¿Gracias al HAARP?

 

haarp_irma

El huracán Irma ha creado estragos en el Caribe y afectado a Puerto Rico en muchos aspectos.  Los vecinos de La Perla fueron desalojados, Culebra está devastada, muchas áreas se inundaron, no hay electricidad y agua en muchos lugares. Es una fortuna que no haya pasado el ojo, debido a que los vientos a su alrededor se fortalecieron hasta el punto de alcanzar las 185 millas por hora.

Durante este momento en que el pueblo necesita nuestra solidaridad, no falta quien encuentre una ocasión propicia para hablar del famoso programa del HAARP y la posible influencia estadounidense con ese remedio para evitar que ocurrieran estragos mayores en Puerto Rico.  Jay Fonseca fue uno de ellos:

Al menos el entrevistado por Fonseca desmintió esa convicción y, para ser justo, el mismo anfitrión tenía dudas en torno al tema. Solo preguntaba porque “la gente lo dice por ahí”.  Sin embargo, el mero hecho de plantearlo refleja que hay leyendas urbanas que continúan vagando en la mente de los puertorriqueños en torno al tema, tal como pude constatar en Facebook cuando vi esto:

Un artículo posteado en Facebook sobre los huracanes Harvey e Irma y el HAARP

Un artículo posteado en Facebook sobre los huracanes Harvey e Irma y el HAARP

¡Ojalá el Lcdo. Fonseca tuviera exactamente la misma actitud escéptica en temas tales como la supuesta (y frecuentemente desbancada) hipótesis de que las vacunas causan autismo, o de alegaciones hartamente demostradas falsas como la conexión entre los OGMs y el glifosato con el cáncer o el autismo! Sencillamente, no ha habido incremento en la tasa del trastorno del espectro autista (TEA) en todos estos años, como la evidencia científicamente cualificada ha mostrado una y otra vez.

¿Puede Estados Unidos “controlar” la atmósfera terrestre con el HAARP? ¿Puede ser posible que haya utilizado el HAARP en Puerto Rico para desviar a Irma?  La contestación a ambas preguntas es “no”. El problema es que a la hora de hacer nuestro análisis, los puertorriqueños somos bien “ombliguistas”: miramos exclusivamente lo que nos sucede en nuestro archipiélago.  Si vemos un panorama mucho más amplio y con un poco más de razonabilidad, veremos que tal hipótesis sobre el HAARP no tiene sentido alguno. Piénselo:

Para efectos del argumento, partamos de la premisa de que Estados Unidos puede controlar la atmósfera utilizando el HAARP y que desvió a Irma gracias a ese mecanismo.  Sin embargo, ha sido totalmente incapaz de desviar al huracán Harvey, que ha perpetrado tal cantidad de daños que hubo un riesgo real de que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) se quedara sin dinero este mismo fin de semana. Parece también que Irma penetrará a Florida según la trayectoria prevista. ¿Es que el gobierno estdounidense ama más a Puerto Rico que a sus propios ciudadanos hasta el punto de quebrar una agencia y gastar miles de millones de dólares en el mismo territorio continental? Como indicó un querido amigo en Facebook, ¿no sería mucho menos costoso para los Estados Unidos rescatarnos de nuestra deuda? ¿Es el gobierno federal tan incompetente que con el HAARP defiende su colonia para atacarse a sí mismo (una especie de harakiri nacional)?

Para mí, lo que es más interesante es que la misma gente que dice que las fuerzas militares estadounidenses desviaron a Irma con el HAARP es la misma que sostiene que este sistema de antenas es un “proyecto genocida” contra los puertorriqueños. ¡Sí! Nada mejor para aniquilar a los puertorriqueños que evitar que sufran vientos huracanados.

Con esto no queremos decir que no ha habido experimentación alguna por parte del gobierno federal en relación con el clima.  En Puerto Rico han habido experimentaciones al respecto, pero extremadamente lejos de ser proyectos “genocidas”.  Es más, si ese es todo el propósito del gobierno de los estadounidenses, realmente han sido un solemne fracaso en cuanto a esa tarea.  Como he mostrado en otro lugar, en el 2015 (las estadísticas más recientes a las que he podido acceder), el promedio de expectativa de vida de los puertorriqueños superaba al de los estadounidenses.

Promedio de Expectativa de Vida - Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida - Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

 

¿Qué es el HAARP?

Las antenas del HAARP en Alaska

Las antenas del HAARP en Alaska

El HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program) es un proyecto militar de Estados Unidos que involucra a la Marina estadounidense, la Fuerza Aérea y la the Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés). Además, ha recibido la aportación a su proyecto por parte de la comunidad científica y de centros académicos de reputación,

Por el momento, estas antenas forman parte de un sistema de radares en Alaska que interactúan con la ionósfera.  Un proyecto semejante existe en Puerto Rico, específicamente el famoso Observatorio de Arecibo.  El proyecto es parecido al HAARP de Alaska, pero no es para “controlar el clima” o “controlar las condiciones del tiempo”, sino uno que existe  con el fin de estudiar la ionósfera y sacar ventaja científica o militar de la información.  En Alaska, se experimentan las hermosas auroras borealis, productos de plasmas en el viento solar y su interacción con la ionósfera. En Puerto Rico y en otras regiones del mundo, tenemos una experiencia con ionósfera y la magnetósfera distinta.

¿Qué hace el HAARP exactamente?

Pues, para poder comprender las capacidades del HAARP, quisiera comenzar utilizando este vídeo:

Lo que dice el militar en este vídeo es cierto y no hay disputa al respecto. ¡Claro está!  Como el oficial militar Walker mencionó las palabras mágicas…

controlamos la ionósfera. [Añada risa malvada militar en este espacio]

… algunas personas hacen el brinco para decir que controlan “las condiciones del tiempo” (weather) o que el HAARP “controla el clima” (climate).  No, aunque así lo alegue el título del vídeo.  En la Universidad de Stanford hay precisamente información en torno al control de la ionósfera.  Una vez más, la gente lee el título de la información (Experiments with the HAARP Ionospheric Heater) y piensa que tiene que ver con el control del clima.  Sin embargo, cuando de hecho leemos el contenido lo que dice es algo bien distinto.

