¿Cáncer por usar Airpods?

Una vez más, la prensa ha alarmado al público ante unas noticias que insuflan el ánimo a la tecnofobia. Por ejemplo, Primera Hora publicó la noticia bajo el título, “Advierten que los Airpods pueden causar cáncer“. Según la noticia:

Unos 250 científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las Naciones Unidas (ONU) emitieron un llamado internacional en el que advierten de los riesgos de cáncer que pueden ocasionar dispositivos eléctricos e inalámbricos tan famosos como los Airpods y hasta los monitores para mantener vigilados a distancia a los bebés.

Solo que hay un problema con esta noticia, los autores no eran de la OMS, sino que dirigieron una carta a esa organización internacional.

Logo de EMFScientist
Logo de EMFScientist

El documento en cuestión es de científicos que pertenecen a un organismo llamado International EMF Scientists, que incluye a varios que han publicado en revistas académicas en torno al perjuicio de los campos electromagnéticos no ionizantes sobre el cuerpo humano. La carta se ha publicado en varios idiomas, incluyendo el español. De hecho, no es la primera vez que se publica y ha pasado por varias versiones a través de los años: la versión más reciente es del 1 de enero de 2019, mientras que la que está en español parece ser del 2016. Analicemos los fragmentos más importantes para poner en perspectiva la sustancia de su mensaje:

Basándonos en las investigaciones revisadas y publicadas en revistas científicas, tenemos una seria preocupación con respecto a la ubicua y creciente exposición a los campos electromagnéticos generados por dispositivos eléctricos e inalámbricos. Estos incluyen -pero no se limitan-a los dispositivos emisores de radiación de radiofrecuencia (RFR), como los teléfonos móviles e inalámbricos y sus estaciones base, Wi-Fi, antenas emisoras, los contadores inteligentes y los monitores para bebés, así como los dispositivos eléctricos e infraestructuras utilizadas para el suministro de electricidad que generan campos electromagnéticos de muy baja frecuencia (ELF EMF).

Ya, de por sí, esto suena bien alarmante. Continuemos:

La OMS adoptó la clasificación de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) para los campos electromagnéticos de baja frecuencia (CEM: ELF) en 2002 y para la radiación de radiofrecuencia (RFR) en 2011. Esta clasificación establece que los campos electromagnéticos (EMF) son un posible carcinógeno humano (grupo 2B). A pesar de ambas conclusiones de la IARC, la OMS sigue manteniendo que no hay pruebas suficientes para justificar la reducción de estos límites cuantitativos de exposición

De hecho, esta aserción es correcta. La IARC tiene las siguientes clasificaciones:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

La IARC catalogó los campos electromagnéticos no ionizantes como 2B. Sin embargo, al igual que en otros asuntos, la OMS difiere marcadamente de su rama diciendo lo siguiente:

En los dos últimos decenios se ha realizado un gran número de estudios para determinar si los teléfonos móviles pueden plantear riesgos para la salud. Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud…

En varios estudios se han investigado los efectos de los campos de radiofrecuencia en la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardíaco y la presión arterial en voluntarios. Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud.

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/electromagnetic-fields-and-public-health-mobile-phones

Por hoy, esto representa el consenso de la comunidad científica a nivel internacional.

Continuemos leyendo la carta:

Puesto que existe una controversia sobre el fundamento para el establecimiento de normas para evitar efectos adversos sobre la salud, se recomienda que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) convoque y financie un comité multidisciplinar independiente para explorar los pros y los contras de las alternativas a las prácticas actuales que podrían reducir sustancialmente la exposición humana a los campos de RF y ELF. Las deliberaciones de este grupo deben llevarse a cabo de una manera transparente e imparcial. Aunque es esencial que la industria participe y coopere en este proceso, no se debe permitir que pueda sesgar sus procedimientos o conclusiones. Este grupo debe transmitir su análisis a la ONU y la OMS para dirigir una actuación preventiva.

1. los niños y las mujeres embarazadas deben ser protegidos;

2. las directrices y normas reguladoras deben endurecerse;

3. debe instarse a los fabricantes para que desarrollen una tecnología más segura;

4. los servicios públicos responsables de la generación, transmisión, distribución y supervisión de la electricidad deben mantener una adecuada calidad de la energía y asegurar el cableado eléctrico adecuado para minimizarla dañina corriente de tierra;

5. el público debe estar bien informado acerca de los posibles riesgos para la salud de la energía electromagnética e instruído sobre las estrategias de reducción de daños;

6. los profesionales de la salud deben ser educados acerca de los efectos biológicos de la energía electromagnética y se les debe proporcionar la formación necesaria para el tratamiento de los pacientes con sensibilidad electromagnética;

7. los gobiernos deben proporcionar formación y asignar fondos para la investigación sobre los campos electromagnéticos y la salud, que debe ser independiente de la industria y deben instar a la industria a cooperar con los investigadores;

8. los medios deben dan a conocer las relaciones financieras de los expertos con la industria al citar sus opiniones con respecto a los aspectos de salud y seguridad de las tecnologías que producen CEM; y

9. deben establecerse zonas blancas (áreas libres de radiación).

