Otro triunfo para NuScale

NuScale

Representación de una central nuclear modular NuScale (Fuente: NuScale).

Recientemente, la empresa NuScale Power™ anunció recientemente (el 30 de abril de 2018) que el reactor modular diseñado por la empresa ha sido el primero en aprobar la Fase 1 de la Revisión de la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos (NRC) una de las partes más importantes y difíciles del proceso de entrar en el mercado.

Esto ocurre a solo meses de que este mismo organismo reconociera que este hábil diseño no necesita en absoluto respaldo eléctrico de seguridad para evitar accidentes nucleares y derretimiento del combustible (como ocurrió en Chernobyl, Three Miles Island y Fukushima). El diseño de seguridad pasiva deja que la física actúe por su cuenta sin intervención humana alguna en caso de una situación similar a la de Fukushima. En tal caso, constuido para que el calor sea absorbido por el agua y, posteriormente, se enfría al permitir la circulación de aire y la emisión de calor por convección.

En este blog, hemos abogado por la adopción de un curso de acción que nos mueva del consumo de carbón y petróleo a gas, y, finalmente, a energía nuclear junto a fuentes renovables. Dado al hecho de que se espera que estos módulos se producirán masivamente y a gran escala, puede ser que para la próxima década deprecie lo suficiente como para ser viable económicamente para Puerto Rico. Con este tipo de fuente limpia de energía, se podría utilizar como base de desarrollo económico al proveer energía sumamente barata, mientras que haría que Puerto Rico se una a una lucha efectiva contra el calentamiento global y el cambio climático.

También hemos señalado que intentar convertir a Puerto Rico en un duplicado del Energiewende alemán sería un enorme error, dado el mal historial que eso ha tenido en Alemania. Francia y Suecia han sentado mejor pauta al optar por mantener sus plantas nucleared para una producción de energía limpia. Sin embargo, tanto el gobernador como algunos otros políticos (de su partido y de otros), se mantienen (o se quieren mantener) al margen de lo que los números realmente reflejan en torno al incentivo indebido de energía solar y eólica.

Esperamos que alguien en el gobierno despierte y preste atención a estos nuevos sucesos en el ámbito de la energía nuclear. Este es un momento histórico a nivel mundial.

 

Advertisements

Noticias recientes y la privatización de la AEE

Recientemente, el gobernador anunció la privatización de la generación de energía eléctrica  de la AEE. Esto no es sorpresa y era de esperarse tal como adelantaron muchos analistas y un servidor. Sin embargo, este anuncio va acompañado de una serie de malas noticias en  cuanto a la provisión y redistribución de  energía, especialmente si el gobernador quiere implementar una privatización que “fomente la energía renovable”. Veamos tres sucesos que pintan un panorama más incierto de la Autoridad para el futuro.
.

Malas noticias de Alemania

En términos de liderato ambiental, Alemania se está quedando rezagada como  modelo para el mundo de los beneficios de optar por energía limpia. Esta política ambiental conocida como Energiewende básicamente consiste en transformar sus red eléctrica de fuentes energéticas fósiles y nuclear a renovables. Desgraciadamente, durante el gobierno de la Canciller Ángela Merkel, se divulgaron los efectos adversos de cerrar las plantas nucleares. Los dos principales artículos de este blog al respecto analizan la situación aquí y aquí. Por lo pronto, han surgido otros  dos problemas para Alemania:

  1. El economista Hans Werner-Sinn publicó un estudio devastador para el Energiewende titulado “Buffering Volatility:  A Study on the Limits of Germany’s Energy Revolution” que con detalles precisa las razones de la inviabilidad del proyecto.
    .
  2. Se confirmó ya oficialmente lo  que se había hablado tras bastidores y cuya documentación se había colado al público: Alemania acepta abandonar su meta que tenía de reducción del bióxido de carbono para el año 2020. Esto ocurrió cuando así lo determinaron Merkel y su alianza con los social demócratas.

Esto sucede cuando el público cree otra cosa por razón de las redes sociales y algunos sitios en el ciberespacio, por ejemplo la reciente noticia de ScienceAlert que afirma que las renovables alemanas habían beneficiado al público. Se pasa inadvertido que esto fue por un lapso muy breve de tiempo.