Para comprender bien de qué estamos hablando, la pregunta de rigor es, ¿qué es la ionósfera y por qué se quiere controlar? Veamos.

La siguiente imagen representa los diferentes estratos de la atmósfera terrestre.

Diferentes estratos de la atmósfera terrestre

Diferentes estratos de la atmósfera terrestre (Imagen cortesía del NOAA)

Nosotros interactuamos con la tropósfera. De hecho, el gran problema del calentamiento global se da debido a la acumulación de bióxido de carbono y gases de invernadero a este nivel.  Más allá de la estratósfera y la mesósfera, ustedes pueden ver la termósfera y la exósfera. La ionósfera comprende la termósfera y algunas regiones de la mesósfera y la exósfera.

Aurora captada por la Estación Espacial Internacional.

Aurora captada por la Estación Espacial Internacional.

Se le conoce como la ionósfera porque es la parte de nuestra atmósfera que es ionizada por el sol constantemente.  De hecho, cuando hay tormentas solares y cantidades significativas de plasma (gas ionizado) llegan a la Tierra gracias a los vientos solares, su interacción la ionósfera produce el hermoso fenómeno de la aurora borealis. Desgraciadamente, esto también puede dañar nuestros satélites y cablería eléctrica (pero ese es un tema para otra ocasión).

El hecho de que la ionósfera sea bombardeada por el sol revela unos cuantos factores en torno a esa capa atmosférica. Una de los detalles es que durante la noche la ionósfera gradualmente decrece debido a su falta de interacción con el viento solar, solo para ser rellenada al día siguiente gracias al sol. Esto ocurre especialmente en las capas inferiores de la ionósfera.

Ya que aclaramos eso, podemos entender un poco más claramente cuál es el propósito del HAARP. Estas antenas interactúan con la ionósfera concentrando ondas en puntos de esta capa atmosférica cuando aumenta o decrece para conocer sus propiedades y su posible utilidad. El HAARP tiene la capacidad de enviar ondas de muy baja frecuencia (VLF por sus siglas en inglés) o de extrema baja frecuencia (ELF por sus siglas en inglés) con el propósito de producir radiación modulada y calentarla. Este factor ha despertado la teoría popular de que el HAARP está produciendo el calentamiento global que tanto nos aqueja.  Sin embargo, hay dos factores que hay que tener en mente:

  1. La primera vez que se propuso la teoría del calentamiento global fue a raíz del descubrimiento de la capacidad que tiene el bióxido de carbono de retener calor. Su asociación con los sistemas atmosféricos fue propuesta primero por Thomas Chrowder Chamberlin en 1899 en un artículo poco conocido por el público titulado “Un intento de enmarcar una hipótesis tentativa con base atmosférica de la causa de periodos glaciares.”  Durante varios años algunos científicos comenzarona trabajar en el tema para saber si realmente existía un fenómeno de calentamiento gradual de la Tierra.  Ya a principios de los años setenta, la evidencia acumulada empezaba a mostrar claramente la tendencia al incremento de la temperatura de la Tierra, aunque dicha posición todavía no se había convertido en el consenso científico.  Sin embargo, esta perspectiva era lo suficientemente sofisticada como para predecir que de 1972 al 2000 incrementaría anualmente la temperatura promedio de la Tierra (Sawyer, 1972). Para el 1990, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático presentó su primer informe en relación con toda la evidencia de décadas de lo que hasta hoy es el consenso de la comunidad científica: el calentamiento global es antropogénico. En otras palabras, el calentamiento global comenzó mucho antes de que se creara el HAARP (1990).
    .
  2. Lo segundo que hay que tener en cuenta es que el calentamiento que ocurre en la ionósfera no es absorbido por la tropósfera, sino que a lo sumo su calor se disipa en el espacio. Dado este hecho, es imposible que el HAARP contribuya al calentamiento global.  Es más, aun si fuera así, su aportación al calor total del planeta sería casi como dejar caer una molécula de agua en el Océano Pacífico.

Volvamos al escrito del Grupo VLF de la Universidad de Stanford y que está disponible en línea.  (Es interesante percatarse cómo mucha gente argumenta que las operaciones del HAARP son secretas, mientras que sus resultados están ampliamente disponibles en el ciberespacio). De acuerdo con la página de su portal, el experimento con la alteración de la ionósfera vía VLF y ELF ha logrado unos cambios en la ionósfera que … y cito:

… can still produce subtle changes that can be detected with sensitive instruments.

La clave aquí es la palabra “detección con instrumentos sensitivos”. La idea del grupo de trabajo es  emitir ondas ELF  para alterar la ionósfera de tal manera que pueda ser detectada por otros receptores. De hecho, según la página, algunas de estas frecuencias pueden escapar al espacio y pueden utilizar los “ductos de plasma” para ampliarlas de tal manera que sus ondas puedan ser detectadas por receptores al otro lado del globo terráqueo.

Si todo esto suena peculiar, especialmente en lo que concierne a las comunicaciones están en lo correcto. El Grupo VLF no está sugiriendo a ningún nivel que puede cambiar el clima o el estado del tiempo, sino que busca la manera de cómo utilizar la ionósfera y la magnetósfera para enviar mensajes de una parte del globo a otra mediante una frecuencia extremadamente baja. ¡Eso es todo! Otras universidades que han utilizado facilidades como el HAARP o el mismo Observatorio de Arecibo, hacen experimentos semejantes con la ionósfera para con fines semejantes.

En el caso de los militares, esto facilitaría también la detección a muy baja frecuencia de cualquier amenaza para los Estados Unidos, no solo proyectiles de naciones enemigas, sino también sobrevuelos o embarcaciones no autorizadas. Sin embargo, su uso del sistema es principalmente para propósitos de comunicación. Eso no solo facilitaría intercambio de información a muy baja frecuencia (tanto como 1 Hz) entre bases estadounidenses por toda la esfera terrestre, sino que potencialmente facilitaría en cierta medida conducir y detonar proyectiles en cualquier parte del mundo y orientar a las navegaciones de aviones, submarinos y naves de acuerdo a la situación que se encuentre. Tal uso de la ionósfera no tendría efecto alguno en el clima ni en el estado del tiempo terrestre, debido a que … como ya indicamos … ningún cambio de esta índole en la ionósfera afecta la tropósfera.