¿Qué hacer de estas declaraciones?

Los experimentos en cuestión

Una iPhone con Airpods
Una iPhone con Airpods. Imagen cortesía de Christo Anestev.

Lo interesante de la cuestión es que la carta habla de experimentos, pero no especifica cuáles. Sin embargo, una de las peticiones (la número 6) habla de “pacientes con sensibilidad electromagnética”. Esto es un problema significativo, debido a que no hay evidencia alguna de que existan síntomas de “sensibilidad electromagnética”. Varios experimentos ciegos y aleatorizados y revisiones científicas sugieren que las personas que se autodiagnostican como “hipersensibles al electromagnetismo” realmente experimentan el efecto nocebo, es decir que, ante la sugerencia de estas emisiones electromagnéticas (sean reales o no), las personas se sentían peor, mientras que se sentían mejor si no se les sugería esa presencia (fuera verdad o no) (Regel et al., 2006;Röösli & Hug, 2011; Rubin, Hahn, Everitt, Cleare, & Wessel, 2006; Rubin, Hillert, Nieto-Hernandez, van Rongen & Oftedal, 2011).

Lo otro que debemos preguntarnos es en torno a la disponibilidad de aparatos como móviles, computadoras, laptops y “routers” que están disponibles actualmente en comparación con otras épocas. Hoy interactuamos más con radiación electromagnética no ionizante que en cualquier otra época de la historia de la humanidad. Si los problemas de este tipo de radiación son como indican los autores de la carta, deberíamos tener una tasa de cáncer sin precedentes. Sin embargo, de acuerdo con el estudio más reciente de las estadísticas de cáncer en los Estados Unidos, ese no parece ser el caso.​ (Siegel, Miller & Jamal, 2019).

Incidencias de cáncer y mortandad por cáncer
Incidencias de cáncer y mortandad por cáncer (Siegel, Miller, & Jemal, 2019, p. 13).

A partir de estos datos, se vuelve inverosímil el alegato de que la exposición a la radiación no ionizante represente algún problema de salud, especialmente de cáncer. De hecho, debido a que la radiación no ionizante, que por definición no es ionizante, no se supone que tenga suficiente energía como para ser genotóxico o cancerígeno. Todo lo que puede hacer en altas dosis es elevar la temperatura del cuerpo que esté cerca, pero no debería hacer nada más allá de eso.

Por ahora, lo que estamos pensando (al menos en el caso de la carta más reciente) es que EMF Scientists está aprovechando la ocasión de que, recientemente, el National Toxicology Program (NTF), una rama de la National Institutes of Health (NIH), dio a conocer finalmente dos experimentos en torno a las radiaciones electromagnéticas no ionizantes, unos con ratas Sprague-Dawley® y otro con ratones B6C3F1/N.

Rata Sprague Dawley albina
Una rata Sprague-Dawley® albina. Foto cortesía de la National Toxicological Program, de la National Institutes of Health.
  • Experimento con Ratas Sprague-Dawley®: De este experimento habíamos hablado antes. Estas ratas se expusieron a una radiación de 900 MHz desde el útero, durante su proceso de crecimiento, por un periodo de dos años. Esta exposición duró un promedio de nueve horas y 10 minutos al día. En el año 2016, se publicó un informe parcial en torno a este experimento (Wyde et al, 2016). En aquel momento, llamamos la atención al hecho de que las incidencias de cáncer en estas ratas en relación con el grupo control, por un periodo de dos años, se explicaba por el hecho de que las ratas experimentales (es decir, las que recibieron las dosis de radiación) vivieron mucho más tiempo que las ratas control. Esto es reconocido por el National Toxicology Program en su Fact Sheet (p. 3). Si ese es el caso, entonces esto no es evidencia fuerte a favor de un vínculo entre la radiación electromagnética de los móviles y las incidencias de cáncer en estas ratas. Como indicamos en el otro artículo, las Sprague-Dawley® albinas son extremadamente propensas a tumores, que se desarrollan cada vez más a medida que pasa el tiempo. Además, las incidencias de tumores suceden más en el caso de los machos que de las hembras (Mac Kenzie & Garner, 1973; Prejean et al., 1973; Suzuki, Mohr & Kimmerle, 1979).
  • Experimento con los ratones B6C3F1/N: A estos ratones se les expuso a una radiación electromagnética no iónica de 1,900 MHz desde el útero hasta dos años. La razón del uso de ratones B6C3F1/N, es que los modelos basados en experimentos parecen ser fiables, aunque persisten dudas todavía en torno a incidencias de tumores que pueden ser endémicas en ellas (King-Herbert & Thayer, 2006). ¿Qué encontraron? Según el resumen provisto por la NIH, se nos dice:

High exposure to radiofrequency radiation (RFR) in rodents resulted in tumors in tissues surrounding nerves in the hearts of male rats, but not female rats or any mice, according to draft studies from the National Toxicology Program (NTP) (mis negrillas).

