El glifosato, Monsanto y el más reciente escándalo de la IARC – 1

OMS y Roundup

Logotipo de la Organización Mundial de la Salud. A la derecha, galones de Roundup (Cortesía de Mike Mozart en Flickr, CC-BY 2.0)

Declaración de conflictos de intereses: Este artículo no fue financiado por empresa alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a este escrito.

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

El uso del glifosato como yerbicida ha penetrado en todas las esferas de nuestra vida. Esto no se debe al amplio uso en la agricultura debido a la siembra de productos resistentes a glifosato (entre ellos, los cultivos Roundup Ready® de Monsanto), sino también en cuanto a su uso por parte de los gobiernos y personas privadas con el propósito de mantener espacios libres de malezas.

Sin embargo, para el año 2015, una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) dio a conocer al público que clasificaba al glifosato como 2A, es decir, como probable carcinógeno para los seres humanos.

La reacción de muchos sectores del público se dejó sentir, especialmente los ambientalistas, partidos verdes, “alternativos” y de izquierda en general. En Puerto Rico, nutricionistas como Vilma Calderón, candidatos a la gobernación como María de Lourdes Santiago, partidarios del Partido del Pueblo Trabajador, sectores del Partido Popular Democrático y algunos del Partido Nuevo Progresista se han expresado por esta y otras razones en contra del uso del glifosato por parte de los municipios y del gobierno para lidiar con las malas hierbas. Los argumentos en contra de esta prácitca van desde pésimos, ignorantes y torpes criterios toxicológicos (e.g. que el glifosato es altamente tóxico porque originalmente se utilizó para limpiar tuberías), hasta alegatos de que causa autismo, depresión, obesidad, diabetes, celiaquía… y todos los males del universo (algo que hemos refutado) y, ahora, “probable cancerígeno”.

Por otro lado, algunos de ellos y otros afines ideológicamente han lanzado ataques ad hominem a cualquier persona que apoye el uso del glifosato, como un “pagado por Monsanto”. En muchos casos, se le imputa inmerecidamente sin que brote de la frente de la persona ni una sola gota de sudor en investigar si realmente la persona vende sus servicios a la compañía.

Más recientemente, en el año pasado (2017), una organización antiOGM y que milita por etiquetar productos transgénicos llamada U.S. Right to Know (USRTK) publicó en su portal cientos de páginas de correspondencia electrónica y otra documentación conocida como los “Papeles de Monsanto” (Monsanto Papers) donde pretende demostrar que efectivamente Monsanto “sabía” que el glifosato podía ser genotóxico y que no había seguridad plena de que no lo fuera. Estos Papeles son producto de un caso que se ha llevado a un tribunal de California acusando a Monsanto de que su producto Roundup® produjo limfoma no-Hodgkin a cerca de 2,000 personas (cerca de 300 demandas consolidadas en una). Este juicio está ante el juez de distrito Vince Chhabria para determinar si realmente las autoridades reguladoras y la misma compañía han investigado, analizado y publicado la evidencia concerniente al glifosato y su presunta asociación con este tipo de cáncer.

En estos Papeles publicados, se puede ver que ejecutivos de Monsanto hablaban de pagarle a científicos independientes o escribirles artículos para que ellos pusieran su nombre en él, lo que se conoce en la jerga en inglés como “ghostwriting“.

Irónicamente, esa misma evidencia entre otros factores han hecho que se descubriera que los científicos de la IARC tenían intereses financieros (e ideológicos) que también pudieron haber influenciado su opinión, como veremos en el último artículo de esta serie.

Científicos de ambos lados se han embarrado en todo este proceso. El propósito de esta serie es descubrir (hasta donde nos es posible) lo que ha ocurrido en estos dos últimos años al respecto. En esta primera parte, vamos a hacer un recuento histórico de lo ocurrido. En la segunda parte, le echaremos un vistazo crítico a la monografía publicada por la IARC. La tercera parte consistirá en ver las posibles razones externas al escrito en torno a las conclusiones de la IARC y las consecuencias del escrito a nivel mundial. Toda esta crónica revela una batalla corporativa de ambos lados, que desean influenciar o distorsionar la evidencia científica a su favor.
.

El consenso actual de la comunidad científica en cuanto al glifosato

Hay más de 2,700 estudios en torno al glifosato. Aquellos de cohorte debidamente controlados, las revisiones científicas y los metaanálisis de esta literatura coinciden en que no hay evidencia alguna de que el glifosato sea genotóxico, (vean también este artículo de 1999, este del 2008este del 2012, este de 2015, este de 2016,  este del 2017 y el más reciente estudio de cohorte independiente publicado el año pasado), convicción que comparten prácticamente todas las agencias de seguridad alimentaria del mundo (no solo la Agencia de Protección Ambiental federal) que han llevado a cabo muchas de estas revisiones (e.g. la EFSA con su estudio, la Agencia de Químicos Europea,  el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania y Health Canada).

Para colmo del asunto, la OMS no está de acuerdo con su rama, la IARC. Según el informe conjunto del 2016 de la OMS y de la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), no hay evidencia alguna de que el glifosato sea genotóxico.

Los activistas antitransgénicos apelan constantemente (como un mantra) al famoso experimento de G.-E. Séralini en que “demuestra” que la ingestión de glifosato y OGMs le produjo tumores a ratas Sprague-Dawley®. Los científicos en general no estuvieron impresionados. ¿Por qué? Aquí lo explico con más detalles.

La ciencia en este caso, es sólida, pero esto no significa que no hayan habido malas mañas de ambos lados en este combate.
.

Trasfondo de la controversia

Logo Roundup Ready Corn

Logotipo del maíz Roundup Ready, distribuido por la compañía Monsanto.

El glifosato ha sido objeto de disputas por mucho tiempo. Varias razones se han esgrimido, pero podemos simplificarlas a dos:

  • Su asociación con la empresa Monsanto, tanto la antigua como la nueva. Aunque no fue la compañía la que descubrió el glifosato, sí fue la dueña de su patente por muchos años, beneficiándose de su venta. No solo eso, cuando se fue convirtiendo en una agroindustria y descubrió las bacterias que descomponían el glifosato en el suelo, logró descubrir el material genético que hacía propicia esa característica y, vía transgénesis, pudo generar cultivos resistentes a glifosato; de ahí las semillas Roundup Ready®.
    .
  • Ciertos estudios preliminares con animales, incluyendo algunos hechos por Monsanto, parecían indicar que el glifosato era cancerígeno (1985). Cuando la Agencia de Protección Ambiental (EPA) federal se retractó de ello, muchos comenzaron a sospechar de la influencia de Monsanto en cuanto a esta decisión. Cuando la IARC publicó su monografía, proliferaron relatos de cómo Monsanto persuadió a dicha agencia a “suprimir” esta información importante. Esta narrativa fue impulsada por el grupo Food Democracy Now. Varias otras organizaciones antitransgénicas se basaron en ella (aquí está su informe).

.

La revisión de la EPA de 1985

Nuestra saga no comienza en el año 2015, sino en 1985, cuando la EPA evaluó dos experimentos hechos con ratas Sprague Dawley® y ratones CD-1® y concluyó que había evidencia muy limitada de que el glifosato causaba cáncer. No podemos exponer aquí todos los detalles de los experimentos en cuestión, pero resumiremos los resultados y la interpretación de los científicos de la EPA  en cuanto al experimento que nos concierne. El estudio, que involucraba una muestra 198 ratones CD-1®, detectó un aumento significativo de cáncer especialmente intestinal y en otros órganos.

Sin embargo, contrario a lo que han hecho recientemente otros científicos, la EPA tuvo en cuenta que la dosis de glifosato dada a ellos era inadecuada para el estudio (4,500 mg/kg/día). Los tumores renales que se veían en las ratas podían provenir de otras toxinas no carcinógenas presentes en sus órganos y concluyó (contra la interpretación de Monsanto) que había evidencia muy limitada de que el glifosato aumentara ligeramente las incidencias de cáncer en ratas machos. Por ello, la EPA había clasificado al glifosato como Grupo C (es decir, posible cancerígeno).

Sin embargo, al año siguiente, tras consultar con varios expertos, la EPA determinó que no había asociación alguna entre el glifosato y las incidencias de cáncer en las ratas.  Tras experimentos adicionales (por ejemplo, véase el informe de 1990) y varias algunas revisiones (véase esta de 1991), la EPA concluyó que al glifosato había que clasificarlo en el Grupo E (es decir, no había evidencia clara de que fuera carcinógeno). Experimentos y revisiones subsiguientes han apoyado estas conclusiones (Williams et al. 2016, pp. 3-4). Esto incluyó tanto a la Comisión Europea como a agencias de salud canadienses y la OMS (EPA, 1993, 2013; European Commission, 2002; Health and Welfare Canada, 1991; Health Canada, 2015; WHO, 1994).

Ahora bien, se podría argumentar que la interacción de Monsanto con la EPA influyó en el proceso decisional de dicha agencia. El problema con este argumento es que ya para entonces, el hecho de que hubiera agencias internacionales de reputación que apuntaban en la misma dirección demostraba la mayor probabilidad de que la EPA había llegado a la conclusión correcta.

A pesar de ello, esto se ha interpretado por los activistas y grupos antiOGM como “evidencia” de cuan lejos pueden llegar los tentáculos de la empresa Monsanto.
.

Informes y metaanálisis desde el 2000 y el 2016

En el año 2000, se publicó un informe (Williams et al., 2000) en torno a los efectos del glifosato sobre los seres humanos. Entre otras cosas, el estudio hace toda una revisión científica de la literatura y encuentró lo siguiente:

  • No hay preocupación alguna en cuanto a la toxicidad del glifosato para los seres humanos.
  • La absorción del glifosato por parte del sistema digestivo humano es ninguno y su totalidad es expulsada por el cuerpo humano.
  • Los mejores experimentos con animales han demostrado repetidas veces que el glifosato no se bioacumula.
  • El glifosato por sí solo o en combinación con los demás químicos del Roundup® no daban señal alguna de ser genotóxicos.
  • No hay evidencia alguna de su impacto en la reproducción y desarrollo de los seres humanos y animales cuando se consideran las dosis presentes en los alimentos.
  • Varios experimentos han mostrado que no es disruptor endocrino.
  • Roundup® no constituye amenaza alguna al ser humano.

Sin embargo, los grupos antiOGM cuestionaron este informe. Su objeción principal era la presencia y las actividades de uno de los autores, Gary M. Williams, del Departamento de Patología del  New York Medical College, Valhalla. Su nombre aparece en los Papeles de Monsanto, que son particularmente valiosos para ambos grupos (a favor y en contra de los OGMs) como veremos en otro artículo. Sin embargo, sí revela algo que es muy importante para los consumidores y es la intención de Monsanto en el 2015 de “escribir informes” para que científicos llamados “independientes” los publicaran a favor del glifosato.

De esta discusión, no hay lugar a dudas. Véase el intercambio de mensajes electrónicos en este documento, página 203, donde un ejecutivo de Monsanto decía lo siguiente:

An option would be to add Greim and Kier or Kirkland to have their names on the publication, but we would be keeping the cost down by us doing the writing and they would just sign their names so to speak. Recall this is how we handled Williams Kroes & Munro 2000. (Mi énfasis)

Esto también parece lanzar sombra en torno a la revisión científica del 2016 en la que él participó (Williams et al., 2016).

