Recomendación: Transgénicos sin miedo (y Comer sin miedo)

Transgénicos sin miedo

Portada de Transgénicos sin miedo de J. M. Mulet.

Hay un chiste que a veces le digo a mis amistades en las redes sociales. Quiero escribir una serie de libros de divulgación de las ciencias (esa parte no es broma, es verdad).  El primer libro será sobre la evolución, en cuyo caso mis amistades religiosas se enojarán conmigo.  El segundo será sobre el cambio climático, lo que enfurecerá a mis amistades de la derecha política.  El tercero será sobre la energía nuclear, que enojará a mis amistades de izquierda. El cuarto será sobre organismos genéticamente modificados (OGMs), la cual será rechazada por mis amistades en el ámbito verde. El quinto será una sobre la existencia histórica de Jesús, lo que enojará a bastante de mis amistades incrédulas y ateas.  Al final de la serie estaré bieeeeeen solito.

(¡Nah!…   mis amistades son un amor, pero sé que ellos tendrá problemas con lo que diré sobre estos temas).

José Miguel Mulet Salort

José Miguel Mulet, 2016. Foto cortesía de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV Radiotelevisión-YouTube) CC-BY 4.0+.

Sin embargo, hay un libro de esa serie que estoy pensando que tal vez no haga falta escribir, el de los OGMs. ¿Por qué? Porque uno ha sido escrito y creo que es suficiente.  Este año, la Editorial Planeta publicó el libro más reciente de José Miguel Mulet, Transgénicos sin miedo.  Este no es su primer texto, Planeta también ha publicado Comer sin miedo, Medicinas sin engaños y La ciencia en la sombra. Además, había escrito un libro de la serie “¡Vaya timo!” titulado: Los productos naturales … ¡vaya timo!. Mulet es bioquímico y doctor en biología molecular de la Universidad Politécnica de Valencia. Además de ser un excelente expositor de las ciencias, especialmente en cuanto al asunto de los OGMs, tiene un sentido del humor particular que permea todo lo que escribe.

Comer sin miedo

Portada de Comer sin miedo por J. M. Mulet

Podría decir que entre Comer sin miedoTransgénicos sin miedos se obtiene una obra divulgativa que no he visto en ningún otro lugar en español ni en inglés. No he encontrado libro alguno dirigido al público que sea más completo, más claro, más conciso y más ameno (¡tremenda combinación!) sobre el tema de los OGMs. De hecho, esperaba que en Transgénicos sin miedo dijera mucho menos y el Dr. Mulet excedió por mucho todas mis expectativas. Entra de lleno en la historia de la agricultura, la historia de los transgénicos (su origen y desarrollo como parte de la ingeniería genética), cómo contribuyen a la salud, al medio ambiente, al bienestar de los agricultores, entre otros asuntos interesantes. También dedica bastante de su tiempo a desmontar los alegatos hechos por ambientalistas militantes y partidarios de los alimentos orgánicos (en España “ecológicos”) que están en contra de los OGMs y demuestra cómo su denuncia ha hecho más mal que bien a los agricultores, a la humanidad y al medio ambiente que ellos dicen defender. Junto a Comer sin miedo, creo que esta obra debe estar en manos de toda aquella persona que quiera aproximarse al tema muy seriamente sin lenguaje técnico y sin falsedades.

Debemos agradecer mucho al Dr. Mulet porque esto hacía muchísima falta en el contexto social de un público y una prensa nacional e internacional muy desinformada. Él dice que goza de escribir y ese estado de ánimo se nota en cada una de sus páginas. No hay nada mejor que un científico que disfrute el divulgar la ciencia al público. Cuando puedan, suscríbanse a su blog, Tomates con genes y lean los artículos que publicó en su blog anterior, Los productos naturales…¡vaya timo!

Cuando revistas predatorias retiran estudios antivacunas fatulos …

Vacunación contra la tifoidea

Dr. Schreiber de San Agustín, California, inoculando contra la tifoidea.

En el portal de Science-Based Medicine, David Gorski nos informa de la retirada de dos estudios (que en el fondo eran uno solo) que pretendían demostrar que las vacunas efectivamente enferman a los vacunados. Esto tiene que ver con el famoso seudoestudio de Andrew Wakefield publicado en The Lancet, que supuestamente vinculaba la vacuna triple vírica (MMR) con el autismo y con el aumento del trastorno del espectro autista (TEA).

Sin embargo, queremos recalcar que las revisiones científicas y metaanálisis que incluyen a más de 1.2 millones de niños no muestran relación alguna entre la vacuna triple vírica y el llamado “aumento” del TEA, supuesto incremento que ya hemos desmentido. Aun así, el sector antivacunas insiste en avanzar con su causa.

Al igual que muchos de los científicos antitransgénicos o negacionistas del cambio climático en general, aquellos que son antivacunas suelen publicar en revistas predatorias o desprestigiadas para dar la apariencia de que se ha dado a conocer información importante en alguna revista “científica arbitrada”. Hemos escrito ya sobre el serio problema de las revistas predatorias y el enorme problema que han creado en términos de política pública.

David Gorski, M.D.

David Gorski, M.D. Foto cortesía de él, CC-BY-SA 4.0.

Gorski nos habla de lo que él denomina “estudios zombis”, es decir, estudios que han sido retirados por revistas, pero que “resurgen” del ámbito de los muertos y aparecen en una segunda revista de peor prestigio. Un ejemplo de ello fue el caso del estudio de Gilles Éric Séralini (del que hablaremos la semana que viene) en que supuestamente mostraba una asociación causal entre alimentos transgénicos con glifosato y unos tumores de unas ratas. El estudio fue retirado por serias deficiencias, pero volvió a publicarse en otra revista de peor prestigio y sin arbitrar. Además, Séralini sigue publicando artículos —incluyendo en revistas predatorias— utilizando ese como base, a pesar de que en la segunda vez que publicó el artículo en cuestión concluyó que de los datos no podía derivarse nada.

Otro ejemplo es el que nos trajo Gorski con su artículo, esta vez dirigido al público antivacunas. El autor principal es Anthony R. Mawson, perteneciente a la causa antivacunas y que llevó a cabo una colecta en línea para financiar el estudio. Una vez se llegó a la cifra deseada, él y otros autores publicaron el estudio en una editorial predatoria de la que hablamos casi un año atrás, una revista de Frontiers. He aquí la ficha del escrito:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (21 de noviembre de 2016). Vaccination and health outcomes: A survey of 6- to 12-year-old vaccinated and unvaccinated children based on mothers’ reports. Frontiers in Public Health, 4, 270. doi: 10.3389/fpubh.2016.00270.

Cuando Frontiers retiró el artículo, el enlace cibernético asignado a este dejó de funcionar y da error. Aquí se encuentra el PDF de la versión provisional.

El estudio en sí consistía en la administración de un cuestionario a madres voluntarias para saber si sus niños mostraron síntomas de enfermedad después de la vacunación de sus hijos.  El portal desmitificador, Snopes.com, mencionó los varios  factores principales de cómo se llevó a cabo el estudio y su eventual publicación:

  1. Hay un notorio conflicto de intereses debido a la manera en que se financió. Prácticamente la totalidad del dinero provenía de los grupos antivacunas.
    .
  2. Los autores en cuestión ya tenían una opinión formada al respecto. Esto en sí no es nada malo siempre y cuando el diseño del experimento fuera lo suficientemente riguroso para no inclinar los datos a los prejuicios formados.
    .
  3. El diseño del experimento era fatal, ya no se hizo una selección azarosa de distintas poblaciones de madres para administrar el cuestionario. Al contrario, se seleccionaron a varias madres que practicaban “homeschooling” y cuyo parecer en torno a las vacunas ya estaba formado.
    .
  4. Se publicó en una revista altamente cuestionada por la comunidad científica. El artículo fue arbitrado por un quiropráctico, profesión cuya comunidad en general es hostil a las vacunaciones.

Para mayores detalles en torno a las fallas, pueden leer este artículo y el publicado por Gorski en Science-Based Medicine. Varios científicos y un sector del público lo consideró este estudio chatarra y la editorial Frontiers fue el blanco de múltiples críticas al respecto. Por eso, Frontiers tuvo que hacer una declaración pública vía Twitter.

Como resultado, se retiró el estudio y el acontecimiento fue reportado en Retraction Watch.

Sin embargo, a pesar de su súbita desaparición, el estudio “revivió” en otra revista, esta vez publicada por una editorial de mucha peor calidad, Open Access Text. Esta es su ficha:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (24 de abril de 2017). Pilot comparative study on the health of vaccinated and unvaccinated 6- to 12-year-old U.S. children. Journal of Translational Science, 3, 3. doi: 10.15761/JTS.1000186.

Sus datos fueron publicados también en un artículo aparte en la misma revista predatoria:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (24 de abril de 2017). Preterm birth, vaccination and neurodevelopmental disorders: a cross-sectional study of 6- to 12-year-old vaccinated and unvaccinated children. Journal of Translational Science, 3, 3. doi: 10.15761/JTS.1000187.

La razón de por qué tengo que proveer los estudios como archivos en nuestro portal y no en la fuente original es que los dos artículos en cuestión no se encuentran en las direcciones cibernéticas asignadas por la revista (un mal típico de las editoriales predatorias). Como los artículos se publican bajo una licencia de Creative Commons (aunque es curioso que no digan cuál de todas es), no se comete violaciones a derechos de autor el proveerlos en este blog.

Tal vez la ausencia de dichos artículos se explica por el señalamiento hecho por Retraction Watch de que Open Access Text parece haber retirado ambos artículos.