https://www.nih.gov/news-events/news-releases/high-exposure-radiofrequency-radiation-linked-tumor-activity-male-rats

Considerando que en los ratones no hubo evidencia clara relacionada con radiaciones electromagnéticas ni en las ratas hembras, solo nos quedan las ratas macho, de las que se nos dice hubo “evidencia clara” de tumores de corazón y “alguna evidencia” de un tipo de tumor cerebral. Sobre esto, de acuerdo con el NTP, algunas tuvieron un tipo de tumor que alguna literatura científica ha querido vincular a la radiación elegromagnética. ¿Y dónde está la fuente que enlaza este tipo de cáncer de cerebro con la radiación de los móviles? ¡De la IARC! (Ver Fact Sheet, pp. 2, 4; IARC, 2013). Enfatizamos lo que hemos indicado múltiples veces en este blog en cuanto a las interrogantes que se han formulado en estas últimas décadas en torno a la fiabilidad del juicio de clasificación de la IARC de peligrosidad (hazard).

Como bien admite el NTP, muchos de los resultados son equívocos, algo que requerirá mayor investigación al respecto. Basta indicar que hay varios elementos que mucha gente no tiene en cuenta en relación con estos experimentos y que el NTP nos recuerda:

  • Estos resultados experimentales valen solamente en relación con tecnologías de móviles 2G y 3G, que eran las populares en el momento en que se comenzó el experimento. ¿Que significa esto? Que estos resultados no valen para tecnologías Wi-Fi, 4G o 5G (Fact Sheet p. 3).
  • Estos experimentos expusieron a las ratas y a los ratones a dosis de radiación muy por encima de la dosis que reciben los seres humanos de sus móviles (Fact Sheet p. 2).
  • Estos experimentos expusieron a las ratas a nivel corporal (y desde la etapa fetal), no en lugares específicos tales como la cabeza o la cintura, como es usual en los seres humanos (Fact Sheet p. 2).

Ahora bien, en cuanto a los seres humanos, hoy tenemos más móviles que en cualquier otra época de la humanidad. ¿Ha habido un incremento en cáncer cerebral a través de los años? No. Al contrario, las incidencias son extremadamente bajas y disminuyendo (el porcentaje de las incidencias en 1992 era de 6.6%, en el 2015 era de 6.2%).

Estimados de nuevos casos de tumores cerebral o nervioso
Estimados de nuevos casos de tumores cerebral o nervioso. Imagen cortesía de la National Institutes of Health.

En cuanto a las incidencias de cánceres de corazón, son extremadamente raras, aun en una época como la nuestra. El tipo de tumor que se encontró en las ratas como “evidencia clara” de vínculo con la radiación electromagnética no ionizante, fue de neurilemoma (schwannoma). Sin embargo, en los seres humanos, usualmente el tipo de cáncer que se da en el corazón son de sarcoma, es decir, un tipo de tumor que se forma en el tejido del corazón.

En resumen, la evidencia de que la radiación no ionizante 2G o 3G afecte al ser humano es extremadamente débil, especialmente cuando se tiene en consideración la evidencia disponible y que nuestra interacción continua con esta es muy frecuente. Muy a pesar de la IARC, la evidencia acumulada de radiaciones no ionizantes nos da a entender que no hay evidencia de que esta sea genotóxica o cancerígena.

Si este es el caso, es totalmente innecesaria la creación de “zonas blancas” libres de radiaciones, especialmente cuando estamos rodeados constantemente de radiación ionizante, es decir, la que sí es genotóxica, tan solo por salir, tomar el sol, respirar o ingerir ciertos alimentos.

Por ende, tampoco hay razón alguna para pensar que los Airpods y equivalentes generen cáncer en animales o seres humanos.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

Referencias

International Agency for Research on Cancer [IARC]. (2013). Non-ionizing radiation, part 2: radiofrequency electromagnetic fields. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, 102. https://monographs.iarc.fr/wp-content/uploads/2018/06/mono102.pdf.

King-Herbert, A. & Thayer, K. (2006). NTP workshop: animal models for the NTP rodent cancer bioassay: stocks and strains – Should we switch? Toxicologic Pathology, 34(6). 802–805. doi: 10.1080/2F01926230600935938.

Mac Kenzie, W. F. & Garner, F. M. (mayo de 1973). Journal of the National Cancer Institute, 50(5), 1243–1257. doi: 10.1093/jnci/50.5.1243.

Prejean, J. D., Peckham, J. C., Casey, A. E., Griswold, D. P., Weisburger, E. K., & Weisburger, J. H. (noviembre de 1973). Spontaneous tumors in Sprague-Dawley rats and Swiss mice. Cancer Research, 33(11), 2768-2773.

Regel, S. J., Negovetic, S., Röösli, M., Berdiñas, V., Schuderer, J., Huss, A., Lott, U., Kuster, N., & Achermann, P. (1 de agosto de 2006). UMTS base station-like exposure, well-being, and cognitive performance. Environmental Health Perspectives, 114(8), 1270-1275. doi: 10.1289/ehp.8934.

