¿Cómo sabemos que la Tierra no apareció hace 6,000 años o 10,000 años?

En Puerto Rico, tenemos la desgracia de que todavía nuestras clases de ciencias en Puerto Rico adolecen de ciertas deficiencias. Aunque en este momento no recuerdo en qué fecha ocurrió (aunque sí sé que fue hace algunos años durante este cuatrienio), en una entrevista con Julio Rivera Saniel, un radiooyente llamó a su programa para preguntarle al presente Secretario de Educación, Rafael Román Meléndez, en torno a si se enseñaba creacionismo o evolución en las escuelas públicas. La respuesta no pudo ser más decepcionante: afirmaba que el Departamento de Educación estaba abierto a todas formas de pensamiento al respecto.

La separación de iglesia y estado es una disposición constitucional por la que debe regirse el Departamento de Educación. En la Carta de Derechos de la Constitución del ELA dice muy claramente:

No se aprobará ley alguna relativa al establecimiento de cualquier religión ni se prohibirá el libre ejercicio del culto religioso. Habrá completa separación de la iglesia y el estado. (Art. II. Secc. 3).

Esta disposición es una formulación explícita de la primera enmienda de la Carta de Derechos de la Constitución de Estados Unidos:

El Congreso no aprobará ley alguna por la que adopte una religión oficial del estado o prohíba el libre ejercicio de la misma, o que restrinja la libertad de expresión o de prensa, o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al gobierno la reparación de agravios.

¿Qué significa separación de iglesia y estado? Significa que el estado no impondrá de manera alguna creencia religiosa o cosmovisión (sea cristiana, judía, agnóstica o atea) a sus ciudadanos. Esto no significa que la religión debe suprimirse. Al contrario, es para garantizar la libertad de cualquier persona a creer lo que así le parezca.

Contrario a lo que algunos religiosos piensan, las ciencias naturales no sostiene una cosmovisión atea o estrictamente materialista, sino que mantiene un método por el cual se busca la mejor explicación posible dentro el marco de un naturalismo metodológico. Este tiene como objetivo explicar los fenómenos del universo desde la naturaleza misma, sin sostener la existencia o inexistencia de una entidad o entes sobrenaturales. Dicho método no implica necesariamente la adopción de una filosofía naturalista, aunque sí es plenamente consistente con ella. Sin embargo, una concepción deísta podría ser consistente con esta perspectiva también.

GodfreyKneller-IsaacNewton-1689

Isaac Newton (1642-1723), explicó desde un naturalismo metodológico el movimiento de la Tierra, los astros y los demás cuerpos celestes

Hay una razón para adoptar el naturalismo metodológico: porque ha probado ser más fructífero para el conocimiento de la naturaleza que los supuestos sobrenaturalistas. Para ilustrar nuestro punto, veamos la evolución del pensamiento científico de Galileo a Newton. Galileo solía pensar que la Tierra y los planetas giraban alrededor del sol debido a una fuerza divina que así lo impulsaba. ¿Qué hubiera pasado si un pensador de la categoría de Isaac Newton hubiera adoptado tal supuesto en su investigación filosófica? Sencillamente, al Newton pensar que toda órbita planetaria era de fuerza divina, no hubiera descubierto que la fuerza gravitacional (¡natural!) del sol y de los planetas juega un rol principalísimo a la hora de explicar el movimiento de esos cuerpos. Tampoco hubiera formulado sus leyes de movimiento ni la ley de gravitación.  Ni hubiera formulado una teoría gravitacional capaz de explicar tanto el movimiento de los cuerpos celestes como las mareas, el comportamiento de la luna, entre otros.

Otro ejemplo que nos sirve de ejemplo, es la convicción decimonónica de que el calor del sol era producido por la potencia de Dios porque, de otra forma, no se podía explicar por qué su fuego no había terminado de quemar su combustible. No fue hasta el descubrimiento de la radiación (¡natural!) que se pudo explicar por qué el “combustible solar” no se consumía con la rapidez esperada.

Desde esta perspectiva, el naturalismo metodológico parece obtener muchos mejores resultados y permite la formulación de cuerpos teoréticos y leyes que pueden predecir o explicar el comportamiento de los objetos naturales. No hay postura sobrenaturalista que sea tan efectiva en este sentido tan importante. Esto no impide que a nivel subjetivo haya personas o, incluso, científicos que adopten una cosmovisión o convicción espiritual o religiosa consistente con estos hallazgos científicos, pero ciertamente la incorporación del sobrenaturalismo en las ciencias impiden la operación científica y su progreso en el sentido ya expuesto.

Las formulaciones teoréticas de las ciencias son falibles. En un sentido real, son productos creativos de la mente de los científicos que buscan las mejores explicaciones posibles a unos fenómenos naturales. Sin embargo, como diría el filósofo Edmund Husserl, los cuerpos teoréticos formulados en las ciencias son “ficciones cum fundamento in re” es decir, con fundamento en las cosas mismas. Son las cosas mismas mas unos criterios de reglas de juego lógica y racionalmente fundadas que nos dirigen a las mejores teorías posibles.

Esto no significa que los antiguos no conocían un poco de este tipo de conocimiento. La teoría primigenia de muchos antiguos acádicos, babilonios, cananeos y ugaríticos sostenía una cosmovisión de que la Tierra era plana. Esa era la mejor explicación que tenían en esa época. Los mismos antiguos israelitas coincidieron esta perspectiva en las mismas escrituras de la Biblia Hebrea, tal como se ilustra aquí:

Cosmología de los antiguos israelitas.

Cosmología de los antiguos israelitas. (c) 2016. Pedro M. Rosario Barbosa. CC-BY-SA 4.0. Ver detalles al final del artículo.

Para más detalles sobre cómo los eruditos llegaron a este modelo, véase nuestro primer artículo en torno al Arca de Noé.

Aun así, los fenicios, quienes dominaron el comercio mediterráneo por muchos siglos, notaron variaciones en la estrella polar (referente del norte) que parecían más consistentes con la visión de una Tierra esférica. Además, esta era una convicción sostenida por muchos antiguos mesopotámicos y los mejores sabios del Imperio Romano.

De todos los antiguos, fue Eratóstenes, un matemático libio, el que pudo fundamentar esta convicción de la redondez terrestre científicamente usando unos principios muy elementales de geometría. Como los principios de esta disciplina eran ampliamente compartidos entre los cosmólogos de la época, sus conclusiones fueron sólidas aun cuando no se tenían los medios de observar la esfera terrestre desde el espacio como lo podemos hacer hoy día.

Es por ello y por muchos otros argumentos que durante el Medioevo la esfericidad de la Tierra se daba como un hecho en el ámbito culto e intelectual. Tenemos afirmaciones contundentes de Agustín de Hipona, Hugo de San Victor, Anselmo de Canterbury, Hildegarda de Bingen, Tomás de Aquino y Dante Alighieri al respecto. A Dios se le solía representar en el Medioevo con una esfera en sus manos o a sus pies como creador del cosmos. Los manuscritos medievales atestiguan el hecho de que esta era una convicción muy bien compartida en esa época.