En un momento dado, la Marina de los Estados Unidos quería establecer en Puerto Rico un sistema HAARP cuyo objetivo —decían ellos— era el de detectar aviones o embarcaciones traficantes de drogas, algo al que muchos en Puerto Rico muchos se opusieron. Tal vez esta fue la razón por la que, décadas más tarde, se empezó a utilizar el Observatorio de Arecibo con propósitos parecidos al del HAARP, pero no para la guerra contra las drogas..

Arecibo_Observatory_Aerial_ViewSin embargo, cuando se mira atentamente la actitud de los militares ante esta tecnología, parecería que el interés de Estados Unidos por este tipo de radar se ha reducido a un mínimo. Mientras aquí nos volvimos paranoicos porque Estados Unidos supuestamente utilizó un “proyecto genocida” para salvar a los puertorriqueños de un huracán, no hay una percatación de que el proyecto de Alaska finalizó en el 2014. ¿No me creen?  Pues vean de nuevo el vídeo que colocamos arriba. Otra señal de ello es el poco interés del gobierno estadounidense de mantener vivo el Radiotelescopio de Arecibo, proyecto que los puertorriqueños y algunas academias de Estados Unidos hemos movido cielo y tierra para que no cierre, tal como hemos discutido en este blog.

… Pero Michio Kaku dijo que con el HAARP se controla la tropósfera

¡¿De verdad?! ¿Él lo dijo?  …  Veamos si es cierto.

¡Wow! Tanto escándalo para que el Dr. Kaku no diga absolutamente nada acerca del HAARP.  De hecho, el sistema de antenas del que estamos hablando no emite rayos láser.  Además, él mismo afirma que los gobiernos aparentemente intentaron utilizar rayos láser para ver si podían utilizarlos para alterar el medio ambiente con fines militares … pero la evidencia no es concluyente.  El alegato de que el Dr. Kaku afirma que el gobierno federal usa el HAARP para alterar el clima no pasa de ser una descarada fabricación de los llamados “medios alternativos”.

En esta etapa, la pregunta no es si el gobierno federal está mintiéndole a la gente. En fin, un buen número de academias y universidades de prestigio y el público en general pueden acceder tanto a las facilidades como a la información obtenida del HAARP. No hay documento alguno clasificado o escondido por el gobierno estadounidense en torno a estas antenas. El gobierno no puede mentir sin ser desmentido prontamente por personas e instituciones que conocen muy bien esta tecnología. Los llamados “medios alternativos” son los que parecen padecer de la compulsividad al engaño y a la exageración, tal como hemos visto con su alegato en torno al Dr. Kaku.

Entonces, ¿de dónde vienen estas teorías conspiratorias?

Como diría Cantinflas, “¡Ahí está el detalle!”  Quienes promueven la idea de que el HAARP “controla las mentes”, “provoca terremotos”, “causa huracanes”, etc., son gente que no tiene la mínima idea de lo que está diciendo ni son profesionales que están trabajando aunque sea lejanamente esa especialidad.  Son “expertos” entre comillas.

Nota aparte:  Debido al alto nivel de popularidad de la creencia en estas visiones erradas del HAARP, estoy dispuesto a hacer una apuesta de que YouTube tiene más poder sobre las mentes del público que el gobierno federal supuestamente tiene vía el HAARP.

Un individuo de estos es Nick Begich, cuyo doctorado es en medicina alternativa y que no tiene valor alguno porque fue obtenido en una institución desacreditada, la Open International University (India). Él autopublicó un libro científicamente insostenible titulado Angels Don’t Play This HAARP y que fue el que inició todas estas teorías conspiratorias:  alegaba que el HAARP podía provocar cambios atmosféricos, terremotos, huracanes, etc.  En este libro se halla la raíz de todo lo que se repite ad nauseam en las redes sociales.

Otros de los “expertos” que ayudaron a diseminar este mensaje es Benjamin Fulford y su colega David Wilcock, quienes afirman la existencia de una conspiración sionista antijudía (¿con qué se come eso? … por favor, no me pregunten) para dominar el mundo y que el HAARP es un instrumento para causar terremotos. Fulford alega que a él se le acercó un ninja profesional moderno, que a su vez era masón perteneciente a una organización oriental internacional, para obligarle a formar parte de sus filas y ser su portavoz ante las Naciones Unidas …

…¡Un ninja masón!…

Ninja Masónico

¡¡¡¡UN FRIGGIN’ NINJA MASÓN!!!!

…  Afirma también que George Bush hijo, el Papa Benedicto XVI, Henri Kissinger, el Príncipe Charles, David Rockefeller y otros más ordenaron un terremoto a Japón, el que causó el desastre de Fukushima. También utiliza como referencia para sus investigaciones a Alex Jones e InfoWars …  ¡¿Necesito decir más?!

Si sigo con la lista de gente que supuestamente “sabe” del tema, la cosa no mejora mucho. Estas y otras personas, muy especialmente el Sr. Fulford, son las fuentes de todos los alegados males del HAARP.  ¿Están ustedes dispuestos a escucharles?

Si el alegato suena “lógico” para el público promedio, solo tengan en cuenta de que no todos sabemos de todo en ciencias y que lo que usualmente ocurre es que si ignoramos un área del saber, podemos errar en nuestro parecer.  En vez de decir la verdad, lo que hace esta “información alternativa” es explotar la ignorancia del público para crear artificialmente opinión pública en torno a un asunto que no es problema real.

Tenemos científicos expertos en el área, muchos de ellos independientes, que han trabajado con el HAARP. Para todos los efectos ninguno dice que estas antenas tienen efecto alguno en la tropósfera.  Si fuera así, alguien lo hubiera dicho.

… Y no … el HAARP no desvió a Harvey, ni a Irma ni a José.

¿Por qué Irma se desvió?

