HUSE lleva el decreto de ayuno a los tribunales

Decreto firmado de 40 días de ayuno en la Cámara de Representantes

Decreto firmado de 40 días de ayuno en la Cámara de Representantes

Recientemente, la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) ha disputado en la opinión pública la legitimidad de un decreto aprobado por la Cámara de Representantes para que municipios en Puerto Rico implementen unas actividades e invitar al pueblo al ayuno y la oración. HUSE argumenta que esto constituye una violación a la disposición de la Constitución del ELA de Puerto Rico que dice sin ambigüedad alguna que habrá completa separación de Iglesia y estado. El decreto en cuestión, alega que es …

… para la purificación espiritual, material y social de nuestra población en todo el archipiélago de Puerto Rico … convocar al Pueblo de Puerto Rico a levantarse en unidad para interceder por nuestra Isla del Cordero.

Una vez obtenido el decreto, HUSE procedió a presentar una demanda contra el Presidente de la Cámara de Representantes y todos los legisladores que suscribieron el documento. Se sometió un injunction preliminar solicitando un cese y desista a la parte demandada de llevar a cabo la actividad planificada al respecto. El Juez Ángel Pagán Ocasio, del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de San Juan, emitió una orden ayer, el 23 de febrero, dando un “No Ha Lugar” a dicho injunction y convocó a las partes al Tribunal para que presentaran su caso el 3 de marzo del 2017.

Veremos en los próximos días el desenlace de esta defensa de la separación de Iglesia y estado. Por lo pronto, el Presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, dejó claro que no importa si el tribunal le prohíbe llevar a cabo la actividad, continuará en esa jornada.

.

Opinión

Irónicamente, el decreto invita a grupos “seculares y espirituales” a la actividad. El problema está que entre los grupos seculares, habemos algunos que no pensamos que ni el ayuno y la oración intercederá por nada ante nadie. Sí, en el plano personal puede ser que mejore la vida espiritual de algunos, pero como confiesa el párrafo introductorio del decreto, esto responde a una cosmovisión religiosa en la que el ayuno y la oración se dirige a “interceder” por “el Pueblo” ante algo o alguien. ¿Quién será? Muy probablemente el dios judeocristiano (o el musulmán, o el no denominacional).

Este servidor es naturalista religioso que ve a la Totalidad de la Realidad como Dios, el ayuno y la oración no tienen sentido alguno si se quiere mejorar las condiciones sociales del pueblo. Otros naturalistas religiosos no usan lenguaje teísta para ello, pero también serían de la misma opinión. Pienso que para la mayoría de los agnósticos y ateos, la actividad no tendrá efecto alguno sobre la realidad socioeconómica de Puerto Rico. El ayuno y la oración solo unifica a aquellos que son creyentes en dichas prácticas, excluyendo a los que no creemos en ello.

Sin embargo, hay algunos factores que potencialmente podrían unificar al país y, simultáneamente, probablemente darían muy buenos resultados por ser medidas de consenso:

  • Reunirse los representantes de todas las esferas sociales: proletariado del país, empleados gubernamentales, el sector del capital, partidos políticos, etc. y hacer un programa integral de país con el que, no importa que partido esté en el poder, haya un compromiso para su continuidad.
    .
  • Recurrir a organizaciones expertas en distintos temas pertinentes tales como la Asociación de Economistas de Puerto Rico, el Centro para la Nueva Economía, eticistas, planificadores respetados por el pueblo para ayudar a confeccionar dicho programa.
    .
  • Mientras se implementan ese programa, que haya también una Asamblea de Status que atienda por su cuenta dicho asunto, ya que muchas de las variables económicas están atadas inevitablemente a este tema.

En cuanto a algo semejante a lo propuesto a los primeros dos puntos, tenemos evidencia de que funciona. Este ha sido el caso clásico de Irlanda, especialmente cuando se convirtió en lo que muchos economistas han llamado “el Tigre Celta”. Esto lo logró mediante un pacto entre el capital, el sector laboral y el gobierno que se ha llegado a conocer como “Social Partnership” y su programa “Programme for National Recovery“. Algo semejante se ha estado forjando en Barbados.

Otras medidas que podrían funcionar involucran una verdadera limpieza de la corrupción gubernamental vía mayor transparencia. Para ello, debería haber mayores recursos tecnológicos que hagan la documentación pública mucho más accesible al público promedio y a la prensa del país. Debería fortalecerse la Oficina del Contralor para nombrar a las personas responsables de actos de corrupción y tomar mayores medidas contra ellas para que paguen a la sociedad, sin caer en el vaivén partidista que muchas veces afecta la labor del Departamento de Justicia.

Sin embargo, no tenemos evidencia de que algún país se haya recuperado en gran medida gracias al ayuno y la oración. De hecho, una gran parte de los países más prósperos y estables del mundo tiene poblaciones cuya mayoría no se afilia a ninguna religión organizada (Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia, Finlandia) y hay muchos países que prosperan más en la medida que se han ido secularizando (e.g. Irlanda, Holanda, Francia e Inglaterra). No hay evidencia de países que prosperan gracias a una religión organizada o por políticas de oración y ayuno. Tampoco lo hay en cuanto a la proporción directa en fomentar políticas religiosas y la estabilidad económica y social de un país.

Tampoco se puede constatar que aquellos que detentan el poder económico y político que abogan por dichas medidas religiosas hayan sido “purificados materialmente”, debido a que siguen siendo tan ricos como antes … tal vez más. En cuanto a la “purificación espiritual”, es escasa la evidencia de que, por ejemplo, algún político o alguna persona atada al sector económico haya abandonado la corrupción debido a una política pública como la que ha propuesto la Cámara de Representantes.