Breve reflexión

Aunque este asunto de los artículos zombis pueda sonar jocoso, en realidad es un asunto muy serio.

Estos son estudios fatulos publicados en revistas en el mejor de los casos desprestigiadas, en el peor se dedican a explotar a científicos y lectores. Su contenido carente de material científico y datos falsos se convierten en criterio para decidir política pública. Todo gobierno tiene un panel de expertos en torno a estos temas que saben mucho mejor en cuáles publicaciones confiar y en cuales no. Sin embargo, la población en general no goza de la misma sabiduría. Cuando estos asuntos se convierten en movimientos políticos ruidosos, el público tiende a hacerles caso y a exigir a sus gobernantes (electoralmente comprometidos) a que ignoren a los expertos.

Estos artículos como los de Andrew Wakefield y otros, tenidos como mártires de “Gran Farma”, han sido responsables de que en Estados Unidos se hayan desatado brotes de enfermedades que se pensaban que no se verían más en ese país, tales como el sarampión. Personas tales como Robert F. Kennedy, Jr. y Robert De Niro quienes financian estos grupos no mejoran la situación.

La publicación de estos artículos fatulos ha afectado las políticas en torno al calentamiento global, en cuanto a ingeniería genética, la provisión de vacunas y medicamentos, entre otros asuntos. El hecho de que la prensa frecuentemente descanse sus reportajes en estudios preliminares, en vez de revisiones científicas, metaanálisis y estudios rigurosamente controlados, revela una seria deficiencia de ese campo aun en el ámbito de reporteros especializados en divulgar sobre las ciencias.

En otras palabras, las revistas predatorias y la falta de literacia científica se han convertido en la era cibernética en una genuina amenaza para la salud pública. Por ende, los gobiernos y las Naciones Unidas deberían formar sus respectivos comités con científicos conocedores de estos asuntos y otros expertos para figurar alguna manera viable de contrarrestar estos males sin socavar la libertad de expresión ni los derechos humanos en general.

Sobre este tema, véase también los artículos de David Gorski, M.D. en su blog:

Referencias

Hawkes, D. (14 de junio de 2016). Calls by alternative medicine practitioners for vaccinated vs unvaccinated studies is not supported by evidence. Vaccines, 34, 28, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2015.12.031.

Taylor, L. E.,  Swerdfeger, A. W., & Eslick, G. D. (17 de junio de 2014). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3623–3629. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (28 de febrero de 1998). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.

El daño a la salud por el miedo irracional al gluten

Pan de gluten

Pan de gluten. Foto cortesía de Estephany Viruez. CC-BY 3.0 Unported.

En la radio y la televisión abundan “nutricionistas” que aconsejan al público mantenerse lejos del gluten. En algunos casos, ciertos alimentos se certifican “Gluten Free“, no necesariamente porque ese alimento normalmente tenga gluten, tampoco debido a que las compañías que los mercadean estén genuinamente preocupadas por ello. La razón de por qué se etiquetan los alimentos de esa manera usualmente es porque vende. Es más, se ha convertido en toda una industria que en el 2014 rondaba los US$23 mil millones.

Tampoco es que el gluten se deba tratar someramente. Si usted es celiaco, debe evitar el gluten. En cuanto a la intolerancia al gluten, la evidencia científica de ello se cuestiona constantemente. Esto se debe a que muchas personas que creen que el gluten es dañino se han autodefinido como “intolerantes al gluten” o “sensibles al gluten” y en ocasiones se sienten enfermas. Sin embargo, mediante ensayos clínicos se ha demostrado que muchos de estos alegatos son totalmente infundados.  Ahora bien, hay un estudio más reciente que parece constatar la existencia de no celiacos que son intolerantes al gluten, aunque algunos estudios anteriores indican más bien intolerancia al trigo. Este es un asunto que se podrá confirmar mediante experimentos que logren filtrar mejor aquellos que potencialmente puedan tener esta enfermedad y aquellos que se imaginan tenerla. Aun así, parecería que el número de personas que padecería de esta enfermedad sería marcadamente inferior al número de personas que padece de celiaquía.

Suponiendo que la intolerancia al gluten exista, si sumamos estos a los celiacos, ¿cuánta porción de la población las padecen? Los números parecen sugerir que un poco menos de un 1%  en Estados Unidos, que son similares a los que encontramos en Europa (véase también este documento).

No obstante ello, ¿cuánta gente piensa que el gluten es dañino? Una encuesta informal llevada a cabo por Consumer Reports del 2014 revela que el 63 % de los participantes pensaba que comer alimentos sin gluten era más saludable. De acuerdo con una encuesta Gallup del 2015, el 21 % de los consultados decía que intentaba comer alimentos libres de gluten. Para el 2013, cerca de 17 millones de estadounidenses decían ser intolerantes al gluten.

¿Qué es el gluten?

Para entender cuál es el problema, debemos saber que el gluten es un copuesto de proteínas que en general se encuentra en el trigo y relacionados. Por ende, es de esperarse que esté en el pan, en la harina y en varios derivados que solemos disfrutar como alimentos básicos.

¿Es recomendable evitar el gluten?

Para aquellos que sean intolerantes a la harina o celiacos, sí es recomendable que se evite el gluten.

Wheat-995055.svg¿Qué hay del resto de la humanidad?  Aparentemente, todo tiende a indicar que una dieta que evite la ingestión de gluten puede ser perjuidicial para la salud. No se puede decir esto con plena seguridad, ya que estamos acumulando cada vez más estudios al respecto. Sin embargo, hay algunos que ya apuntan a que aquellos que evitan el gluten tienen mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2. El estudio en cuestión (que no estará disponible sino hasta el 7 de marzo de este año) muestra que personas con dietas que incluían gluten, tenían hasta un riesgo  de 13 % menor de desarrollar diabetes.  Esta fue la conclusión de un equipo de la Universidad de Harvard que siguió la dieta de cerca de 200,000 personas en un estudio de largo término (25 años). Según el comunicado de la American Heart Association, los alimentos con gluten usualmente tienen mayor cantidad de micronutrientes que benefician al organismo. Por otro lado, los correspondientes alimentos sin gluten tienden a ser más caros y carecer de fibras y de algunos nutrientes. Hay que tener en consideración que este estudio no es decisivo, ya que es observacional. Hace falta su confirmación mediante otros métodos.

A esto podemos añadir que el Wall Street Journal publicó un excelente artículo periodístico que indicaba que los productos etiquetados como “libres de gluten” tendían a ser más altos en sodio y carbohidratos y significativamente inferior en cuanto a vitaminas y otros minerales nutritivos.

El martes de esta semana se publicó otro estudio en que un equipo de la Universidad de Columbia siguió por 26 años la dieta de cerca de 100,000 personas. No solo descubrieron que los alimentos ricos en gluten no parecían perjudicar el corazón, sino que había una relación inversa entre ingerir alimentos con menos gluten y riesgo de enfermedades del corazón: tales como enfermedades coronarias o episodios de infartos.

Como resultado, la revista académica BMJ  recomendaba al público promedio no evitar la ingestión de gluten. A menos que usted sea celiaco o intolerante al trigo, comer alimentos con gluten es tal vez más saludable,

Esto va en contra de la “sabiduría” de cierta gente en la radio y televisión que se especializa en atemorizar al público con los alimentos.

Referencias

Biesiekierski, J. R., Newnham, E. D., Irving, P. M., Barrett, J. S., Haines, M., Doecke, J. D., Shepherd, S. J., Muir, J. G., & Gibson, P. R. (marzo de 2011). Gluten causes gastrointestinal symptoms in subjects without celiac disease: a double-blind randomized placebo-controlled trial. The American Journal of Gastroenterology 106, 508-514. doi: 10.1038/ajg.2010.487.

Biesiekierski, J. R., Peters, S. L., Newnham, E. D.,  Rosella, O., Muir, J. G., & Gibson, P. R. (agosto de 2013). No effects of gluten in patients with self-reported non-celiac gluten sensitivity after dietary reduction of fermentable, poorly absorbed, short-chain carbohydrates. Gastroenterology145, 2, 320–328.e3. doi: 10.1053/j.gastro.2013.04.051.

Carroccio, A., Mansueto, P., Iacono, G., Soresi, M., D’Alcamo, A., Cavataio, F.,  Brusca, I., Florena, A. M., Ambrosiano, G.,  Seidita, A., Pirrone, G., & Rini G. B. (diciembre de 2012). Non-celiac wheat sensitivity diagnosed by double-blind placebo-controlled challenge: exploring a new clinical entity. The American Journal of Gastroenterology, 107, 1898-1906. doi: 10.1038/ajg.2012.236.

Kmietowicz, Z. (3 de mayo de 2017). Gluten-free diet is not recommended for people without celiac disease. BMJ, 2017, 357, j2135. doi: 10.1136/bmj.j2135.

Lebwohl, B. Cao, Y., Zong, G., Hu, F. B., Green, P. H. R., Neugut A. I., Rimm, E. B., Sampson, L.,  Dougherty, L. W., Giovannucci, E., Willett, W. C., Sun, Q. & Chan, A. T. (2 de mayo de 2017).  Long term gluten consumption in adults without celiac disease and risk of coronary heart disease: prospective cohort study. BMJ, 2017, 357, j1892. doi: 10.1136/bmj.j1892.

Mooney, P. D., Aziz, I., & D. S. Sanders, D. S. (12 de agosto de 2013). Non-celiac gluten sensitivity: clinical relevance and recommendations for future research. Neurogastroenterology & Motility, 25, 11, 864-871. doi: 10.1111/nmo.12216.