Röösli, M. & Hug, K. (mayo de 2011). Wireless communication fields and non-specific symptoms of ill health: a literature review. Wiener Medizinische Wochenschrift, 161(9-10), 240-50. doi: 10.1007/s10354-011-0883-9.

Rubin, G. J., Hahn, G., Everitt, B. S., Cleare, A. J., & Wessel, S. (9 de febrero de 2006). Are some people sensitive to mobile phone signals? Within participants double blind randomised provocation study. BMJ, 332, 886. doi: 10.1136/bmj.38765.519850.55.

Rubin, G. J., Hillert, L., Nieto‐Hernandez, R., van Rongen, E., & Oftedal, G. (diciembre de 2011). Do people with idiopathic environmental intolerance attributed to electromagnetic fields display physiological effects when exposed to electromagnetic fields? A systematic review of provocation studies. Bio Electro Magnetics, 32(8), 593-609. doi: 10.1002/bem.20690.

Siegel, R. L., Miller, K. D., & Jemal, A. (4 de enero de 2019). Cancer statistics, 2018. CA. Cancer Journal for Clinicians, 68(1), 7–30. doi: 10.3322/caac.21442.

Suzuki, H., Mohr, U. & Kimmerle, G. (octubre de 1979). Spontaneous endocrine tumors in Sprague-Dawley rats. Journal of Cancer Research and Clinical Oncology, 95(2), 187-196. doi: 10.1007/BF00401012.

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., … Bucher, J. (23 de junio de 2016). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

Advertisements

Humanistas se expresan en contra de las llamadas “terapias de conversión”

Humanistas Seculares de Puerto Rico

Hoy, la presidenta de Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE), Eva Quiñones, se expresó a nombre de la organización en torno al rechazo legislativo a enmendar el Código Civil de Puerto Rico para prohibir las llamadas “terapias de conversión” (terapias de reorientación sexual) en Puerto Rico. Aquí reproducimos su escrito:

Re: Terapias de “Conversión”

Eva Quiñones
Eva Quiñones

En tiempos recientes, se ha hablado mucho de este tema ya que unos buscan prohibirlas y otros buscan que se sigan permitiendo, como en la actualidad. La que lleva la voz cantante en este asunto es Zoé Laboy, y esto va de la mano con legislación similar que se ha aprobado en varios estados.

Veamos. Estas “terapias”, por su naturaleza misma, son secretas y ocultadas por los que las proponen y realizan. Es virtualmente imposible tener data de la ocurrencia de algo como esto, sin embargo, es un secreto a voces que no solo ocurren, sino que, específicamente, son promovidas desde las iglesias. Lo que no es secreto es que no funcionan, son traumatizantes, humillantes y muy dañinas a quienes se las dan, sobre todo si son menores de edad.

¿Por qué las iglesias (no todas, de seguro) promueven estas terapias? Porque ven esto de “hombre que yace con hombre, como si fuera mujer”, como una abominación, y aunque no veamos a ninguna iglesia en Puerto Rico buscando que el remedio a esta abominacion sea el que manda la Biblia, sabemos que la homosexualidad no es una enfermedad ni una patología sujeta a ser “curada”. De hecho, en ningún lugar de la Biblia vemos que puede ser curada, sino que al ordenar que sean matados, parten de la premisa de que no es curable, sino eliminable. ¿Qué dice la Biblia al respecto? En Levítico 20:13 tenemos la expresión mas clara, pero no única, en cuanto a la homosexualidad:

“Si alguien se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos.” [Nueva Biblia Latinoamericana].

Levitico 18:22 repite el sentimiento al decir

“No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación.”

De forma no menos dramática, en Romanos 1: 26,27 nos dicen:

“¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales”

Pero de aquí lo que podemos asumir es que si son dejados con vida, el castigo es que no heredarán algún pedazo de bienes raíces místico.

No vemos a ningún grupo religioso en la isla abogando por la inclusión de la homosexualidad como delito en nuestro Código Penal, cosa que el caso de Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003) efectivamente abolió, ni a estatuir el castigo bíblico correspondiente, afortunadamente. Sin embargo, inventarse terapias seudocientíficas para lidiar con un problema que no existe nos parece absurdo. Es apliamente sabido que las organizaciones y grupos profesionales de la salud con base científica no tienen métodos reconocidos para curar la homosexualidad, principalmente porque no lo reconocen como una enfermedad ni patología. De existir alguno, estos no son avalados por la comunidad científica. En resumen, según la American Psychiatric Association Task Force on Appropriate Therapeutic Responses to Sexual Orientation,

“there are no studies of adequate scientific rigor to conclude whether or not such methods work to change sexual orientation. The longstanding consensus of the behavioral and social sciences, and the health and mental health professions is that homosexuality and bisexuality are per se normal and positive variations of human sexual orientation.” Research consistently failed to provide any empirical or scientific basis for regarding them as disorders or abnormalities.” {No existen estudios con la suficiente rigurosidad científica para concluir si estos métodos (las terapias de conversión) funcionan para cambiar la orientación sexual. El consenso de larga data de las ciencias del comportamiento y sociales, y de las profesiones de la salud y salud mental es que la homosexualidad y la bisexualidad son per se normales y son variantes positivas de la orientación sexual humana. Las investigaciones fallan consistentemente en encontar alguna base empírica o científica para considerarlas como desórdenes o anormalidades}.