A la luz de ello, no es malo en principio a que individuos oren o ayunen si eso les ayuda espiritualmente. Sin embargo, convertirlo en política pública para aparentar que el gobierno está haciendo algo por la debacle económica parece ser una pérdida de tiempo y de recursos, violenta la Constitución de Puerto Rico y distrae al público en cuanto a medidas que sí funcionan.

Opinión: La Universidad de Puerto Rico como inversión del pueblo

Torre de la Universidad de Puerto Rico

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Fotografía cortesía de Moebiusuibeom-en en Wikimedia Commons. CC-BY-SA 3.0.

Por más de una década, la Universidad de Puerto Rico ha sido víctima de la depresión económica que ha azotado al país desde el año 2006, dos años antes del colapso económico mundial debido a la explosión de la burbuja financiera que terminó por dejar a muchos en el fango de la pobreza.

Debido a que la Universidad ha recibido cada vez menos fondos y varios gobiernos han drenado a drede sus recursos, esta se ha visto forzada a ajustar su presupuesto a la nueva realidad de declive fiscal. Sin embargo, la Junta de Control Fiscal (perdonen queridos lectores, pero rehúso usar el eufemismo “Junta de Supervisión Fiscal”) desea recortarlo a un nivel a todas luces intolerable para el sistema.

Algunas personas han sugerido que la Universidad se debe independizar del gobierno. Otros afirman que deben eliminarse recintos y mantenerse solamente a Río Piedras, Ciencias Médicas y Mayagüez. Lo primero sugiere automáticamente la privatización de la Universidad, lo segundo sería ignorar los talentos y las aportaciones que sin lugar a dudas se están dando en muchos de estos recintos, tales como el de Cayey, Humacao, Utuado, Arecibo, Ponce y otros. Por ende, esa “sabiduría” fiscal no es tan sencilla. Lo que sí nos consta a los que hemos estado prestando atención al respecto es que estas discusiones en torno a la restructuración del sistema se han estado dando dentro de la institución desde hace más de una década (por lo menos). En ese sentido, “no hay nada nuevo bajo el sol”.

Lo que sí es preocupante es la sugerencia de que la Universidad de Puerto Rico se vaya sola y que “se independice” del estado o que sea “verdaderamente autónoma”. Las voces que se suman a esta propuesta se olvidan de varias cosas:

  • La Universidad de Puerto Rico no es un “gasto” del gobierno, sino una inversión del estado. El pueblo de Puerto Rico invierte como manera de generación de capital para beneficio suyo y del mundo. En otras palabras, es un patrimonio nacional.
    .
  • A pesar de todos los saqueos, gobiernos rojos y azules, la inmensa burocracia que le caracteriza, tecnología atrasada, partidizaciones, etc., aun comparada con las universidades privadas, la Universidad de Puerto Rico sigue teniendo de las mejores mentes de Puerto Rico en diversas áreas de las ciencias y las humanidades. Las universidades privadas y otras instituciones educativas se nutren muy fuertemente de sus egresados.
    .
  • El sector privado (incluyendo las multinacionales) invierte mucho en la Universidad de Puerto Rico, ya que produce intelecto para la industria, la educación, las artes y las ciencias.
    .
  • Como he podido constatar en muchos casos, la UPR ha sido un importante peldaño por el que un estudiante pobre se eleva a una situación económica mejor.
    .
  • En el caso de las ciencias como tal, la Universidad de Puerto Rico se destaca muy bien por encima de las instituciones educativas privadas. Como una pequeña muestra tomen en cuenta esta lista de científicos miembros de la Universidad de Puerto Rico más citados.  Algunos de sus egresados se encuentran entre los científicos más influyentes de Estados Unidos. De entre las instituciones educativas, es la Universidad de Puerto Rico la que más produce conocimiento científico y se encuentra entre las primeras quince en Latinoamérica.
    .
  • No hemos mencionado el gran número de artistas, escritores, dramaturgos, filósofos, historiadores, sociólogos, economistas, planificadores y expertos de todo tipo que enriquecen la vida puertorriqueña de maneras no siempre visibles en los medios de comunicación y que cambian la vida de estudiantes y de comunidades completas.

Sí, podría ser posible que la Universidad sobreviva sin asistencia del estado (lo dudo, pero vamos a concederlo para efectos del argumento), pero en tal caso, una Universidad desligada del estado no tendría obligación alguna para con el pueblo de Puerto Rico. Es más, podemos conceder como algo positivo la reducción de cierta burocracia y excesos de puestos de confianza (¡que los hay!) y que se administre con mayor eficiencia como una empresa privada. Sin embargo, se supone que la institución sea una universidad pública, para hacer disponible recursos que por las limitaciones inherentes del sector privado, este no puede proveer por no ser rentable, especialmente en áreas de ciencias sociales, humanidades, idiomas, entre otros, pero que enriquecen a la larga la sociedad puertorriqueña y, en ocasiones, le dirige a integrarse mejor dentro de una realidad globalizada, mientras que lo hace desde su identidad cultural. …  De ahí la necesidad de la inversión del estado.

La Universidad puede mejorar considerablemente (nadie lo niega) y una época de crisis es un momento indicado para ello. Sin embargo, esto no se va a lograr si tanto el gobierno como la Junta de Control Fiscal se empeñan en agredirle y quitarle fondos para lucrar a unos señores que poco les importa lo que suceda, siempre y cuando se les pague.

HUSE y ACLU defienden la separación de Iglesia y estado en la legislatura de PR

Mariana Nogales Molinelli

Mariana Nogales Molinelli en la 4ta Asamblea de HUSE. (c) Pedro M. Rosario Barbosa, CC-BY 4.0+.