Aunque esto puede ser considerado por algunos “a smoking gun” de que Monsanto escribió un informe en el que Williams (y compañía) le pusieron la firma, se puede dudar este alegato. El colegio de medicina donde Williams labora afirma que llevó a cabo una indagación al respecto y no encontró evidencia de que Monsanto escribiera el informe del 2000. Por razones de privacidad, el colegio ha decidido no divulgar los detalles de la investigación.

Aunque tal medida es comprensible, esta falta de divulgación y el que Williams rehúse hablarle a la prensa, crea duda en la opinión pública sobre la integridad de dicha investigación. Esta preocupación del público no es irrazonable. Por otro lado, en lo que concierne a la revisión científica del 2016, Williams no fue el único que participó, también estuvo acompañado de otros científicos independientes y formó parte de uno de cuatro paneles de expertos que ponderaron en torno a los resultados de la IARC en relación con el glifosato, y muchos de ellos no están ligados a Monsanto financieramente. Es extremadamente dudoso que el artículo en cuestión sea casi una copia al carbón de algo escrito por la corporación.

Otro científico que fue mencionado en los Papeles (y que citamos) es David J. Kirkland, toxicólogo que participó en William et al., 2016 y quien niega rotundamente haber sido pagado o sometido algún estudio escrito por la compañía. Según él, no pondría en juego su prestigio llevando a cabo tal movida a favor de una corporación. No obstante sus negaciones, también quedó manchado ante la opinión pública.

Finalmente, está Dr. William Heydens y otros expertos de Monsanto, que dijeron haber participado en la redacción de Williams et al., 2000. Sin embargo, Heydens describió el proceso de la siguiente manera:

I made some minor editorial contributions to that 2000 paper that do not mount to the level of a substantial contribution or an intellectual contribution and, thus, I was only recognized in the acknowledgements and not as an author, and that was appropriate for the situation. …It was things like editing relatively minor things, editing for formatting, just for clarity, really just for overall readability to make it easier for people to read in a more organized fashion.

Esta caracterización es algo muy lejos de “ghostwriting“, pero con testimonios como ese, persisten las dudas. La compañía publicó un comunicado negando que sus empleados hayan escrito sustancialmente el documento.

Otro nombre que apareció, pero en relación con otro trabajo escrito, fue el de Ellen Chang:

Per our phone call with John the other day, the next two most important things that we need to do are the Meta-analysis publication and the Ag Health Study Follow-up publication, assuming we can get our hands on the data in a reasonable timeframe. I feel confident that we will have organizational support for doing these projects, so I think we need to start setting them up now.

For the meta-analysis, please contact Elizabeth, let her know we would like her/Ellen to do this, and get a cost estimate from her.

Efectivamente, Chang publicó el metaanálisis en el 2016. El problema con este señalamiento es que tanto Chang como su colega Elizabeth Detzell fueron honestas en la declaración de conflictos de intereses: el metaanálisis fue financiado por Monsanto, las dos han laborado contratadas como un servicio de consulta, y que la inclusión de las sugerencias de la corporación quedaba a discreción de ellas. En ningún momento alegaban que el estudio era independiente. Su reputación, pues, queda incólume y la aceptación del metaanálisis por parte de la comunidad científica puede ser testimonio de su imparcialidad. De hecho, el metaanálisis no se mantuvo oculto y se publicó en una revista académica arbitrada, libremente disponible y a la vista del público. Allí incluye la metodología utilizada, los criterios para filtrar los artículos bajo escrutinio, su discusión, etc. Su conclusión es plenamente consistente con revisiones científicas hechas por gobiernos y por científicos independientes de todo el mundo.

Es interesante que los objetores del glifosato no hayan combatido el contenido mismo de este escrito, sino más bien su financiación. Contrario a la malicia de cierta gente, no deberíamos empezar preguntándonos quién financió un estudio, sino buscando las fallas en un artículo. Por ejemplo, algunos científicos han publicado estudios en contra de una antropogénesis del cambio climático, se han mostrado las fallas notables de sus análisis y entonces se interrogó sobre quiénes los financiaron (la industria petrolera). La financiación no determina que un estudio “en principio” está mal, sino solo indica la posible motivación de la aparición de ciertas fallas claves para llegar a una conclusión equivocada.

Finalmente, tenemos que incluir otras aserciones de miembros dentro de la misma empresa. Este es el caso de la toxicóloga de Monsanto, Donna Farmer. Ella es la persona de la empresa que se encarga de estudios de seguridad y toxicidad de sus productos. En los Papeles aparece ella diciendo las siguientes palabras:

… you cannot say that Roundup does not cause cancer-we have not done carcinogenicity studies with “Roundup”.

Logo de Monsanto

Logotipo actual de Monsanto

Parecería que no hay nada más qué decir en torno al tema y que Monsanto nunca hizo los estudios de genotoxicidad del glifosato. Esta aseveración se convirtió en el “Field Day” en la prensa estadounidense y de otros países. Sin embargo, los Papeles también incluyen una entrevista que se le hizo en torno a esta aserción. Ella señala allí que no estaba hablando del glifosato, este solo es un ingrediente del producto Roundup®, sino de una serie de sulfactantes que acompañan el controversial químico. Monsanto no había hecho los estudios pertinentes en torno a los sulfactantes, por lo que no podía decir a ciencia cierta que Roundup® no fuera de alguna manera carcinógeno. Sin embargo, nos dice que ella no creía que los sulfactantes lo fueran.

Por otro lado, en los mensajes electrónicos, ella reconoció que los sulfactantes no eran biodegradables (aunque el glifosato sí lo fuera) y que la recomendación de la Comisión Europea para su probición no se debía a problemas de seguridad, sino a asuntos políticos en Europa (véase páginas 85-94 de este documento). En este último caso, el alegato es plenamente plausible, ya que la Comisión Europea se ha visto varias veces confirmando la seguridad de los alimentos transgénicos, convicción que ha sido ignorada por el Parlamento Europeo y varios de los países miembros por razones puramente políticas (véase nuestra discusión al respecto aquí). La posibilidad es bien fuerte de que la Comisión haya recomendando su prohibición por razón de presiones políticas, no de evidencia científica.

Esta controversia con Monsanto tampoco no es el único. Tras la publicación de los Papeles y la posible intervención indebida de la compañía en el quehacer científico, esta acusación de “ghostwriting” tuvo peso a la hora de la decisión de un juez de Fresno de autorizarle al estado de etiquetar productos transgénicos tratados con glifosato. Eso se debe a que aparentemente vio que un regulador de la EPA fue convencido de la falta de toxicidad del químico debido al documento de Williams et al., 2000.

Toda esta saga todavía no ha terminado en California.
.

La controversia continúa con acusaciones de plagio

El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania

Logotipo de El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania

El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania (BfR) se vio “embarrado” también con el tema, especialmente gracias al artículo de Williams et al., 2000. Esto se debe a que es hoy día, la institución es sospechosa de haber plagiado de la solicitud a la EFSA por parte de Monsanto para el relicenciamiento de su producto RoundUp®, específicamente las secciones del informe del BfR:

  • B.6.4.8
  • B.6.5.3
  • B.6.6.12

Según un analista experto en plagio, Stefan Weber, parece que su informe rendido a la EFSA, para relicenciar el glifosato para su uso de Europa, plagió datos en cada una de estas secciones, ya que citó directamente del texto de Monsanto y el artículo en discusión sin hacer la debida atribución. Esto violenta la normativa misma de la agencia europea de regulación de alimentos. Según Weber, esto puede indicar que BfR podría estar ocultando el verdadero origen de los datos. He aquí su análisis.

Esto ha causado el revuelo esperado en un caso tan contencioso como este. El 22 de septiembre del año pasado (2017), la EFSA lanzó un comunicado reafirmando la calidad del informe rendido. Afirma que estos pasajes alegadamente plagiados son parte de un dossier que contiene una revisión y evaluación del producto hechos por la compañía, combinados con los artículos arbitrados pertinentes (entre ellos Williams et al., 2000). Según es uso y costumbre, el texto del dossier es el punto de partida de la revisión y evaluación hecha por los organismos reguladores tales como la EFSA y deben aparecer en el informe. De hecho, la EFSA señala que es en la revisión del organismo público evaluador incluye tachaduras, modificaciones y comentarios, evaluación que se lleva a cabo de manera independiente de la compañía solicitante.

Por otro lado, el BfR también negó la acusación de plagio, diciendo lo siguiente:

Both in Europe and worldwide, it is a standard and recognised practice in assessment procedures not only in the area of plant protection products for assessment authorities to also integrate relevant passages from submitted documents in their assessment reports following critical review. The subdocuments of the assessment report therefore also contain text passages of this kind from publicly available literature sources that were submitted by the applicants as part of the legally required literature research. This is also evident from the headings of the various chapters and sections.

En otras palabras, el BfR hizo lo que siempre se ha hecho en estos casos y es partir del dossier de la compañía y evaluarlo críticamente. Esto implica el rechazo de ciertas partes del dossier (cuando aparece con tachaduras) y la introducción de artículos adicionales en torno al tema en cuestión (tal como indica Weber). Este procedimiento que es entendido como estándar en la comunidad científica, no constituye plagio porque es un entendido en la comunidad científica en torno a la práctica.
.

Reflexión

Todo este relato conlleva la discusión de un tema serio y es la interacción entre la industria con la academia y las ciencias. Bajo cualquier estándar, en muchos sentidos, hoy el proceso de discusión científica en todos los campos es más transparente que en cualquier momento en el pasado. Sin embargo, eso no implica que se hayan desterrado completamente las oscuridades de antaño.

Lo que esta experiencia nos demuestra es que, ante la opinión pública, parece que ocurrió una intervención indebida y antiética de parte de Monsanto en la discusión y debates científicos en torno al glifosato. La evidencia disponible lo sugiere muy fuertemente y dada la negativa de algunas de las personas implicadas a aclarar los asuntos, el público queda en la oscuridad de información en torno a lo acontecido. Una corporación no debe preparar documentos que se presenten como independientes, y aquel científico que diga que dicho documento es suyo, compromete muy seriamente su credibilidad. Eso no significa que no se consulte debidamente en ocasión de aclarar algunos puntos importantes, que es lo que alegan Monsanto y Kirkland.

Ahora bien, aun asumiendo lo peor, que hubo una intervención indebida hasta el punto de un “ghostwriting“, ¿quiere decir esto que los datos ofrecidos en estos estudios son malos? Nadie se ha detenido a pensar esta pregunta. ¿Es que Monsanto intentó “ocultar” la verdadera información en torno al glifosato como carcinógeno? La evidencia que muestra USRTK con sus Papeles es rotundamente negativa. La intervención indebida de la compañía, si ocurrió como alega USRTK, se debió a una preocupación por su marca comercial RoundUp® y sus productos transgénicos resistentes a glifosato. Sin embargo, en vez de “ocultar” información, lo que demuestran los Papeles es un esfuerzo de mayor exposición de los datos genuinos en torno al producto y que fueran aceptados por la comunidad científica. Véase las páginas 88-90 del PDF que hemos discutido y en el que USRTK no ha hecho el debido énfasis (mis comentarios entre corchetes[]):

I didn’t find anything on the Australian site either …however take this question S. It is not Roundup that is taken up it is glyphosate. It stops the synthesis of 3 amino acids (they are used to make proteins) and this “process” is also found in microbes and fungi. (p. 88)

[Esto es 100 % correcto, lo que hace el glifosato es detener la síntesis de tres aminoácidos en ciertas plantas: la fenilalanina, la tirosina y el triptófano.]