Bien sencillo, porque las condiciones ambientales lo posibilitaron.  ¿O es que nadie notó cuando la muy querida Ada Monzón, Déborah Martorell, John Toohey Morales y otros más afirmaban que la trayectoria de Irma parecía corresponder mejor al modelo meteorológico europeo? ¿O se les olvidó ese detalle? (Somos pueblo de memoria cortísima).

 

 

 

¿No será precisamente que los meteorólogos europeos hicieron la mejor predicción porque contaban con el mejor modelo teorético para comprender las variables atmosféricas? ¿Por qué debemos recurrir al HAARP como la mejor explicación si podemos dar cuenta de ello sin recurrir a esa refutada hipótesis?
.

Referencias

Chamberlin, T. C. (1899). An attempt to frame a working hypothesis of the cause of glacial periods on an atmospheric basis. The Journal of Geology, 7, 545-584. Recuperado de: https://archive.org/details/jstor-30055497.

Dunning, B. (7 de octubre de 2008).  HAARP myths. Skeptoid.  Recuperado de: https://skeptoid.com/episodes/4122.

Inan, U. S. & Bell, T. F. (1 de julio de 2001). Polar Aeronomy and Radio Science (PARS) ULF/ELF/VLF Project. Recuperado de: http://nova.stanford.edu/~vlf/pars/pars.htm.

Matthews, C. M. (23 de febrero de 2012). The Arecibo Ionospheric Observatory. Congressional Research Service. Recuperado de: https://fas.org/sgp/crs/misc/R40437.pdf.

Naiditch, D. Is baked Alaska half-baked? Skeptic. Recuperado de: https://www.skeptic.com/eskeptic/10-03-03/#feature.

Pike, J. Extremely low frequency communications program. Federation of American Scientists. Recuperado de: https://fas.org/nuke/guide/usa/c3i/elf.htm.

Sawyer, J. S. (1 de septiembre de 1972). Man-made carbon dioxide and the “greenhouse” effect. Nature 239, 23-26. doi: 10.1038/239023a0. Recuperado de: https://www.nature.com/nature/journal/v239/n5366/abs/239023a0.html.

Stanford VLF Group. Experiments with the HAARP ionospheric heater
useful links. Recuperado de: http://vlf.stanford.edu/research/experiments-haarp-ionospheric-heater.

Streep, A. (18 de junio de 2008). The military’s mystery machine. Popular Science. Recuperado de: http://www.popsci.com/military-aviation-space/article/2008-06/militarys-mystery-machine.

Advertisements

La propaganda antiOGM y las revistas de pobre reputación

En varios artículos de este blog (incluyendo uno de nuestra serie sobre los OGMs), hemos tratado ad nauseam el tema de cómo en general el movimiento antitransgénico descansa casi exclusivamente en revistas predatorias, de muy bajo impacto o de muy mala reputación.

Hace algunos días se llegó a aprobar para publicación un artículo revisado por pares al respecto, aunque todavía no se ha publicado en la revista en cuestión. Este artículo no es independiente, pero su revisión científica ha sido respaldada por los expertos en el campo de la biotecnología. He aquí su ficha:

Sánchez, M. A., Parrott, W. A. (15 de julio de 2017). Characterization of scientific studies usually cited as evidence of adverse effects of GM food/feed. Plant Biotechnology Journal (publicado en línea). doi: 10.1111/pbi.12798.

El primer autor, M. A. Sánchez, es miembro de la Asociación Gremial ChileBio CropLife, organización chilena financiada por compañías que trabajan en biotecnología. El segundo autor  trabaja en el sector público, en el Departamento de Ciencias de Cultivo y Suelos de la Universidad de Georgia e invierte parte de su tiempo para la divulgación científica junto a las organizaciones  International Food Biotechnology Committee y CropLife International.

Estudio retirado

Estudio de G. E. Séralini retirado (2012).

En este artículo se expone el hecho de que de todas las publicaciones que concluyen daños por parte de los cultivos OGMs constituyen cerca del 5% de lo publicado en este área. Los autores cuestionan el hecho de que en la opinión pública se echa una sombra sobre todos los OGMs en general, aunque sean muy pocos estudios. Ese bajo porcentaje se publica usualmente en revistas fraudulentas o de muy bajo impacto (ocasionalmente sin ningún impacto) y en general con errores metodológicos que descalifican la validez de su texto. Varios escritos también se publican informalmente en línea sin arbitraje por pares. En otras ocasiones no se han podido reproducir los resultados. En unos casos en que sí se han publicado artículos desfavorables a los OGMs en revistas serias, un buen número de ellas los han retirado. En contraste con ese 5%, el otro 95% constituye el corazón del consenso científico en cuanto a los OGMs. Esto significa que después de más de 20 años de siembra de este tipo de cultivos, no hay literatura que realmente refute el hecho de que son tan seguros como los convencionales.

Para ambos autores, el seudodebate en torno a los OGMs está guiado más bien por consideraciones ideológicas y políticas que genuinamente científicas. En general, la discusión hace un juicio sobre todos los OGMs en vez de un acercamiento más racional, el casuístico, es decir, debe verse por caso. Al final, mencionan los artículos más citados en el seudodebate y el problema científico que tiene cada uno.

He aquí otros problemas comunes con los escritos:

  • Usualmente los escriben los mismos autores y utilizan como pilar aquellos estudios del mismo círculo antiOGM.
    .
  • Algunos reclamaban no tener conflictos de intereses, aunque un vistazo a sus credenciales o su trasfondo los delataba.
    .
  • Algunos no mencionaban sus fuentes de financiación.
    .
  • Aquellos que sí lo hacían, estaban siendo sufragados por organizaciones notorias por su oposición a los OGMs.
    ,
  • Los errores metodológicos no son meros accidentes de ciertos estudios, sino que violan la normativa o la convención más elemental para mantener la calidad de los estudios.
    .
  • Algunos de los más citados no hicieron experimento alguno, sino que especulan.
    .
  • Algunos no aclaran cuáles variedades de cultivo OGM se están examinando.
    .
  • Usualmente los experimentos no están debidamente controlados y tampoco hay un buen uso de razonamiento estadístico.