Recientemente, el Presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Carlos “Johnny” Méndez , y la mayoría del Partido Nuevo Progresista (PNP) de ese cuerpo legislativo ha decidido iniciar y continuar con unos planes de implementar en 40 distritos representativos actividades de oración y ayuno por 40 días. Dicha medida reta de frente a la Constitución de Puerto Rico que estipula la total separación de Iglesia y estado (Artículo II, Sección 3). Cuando se le preguntó a Méndez si esto violaba dicha disposición constitucional, su respuesta fue la siguiente:

“Todos los días que abrimos nuestra sesión, nosotros oramos. Nos presentamos ante Dios. Este gobierno como el gobierno de los Estados Unidos se basa en un principio de una nación bajo Dios. Esos son los postulados y hasta que no cambie ese estado de derecho nuestro no existe ningún tipo de conflicto”.

En otras palabras, , se está violando efectivamente, todos los días, la Constitución. El hecho de que esto se ha estado haciendo por décadas no cambia en absoluto esa realidad.
Humanistas Seculares de Puerto Rico

Como respuesta a ello, el grupo Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) impugnará esta medida en los tribunales. De acuerdo con un comunicado de prensa de la organización, la Directora del Comité Legal del grupo, Mariana Nogales Molinelli, obtuvo una carta del Rep. Méndez en la que instaba a la oración y al ayuno con base en la Biblia judeocristiana como respuesta a la crisis. La presidenta de HUSE, Eva Quiñones, afirma que recurrirá al apoyo de organizaciones internacionales. Parece ser que dicho decreto no tenía la firma del Presidente de la Cámara ni de los legisladores que lo respaldan.

American Civil Liberties Union

American Civil Liberties Union

HUSE no es la única organización que se opone a estas medidas. También la American Civil Liberties Union (ACLU) se ha expresado al respecto y coincide con la apreciación del evento como notoriamente inconstitucional.  William Ramírez, ejecutivo de la organización, afirma algo muy correcto: “Puerto Rico como estado político no tiene una fe. Las personas la tienen y el Estado no la puede imponer.” Acertadamente afirma que se pretende imponer el cristianismo si se quiere basar esta actividad en el hecho de que en el Escudo y en el Sello oficial de nuestro Archipiélago se represente a Jesucristo como un Cordero sobre la Biblia (de hecho, no es la Biblia como tal, sino el libro del Apocalipsis con los famosos siete sellos). Debemos añadir que el hecho de que allí haya alusiones a los reinos de Castilla y Aragón junto a las iniciales de Fernando e Isabel tampoco es una invitación a imponer las costumbres españolas.

Una cosa es reconocer el trasfondo cultural cristiano de la nación puertorriqueña y otra es olvidar que a nivel político sus habitantes viven en un ámbito constitucional de separación de Iglesia y estado, una disposición que le garantiza a todo ciudadano a creer o no creer en la religión o en la cosmovisión que desee. El decreto del Presidente de la Cámara posibilita una coerción social para orar y ayunar como un acto de contrición ante un Dios judeocristiano. El decir, como Méndez alega, que dicha medida no es obligatoria, no remedia su inconstitucionalidad.

Economía y criminalidad: ¿qué nos dicen los datos sobre la inmigración ilegal?

Desde hace algunos años, se viene alegando en Estados Unidos que la inmigración ilegal ha contribuido significativamente al aumento de la criminalidad. Muchos de estos se hacen en ocasiones con bases anecdóticas y su razonamiento sigue más o menos el siguiente esquema:

La inmigración ilegal contribuye a la criminalidad porque X cometió un crimen y X es inmigrante ilegal. X no hubiera cometido crimen alguno si se le hubiera … arrestado, devuelto a su lugar de origen, etc.

Aunque parte de este razonamiento es una perogrullada (e.g. “Que X era inmigrante ilegal y X cometió un crimen, por lo tanto sin inmigración ilegal no se hubiera cometido el crimen”) cuando se va al plano social y de política pública, no es así exactamente.

Muchos de los inmigrantes ilegales provienen o de países vilmente explotados por potencias económicas mundiales e industrializadas, producto de serios conflictos internos, o países víctimas de la extrema pobreza. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que los inmigrantes ilegales en su mayoría no van a Estados Unidos “para cometer crímenes”. Al contrario, tienen ideales perfectamente nobles: mejorar su condición de vida y proveerle mejores recursos económicos para sus parientes, sea en el país donde desean vivir o siendo una fuente económica para aquellos de sus parientes que continúan viviendo en el país de origen.

Una de las más grandes preocupaciones en torno la criminalidad es la del terrorismo. El mes pasado, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió emitir una orden ejecutiva para detener el viaje de provenientes de aquellos países que “fomentan el terrorismo”. La razón de ello, alega el Presidente, es la siguiente:

Numerous foreign-born individuals have been convicted or implicated in terrorism-related crimes since September 11, 2001, including foreign nationals who entered the United States after receiving visitor, student, or employment visas, or who entered through the United States refugee resettlement program. Deteriorating conditions in certain countries due to war, strife, disaster, and civil unrest increase the likelihood that terrorists will use any means possible to enter the United States. The United States must be vigilant during the visa-issuance process to ensure that those approved for admission do not intend to harm Americans and that they have no ties to terrorism.

Pres. Donald Trump

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump (Foto cortesía de Gage Skidmore, CC-BY-SA 2.0).

Aparentemente,  el Presidente Trump firma esta orden como “una reacción” al ataque de Orlando, aunque nos parece que es más bien una movida política dirigida al sector antinmigrante de los Estados Unidos.  Sin embargo, se le olvida por completo que el atacante era un ciudadano estadounidense con unos serios trastornos mentales y que aparentemente no tenía lazos con organización terrorista alguna. Se le olvida también que el CATO Institute, un think tank notoriamente conservador, llevó a cabo un análisis de riesgos en torno al terrorismo por parte de inmigrantes de dichos países y su conclusión es que aun si incluimos acontecimientos como los del 9/11 y otros, la probabilidad de dicho ataque por parte de los inmigrantes es de 1 en 3,609,709 al año.  Procede también a indicar lo siguiente:

For 30 of those 41 years, no Americans were killed on U.S. soil in terrorist attacks caused by foreigners or immigrants. Foreign-born terrorism is a hazard to American life, liberty, and private property, but it is manageable given the huge economic benefits of immigration and the small costs of terrorism.