Thanks Neil. Honi has already have pointed out the flaws in the studies, but there can’t be any harm in doing so again. Studies on the safety of Roundup is a good approach, but I believe there are also some on glyphosate’s benefits for the environment (even if the surfactant is not biodegradable). It’s a shame the Scott’s guy is blaming us too!! (p. 89)

[Como ya indicamos, ellos indican que no hay estudios sobre los sulfactantes como posibles cancerígenos y resaltan que el glifosato es biodegradable y beneficioso al ambiente, aunque los sulfactantes no lo sean.]

The reporter has printed the correct information that “Glyphosate is biodegradable but the surfactant is not”. However, then she goes into a sensationalism mode quoting “studies” that suggest Roundup is not safe, which is probably derived from her interview of the Fremantle activist. I feel the response to FH needs to reiterate that her statement on biodegradability is correct, reiterate that Roundup is safe (and
provide references), and if there are flaws in any of the studies quoted, point out these flaws. (p. 89)

[En otras palabras, estos empleados de Monsanto no están diciendo que es cierto que el glifosato no es biodegradable y que RoundUp es carcinógeno. Lo que están diciendo es que el reportaje al que se refieren tenía información correcta, pero tenía mala información en cuanto unos estudios que cita dicho artículo. Una vez más, en ningún momento vemos que el personal de Monsanto está “ocultando” información.]

En otras palabras, los empleados de Monsanto creen en su producto. No quieren diseminar información incorrecta al público.

Entonces, ¿por qué tanta planificación de respuesta a un artículo de periódico? La respuesta es sencilla. Es una mezcla entre paranoia y relaciones públicas. No sería una exageración decir que Monsanto es la compañía más demonizada del mundo. No perdamos de perspectiva que, como toda corporación, su fin es maximizar sus ganancias al menor costo posible. Desde esta perspectiva, la compañía deseaba salvar su marcas comerciales RoundUp® y RoundUp Ready®, especialmente cuando este último es su mayor fuente de ingresos debido a la venta de transgénicos. Por ende, quiere atajar la publicación de los resultados científicos en torno a su producto RoundUp®, especialmente en relación con el glifosato, que es el ingrediente activo del yerbicida. Insistimos, los datos son genuinamente científicos y veraces, el medio para hacerlos públicos es la fuente de nuestras dudas.

Estrategias como esta y otros tipos de interacción entre el mundo comercial y el científico deben ser temas discutidos constantemente en el ámbito de la bioética y la ética empresarial. Aunque en este caso particular, el propósito de Monsanto de diseminar información correcta en torno al glifosato era buena, el medio escogido para ello no lo fue. Además, en el futuro, esta y otras corporaciones podrían decidir diseminar información incorrecta e inconveniente para sí.

Hay un aspecto que debe tenerse en cuenta también en cuanto a lo que concierne a Monsanto y al BfR. El mundo ha cambiado debido al desarrollo del ciberespacio, eso significa varias cosas:

  1. Ya no se puede continuar asumiendo que los textos científicos van a permanecer detrás de una muralla solo para la torre de marfil de los expertos. Hoy día, hay que suponer que el público va a leer los informes en cuestión. Eso significa que tanto los propulsores como detractores de la tecnología, sean conocedores de las ciencias o no —estos últimos grandes manipuladores de la opinión pública, como veremos más adelante—, van a acceder de una forma u otra a estos tipos de informes.
    .
  2. La comunidad científica, especialmente las editoriales de revistas académicas, deben discutir muy seriamente cómo publicar estudios haciendo las debidas advertencias al público y a la prensa.  Por ejemplo, si sale un comunicado de prensa sobre un estudio preliminar, resaltar el carácter preliminar de dichos estudios y no tomarlos como evidencia firme. En casos como las publicaciones del BfR, se debe orientar a los lectores en torno al proceso de evaluación de los dossier corporativos para que no ocurran malentendidos.
    .
  3. Aun con todo lo mencionado, siempre va a haber gente que por razones financieras o ideológicas falsee la opinión científica. En tales casos, es menester que hayan científicos disponibles para la prensa, que se dediquen una parte sustancial de su tiempo exclusivamente para mantenerse al día en torno a temas controversiales y hacerse disponibles para el público: prensa, conferencias, entre otros. También tienen que ir acompañados de un fondo que les provea defensa legal de algunos intereses, especialmente de los asociados a defender a los divulgadores científicos de ataques de organizaciones anticientíficas. Gente como Jeffrey Beall o David Gorski, o blogs como Science-Based Medicine y otros han tenido que enfrentarse a todo tipo de demandas debido a ello.

Sobre este último punto, no puedo hacer mayor énfasis. Necesitamos que los científicos salgan de sus laboratorios y que interactúen con el público y la prensa. La labor informativa de las mejores voces que la ciencia debe ofrecer tiene que estar lo más accesible posible al público y este lo va a agradecer. Tres grandes ejemplos de ello han sido Kevin Folta (blog y podcast) y Kenneth R. Miller en los Estados Unidos y José Miguel Mulet en España e Hispanoamérica.

Ya se han ido para siempre los días en que los académicos podíamos encerrarnos en nuestra torre de marfil (o peor, nuestro archipiélago de marfil). No es suficiente publicar en revistas académicas, sino también en blogs, vlogs, vídeos, charlas, libros, publicidad, etc. y de una manera que el público pueda entender.

Si no se tienen cuenta estos puntos bien importantes, sucede como ocurrió con la monografía del IARC del 2015 y su abuso por parte de grupos antitransgénicos. En nuestro próximo artículo, evaluaremos críticamente una sección de ese escrito y por qué la comunidad científica se indignó ante su evaluación del glifosato hasta el punto en que el organismo madre, la OMS, rehusó hacerle caso.

Esa sección  involucra, no solamente una intervención indebida de una industria en el quehacer científico, sino también conflictos de intereses y, muy especialmente,  falseamiento del panorama del cúmulo de la evidencia científica. La falta del sector antiOGM es mucho mayor que la de Monsanto en relación con el tema del glifosato.
.

Referencias

Andreotti, G., Koutros, S., Hofmann, J. N., Sandler, D. P., Lubin, J. H., Lynch, C. H., Lerro, C. C., De Roos, A. J., Parks, C. G., Alavanja, M. C., Silverman, D. T., & Beane Freeman, L. E. (9 de noviembre de 2017). Glyphosate use and cancer incidence in the Agricultural Health Study. Journal of the National Cancer Institute, djx233. doi: 10.1093/jnci/djx233. Recuperado de: https://academic.oup.com/jnci/article/doi/10.1093/jnci/djx233/4590280.

BfR. (20 de septiembre de 2017). Glyphosate assessment: BfR rejects plagiarism accusations. Recuperado de: http://www.bfr.bund.de/en/press_information/2017/34/glyphosate_assessment__bfr_rejects_plagiarism_accusations-201890.html

Chang, E. T., & Delzell, E. (2 de junio de 2016). Systematic review and meta-analysis of glyphosate exposure and risk of lymphohematopoietic cancers. Journal of Environmental Science and Health. Part B., 51, 6, 402–434. doi: 10.1080/03601234.2016.1142748.

Chang, E. T., & Delzell, E. (agosto de 2017). Glyphosate toxicity and carcinogenicity: a review of the scientific basis of the European Union assessment and its differences with IARC. Archives of Toxicology, 91, 8, 2723–2743. doi: 10.1007/s00204-017-1962-5.

Cornwall, W. (23 de marzo de 2017). Update: After quick review, medical school says no evidence Monsanto ghostwrote professor’s paper. Science. doi: 10.1126/science.aal0940.

Cressey, D. (24 de marzo de 2015). Widely used herbicide linked to cancer. Nature. doi: 10.1038/nature.2015.17181. Recuperado de: https://www.nature.com/news/widely-used-herbicide-linked-to-cancer-1.17181.

Guyton, K. Z., Loomis, D., Grosse, Y., El Ghissassi, F., Benbrahim-Tallaa, L., Guha, N., Scoccianti, C., Mattock, H., & Straif, K. — International Agency for Research on Cancer Monograph Working Group, IARC, Lyon, France (mayo de 2015). Carcinogenicity of tetrachlorvinphos, parathion, malathion, diazinon, and glyphosate. The Lancet — Oncology, 16, 5, 490–491. doi: 10.1016/S1470-2045(15)70134-8.

EFSA. (12 de noviembre de 2015). Conclusion on the peer review of the pesticide risk assessment of the active substance glyphosate. EFSA Journal, 13, 11, 4302. doi: 10.2903/j.efsa.2015.4302.

EFSA. (marzo de 2008). Safety and nutritional assessment of GM plants and derived food and feed: The role of animal feeding trials. Food and Chemical Toxicology, 46, 1, S2-S70. doi: 10.1016/j.fct.2008.02.008.

EPA. (1993). Reregistration Eligibility Decision (RED): glyphosate. Washington (DC): U.S. Environmental Protection Agency (US EPA), Office of Prevention, Pesticides, and Toxic Substances (EPA 738-R-93-014). Recuperado de: http://www3.epa.gov/pesticides/chem_search/reg_actions/reregistration/red_PC-417300_1-Sep-93.pdf.

EPA. 2013. Glyphosate pesticide tolerances; Final rule (40 CFR Part 180) [EPA–HQ–OPP–2012–0132; FRL–9384–3]. Fed Regist (US). 78:25396–25401. Recuperado de: http://www.regulations.gov/#%21documentDetail;D=EPA-HQ-OPP-2012-0132-0009.

European Commission. 2002. Review report for the active substance glyphosate. Finalised in the Standing Committee on Plant Health at its meeting on 29 June 2001 in view of the inclusion of glyphosate in Annex I of Directive 91/414/EEC. Brussels (Belgium): European Commission (EC), Health and Consumer Protection Directorate General (6511/VI/99-Final). Available from: http://ec.europa.eu/food/fs/sfp/ph_ps/pro/eva/existing/list1_glyphosate_en.pdf.

Food Democracy Now & The Detox Project. Glyphosate: unsafe in any plate. Recuperado de: https://s3.amazonaws.com/media.fooddemocracynow.org/images/FDN_Glyphosate_FoodTesting_Report_p2016.pdf.

Greim, H., Saltmiras, D., Mostert, V., & Strupp, C. (26 de febrero de 2015). Evaluation of carcinogenic potential of the herbicide glyphosate, drawing on tumor incidence data from fourteen chronic/carcinogenicity rodent studies. Critical Reviews in Toxicology, 45, 3, 185-208. doi: 10.3109/10408444.2014.1003423.