Ante esta expresión tan contundente de la APA, solo nos queda resaltar que la data al respecto indica que las terapias de conversión reflejan un intento de los grupos, usualmente religiosos, de reparar y remover unas conductas sexuales que consideran como defectos morales o espirituales. La data también indica claramente que estos esfuerzos por cambiar la orientación sexual son infructuosos. Además, los individuos sometidos a terapias de conversión reportan angustias, sentimientos de culpabilidad, inadecuacidad, frustración, depresión, autoimagen negativa, entre otras.

La Organización Panamericana de la Salud (parte de la Organización Mundial de la Salud – World Health Organization) hace eco del consenso científico mundial de que la homosexualidad no es una patología, pero añade en el 2012 que

“The organization further called “on governments, academic institutions, professional associations and the media to expose these practices and to promote respect for diversity.” They further noted that adolescents have sometimes been forced to attend these therapies involuntarily, being deprived of their liberty and sometimes kept in isolation for several months, and that these findings were reported by several United Nations bodies. Additionally, the organization recommended that such malpractices be denounced and subject to sanctions and penalties under national legislation, as they constitute a violation of the ethical principles of health care and violate human rights that are protected by international and regional agreements. {La organización también llama a los gobiernos, instituciones académicas, asociaciones profesionales y a los medios a exponer estas prácticas y a promover el respeto por la diversidad. Además, notaron que los adolescentes han sido a veces forzados a asistir a estas terapias involuntariamente, han sido privados de su libertad y aislados en ocasiones por algunos meses, y que estos hallazgos han sido reportados por varios cuerpos de las Naciones Unidas. Adicionalmente, la organización recomienda que estas malas prácticas sean denunciadas y sujetas a sanciones y penalidades bajo la legislación nacional, porque constituyen violaciones a los principios éticos del cuidado de la salud y que violan los derechos humanos que son protegidos por acuerdos internacionales y regionales.}

Notamos el repudio y rechazo internacional a estas prácticas, no solo por no ser necesarias y sin base científica, sino porque son dañinas a las personas, sobre todo a los mas jóvenes, y porque constituyen violaciones a los derechos humanos de los que son sometidos a ellas. Como humanistas, repudiamos la existencia de estas seudoterapias y nos oponemos contundentemente a que sean permitidas en Puerto Rico. El consenso internacional nos puede informar de manera suficiente de la crueldad de estos tratamientos, y de su inefectividad, a falta de data local que por su naturaleza secretiva e ideológica es difícil pero no imposible de conseguir. Lo que no dudamos es que son terapias falsas promovidas por algunos grupos con base de fe, cosa que se demuestra al ver que son estos grupos los que mayormente las promueven y/o realizan, mediándose de profesionales o líderes religiosos inescrupulosos, y que NO FUNCIONAN.

Exhortamos, debido a la falta de acción de los cuerpos legislativos de nuestra isla, a que las organizaciones y grupos de profesionales de la salud monitoreen de cerca esta situación, y que sancionen a aquellos que ofrecen o promueven estas terapias dentro del ámbito de la salud de forma contundente. No tienen base ni origen salubrista alguno, por lo que no deben ser consideradas como prácticas aceptadas en nuestra sociedad. También exhortamos a aquellos que han sufrido estos tratamientos a que acusen y le reclamen públicamente a los que los han torturado con estas terapias malvadas, y que sepan que no estarán solos, que son seres humanos con derecho a vivir y amar consentidamente como su conciencia les dicte, y que desde el Humanismo, los apoyamos no solo en la búsqueda de la prohibición de estos tratamientos, sino también en la vindicación de todas las sexualidades libres y consentidas.

Centro Para la Nueva Economía (CNE): Transiciones

Nota: El día de hoy, el economista, Sergio Marxuach, ha publicado un importante artículo que no debe pasar inadvertido. El artículo se publicó en El Nuevo Día y en el portal del Centro para la Nueva Economía (CNE). Aquí reproduzco el artículo titulado “Transiciones”, que tiene también una versión en inglés. Según el portal, el artículo está disponible bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-NoObraDerivada 3.0 Puerto Rico. Vea la licencia aquí.

Comentario: Aquí Marxuach habla en arroz y habichuelas la realidad que hemos expuesto aquí en numerosas ocasiones, en torno a la insuficiencia de los recursos renovables, su problema de intermitencia y la necesidad de resguardo basado en combustibles fósiles para una transición a este tipo de fuentes energéticas.