De los refugiados sirios en particular, ninguno de ellos ha llevado a cabo un ataque terrorista fatal en los Estados Unidos (véase también este artículo). Al contrario, es notable el hecho de que Arabia Saudita no fue incluida en la lista de países, dado que los atacantes del 9/11 fueron mayormente sauditas.

Sin que esto sea suficiente, los republicanos que favorecen estas políticas presidenciales afirman que estas son sistémicas y que las ejercía el expresidente Barack Obama. Cabe preguntarse, entonces, ¿por qué hacía falta una orden ejecutiva para ello si ya el sistema estaba haciendo la labor?  A fin de cuentas, no es de la manera ejecutada por Trump que funciona sus mecanismos estatales. Hay que acalarar que bajo el Pres. Obama sí se hizo un listado de países donde hay mayor riesgo de emigración de terroristas con la intención de atacar a los Estados Unidos. Lo que resulta una falsedad es decir que él hizo exactamente lo mismo que Trump en cuanto a esta materia. Los países en la lista fueron: Irán, Irak, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yémen.

Sin lugar a dudas, esta medida era totalmente irracional. La orden no detenía meramente a potenciales terroristas, sino también la inmensa mayoría de las personas provenientes de estos países que entraban a Estados Unidos legalmente y con propósitos legítimos, además de personas que traían ya consigo una tarjeta verde o tenían una ciudadanía dual. Entre varios de ellos se encontraban prestigiosos científicos,  estudiantes universitarios de diversas disciplinas y hackers y programadores profesionales que trabajaban benignamente en distintas compañías que laboraban sin problema alguno . Afortunadamente, se dejó sin efecto tal orden ejecutiva gracias a una determinación judicial, lo que ha desatado una cadena de ataques del Presidente a miembros de la rama judicial federal vía Twitter.

A pesar de toda esta tragicomedia política, siempre aparecen momentos de humanidad como reacción a estas medidas. Por ejemplo, algunos científicos hicieron disponibles sus laboratorios para aquellos que no pudieron viajar debido a esta política migratoria. El Vaticano ha estado estimulando la reunión de diversos movimientos populares a favor de políticas de protección al inmigrante y la Iglesia Unitaria Universalista de Estados Unidos está ofreciendo sus templos como albergues para inmigrantes ilegales que busquen refugio.

Otros aspectos de la política migratoria del Presidente continúan, como la búsqueda y deportación de inmigrantes ilegales, medida que ha tomado por sorpresa al sector agrícola estadounidense que emplea a dicha mano de obra. Lo que es extraordinario de todo esto es que años antes hubo un análisis que demostraba el potencial daño económico que implicaría unas políticas migratorias extremas. No … no provino de algún sector liberal o progresista, sino de unas organizaciones conocidas por su visión conservadora y republicana,  el  Partnership for a New American Economy y el Center for Global Development de Michael Bloomberg y Rupert Murdoch. Estos grupos sometieron un informe en el 2013 en torno a la mano de obra inmigrante y su aportación económica a la agricultura de Carolina del Norte. Entre otras cosas, este documento afirma lo siguiente:

  1. There is virtually no supply of native manual farm laborers in
    North Carolina:

In 2011, there were on average 489,000 unemployed people in North Carolina and approximately 6,500 available farm jobs offered through the North Carolina Growers Association. Despite the fact that each of these jobs was in or next to a county with over 10 percent unemployment, only 268 of the nearly 500,000 unemployed North Carolinians applied for these jobs. More than 90 percent of those applying (245 people) were hired, but just 163 showed up for the first day of work. A month in, more than half had quit. Only 7 native workers – or 3 percent of US workers hired – completed the entire growing season. By contrast, roughly 90 percent of all Mexican farm workers at the NCGA complete the growing season. In any given week, native farm workers are 30 times more likely to leave the job than Mexican farm workers. With 6,500 job openings, the 7 native workers who completed the season filled only
one-tenth of one percent of the jobs offered by the NCGA.

  1. No matter how bad the economy becomes, native workers do not take
    farm jobs:

Increasing unemployment has no impact at all on the number of native workers who complete the growing season with the NCGA, although it does correspond with a slight increase in the number who apply for farm jobs. The study shows that if unemployment rose from 2 percent to 14 percent, which would put hundreds of thousands of new people out of work, only about 100 more US workers would apply for NCGA jobs each year – just a sliver of the roughly 6,500–7,000 placements needed in recent years. Still, this spike in unemployment rate would not make US workers any more likely to finish a growing season at all.

  1. The North Carolina Growers Association spends more money to comply
    with the immigration laws designed to protect American workers than it
    does on salaries for all its American farm workers combined:

The North Carolina Growers Association spent more than $100,000 to advertise farm jobs and comply with immigration laws in 2011, while it paid out just $87,000 in wages to the seven native workers who completed the season working on the farm.

Esto refuta de manera decisiva uno de los argumentos más esgrimidos por el discurso antinmigrante: que los inmigrantes le “roban los empleos” a los nativos. Nada más lejos de la verdad. No importa cuan bien pague el patrono, no importa cuánto se intente proyectar el proletarismo agrícola como un trabajo digno, ni cuan “mala esté la economía”, sencillamente dicha labor no tiene demanda efectiva entre los estadounidenses, aunque así lo sea en el caso del inmigrante mexicano.