Health Canada. (2015). Proposed re-evaluation decision PRVD2015-01, glyphosate. Ottawa (ON): Health Canada, Pest Management Regulatory Agency (PMRA). Recuperado de: http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/pest/part/consultations/_prvd2015-01/prvd2015-01-eng.php

Health and Welfare Canada. (1991). Preharvest application of glyphosate (Roundup) herbicide. Ottawa (ON): Health and Welfare Canada, Pest Management Regulatory Agency (PMRA), Plant Industry Directorate. Pesticide Information Division (Pesticides Directorate Discussion Document, Vol. 91, Iss. 1, 92.

Markard C. 2014. Ergebnisse der Vorstudie HBM von Glyphosat. Dessau-Roßlau (Germany): Federal Environmental Agency (UBA), Umweltprobenbank des Bundes [Informe no publicado] Berlin (Germany): German Federal Institute for Risk Assessment (BfR).

Mink, P. J., Mandel, J. S., Sceurman, B. K., & Lundin, J. I. (agosto de 2012). Epidemiologic studies of glyphosate and cancer: a review. Regulatory Toxicology and Pharmacology, 63, 3, 440-452. doi: 10.1016/j.yrtph.2012.05.012.

Portier, C. J. et al. (3 de marzo de 2016). Commentary: Differences in the carcinogenic evaluation of glyphosate between the International Agency for Research on Cancer (IARC) and the European Food Safety Authority (EFSA). Journal of Epidemiology & Community Health. doi: 10.1136/jech-2015-207005. Recuperado de: http://jech.bmj.com/content/early/2016/03/03/jech-2015-207005.full. Versión más reciente: http://jech.bmj.com/content/70/8/741.

Weber, S. (30 de septiembre de 2017). Expert opinion on adherence to the rules of good scientific practice in the subsections “B.6.4.8 Published data (released since 2000)”,
“B.6.5.3 Published data on carcinogenicity (released since 2000)” and “B.6.6.12 Published data (released since 2000)” in the report “Final addendum to the Renewal Assessment Report. Risk assessment […] for the active substance GLYPHOSATE […]”, October 2015, 4322 pages.  Recuperado de: https://www.global2000.at/sites/global/files/Expert%20Opinion%20Glyphosat%20Plagiarism%20English.pdf.

Williams, G. M., Kroes, R. & Munro,  I. C. (abril de 2000). Safety evaluation and risk assessment of the herbicide Roundup and its active ingredient, glyphosate, for humans. Regulatory Toxicology and Pharmacology, 31, 2, 117-165. doi: 10.1006/rtph.1999.1371.

Williams G. M. et al. (septiembre de 2016). A review of the carcinogenic potential of glyphosate by four independent expert panels and comparison to the IARC assessment. Critical Reviews in Toxicology, 46, sup. 1, 3-20. doi: 10.1080/10408444.2016.1214677.

WHO. (1994). Glyphosate. Geneva: World Health Organization (WHO)/International Programme on Chemical Safety (IPCS)/United Nations Environment Program (UNEP) (Environmental Health Criteria, núm. 159). Recuperado de: http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc159.htm.

Advertisements

Educación bajo las iglesias

Mural borrado

El ahora borrado mural pintado por Antonio Torres Martinó (1916-2011) en escuela alquilada a $1.00 a Fuente de Agua Viva (Fuente: Partido Independentista Puertorriqueño)

Me acuerdo de la primera vez que se discutió el tema de las escuelas chárter y los vales educativos bajo el gobierno del doctor Pedro Rosselló. Si mi memoria no me falla, recuerdo que en aquel momento se objetaba a su implementación por dos razones muy importantes:

  1. Había un obstáculo constitucional, la siguiente disposición:

    No se utilizará propiedad ni fondos públicos para el sostenimiento de escuelas o instituciones educativas que no sean las del Estado (Art. 2, Secc. 5).

  2. Sin embargo, había una segunda que se planteaba en el Senado y que chocaba como extraña.

    No se aprobará ley alguna relativa al establecimiento de cualquier religión ni se prohibirá el libre ejercicio del culto religioso. Habrá completa separación de la iglesia y el estado (Art. 2, Secc. 3).

El razonamiento de esa preocupación es que bajo el esquema de las chárter se permitirían a organizaciones sin fines de lucro (entre ellas, algunas administradas por iglesias) a administrar estas instituciones educativas públicas. En cuanto a los vales para que los estudiantes estudiaran en las escuelas privadas, no solo les aplica la primera cita de la Constitución que mencionamos, sino también otra.

Sólo se dispondrá de las propiedades y fondos públicos para fines públicos y para el sostenimiento y funcionamiento de las instituciones del Estado, y en todo caso por autoridad de ley (Art. 6, Secc. 9).

Hoy día se confirman los temores de entonces. Aun cuando el gobernador vetó el Proyecto de Libertad Religiosa, le ha dado en bandeja de plata el resto como si fuera la cabeza de Juan el Bautista a Salomé.

En primer lugar, se convirtió en ley el proyecto de iglesias-escuela (Ley Núm. 33 de 7 de junio de 2017). La ley se hizo para establecerles “límites y parámetros” a la vez que intenta conseguir dizque mayor “libertad religiosa” (como si antes no la hubieran tenido) y así fomentar una “sociedad plural”. A pesar de las trabas constitucionales, la ley autoriza al Consejo de Educación de Puerto Rico a emitir certificaciones sin licenciamiento, mientras quedan exentas del pago al Departamento de Hacienda por el uso de las facilidades escolares. El proyecto fue aprobado por la legislatura con la mayoría del Partido Nuevo Progresista (PNP). Los partidos Popular Democrático (PPD) e Independentista (PIP) le votaron en contra. Hubo inexplicablemente un voto abstenido de parte del legislador independiente Vargas Vidot. Al PNP le preocupa muy poco que la ley sea declarada inconstitucional ante un Tribunal Supremo que ahora está significativamente dominado por jueces nombrados por gobernadores de ese partido.

De ahí, el segundo paso ya estaba en ciernes: las escuelas chárter. Se dio a conocer recientemente que se arrendó una escuela pública cerrada recientemente (La Fountain Christian Bilingual School) a Otoniel Font a un costo de $1.00. Acto seguido, se borró un mural precioso alusivo al poema de Julia de Burgos, “Río Grande de Loíza”. El Instituto de Cultura Puertorriqueña denunció el hecho, asimismo los sectores sindicales de maestros. El Representante Denis Márquez, legislador del PIP, convocó a una conferencia de prensa y radicó la resolución 872 para investigar lo acontecido.

.

Las escuelas alianzas o chárter

Como he indicado en algunas ocasiones, este servidor no es experto en pedagogía, pero sí puede hacer unos juicios relativamente bien informados al respecto. En primer lugar, las escuelas alianzas o escuelas charter son  “… escuelas públicas independientes creadas y dirigidas por padres, educadores, líderes comunitarios, empresarios de educación y otros” (Fuente: Departamento de Educación de Estados Unidos). La dirección puede ser asumida por un individuo, un grupo, una cooperativa o una organización con o sin fin de lucro siempre y cuando tenga las credenciales para ello. Hoy día se consideran como una forma de privatización de escuelas públicas y en parte se implementan para debilitar al sector sindical.

Dicha medida ha tenido una mezcla de buenos y malos resultados en los Estados Unidos (el modelo a seguir). En algunos casos, después de convertir algunas escuelas en charter ha habido una mejora considerable de ciertas escuelas, en otros casos, no tanto. Los metaanálisis que se han hecho en cuanto a este tema ha revelado que no hay estudios fiables debido a problemas metodológicos (Berends et al., 2006, pp. 3-6). En otros casos revela que los resultados son variados (Cohodes, 2018, pp. 4-5). Algunos escándalos de las escuelas chárter son bien conocidos en Estados Unidos.

En tal caso, cualquier alegato a favor o en contra de las escuelas alianza debe mirarse con mayor detenimiento. La evidencia de las buenas experiencias parecen indicar que en unos casos puede funcionar. Sin embargo, los casos más penosos (y los más escandalosos) llaman a la cautela, especialmente si se quiere aplicar una sola fórmula a todo un sistema educativo. Aun cuando se ha querido remediar esta hegemonía chárter al querer dejar fuera las escuelas Montessori y las que gozan de buena reputación, hay señales de que el Departamento de Educación desea imponerlo como dé lugar. Si se quieren implementar las escuelas alianza, entonces haría falta precisar cuáles factores específicos llevaron a ciertas charters a su éxito.

Como va el proceso de implementación parecería que este no es un criterio que está en la mente de la presente administración. En el contexto actual de una económica y de insistencia en pagar deudas impagables, el estado busca ahorrar dinero. El cierre de escuelas obedece a este fin, aunque no está claro si el convertir una buena parte de las demás en chárter consigue esa meta. Arrendar a $1.00 al presidente del Concilio Misión Cristiana Fuente de Agua Viva suena más a un costo al país que otra cosa.

Aun dándole el beneficio de la duda y pensando que el gobierno quiere mejorar la salud educativa, esto no será suficiente para el éxito de la educación en Puerto Rico. Como hemos insistido numerosas veces, no importa cuál sea la estructura que adopte el sistema educativo, no triunfará si no viene acompañada de un programa de país que oriente la educación en alguna dirección y le dé sentido integral dentro del contexto de la sociedad puertorriqueña.
.

Currículo

Primera página de la orden ejecutiva

Primera página de la orden ejecutiva

No obstante estas observaciones, las escuelas-iglesias y la colocación de las escuelas alianzas bajo organizaciones confesionales es perjudicial si se aspira a un estado secular en donde haya una completa separación de iglesia y estado. No olvidemos que la propuesta de vales educativos que tanto se debate beneficiaría a las escuelas privadas, la mayoría de ellas organizadas por sectores religiosos. Sin embargo, el banquete no estaría completo sin una reciente orden ejecutiva de Fortaleza que crea una Oficina del Tercer Sector y Base de Fe adscrita a la oficina del ejecutivo.

Este noviazgo prohibido por la Constitución de Puerto Rico debe ser un alerta especialmente en relación con un tema que no se discute mucho en la radio: el currículo educativo. Es preciso hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Velará alguien por que las escuelas no se conviertan en centros de adoctrinamiento?
    .
  • ¿En las clases de ciencias, enseñaran evolución neodarwiniana? ¿O enseñarán creacionismo de Tierra joven (algo que hemos criticado antes), o creacionismo de Tierra antigua o designio inteligente? No entusiasma la idea de que sectores religiosos propongan el nefasto libro de texto Of Pandas and People para discutir en las clases de ciencias.
    .
  • Cuando enseñen meteorología, ¿estarán de acuerdo con el consenso científico de que el cambio climático es antropogénico? Aunque suene increíble, son los sectores cristianos y fundamentalistas estadounidenses los que divergen de esa conclusión sólida de los expertos a nivel mundial. Esa fiebre podría pasar a Puerto Rico.
    .
  • Cuando enseñen historia, ¿dirán que Moisés partió el Mar Rojo o que Jesús resucitó y ascendió a los cielos o que Octavio Augusto César impuso un censo universal?
    .
  • Cuando enseñen valores éticos, ¿consistirá en aquellos valores fundados en la Biblia cristiana?

Por ahora no he escuchado a nadie de la prensa hacer estas preguntas a los beneficiados de estos nuevos esquemas de las chárters, las escuelas-iglesias, entre otros arreglos que propician la vorágine creada por una buena parte de los sectores religiosos en Puerto Rico y la presente administración PNP.
.