Cosmovisión medieval de la esfericidad de la Tierra

Representaciones medievales de la Tierra esférica (presione para versión agrandada). En la parte superior izquierda, tenemos una ilustración de hombres caminando alrededor de la Tierra (Manuscrito: Imagen del Mundo por Gossuin de Metz, s. XIV); en la parte superior derecha una ilustración de las estaciones y la Tierra esférica en un libro de Hildegarda de Bingen (Liber divinorum operum, s. XII); en la parte inferior una representación de pérdida de línea de visión de un barco debido a la esfericidad de la Tierra (De sphaera mundi, s. XIII). A la derecha, la cosmovisión de Dante en La divina comedia.

Hoy día, tenemos evidencia abundante y hasta visual  de que la cosmovisión de la Tierra plana es sencillamente falsa. Sin embargo, antes del viaje al espacio, teníamos relativa certeza de esto. ¿Por qué? Porque toda la evidencia (especialmente la matemática) apuntaba en esa dirección y esta evidencia era objetiva.

¿Qué queremos decir que era “objetiva”? Sencillamente que era aceptada como válida por la comunidad intelectual o científica con base en la experiencia. De eso es que se trata la ciencia.

Aun con todo esto hay algunos charlatanes que con espíritu negacionista prentenden popularizar la idea de que la Tierra es plana hoy día (véase este caso, este y este).

¿Realmente sugiere el señor Secretario de Educación que debería enseñarse la “teoría” de la Tierra plana a los estudiantes de escuelas pública?s ¡A fin de cuentas, tenemos que estar absolutamente abiertos a enseñar todas las perspectivas en la clase de ciencias! ¿Verdad?
.

¿Cómo sabemos que la Tierra es más antigua que hace 10,000 años?

La evidencia de que la Tierra es más antigua que lo nos dice la Biblia Hebrea se desprende indirectamente de los datos disponibles, así como los antiguos y medievales infirieron la redondez de la Tierra con base en  criterios objetivamente adoptados por la comunidad científica, la comunidad del conocimiento, con base en la experiencia.

Una de las evidencias actuales para conocer la edad de la Tierra tiene que ver con lo que ya conocemos en relación con las fuerzas del universo. Hay cuatro tipo de fuerzas interactivas en el cosmos:

  • La fuerza gravitacional
  • La fuerza electromagnética
  • La fuerza nuclear fuerte
  • La fuerza nuclear débil

Para propósitos de la discusión solo me concentraré en las dos últimas.

Cada elemento se identifica con su número atómico, es decir, el número de protones que tiene cada átomo de dicho elemento. Sin embargo, también encontramos que los neutrones (partículas de carga neutral) se encuentran en el núcleo atómico. La masa atómica es la suma de la masa de los protones y neutrones en un átomo. Por ejemplo, el átomo de hidrógeno, que usualmente solo tiene un proton, tiene una masa atómica de 1, mientras que el helio normalmente tiene dos protones y dos neutrones, por lo que tiene una masa atómica de 4.

La fuerza que mantiene a los protones y los neutrones unidos en el átomo se conoce como fuerza nuclear fuerte. Sin embargo, el número de neutrones de cada elemento puede variar. Por ejemplo, todos los átomos de carbono tienen seis protones, pero algunos pueden tener seis neutrones, otros siete y otros ocho: a cada una de estas variantes se les llama isótopos. Teniendo consideración a su masa atómica, se les llama carbono 12, carbono 13 y carbono 14 correspondientemente.

Dependiendo del número de neutrones, puede ser que haya una inestabilidad nuclear que lleva al decaimiento de ese átomo debido a otra fuerza conocida como fuerza nuclear débil. En tal caso, el átomo emite radiación. Una sustancia rica en un tipo de isótopos que decaen suele ser radioactiva. Como resultado, el carbono 14, que tiene un exceso de dos neutrones, es radioactivo. Cuando decae un isótopo inestable, usualmente se estabiliza convirtiéndose en otro elemento. Por ejemplo, el carbono 14 decae en nitrógeno 14.

Decaimiento alfa

Decaimiento alfa, un isótopo inestable emite una partícula alfa (el núcleo atómico de helio).

Lo que es interesante de este asunto es que ningún isótopo se tarda en decaer el mismo periodo que otro. Aquí es donde entra el concepto de vida media nuclear, es decir, el tiempo que toma en que decaiga la mitad de los isótopos de ese elemento en una sustancia. El tiempo de este decaimiento es exacto y perfectamente predecible: no importa las condiciones del tiempo, la exposición a agua o a fuego, etc., la vida media de un isótopo inestable siempre será la misma. Por eso, podemos saber cuál es la vida media de los isótopos inestables que encontramos en la naturaleza o de los que se producen en laboratorio. Al medir su decaimiento, sabemos que la vida media de unos isótopos pueden ser de unas horas, de unos días, de años, de millones de años, o billones de años.

El biólogo de células, Kennet R. Miller, nos invita a mirar a ciertos isótopos inestables que sabemos que han existido en la Tierra desde el mismo principio y que no son producto de degradación de otros isótopos o producidos en laboratorio:

Vanadio-50 —- Vida media: 6.0 x 10¹⁵ años (i.e. … 6,000,000,000,000,000 años)
Neodimio-144 —- Vida media: 2.5 x 10¹⁵ años (i.e. … 2,500,000,000,000,000 años)
Hafnio-174 —- Vida media: 2.0 x 10¹⁵ años (i.e. … 2,000,000,000,000,000 años)
Platino-192 —- Vida media: 1.0 x 10¹⁵ años (i.e. … 1,000,000,000,000,000 años)
Indio-115 —- Vida media: 6.0 x 10¹⁴ años (i.e. … 600,000,000,000,000 años)
Gadolinio-152 —- Vida media: 1.1 x 10¹⁴ años (i.e. … 110,000,000,000,000 años)
Telurio-123 —- Vida media: 1.2 x 10¹³ años (i.e. … 12,000,000,000,000 años)
Platino-190 —- Vida media: 6.9 x 10¹¹ años (i.e. … 690,000,000,000 años)
Lantano-138 —- Vida media: 1.12 x 10¹¹ años (i.e. … 112,000,000,000 años)
Samario-147 —- Vida media: 1.06 x 10¹¹ años (i.e. … 106,000,000,000 años)
Rubidio-87 —- Vida media: 4.88 x 10¹⁰ años (i.e. … 48,800,000,000 años)
Renio-187 —- Vida media: 4.3 x 10¹⁰ años (i.e. … 43,000,000,000 años)
Lutencio-176 —- Vida media: 3.5 x 10¹⁰ años (i.e. … 35,000,000,000 años)
Torio-232 —- Vida media: 1.4 x 10¹⁰ años (i.e. … 14,000,000,000 años)
Uranio-238 —- Vida media: 4.47 x 10⁹ años (i.e. … 4,470,000,000 años)
Potasio-40 —- Vida media: 1.25 x 10⁹ años (i.e. … 1,250,000,000 años)
Uranio-235 —- Vida media: 7.04 x 10⁸ años (i.e. … 704,000,000 años)
Plutonio-244 —- Vida media: 8.2 x 10⁷ años (i.e. … 82,000,000 años)

Aunque estos datos parezcan insignificantes, Miller nos señala que tienen muy fuertes consecuencias. Como por ejemplo, ¿hay isótopos inestables naturales que sean más jóvenes que el plutonio 244? Pudieron haber existido, pero no están presentes.