Lo otro que muestra son las implicaciones de la política migratoria de Trump:  el deportar a inmigrantes ilegales de Estados Unidos tendría un efecto devastador en la agricultura estadounidense.

The example of the North Carolina Growers Association affirms how deeply American farms depend on foreign labor, and how fundamental foreign labor is to making the agriculture industry run. Immigration policies can and should protect native employment, but should also not ignore economic reality. About two-thirds of hired farm workers in America today are foreigners, and America’s farms are depending steadily more on hired help and less on family members: according to the 2007 Census of Agriculture, paid employees made up about 60 percent of all farm workers, a substantial rise from the 40 percent share they made up in the 1990s (correspondingly, unpaid family members constituted 60 percent of farm workers nationally in the 1990s but only 40 percent today).

Esto ha llevado a no pocos sectores agrícolas que le llevaron al poder a vivir atemorizados ante la pérdida de mano de obra y podría generar una inflación causada por un posible aumento repentino del costo de alimentos, incluyendo aquel de ganado, sin hablar de la necesidad ulterior de descansar en mayores importaciones.

Ahora bien, debemos adentrarnos también en el asunto de la criminalidad. Desgraciadamente, el patrón social que acompaña a casi todo inmigrante ilegal es el grado de pobreza al que se enfrenta una vez pone su pie en el país anfitrión. Según algunos, esto condena a dicho territorio a la criminalidad. Desde un punto de vista científico social, este es un alegato empírico.

Marcha proinmigración

Marcha por la reforma migratoria estadounidense en 2006, San José, California (Foto cortesía de z2amiller, CC-BY-SA 2.0)

Una vez más, toda decisión de política pública debe tener buen fundamento empírico que dirija cualquier curso de acción. ¿Qué nos revela la evidencia?

Este año se publicó un artículo en la revista académica Journal of Ethnicity in Criminal Justice donde recoge los mejores datos disponibles en torno a la inmigración y su correlación con la criminalidad y demuestra que, contrario a lo que frecuentemente se supone, la tendencia de los inmigrantes (legales o ilegales) no es la de cometer crímenes. Al contrario,  dichas personas son las que menos riesgo implican para la sociedad en dichos términos. Steve Novella, en Neurologica Blog, llama la atención al hecho de que esto confirma un estudio publicado hace diez años que demostraba que un inmigrante, aunque fuera ilegal, tenía 20% de probabilidad de terminar en la cárcel cuando se le compara con un estadounidense. La razón de ello parece serque un inmigrante tiene mucho menos probabilidad de cometer un crimen que un nativo porque le presta mayor atención a las restricciones legales y sus correspondientes penalidades. Novella señala que es bien importante tener en cuenta de que ambos estudios tienen fallas significativas, por lo que sus resultados hay que cualificarlos y tomarlos cum granus salis.

Parece ser que la primera generación de estos inmigrantes, es decir, los inmigrantes acabados de llegar (legales o no), tienen una baja tasa de participación en actividades criminales o ilegales (excepto, por supuesto, su estancia ilegal). Sin embargo, la siguiente generación (los primeros hijos de los inmigrantes), a medida que se asimilan, tienden a aumentar su actividad criminal o ilegal, más o menos a la misma tasa que los nativos. Tampoco parece alterar en lo absoluto la tasa de criminalidad en las ciudades donde aspiran a vivir.

Esto contrasta marcadamente con los alegatos de Donald Trump durante su discurso de aceptación de su candidatura a la presidencia de Estados Unidos:

“[Undocumented immigrants] are being released by the tens of thousands into our communities with no regard for the impact on public safety or resources…We are going to build a great border wall to stop illegal immigration, to stop the gangs and the violence, and to stop the drugs from pouring into our communities.”

Toda la evidencia que se ha colectado desde los años 30, unay otra y otra vez hasta hoy demuestra exactamente lo contrario. Es más, de acuerdo con algunos estudios, la inmigración en las ciudades ha ayudado a reducir la tasa de la criminalidad. En el peor de los casos, ciertos estudios hechos con rigor (antes del publicado este año) mostraban que no hay base alguna para decir que los inmigrantes (fueran ilegales o no) son más propensos al crimen que los nativos.

Ciertamente, al mostrar todo esto no queremos implicar que la política pública correcta sea la de invitar a cualquier persona, incluyendo terroristas y conocidos criminales, a Estados Unidos o cualquier otro país. Al contrario, se deben continuar con ciertas políticas migratorias que realmente garanticen la seguridad y salud pública estadounidense. Sin embargo, lo que nos parece incorrecto es que la política aislacionista actual para terminar con el NAFTA, la creación de la muralla trumpeana para impedir la entrada de ilegales a los Estados Unidos mas su deportación masiva son varias de las decisiones desafortunadas contrarias a la economía estadounidense que el Presidente pudo haber tomado, sin hablar de la inhumanidad de lo que ello implica para los que buscan una vida mejor. En este hecho pueden estar de acuerdo conservadores, liberales y progresistas, a pesar de que el Presidente Trump haya hecho triunfar la ideología sobre la evidencia.

Referencias

Adelman, R., Reid, L. W., Markle, G., Weiss, S., & Jaret, C. (2017). Urban crime rates and the changing face of immigration: Evidence across four decades. Journal of Ethnicity in Criminal Justice, 15, 1, 52-77. doi: 10.1080/15377938.2016.1261057.

Butcher, K. F., & Piehl, A. M. (2007, jul.). “Why are immigrants’ incarceration rates so low? Evidence on selective immigration, deterrence, and deportation.” The National Bureau of Economic Research. doi: 10.3386/w13229. http://www.nber.org/papers/w13229.

Clemens, Michael A. (2013). International harvest. A case study of how foreign workers help American farms grow crops – and the economy. Partnership for a New American Economy
and the Center for Global Development.  http://www.renewoureconomy.org/sites/all/themes/pnae/nc-agr-report-05-2013.pdf.