Referencias

Berends, M., Watral, C., Teasley, B., & Nicotera, A. (2006). Charter School Effects on Achievement: Where We Are and Where We’re Going. Nashville, TN: National Center on School Choice.

Cohodes, S. (invierno de 2018). Charter Schools and the Achievement Gap. Princeton: The Future of Children. Recuperado de: https://futureofchildren.princeton.edu/sites/futureofchildren/files/resource-links/charter_schools_compiled.pdf.

Reseña y reflexión – 1950: La Insurrección Nacionalista

1950. La Insurrección Nacionalista

1950. La Insurrección Nacionalista

El año pasado asistí a Fine Arts Metro de Caribbean Cinemas intentando presentarme a tiempo para obtener boletos para el documental 1950: La Insurrección Nacionalista. Ni la mayoría de mis amistades interesadas en la película ni yo tuvimos la suerte de que hubiera alguna silla vacía. Al contrario, si llegábamos un viernes, estaba “TODO VENDIDO” hasta el lunes en un horario en que no podía verla.

Ahora que vuelve a presentarse en los cines, fui al Fine Arts – Popular Center y casi me arriesgaba a perder de nuevo ese chance de verla. Me encontré de nuevo con un “TODO VENDIDO” para la hora que quería.

Foto: Caribbean Cinemas - Fine Arts Popular Center

Foto: Caribbean Cinemas – Fine Arts Popular Center –  (C) 2018, Pedro M. Rosario Barbosa (CC-BY 4.0).

Finalmente decidí ir a la tanda de las 4:10pm. A pesar de la fila larguísima para verla a esa hora, se me dio la ocasión.

Debido a esta odisea para verla, procedí a darle “un regaño/una felicitación” al director y productor, el gran amigo José Dávila Marichal.

Querido Jose DM, a la próxima que hagas un documental, me haces el favor y escoge un tema menos interesante y mediocre. De esa manera podré ver el documental cuando sale. A lo mejor tendrás pérdidas si sigues mi sugerencia, pero al menos podré ver la película en solidaridad.

Ahora en serio: Felicidades por este éxito.

A lo que él procedio a sugerir lo siguiente:

Conversación en Facebook

Conversación en Facebook

¡Hasta otra historiadora se metió en la conversación a conspirar con él! Este es el lío que a propósito me meten mis amistades. ¡¿Qué se puede hacer sino cumplir con la asignación?! Y aquí estoy … No puedo hacer una crítica adecuada cinematográfica (no soy cineasta), aunque sí haré unas observaciones. Como historiador “wannabe” haré una serie de críticas y como filósofo incluí una reflexión subjetiva al final de este artículo.
.

Reseña del documental

El documental en cuestión se titula 1950: La Insurrección Nacionalista, un proyecto de José Manuel Dávila Marichal, escrito, dirigido y producido por este último. La noticia de su producción se dejó saber gracias a un “crowdfunding” en Indiegogo en el 2015.  De allí se logró recaudar un total de $ 6,640. Además, recibió apoyo del Programa de Cine del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico, la Fundación para la Libertad, Inc. y el Instituto Puertorriqueño de Derechos Civiles.

El documental se nutre de una variedad de fuentes primarias: fotos, documentos, grabaciones y memorias. Sin embargo, lo que posibilita enlazarlos en un relato histórico coherente fue la narración de varios entrevistados. Las estrellas del documental fueron algunos de los participantes de la Insurrección Nacionalista: Carlos Padilla, José Miguel Alicea, Heriberto Marín, Edmilio Marín Pagán y Ricardo Díaz Díaz. Aportaron también dos historiadores a este importante tema, los académicos Ovidio Dávila y Carlos Zapata.

El filme tiene como objeto de discusión los acontecimientos claves de lo que pasó en esta época y las personas involucradas en el liderato nacionalista para que se diera la Insurrección, Da un trasfondo fugaz de la situación de coloniaje bajo España y después brevemente habla del de Estados Unidos. Una vez entra en el tema de Pedro Albizu Campos y el nacionalismo, ahonda un poco más en el cambio de política interna del Partido Nacionalista de una electoral a una de consecución de la independencia de Puerto Rico mediante la lucha armada de ser necesario. Simultáneamente se hace referencia al final de la Segunda Guerra Mundial, Operación Manos a la Obra, el nuevo escenario internacional, los planes del gobernador Muñoz Marín en cuanto a la creación del Estado Libre Asociado y la Ley de la Mordaza. Todo este inicio prepara el escenario para comprender la decisión albizuista de llevar a cabo la Insurrección.

Lo que allí pasó está ampliamente documentado por historiadores hoy día. Sin embargo, lo valioso de este documental es su entrevista a algunos de los insurrectos. Actualmente se hace difícil para los estudiantes de escuela superior y a nivel universitario todo lo que eso implica, especialmente cuando el país no ha pasado por esos momentos de suma tensión con la metrópoli desde hace décadas. La música de fondo, las fotos y los efectos de sonido fueron efectivos al dramatizar lo que ocurrió. Sin embargo, las entrevistas le dieron un rostro humano y emocional a la narración de los eventos. Allí podemos ver y escuchar su visión de mundo, su razonamiento y sus diversas motivaciones para optar por la lucha armada ante una gran adversidad. Tan claros estaban con lo que iban a hacer, que sabían que la insurrección sería aplastada por las fuerzas de inteligencia local y federal, la policía de Puerto Rico y la Guardia Nacional. Allí relatan en torno a sus relativos triunfos, sus malas decisiones, sus temores, su templanza, sus decepciones y su resistencia a las medidas punitivas en su contra. Esto no puede contarse en un blog o leerse en sus libros.  Esto tiene que verse.  Creo que esta es la parte más valiosa del documental.

No obstante ello, el documental no es perfecto. Con ello quiero indicar que estoy plenamente consciente de que la carencia de suficiente material para sentar el contexto histórico de lo ocurrido puede ser por falta de recursos y de tiempo para ello. Sin embargo, creo que hubiera sido pertinente al menos mencionar los distintos intentos de nuestros políticos de conseguir cambiar el estatus colonial de Puerto Rico a la estadidad o a la independencia y su obstaculización por parte fuerzas congresionales. Acordémonos del Proyecto Tydings, documento que motivó que el liderato del Partido Popular Democrático claudicara a su aspiración a la independencia con tal de avanzar un proyecto de industrialización en Puerto Rico. Simultáneamente, participó en el gran engaño a los puertorriqueños y a la comunidad internacional que fue y sigue siendo el Estado Libre Asociado. Hubiera querido que se enfatizara más en la milicia estadounidense como la potencia más importante de la metrópoli para mantener la relación colonial con Puerto Rico, especialmente en el contexto de la Guerra Fría. Las grandes empresas ausentistas no fueron las únicas motoras del coloniaje. Finalmente, hubiera sido interesante añadir la perspectiva de los historiadores actuales en torno a las razones por las que mucha gente no se unió a la Insurrección, aun cuando algunos sectores de Puerto Rico claramente mostraban fuertes simpatías con los actos nacionalistas.

En cuanto al tono del documental, es claro que tiene uno de corte independentista. Esto se ve claramente en varias ocasiones. Un ejemplo de ello, la selección de la animación del águila estadounidense como una “ave de rapiña” colonizadora.  Esto no necesariamente compromete el excelente trabajo hecho por el equipo que llevó a cabo esta filmación. Al contrario, el trabajo es de calidad y es una valiosa perspectiva desde aquellos que participaron en la revuelta. Sin embargo, ¿cómo respondería un público no independentista a estas representaciones? Deberían crearse más documentales educativos como este que resuenen en el corazón de otros sectores que no son independentistas. Para bien o para mal, las dos figuras que definieron al Puerto Rico en el siglo XX fueron Luis Muñoz Marín y Pedro Albizu Campos. Albizu, al igual que Betances y Hostos, le pertenece a todos los puertorriqueños, no solo al independentismo. ¿Cómo equilibrar el tono de un documental como este sin necesariamente se interprete como una demonización de Estados Unidos, sino de la necesidad de mostrar la crudeza de una etapa colonial de Puerto Rico? Esa es una pregunta que le planteo a los queridos cineastas. No queremos el fenómeno de crear documentales para el consumo de un público de una sola ideología política.

En cuanto a lo técnico solo tengo dos observaciones. En primer lugar, hubo unas pocas ocasiones en las que la música y los sonidos de fondo opacaban casi por completo a los narradores. Puede ser que la acústica del teatro creara este problema (yo estaba en los asientos de alfrente). En segundo lugar, en unos momentos dados, la cámara se fijaba demasiado en la boca de uno de los nacionalistas mientras contaba lo que le sucedió a él durante la Insurrección. Hago esta observación porque parece que la emoción que muestran los rostros de los entrevistados dice más que las palabras que verbalizan.

Puntuaciónle doy un 9/10Recomiendo que se vea el documental.
.

Reflexiones personales

Foxardo 1824 ... y el bombardeo ritual de Vieques

Foxardo 1824 … y el bombardeo ritual de Vieques por Jesús Dávila

Mi visita a Popular Center para ver la película que hoy reseño coincidió con mi relectura de un excelente libro del amigo periodista Jesús Dávila Foxardo 1824… y el bombardeo ritual de Vieques publicado por el Ateneo Puertorriqueño. Allí se hace una labor que Dávila describe como periodismo histórico: el preguntarle al pasado en torno a acontecimientos presentes. En dicha obra, se relata el acontecimiento conocido como el Foxardo Affair en el que el Almirante David Porter invadía a Fajardo (Foxardo) sin autorización de Estados Unidos. Dávila coloca esta situación nítidamente dentro del drama de la piratería caribeña, la expansión de dicha potencia hacia el sur y la amenaza que representaba Simón Bolívar para el gobierno de Miguel de la Torre. (Para un resumen más detallado de todo este interesante drama, escuche este episodio de La Voz del Centro).

Este es el único libro de historia que conozco (podría haber otro) que discute lo que él llama el “Pacto de Miranda” que se dio en París en 1799. Allí Estados Unidos e Inglaterra se comprometieron a aportar armas y municiones al revolucionario Francisco de Miranda para la liberación de América Latina, pero a un costo: se le entregaría a Inglaterra y España varios territorios, entre ellos la isla de Margarita y Puerto Rico. Hoy los historiadores nos dejan saber que en esta etapa Inglaterra no estaba tan interesada en la Isla, debido a que su adiquisición hubiera sido una potencial amenaza a los intereses azucareros en las colonias inglesas. Por ende, el deseo de dominar a Puerto Rico provenía de los Estados Unidos. Simón Bolívar desconoció dicho Pacto, por lo que hoy día la liberación de Puerto Rico de su yugo colonial continúa siendo el proyecto inconcluso de Bolívar.

Entre muchas cosas, hace falta más proyectos de periodismo histórico de este tipo y me parece que el documental 1950 podría ser un buen punto de partida para uno. Cuando Albizu lanzó su insurrección, quería que interviniera la ONU para que atestiguara lo ocurrido y tomara medidas contra el coloniaje de Puerto Rico bajo Estados Unidos. Esto fue un muy mal cálculo en el contexto de 1948 al 50. La ONU era entonces un organismo naciente que aunque estimulaba el proceso de descolonización e independencia de varios territorios alrededor del mundo, su política aplicaba más a las potencias europeas (e.g. Francia o Inglaterra) y no a la estadounidense. Estados Unidos y la Unión Soviética sobresalían en poderío sobre las demás naciones, especialmente aquellos lugares devastados por la Segunda Guerra Mundial como Francia, Inglaterra, Alemania, Japón, etc.

