo, porque en aquel momento Estados Unidos era el país de mayor emisión de gases de invernadero, entre los que se destacan el bióxido de carbono y el metano.

Durante todo ese tiempo, debido al progreso del calentamiento global, se pueden mencionar algunos factores de impacto ambiental, tales como el derretimiento de la cubierta de hielo en Groenlandia y las capas en Antártica (este más lento de lo que originalmente se estimaba). Se piensa que el hielo del Ártico (que contribuye al enfriamiento del planeta al reflejar los rayos del sol al espacio) se habrá derretido casi completamente para el periodo entre el año 2020 y 2030 (Overland & Wang, 2013). El deshielo ya ha llegado a unos niveles en los que se proyecta una deformación significativa de la corteza terrestre (Nield et al., 2014).

Aunque este hecho contribuye significativamente al alza de los océanos a nivel mundial, el factor más importante es el calentamiento de los océanos debido a la expansión termal de las aguas. Esta variable aporta mucho más al aumento del nivel del mar (Albritton et al., 2001, p. 31; IPCC, 2013, 1137-1205).

Tendencias globales del alza del nivel del mar.

Tendencias globales del alza del nivel del mar. (Imagen cortesía de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA)).

El incremento de 6 metros de los océanos.

El incremento de 6 metros de los océanos para el año 2100, las áreas afectadas están en rojo (Imagen cortesía de la NASA).

Ante el aumento de la temperatura promedio de la Tierra, el peligro de que se vuelva irreversible, que redunde en inundaciones de terrenos bajos en diversos países del mundo, además de la falla de las expectativas del Protocolo de Kioto y el final del segundo periodo de dicho acuerdo en el 2020,  ciento noventaicinco países del mundo (con excepción de Siria y Nicaragua) firmaron el Acuerdo de París de 2015 (aquí está el texto).

El Presidente Barack Obama fue uno de los protagonistas de este proceso al comprometerse a que Estados Unidos redujera las emisiones de gases de invernadero por un 26% para el año 2025. Además, afirmaba que habría una repartición de cerca de $3 millardos para ayudar a otros países a encauzarlos a la energía verde. China prometió reducir sus emisiones por 20% para el año 2030.  Como ya hemos hecho referencia, Nicaragua se negó a firmar el Acuerdo debido a que no incluía mecanismos de penalización para aquellos países que rehusaran cumplirlo.  Esas aserciones fueron proféticas.

ParisAgreement.svg

Imagen cortesía de L.tak de Wikimedia Commons.

En el año 2016 ganó en las elecciones estadounidenses un candidato que para el 2012 había dicho lo siguiente:

Ayer, el presidente de Estados Unidos informó que se retiraba del Acuerdo de París entre otras razones por dos cosas: primero, porque supuestamente el acuerdo representaría una desventaja de Estados Unidos ante el resto del mundo y, en segundo lugar, porque hay un estudio del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que indica que la contribución de dicho acuerdo internacional sería marginal para evitar las emisiones del cambio climático.

Este es el abstracto del estudio en cuestión:

Sokolov, A., Paltsev, S., Chen, H., & Monier, E. (2016). Climate Impacts of the Paris Agreement. Geophysical Research Abstracts, 18, EGU2016-8016.

Los autores del estudio difieren de su opinión. Según la noticia, la diferencia entre lo que quiere conseguir el Acuerdo de París y un escenario donde no hay política global ante el cambio climático sería de 0.6⁰C a 1.1⁰C para el año 2100. Aunque la diferencia parezca una minucia, en realidad no lo es. Cada incremento de la temperatura promedio de la Tierra impacta un número de factores climáticos que agravan el problema. Sin la ejecución del Acuerdo, afirman nuestros autores, puede ser que el aumento de temperatura fuera de 5⁰C, algo que sería catastrófico para el planeta.

Hay algunos comentaristas tales como Bjørn Lomborg, el llamado “Ambientalista Escéptico” y presidente del think tank Copenhagen Consensus Center, que ve en este retraimiento de Estados Unidos un paso de esperanza para que empresarios y gobiernos se muevan en direcciones más efectivas que el Acuerdo de París. Al igual que el Protocolo de Kioto, Lomborg piensa que carece de garras para ejecutar políticas necesarias para lidiar con el problema del cambio climático. Aunque estamos de acuerdo con su frustración por la inefectividad del Protocolo de Kioto, la atención restringida a ciertas alternativas renovables y la falta de instrumentos jurídicos internacionales para poner el Acuerdo en vigor, en este debate, estoy más de acuerdo con la Baronesa Bryony Worthington de que Lomborg es demasiado optimista.

Lo que se pierde de perspectiva es que el presidente de los Estados Unidos es visto ante los ojos internacionales como una persona sumamente caprichosa, egocéntrica en el sentido más riguroso de ese término, con una visión de mundo infantil, sumamente descuidado con la inteligencia doméstica e internacional y cuyas perspectivas no corresponden a la realidad como ha sido presentada por las ciencias. Aquí no se trata de si ahora se abren nuevas puertas para intentar medidas más eficientes para remediar los problemas más apremiantes en cuanto al calentamiento global. El punto es que el Pres. Trump desea eliminar ciertas restricciones comerciales que él entiende, son injustas para Estados Unidos y volver a las épocas doradas de antaño de la mítica bonanza de la industria estadounidense gracias a la minería del carbón y la producción de combustibles fósiles. Como bien previó Nicaragua, la falta de penalización en el Acuerdo hace que no haya consecuencias comerciales o políticas dirigidas a los Estados Unidos por retractarse de su compromiso.