National Commission on Law Observance and Enforcement. (1931). Report on Crime and the Foreign Born. Washington, D.C.: Government Printing Office.  https://www.ncjrs.gov/pdffiles1/Digitization/44548NCJRS.pdf.

Ousey, G. C.,  & Kubrin, C. E. (2009). Exploring the connection between immigration and violent crime rates in U.S. cities, 1980–2000. Social Problems56, 3, 447-473. doi: 10.1525/sp.2009.56.3.447.

Ousey, G. C., & Kubrin, C. E. (2014, sept.). Journal of Quantitative Criminology, 30, 3,  453-483. doi: 10.1007/s10940-013-9210-5.

Reid, L. W., Weiss, H. E.,  Adelman, R. M. & Jaret, C. (2005, Dec.) The immigration–crime relationship: Evidence across US metropolitan areas. Social Science Research34, 4, 757–780. doi:  10.1016/j.ssresearch.2005.01.001.

Taft, D. R. (1933, 1 oct.). Does immigration increase crime? Social Forces, 12, 1,  69-77. doi: 10.2307/2570119.

No ha habido incremento significativo de casos de autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

En años recientes se ha desatado una campaña de concienciación en cuanto al tema del autismo. Esta noción de “autismo” ha evolucionado por décadas y hoy es conocido por el nombre de “trastorno del espectro autista” (TEA en castellano o ASD por sus siglas en inglés). Hoy día podemos entender que no hay un solo tipo de manifestación de “autismo”, sino que hay distintas formas de mostrarse en los niños. Según el portal “Espectro Autista“, podemos citar a la siquiatra Lorna Wing cuando nos dice que el TEA…

…abarca desde las personas más profundamente retrasadas, tanto física como mentalmente… hasta las personas más capaces, realmente inteligentes pero con grandes dificultades sociales como su única y sutil discapacidad. Se superpone con las dificultades de aprendizaje y se difumina en la excéntrica normalidad.

¿Qué es el TEA exactamente? Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH por sus iniciales en inglés), le caracteriza de la siguiente manera:

El ASD es un trastorno neurológico y del desarrollo complejo que se manifiesta en la infancia y afecta cómo una persona actúa e interactúa con otras, se comunica y aprende. El ASD afecta la estructura y el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Dado que afecta el desarrollo, el ASD se considera un trastorno del desarrollo. El ASD puede estar presente durante toda la vida de una persona.

Las personas con este trastorno tienen:

  • problemas para comunicarse e interactuar con otras personas;
  • intereses restringidos y conductas repetitivas.

Diferentes personas con autismo pueden tener síntomas diferentes. Por este motivo, el autismo se conoce como un trastorno espectral, es decir, que hay una gama de características similares en personas diferentes con el trastorno. En este sitio web se utilizan “ASD” y “autismo” con el mismo significado.

El autismo constituye uno de los más grandes temores de los países industrializados del siglo XXI, junto al cáncer, la obesidad, la diabetes, la alergia al gluten, la celiaquía, la envenenamiento por químicos, entre otros. El miedo al TEA no es uno que sea necesariamente irracional. Uno no quiere que su hijo o hija, hermano o hermana, amigo o amiga viva en una dificultad para convivir socialmente, desenvolverse y poder laborar normalmente.

No obstante ello, existen los recursos científicos para ayudar a aquellos padres que deseen lidiar con este problema singular. Sin embargo, los medios de comunicación y la sociedad en general han sido las cómplices (sabiéndolo o no) de la explotación de estos miedos y, muy especialmente, de estos niños autistas. En Francia, algunos sicoanalistas los utilizan para confirmar las versiones más descabelladas propuestas en ese campo, a expensas de lo que se ha descubierto en torno al tema a nivel clínico y experimental.

En otros casos, podemos encontrar la iglesia Genesis II, promotora del MMS (creada por un exseguidor de la Iglesia de la Cienciología, Jim Humble), que le vende a los padres la idea de curar a los niños autistas mediante un enema de cloro. La más grande propulsora de este tipo de actividad es Kerri Rivera, quien ahora anda fugitiva en México debido a unas causas para arresto  por diseminar dicho mensaje altamente perjudicial para los niños autistas. Muchos ya han sido víctimas, con consecuencias en ocasiones letales.

Por cierto, no podemos olvidar que el movimiento March Against Monsanto en Estados Unidos solía promover este tipo de remedios para los niños autistas como alternativa a “Big Pharma” y (¡obviamente!) “Monsanto” (¡acuérdense que Monsanto tiene que estar metido en todo, aunque realmente no lo esté!). Agradecemos que eventualmente se diera cuenta del error irresponsablemente cometido para terminar su promoción. Sin embargo, gracias a su apoyo temporero mediante su diseminación por las redes sociales, ahora la iglesia del MMS está explotando a los pobres de Uganda, de donde proceden falsos reportes de alegadas curaciones.

March Against Monsanto y la Iglesia MMS

March Against Monsanto promocionando en Facebook a Kerri Rivera y los enemas de cloro para los niños autistas.

En este blog también hemos denunciado la utilización de los niños autistas y de los temores sociales al autismo para fomentar causas anticientíficas y que desembocarán en mayores males. Este ha sido el caso de personas como Stephanie Seneff, quien se especializa en publicar artículos de dudosa validez científica, prácticamente todos ellos fundamentados en recopilaciones de datos —lo que se conoce en inglés como p-hacking—  con el propósito de establecer correlaciones donde muy probablemente no hay relaciones causales. Personas como Seneff y sus colegas, se dedican a emitir comunicados de prensa que tienen la intención de impresionar al público para que piense que estos datos implican una fuerte correlación entre ciertos químicos y diversas enfermedades, aunque ellos no hayan hecho los experimentos requeridos para poner a prueba la posible causación. Usando la metodología de Seneff, podemos establecer el altísimo nivel de correlación entre la cantidad de personas que han muerto al caerse de sus camas en Estados Unidos y la cantidad de abogados en Puerto Rico. Evidentemente, se quiere dar la impresión de un nexo causal, pero la correlación es pura coincidencia estadística.