Rubio-Tapia, A., Ludvigsson, J. F., Brantner, T. L.,  Murray, J. A., & Everhart, J. E. (octubre 2012). The prevalence of celiac disease in the United States. The American Journal of Gastroenterology 107, 1538-1544. doi: 10.1038/ajg.2012.219.

Uhde, M.,  Ajamian, M., Caio, G., De Giorgio, R., Indart, A., Green, P. H., Verna, E. C., Volta, U., & Alaedini, A. (25 de julio del 2016). Intestinal cell damage and systemic immune activation in individuals reporting sensitivity to wheat in the absence of coeliac disease. Gut, 65, 12, 1930–1937. doi: 10.1136/gutjnl-2016-311964.

Vuelve a asomarse el espectro del zika

Microcephaly-comparison-500px

Recientemente, volvieron a salir noticias en relación con el zika y los problemas congénitos generados por su virus. Como respuesta, en su columna de opinión de El Nuevo Día, el ex Epidemiólogo del Estado, Johnny Rullán, nos da información nueva al respecto, basándose en las nuevas cifras del Center for Disease Control (CDC) y otras instituciones:

  • En Puerto Rico, por cada 100 embarazadas infectadas con el virus del zika, 16 bebés nacen con Síndrome de Zika Congénito (SZC).
  • Hay 2,000 embarazadas identificadas con zika, por lo que deberíamos encontrar aproximadamente 120 bebés con SZC.
    • En hospitales, hay 44 documentados por la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico.
    • Hubo 58 pérdidas de embarazos debido al zika.
    • Hay 12 casos con bebés con SZC reportados
    • Eso significa que faltan cerca de 16 casos más por documentarse

Rullán nos dice más en cuanto a las expectativas:

Ahora bien, a partir de este abril, mayo, junio, julio, y agosto nacerán 1,339 bebés de madres infectadas conocidas y de estos se espera que el 6% salga con SZC, 80 nuevos bebés. Entonces ya vamos por 200 bebés con SZC.

Hasta aquí tenemos la matemática de lo conocido según publicado esta semana. Ahora falta la parte difícil. Si bien es cierto que el 80% de las personas que les da Zika son asintomáticos, pues lo mismo ocurre para nuestras embarazadas. El problema es que no estamos identificando a tres cuartas partes —es decir, 75%— de las embarazadas asintomáticas en los prenatales —las llamadas “nunca identificadas asintomáticas”.

Puerto Rico tiene documentadas 3,339 embarazadas infectadas, y el 55% tiene síntomas (1,861) y el 45% no tiene síntomas (1,478). Entonces ese 45% de asintomáticas debería ser el 80% como el resto de Puerto Rico. O sea, el total no es 3,339, sino 9,305* —las 1,861 sintomáticas y a las 1,478 asintomáticas ahora hay que añadirles las “nunca identificadas asintomáticas” que son 4,488 adicionales. Esto significa que el 48% de los bebés de madres infectadas en el embarazo (4,448 de 9,305) podrían nacer sin ser identificados en nuestros hospitales.

Rullán aboga por hacer pruebas a todos los bebés para poder identificar a las madres embarazadas que no se hicieron pruebas por no haber padecido los síntomas del zika.

Desgraciadamente, cuando el país sufre de carencia de recursos y, como se prevee, va a haber una debacle del Sistema del Salud del país, el acceso de los obstetras a estas pruebas podría ser muy cuesta arriba, sin hablar que habrá un problema de salubridad sumamente serio debido a que muchas personas no podrán pagar el seguro, otros perderán el programa de Mi Salud y el sistema público se verá comprometido.

No ha habido incremento significativo de casos de autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

Campaña de concienciación sobre el autismo

En años recientes se ha desatado una campaña de concienciación en cuanto al tema del autismo. Esta noción de “autismo” ha evolucionado por décadas y hoy es conocido por el nombre de “trastorno del espectro autista” (TEA en castellano o ASD por sus siglas en inglés). Hoy día podemos entender que no hay un solo tipo de manifestación de “autismo”, sino que hay distintas formas de mostrarse en los niños. Según el portal “Espectro Autista“, podemos citar a la siquiatra Lorna Wing cuando nos dice que el TEA…

…abarca desde las personas más profundamente retrasadas, tanto física como mentalmente… hasta las personas más capaces, realmente inteligentes pero con grandes dificultades sociales como su única y sutil discapacidad. Se superpone con las dificultades de aprendizaje y se difumina en la excéntrica normalidad.

¿Qué es el TEA exactamente? Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH por sus iniciales en inglés), le caracteriza de la siguiente manera:

El ASD es un trastorno neurológico y del desarrollo complejo que se manifiesta en la infancia y afecta cómo una persona actúa e interactúa con otras, se comunica y aprende. El ASD afecta la estructura y el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Dado que afecta el desarrollo, el ASD se considera un trastorno del desarrollo. El ASD puede estar presente durante toda la vida de una persona.

Las personas con este trastorno tienen:

  • problemas para comunicarse e interactuar con otras personas;
  • intereses restringidos y conductas repetitivas.

Diferentes personas con autismo pueden tener síntomas diferentes. Por este motivo, el autismo se conoce como un trastorno espectral, es decir, que hay una gama de características similares en personas diferentes con el trastorno. En este sitio web se utilizan “ASD” y “autismo” con el mismo significado.

El autismo constituye uno de los más grandes temores de los países industrializados del siglo XXI, junto al cáncer, la obesidad, la diabetes, la alergia al gluten, la celiaquía, la envenenamiento por químicos, entre otros. El miedo al TEA no es uno que sea necesariamente irracional. Uno no quiere que su hijo o hija, hermano o hermana, amigo o amiga viva en una dificultad para convivir socialmente, desenvolverse y poder laborar normalmente.

No obstante ello, existen los recursos científicos para ayudar a aquellos padres que deseen lidiar con este problema singular. Sin embargo, los medios de comunicación y la sociedad en general han sido las cómplices (sabiéndolo o no) de la explotación de estos miedos y, muy especialmente, de estos niños autistas. En Francia, algunos sicoanalistas los utilizan para confirmar las versiones más descabelladas propuestas en ese campo, a expensas de lo que se ha descubierto en torno al tema a nivel clínico y experimental.

En otros casos, podemos encontrar la iglesia Genesis II, promotora del MMS (creada por un exseguidor de la Iglesia de la Cienciología, Jim Humble), que le vende a los padres la idea de curar a los niños autistas mediante un enema de cloro. La más grande propulsora de este tipo de actividad es Kerri Rivera, quien ahora anda fugitiva en México debido a unas causas para arresto  por diseminar dicho mensaje altamente perjudicial para los niños autistas. Muchos ya han sido víctimas, con consecuencias en ocasiones letales.

Por cierto, no podemos olvidar que el movimiento March Against Monsanto en Estados Unidos solía promover este tipo de remedios para los niños autistas como alternativa a “Big Pharma” y (¡obviamente!) “Monsanto” (¡acuérdense que Monsanto tiene que estar metido en todo, aunque realmente no lo esté!). Agradecemos que eventualmente se diera cuenta del error irresponsablemente cometido para terminar su promoción. Sin embargo, gracias a su apoyo temporero mediante su diseminación por las redes sociales, ahora la iglesia del MMS está explotando a los pobres de Uganda, de donde proceden falsos reportes de alegadas curaciones.

March Against Monsanto y la Iglesia MMS

March Against Monsanto promocionando en Facebook a Kerri Rivera y los enemas de cloro para los niños autistas.

En este blog también hemos denunciado la utilización de los niños autistas y de los temores sociales al autismo para fomentar causas anticientíficas y que desembocarán en mayores males. Este ha sido el caso de personas como Stephanie Seneff, quien se especializa en publicar artículos de dudosa validez científica, prácticamente todos ellos fundamentados en recopilaciones de datos —lo que se conoce en inglés como p-hacking—  con el propósito de establecer correlaciones donde muy probablemente no hay relaciones causales. Personas como Seneff y sus colegas, se dedican a emitir comunicados de prensa que tienen la intención de impresionar al público para que piense que estos datos implican una fuerte correlación entre ciertos químicos y diversas enfermedades, aunque ellos no hayan hecho los experimentos requeridos para poner a prueba la posible causación. Usando la metodología de Seneff, podemos establecer el altísimo nivel de correlación entre la cantidad de personas que han muerto al caerse de sus camas en Estados Unidos y la cantidad de abogados en Puerto Rico. Evidentemente, se quiere dar la impresión de un nexo causal, pero la correlación es pura coincidencia estadística.

Correlación espúrea

Gráfica por Tyler Vigen (http://www.tylervigen.com/spurious-correlations), CC-BY 4.0

De la misma manera, se podría argumentar que la cantidad de glifosato que se aplica al maíz y la soya transgénicos se puede correlacionar (casi perfectamente) con el aumento de TEA en la población estadounidense, tal y como sugieren Stephanie Seneff y sus colegas al implicarlo con la siguiente gráfica:

Glifosato & autismo

Correlación entre el aumento del uso de glifosato y las incidencias de autismo. Fuente: Swanson et al., 2014, p. 27.

Sin embargo, como discutimos en otra entrada de nuestro blog, este tipo de correlación puede ser engañoso si no se hacen las debidas cualificaciones. No obstante ello, se sigue alegando de que el aumento del TEA a nivel mundial puede darse parcialmente por el aumento del uso del glifosato como herbicida en cultivos de transgénicos. Seneff, abusando el prestigio del Massachusetts Institute of Technology (MIT), nos predice que para el año 2025, la mitad de los niños estadounidenses será autista por ello.