Estos y otros errores más nos dan una idea de por qué no debemos tomar seriamente los estudios emblemáticos del movimiento antiOGM.

Lo que te quieren ocultar de la vitamina B17

Como sabe todo investigador YouTubero el establishment médico está intentando ocultar la verdad detrás de la vitamina B17, también conocida como laetril, una modificación de la molécula natural de amigdalina.

Molécula de amigdalina

Molécula de amigdalina

Laetril

Molécula de laetril

En realidad, lo que quiere esconder el establishment farmacéutico (Gran Farma) es que la vitamina que estamos discutiendo tiene el potencial de remediar el cáncer y otros males. Para proteger estos intereses, la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) ha prohibido su uso para tratar tumores y otros males. Los hospitales y los médicos hacen lo posible de disuadir a los pacientes de su consumo. Así nos lo ha dejado saber el sapientísimo portal Natural News, razón por la que venden un complejo de remedios detoxificantes que incluye la vitamina B17.  Además, la cuenta de Facebook de March Against Monsanto revela esta gran verdad.

¡Deberíamos usarlo! Varios nutricionistas en Puerto Rico, algunos que tienen lugares importantes en la radio, confían en GreenMedInfo. Es en ese portal donde encontramos un artículo en que nos dice que la vitamina B17 ha sido muy efectiva para tratar el cáncer. Joseph Mercola ha promovido un documental sobre este malvado encubrimiento por parte del gobierno federal.

Así que la gente debería consumir amigdalina, la vitamina B17 que nos provee la naturaleza y que se encuentra en las semillas de las manzanas, en el kernel de los albaricoques y de los melocotones. ¡Lo natural es bueno!, ¿verdad?

… mmm….. pensándolo bien…

¡Eviten a toda costa la vitamina B17!

¿Qué está ocurriendo aquí? ¿Por qué el gobierno federal ha prohibido el uso de la vitamina B17 como remedio para el cáncer?

Una posible explicación es la dada por todos estos individuos de que el cáncer se puede curar con dicha vitamina y a Gran Farma no le gusta. La otra explicación, mucho más plausible, es que el gobierno desea protegernos de envenenamiento por cianuro.

¡Ahora estamos hablando!

Señoras y señores, no existe la “vitamina B17”, por más que se promueva en los portales “holísticos”, “naturales”, “verdes” y todo lo que vaya por esa línea. La persona que le recomiende a usted la ingestión de vitamina B17 o es ignorante o quiere explotarle su ignorancia para venderle un producto (como vimos en el caso de Natural News) o simplemente quiere envenenarle. Ni la amigdalina ni el laetril son vitaminas. Es casi como si sus favorecedores fueran ellos los que escondieran la información de su toxicidad.

¿Qué son vitaminas? La vitamina es un nutriente que necesita nuestro cuerpo, pero que este no puede producir por su cuenta a partir de los alimentos. Por ejemplo, ¿no han notado que no necesitan darle jugo de naranja a sus perros y gatos? Eso es porque ellos pueden generar el ácido ascórbico (la vitamina C) que se encuentra en muchas frutas. Al contrario, como primates que somos (al igual que otros) necesitamos la vitamina C, ya que el gen que posibilita la producción de este nutriente está afectado, por lo que necesitamos consumir alimentos con vitamina C para evitar el escorbuto.

No necesitamos en lo absoluto ni la amigdalina ni el laetril. Es más, el problema con estas sustancias es que se generan cianuro de hidrógeno y puede envenenar a los pacientes de cáncer. Los resultados de los ensayos clínicos es que el leatril no ha aliviado los síntomas del cáncer o curarlo. Es más, un estudio Cochrane (que son los estudios de más alto calibre que existen en la medicina) han corroborado por una revisión científica rigurosa la convicción de que el laetril no tiene efecto alguno sobre el cáncer.

hay evidencia abundante de envenenamiento con cianuro a la hora de tratar a pacientes con amigdalina o laetril: como en este estudio, este, este, este, este, este, este, este, etc.

Por favor, eviten el consumo de semillas o kernel de manzanas, albaricoque, melocotón entre otras frutas.

Referencias

Carter, J. H., McLafferty, M. A., & Goldman, P. (febrero de 1980). Role of the gastrointestinal microflora in amygdalin (laetrile)-induced cyanide toxicity. Biochemical Pharmacology, 29, 3, 301-304. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0006295280905043.

Dorr, R.T. & Paxinos, J. (septiembre de 1978). The current status of laetrile. Annals of Internal Medicine, 9, 3, 389-397. doi: 10.7326/0003-4819-89-3-389. Recuperado en http://annals.org/aim/article/692293/current-status-laetrile.

Greenberg, D. M.  (15 de febrero de 1980). The case against laetrile: the fraudulent cancer remedy. Cancer, 45, 4, 799-807. doi: 10.1002/1097-0142(19800215)45:43.0.CO;2-6. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/1097-0142(19800215)45:4%3C799::AID-CNCR2820450432%3E3.0.CO;2-6/abstract.

Lerner, I. J. (marzo de 1981). Laetrile: A lesson in cancer quackery. CA, 31, 2, 91–95. doi: 10.3322/canjclin.31.2.91. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.3322/canjclin.31.2.91/abstract.

Milazzo, S., Lejeune, S., & Ernst, E. (junio de 2007). Laetrile for cancer: a systematic review of the clinical evidence. Supportive Care in Cancer, 15, 6, 583-95. doi: 10.1007/s00520-006-0168-9.  Recuperado en https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00520-006-0168-9.

Milazzo, S. & Horneber, M. (28 de abril de 2015). Laetrile treatment for cancer. The Cochrane Library. doi: 10.1002/14651858.CD005476.pub4. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD005476.pub4/abstract.

Moertel, C. G., Fleming, T. R., Rubin, J., Kvols, L. K., Sarna, G., Koch, R., Currie, V. E., Young, C. W., Jones, S. E, & Davignon, J. P. (1982). A clinical trial of amygdalin (Laetrile) in the treatment of human cancer. New England Journal of Medicine, 306, 201-206. doi: 10.1056/NEJM198201283060403. Recuperado en http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJM198201283060403.