Hoy vivimos en un mundo distinto. Debido a unas circunstancias históricas, el poder de Estados Unidos sobre el mundo ha ido en picada, especialmente con la emergencia del Dragón Rojo (China), la India, los diversos tratados entre países a nivel mundial, los distintos acuerdos tales como UNASUR, el BRICS, la Organización de Cooperación de Shanghai y otros. Estamos en un mundo multipolar, no el bipolar que se vivió durante la Guerra Fría.

¿No sería este un momento propicio para un acto organizado y de resistencia del pueblo puertorriqueño ante el evidente maltrato del Congreso de los Estados Unidos con Puerto Rico?  No hay aquí llamado alguno a las armas como hicieron los nacionalistas. Sin embargo, este documental debería despertar en nosotros la vocación a la defensa de nuestra patria ante un adversario irracional como lo es un Congreso en donde Wall Street ejerce mucho poder. Aun en casos como Detroit, Grecia y otros, muchas de las medidas que se tomaron tuvieron en cuenta acuerdos de financiación y su estatus político en cuanto a estado o independencia se tuvieron en cuenta para remediar sus respectivas situaciones.

Bajo el coloniaje actual, Estados Unidos alivia algunos asuntos (como por ejemplo los estragos del huracán María), algo que le ha costado sin beneficio alguno. No tiene los intereses militares y económicos de antaño. Ante este panorama, no toma en consideración el costo social de la camisa de fuerza impuesta bajo el estatus actual que no permite a la economía de Puerto Rico respirar.  Hay una opinión casi unánime de todos los sectores políticos de que la Ley de Cabotaje es una carga pesada para nuestro archipiélago. Según la Dra. Rosario Rivera, respetada economista, esta restricción federal le cuesta anualmente a Puerto Rico $1.5 mil millones. En el contexto de una apertura mundial a los mercados, Estados Unidos trata a Puerto Rico como país extranjero, pero sin los poderes de un país independiente y soberano para concertar tratados, establecer acuerdos preferenciales efectivos, manejar apropiadamente sus finanzas, atraer mejor capital extranjero, establecer una moneda propia, entre otros factores. Por otro lado, como no somos estado, no tenemos acceso a ayudas federales que podrían aliviar más la situación local. En otras palabras, se pretende que Puerto Rico cumpla con unos pagos a un sector financiero de los Estados Unidos que ya es multimillonario, pero sin proveerle los instrumentos económicos necesarios para ello.

Añado que aunque pienso que en esta etapa la mayoría de Puerto Rico es estadoísta, desde que las fuerzas norteamericanas entraron en Guánica hasta hoy, ha habido una sola constante de la política estadoundense además del coloniaje: su actitud fóbica a la mera idea de una estadidad para Puerto Rico. El episodio más reciente de esta postura la vimos cuando la Comisionada Residente luchaba porque se nos tratara como territorio doméstico, algo que ni momentáneamente le pasaba por la cabeza a los congresistas como opción aceptable.

Toda esta situación es objetivamente un abuso. Este es el momento para resistir.  Debe hacerse algo concertado y coordinado más allá de ideologías político partidistas  utilizando como mecanismo una Asamblea Constitucional o una Asamblea de Pueblo que represente a todos los sectores pertinentes en los que hagamos reclamos coherentes al Congreso de los Estados Unidos. La batalla no debe enfocarse en la Junta de Control Fiscal porque esta es una criatura colonial del Congreso. La Asamblea de Pueblo también debería estar dirigida coordinadamente para denunciar la situación de Puerto Rico a nivel internacional y así aprovechar la situación decadente de los Estados Unidos ante el mundo.

Aunque esta sugerencia no es exactamente un levantamiento a las armas como la Insurrección Nacionalista, sí debería estar impregnada del tipo de amor a la patria puertorriqueña que uno puede observar de los ojos de los nacionalistas que fueron entrevistados en esa perla preciosa que es el documental 1950: La Insurrección Nacionalista.

El ateísmo afroamericano en Estados Unidos

Mandisa L. Thomas

Mandisa L. Thomas (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

Durante el periodo del 22 al 24 de febrero, la presidenta de Black Nonbelievers, Inc., Mandisa L. Thomas dio conferencias en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana y en la Asamblea de Ateístas de Puerto Rico en el Colegio de Ingenieros y Agrimesores de Puerto Rico. En las tres ocasiones, ella relataba su realidad de atea dentro de un entorno afroamericano muy apegado a su religiosidad.

Ella como tal no creció dentro de una religión formal, pero sí en un ambiente neuyorkino en el que se espera que los de ascendencia africana sean fuertemente religiosos y ligados a sus congregaciones. La religión define a la comunidad negra de Estados Unidos. Aproximadamente el 80 % se identifica como religioso. En tal ambiente es sumamente difícil ser atea.

Thomas entiende que la religión es detrimental para los afroamericanos por varias razones. En primer lugar, esconde una historia horripilante y sangrienta marcada por una suerte de esclavitud en el que el cristianismo era impuesto por los amos. Tras la abolición de dicha institución, los negros en general encontraban fuente de sostenimiento y solidaridad en las iglesias. En ese espacio, tenían maneras para expresarse y para ascender su capacidad económica y política. En parte como reacción a este fenómeno se fundó el Ku Klux Klan (KKK), una organización cristiana racista cuyas actividades incluían la cacería y linchamiento de “personas de color” a nombre de perpetuar la pureza de la raza blanca.

Por mucho tiempo se utilizó la Biblia para justificar todas estas actividades. Se quería seguir propagando la imagen de un Dios que era blanco. En tales condiciones, los negros se veían a sí mismos de alguna manera subordinados a un ser distintos a ellos y más parecidos a sus antiguos amos.

Black Nonbelievers, Inc.

Logotipo de Black Nonbelievers, Inc. https://blacknonbelievers.wordpress.com/

Más allá de este pasado doloroso, afirma Thomas que la religión ha lacerado las comunidades afroamericanas y han sido secuestradas por el cristianismo y el islam. Ninguna de ellos les hace reflexionar sobre las razones por las que son predominantemente cristianas o islámicas. Simultáneamente promueven la homofobia, el sexismo, la hipocresía, entre otros males. También suelen pasar por alto las acciones más perversas de sus líderes, tales como abusos sexuales y el maltrato emocional.

Otro punto que ella recalca es que a nivel económico estas iglesias han aportado muy poco. Al contrario, por concepto de diezmo u ofrenda toman mucho dinero de la comunidad mientras que devuelven muy poco de valor.

Para Thomas, toda esta situación previene que los afroestadounidenses busquen verdaderas soluciones a sus problemas más apremiantes. Ser un negro o negra no creyente es un verdadero reto para una sociedad particular de Estados Unidos que lo considera una traición a su piel, su ascendencia y su comunidad. Por ello, Thomas invita al público a ayudar su causa y que no imaginemos que los puertorriqueños no podemos ayudar de alguna forma. Al contrario, organizaciones ateas, humanistas y no creyentes pueden dar a conocer esta realidad y aportar mediante recursos o donaciones.

 

Importantes actividades recientes de no creyentes

Banner Afroateísmo

Mandisa L. Thomas

Mandisa L. Thomas (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

Durante el final de la semana pasada se dieron una serie de actividades de organizaciones humanistas y ateas.  Algunas de ellas estaban motivadas por la visita a Puerto Rico de Mandisa L. Thomas, presidenta de Black Nonbelievers, Inc. Este es un grupo de afroamericanos que no son creyentes en Dios, que llevan su mensaje de duda a la comunidad negra estadounidense e invitan a pensar en torno a cómo las religiones como el islam y el cristianismo han impedido la mejora de las condiciones de vida en Estados Unidos. Las actividades fueron auspiciadas por la Secular Humanist Association de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE), Ateístas de Puerto Rico, Black Nonbelievers y la Secular Student Alliance.

 

Actividad en UPR Mayagüez

La primera actividad se llevó a cabo en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.

Allí, Thomas hizo una exposición en torno a la realidad de la comunidad afroestadounidense y su fuerte vinculación con la religión. Esto ha llevado a que no creyentes sean marginados socialmente de su entorno. También afirma que varias organizaciones como la de ella ayudan a muchos de los ateos “de color” a salir del closet. A la vez, a estado consciente de lo que dicha confesión pública implica en términos de lazos familiares, standing en la comunidad y acceso a empleos.
.

Actividad de Afroateísmo en la Universidad Interamericana

La segunda actividad se llevó a cabo en un anfiteatro de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana. Thomas era parte de un panel en la que se encontraban también la escritora Yolanda Arroyo Pizarro y la expresidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Ana Irma Rivera Lassén.

Panel sobre Afroateísmo

Panel de discusión Afroateísmo. De izquierda a derecha, Eva Quiñones (presidenta de HUSE), Mandisa L. Thomas, Ana Irma Rivera Lassén y Yolanda Arroyo Pizarro. (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

Panel sobre Afroateísmo

Mandisa L. Thomas nos habla de los efectos de la religión en la comunidad afroestadounidense. (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

Lcda. Ana Irma Rivera Lassén

Lcda. Ana Irma Rivera Lassén (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

En dicho foro, la feminista y activista Rivera Lassén señaló en su presentación que en muchas ocasiones hablamos unitariamente de la “raza puertorriqueña”. Se olvida que las divisiones raciales que existen en nuestro archipiélago tienen alto contenido social, político y económico que no debería esconderse. Lo mismo ocurre con el tema de la mujer en una sociedad que presenta el machismo como un valor, algo que sale a relucir cuando se intenta hablar y defender el concepto de equidad.

Ella agregó que a pesar de que Puerto Rico se supone que sea un estado laico según establecido en su Constitución, hay políticos que retan esta situación y quieren imponer valores religiosos fundados en sus dogmas. Ella narró su experiencia de formentar la diversidad de oración de distintas religiones a la hora de la invocación para su nombramiento como Presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico.

Yolanda Arroyo Pizarro

Yolanda Arroyo Pizarro (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

En segundo lugar habló Yolanda Arroyo Pizarro quien presentó a su esposa Zulma Oliveras Vega, con quien se casó cuando se legalizó el matrimonio homosexual. Arroyo Pizarro leyó de uno de sus escritos resaltando la imagen de la mujer cimarrona que escapaba y sufría persecución sin recibir ayuda de los dioses ni de los espíritus de sus ancestros. También recitó una versión del Padre Nuestro en la que con mucho espíritu ateo le interrogaba a un dios inexistente en torno a su indiferencia a incidentes tales como la Masacre de Orlando. Además, dejó saber que escribió una versión del Ave María en la que podía ofender tanto a católicos como a los yoruba. Aun cuando las religiones afrocaribeñas no son hegemónicas, notificó al público de las influencias de dichas religiones en la vida de los afrocaribeños es significativa. De hecho, muchos de sus detractores ven traición en su autoproclamación como atea, porque lo ven como algo eurocentrista. También se le suele acusar de no ser de verdadera africana por ser lesbiana. Al final de su presentación hizo referencia a la inquietud que compartía con Mandisa Thomas de cómo encontrar un equilibrio entre proclamarse ateas sin traicionar lo mejor de su herencia afrocaribeña.