Esto es lo que implican estos datos:

  • La Tierra no es infinitamente antigua, de otra manera ya todos estos isótopos hubieran decaído y se hubieran convertido en otros elementos.
    .
  • La Tierra no es joven (10,000 o 6,000 años). Si este hubiera sido el caso, entonces hubiéramos encontrado isótopos inestables más jóvenes que 80,000,000 años (como el hafnio 182 o el plomo 205).
    .
  • La Tierra no es más joven que 80,000,000 de años.

Esto ya es refutación de cualquier reclamo de una Tierra joven. Según todas las investigaciones hechas hasta ahora, esto es perfectamente consistente con el señalamiento de que la Tierra tiene 4.4 mil millones de años de antigua.
.

Conclusiones

Con base en la evidencia, la teoría de la Tierra joven se hace insostenible. Aun así, vale preguntarse si este asunto debería sostenerse en el salón de clases de ciencias en una escuela pública. Por más que un sector bíblico literalista alegue lo contrario, la visión bíblica hebrea responde a una cosmovisión antigua que ya no tiene vigencia. Esto no solamente vale para la teoría de la Tierra plana o de la Tierra joven, sino que también se extiende a la teoría creacionista o de designio inteligente.

Eso no significa que los estudiantes no desarrollen una cosmovisión religiosa o espiritual consistente con la teoría de la evolución o la teoría de la Tierra antigua. Sin embargo, no todas las cosmovisiones y convicciones religiosas coinciden con las ciencias. Independientemente de las protestas de los padres, de los pastores o de los mismos estudiantes, las clases de ciencias en las escuelas públicas tienen el deber de atenerse estrictamente a lo que sostiene el consenso científico en torno al tema: acuerdo derivado de la evidencia, teorías cum fundamento in re, y de criterios objetivos y racionales.

Si el estudiante quiere atemperar su vida espiritual a las mejores teorías científicas, primero debe informarse qué es lo que realmente sostiene la comunidad científica en general. A fin de cuentas, el mismo Kenneth R. Miller es científico y católico romano. Si el estudiante no desea hacerlo, es su libertad religiosa que debe ser respetada por el estado. Aun en este caso, el estado tiene la obligación de darle a conocer las mejores teorías científicas.

Esa es la función de las escuelas públicas de una sociedad secular donde vale la separación de iglesia y estado.
.

Referencia

Miller, Kenneth. Finding Darwin’s God: A Scientist’s Search for Common Ground Between God and Evolution. New York: Harper Perennial, 2007.
.

Sobre la imagen de la cosmovisión antigua hebrea

La imagen utilizada para este artículo se publica bajo la siguiente licencia de Creative Commons: Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional. Pueden descargar los archivos en dos formatos de compresión que pueden descomprimir con el programa 7zip:

Advertisements

Las intenciones del CDC, el naled y el zika

spraying

En las redes sociales se hace prácticamente imposible un diálogo en torno al tema del zika. En gran medida están llenas de teorías conspiratorias en torno al “genocidio” cometido por el gobierno estadounidense contra los puertorriqueños. Se mencionan el caso de Cornellius Rhoads, la experimentación con el agente naranja, los proyectos Coquí I y Coquí II (con el propósito de influenciar el medio ambiente), la experimentación con transgénicos, etc.

Desgraciadamente, solo uno de estos experimentos contaría como un genuino genocidio, las experimentaciones llevadas a cabo por Rhoads.

La experimentación con agente naranja se llevó a cabo en un área de El Yunque durante los años cincuenta y sesenta y no tuvo mucho impacto en la población puertorriqueña. Sí, contaminó ese área de El Yunque, pero lejos de la población.

En cuanto a los proyectos de Estados Unidos para alterar el medio ambiente, ¿son realmente experimentos genocidas? El Dr. Andrew Álvarez nos dice en su programa de radio “En la Otra Realidad” (5 de agosto del 2016) que la existencia de estos proyectos puede ser la explicación de por qué no hemos sido víctimas de huracanes por años. Si ese es el caso (y tengo serias dudas al respecto), el panorama sería el opuesto: Estados Unidos estaría previniendo que nosotros seamos víctimas de las condiciones del tiempo.

Hubo un experimento de control poblacional por el gobierno federal que, aunque no era propiamente un genocidio, sí se hizo sin el conocimiento ni el consentimiento de las puertorriqueñas: la experimentación con contraceptivos.

Los experimentos con aspartame son realmente risibles, dado que sin lugar a dudas es una sustancia inofensiva para la salud humana, muy a pesar de todas las leyendas urbanas que alegan lo contrario (ver este estudio al respecto, este, este y este).

Otros experimentos como el del chaff llevados a cabo en Vieques mientras estaba presente la Marina de Guerra de los Estados Unidos tuvo muy poco impacto en los puertorriqueños.

En cuanto a los experimentos con transgénicos, hasta donde sé, ninguno de los que los denuncia ha llevado a cabo el mínimo estudio (¡ni tan siquiera UNO!) que demuestre su daño a la población puertorriqueña. Y dado el excelentísimo récord de estos cultivos en relación con el medio ambiente y la salud de los animales y la humana, no veo exactamente cómo esto contituiría genocidio.

En resumen, si Estados Unidos hubiera programado algún tipo de “genocidio”, hace tiempo lo hubiera llevado a cabo.

Estas serían las conclusiones de cualquier persona sensata que se detuviera a reflexionar un poco escépticamente ante los alegatos en línea.

El argumento de que Estados Unidos quiere exterminarnos porque lleva a cabo experimentos aquí en Puerto Rico no me convence: la razón para ello es que hoy día se llevan a cabo MILES de experimentos financiados con fondos federales y la inmensa mayoría de ellos son totalmente benignos: mejoras de la tecnología presente, la nanotecnología, la biotecnología, la medicina, etc.

Quiero indicar que nada de esto reduce en lo mínimo el carácter antiético e inhumano de nuestra condición colonial, nuestra relación de subordinación con los Estados Unidos. Sin embargo, sí indica que aun en la desgracia de estas condiciones, no todo tiene que ser una conspiración del gobierno federal para exterminar a puertorriqueños.

Sin embargo, totalmente ignorando el hecho muy bien conocido por todos que Estados Unidos lleva a cabo experimentos en todo el mundo y no solo en Puerto Rico, se levanta el ámbito de histeria por muchos reaccionarios que solo viven en un mundo caracterizado por la conspiranoia. Como casi siempre ocurre, hasta se cayó en la Ley de Godwin en un momento dado. Creo que esta entrada del blog Ahora la turba lo describe todo a la perfección. Aun hay voces en la izquierda política que denuncian esta actitud totalmente irracional, especialmente cuando se descubrió que se fumigaría con naled en Florida. Como dije en mi entrada en Facebook, como independentista comparto cada palabra de esta entrada de Francisco J. Concepción en el blog El Post Antillano.
.