Schmidt, E. S., Newton, G. W., Sanders, S. M., Lewis, J. P., & Conn, E. E. (6 de marzo de 1978). Laetrile toxicity studies in dogs. JAMA, 239, 943-947. Recuperado en https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/358590.

Unproven methods of cancer management: Laetrile (mayo de 1991). CA, 41, 3, 187–192. doi: 10.3322/canjclin.41.3.187. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.3322/canjclin.41.3.187/abstract.

Monsanto culpable de ecocidio … gracias a un tribunal de embuste

¿Juicio a Monsanto?

Imagen que hago disponible al dominio público.

El año pasado se constituyó en la Haya un tribunal para juzgar a la empresa multinacional Monsanto por crímenes contra la humanidad y ecocidio.  En esta semana, alcanzó una determinación en torno a Monsanto y que pudimos predecir, sin guille alguno de ser síquicos, que Monsanto iba a salir culpable.

¡Claro!  Una de las cosas que revelan el nivel de  “seriedad” y “objetividad” de todo el proceso que se llevó a cabo es el hecho de que se le invitó a personal de la compañía a testificar… ante un panel que estaba bajo un cartel que decía “Mon$anto” con signo de dólar y utilizando la letra “Comic Sans” (algo que es más apropiado para Pre-Kinder o para la empresa creadora de crayolas para niños, pero no para un tribunal que pretende ser serio).

Logotipo del

Logotipo del “Mon$anto Tribunal”

La empresa Monsanto hizo muy bien al decidir no participar en lo que a todas luces era una farsa.

Lo triste es que esta es una de las muchas instancias en que hay una lucha entre industrias que solo quieren dinero, pero se disfrazan de “justicia social”. La industria orgánica, que es prácticamente la que organizó este fraude, lucha muy bien y efectivamente mediante la explotación de la falacia de la apelación a lo natural. Obviamente, no están juzgando a Monsanto, sino a la ficción que dichas empresas han forjado y que a todas luces “confirmó” en dicho juicio en La Haya.

No se movió un solo dedo para al menos ofrecer un mínimo de evidencia positiva de alguna contribución ambiental por parte de la empresa. Por ejemplo, la venta de productos transgénicos que producen Bt y que protegen a los cultivos de ciertos insectos es una instancia. Esto ha ayudado a reducir considerablemente el uso de insecticidas, lo que simultáneamente, ha impedido mayores emisiones de bióxido de carbono al medio ambiente. El uso del glifosato, una sustancia degradable, de muy baja toxicidad y no carcinógena, ha sustituido una enorme cantidad de herbicidas de igual o mayor grado de toxicidad para los cultivos y la salud humana (para mayores detalles véase el artículo del Credible Hulk al respecto).

El impacto de la adopción de transgénicos por los agricultores.

El impacto de la adopción de transgénicos por los agricultores. Los resultados se refieren a los cultivos genéticamente modificados incluyendo a los tolerantes a herbicidas y resistentes a insectos. *** indica significación estadística al nivel de un 1 % (Fuente: Klümper & Qaim, 2014).

Reducción del uso de Alachlor

Reducción del uso de Alachlor para maíz y soya (Fuente: US Geological Survey — Departamento del Interior de Estados Unidos).

Reducción del uso de Fluazifop

Reducción del uso de Fluazifop para la soya y el algodón (Fuente: US Geological Survey – Departamento del Interior de los Estados Unidos)

Reducción del uso de Metolachlor para el maíz y la soya

Reducción del uso de Metolachlor para el maíz, pasto y paja (Fuente: US Geological Survey – Departamento del Interior).

La reducción temporera del uso de Metribuzín

La reducción temporera del uso de Metribuzín para soya, vegentales y frutas (Fuente: US Geological Survey – Departamento del Interior de Estados Unidos)

Reducción del uso de Nicosulfuron

Reducción del uso de Nicosulfuron para el maíz (Fuente: US Geological Survey – Departamento del Interior de Estados Unidos)

Uno de los pocos herbicidas cuyo consumo no se ha reducido, desgraciadamente, es el del atrazín, que es considerado por la EPA un posible cancerígeno y que se degrada muy lentamente.

La reducción considerable del uso de pesticidas en general (especialmente en el caso de los insecticidas), el poquísimo esfuerzo que se requiere para utilizar el glifosato y las técnicas de no talado han posibilitado la remoción de cerca de 22.4 mil millones de kilogramos de gases de invernadero que de otra forma estarían presentes por el sector agrícola.  Eso sería el equivalente a remover las emisiones de 10 millones de carros por un año entero (Brookes & Barfoot, 2016, 123-124, 126-128, 148-149). A la misma vez, se evita la erosión de los suelos, aumenta la producción en menos área de terreno, lo que implica a su vez la conservación de ecosistemas naturales que no serán impactados por la agricultura.

En otras palabras, los productos de Monsanto (y, vale decir, de otras compañías) han prevenido un desastre ambiental que ciertamente hubiera ocurrido sin la presencia de las diversas tecnologías hoy utilizadas en la agricultura.

Aclaramos que eso no significa, que Monsanto alcanzó un nivel de autosostenibilidad que necesita la agricultura. En el presente no existe ninguna agricultura que sea autosostenible y a la vez permanezca a la par con la aspiración de la reducción de pobreza a nivel mundial dentro del contexto de una población mundial en constante aumento. Por ello, todavía hace falta maximizar los recursos provistos por la ingeniería química, la ingeniería genética y fomentar ciertas técnicas agrícolas para conservar el terreno y reducir el uso de abono y agua para los cultivos. Ciertamente, como ya hemos indicado, la agricultura orgánica está muy lejos de llegar al nivel de satisfacción del mercado de la llamada “agricultura convencional” ya que su rendimiento es marcadamente bajo y, en algunos casos, empeora la situación del empobrecimiento de los suelos y agrava otros problemas mediantes pesticidas orgánicos  (como el uso del cobre como fungicida en viñeros orgánicos) o insecticidas orgánicos que amenazan a los polinizadores (como el pyrethrin, la rotenona, el azadirachtin y el spinosad).