A lo último, Thomas dio su presentación, cuyo contenido hablaremos en la próxima entrada del blog.
.

Asamblea de Ateístas de Puerto Rico (2017-2018)

 

 

This slideshow requires JavaScript.

La Asamblea de Ateístas de Puerto Rico (2017-2018) se celebró en las facilidades del Colegio de Ingenieros y Agrimesores de Puerto Rico en Hato Rey. La actividad abrió con las palabras de la Presidenta Shirley Rivera, recalcando la importancia de la organización a la hora de defender causas seculares. El caso más notable es en cuanto el infame proyecto P. de la C. 1018 o Proyecto de Ley de “Libertad Religiosa”, una legislación que procura que empleados públicos puedan negarse a dar servicios a los ciudadanos utilizando como criterio sus valores religiosos. Un ejemplo sencillo que Rivera le dio a un periodista es la posibilidad de que un médico deniegue una transfusión de sangre a alguien que lo necesita porque es Testigo de Jehová. Otro potencial caso podría ser el que un empleado público permita que alguien se case con una niña de doce años porque es musulmán.

Después de esta dirección, el secretario de Ateístas, Nataniel Torres III, enfatizaba que el grupo actúa más tras bastidores que buscando la prensa del país. Es con ese espíritu que llevaron a cabo una serie de iniciativas. La agrupación ya es oficialmente una organización sin fines de lucro. Fomentaron actividades tales como la competencia de ensayos con enfoque laico en su Fan Page en Facebook, en la que participaron personas de distintos países de América Latina. También lidiaron con problemas de discriminación de entidades públicas tales como el Municipio de Carolina. Miembros del grupo también radicaron una querella en torno un letrero de un cuartel de Toa Alta con contenido religioso, a lo que añadió Torres que si no lo hubieran removido, probablemente hubiera tenido anotada otra violación de derechos civiles ante el Monitor Federal. En otro tema, como acto de solidaridad, Ateístas decidió participar en la parada Orgullo Arcoiris, recordando así que la comunidad LHBTIQ es perseguida y discriminada reiteradamente por demonizaciones similares a las que sufren los ateos en Puerto Rico. Se dio a conocer la nueva de que Shirley Rivera fue invitada a hablarle a American Atheists para familiarizarles en torno a la realidad puertorriqueña. Finalmente, resaltó la importancia de orientar y a apoyar a ateos para que el grupo sirva como un oasis dentro del contexto de un ámbito que los rechaza.

El vocal de la organización, Rolando Torres, hizo una presentación de la obra de solidaridad que llevó a cabo la organización tras los estragos del huracán María y que se hizo en colaboración con HUSE y la Secular Humanist Association. En este blog notificamos al respecto. Las comunidades utuadeñas que recibieron provisiones fueron: Judea, Arenas, Don Alonso, Las Cuevas, Chorreras, El Guano, Salto Arriba, Las Palmas y Caonillas.  Más tarde, las provisiones pudieron llegar a lugares como Adjuntas y Sábana Grande. Es menester añadir que al día siguiente HUSE utilizó parte de las provisiones para distribuirlas en Canóvanas, tal como reseñamos en un momento dado.

Logo de Ateístas de Puerto Rico

Logotipo de Ateístas de Puerto Rico

Le siguió un informe del Lcdo. Miguel Rodríguez que junto al Lcdo. Ángel Bermúdez atienden gratis asuntos relacionados con discriminación contra ateos o seculares en lugares públicos.  En muchos casos, los querellantes se niegan a proceder legalmente, por lo que en ocasiones Ateístas ha tomado la iniciativa de solicitar espacio de propagandización del ateísmo en lugares en que se les dio previamente a los religiosos. En un acontecimiento particular, Ateístas estuvo “impactando” una escuela donde Héctor “El Father” andaba predicando con reggaetón y que fue auspiciado por el Departamento de Educación y el Municipio de Arecibo. La carencia de respuesta de las autoridades públicas para darle a los ateístas tiempo igual les llevó eventualmente a una demanda en el Tribunal Federal contra el Departamento de Educación y otras instancias:  Ateistas de Puerto Rico, Inc. et al v. Puerto Rico Department of Education et al. (7 de julio de 2016).  El caso continúa ante el juez Jay A. Garcia Gregory.

Con todos estos informes, el resto de las presentaciones fueron conferencias. La primera fue la de Mandisa Thomas en la que de manera breve y concisa discutió el tema de la realidad de los afroestadounidenses debido a la religión y cómo la comunidad no creyente puede ayudar a Black Nonbelievers para que cobije a aquellos que quieran “salir del closet” en cuanto a su ateísmo.

Después, Angel R. Mercado Robles dio una conferencia sobre Thomas Paine y su doble vida: como rebelde y como altruista. En ambos casos, fue un deísta clave para la Revolución de Independencia de los Estados Unidos y la confección de su Constitución.

Uno de las conferencias más interesantes fue la del sicólogo clínico Juan González Rivera de la Universidad Carlos Albizu. Reseñaremos en una futura entrada las particularidades de este estudio preliminar. Baste decir que sus hallazgos indican que la sociedad puertorriqueña en general percibe a los ateos muy negativamente y que estos a su vez se sienten discriminados en su entorno.

Al final hubo una presentación tipo tertulia dada por el Lcdo. Ángel Bermúdez en torno a la separación de iglesia y estado.

Nota crítica (ínfima):  Aunque esta perspectiva es bastante popular, la frase jesuana de dar (devolver) al César lo que es de César y a Dios lo de Dios no tiene nada que ver con la separación de iglesia y estado (ni tan siquiera como semillita para que surgiera el concepto). Esa es una interpretación moderna que descontextualiza el pasaje.

.

Reflexiones

No se pueden subestimar las organizaciones seculares que aunque velan por su propio interés, están defendiendo los de nosotros. Contrario a lo que muchos religiosos suelen pensar, una defensa de la separación de iglesia y estado simultáneamente beneficia a todo aquel religioso que quiera valer sus derechos frente al estado y al ateo o agnóstico que decida no creer. Sencillamente en ninguna esfera política debería haber discriminación alguna de ningún tipo por cosmovisiones.

Además, si algo quedó claro en todas estas actividades es que los ateos son una minoría sistemáticamente discriminada y que todo ciudadano tiene la obligación ética y moral de proteger sus derechos, especialmente en la esfera pública. Más adelante reseñaremos las presentaciones de Mandisa L. Thomas y de Juan González Rivera para tener una mejor perspectiva en cuanto a este tema. El estigma es grave aun dentro de minorías marginadas en el Caribe y en Estados Unidos.  Los grupos mencionados en este artículo son refugios y apoyos importantes para cualquier persona que frente a su familia, su entorno de empleo y la sociedad en general deciden no creer en ninguna religión o algún dios en particular.

Aumenta el número de ganadores del Nóbel contra acciones de Greenpeace

nobelvgreen

Hace dos años publicamos una entrada sobre una carta firmada por 110 ganadores del Premio Nóbel solicitándole a Greenpeace que cesara sus ataques contra el arroz dorado. Este es un transgénico que produce β-caroteno, un antecesor de la vitamina A. El objetivo es el de proveer a los asiáticos pobres de un alimento asequible que les nutra con vitamina A. Hoy día se enferman, quedan ciegas y mueren cientos de miles de personas alrededor del mundo por carecer del nutriente.

Arroz dorado

Arroz dorado (Foto cortesía del International Rice Research Institute)

Recientemente, se añadieron otros diecinueve otros laureados, elevando el número a 129. A medida que va pasando el tiempo, Greenpeace empeora su imagen pública y está irreparablemente manchada ante la comunidad científica internacional. Estas 129 firmas son testimonio de ello y están en armonía con el consenso a nivel internacional de las ciencias en torno a la seguridad de los alimentos modificados por ingeniería genética. Aun con todo y los obstáculos de ciertos grupos, el arroz dorado estará disponible en Australia y Nueva Zelanda. Esperamos que este sea un buen comienzo para mejorar la salud y salvar la vida de muchas personas alrededor del mundo con ingeniería genética.

Ecomodernista se postula para gobernar California

Michael Shellenberger

Michael Shellenberger dando una charla en TED. (Fotografía cortesía de TED / CC-BY-NC-ND 4.0 Internacional)

El activista ambientalista Michael Shellenberger ha dejado saber en su página de Facebook que se estará postulando para gobernador de California.

En este momento, California está tomando una serie de decisiones detrimentales que, a entender de Shellenberger, no son consistentes con los datos científicos disponibles. En primer lugar, California está experimentando gradualmente un incremento en los costos de electricidad debido al cierre de una planta nuclear (San Onofre Nuclear Generating Station (SONGS)), lo que ha aumentado el precio del gas. Además, hay un indebido énfasis en invertir en ciertas fuentes renovables tales como la energía solar y eólica, ambas han encarecido dicho costo.

Muchas de las razones para tomar estas decisiones son puramente políticas. El cierre de SONGS, no solamente respondía a problemas de seguridad en la planta (algo que ciertamente es legítimo) sino también a que el ex gobernador Jerry Brown se benefició del cierre. También ha estado involucrado con la campaña para cerrar indebidamente la planta nuclear en el Cañón Diablo. Los ecomodernistas han estado luchando por mantenerla abierta porque le ayuda a California a alcanzar su meta de reducir considerablemente las emisiones de bióxido de carbono, gas principalmente causante del problema del calentamiento global.

El ahora aspirante a gobernador y otro ambientalista conocido, Ted Nordhaus, fueron activistas ambientalistas por buena parte de sus vidas hasta que se frustraron por los escasos resultados de los movimientos para responder al problema del cambio climático. De esa experiencia, dieron una charla devastadora que ahora está disponible por escrito, The Death of Environmentalism (La muerte del ambientalismo). Allí propuso que las tácticas activistas de antaño (los setenta y ochenta) para resolver problemas ambientales parecen no tener resultado en una sociedad que ha cambiado. Por eso hace falta que muera el movimiento ambiental tradicional para que algo nuevo emerja.

Posteriormente, hicieron una evaluación sobria de sus criterios ambientales atemperándolos a los datos ofrecidos por las ciencias. Desde entonces, se convirtieron en activistas a favor de la energía nuclear y de los avances de la tecnología. Dejaron saber su parecer, esta vez en un libro Break Through (en los sentidos de “avance” y “abriendo caminos”) donde invitaba al movimiento ambientalista a una introspección seria y revaluación de sus estrategias tomando en consideración la presente falta de resultados deseados. En el texto proponen una nueva forma de mirar la lucha ambiental desde criterios pragmáticos, abogaban por que se tomaran cursos de acción teniendo en cuenta su efectividad ambiental.

Con este ecopragmatismo en mente, ambos fundaron un think tank, The BreakThrough Institute para promover medidas tecnológicas para la mejora del ambiente, entre ellas la energía nuclear y la ingeniería genética de alimentos. Más adelante, este grupo tuvo un rol clave en publicar (junto a otras personas que iban por la misma línea) el Manifiesto Ecomodernista, en donde asumía la perspectiva ecopragmática y la protección de la naturaleza vía la tecnología para el desacoplarla de la actividad (interferencia) humana.