Aunque en general ScienceAlert es una buena fuente para enterarse de noticias interesantes sobre las ciencias, no es la primera vez que publica algo así. El año pasado afirmaba algo similar.

Noticia de ScienceAlert

Noticia de ScienceAlert

Sin embargo, cuando vemos las cifras de las fuentes energéticas que consumía Alemania durante el 2016 notamos que más de la mitad (52.2 %) de estas fueron de combustibles fósiles y solo el 29.5 % provino de fuentes renovables.

Generación de energía eléctrica en Alemania.

Generación de energía eléctrica en Alemania.

Esto no solo es una falsa impresión. La realidad es que las fuentes eólica y solar han formentado el mayor consumo de combustible fósil y ha aumentado el costo de la energía eléctrica para los contribuyentes alemanes para compensar por su inestabilidad. Nada menos que RT nos informa al respecto, sin olvidarse que parte de los costos se debe al desmantelamiento de sus plantas nucleares.

.

Malas noticias en el ámbito de las baterías

Naomi Klein

Naomi Klein en Berkeley en 2014. (Fotografía cortesía de Moizsyed de Wikimedia Commons – CC-BY-SA 4.0).

El lunes, 22 de enero de 2018, los panelistas del programa radial Fuego Cruzado entrevistaron a la periodista Naomi Klein. Ella es ideóloga autora de valiosas obras críticas del capitalismo como No LogoThe Shock Doctrine. Las dos la colocan en un lugar respetable para el debate en relación con algunos temas actuales en torno a la globalización. No obstante ello, tenemos unas muy serias diferencias con algunos aspectos de esas obras y, muy especialmente, con su reciente libro This Changes Everything. Allí aboga por un acercamiento “desde abajo” (grassroots) y por las ciencias solo en el asunto del cambio climático. Por otro lado, sorprendentemente omite y va en contra de toda opinión consensuada científica en torno a muchos  temas que le son ideológicamente inconvenientes. Ella no ofrece ninguna solución económicamente coherente y científicamente fundada para el problema del cambio climático. Así que su alto grado de selectividad prejuiciada debe ser motivo para tomar algunas de sus aserciones con sumo cuidado. Otras deberían ser rechazadas.  Sobre este asunto escribiremos en otra ocasión.

No obstante nuestras objeciones, Klein sostiene que en el caso de Puerto Rico no existe el mismo tipo de shock como los relatados en su libro. Contrario al caso de Chile (donde economistas de la Universidad de Chicago querían darle un “tratamiento de shock” económico), nuestro archipiélago no sufre de un golpe de estado violento para implementar un “ladrillo” preparado por economistas neoliberales bajo un gobierno fascista. Más bien se trata de una serie de sucesos en los que el gobierno colonial de Estados Unidos impone legalmente un nuevo giro hacia la privatización y la desregulación bajo la dirección de la Junta de Control Fiscal. En eso podemos estar fundamentalmente de acuerdo con ella. Sin embargo, lo que señaló en su entrevista en Fuego Cruzado es hay un “colonialismo verde” que es parte de todo este andamiaje que aprovecha el desastre del huracán María. Esto se manifiesta cuando inversionistas como Elon Musk o la Fundación Clinton desean poner su dinero en soluciones “verdes” para enriquecerse. Esta apreciación de Klein no debe pasar inadvertida.

Hemos preguntado sobre este tema en relación con las actividades de Musk. Deberíamos velar muy atentamente las que involucran sus baterías Tesla, especialmente su inversión en carros eléctricos y en respaldos para paneles solares y molinos de viento. Aun suponiendo que las intenciones de Musk fueran puramente benignas y que solo quiere hacer un negocio que sea rentable y beneficioso para sus clientes, la realidad nos hace tropezar con algunos problemas.

La versión cibernética de la revista Bloomberg lanzó un alerta en cuanto a las ventas de baterías. Aunque el precio de los carros eléctricos ha caído, la demanda por baterías le ha estado poniendo presión al sector minero, especialmente el africano, para la extracción de los minerales necesarios para crearlas.  Por ejemplo, según Bloomberg, cuando la empresa BMW anunció su línea X3 SUV y Mini, el precio de 21 kg de cobalto estaba a $ 600. Dieciséis meses después ya estaba en $ 1,700.