Ahora bien, al mal llamado “Monsanto Tribunal” no le importa en absoluto todos estos estudios que corroboran los hechos mencionados arriba, aun cuando provengan de gobiernos y fuentes independientes. No podemos decir que Monsanto jamás haya afectado al medio ambiente. La antigua Monsanto fue una de las compañías que ayudó a la creación del agente naranja (aunque el mayor responsable de ello fuera el Departamento de Defensa de Estados Unidos). y sintetizó el químico Alachlor, mercadeado bajo la marca “Lasso”, que se usó en la agricultura en Europa hasta que  fue prohibida debido a efectos tóxicos.

Sin embargo, ¿de allí a un ecocidio?  ¡Por favor!  Hay empresas a nivel mundial que han hecho peor que Monsanto … miles de veces peor.  Por ejemplo, las empresas relacionadas con las computadoras han fomentado el tipo de minería de extracción de metales pesados y sustancias tóxicas que  han matado a personas o las ha sometido a la esclavitud o han utilizado servidumbre infantil. No hemos visto tribunales (aunque sean de mentiras) contra ellas … tal vez porque el tener computadoras, tabletas y móviles es demasiado conveniente para esas personas “amantes de la naturaleza”. La empresa Exxon ha fomentado el negacionismo de la autoría humana del cambio climático, promoviendo cuando puede el consumo de carbón a nivel mundial. Nótese que tampoco ha habido un “Exxon Tribunal” para esa empresa, a pesar de que bastante prueba de sus actividades anticientíficas han salido a relucir durante esta y la pasada década. Las consecuencias de lo que ha hecho esta empresa han sido nada menos que nefastas, especialmente en un momento como el actual en el que el cambio climático es un asunto que necesita atenderse con urgencia.

Lamentablemente, todo este espectáculo del “Mon$anto Tribunal” no es otra cosa que una manera de decirle al público que en “La Haya” se condenó a Monsanto por crímenes contra la humanidad. Así, se confunde a los oyentes cuando dichas cabecillas aleguen que “Se encontró culpable a Monsanto de ecocidio y crímenes contra la humanidad en un tribunal de La Haya”, sin decirle que dicho suceso no fue en el Tribunal Internacional de la Haya.

Y mientras se gastan energías en esa pérdida de tiempo y dinero, en Tanzanía se quemó toda una siembra de maíz resistente a la sequía, por la sencilla razón de que era transgénico. Esa acción garantiza que ni en África ni en California se siembre algo que podría representar mayores ingresos a los agricultores y así aliviar el problema del hambre en temporada de sequía. De paso, ayudaría a reducir considerablemente el enorme consumo de agua por el sector agrícola. Todavía en Uganda se sigue luchando contra la marchitez del guineo, del que sí existen remedios vía la transgénesis artificial para lidiar con el problema.

Una vez más, los “verdes” pueden comer bien mientras condenan a mucha gente a que siga pasando hambre.

¡Qué desgracia!

Referencias

Brookes, G. & Barfoot, P. (2015).  Environmental impacts of genetically modified (GM) crop use 1996–2013: Impacts on pesticide use and carbon emissions. GM Crops &
Food, 6 (2), 103-133. doi: 10.1080/21645698.2015.1025193.

Brookes, G. & Barfoot, P. (2016, mayo). GM crops: global socio-economic and environmental impacts 1996-2014. UK: PG Economics. http://www.pgeconomics.co.uk/pdf/2016globalimpactstudymay2016.pdf.

Klümper, W. & Qaim, M. (2014, Nov. 3). A meta-analysis of the impacts of genetically modified crops. PLoS ONE, 9 (11), e111629. doi:10.1371/journal.pone.0111629. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0111629. (Estudio independiente).

Leyenda urbana: El zika y la Fundación Rockefeller

zika_rockefeller

Esta noticia ha estado circulando por las redes sociales demasiado tiempo para que sea ignorado.

Una vez se desató la epidemia del zika en Brasil, aparecieron varias leyendas urbanas, entre ellas la que aquí podemos apreciar (o despreciar). De hecho, intenté corregir a un seguidor mío en Facebook al respecto y lo que hizo la persona en cuestión fue eliminar su entrada original con mis correcciones y volvió a postearlo en su muro. Como no me gusta “trolear”, lo dejé tranquilo.

Sin embargo, el alegato es un solemne disparate, no solo desde el punto de vista histórico, sino que también revela el más profundo desconocimiento de cómo funcionan las patentes.
.

¿Qué son patentes y cómo funcionan?

Las patentes son un área considerada legalmente en el gobierno federal como “propiedad intelectual”, término que rehúso usar porque se presta a confusión (véase también los comentarios del hacker Richard M. Stallman sobre el tema).

Una patente se define como un monopolio absoluto creado por un gobierno mediante la restricción artificial del uso de una idea implementable a nivel tecnológico.

En Estados Unidos y en Puerto Rico, las disposiciones en relación con las patentes brotan de una de las facultades del Congreso de Estados Unidos para otorgar patentes con el objetivo de fomentar las artes y las ciencias. Contrario a lo que usualmente se alega, no se conceden patentes como un “derecho de un inventor”, sino como un mecanismo para fomentar las artes y las ciencias.

The Congress shall have Power To…promote the Progress of Science and useful Arts, by securing for limited Times to Authors and Inventors the exclusive Right to their respective Writings and Discoveries…. (Constitución de Estados Unidos, Art. I, Secc.8, Cl. 8)

En la medida que estimula la inversión y la invención para beneficio de la humanidad, el Congreso puede mantener y legislar en torno a cuan abarcador es el sistema y cuánto es el periodo de duración.

He aquí los requisitos que en teoría debería cumplir una idea para que sea patentable:

  1. No puede patentarse cualquier idea, sino solo aquellas cuya implementación tecnológica es posible.
  2. Tiene que ser una idea innovadora, no debe haber sido usada anteriormente en la cotidianidad tecnológica (“prior art“).
  3. Tiene que involucrar un proceso cuya innovación sea “no obvia”, es decir, no debe ser un proceso fácilmente derivable de “prior art“.

usptoEl proceso para obtener una patente es sencillo, pero no es fácil. Una vez tiene una idea, usted radica una forma a la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos, donde se examina para ver si cumple con los requisitos. Si todo marcha bien, entonces dicha instancia gubernamental le otorga una patente sobre la idea en cuestión. Suena todo fácil, pero no lo es. En muchos casos, el proceso está mediado por legalismos y asuntos técnicos que requieren la ayuda de algún abogado especialista en el tema de patentes.