Pandora's Promise

Afiche del documental “Pandora’s Promise”, dirigida por Robert Stone

Shellenberger también participó en el documental Pandora’s Promise, dirigida por Robert Stone, en la que formaba parte del grupo de activistas ambientalistas que cambiaron de parecer en torno a la energía nuclear. Es bueno indicar que este es uno de los poquísimos documentales recientes que tiene en cuenta la evidencia científica en torno a la realidad energética y el pasado de los reactores nucleares.

Más adelante, dejó de supervisar The BreakThrough Institute para dirigir una nueva organización activista por la energía nuclear, Environmental Progress.

A raíz de su experiencia militante, al ver la corrupción que quiere llevar al cierre de las nucleares y a la vez mirar cómo California repite los mismos errores de Alemania, Shellenberger decidió postularse para gobernador. Para todos los efectos, él va a ser un político cuyo programa va a tener como soporte aquellas políticas públicas que tengan base científica.

En su vídeo en que anuncia su decisión, Shellenberger afirma que quiere hacer una campaña vía las redes sociales. A su vez nos dice que debe apartarse de las campañas millonarias que invitan a la corrupción.

Estaremos pendientes a cómo transcurre su candidatura, mientras que contemplamos cómo California sigue tomando decisiones equivocadas. No solamente quiere etiquetar productos tratados con glifosato por considerar erróneamente a este pesticida como cancerígeno, sino que también productos como el café van a ser etiquetados como carcinógenos. Véase las declaraciones de la American Cancer Society al respecto.  Si se propusiera tal cosa en nuestro ámbito caribeño, el colectivo puertorriqueño de sangre jíbara se persignaría rogándole a Dios que tal cosa nunca pasara.

Veremos qué sucede en los próximos años. Mientras tanto, les dejo con unos vídeos de Shellenberger en TED.

Presbiterianos rechazan P. de la C. 1018, mientras que legislatura quiere ir por encima de veto

Banner_Carta_Presbiteriana

Mientras todavía se debatía el proyecto de ley P. de la C. 1018, algunas iglesias y religiosos se unieron contra esta pretensión del mal llamado proyecto de “libertad religiosa”. Ya hemos visto declaraciones de Unitarios Universalistas de Puerto Rico y del teólogo Luis Rivera Pagán.  Lo que no se ha divulgado mucho por los noticieros es que se unió al coro el Presbiterio de San Juan de la Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos que declaró lo siguiente en su cuenta de Facebook:

Posición del Presbiterio de San Juan de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos de América sobre el Proyecto de la Cámara 1018

Históricamente la Iglesia Presbiteriana tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico ha manifestado su defensa y afirmación de los estatutos establecidos por ambas Constituciones.

Esto queda en evidencia cuando en el Siglo 18 el Rev. John Witherspoon firmó los artículos de la Confederación y ratificó la Constitución de los Estados Unidos. De igual manera sucedió con nuestra Constitución cuando a raíz de la petición #77 del Diario de Sesiones de la Convención Constituyente de Puerto Rico, miembros distinguidos de nuestra denominación en la isla, solicitaron que en dicha Constitución se garantizara la separación de Iglesia y Estado.

A tales efectos nosotros el Presbiterio de San Juan de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos de América en Asamblea Ordinaria #171 llevada a cabo en la Iglesia Presbiteriana en Villa Carolina, el sábado, 3 de febrero de 2018, expresamos nuestra oposición unánime a dicho Proyecto por las siguientes razones:

  1. Este Proyecto de Ley motiva a ir en contra de la enseñanza bíblica de no hacer acepción de personas (Hechos 10:34).
  2. Este Proyecto expresamente fomenta el discrimen contra otra persona y lacera su dignidad dejando a un lado el Mandamiento fundamental de la Fe Cristiana, el amor hacia los demás (Juan 13:34-35).

Por lo cual solicitamos al Sr. Gobernador a que vete inmediatamente este Proyecto.

Nuestro Presbiterio mantendrá en oración tanto al Sr. Gobernador, como a nuestros legisladores y a cada servidor público. De igual forma enfatizamos que nos mantendremos en oración por quienes piensan distinto a nosotros sobre los principios básicos de la Fe Cristiana que nos mueven a la justicia, a la misericordia y sobre todo al amor.

El veto del gobernador y el reto de la legislatura

El gobernador de Puerto Rico vetó expresamente el proyecto de ley con sus objeciones y además arguía que bajo su administración se aprobaron los proyectos de ley que establecían “Iglesias-Escuela” y la protección de las creencias religiosas de los individuos en áreas laborales. También afirmaba categóricamente no ser rehén de nadie, ni tan siquiera del sector religioso.

El veto recibió el rechazo de organizaciones como Puerto Rico por la Familia, que acusaba al gobernador o a sus asesores de ser ineptos. La pastora Wanda Rolón se sintió decepcionada por la decisión del gobernador y revelaba cómo a través de los años ella siempre se sintió “perseguida”, especialmente tras el veto del gobernador (¿?). Estas alegaciones se deben a la cantidad de críticas y burlas por parte de opositores a su ministerio.

Nota a Wanda Rolón:  En ánimo de consuelo y de brindarle alegría de nuevo a su corazón, le queremos notificar dos cosas bien importantes. En primer lugar, la inmensa mayoría de los relatos de persecución de los cristianos en la antigüedad son falsos, tal como se ha visto exhaustivamente en los trabajos de expertos en torno al martirologio cristiano. Le recomendamos que lea el libro de Candida Moss, The Myth of Persecution, para que no siga acongojada en torno a cómo se solían perseguir a los cristianos primitivos. La segunda noticia que le calmaría su alma es que gracias a la separación de iglesia y estado, usted es libre de practicar lo que quiera. Le aseguramos que contrario a otros países que  persiguen sistemáticamente a los cristianos (en varios lugares de África y Asia), la separación de iglesia y estado garantiza que el estado no la va a perseguir por su ministerio.  Eso no excluye que hayan dos o tres loquitos que le envíen amenazas de muerte, pero para eso está la policía. La última vez que verifiqué, usted ha estado practicando su religión por años tanto como cantante como predicadora sin impedimento alguno del estado. No hay nada del veto del gobernador que constituya persecución para usted. Al contrario, garantiza que el estado atenderá sus derechos sin discriminación alguna por algún servidor público que esté en contra de su ministerio.

A pesar de nuestro intento de consuelo al alma atormentada de la pastora, otras personas se han expresado con desdén a sus aserciones, tales como la no creyente excandidata a la gobernación Alexandra Lúgaro.

Mientras todo esto ocurre, todo se mezcla con la política partidista que divide al país. En estos días se ha acentuado un forcejeo político entre el gobernador Ricardo Rosselló y el Presidente del Senado Rivera Schatz. Ante el vacío político que representa el ejecutivo por su inviabilidad política para las próximas elecciones, desde ahora Rivera Schatz quiere reafirmar su liderato en el Partido Nuevo Progresista. A esto se añade el fervor religioso de unos cuantos en la Cámara de Representantes quienes desean que pase este proyecto de ley.

El P. de la C. 1018 se enreda en todos estos factores y parece que va a haber un nuevo intento de pasar por encima del veto del gobernador. Esto no podría ser así si se mantienen en contra o abstenidos de la legislación los cuatro senadores del PNP: Zoé Laboy, Miguel Romero, Larry Seilhamer y Axel Roque Gracia. Esto significa que habrá un intenso cabildeo por parte de ciertos sectores religiosos en el Senado. Veremos qué ocurre en los próximos días.

El desmantelamiento del Instituto de Estadísticas

Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

Logotipo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

En días recientes, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares  y la legislatura están en proceso de planificar la consolidación de agencias. Entre las afectadas se encuentra el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR). Analistas políticos de todo el espectro político parecen escépticos a esta medida del gobierno. Se ha presentado en la legislatura un proyecto de ley para la creación de una “sombrilla” que presuntamente estimule el desarrollo económico en medio de la crisis (véase el P. del S. 809). Allí se propone que algo similar al instituto  como miembro del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio. mientras que se externalizan sus labores presuntamente para garantizar la autonomía y objetividad de los datos.

Esto se da en un ambiente de desconfianza en el ejecutivo por parte de la mayoría del pueblo de Puerto Rico, la Junta de Control Fiscal y miembros del Congreso de los Estados Unidos. El año pasado, Rosselló destituyó a ciertos miembros del IEPR, le ha recortado su presupuesto, no lo incluyó en los esfuerzos de analizar factores relacionados a las muertes después del acontecimiento del huracán María y cuestionó los datos que les presentó el año pasado responsabilizando a algunos de sus miembros por levantar falsas expectativas económicas. El proyecto también se radica justo cuando se ha cuestionado en la prensa internacional los datos de los números de muertos a raíz del huracán María. Aunque por años los datos salidos del gobierno han estado plagados de errores y manipulaciones, el IEPR ha ayudado a resolver muchos de esos problemas hasta el punto de que hoy se considera una fuente profesional. Algunos de los restantes asuntos en torno a la imprecisión de los datos se debe a la falta de comunicación entre agencias.

El Instituto es valioso porque presenta una variedad de datos que cuya debida cualificación científica tiene un impacto importante en la sociedad puertorriqueña y en la salud pública. Por ejemplo, véase los datos en torno a los contagios con el virus de papiloma humano, una de las causas más importantes de cáncer cervical en las mujeres. Véase también los datos en relación con la población de Puerto Rico. Ha corregido los datos de mortalidad junto al National Center for Health Statistics (NCHS), También ha jugado un rol en peticiones de ayuda al Congreso de los Estados Unidos a la luz de los números disponibles (véase este caso). El “task force” congresional para el desarrollo económico de Puerto Rico ha reconocido su labor profesional (véase su informe del 20 de diciembre de 2016, pág. 45).

Gracias a un artículo de Mónica I. Feliú-Mójer publicado en la  revista Scientific American, la noticia es internacional. La American Statistical Association envió una carta al gobernador reafirmando la alta calidad de los datos provistos por la institución. También goza del apoyo de Espacios Abiertos, organización que busca la integridad y transparencia de información por parte del gobierno.

Pues, debido a los planes del gobierno, el Instituto pide ayuda. La American Statistical Association ha abierto una página del peticiones en el portal Change.org para que ciudadanos firmen una carta solicitándole al gobernador mantener el IEPR y su autonomía e integridad de datos. La carta está disponible aquí.

Teólogo puertorriqueño denuncia el P. de la C 1018

Luis Rivera Pagán

Luis Rivera Pagán dando una conferencia e Vitória, Brasil el 25 de agosto de 2017. Foto cortesía suya, CC-BY-SA 4.0.

Aunque en este blog sostenemos una perspectiva naturalista, sí apreciamos y valoramos aquellas intervenciones de religiosos que son para beneficio social.

El Dr. Luis Rivera Pagán es teólogo reconocido internacionalmente y aliado de los pobres y marginados del mundo. Cuando se enteró de la aprobación de la versión enmendada del P. de la C. 1018, no tardó en denunciarlo en su cuenta de Facebook.