Desgraciadamente, se opone a la energía nuclear teniendo en su mente (aparentemente) las plantas convencionales. No considera la posibilidad del uso de fuentes nucleares no convencionales, sino modulares o micro, que son baratas, con seguridad pasiva (“Fukushima-proof“), es decir, hechas para que la misma física de la planta haga imposible un derretimiento de su combustible (“meltdown“). Aquí en Puerto Rico, se han propuesto varios modelos. Aun en caso de lo imposible, si ocurriera un accidente (por huracanes, terremotos, etc.), el área de desalojo no excedería las 0.5 millas cuadradas. Personalmente, abogo por el de NuScale, por ser el que está pronto a terminar todo el laberinto de permisología y el primero que stablecerá una planta modular en Estados Unidos. Sin embargo, también me encantan eVinci y Xe-100. El CNE debería contemplar esa posibilidad, si debemos complementar las renovables con fuentes energéticas nucleares de este tipo. Nadie sugiere una sola fuente de energía, sino un portfolio. Debemos elegir aquel que prometa energía más limpia. Sobre la corrupción de la AEE, el temor es infundado, especialmente, no solo debido a que algunas de las propuestas se diseñan para evitar toda proliferación, sino también a las regulaciones federales e internacionales. Le recomiendo al CNE que consulte con los ingenieros puertorriqueños del Nuclear Alternative Project en torno a estas plantas, su combustible y sus desperdicios. De hecho, estos ingenieros se criaron en Puerto Rico, han estudiado aquí, se han graduado de la Universidad de Puerto Rico y algunos han laborado en provisión de energía aquí en la Isla, incluyendo proyectos de energía renovable.

Otro asunto que debería investigar es la experiencia de California, Francia, Alemania y otros países que han expandido sustancialmente su dependencia en renovables intermitentes y las implicaciones que eso tendría en el costo de electricidad y desparramamiento terrenal de implementarse algo semejante en PR.

La dirección del artículo en el portal del CNE: http://grupocne.org/2019/03/17/transiciones/. Las negrillas en el artículo son del original.

Transiciones

Sergio Marxuach
Sergio Marxuach del Centro para la Nueva Economía. Como parte del contenido del portal del CNE, está disponible bajo la licencia CC-BY-NC-ND 3.0 PR.

Los períodos de transición suelen ser tiempos convulsos, llenos de incertidumbre y conflictos. Por ejemplo, en las ciencias, tal y como explicara Thomas Kuhn en su libro La Estructura de las Revoluciones Científicas, el período entre el cuestionamiento de un paradigma prevaleciente y la aceptación de un nuevo paradigma que lo reemplace, está lleno de incertidumbre y surgen amargos debates entre los que defienden el paradigma existente y los que promueven una manera nueva de entender la naturaleza.

En estos días en Puerto Rico estamos comenzando el proceso de transición de nuestro sistema eléctrico, de uno basado en grandes unidades generatrices centralizadas que queman combustibles fósiles a uno nuevo basado mayormente en la generación distribuida de electricidad utilizando fuentes renovables de energía.

No debe sorprendernos, entonces, que comience un debate público entre los que apoyan distintos derroteros para llevar a cabo esta transformación. Este choque de ideas y visiones es saludable, siempre y cuando los participantes obren de buena fe y con transparencia, como debe ser en una sociedad que se auto-denomina “democrática”.

Nosotros en el Centro para una Nueva Economía creemos que el nuevo sistema eléctrico de Puerto Rico debe maximizar la integración al sistema de capacidad de generación renovable y de tecnologías de almacenamiento, para proveer reservas, otros servicios auxiliares y carga adicional en las horas pico.

Cuando nos referimos a fuentes renovables de energía para generar electricidad, nos referimos no solamente a la energía solar fotovoltaica y la energía eólica, sino también a cualquier otra tecnología renovable, limpia y segura, que se ha comprobado es viable a escala comercial, por ejemplo, la generación con energía solar termal. En nuestra opinión se deben considerar todas las opciones factibles que cumplan con los parámetros anteriores, para confeccionar una cartera de generación lo más diversificada posible, dado el estado actual de la tecnología y el que se proyecta para el futuro cercano.

Desafortunadamente, la tecnología disponible en estos momentos no permite que toda la demanda de electricidad en Puerto Rico se pueda satisfacer con fuentes renovables de energía. La generación con fuentes renovables es intermitente, y aunque ese problema se puede manejar con tecnologías de almacenamiento de energía (baterías), no se puede eliminar en su totalidad.

Puerto Rico necesita satisfacer una carga base todo el día para mantener las escuelas, comercios, oficinas, hospitales, hoteles y fabricas funcionando, sin mencionar, la electricidad necesaria para nuestros hogares. No es lo mismo proveerle energía solar al colmadito de la esquina que a una economía y sociedad modernas de 3.1 millones de personas. Y simplemente no vemos factible—en el corto o mediano plazo—un escenario en el cual la capacidad de generación distribuida, usando placas fotovoltaicas, se pueda instalar masivamente utilizando los techos de 65% o más de las edificaciones existentes en Puerto Rico.