Gráfica de Bloomberg

Subida de precio del cobalto (Gráfica cortesía de Bloomberg).

En la medida en que incremente la demanda por cobalto para la creación de carros eléctricos, menos costoefectivos podrían ser en el futuro. Según los autores del artículo, para poder sustituir cada carro en el mundo haría falta el doble de las reservas actuales de cobalto. Sin lugar a dudas, esto también tendrá un impacto importante en las baterías de resguardo para ciertas fuentes renovables.
.

Malas noticias en relación con las microredes

Esto se combina con otro problema. Se recomienda la transformación del sistema eléctrico de Puerto Rico en un sistema de microredes, rumbo al cual nos dirigiremos para minimizar ciertas vulnerabilidades que se han hecho evidentes con el huracán María. Sin embargo, tal medida descentralizada conllevaría otros costos, especialmente si se priorizan la energía solar y la eólica. Según un estudio importante publicado este año, tales diseños podrían reducir considerablemente la eficiencia energética y aumentaría la desestabilización de la red. He aquí le ficha:

Schäfer, B., Beck, C., Aihara, K., Witthaut, D., & Timme, M. (8 de enero de 2018). Non-Gaussian power grid frequency fluctuations characterized by Lévy-stable laws and superstatistics. Nature Energy. doi: 10.1038/s41560-017-0058-z.

Vale indicar que este se propone aquí un modelo basado en el estudio de microredes en varios países del mundo. Por ende, sus observaciones no son despreciables.
.

Preocupaciones

La falta de transparencia en torno a la AEE y las interrogantes que se despiertan tras el anuncio de la privatización entre otros asuntos ponen a esta agencia de gobierno en posición sumamente precaria. Esto se debe a que esta noticia ha despertado el interés de los acreedores y el Congreso de los Estados Unidos. Según varios analistas, el gobernador se ha puesto en camisa de once varas  sin tener ciertos factores en consideración, por lo que ha complicado innecesariamente el panorama. El congresista Rob Bishop afirma que será ante la juez Laura Taylor Swain que se verá con lujo de detalles la verdad en torno al estatus de la empresa. Esta última aserción nos indica implícitamente que el legislador no le cree al gobernador.

Ante el panorama fiscal del país, el gobernador puede hacer muy poco para evitar la privatización ya que no cuenta con el dinero para que el estado siga administrando la AEE. El Centro para la Nueva Economía ve con buenos ojos la privatización, pero advierte que “el diablo está en los detalles”. Cualquier propuesta de privatización debe pasar por el visto bueno de la juez Taylor Swain porque debe garantizar el pago de por lo menos parte de la deuda de la Autoridad. No es claro que el costo baje para los usuarios solo por el hecho de poner a competir a proveedores de energía eléctrica.

Por otro lado, a la luz de lo que hemos visto, la creación de microredes y la implementación de ciertas fuentes renovables (léase solar y eólica) son dos variables que podrían aumentar el costo de la energía eléctrica a los usuarios. Aun cuando se quieran reducir ciertas vulnerabilidades de la red, si estos dos factores no se diseñan con sabiduría técnica y no se tienen en cuenta ciertos problemas de ingeniería, podríamos terminar en una peor situación. Al final, el problema sería mucho más costoso para los consumidores. Una señal de eso es la queja que tienen consumidores de energía solar en Puerto Rico en torno a su costo (vea este artículo y este).

En discusiones de este tema, sale a relucir Costa Rica como ejemplo a seguir con las renovables y su carencia de dependencia en energía fósil. Sin embargo, recordemos que dicha nación hermana puede hacerlo por sus accidentes geológicos y geomorfológicos. El 78 % de su energía proviene de fuentes hidroeléctricas, 10 % de la energía termal (por estar en un área volcánica), 10 % energía eólica y el 1 % el resto (incluyendo la energía solar). ¿Puede la geomorfología de Puerto Rico proveer este tipo de situación energética? Solo tengamos en cuenta que ninguno de los países más limpios del mundo (Francia, Suecia, Costa Rica, etc.) cuenta con una producción solar o eólica que sea la sustancia de la totalidad de energía eléctrica. Siempre o es un porcentaje menor (10 % de la energía es eólica en Costa Rica) o insignificante (0.1% eólica y solar en Francia). ¿Qué exactamente se quiere proponer para Puerto Rico cuando se habla de “energía renovable”?