A partir todo lo que hemos mencionado, desde una perspectiva ambiental, la cosa no pinta bien para Puerto Rico como territorio de los Estados Unidos.

 

Referencias

Albritton, D. L. et al. (2001). Technical summary: A report accepted by Working Group I of the IPCC but not approved in detail. Recuperado en  http://www.mct.gov.br/upd_blob/0006/6662.pdf.

Hansen, J., Sato, M., Hearty, P., Ruedy, R., Kelley M., Masson-Delmotte, V., Russell, G. , Tselioudis, G., Cao, J., Rignot, E., Velicogna, I., von Shuckmann, Kharecha, P., Legrande, A. N., Bauer, M., & Lo, K.-W. (2016). Ice melt, sea level rise and superstorms: evidence from paleoclimate data, climate modeling, and modern observations that 2⁰C global warming is highly dangerous. Atmospheric Chemistry and Physics, 16, 6, 3761-3812. doi: 10.5194/acp-16-3761-2016. Recuperado en http://www.atmos-chem-phys.net/16/3761/2016/.

IPCC. (2013). Climate change 2013: The physical science basis. Recuperado en https://www.ipcc.ch/report/ar5/wg1/.

Nghiem, S. V.,  Rigor, I. G., Clemente-Colón, P., Neumann, G., & Lia, P. P. (agosto de 2016). Geophysical constraints on the Antarctic sea ice cover. Remote Sensing of Environment, 181, 281–292. doi: 10.1016/j.rse.2016.04.005. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0034425716301481.

Nield, G. A., Barletta, V. R.,  Bordonic, A., Kinge, M. A., Whitehousef, P. L., Clarkea, P. J., Domackg, E., Scambosh, T. A., & Berthieri, E. (1 de julio de 2014). Rapid bedrock uplift in the Antarctic Peninsula explained by viscoelastic response to recent ice unloading. Earth and Planetary Science Letters, 397, 32–41. doi: 10.1016/j.epsl.2014.04.019. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0012821X14002519.

Overland, J. E. & Wang, M. (28 de mayo de 2013). When will the summer Arctic be nearly sea ice free? Geophysical Research Letters, 40, 10, 2097–2101. doi: 10.1002/grl.50316. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/grl.50316/full.

Sokolov, A., Paltsev, S., Chen, H., & Monier, E. (2016). Climate Impacts of the Paris Agreement. Geophysical Research Abstracts, 18, EGU2016-8016. Recuperado en http://meetingorganizer.copernicus.org/EGU2016/EGU2016-8016.pdf.

Manifestación de separación de iglesia y estado

Humanistas Seculares de Puerto Rico

Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE)

El sábado pasado, el 27 de mayo, ante el Capitolio se reunió un grupo de manifestantes humanistas, librepensadores, agnósticos, ateos y otros sectores para reclamar por tercer año consecutivo la separación de iglesia y estado. Según su página en Facebook, se abordaron los siguientes temas (parafraseo):

  1. La importancia de lo que estipula la Constitución de Puerto Rico en cuanto a la absoluta separación de iglesia y estado;
    .
  2. Cómo esta disposición compara con la de Estados Unidos de América;
    .
  3. La importancia de que los ciudadanos comprendamos las precauciones que debemos tomar y el peligro que representan a los ciudadanos las varias legislaciones propuestas que violentan nuestros derechos por minar la separación entre la iglesia y el estado;
    .
  4. La importancia de mantener la educación pública libre sin privilegiar unas creencias religiosas sobre otras;
    .
  5. La mala voluntad y negatividad contra los no creyentes y creyentes de religiones consideradas minoritarias o menospreciadas;
    .
  6. El humanismo secular;
    .
  7. Ejemplos de cómo la Constitución protege a todos los ciudadanos, creyentes o no y cómo HUSE busca velar por que esas protecciones no sean violentadas por el estado;
    .
  8. Una exhortación a los ciudadanos a velar, cuidar, respetar y querer la diversidad de sus conciudadanos y alzar sus voces en contra de las injusticias o violaciones de ley o de la Constitución de parte del estado;
    .
  9. Información sobre la Secular Humanist Association del Recinto Universitario de Mayagüez, Sistema UPR, Iglesia Pastafariana de Puerto Rico, el Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad y el Consejo de Relaciones Espírita Puertorriqueño.

Esta manifestación se vuelve una importante voz de resistencia para velar por los derechos civiles a la luz de dos cosas: el que Cámara de Representantes y varios municipios ayudaran a organizar un ayuno cuaresmal que todavía a estas alturas no ha funcionado (al menos no ha aliviado en nada la situación del país); y la propuesta legislación que promueve la discriminación por parte de funcionarios públicos por razones religiosas.

Si desean conocer la organización y donar a su causa (que lo necesitan), pueden visitar su portal.

He aquí un vídeo de lo que allí sucedió.