Correlación espúrea

Gráfica por Tyler Vigen (http://www.tylervigen.com/spurious-correlations), CC-BY 4.0

De la misma manera, se podría argumentar que la cantidad de glifosato que se aplica al maíz y la soya transgénicos se puede correlacionar (casi perfectamente) con el aumento de TEA en la población estadounidense, tal y como sugieren Stephanie Seneff y sus colegas al implicarlo con la siguiente gráfica:

Glifosato & autismo

Correlación entre el aumento del uso de glifosato y las incidencias de autismo. Fuente: Swanson et al., 2014, p. 27.

Sin embargo, como discutimos en otra entrada de nuestro blog, este tipo de correlación puede ser engañoso si no se hacen las debidas cualificaciones. No obstante ello, se sigue alegando de que el aumento del TEA a nivel mundial puede darse parcialmente por el aumento del uso del glifosato como herbicida en cultivos de transgénicos. Seneff, abusando el prestigio del Massachusetts Institute of Technology (MIT), nos predice que para el año 2025, la mitad de los niños estadounidenses será autista por ello.

Igualmente ocurre en días recientes, en parte gracias a la elección del empresario Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, un negacionista de la seguridad de las vacunas. Con él, se abre de nuevo la discusión del tema seudoproblemático de la vinculación entre las vacunas MMR y el TEA. Podemos señalar a los protagonistas actuales de la esfera pública en este seudodebate en Estados Unidos, a saber: Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y la misma Seneff. Trump parece haberle sugerido a Kennedy que forme parte de una comisión para estudiar “el caso”.

Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y Stephanie Seneff

Robert Kennedy, Jr. (foto cortesía de R. Kennedy, Jr.), Robert De Niro (foto cortesía de Georges Biard) y Stephanie Seneff (foto cortesía de Inner Eye).

Seneff ha añadido el elemento de la vacunación como contribuyente al llamado “aumento” del TEA. Robert Kennedy, Jr. y Robert De Niro han suscrito el trabajo descreditado y desprestigiado de Andrew Wakefield  que pretendía argumentar que el timerosal enlaza a la vacuna MMR con el TEA (Wakefield, et al, 1998).  En el caso particular de De Niro, promovió el documental conspiracionista Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe para que se presentara en el Sundance Film Festival.

Tan reciente como ayer, Kennedy y De Niro publicaron un comunicado de prensa en el que ofrecen una cierta cantidad de dinero ($ 100,000) para la persona que demuestre que las vacunas son seguras. A los dos se les olvida que nadie puede probar con absoluta certeza de que alguna medida de política pública sea 100% segura. Lo que sí puede hacerse es un análisis de riesgos para tomar aquellas medidas que sean las más seguras para el público en aras de evitar un riesgo mayor. El riesgo de enfermedad por la vacunas MMR es ínfimo, casi inexistente, en relación con el genuino peligro letal que representan enfermedades como la gripe o la polio. De hecho, este es un seudoproblema en otro sentido muy importante: a pesar de que no hay evidencia alguna de que las vacunas con timerosal causen autismo, dicha sustancia ha estado ausente de las vacunas MMR desde hace algunas décadas (desde 1992 en Dinamarca, desde el 2001 en Estados Unidossin impacto alguno sobre el aumento de incidencias de TEA.

Si este es el caso, entonces la pregunta es, ¿qué causa el TEA?

Posibles causas del TEA

Por lo pronto, nadie sabe con absoluta certeza todos los elementos del complejo de causas del TEA. Sin embargo, ya se ha podido demostrar que una gran parte de la causa parece ser genética. Una de las primeras señales de ello se pudieron observar en estudios de casos de gemelos separados al momento de nacer. Cuando uno de los gemelos era autista, aumentaba significativamente la probabilidad de que el otro también lo fuera (véase también este estudio). Hoy día, la evidencia científica parece indicar fuertemente que son múltiples genes los responsables del fenómeno del TEA (e.g. este estudio y este).

Pueden haber diversos factores prenatales y ambientales que posibilitan el autismo que van de la diabetes materna, la edad de los padres, la exposición a ciertos químicos, entre otros. No se ha podido demostrar la vinculación entre la vacunación y el incremento gradual del TEA a través de los años. Una de las más recientes revisiones científicas que se hizo de la literatura al respecto, que da cuenta del análisis de 1.26 millones de casos de niños investigados, concluye que no hay tal nexo.

Sin embargo, a pesar de todos estos factores cabe preguntarse, a qué se debe entonces el aumento del TEA que se ha estado reportando durante las últimas décadas. Varios estudios comparativos y revisiones científicas parecen indicar que la razón de ello se debe a lo que este servidor llama un “espejismo estadístico”. Parece ser que el aumento dramático se debe a una mera reclasificación de otras enfermedades mentales al TEA (véase también este artículo y este). En tal caso, el aumento de la tasa de incidencia de TEA puede ser ínfimo o inexistente.

Girirajan_graph_7-2015

Imagen cortesía de la Penn State University.

Se hizo un estudio ejemplar en Dinamarca y encontró que el aumento de más del 60% de las incidencias del TEA reportados se debe a dicha reclasificación.

Finalmente, hace 3 años atrás, salió a la luz un estudio que hace un análisis comparativo en torno a la pregunta de si realmente ha habido un aumento significativo de la tasa de incidencias del TEA una vez aclarado el factor de la reclasificación. Su resultado indica que no es así. Al contrario, dicha tasa ha permanecido estable durante los últimos 20 años (7.5 por cada 1000 personas desde el 1990 hasta el 2010). Steve Novella explica más al respecto.