Las verdaderas intenciones del CDC

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Una de las características del gobierno federal y el local en torno a todo el asunto del zika es que han manejado toda la comunicación (o falta de ella) con los pies. Tengo la impresión de que el CDC se comportó de la manera que lo hizo por varias razones:

  1. Una vez los casos de zika se empezaron a registrar en Puerto Rico, el CDC tenía un temor genuino de que llegara a suelo estadounidense continental. Esta es una opinión que comparto y que fue presentada por el Dr. Cabanillas.
    .
  2. Tenían un problema de fondos serio debido a un problema político partidista a nivel federal.
    .
  3. La mentalidad de los miembros del CDC era científico, no político. El CDC subestimó el malestar del pueblo en una época de claro temor y tensión social debido a la depresión económica y la asignación de una Junta de Control Fiscal federal. Por otro lado, el CDC quería actuar rápidamente, preparar todo para cuando el gobernador oficialmente favoreciera la fumigación … algo que les rebotó políticamente, ya que se intepretó como presión política.

Estos tres factores mezclados con la clara incompetencia del gobierno local, llevaron a una mala decisión de acción colectiva y la fumigación, un suceso políticamente inviable.

Sin embargo, a medida que ha salido información sobre las actividades del CDC vemos más claramente por qué deseaba la fumigación con naled. En su portal, el CDC nos dejó información sobre varios experimentos que ha llevado a cabo en Puerto Rico en relación con la fumigación. Aunque muchos, incluyendo periodistas…

periodista_naled

Pixelamos el nombre y la imagen de la periodista que hizo esta entrada en Facebook. Esta es la viva definición de una falsa confirmación.

… creyeron que se había fumigado el naled sin que nadie lo supiera, en realidad el CDC nos revela que las experimentaciones fueron en laboratorio. El experimento era bien sencillo, someter a mosquitos obtenidos de distintas partes de Puerto Rico a distintos pesticidas y ver a cuál de ellos no eran resistentes. Como se puede ver muy claramente en su exposición, el factor constante que salió a la luz en los experimentos es que los mosquitos de todos los pueblos examinados no habían resistido al naled.

De allí el CDC forjó un plan de fumigación en el que se utilizaría el naled y el Bti, el primero para fumigar a los mosquitos adultos y el segundo como larvicida. Como vimos en otro artículo, el naled no es peligroso para los seres humanos en las concentraciones que se pensaba asperjar (una onza por acre), aunque sí podría implicar otros problemas a la larga como la degradación en diclorvos, problemas respiratorios para algunas personas, entre otros. Sin embargo, todo el ruido y activismo sumado al mensaje mixto que enviaba el gobierno de Puerto Rico y su retraso en asentir a la fumigación, frustró cualquier plan del CDC para ello. Contrario a lo que alegaban los activistas, la fumigación con naled no iba a tener un impacto significativo en la agricultura ni a las abejas, dado aque ambos se dan en áreas rurales y el plan original era fumigar en áreas urbanas. Esto también terminó con cualquier expectativa de fumigar con Bti, ya que, según el CDC, no funciona para asperjar desde un avión.

Hace poco nos enteramos que van a fumigar con naled en Miami, Florida. Esto ya pone entre signos de interrogación toda la campaña de terror que suponía como premisa que esto era un experimento “genocida” o de “control de población” por parte del gobierno estadounidense. Los investigadores genuinos puertorriqueños presentaron preocupaciones con el naled y veremos si la fumigación en Florida sustancian sus interrogantes. Veremos si es verdad que esta fumigación tendrá el resultado esperado por el CDC. Como siempre, debemos atener nuestros juicios a los resultados de estas actividades.

Mientras tanto, el gobernador le puso punto final a todo el debate de la fumigación con naled o Bti. No hay plan gubernamental para lidiar con este problema, mientras que aparecen más casos de zika y siguen muriendo personas por ello.

Ahora bien, por más que el Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, quiera que se utilice el mosquito transgénico para aliviar el problema del zika, no se va a dar. En una “gritocracia” como la nuestra, muchos de los que se opusieron al naled y al Bti, con excepción de los genuinos profesionales, también se van a oponer al mosquito trasngénico, no importa si se ha mostrado su seguridad y efectividad una y otra vez. Tampoco importa si la Organización Mundial de la Salud (OMS) está a favor de su uso, o que no contamina el ambiente, ni resulta en perjuicio humano ni a ninguna otra planta o animal que no sea el Aedes aegypti. Para ellos, lo único que importa es que el mosquito de Oxitec sea transgénico para descartarlo. Aparentemente, para ellos la vida de la gente vale poco en relación con el uso de algo efectivo, pero que ofende su concepción estética de la naturaleza.

Solamente en el futuro sabremos si también se opondrán a las vacunas contra el zika.

Sobre el debate en torno al zika, la microcefalia y el CDC

NOTA: La siguiente exposición no expresa mi posición en torno al tema. Como no experto en un asunto fuera de mi campo de estudio, me atengo al consenso científico en torno al tema, que puede siempre cambiar a medida que aparecen nuevos datos y nuevas teorías para explicarlos. Deseo incluir esta posición porque es parte de un debate que aun, con todo el consenso científico, se está desarrollando en el ámbito científico. Quisiera agradecer a Sergio Santos por llamarme la atención al respecto y al trabajo llevado a cabo por Cruz María Nazario y otros más al respecto. Aunque esta posición no necesariamente antagoniza al consenso científico, sí cuestiona algunas de sus bases para ello. Repito: en lo que a mí respecta, me atengo al consenso científico que puede cambiar según progresan los estudios a nivel internacional al respecto. Espero representar bien las opiniones del artículo que expondré. Al final haré una serie de preguntas en cuanto a su contenido.

 En la revista cibernética 80 grados, se publicó un artículo titulado “La microcefalia no justifica la fumigación aérea” cuyos autores son Jorge L. Colón Rivera y Cruz María Nazario. Como bien indica el título, estos dos distinguidos investigadores cuestionan la sabiduría del CDC a la hora de decidir asperjar naled en Puerto Rico.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Lo que aquí nos concierne en este artículo tiene que ver con las dudas en torno a las bases científicas del CDC en relación con la asociación del zika y la microcefalia. De acuerdo con esta rama del gobierno federal, una de las razones por la que hace falta fumigar con naled se fundamenta en los hallazgos de enfermedades congénitas asociados con el zika. Sin descartar ese vínculo que, como hemos visto, ha sido establecido científicamente, Colón Rivera y Nazario cuestionan la gravedad de la situación.

Una vez más, nos vemos ante el famoso estudio publicado el 19 de mayo del 2016 por la New England Journal of Medicine:

Rasmussen, S. A., Jamieson, D. J., Honein, M.A. & Petersen, L. R. (2016, 19 mayo). Zika Virus and Birth Defects — Reviewing the Evidence for Causality. New England Journal of Medicine, 374, 20, 1981. doi: 10.1056/NEJMsr1604338.