Igualmente ocurre en días recientes, en parte gracias a la elección del empresario Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, un negacionista de la seguridad de las vacunas. Con él, se abre de nuevo la discusión del tema seudoproblemático de la vinculación entre las vacunas MMR y el TEA. Podemos señalar a los protagonistas actuales de la esfera pública en este seudodebate en Estados Unidos, a saber: Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y la misma Seneff. Trump parece haberle sugerido a Kennedy que forme parte de una comisión para estudiar “el caso”.

Robert Kennedy, Jr., Robert De Niro y Stephanie Seneff

Robert Kennedy, Jr. (foto cortesía de R. Kennedy, Jr.), Robert De Niro (foto cortesía de Georges Biard) y Stephanie Seneff (foto cortesía de Inner Eye).

Seneff ha añadido el elemento de la vacunación como contribuyente al llamado “aumento” del TEA. Robert Kennedy, Jr. y Robert De Niro han suscrito el trabajo descreditado y desprestigiado de Andrew Wakefield  que pretendía argumentar que el timerosal enlaza a la vacuna MMR con el TEA (Wakefield, et al, 1998).  En el caso particular de De Niro, promovió el documental conspiracionista Vaxxed: From Cover-Up to Catastrophe para que se presentara en el Sundance Film Festival.

Tan reciente como ayer, Kennedy y De Niro publicaron un comunicado de prensa en el que ofrecen una cierta cantidad de dinero ($ 100,000) para la persona que demuestre que las vacunas son seguras. A los dos se les olvida que nadie puede probar con absoluta certeza de que alguna medida de política pública sea 100% segura. Lo que sí puede hacerse es un análisis de riesgos para tomar aquellas medidas que sean las más seguras para el público en aras de evitar un riesgo mayor. El riesgo de enfermedad por la vacunas MMR es ínfimo, casi inexistente, en relación con el genuino peligro letal que representan enfermedades como la gripe o el polio. De hecho, este es un seudoproblema en otro sentido muy importante: a pesar de que no hay evidencia alguna de que las vacunas con timerosal causen autismo, dicha sustancia ha estado ausente de las vacunas MMR desde hace algunas décadas (desde 1992 en Dinamarca, desde el 2001 en Estados Unidossin impacto alguno sobre el aumento de incidencias de TEA.

Si este es el caso, entonces la pregunta es, ¿qué causa el TEA?

Posibles causas del TEA

Por lo pronto, nadie sabe con absoluta certeza todos los elementos del complejo de causas del TEA. Sin embargo, ya se ha podido demostrar que una gran parte de la causa parece ser genética. Una de las primeras señales de ello se pudieron observar en estudios de casos de gemelos separados al momento de nacer. Cuando uno de los gemelos era autista, aumentaba significativamente la probabilidad de que el otro también lo fuera (véase también este estudio). Hoy día, la evidencia científica parece indicar fuertemente que son múltiples genes los responsables del fenómeno del TEA (e.g. este estudio y este).

Pueden haber diversos factores prenatales y ambientales que posibilitan el autismo que van de la diabetes materna, la edad de los padres, la exposición a ciertos químicos, entre otros. No se ha podido demostrar la vinculación entre la vacunación y el incremento gradual del TEA a través de los años. Una de las más recientes revisiones científicas que se hizo de la literatura al respecto, que da cuenta del análisis de 1.26 millones de casos de niños investigados, concluye que no hay tal nexo.

Sin embargo, a pesar de todos estos factores cabe preguntarse, a qué se debe entonces el aumento del TEA que se ha estado reportando durante las últimas décadas. Varios estudios comparativos y revisiones científicas parecen indicar que la razón de ello se debe a lo que este servidor llama un “espejismo estadístico”. Parece ser que el aumento dramático se debe a una mera reclasificación de otras enfermedades mentales al TEA (véase también este artículo y este). En tal caso, el aumento de la tasa de incidencia de TEA puede ser ínfimo o inexistente.

Girirajan_graph_7-2015

Imagen cortesía de la Penn State University.

Un estudio hizo un estudio ejemplar en Dinamarca y encontró que el aumento de más del 60% de las incidencias del TEA reportados se debe a dicha reclasificación.

Finalmente, hace 3 años atrás, salió a la luz un estudio que hace un análisis comparativo en torno a la pregunta de si realmente ha habido un aumento significativo de la tasa de incidencias del TEA una vez aclarado el factor de la reclasificación. Su resultado indica que no es así. Al contrario, dicha tasa ha permanecido estable durante los últimos 20 años (7.5 por cada 1000 personas desde el 1990 hasta el 2010). Steve Novella explica más al respecto.

Conclusión

Contrario a lo que se ha propagandizado por muchos partidarios antivacunas, antitransgénicos, antiglifosato, anti … de todo, no ha habido aumento alguno de la tasa de población autista en el mundo. El aparente crecimiento de incidencias del TEA es solo eso, un espejismo, el número de personas que caen bajo el espectro autista ha permanecido estable, el resto es más bien producto de un proceso de reclasificación de otras enfermedades mentales a TEA. Todo lo demás no es otra cosa que pura histeria fomentada por personas mal informadas o por sociópatas que se lucran de explotar a los autistas, especialmente a los niños.

.

Referencias

American Academy of Pediatrics. (2016, April 30). Aerial spraying to combat mosquitoes linked to increased risk of autism in children: New study finds a community’s use of airplanes to spread pesticide each summer may pose a greater risk of autism spectrum disorder and developmental disorders among children born in the area. ScienceDailyhttps://www.sciencedaily.com/releases/2016/04/160430100405.htm.

Baxter, A. J., Brugha, T. S., Erskine, H. E., & Scheurer, R. W. (2015, feb.). The epidemiology and global burden of autism spectrum disorders. Psychological Medicine, 45, 3, 601-613. doi: https://doi.org/10.1017/S003329171400172X.

Chaste, P., & Leboyer, M. (2012). Autism risk factors: genes, environment, and gene-environment interactions. Dialogues in Clinical Neuroscience,  14, 3, 281-292.

Doja, A. & Roberts, W. (2006, Nov.). Immunizations and autism: a review of the literature.  Canadian Journal of Neurological Sciences, 33, 4, 341-346. doi: 10.1017/S031716710000528X.

Freitag, C. M., Staal, W., Klauck, S. M., Duketis, E., & Waltes, R. (2010). Genetics of autistic disorders: review and clinical implications. European Child & Adolescent Psychiatry, 19, 3, 169–178. doi: 10.1007/s00787-009-0076-x.

Gardener, H., Spiegelman, D.,  & Buka,  S. L. Perinatal and neonatal risk factors for autism: a comprehensive meta-analysis. Pediatrics, 128, 2, 344–355. doi: 10.1542/peds.2010-1036.

Hansen, S. N.,  Schendel, D. E., & Parner, E. T. (2015, Ene.). Explaining the Increase in the Prevalence of Autism Spectrum Disorders: The Proportion Attributable to Changes in Reporting Practices. JAMA Pediatrics, 169, 1, 56-62. doi: 10.1001/jamapediatrics.2014.1893.

Hviid, A., Stellfeld, M., Wohlfahrt, J.,  et al. (2003) Association between thimerosal-containing vaccine and autism. Journal of the American Medical Association, 290, 13, 1763-1766. doi: 10.1001/jama.290.13.1763.

Losh, M., Sullivan, P. F., Trembath, D., & Piven, J. (2008, Sept.). Current developments in the genetics of autism: from phenome to genome. Journal of Neuropathology & Experimental Neurology, 67, 3,  829-837. doi: 10.1097/NEN.0b013e318184482d.

Madsen, K. M., Lauritsen, M. B.,  Pedersen, C. B., et al. (2003, Sept.). Thimerosal and the occurrence of autism: negative ecological evidence from Danish population-based data.  Pediatrics, 112, 3, 604-606. doi:  10.1542/peds.112.3.e174.

Polyak, A., Kubina, R. M., & Girirajan, S. (2015, 22 jul.). Comorbidity of intellectual disability confounds ascertainment of autism: implications for genetic diagnosis. American American Journal of Medical GeneticsPart B, 168B, 600–608. doi: 10.1002/ajmg.b.32338.

Rutter, M. (2000, Feb.). Genetic studies of autism: from the 1970s into the millennium. Journal of Abnormal Child Psychology, 28, 1, 3-14. doi: 10.1023/A:1005113900068.

Rutter, M. (2005, Ene.). Incidence of autism spectrum disorders: Changes over time and their meaning. Acta Paediatrica, 94, 2-15. doi: 10.1111/j.1651-2227.2005.tb01779.x.

Rutter, M., Macdonald, H., Le Couteur, A., et al. (1990, Ene.). Genetic factors in child psychiatric disorders—II. Empirical findings. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 31, 1, 39-83. doi: 10.1111/j.1469-7610.1990.tb02273.x.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Abril 18). Glyphosate’s Suppression of Cytochrome P450 Enzymes and Amino Acid Biosynthesis by the Gut Microbiome: Pathways to Modern Diseases. Entropy, 15, 1416-1463. doi: 10.3390/e15041416.

Szatmari, P. (1999, Mar.). Heterogeneity and the genetics of autism. Journal of Psychiatry and Neuroscience, 24, 2, 159–165. PMID: 10212560.