Veremos qué ocurrirá en los próximos años.

Buenas noticias sobre NuScale Power

NuScale

Representación de una central nuclear modular NuScale (Fuente: NuScale).

En un artículo escrito el año pasado (2017) hablamos de la sugerencia de crear en Puerto Rico un reactor nuclear modular con la ayuda de NuScale Power. El hecho de que es modular abarataría muchísimo su costo de construcción (que sería significativamente mucho más reducido que una planta nuclear convencional). Además, los módulos y la planta están habilmente diseñados para que opere en gran medida explotando las leyes de la física, minimizando así el uso de electricidad externa.

Además, tiene un sistema redundante de seguridad que utiliza las leyes de la física para apagar el reactor sin necesidad de electricidad externa (es decir, ofrece seguridad pasiva). En caso de cualquier fenómeno geológico o meterológico en que se pierda electricidad o afecte el reactor (huracán, terremoto, etc.), no hace falta intervención humana alguna para evitar un accidente nuclear, las leyes de la física se encargan de apagarlo y enfriarlo.

En aquel artículo, recomendamos este reactor específicamente porque es el único nuevo diseño modular cuyo informe de detalles de la planta ha sido aprobado para revisión por la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos (NRC).

Nuclear Regulatory Commission

El sello de la United States Nuclear Regulatory Commission

Como previsto, tan reciente como el 9 de enero de este año, se ha dado a conocer que esta agencia reconoció que el diseño de seguridad pasiva de NuScale funciona. Este es un momento de regocijo para aquellos que por años han abogado por la conveniencia y rentabilidad de una planta como esta. El Instituto de Energía Nuclear (NEI por sus siglas en inglés) aplaudió esta aprobación histórica, ya que esta ha sido el único visto bueno de nuevo diseño en los Estados Unidos en que no requiere energía alterna o directa externa para controlar la reacción nuclear en caso de emergencia. Además, Estados Unidos se adelanta a varios países del mundo incluyendo Rusia, China, Argentina y Corea del Sur que están creando reactores modulares de este tipo.
.

Respuesta a ciertas objeciones

Reactor BONUS

Reactor BONUS (Foto cortesía del Departamento de Energía de Estados Unidos)

Una de las objeciones que hemos recibido en estos últimos días en cuanto a nuestro artículo en torno a elementos concernientes a un programa de país se debe a que durante los años sesenta se construyó una planta nuclear en Puerto Rico, el Boiling Nuclear Superheater (BONUS) que se encuentra en Rincón y que ahora es el Museo Tecnológico de Rincón Dr. Modesto Iriarte Beauchamp.

Según el Fact Sheet provisto por el Departamento de Energía de los Estados Unidos, esta planta era un prototipo para investigar la viabilidad económica de un reactor de ebullición de agua “superheater“. El proyecto nació como una labor conjunta del Departamento de Energía federal y la Autoridad de Fuentes Fluviales local. Su construcción se llevó a cabo durante los años sesenta y comenzó a operar en 1964. Sin embargo, fue clausurado en 1968 por un coladero de combustible nuclear, por lo que su periodo de vida fue de tres a cuatro años. Entre 1969 y 1970 fue decomisada.

La utilización de BONUS como argumento contra NuScale no deja de ser risible debido a que es una crítica totalmente desenfocada:

  • BONUS se creó durante la fiebre en la industria nuclear por la creación de reactores de agua liviana y reactores de agua en ebullición. Estos diseños incluían medidas de seguridad activas (es decir, requieren intervención humana y electricidad externa), pero no era parte inherente de su diseño. Estos tipos de reactores son los que han prevalecido en los Estados Unidos.  Ese NO es el caso de la planta NuScale, ya que las medidas de seguridad pasivas son parte esencial del reactor.
    .
  • BONUS se creó como un prototipo, como una versión prueba de lo que podría ser ese tipo reactor de ebullición. Como estaba en etapa de prueba, se contemplaba la posibilidad de fallo del reactor. Ese NO es el caso de la planta NuScale, porque se ha construido una planta prototipo NuScale que por cerca de diez años de pruebas se ha demostrado su seguridad y viabilidad. Su aprobación por la NRC confirma este hecho.