Por tanto, va a ser necesario añadir capacidad de generación nueva utilizando generación basada en fuentes no renovables. Sin embargo, se nos ha criticado por sugerir que la brecha entre la demanda y la oferta de electricidad se cierre con generación utilizando gas natural, el cual entendemos es una de las fuentes no renovables que menos contamina y de las más seguras. Eso a pesar de que hemos dejado claro que la construcción de infraestructura nueva de gas natural debe ser la mínima necesaria para mantener la estabilidad del sistema y permitir la maximización del uso de recursos renovables.

Esto significa:

  1. promover la integración al sistema de unidades de generación altamente eficientes y relativamente pequeñas; de manera consistente con el rediseño de la red de transmisión y distribución, y sin utilizar gasoductos;
  2. que dicha construcción debe limitarse a unidades cuya inversión pueda ser recuperada en 20 años o menos;
  3. prohibir la construcción nueva de unidades de generación que utilicen combustibles fósiles después del 2030 para fomentar la transición a fuentes renovables y lograr el objetivo de generar 100% de nuestra electricidad con fuentes renovables en el 2050. Obviamente, estamos dispuestos a escuchar a organizaciones o personas que apoyen otras alternativas o planes.

Por otro lado, también nos han criticado por no favorecer la generación de electricidad con energía nuclear, a pesar de los avances en esa área. Es cierto que la tecnología de generación nuclear ha mejorado significativamente desde la década de los años 70, tan es así que de acuerdo con una reseña reciente en la revista The Atlantic algunos de los arquitectos del “Green New Deal” no la descartan como parte de su solución para eliminar las emisiones de gases invernadero.

En el caso de Puerto Rico no la vemos como una opción viable. Por más que haya mejorado la tecnología, el riesgo de un evento tipo “black swan”, de poca probabilidad pero con consecuencias catastróficas, no se puede eliminar por completo. El riesgo de un accidente nuclear en una isla del tamaño de Puerto Rico, por más remoto que sea, simplemente no es aceptable porque supone una amenaza existencial a nuestra sociedad. Además, pregúntese usted si se siente cómodo con la idea de proveerle Uranio-235 a la AEE, una de las agencias gubernamentales más corrupta y peor administrada en nuestra historia.

Al comienzo de esta transición tenemos que aceptar que no existen soluciones perfectas, todas tienen sus costos y beneficios y requieren que hagamos lo que en inglés llaman “tradeoffs”. Cuidado pues con los falsos profetas vendiendo soluciones que requieren la suspensión voluntaria de nuestra incredulidad. Especialmente con aquellos que acaban de desembarcar en Puerto Rico con poco conocimiento y menos entendimiento de nuestra economía, sociedad y sistema eléctrico.

Por: Sergio M. Marxuach

Director de Política Pública

Centro para una Nueva Economia

Esta columna se publicó originalmente en El Nuevo Día el 17 de marzo de 2019

Cartas sobre Albizu y Barbosa discutidas en La voz del Centro

Pedro Albizu Campos hablando en un mitin nacionalista (sin fecha). Foto cortesía de Center for Puerto Rican Studies, Hunter College, CUNY.
Pedro Albizu Campos hablando en un mitin nacionalista (sin fecha). Foto cortesía de Center for Puerto Rican Studies, Hunter College, CUNY.

Este artículo es solo mi reacción personal en torno al programa del domingo pasado, 24 de febrero de 2019, de La voz del Centro, moderado por Ángel Collado Schwarz. Esto no representa de manera alguna la opinión de la familia Barbosa.

En el programa del domingo pasado de La voz del Centro, se discutió un par de cartas que salieron a la luz recientemente, en las que se hacía referencia a un encuentro que hubo entre el joven, Pedro Albizu Campos y el ya mayor, José Celso Barbosa. El investigador que descubrió esta correspondencia fue Fray Mario Rodríguez León.

Rodríguez tuvo en sus manos la documentación de un nacionalista, Juan Jaca Hernández. El militante independentista le entregó una carpeta que le hizo la Policía de Puerto Rico (las infames carpetas de subversivos), donde había dos cartas, una del 30 de noviembre de 1961 dirigida a su hermana, Bernarda Jaca y otra dirigida a su hijo, Juan Alberto Jaca, fechada el 21 de enero de 1962. Según ambas, se hace referencia al encuentro que hemos mencionado.

En aquella época, Barbosa estaba viviendo en el Viejo San Juan y tenía unos 61 años, mientras que Albizu tenía unos 24 años. Este último militaba en la facción independentista del Partido Unión y no era todavía muy conocido en esos círculos ni el líder nacionalista con el que estamos familiarizados hoy.