En este estudio, sus autores problematizan la vinculación tan directa  que se hizo en la literatura científica, primero por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades Europeo (EPCDC) y respaldado por el CDC de Estados Unidos.

Parece ser que aunque el zika y la microcefalia están causalmente relacionados, el asunto luce mucho más complejo, al menos más que lo que quiere nos hacer entender el CDC. En su artículo, Colón Rivera y Nazario afirman que hubo serio problemas metodológicos a la hora de evaluar sus datos, aun cuando el CDC así lo da a entender. Nos dicen:

Sonja A Rasmussen MD y sus colegas de CDC, identificaron varias consideraciones favorables en esas dos investigaciones, pero igualmente criticaron que no hay consistencia entre al menos dos estudios epidemiológicos de alta calidad que hayan controlado los errores y sesgos que puedan confundir los resultados e inducir a conclusiones incorrectas. A pesar de que CDC reconoce estas limitaciones fundamentales, en el artículo no resaltan los problemas metodológicos que podrían invalidar los resultados. Un principio imprescindible en el campo de la epidemiología es el cuestionamiento de los métodos utilizados para investigar problemas de salud y el control de los errores y sesgos que pueden cometerse durante la investigación.

Colón Rivera y Nazario nos indican que los estudios citados por el CDC para sus conclusiones son descriptivos y que generan hipótesis, pero de por sí no “prueban” la hipótesis. Uno de los estudios que cita el CDC es un estudio preliminar, por lo que afirman nuestros autores:

Los investigadores no seleccionaron un grupo adecuado de comparación ni discutieron la posibilidad de errores de medición ni los sesgos de selección y de información. Los mismos no identificaron cómo fueron seleccionadas estas 88 mujeres, cuando en Río de Janeiro hasta ahora se han informado aproximadamente 38,196 casos de Zika.

Tras ello, nos brindan información en torno a la disparidad entre las concentraciones de incidencias de microcefalia y los del zika en Brasil. Sergio Santos me envió dos imágenes que presentan dicha distribución de incidencias y que (creo que) fueron preparados por la Dra. Cruz a partir de la información ofrecida por el Ministerio de Salud de Brasil:

13900108_10157296268250014_5179998281431640509_n

13903282_10157296268500014_6687605023205956493_n

Pueden acceder a la hoja de cálculo con los datos aquí.

Los datos nos revelan que hay una divergencia entre la distribución de reportes de incidencias de zika con los de la microcefalia. La mayoría sustancial de las incidencias de zika en Brasil se ha registrado en el centrooeste, mientras que los de la mayoría de los casos de microcefalia se obtuvieron en el noreste. En su artículo, nuestros autores elaboran más sobre este punto.

Además, nos dicen Colón y Nazario:

Vale la pena notar que en Mississippi la tasa de nacimientos con microcefalia fue 16 por cada 10,000 nacimientos vivos durante el 2006 al 2010 (años previo al Zika). Pero no tan sólo ese estado, también Luisiana (11.1 por cada 10,000 nacimientos vivos), Texas (11.5 por cada 10,000 nacimientos vivos) y Tennessee (11.6 por cada 10,000 nacimientos vivos) tuvieron una tasa de nacimientos con microcefalia similar a Mato Grosso (11.6 por cada 10,000 nacimientos vivos) cuyo riesgo de Zika es el más alto en todo Brasil (558 por 100,000 habitantes).

Uno de los ángulos que se ha explorado muy poco es la relación que tienen los pesticidas en la agricultura con las altas incidencias de microcefalia. Sin apelar a Abrasco y a Médicos de Pueblos Fumigados (¡gracias a Dios!) nuestros autores señalan que algunos de estos químicos han sido vinculados a problemas congénitos y la anencefalia (citaron este estudio,  este y este para sustanciar su posición).

.

Preguntas en torno a su análisis

Antes de comenzar con las preguntas quiero hacer una autocorrección. En un artículo cuestioné muy brevemente la eficacia del uso de trampas para el Aedes aegypti. Sin embargo, lo bueno del artículo de Colón y Nazario es que proveen las referencias que demuestran que sí funcionan y que han dado resultados (aquí y aquí). Esto indica que poner trampas para mosquitos sería una manera efectiva para combatir la proliferación de mosquitos y, por ende, el virus del zika.

Habiendo dicho esto, el artículo nos despierta a unas interrogantes. Lo siguiente no debe interpretarse como afirmaciones de parte de este servidor o como un acto de dudar de los distinguidos investigadores, sino como como un acto para inquirir en torno a este tema fascinante.

  • Como señalamos en otro artículo, no solo existe el artículo del 19 de mayo, sino que la mayoría de los artículos publicados por el New England Journal of Medicine, incluyendo a varios artículos de opinión publicados después de esa fecha, vinculan la microcefalia principalmente (aunque no necesariamente exclusivamente) al virus del zika. De ahí que formulemos la siguiente pregunta: ¿Por qué la mayoría de la comunidad científica aparentemente no le presta mayor atención al artículo del 19 de mayo?
    .
  • A pesar de que Colón y Nazario quieren explorar el lado de la influencia de los pesticidas como posible explicación para el aumento considerable de microcefalia en Brasil, ¿hay investigaciones en curso al respecto? ¿Por qué la mayoría de la literatura científica no considera seriamente esta posibilidad?
    .
  • Sin lugar a dudas, puede haber una posibilidad real de un rol significativo de los anticuerpos contra el dengue como una medida que agrava la infección del zika según se ha podido constatar. ¿No sería bueno, tal vez, también buscar las áreas de concentración incidencias de dengue en Brasil previas a la epidemia del zika para ver si es posible proveer una mejor explicación con esas bases?
    .
  • ¿No sería también bueno saber si se hace algún estudio relacionado con el nivel de riqueza o pobreza de la población? ¿No debería buscarse, tal vez, algún tipo de estudio comparativo en relación con el acceso de los infectados a nutrición, a agua potable o a un buen hogar?
    .
  • Los científicos en general no están ignorando la disparidad estadística entre el alza de incidencias de zika y de microcefalia en Brasil y así lo ha dejado saber Declan Butler en la revista Nature en su versión cibernética. Una vez más, ¿por qué no se mencionan los pesticidas como una dimensión meritoria del problema? El artículo menciona solamente la exploración de las siguientes alternativas:

Una vez más, hago estas preguntas con espíritu de diálogo, ya que este aspecto es discutido y debatido por la comunidad científica a nivel global y del cual, sospecho, los científicos puertorriqueños tendrán bastante qué aportar.

Leyenda urbana: El zika y la Fundación Rockefeller

zika_rockefeller

Esta noticia ha estado circulando por las redes sociales demasiado tiempo para que sea ignorado.

Una vez se desató la epidemia del zika en Brasil, aparecieron varias leyendas urbanas, entre ellas la que aquí podemos apreciar (o despreciar). De hecho, intenté corregir a un seguidor mío en Facebook al respecto y lo que hizo la persona en cuestión fue eliminar su entrada original con mis correcciones y volvió a postearlo en su muro. Como no me gusta “trolear”, lo dejé tranquilo.