Samsel, A. & Seneff, S. (2013, Dic.). Glyphosate, Pathways to Modern Diseases II:
Celiac Sprue and Gluten Intolerance. Interdisciplinary Toxicology, 6, 159-184. doi: 10.2478/intox-2013-0026.

Swanson N. L., Leu, A., Abrahamson, J., & Wallet, B. (2014). Genetically engineered crops, glyphosate and the deterioration of health in the United States of America. Journal of Organic Systems, 9, 2. http://www.organic-systems.org/journal/92/abstracts/Swanson-et-al.html.

Taylor, B. (2006, 9 ago.). Vaccines and the changing epidemiology of autism. Child: Care, Health and Development, 32, 5, 511-519. doi: 10.1111/j.1365-2214.2006.00655.x.

Taylor, L. E., Swerdfeger, A. L., & Eslick, G. D. (2014, 17 jun.). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (1998, 28 feb.). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.

Falsas políticas públicas en torno a los móviles y el wifi

Llamada por teléfono móvil

Llamada por teléfono móvil. Retrato en dominio público, cortesía de Peter Griffin (no es el de Family Guy). http://www.publicdomainpictures.net/

Ayer un autor en Gizmodo, Matt Novak llamó la atención al hecho de que Jill Stein, la candidata a la presidencia de los Estados Unid0s por el Partido Verde de los Estados Unidos, se suscribía a la hipótesis de que debe haber algún vínculo entre el wifi y las incidencias de cáncer. A su vez argumentaba que debía disponerse de una especie de principio de precaución como en Europa, por el que se sacaba el wifi de los lugares públicos, las escuelas y otras áreas para no afectar a personas “sensibles al wifi” o no cuasar cáncer. Novak incluyó un vídeo de Stein al respecto.

¡Claro! En un tema como este, es risible que había que meter a Monsanto en la discusión. ¿Qué rayos tiene que ver Monsanto con el tema del wifi? No sé, pero ella creyó pertinente incluirlo. ¡Vaya candidata!

Para mi sorpresa, en Puerto Rico no nos quedamos atrás, especialmente en relación con los teléfonos móviles. Por ejemplo, ya está circulando este meme:

wifi-cell-cancer

No son consejos malos (aunque el pensamiento del #6 está incompleto), pero la premisa del meme es muy cuestionable. Este tipo de preocupación proviene de Europa (como bien señala Stein) y es una convicción bastante popular en la izquierda política de allá. Por ejemplo, lo vemos como propuesta del grupo Podemos de “zonas libres de wifi“.

Ahora bien, un principio de precaución bien entendido es aconsejable. Si algún organismo de autoridad científica nos revela una posibilidad de daño al público, puede decretarse una moratoria para examinar si en verdad existe tal daño. Una vez la evidencia científica determina que el daño no existe o el nivel de riesgo es ínfimo, no existirá problema alguno para levantar la moratoria. Sin embargo, la manera en que muchos activistas han utilizado este principio no es ni tan siquiera para examinar nada. Es más bien para establecer una moratoria “permanente” (es decir, “por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos”), sin importar el cúmulo de evidencia científica al respecto. Esto es lo que ha ocurrido con el tema de los transgénicos, ya que muchos países han decretado moratorias a pesar de que prácticamente todas las instituciones de prestigio de los cinco continentes del mundo han dicho de manera decisiva y contundente que son seguros.

Lo mismo parece estar ocurriendo recientemente en Estados Unidos por el lado político “verde” y parece que esta fiebre está pasando gradualmente a Puerto Rico.
.

Una evaluación de la premisa del meme

Una vez más, ante nosotros observamos un meme que nos dice que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la radiación de los teléfonos móviles (“celulares”) como, y cito, “Categoría de Peligro de Cáncer”.  ¡Nada más lejos de la verdad!

Una vez más entra a colación, no la OMS como tal, sino una rama de esta, conocida como la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés). La IARC establece una serie de clasificaciones de tipos de sustancias o actividades que pueden conducir a aumentar el riesgo de cáncer. Es interesante constatar que no cuentan con una categoría llamada “de Peligro de Cáncer”. La clasificaciones utilizadas por la organización son las siguientes:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

En el año 2011, la IARC estableció que la radiación electromagnética producida por los teléfonos móviles caía bajo la categoría 2B.  ¿Qué significa eso? Sencillamente que por ser radiación es “posible” que exista una relación entre dicha actividad radioactiva y ciertas incidencias de cáncer. Nótese que en varios temas, la OMS toma opiniones que pueden ser distintas a las de su rama, la IARC. Vemos aquí una posible instancia de ello cuando la OMS misma nos dice en junio del 2011, no solo del cáncer, sino de la supuesta “hipersensibilidad al wifi”:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use. …

A number of studies have investigated the effects of radiofrequency fields on brain electrical activity, cognitive function, sleep, heart rate and blood pressure in volunteers. To date, research does not suggest any consistent evidence of adverse health effects from exposure to radiofrequency fields at levels below those that cause tissue heating. Further, research has not been able to provide support for a causal relationship between exposure to electromagnetic fields and self-reported symptoms, or “electromagnetic hypersensitivity” (Mi énfasis).

De paso, sugiere un estudio de aquellos usuarios de móviles por un periodo de o mayor de 15 años. En el 2014, la OMS volvió hacer una declaración después de que aparecieron más estudios y nos dice:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use….

… y básicamente repite lo mismo que afirmaba en el 2011.

¿De dónde se saca la “información” de que la OMS categoriza al móvil como “Peligro de Cáncer”? Parece algo más bien sacado de la manga que de cualquier otro lugar.

¿Quiere esto decir que respondimos a todas las inquietudes en relación con este tema? ¡Ni pensarlo!
.

Un estudio reciente: ¡Relación entre el uso del teléfono móvil y el cáncer! (¿O es así?)

Mientras que Puerto Rico ha estado bastante ocupado con el tema del zika, los puertorriqueños hemos pasado inadvertido un estudio reciente de parte del National Institutes of Health que parece vincular el uso del teléfono móvil con incidencias de cáncer (la versión borrador está bajo la licencia CC-BY 4.o y la hago disponible aquí). Aquí está la ficha:

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., Malarkey, D., Sills, R., Stout, M., Walker, N., Witt, K., Wolfe, M. & Bucher, J. (2016, 23 jun.). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

El proceso y la publicación de este costó cerca de $25 millones. Tan pronto se publicó salió la prensa despavorida a colocar unos titulares que invitaban a la alarma del público:

  • Consumer Reports: “Game-Changing” Study Links Cellphone Radiation to Cancer
  • Wall Street Journal: Cellphone-Cancer Link Found in Government Study
  • Science: Questions abound after study links tumors to cellphone radiation
  • Scientific American: Major Cell Phone Radiation Study Reignites Cancer Questions
  • Natural News: Massive government study concludes cell phone radiation causes brain cancer (¡Qué va!  ¡Natural News va a poner un titular sosegado y no alarmista!)

Sin embargo, como dicen por ahí, “el demonio está en los detalles”. Tan pronto apareció el estudio, hubo voz de alarma por los medios de comunicación.

Rata Sprague-Dawley

Rata albina Sprague-Dawley. Foto cortesía de Jean-Etienne Minh-Duy Poirrier. CC-BY-SA 2.0 Gen.

Lo que se hizo el National Toxicology Program  fue un experimento controlado en el que sometieron a varias ratas Sprague-Dawley® a altas dosis de radiación electromagnética semejantes a las que emiten los móviles, mientras que al grupo control se les eximió de esa exposición. El experimento era de doble ciego, por lo que ninguno de los investigadores que identificaron los tumores sabían a cuál grupo pertenecían las ratas que iban a evaluar. La prensa cayó en una histeria cuando se publicaron los primeros resultados parciales.

Sin embargo, en un ámbito más calmado, los críticos del estudio apuntaron a unas serias deficiencias. En primer lugar, lo que se revelan son unos resultados parciales, no es la totalidad del experimento.

En segundo lugar, tampoco el artículo fue arbitrado sino depositado en un archivo que lo hace disponible al público en general. Aun así los autores solicitaron reseñas de este estudio parcial.

En tercer lugar, es harto sabido que las ratas Sprague-Dawley® son altamente susceptibles al cáncer con o sin ayuda de la radiación no ionizante. Véase este estudio sobre un experimento en el que murieron el 81% de las ratas Sprague-Dawley por tumores desarrollados durante un periodo de más de dos años.  Vean también este otro estudio en el que en un periodo mucho más corto, un año y seis meses, el 45% ya padecía de tumores. En un estudio específico, se advierte que su incidencia de tumores varía dependiendo de sus fuentes comerciales y debe usarse con sumo cuidado a la hora investigar áreas relacionadas al cáncer.

Esto a su vez levanta preguntas como las que hizo David Gorski en una entrada en Science-Based Medicine en relación con este tema. Por ejemplo, ¿cómo es posible que se gastaran $25 millones en un estudio con ratas? ¿Por qué se publicó parcialmente este estudio sin pasar primero por arbitraje por pares (peer review)? Esto se publicó relativamente rápido sin esperar a finalizar sus resultados en el año 2017. Gorski a su vez cuestiona por qué se expusieron a esas ratas desde el útero de sus madres a  radiación electromagnética. Finalmente, se quedó un poco perplejo ante el número de ratas involucradas en el experimento: cerca de 1,260 ratas.