Conclusión

Contrario a lo que se ha propagandizado por muchos partidarios antivacunas, antitransgénicos, antiglifosato, anti … de todo, no ha habido aumento alguno de la tasa de población autista en el mundo. El aparente crecimiento de incidencias del TEA es solo eso, un espejismo, el número de personas que caen bajo el espectro autista ha permanecido estable, el resto es más bien producto de un proceso de reclasificación de otras enfermedades mentales a TEA. Todo lo demás no es otra cosa que pura histeria fomentada por personas mal informadas o por sociópatas que se lucran de explotar a los autistas, especialmente a los niños.

.

Referencias

American Academy of Pediatrics. (2016, April 30). Aerial spraying to combat mosquitoes linked to increased risk of autism in children: New study finds a community’s use of airplanes to spread pesticide each summer may pose a greater risk of autism spectrum disorder and developmental disorders among children born in the area. ScienceDailyhttps://www.sciencedaily.com/releases/2016/04/160430100405.htm.

Baxter, A. J., Brugha, T. S., Erskine, H. E., & Scheurer, R. W. (2015, feb.). The epidemiology and global burden of autism spectrum disorders. Psychological Medicine, 45, 3, 601-613. doi: https://doi.org/10.1017/S003329171400172X.

Chaste, P., & Leboyer, M. (2012). Autism risk factors: genes, environment, and gene-environment interactions. Dialogues in Clinical Neuroscience,  14, 3, 281-292.

Doja, A. & Roberts, W. (2006, Nov.). Immunizations and autism: a review of the literature.  Canadian Journal of Neurological Sciences, 33, 4, 341-346. doi: 10.1017/S031716710000528X.

Freitag, C. M., Staal, W., Klauck, S. M., Duketis, E., & Waltes, R. (2010). Genetics of autistic disorders: review and clinical implications. European Child & Adolescent Psychiatry, 19, 3, 169–178. doi: 10.1007/s00787-009-0076-x.

Gardener, H., Spiegelman, D.,  & Buka,  S. L. Perinatal and neonatal risk factors for autism: a comprehensive meta-analysis. Pediatrics, 128, 2, 344–355. doi: 10.1542/peds.2010-1036.

Hansen, S. N.,  Schendel, D. E., & Parner, E. T. (2015, Ene.). Explaining the Increase in the Prevalence of Autism Spectrum Disorders: The Proportion Attributable to Changes in Reporting Practices. JAMA Pediatrics, 169, 1, 56-62. doi: 10.1001/jamapediatrics.2014.1893.

Hviid, A., Stellfeld, M., Wohlfahrt, J.,  et al. (2003) Association between thimerosal-containing vaccine and autism. Journal of the American Medical Association, 290, 13, 1763-1766. doi: 10.1001/jama.290.13.1763.

Losh, M., Sullivan, P. F., Trembath, D., & Piven, J. (2008, Sept.). Current developments in the genetics of autism: from phenome to genome. Journal of Neuropathology & Experimental Neurology, 67, 3,  829-837. doi: 10.1097/NEN.0b013e318184482d.

Madsen, K. M., Lauritsen, M. B.,  Pedersen, C. B., et al. (2003, Sept.). Thimerosal and the occurrence of autism: negative ecological evidence from Danish population-based data.  Pediatrics, 112, 3, 604-606. doi:  10.1542/peds.112.3.e174.

Polyak, A., Kubina, R. M., & Girirajan, S. (2015, 22 jul.). Comorbidity of intellectual disability confounds ascertainment of autism: implications for genetic diagnosis. American American Journal of Medical GeneticsPart B, 168B, 600–608. doi: 10.1002/ajmg.b.32338.

Rutter, M. (2000, Feb.). Genetic studies of autism: from the 1970s into the millennium. Journal of Abnormal Child Psychology, 28, 1, 3-14. doi: 10.1023/A:1005113900068.

Rutter, M. (2005, Ene.). Incidence of autism spectrum disorders: Changes over time and their meaning. Acta Paediatrica, 94, 2-15. doi: 10.1111/j.1651-2227.2005.tb01779.x.

Rutter, M., Macdonald, H., Le Couteur, A., et al. (1990, Ene.). Genetic factors in child psychiatric disorders—II. Empirical findings. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 31, 1, 39-83. doi: 10.1111/j.1469-7610.1990.tb02273.x.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Abril 18). Glyphosate’s Suppression of Cytochrome P450 Enzymes and Amino Acid Biosynthesis by the Gut Microbiome: Pathways to Modern Diseases. Entropy, 15, 1416-1463. doi: 10.3390/e15041416.

Szatmari, P. (1999, Mar.). Heterogeneity and the genetics of autism. Journal of Psychiatry and Neuroscience, 24, 2, 159–165. PMID: 10212560.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Dic.). Glyphosate, Pathways to Modern Diseases II:
Celiac Sprue and Gluten Intolerance. Interdisciplinary Toxicology, 6, 159-184. doi: 10.2478/intox-2013-0026.

Swanson N. L., Leu, A., Abrahamson, J., & Wallet, B. (2014). Genetically engineered crops, glyphosate and the deterioration of health in the United States of America. Journal of Organic Systems, 9, 2. http://www.organic-systems.org/journal/92/abstracts/Swanson-et-al.html.

Taylor, B. (2006, 9 ago.). Vaccines and the changing epidemiology of autism. Child: Care, Health and Development, 32, 5, 511-519. doi: 10.1111/j.1365-2214.2006.00655.x.

Taylor, L. E., Swerdfeger, A. L., & Eslick, G. D. (2014, 17 jun.). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (1998, 28 feb.). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.