Sin embargo, el alegato es un solemne disparate, no solo desde el punto de vista histórico, sino que también revela el más profundo desconocimiento de cómo funcionan las patentes.
.

¿Qué son patentes y cómo funcionan?

Las patentes son un área considerada legalmente en el gobierno federal como “propiedad intelectual”, término que rehúso usar porque se presta a confusión (véase también los comentarios del hacker Richard M. Stallman sobre el tema).

Una patente se define como un monopolio absoluto creado por un gobierno mediante la restricción artificial del uso de una idea implementable a nivel tecnológico.

En Estados Unidos y en Puerto Rico, las disposiciones en relación con las patentes brotan de una de las facultades del Congreso de Estados Unidos para otorgar patentes con el objetivo de fomentar las artes y las ciencias. Contrario a lo que usualmente se alega, no se conceden patentes como un “derecho de un inventor”, sino como un mecanismo para fomentar las artes y las ciencias.

The Congress shall have Power To…promote the Progress of Science and useful Arts, by securing for limited Times to Authors and Inventors the exclusive Right to their respective Writings and Discoveries…. (Constitución de Estados Unidos, Art. I, Secc.8, Cl. 8)

En la medida que estimula la inversión y la invención para beneficio de la humanidad, el Congreso puede mantener y legislar en torno a cuan abarcador es el sistema y cuánto es el periodo de duración.

He aquí los requisitos que en teoría debería cumplir una idea para que sea patentable:

  1. No puede patentarse cualquier idea, sino solo aquellas cuya implementación tecnológica es posible.
  2. Tiene que ser una idea innovadora, no debe haber sido usada anteriormente en la cotidianidad tecnológica (“prior art“).
  3. Tiene que involucrar un proceso cuya innovación sea “no obvia”, es decir, no debe ser un proceso fácilmente derivable de “prior art“.

usptoEl proceso para obtener una patente es sencillo, pero no es fácil. Una vez tiene una idea, usted radica una forma a la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos, donde se examina para ver si cumple con los requisitos. Si todo marcha bien, entonces dicha instancia gubernamental le otorga una patente sobre la idea en cuestión. Suena todo fácil, pero no lo es. En muchos casos, el proceso está mediado por legalismos y asuntos técnicos que requieren la ayuda de algún abogado especialista en el tema de patentes.

Una vez a usted se le otorga la patente, usted puede disponer de ella por un periodo no renovable de veinte años. Después de esto, se afirma que la idea se encuentra en “dominio público”, es decir, la idea puede ser utilizada por quien sea sin costo alguno. Si alguien desea utilizar una idea patentada, lo que usualmente ocurre es que el dueño de la patente otorga una licencia de uso a cambio de dinero o de otra licencia (lo que llaman en inglés “cross-licensing“). También tiene la opción de dejar su licencia libre de costo al público o no conceder licencia en absoluto.

Obviamente todo esto es mucho más complicado que lo que suena. En varios casos el sistema de patentes puede representar un atraso más que un adelanto tecnológico. Sin embargo, esto es un tema para otra ocasión. Para más información, visite el portal de la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de Estados Unidos.
.

La evidencia de que la Fundación Rockefeller es dueña del virus del zika

Dada esta información básica, la noticia de que la Fundación Rockefeller es dueña del virus del zika se vuelve sospechosa. El virus no fue inventado por dicha fundación, simplemente porque la tecnología para ello no existía en el momento. Tampoco pudo haber patentado el virus porque no era un invento. Es más, aun si hubiera sido un invento de los Rockefeller sometido a la Oficina de Patentes en 1947, ya la patente hubiera expirado (en 1967). La Fundación Rockefeller no ganaría dinero en absoluto en regalías por concepto de patentes.

¿Dónde se encuentra la evidencia de que los Rockefeller tienen patentes sobre el virus? Lo que ha circulado en las redes sociales es algo parecido a esta imagen:

zika-atcc

El área circulada es la nota de la discordia. La Fundación Rockefeller encontró el virus del zika en Uganda y la depositó en ATCC. Sin embargo, nos percatamos que esta no es una página de la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de Estados Unidos.  No estamos ante una muestra de la patente del virus del zika.

¿Qué es ATCC? La organización privada sin fines de lucro se describe de la siguiente manera:

ATCC is the premier global biological materials resource and standards organization whose mission focuses on the acquisition, authentication, production, preservation, development, and distribution of standard reference microorganisms, cell lines, and other materials. While maintaining traditional collection materials, ATCC develops high quality products, standards, and services to support scientific research and breakthroughs that improve the health of global populations.

En otras palabras, estamos ante una institución que es para todos los efectos, un banco de materiales biológicos para ser provistos a investigadores, para propósitos de investigación o experimentación.

¿Qué hizo realmente la Rockefeller Foundation? Los científicos auspiciados por la organización encontraron y aislaron el virus del zika en Uganda. Para propósitos de contribuir a las ciencias, depositó su muestra a ATCC para hacer el virus disponible para investigadores científicos en Estados Unidos y a nivel global.

¡Eso es todo!

No existe evidencia alguna de que la Fundación sea dueña o se esté lucrando del virus del zika o que está impidiendo mediante patentes la fabricación de una vacuna. Tampoco hay evidencia alguna de que el objetivo de la  Fundación sea “matar a millones de personas”. Al contrario, esta organización privada ha utilizado bastante de la fortuna de los Rockefeller para el bienestar de la humanidad por décadas y lo sigue haciendo.

Aun con todo, eso no excluye que la Fundación no haya participado en actividades cuestionables. El historiador Pedro Aponte Vázquez ha apuntado a la complicidad de esa organización a la hora de ocultar las fechorías del Dr. Cornellius Rhoads y puede ser porque fue en parte responsable de enviar a Rhoads a Puerto Rico y poque la famosa carta de Rhoads donde confesaba su crimen se dirigía a alguna persona asociada con el Instituto Rockefeller de Investigación Médica. Los detalles de este escándalo están en este libro escrito por Aponte Vázquez. Además, ha tenido un historial de prácticas racistas en el pasado (especialmente en la década del ’30) y hoy día la fortuna de la familia Rockefeller contribuye a la inestabilidad del medio ambiente al tener notorios intereses en el área de los combustibles fósiles. Algunos han especulado que la organización ambientalista Greenpeace se  opone a la creación de plantas de energía nuclear en parte porque es financiada por la Rockefeller Foundation.

Sin embargo, dudo muchísimo que la Fundación quiera aniquilar a la humanidad con el zika, algo del que no se lucra mediante regalías.

Finalmente, véase las declaraciones de la Fundación Rockefeller al respecto.

Una nota: Donación

united-states-quarter-front-800pxContrario a la impresión que podrán tener algunos en la red, este blog no está financiado por entidad corporativa o gubernamental alguna. Todo lo expuesto es inversión de este servidor.

Sin embargo, alguna donación siempre ayudará a mantener la mejor calidad del contenido del blog, a su vez que me ayuda en mi labor investigativa. Si se les hace posible, se agradece cualquier donación. Pueden donar vía PayPal.