Gorski también menciona que entre los escépticos hay un chiste en relación con este estudio: la prensa en general debería considerar cambiar los titulares para que dijeran que la radiación de los teléfonos móviles hace que las ratas vivan por más tiempo. El estudio mismo dice que el grupo control vivió menos que el grupo expuesto la radiación:

At the end of the 2-year study, survival was lower in the control group of males than in all groups of male rats exposed to GSM-modulated RFR. Survival was also slightly lower in control females than in females exposed to 1.5 or 6 W/kg GSM-modulated RFR. In rats exposed to CDMA-modulated RFR, survival was higher in all groups of exposed males and in the 6 W/kg females compared to controls (Mi énfasis).

Nos dice la feminista escéptica Rebecca Watson:

Por estas y otras razones los científicos no miran a este estudio con mucho aprecio. Para un desmonte completo del estudio, les invito a leer el artículo completo de Gorski. Su escrito también incluye unos breves comentarios de reseñadores del estudio que muestran los serios reparos ante el diseño del experimento.
.

¿Qué nos dice el consenso científico actual?

1341307031El consenso científico en torno al tema del vínculo entre el cáncer, los móviles y el wifi es exactamente el expresado por la OMS y que citamos en este artículo. Esta es la misma posición del National Institutes of Health y de la Sociedad Americana del Cáncer.

¿Por qué es altamente improbable que la radiación de los celulares no cause cáncer? ¿No incrementa la radiación en general el riesgo de cáncer?

La respuesta es compleja. Hay dos tipos de radiación: radiación ionizante y radiación no ionizante. La radiación ionizante es aquella que tiene suficiente energía para sacar a los electrones de sus órbitas. Esto puede alterar las moléculas del ADN de nuestro organismo y aumenta considerablemente el riesgo de cáncer. Este no es el caso de la raciación no ionizante, es decir, el tipo de radiación que encontramos en nuestro horno de microondas, el wifi, el teléfono móvil y las antenas de radio. Es extremadamente improbable que la radiación no ionizante cause cáncer.

El cúmulo de la evidencia científica ha confirmado esto una y otra vez, entre los que se destacan  el caso de los países nórdicos y el del mismo Estados Unidos, donde no se ha detectado aumento alguno en incidencias de cáncer cerebral a pesar del enorme consumo y uso de móviles y tabletas.
.

¿Qué significa esto para propósitos de política pública?

El principio de precaución (¡bien entendido!) ya no aplica a este caso, porque para todos los efectos no hay razón científica para impedir o restringir el uso de los teléfonos móviles ni para sacar el wifi de áreas públicas, escuelas y universidades. Debe verse con suspicacia cualquier candidato o candidata a la presidencia de Estados Unidos o a la gobernación de Puerto Rico que sugiera lo contrario.

Desde nuestra perspectiva tecnoprogresista, el sacar una parte tan importante y vital de la tecnología de las instituciones públicas, de la vida de la clase media y de los pobres, no redundará en mejorar sino en el de empeorar sus condiciones de vida. Los pobres se aprovechan de un abanico de oportunidades que les abre la red. Gracias a la apertura del ciberespacio, los trabajadores pueden producir y desempeñarse mejor al hacer sus gestiones en línea sin consumir tiempo haciendo filas en el banco, en Hacienda, en el CRIM, en la AEE o en AAA. Significa hoy día acceso a unas aplicaciones que les ahorra el consumo de gasolina, hay una mejor apertura a la información disponible en línea y una mejor manera de participar en el mercado de empleo. En algunos lugares del mundo, puede significar la diferencia entre comer cuatro buenas comidas al día y cinco.

Si se quiere favorecer a la clase media, a los trabajadores, a los pobres, mientras que se pretende estimular la economía, lo peor que se puede hacer es declarar “zonas libres de wifi”. Las falsedades promovidas por ciertos grupos que no hacen ni el mínimo para investigar la realidad de sus alegatos, debe ser rechazada por todos … a menos que ellos hagan su propia investigación bien hecha y demuestren su punto.

Hasta entonces, el desarrollo tecnológico y el acceso a la red cibernética es la mejor opción para todos.

Jeff Holiday y su serie sobre “Bought”

Jeff Holiday

Jeff Holiday en su vídeo Bought: The Movie Review – Anti-Vaccine Hysteria Part 1. (c) 2016, Jeff Holiday

 

En Youtube, mi querido amigo Jeff Holiday está haciendo una serie de comentarios sobre el documental antivacunas, Bought: The Truth Behind Vaccines. Hoy acaba de publicar la tercera parte de su serie.

Stephanie Seneff

Stephanie Seneff. Foto cortesía de Inner Eye. CC-BY 3.0 Unported.

Quisiera señalar que en el segundo y el tercer vídeo, Holiday discute a Stephanie Seneff, alguien cuya metodología se ha caracterizado como altamente prejuiciada y selectiva. Como señalamos en nuestro artículo sobre ella, esto se debe a que ella se dedica a minar datos con el objetivo de buscar correlaciones para entonces implicar que existe relaciones causales donde usualmente no las hay. Como ya saben mis lectores, correlación no implica causación. La manera más importante para establecer causación es por vía experimental, algo que Seneff jamás ha hecho en ninguno de sus artículos. Holiday precisamente identifica esta minería de datos como el problema principal de su obra y sus aserciones sobre las vacunas (entre otros temas).

Vean los tres episodios de sus vídeos al respecto. También les invito a que se suscriban a su canal de Youtube, síganlo en su página de Facebook y contribuyan a su causa con su cuenta de Patreon.

Desmintiendo falsedades: ¿Fue el sida creado en un laboratorio?

HIV

Un ataque del virus HIV (las pequeñas esferas verdes) a un linfocito visto bajo un microscopio electrónico. Fotografía cortesía del CDC.

Recientemente, el famoso portal “Despierta: Vivimos en una mentira”, dedicado muy especialmente a desinformar al público con noticias sensacionalistas, nos reporta que un individuo conocido como Robert Gallo presentó en abril de 1984 una petición para patentizar su invento: el HIV-1, el virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). Nos dice, entre otras cosas:

La evidencia científica es completa y convincente, el virus del SIDA es un subproducto de diseño del programa Virus especial de Estados Unidos. Un virus con un programa especial, era un programa federal de desarrollo virus que persistió en los EE.UU. desde 1962 hasta 1978.

Después se añadió el virus especial de Estados Unidos como un “complemento” para vacunar a las inoculaciones en África y Manhattan. Poco tiempo después, el mundo estaba envuelto con infecciones del virus en masas.

Un examen especial del Diagrama de flujo del virus ( “lógica de la investigación”) revela que Estados Unidos buscaba “una partícula de virus” que pudiese afectar negativamente a los mecanismos de defensa del sistema inmune. Según el Procedimiento de Estados Unidos, el SIDA es un proceso biológico, el desarrollo en el laboratorio Visna de este virus peculiar, que se detectó por primera vez en ovejas de Islandia.

Recientemente, los científicos americanos y el mundo garantizan el 100 por ciento seguro de que la génesis del SIDA fue creada en un laboratorio. A principios de este año, el Dr. Gallo reconoció su papel en el proyecto para el programa federal de desarrollo del virus.

Toda esta “información” es 100% falsa. ¡Veamos!
.

¿Quién es Robert Gallo?

Robert Gallo

Robert Gallo. Foto cortesía de Túrelio (1995), Wikimedia Commons. CC-BY-SA 2.0 DE.

Gallo no es un farsante, sino una de las mentes que descubrió el vínculo entre el HIV-1 y la enfermedad del sida. De hecho, en el año 2008, se le dio el Premio Nóbel a dos científicos franceses por el descubrimiento y la identificación del HIV. Sin embargo, 106 científicos alrededor del mundo se quejaron de que no se incluyera a Gallo para el premio. La contestación institucional fue que él no descubrió el HIV, sino que lo vinculó al sida. Para remediar un poco esa situación, se le celebró un homenaje a Gallo en mayo del 2009 en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

Es menester reconocer que Gallo ha sido de los científicos que más ha atacado a los negacionistas que rehúsan reconocer el vínculo causal entre el HIV y el sida.

Es cierto que Gallo radicó una petición de patentes, pero no era por “crear” el HIV, sino por crear un examen para determinar si una infección viral es de HIV. Este factor no es el único que socava el alegato de que Gallo “tiene la patente” por “inventar” el HIV. Luc Montangnier descubrió el HIV independientemente de Gallo y también radicó una petición de patentes para un examen de HIV.

Todo lo demás es pura fantasía del escritor original del artículo. Este escrito ha estado circulando por Internet también en inglés en otros portales igual de sensacionalistas sin citar fuente alguna.
.

La verdadera historia del sida

El alegato de que el primer reporte de infección de HIV fue de Islandia es sencillamente falso. Originalmente, la primera incidencia registrada en la literatura médica fue en los Estados Unidos en 1981 y fue debidamente reportada por primera vez en el Morbidity and Mortality Weekly Report (publicación del CDC) del 3 de julio de 1981.

MMWR

Primer reportaje del sida en la literatura médica.  Literatura cortesía del CDC.

Nótese que en aquel entonces los médicos no conocían la enfermedad del sida ni sus efectos sobre el sistema inmunológico, por lo que los síntomas no aparecen asociados a ese nombre. No será hasta 1983 y 1984 que dos científicos franceses (entre ellos Luc Montaingne) y uno estadounidense (Robert Gallo) descubrirán el HIV y lo vincularán al sida. Cuando se dio este primer caso en 1981, Gallo no tenía idea alguna de la existencia del sida y menos del HIV.