José Celso Barbosa y Alacán
Fotografía de José Celso Barbosa y Alacán

Según la correspondencia, Barbosa le invitó a Albizu a su casa con el objetivo de hablar de la posibilidad de la fundación de un partido en pro de la independencia de Puerto Rico. Además, las cartas revelan que era el deseo de Albizu que esta reunión no se diera a conocer al público hasta que el País fuera independiente. Jaca le dio a conocer esta información a su hermana e hijo, porque, muy a pesar de la petición del líder nacionalista, se debía dar a conocer quién era realmente José Celso Barbosa. La segunda carta es especialmente enfática, de que Barbosa y Albizu habían acordado que, tras regresar Albizu a la Isla de sus estudios de derecho en Harvard, se debía fundar un nuevo partido político que abogara por la independencia de Puerto Rico. Desafortunadamente, cuando había regresado Albizu de su instrucción académica en los Estados Unidos, ya Barbosa había muerto en 1921.

Además de lo anterior, las cartas también nos revelan que Juan Barbosa, el hijo de José Celso, y Albizu eran tan cercanos, que se consideraban hermanos. Rodríguez nos dice que no sabía nada de la relación tan cercana entre ambos.

Reacción

Los que hayan leído mi entrada sobre José Celso Barbosa saben más o menos qué voy a decir e indicar. Solo hay dos aspectos de esta revelación que me sorprenden. Uno es que no sabía en absoluto de esta reunión entre Barbosa y Albizu, algo que dudo que conozca la familia Barbosa. La pregunta pertinente, y que ha sido formulada por Rodríguez, ¿qué vio Barbosa en Albizu que habló con él de la creación de un partido político independentista? Lo otro es que yo no sabía que uno de los hijos de Barbosa fuera tan cercano a Albizu.

En cuanto a lo que afirma Juan Alberto Jaca en sus cartas, debemos tener unas cosas en mente a la hora de cualificar estos documentos históricos. En primer lugar, dudamos que Jaca o Albizu se inventaran una información que tiene tan profundas implicaciones históricas, especialmente cuando se mantuvo en secreto por mucho tiempo y que, supuestamente, no se daría a la luz pública hasta que Puerto Rico fuera independiente.

Por otro lado, lo que se dice aquí depende de dos cosas: de la memoria y comunicación de palabra. En cuanto a la memoria se refiere, refuerzo el debido cuidado que se necesita a la hora de tomar los alegatos verbatim, ya que, como han demostrado los psicólogos cognitivos, el cerebro es experto en el sublime, inconciente arte de modificación de recuerdos. Por otro lado, la transmisión de información por palabra tampoco es un proceso fiable, algo que se puede constantar fácilmente con un experimento tan elemental como el juego de teléfono. Ambos elementos podrían indicar que, puede ser posible, que la noticia se haya exagerado un poco.

Ahora bien, en caso de que el contenido de estas cartas sean 100% correctas, ¿debería sorprendernos? De hecho, no. El que conozca a Barbosa sabe que fue un autonomista toda su vida. Él concebía la estadidad, no como una disolución de una nación soberana en otro país distinto. Al contrario, la manera en que describía la estadidad era casi como una independencia en la que Puerto Rico retendría una soberanía plena, pero en unión federada con los demás estados de la Unión. Como describí en mi artículo sobre él, su posición en torno a la soberanía bajo la estadidad era ingenua, incluso bajo los estándares de aquel tiempo.

Lo otro que debemos tener en cuenta es que, para 1918, Barbosa estaba desilusionado con la política de Estados Unidos a Puerto Rico. Por un lado, tras la aprobación de la Ley Jones en el Congreso, se impuso una ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, pero que para nada alteraba la relación de subordinación con la metrópoli ni tampoco involucraba una futura promesa de estadidad. Era, para todos los efectos, la perpetuidad del coloniaje. Otra razón de su decepción era que se llevó a cabo una expansión de un puñado de corporaciones azucareras, que enajenaron sustancialmente de los puertorriqueños su oportunidad de forjar capital nativo. A los abogados de estas empresas, Barbosa les llamaba “hijos ajenos”. Finalmente, la independencia siempre estuvo en su mente en caso de que la estadidad no se concediera a Puerto Rico.

No creo que Barbosa fuera nacionalista al final de su vida. Nunca lo fue. Tampoco pienso que se convirtiera a la independencia al final de su vida, él murió con la convicción de que la estadidad era posible. Sin embargo, conjeturo que sí tenía en mente el hecho de que la independencia debía ser una opción para el pueblo de Puerto Rico, si Estados Unidos le negaba la estadidad. Por supuesto, él no era creyente del coloniaje, sea bajo la Ley Jones, ni tampoco apoyaría el contemporáneo, bajo la forma del llamado “Estado Libre Asociado”.

Lo que sí sospecho es que, si hay información que corrobore lo establecido en esa carta, puede ser que datos adicionales se pueden encontrar en el archivo de Pilar Barbosa. Personalmente sostengo que si él viera con la claridad prístina de hoy, que el gobierno federal le resta sustancialmente los poderes a los estados de la Unión, él dejaba de creer en la estadidad. Si viviera hoy día, ciertamente no sería estadoísta. (Una vez más, este es mi parecer personal).

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.