Siempre es necesaria la evaluación racional, escéptica y científica de toda política pública a implementarse en Puerto Rico. Este blog intenta aportar a ese esfuerzo.

Falsas políticas públicas en torno a los móviles y el wifi

Llamada por teléfono móvil

Llamada por teléfono móvil. Retrato en dominio público, cortesía de Peter Griffin (no es el de Family Guy). http://www.publicdomainpictures.net/

Ayer un autor en Gizmodo, Matt Novak llamó la atención al hecho de que Jill Stein, la candidata a la presidencia de los Estados Unid0s por el Partido Verde de los Estados Unidos, se suscribía a la hipótesis de que debe haber algún vínculo entre el wifi y las incidencias de cáncer. A su vez argumentaba que debía disponerse de una especie de principio de precaución como en Europa, por el que se sacaba el wifi de los lugares públicos, las escuelas y otras áreas para no afectar a personas “sensibles al wifi” o no cuasar cáncer. Novak incluyó un vídeo de Stein al respecto.

¡Claro! En un tema como este, es risible que había que meter a Monsanto en la discusión. ¿Qué rayos tiene que ver Monsanto con el tema del wifi? No sé, pero ella creyó pertinente incluirlo. ¡Vaya candidata!

Para mi sorpresa, en Puerto Rico no nos quedamos atrás, especialmente en relación con los teléfonos móviles. Por ejemplo, ya está circulando este meme:

wifi-cell-cancer

No son consejos malos (aunque el pensamiento del #6 está incompleto), pero la premisa del meme es muy cuestionable. Este tipo de preocupación proviene de Europa (como bien señala Stein) y es una convicción bastante popular en la izquierda política de allá. Por ejemplo, lo vemos como propuesta del grupo Podemos de “zonas libres de wifi“.

Ahora bien, un principio de precaución bien entendido es aconsejable. Si algún organismo de autoridad científica nos revela una posibilidad de daño al público, puede decretarse una moratoria para examinar si en verdad existe tal daño. Una vez la evidencia científica determina que el daño no existe o el nivel de riesgo es ínfimo, no existirá problema alguno para levantar la moratoria. Sin embargo, la manera en que muchos activistas han utilizado este principio no es ni tan siquiera para examinar nada. Es más bien para establecer una moratoria “permanente” (es decir, “por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos”), sin importar el cúmulo de evidencia científica al respecto. Esto es lo que ha ocurrido con el tema de los transgénicos, ya que muchos países han decretado moratorias a pesar de que prácticamente todas las instituciones de prestigio de los cinco continentes del mundo han dicho de manera decisiva y contundente que son seguros.

Lo mismo parece estar ocurriendo recientemente en Estados Unidos por el lado político “verde” y parece que esta fiebre está pasando gradualmente a Puerto Rico.
.

Una evaluación de la premisa del meme

Una vez más, ante nosotros observamos un meme que nos dice que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la radiación de los teléfonos móviles (“celulares”) como, y cito, “Categoría de Peligro de Cáncer”.  ¡Nada más lejos de la verdad!

Una vez más entra a colación, no la OMS como tal, sino una rama de esta, conocida como la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés). La IARC establece una serie de clasificaciones de tipos de sustancias o actividades que pueden conducir a aumentar el riesgo de cáncer. Es interesante constatar que no cuentan con una categoría llamada “de Peligro de Cáncer”. La clasificaciones utilizadas por la organización son las siguientes:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

En el año 2011, la IARC estableció que la radiación electromagnética producida por los teléfonos móviles caía bajo la categoría 2B.  ¿Qué significa eso? Sencillamente que por ser radiación es “posible” que exista una relación entre dicha actividad radioactiva y ciertas incidencias de cáncer. Nótese que en varios temas, la OMS toma opiniones que pueden ser distintas a las de su rama, la IARC. Vemos aquí una posible instancia de ello cuando la OMS misma nos dice en junio del 2011, no solo del cáncer, sino de la supuesta “hipersensibilidad al wifi”:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use. …

A number of studies have investigated the effects of radiofrequency fields on brain electrical activity, cognitive function, sleep, heart rate and blood pressure in volunteers. To date, research does not suggest any consistent evidence of adverse health effects from exposure to radiofrequency fields at levels below those that cause tissue heating. Further, research has not been able to provide support for a causal relationship between exposure to electromagnetic fields and self-reported symptoms, or “electromagnetic hypersensitivity” (Mi énfasis).

De paso, sugiere un estudio de aquellos usuarios de móviles por un periodo de o mayor de 15 años. En el 2014, la OMS volvió hacer una declaración después de que aparecieron más estudios y nos dice:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use….

… y básicamente repite lo mismo que afirmaba en el 2011.

¿De dónde se saca la “información” de que la OMS categoriza al móvil como “Peligro de Cáncer”? Parece algo más bien sacado de la manga que de cualquier otro lugar.

¿Quiere esto decir que respondimos a todas las inquietudes en relación con este tema? ¡Ni pensarlo!
.

Un estudio reciente: ¡Relación entre el uso del teléfono móvil y el cáncer! (¿O es así?)

Mientras que Puerto Rico ha estado bastante ocupado con el tema del zika, los puertorriqueños hemos pasado inadvertido un estudio reciente de parte del National Institutes of Health que parece vincular el uso del teléfono móvil con incidencias de cáncer (la versión borrador está bajo la licencia CC-BY 4.o y la hago disponible aquí). Aquí está la ficha:

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., Malarkey, D., Sills, R., Stout, M., Walker, N., Witt, K., Wolfe, M. & Bucher, J. (2016, 23 jun.). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

El proceso y la publicación de este costó cerca de $25 millones. Tan pronto se publicó salió la prensa despavorida a colocar unos titulares que invitaban a la alarma del público:

  • Consumer Reports: “Game-Changing” Study Links Cellphone Radiation to Cancer
  • Wall Street Journal: Cellphone-Cancer Link Found in Government Study
  • Science: Questions abound after study links tumors to cellphone radiation
  • Scientific American: Major Cell Phone Radiation Study Reignites Cancer Questions
  • Natural News: Massive government study concludes cell phone radiation causes brain cancer (¡Qué va!  ¡Natural News va a poner un titular sosegado y no alarmista!)

Sin embargo, como dicen por ahí, “el demonio está en los detalles”. Tan pronto apareció el estudio, hubo voz de alarma por los medios de comunicación.

Rata Sprague-Dawley

Rata albina Sprague-Dawley. Foto cortesía de Jean-Etienne Minh-Duy Poirrier. CC-BY-SA 2.0 Gen.

Lo que se hizo el National Toxicology Program  fue un experimento controlado en el que sometieron a varias ratas Sprague-Dawley® a altas dosis de radiación electromagnética semejantes a las que emiten los móviles, mientras que al grupo control se les eximió de esa exposición. El experimento era de doble ciego, por lo que ninguno de los investigadores que identificaron los tumores sabían a cuál grupo pertenecían las ratas que iban a evaluar. La prensa cayó en una histeria cuando se publicaron los primeros resultados parciales.