Sin embargo, aunque este reportaje de 1981 es el primero en la literatura médica, no fue el primer caso de sida. Los científicos en general han reconocido dos cepas de HIV: el HIV-1 y el HIV-2 y ambas están fuertemente asociadas a virus de inmunodeficiencia que les da a los simios o primates africanos. Se piensa que el HIV-1 tuvo su origen en los chimpancés y aparentemente de allí pasó a los seres humanos. Mediante un trabajo genético y erudito arduo, se ha logrado rastrear lo que aparenta ser las primeras incidencias de sida en África. Esto ocurrió en Kinshasa en la década de 1920, localizado en el Congo Belga y así lo ha constatado un artículo publicado por un equipo internacional de científicos en la revista Science  titulado, “The early spread and epidemic ignition of HIV-1 in human populations“.

No solamente Gallo no había nacido en esa época para “inventar” el virus HIV, sino que sospechamos fuertemente que su concepción en el vientre de su madre no estaba en agenda, dado que los padres de Gallo probablemente no se habían conocido para aquel entonces y estaban más preocupados por jugar con sus juguetes y su infancia que cualquier otra cosa. Dejaré esta investigación a otros.

Aun con esto, ¡podemos ir más atrás!  Sabemos que los ancestros del HIV-1 han estado rondando en los simios africanos por mucho … muchísimo tiempo: para ser más precisos, por cerca de 30,000,000 de años. El detalle está en nuestro código genético. Aparentemente, uno de los ancestros del HIV-1 empotró en el genoma de nuestros ancestros primates su código genético vía ARN hace 30 millones de años. Este es uno de los mejores ejemplos de los seres humanos como transgénicos naturales.

Así que, a menos que Estados Unidos nos esté ocultando la existencia de una máquina del tiempo que pudo haber llevado a Gallo a infectar a nuestros ancestros con su “invento”, creo que debemos considerar desmentida y refutada la “noticia”  de un portal tan desconfiable como “Despierta: Vivimos en una mentira”.

 

Lo que Johnny Rullán tiene que decirnos …

El ex Secretario de Salud, Johnny Rullán M.D., ha sido denunciado recientemente por su respaldo al uso del naled para aniquilar el mosquito Aedes aegypti, portador del virus del zika.

El pasado jueves 30 de junio Rullán publicó un importante artículo en El Nuevo Día para exponer de manera sencilla y clara las razones por las que apoya la fumigación del mosquito.

No voy a resumir la columna de opinión titulada “¡O nosotros o el mosquito!“. Su lectura es corta y lo suficientemente convincente para entender su posición.

Sobre el naled y el zika: Una perspectiva ética

El problema

Otra sustancia peligrosa

Les sorprenderá a mis lectores que comience este artículo discutiendo una sustancia totalmente ajena al tema bajo discusión.

Este químico del que voy a hablar ahora es considerado una toxina que se halla presente en gran parte de lo que comemos, tanto en los vegetales como en las carnes. No es cancerígeno, pero si ingerimos bastante de este compuesto, nos enfermaría porque:

  • Debilita y perjudica las funciones de nuestro cerebro;
    .
  • Su consumo puede diluir el sodio en nuestra sangre a niveles  peligrosamente bajos y llevar a la muerte por fallo renal, fallo cardiaco, pulmonía, entre otros. A esta reducción de sodio en nuestro organismo se le conoce como hiponatremia diluida.
    .

No solo eso, sino que se ha reportado que bajo ciertas circunstancias, esta sustancia tiene la capacidad de disolver una gran cantidad de los compuestos que conocemos en el mundo. Tiene también la propiedad de contribuir a la oxidación de metales. Bajo otras circunstancias quema la piel y, si se respirara (al menos en altas concentraciones) sería letal.

Tras leer esto, mucha gente diría que sería sumamente riesgoso y peligroso tener esta sustancia en el ambiente. Es más, diría que las agencias federales y estatales deberían estar seguras de prohibir en principio este químico, ya que causa un tipo de envenenamiento conocido como hiperhidratación.

¿Quieren saber cómo se llama este compuesto? He aquí les represento visualmente la molécula que le compone:

Water_molecule.svg

La esfera roja representa el átomo de oxígeno y las blancas, hidrógeno. Su fórmula química es H2O.

¡¿Sorprendidos?!
.

Lo que el público debería saber de la toxicología

Paracelsus01Mi querido público, damas y caballeros, quiero presentarles al filósofo naturalista Paracelso (1493-1541). Tenía una serie de virtudes, entre ellas es la de poner a prueba constantemente las hipótesis suyas y la de otros. No se impresionaba mucho por los títulos grandiosos con los que muchos académicos se vanagloriaban. No obstante ello, no era exactamente la mejor persona del mundo. Es más, a él se le veía más como un timador que cualquier otra cosa. Era bebedor, arrogante, busca bulla, malhablado, etc.

Sin embargo, este suizo aficionado a la alquimia estableció un principio cardinal de la toxicología contemporánea, tal vez una de las mayores contribuciones que se hayan hecho en las ciencias en el siglo XVI. Él solía decir:

Alle Dinge sind Gift, und nichts ist ohne Gift; allein die Dosis machts, daß ein Ding kein Gift sei.

Que se traduce al castellano de la siguiente manera:

Todas las cosas son veneno y nada existe sin veneno; solo la dosis lo hace, una cosa [en sí misma] no es veneno.

En otras palabras, la dosis hace el veneno, no la sustancia misma. Con dicha convicción, a Paracelso se le ha considerado el padre de la toxicología.

TODO …. absolutamente TODO es veneno dada una dosis particular. Como acabo de mostrar en la sección previa, dada una alta dosis de agua, esta puede envenenar a una persona, puede hiperhidratar a alguien. Necesitamos el oxígeno para vivir con la dosis que existe en el planeta Tierra. Sin embargo, si inhalamos un exceso de oxígeno, nos podríamos envenenar.

¿Y los alimentos? ¿Qué hay del glifosato, del atrazín o del 2,4-D que le echan a los alimentos convencionales? ¡Olvídense de eso! La madre naturaleza ya ha provisto muchas toxinas naturales vía nuestros alimentos. De hecho, estas constituyen el 99.99% de las toxinas y cancerígenos que comemos todos los días. No estoy exagerando, esto está científicamente demostrado y es ampliamente aceptado por la comunidad científica. A la gente se le olvida que todas las plantas también son productos de la evolución por selección natural y, dado que ninguna de ellas puede salir corriendo en casos de que se aproxime un animal herbívoro o una peste particular, su forma de defenderse es creando toxinas.

Entonces,  ¿por qué no caemos muertos cuando respiramos o cuando comemos todos los días? Respuesta: porque la dosis en que aparecen estas toxinas y cancerígenos es extremadamente bajo y nuestro cuerpo –también producto de la selección natural– está naturalmente predispuesto a resistir estas bajísimas dosis. Por eso no caemos muertos como moscas cada vez que inhalamos el bióxido de carbono —un gas tóxico para nosotros en altas concentraciones— presente en el aire ni desarrollamos cáncer cada vez que ingerimos β-caroteno —un carcinógeno— presente en la zanahoria. La dosis no es lo suficiente para afectarnos.

Eso no significa que no haya riesgo alguno. Al contrario siempre hay un nivel de riesgo de envenenarnos cada vez que comemos o respiramos. Sin embargo, el riesgo usualmente es extremadamente bajo.
.

Lo que ningún periodista está preguntando: La dosis

Desde esta perspectiva, la pregunta que hay que hacer en relación con el uso del naled no es si es venenoso.  ¡LO ES!  ¿Y por qué lo es? Sencillo: Porque dada la dosis que corresponda, TODO es tóxico, como decía el estimado Paracelso.

Sin embargo, ante el hecho de que la inmensa mayoría de los periodistas carecen de literacia científica, especialmente en aspectos básicos de toxicología, su enfoque hasta ahora ha sido el de discutir la sustancia, no la dosis. Ese tipo de discusión desorienta al público y exacerba los temores que permean por la población puertorriqueña.

Sí, el uso del naled es riesgoso, porque todo conlleva riesgo.  Desde que nos montamos en el carro y guiamos en la carretera (riesgo de choques inesperados) hasta caminar en la acera (riesgo de que asaltos o de caídas), nos arriesgamos todos los días. No hay tal cosa cosa como una situación donde no haya riesgo alguno. Por tanto, se vuelve un deber ético (en el sentido de ética social) el evaluar los riesgos para obtener las mejores consecuencias de nuestras acciones en relación con los seres humanos involucrados y el medio ambiente.

Fumigar con naled es riesgoso. Sin embargo, puede ser que no usarlo también pueda ser riesgoso a la luz de lo que conocemos del zika. A fin de cuentas, contrario a lo que cierta “nutricionista” ha estado afirmando por la radio, se ha vinculado el zika con la microcefalia. Lo que se debe tener en cuenta es que aunque el zika aumenta el riesgo de microcefalia en bebés, esto no quiere decir que todas las mujeres embarazadas que tengan zika darán a luz niños con esa condición. Además, la microcefalia no es el único síntoma que pueden padecer los fetos. Vean al respecto este estudio y este.

La pregunta que hay que hacerse es si el riesgo de fumigación con una baja dosis de naled en la atmósfera para matar el Aedes aegypti es más o menos aceptable que el riesgo que aparece en esta foto …

Bebê_com_microcefalia_01

Bebé brasileño con microcefalia. Foto cortesía de Sumaia Villela / Agência Brasil. CC-BY 3.0 Brasil.

.