Una vez a usted se le otorga la patente, usted puede disponer de ella por un periodo no renovable de veinte años. Después de esto, se afirma que la idea se encuentra en “dominio público”, es decir, la idea puede ser utilizada por quien sea sin costo alguno. Si alguien desea utilizar una idea patentada, lo que usualmente ocurre es que el dueño de la patente otorga una licencia de uso a cambio de dinero o de otra licencia (lo que llaman en inglés “cross-licensing“). También tiene la opción de dejar su licencia libre de costo al público o no conceder licencia en absoluto.

Obviamente todo esto es mucho más complicado que lo que suena. En varios casos el sistema de patentes puede representar un atraso más que un adelanto tecnológico. Sin embargo, esto es un tema para otra ocasión. Para más información, visite el portal de la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de Estados Unidos.
.

La evidencia de que la Fundación Rockefeller es dueña del virus del zika

Dada esta información básica, la noticia de que la Fundación Rockefeller es dueña del virus del zika se vuelve sospechosa. El virus no fue inventado por dicha fundación, simplemente porque la tecnología para ello no existía en el momento. Tampoco pudo haber patentado el virus porque no era un invento. Es más, aun si hubiera sido un invento de los Rockefeller sometido a la Oficina de Patentes en 1947, ya la patente hubiera expirado (en 1967). La Fundación Rockefeller no ganaría dinero en absoluto en regalías por concepto de patentes.

¿Dónde se encuentra la evidencia de que los Rockefeller tienen patentes sobre el virus? Lo que ha circulado en las redes sociales es algo parecido a esta imagen:

zika-atcc

El área circulada es la nota de la discordia. La Fundación Rockefeller encontró el virus del zika en Uganda y la depositó en ATCC. Sin embargo, nos percatamos que esta no es una página de la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de Estados Unidos.  No estamos ante una muestra de la patente del virus del zika.

¿Qué es ATCC? La organización privada sin fines de lucro se describe de la siguiente manera:

ATCC is the premier global biological materials resource and standards organization whose mission focuses on the acquisition, authentication, production, preservation, development, and distribution of standard reference microorganisms, cell lines, and other materials. While maintaining traditional collection materials, ATCC develops high quality products, standards, and services to support scientific research and breakthroughs that improve the health of global populations.

En otras palabras, estamos ante una institución que es para todos los efectos, un banco de materiales biológicos para ser provistos a investigadores, para propósitos de investigación o experimentación.

¿Qué hizo realmente la Rockefeller Foundation? Los científicos auspiciados por la organización encontraron y aislaron el virus del zika en Uganda. Para propósitos de contribuir a las ciencias, depositó su muestra a ATCC para hacer el virus disponible para investigadores científicos en Estados Unidos y a nivel global.

¡Eso es todo!

No existe evidencia alguna de que la Fundación sea dueña o se esté lucrando del virus del zika o que está impidiendo mediante patentes la fabricación de una vacuna. Tampoco hay evidencia alguna de que el objetivo de la  Fundación sea “matar a millones de personas”. Al contrario, esta organización privada ha utilizado bastante de la fortuna de los Rockefeller para el bienestar de la humanidad por décadas y lo sigue haciendo.

Aun con todo, eso no excluye que la Fundación no haya participado en actividades cuestionables. El historiador Pedro Aponte Vázquez ha apuntado a la complicidad de esa organización a la hora de ocultar las fechorías del Dr. Cornellius Rhoads y puede ser porque fue en parte responsable de enviar a Rhoads a Puerto Rico y poque la famosa carta de Rhoads donde confesaba su crimen se dirigía a alguna persona asociada con el Instituto Rockefeller de Investigación Médica. Los detalles de este escándalo están en este libro escrito por Aponte Vázquez. Además, ha tenido un historial de prácticas racistas en el pasado (especialmente en la década del ’30) y hoy día la fortuna de la familia Rockefeller contribuye a la inestabilidad del medio ambiente al tener notorios intereses en el área de los combustibles fósiles. Algunos han especulado que la organización ambientalista Greenpeace se  opone a la creación de plantas de energía nuclear en parte porque es financiada por la Rockefeller Foundation.

Sin embargo, dudo muchísimo que la Fundación quiera aniquilar a la humanidad con el zika, algo del que no se lucra mediante regalías.

Finalmente, véase las declaraciones de la Fundación Rockefeller al respecto.

Amanecieron abejas muertas en Toa Alta, ¿o es una broma pesada?

Según las redes sociales, se suponía que ayer viernes 1 julio comenzara la fumigación con naled, a pesar de que el CDC repetidamente negaba que ese fuera el caso. Sin embargo, a  medida que continuaba el día, la siguiente foto seguía apareciendo una y otra vez alegando que en Toa Alta amanecieron abejas muertas:

Screenshot at 2016-07-02 14-53-52

Denle un clic a la imagen para ver versión agrandada.

Parece que todas nuestras pesadillas se volvieron realidad, ¿verdad?

Excepto que noté que algunas queridas amistades ya estaban denunciando este alegato como una broma pesada. Como siempre me dejo guiar por evidencia, en el navegador busqué bajo “dead bees” en Google Images y lo que encontré fue lo siguiente:

Screenshot at 2016-07-02 15-30-03

Fui al portal de esa fotografía y observé esto:

Screenshot at 2016-07-02 15-36-27

Screenshot at 2016-07-02 15-37-40

El artículo donde aparece la fotografía se encuentra aquí.

En otras palabras, no hubo ninguna fumigación en Toa Alta y la persona que alega que vio estas abejas muertas en ese municipio simplemente está bromeando o está intentando engañar al público.

Sean las intenciones que sean, simplemente la noticia no es correcta.