Sin embargo, en un ámbito más calmado, los críticos del estudio apuntaron a unas serias deficiencias. En primer lugar, lo que se revelan son unos resultados parciales, no es la totalidad del experimento.

En segundo lugar, tampoco el artículo fue arbitrado sino depositado en un archivo que lo hace disponible al público en general. Aun así los autores solicitaron reseñas de este estudio parcial.

En tercer lugar, es harto sabido que las ratas Sprague-Dawley® son altamente susceptibles al cáncer con o sin ayuda de la radiación no ionizante. Véase este estudio sobre un experimento en el que murieron el 81% de las ratas Sprague-Dawley por tumores desarrollados durante un periodo de más de dos años.  Vean también este otro estudio en el que en un periodo mucho más corto, un año y seis meses, el 45% ya padecía de tumores. En un estudio específico, se advierte que su incidencia de tumores varía dependiendo de sus fuentes comerciales y debe usarse con sumo cuidado a la hora investigar áreas relacionadas al cáncer.

Esto a su vez levanta preguntas como las que hizo David Gorski en una entrada en Science-Based Medicine en relación con este tema. Por ejemplo, ¿cómo es posible que se gastaran $25 millones en un estudio con ratas? ¿Por qué se publicó parcialmente este estudio sin pasar primero por arbitraje por pares (peer review)? Esto se publicó relativamente rápido sin esperar a finalizar sus resultados en el año 2017. Gorski a su vez cuestiona por qué se expusieron a esas ratas desde el útero de sus madres a  radiación electromagnética. Finalmente, se quedó un poco perplejo ante el número de ratas involucradas en el experimento: cerca de 1,260 ratas.

Gorski también menciona que entre los escépticos hay un chiste en relación con este estudio: la prensa en general debería considerar cambiar los titulares para que dijeran que la radiación de los teléfonos móviles hace que las ratas vivan por más tiempo. El estudio mismo dice que el grupo control vivió menos que el grupo expuesto la radiación:

At the end of the 2-year study, survival was lower in the control group of males than in all groups of male rats exposed to GSM-modulated RFR. Survival was also slightly lower in control females than in females exposed to 1.5 or 6 W/kg GSM-modulated RFR. In rats exposed to CDMA-modulated RFR, survival was higher in all groups of exposed males and in the 6 W/kg females compared to controls (Mi énfasis).

Nos dice la feminista escéptica Rebecca Watson:

Por estas y otras razones los científicos no miran a este estudio con mucho aprecio. Para un desmonte completo del estudio, les invito a leer el artículo completo de Gorski. Su escrito también incluye unos breves comentarios de reseñadores del estudio que muestran los serios reparos ante el diseño del experimento.
.

¿Qué nos dice el consenso científico actual?

1341307031El consenso científico en torno al tema del vínculo entre el cáncer, los móviles y el wifi es exactamente el expresado por la OMS y que citamos en este artículo. Esta es la misma posición del National Institutes of Health y de la Sociedad Americana del Cáncer.

¿Por qué es altamente improbable que la radiación de los celulares no cause cáncer? ¿No incrementa la radiación en general el riesgo de cáncer?

La respuesta es compleja. Hay dos tipos de radiación: radiación ionizante y radiación no ionizante. La radiación ionizante es aquella que tiene suficiente energía para sacar a los electrones de sus órbitas. Esto puede alterar las moléculas del ADN de nuestro organismo y aumenta considerablemente el riesgo de cáncer. Este no es el caso de la raciación no ionizante, es decir, el tipo de radiación que encontramos en nuestro horno de microondas, el wifi, el teléfono móvil y las antenas de radio. Es extremadamente improbable que la radiación no ionizante cause cáncer.

El cúmulo de la evidencia científica ha confirmado esto una y otra vez, entre los que se destacan  el caso de los países nórdicos y el del mismo Estados Unidos, donde no se ha detectado aumento alguno en incidencias de cáncer cerebral a pesar del enorme consumo y uso de móviles y tabletas.
.

¿Qué significa esto para propósitos de política pública?

El principio de precaución (¡bien entendido!) ya no aplica a este caso, porque para todos los efectos no hay razón científica para impedir o restringir el uso de los teléfonos móviles ni para sacar el wifi de áreas públicas, escuelas y universidades. Debe verse con suspicacia cualquier candidato o candidata a la presidencia de Estados Unidos o a la gobernación de Puerto Rico que sugiera lo contrario.

Desde nuestra perspectiva tecnoprogresista, el sacar una parte tan importante y vital de la tecnología de las instituciones públicas, de la vida de la clase media y de los pobres, no redundará en mejorar sino en el de empeorar sus condiciones de vida. Los pobres se aprovechan de un abanico de oportunidades que les abre la red. Gracias a la apertura del ciberespacio, los trabajadores pueden producir y desempeñarse mejor al hacer sus gestiones en línea sin consumir tiempo haciendo filas en el banco, en Hacienda, en el CRIM, en la AEE o en AAA. Significa hoy día acceso a unas aplicaciones que les ahorra el consumo de gasolina, hay una mejor apertura a la información disponible en línea y una mejor manera de participar en el mercado de empleo. En algunos lugares del mundo, puede significar la diferencia entre comer cuatro buenas comidas al día y cinco.

Si se quiere favorecer a la clase media, a los trabajadores, a los pobres, mientras que se pretende estimular la economía, lo peor que se puede hacer es declarar “zonas libres de wifi”. Las falsedades promovidas por ciertos grupos que no hacen ni el mínimo para investigar la realidad de sus alegatos, debe ser rechazada por todos … a menos que ellos hagan su propia investigación bien hecha y demuestren su punto.

Hasta entonces, el desarrollo tecnológico y el acceso a la red cibernética es la mejor opción para todos.

Jeff Holiday y su serie sobre “Bought”

Jeff Holiday

Jeff Holiday en su vídeo Bought: The Movie Review – Anti-Vaccine Hysteria Part 1. (c) 2016, Jeff Holiday

 

En Youtube, mi querido amigo Jeff Holiday está haciendo una serie de comentarios sobre el documental antivacunas, Bought: The Truth Behind Vaccines. Hoy acaba de publicar la tercera parte de su serie.

Stephanie Seneff

Stephanie Seneff. Foto cortesía de Inner Eye. CC-BY 3.0 Unported.

Quisiera señalar que en el segundo y el tercer vídeo, Holiday discute a Stephanie Seneff, alguien cuya metodología se ha caracterizado como altamente prejuiciada y selectiva. Como señalamos en nuestro artículo sobre ella, esto se debe a que ella se dedica a minar datos con el objetivo de buscar correlaciones para entonces implicar que existe relaciones causales donde usualmente no las hay. Como ya saben mis lectores, correlación no implica causación. La manera más importante para establecer causación es por vía experimental, algo que Seneff jamás ha hecho en ninguno de sus artículos. Holiday precisamente identifica esta minería de datos como el problema principal de su obra y sus aserciones sobre las vacunas (entre otros temas).

Vean los tres episodios de sus vídeos al respecto. También les invito a que se suscriban a su canal de Youtube, síganlo en su página de Facebook y contribuyan a su causa con su cuenta de Patreon.