Ponderando sobre riesgos

Todos ponderamos sobre riesgos en cada aspecto de nuestra vida. Pensamos que el riesgo de cada cosa que hacemos es bajísimo. En muchos casos llevamos un mal cálculo probabilístico en nuestra mente pensando que algo es más riesgoso que otra cosa. Por ejemplo, ¿qué es más riesgoso: Trabajar como taxista o como reparador de techos? El público usualmente piensa que como el reparador de techos se corre mayor riesgo debido al potencial de caída. La realidad es que trabajar como taxista es más riesgoso: hay más muertes por atropellos y choques en la carretera que por caídas de un tejado. Creo que el mismo mal cálculo se lleva a cabo en relación con el naled.

Como toda la vida es riesgosa, hay veces que hay que ponderar sobre decisiones difíciles. Hoy se nos presenta una ocasión similar. Fumigar con naled es riesgoso, la salud de las víctimas del zika y las malfomaciones fetales también. ¿Qué hacemos?

Para tomar una decisión de política pública, lo primero que debemos hacer es familiarizarnos con los hechos relacionados con la toxicidad del naled.
.

El naled: Los hechos

Lata de Naled

Foto que está circulando en las redes sociales.

Sin lugar a dudas, el naled (conocido en la industria bajo el nombre comercial Dibrom®) es tóxico. En algunos lugares de la prensa y en las redes sociales se hace una equivalencia entre el naled y organofosfato. En realidad el naled es un tipo de organofosfato y es ampliamente utilizado por los Estados Unidos con el propósito de controlar los mosquitos adultos.

Desde este punto de vista, quisiera enfatizar contra muchas de las aserciones hechas en las redes sociales: El naled no está siendo usado como experimento en Puerto Rico. Ya se han hecho experimentos por décadas y se conocen todos los factores pertinentes:

  • Se conoce el grado de toxicidad del naled en los seres humanos. La EPA ha evaluado las diversas maneras en que el naled puede afectar a los humanos.
    .
  • El naled es fundamentalmente un inhibidor de colinesterasa, por lo que en altas dosis puede hiperestimular el sistema nervioso, generando así toda una serie de síntomas: náuseas, vómitos, parálisis respiratoria, confusión e incluso la muerte.
    .
  • Ya conocemos las diversas dosis con las que perecen el 50% de los diversos animales de laboratorio (la medida de toxicidad conocida como Lethal Dose-50 o LD50): Por ejemplo, el LD50 en el caso de las ratas de laboratorio es de 50 a 281 mg/kg, pero 330 a 375 mg/kg en el caso de ratones. En el caso del LD50, mientras más alto sea el número, menos tóxico es para esos animales de laboratorio. Mientras el público mira con espanto estos números (y se rasca la cabeza porque no sabe lo que significan), recordemos lo siguiente: A los puertorriqueños nos encanta el café y, diariamente, consumimos un insecticida que nos mantiene despiertos … la cafeína. El LD50 de la cafeína es 192mg/kg para las ratas de laboratorio … es decir, la cafeína es tanmás tóxica que el naled. Menciono la cafeína para poner en perspectiva nuestra discusión. Una vez más, la dosis hace al veneno: La dosis con la que tomamos de cafeína es bajísima aunque sea tan o más tóxica que el naled.
    .
  • El naled es letal para las abejas. Sin embargo, hay que tener en mente que la fumigación es para el mosquito Aedes aegypti, que es un animal urbano. Por lo pronto, el CDC no tiene plan alguno para fumigar en las áreas rurales, especialmente en los cuatro municipios donde se practica la apicultura. Si esto es correcto, las abejas rurales no serán impactadas por la fumigación. A la luz de esto, no se comprende la oposición de los apicultores a la fumigación, a menos que hayan decidido estar en contra debido a la falta de información en el momento.

Si este es el caso, ¿cuáles son las ventajas de usar naled? Hay varias razones. La principal es que se degrada rápidamente en el medio ambiente. Dependiendo de la cantidad, puede estar presente por un periodo de 24 a 48 horas. La tasa de degradación se mide en “vida media”, es decir, cuánto tiempo tarda la degradación del 50% del naled. En la tierra, la vida media suele ser igual o menos de ocho horas, en el caso de sistemas acuíferos de 25 a 48 horas. Tampoco es bioacumulativo. La presencia de diclorvo –como degradación del naled– suele ser ínfima y se degrada mucho más rápido que el naled –vida media de 2.3 a 8 horas–. Véase los estudios con mayor lujo de detalles en este “factsheet” de la Universidad de Cornell.
.

La fumigación

Dado el grado de toxicidad relativamente alto del naled para los mosquitos, el CDC ha sugerido su uso para la fumigación. Basándose en estudios toxicológicos, la EPA recomienda la dispersión de un máximo de concentración de tal manera que la dosis que entre en contacto con los mosquitos sea suficientemente letal para ellos, aunque no lo sea para nosotros. La EPA ha recomendado un máximo de 0.1 lb por acre de terreno, lo que no representa una amenaza real a la salud humana.

¿Ha tenido este tipo de fumigación un efecto adverso a la salud? De acuerdo con la información científica disponible, todavía no hay evidencia alguna de efectos nocivos significativos a la salud humana después de estas fumigaciones en Estados Unidos. Sin embargo, se recomienda que aquellos que sufran de enfermedades respiratorias tomen las medidas necesarias para no estar a la interperie inmediatamente después de la fumigación.

Según la secretaria de salud, Ana Ríus Armendáriz, la fumigación con naled se usó una vez en Puerto Rico, en 1987, para un área de los 177,000 acres del Área Metropolitana y tuvo el resultado de controlar a cerca del 90% de los mosquitos durante seis semanas, terminando así con la plaga del dengue.

Finalmente, quisiera decir unas palabras referentes a una entrevista  el portavoz del CDC en Puerto Rico que llevó a cabo el periodista Rafael Lenín. En la entrevista Lenín parece haber implicado que el CDC está experimentando con Puerto Rico debido a que recogerán datos después de la fumigación. En realidad esto es un proceso estándar para confirmar que los resultados correspondan a lo que se esperaba y tomar medidas necesarias cuando no ocurra lo previsto. Acordémonos que cualquier medida que se tome es riesgosa, aunque el riesgo sea mínimo.
.

La dimensión política

Aunque todo esto puede servir para calmar la histeria, no por eso debemos aprobar ciegamente lo que diga el CDC. En el miércoles 29 de julio, los panelistas del programa radial Fuego Cruzado invitaron al Dr. Jesús G. Alvelo Maurosa de MIT para discutir el tema. En muchos aspectos confirma prácticamente todo lo que hemos expuesto arriba. Sin embargo, señalaba que pueden haber motivaciones políticas, no científicas, para esta fumigación.

Según él, el CDC ha tenido problemas para obtener fondos, por lo que desea hacer relevante su pertinencia para el tema de la salubridad. El Dr. Alvelo cuestiona la sugerencia del CDC, ya que el estimado que hizo en torno a la expansión de la plaga del zika en Puerto Rico era mucho más alto que lo observado. La razón de por qué estas incidencias son tan bajas es que el gobierno y la población puertorriqueña han tenido experiencia intentando remediar el problema del Aedes aegypti, especialmente en momentos en que se diseminaron las plagas del dengue y el chikungunya. Dada la incidencia tan baja del zika, dice Alvelo, no se justifica la inversión en una fumigación con naled.
.

Conclusión

Hoy, viernes 1 de julio, no se fumigará con naled. Sin embargo, creo que es altamente probable que el gobernador accederá a su uso. Dado que él no se volverá a postular para las elecciones y ahora tiene la presión de la nueva Junta Fiscal, podemos suponer que adoptará una posición de salubridad pública como esta, aunque no sea muy popular. A fin de cuentas, la misma Secretaria de Salud ha recomendado repelentes que contengan DEET, y aunque sea también es tóxico, no ha habido una reacción tan virulenta en las redes por ello como la ha habido con el naled. ¿Deberíamos preocuparnos con repelentes con DEET? No, ya que en el peor de los casos irrita la piel y su dosis en los repelentes es demasiado baja para que afecte adversamente la salud humana en general.

Esto es fundamentalmente un problema de política pública. Si lo que dice el Dr. Alvelo es cierto y no hace falta la fumigación, personalmente me opondría a este proyecto. Dado el clima de tensión política que vive ahora Puerto Rico en relación con el gobierno federal, una intervención indebida de el CDC por razones políticas es lo menos que necesitamos. Aunque no tengo muchos temores a la fumigación, hacerlo podría afectar  innecesariamente a muchas personas con enfermedades respiratorias o alergias de piel y no contribuiría al medio ambiente. A pesar de que el efecto a las abejas sería bien limitado, afectará sin más a las abejas que se encuentren en las áreas urbanas. Además, empeoraría innecesariamente un ambiente de oposición a la fumigación, especialmente tras las declaraciones hechas por el presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, la UGT, entre otros.

También el público debe velar si detrás de ello hay intereses económicos involucrados. La presencia de dichos interesados no necesariamente significa nada particular, pero a veces estimulan al gobierno a tomar decisiones adversas al bien público. Ahora bien, si el gobernador decide que se fumigue con naled, no deberíamos estar  realmente muy preocupados si se toman estrictamente las medidas establecidas por la EPA. El gobierno de Puerto Rico y el CDC deben asegurarse de tomar las mejores precauciones.

Por ahora, solo cumplo mi función de presentar los hechos según se presenta en la literatura científica. Espero que ayude a mis lectores a comprender los factores de riesgo. Les dejo a ustedes la decisión en torno si debemos aceptar o no los riesgos de fumigar o no con naled.