En otras palabras, de adoptar una política que prevea la integración de una planta modular NuScale, Puerto Rico tendría como punto de apoyo el hecho de que ya es un sistema de demostrada seguridad.

Hablar de si “los reactores nucleares son seguros” es como hablar de la seguridad de los carros. En general son seguros, tienen frenos, cinturones de seguridad y otras medidas. Sin embargo, unos carros son más seguros que otros, por lo que debemos especificar a cuál modelo nos estamos refiriendo. Igual en el caso de las plantas nucleares. NuScale es mucho más segura que BONUS y que muchas otras plantas alrededor del mundo. Aquí no cabe comparar chinas con botellas.

¿Es realmente 100 % segura? Nada es 100 % seguro en la vida, pero ciertamente es convergente a ese número (véase los detalles de ello en nuestro artículo donde lo discutimos por primera vez). Además, la seguridad es un término relativo. Aun cuando tratemos de la seguridad de la energía nuclear en general, ciertamente es mucho más segura que casi todas las demás. Como hemos mostrado una y otra vez, con dicha fuente controversial de energía se salvan millones de vidas más que las que cobra. El carbón en Estados Unidos, mata a 7,500 personas al año (estadísticas del 2014), mientras que en el caso de la energía nuclear es convergente a 0 al año. Fuera de la energía eólica, las fuentes nucleares son las más seguras de todas, incluyendo las placas solares. Así que cerrarle la puertas a NuScale por BONUS no pasa de ser una política miope, especialmente a la luz del calentamiento global y la insistencia de que todas las soluciones energéticas deben ser por renovables.

Finalmente, se ha querido sustanciar esta objeción y otra relacionada con nuestra propuesta del establecimiento de una sólida educación de ciencias de computación adecuada para programadores y que incluya el desarrollo y mantenimiento de software libre. El argumento se reduce a que en los puertorriqueños no se puede fiar porque “todo lo hacen mal”. Esta respuesta cínica no debe tomarse en serio. Todo programa integral de país debe partir de la premisa de la necesidad unos cambios fundamentales y radicales del modus operandi de un país. Esa fue la experiencia de Irlanda cuando emprendió en sus programas consensuados convirtiéndole así en una potencia económica superior a su antigua metrópoli, Gran Bretaña. Un programa de país tiene el objetivo de orientar los esfuerzos colectivos del país en una sola dirección.

Además, bajo ese argumento no podríamos promover nada, ya que esa premisa sería la autoderrota de cualquier proyecto, por más elemental e incontrovertible que sea.  La alternativa a un programa de país sería la más absoluta indiferencia a los males sociales o el suicidio colectivo como solución final.

Aceptamos la crítica de que para una propuesta completa, hace falta un estudio integral para ver cuál sería la mejor combinación de nuclear con renovables. Eso es un reto que los que proponemos la energía nuclear debemos asumir. Sin embargo, mantengamos en mente que nuestra transición de energía basada en petróleo a la de gas va a suceder, no importa qué le ocurra a la Autoridad de Energía Eléctrica. Otro hecho es que el gas es combustible fósil que agrava el efecto de invernadero, aunque en menor grado que el carbón o el petróleo. Para movernos al tipo de energía limpia que se adecúe al consumo de los puertorriqueños, posibilite desarrollo económico y que simultáneamente estabilice las fluctuaciones que inevitablemente se darán gracias a la intermitencia de ciertas fuentes renovables, necesitamos la energía nuclear. La experiencia de Alemania y de Francia así nos lo demuestra.

Partiendo de esta convicción ecomodernista, parece que un elemento necesario para un programa de país es la planificación para el eventual uso de plantas nucleares. Estas deben servir como base de infraestructura que siente la construcción de un Puerto Rico próspero y ambientalmente limpio. Eso es lo que defendemos aquí.