La ciencia de los OGMs – 5: Los OGMs y los ideales de justicia social y el cuido de la Tierra

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Partes: 1, 2, 3 y 4

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Ayer, hubo una de las famosas “Marchas Contra Monsanto” organizado por Nada Santo Sobre Monsanto. En Estados Unidos, las marchas que debieron haber ocurrido en varias ciudades claves, fueron todo un fracaso. O no asistió gente o, si acaso, poco más de una docena de personas.  He aquí algunos vídeos tomados por miembros del grupo de la contraprotesta “Marcha Contra Mitos” (vídeo 1 y vídeo 2). Para mi sorpresa desagradable, la marcha no solo era contra Monsanto, sino también contra las vacunas. Sin embargo, la no participación de gente en dichas actividades lanzan un haz de esperanza. Sin embargo, también espero que Nada Santo Sobre Monsanto no comparta la convicción antivacunas.

En cambio en Puerto Rico parece que se reunieron poco más de un centenar de personas para marchar contra Monsanto y las semilleras multinacionales establecidas aquí en Puerto Rico. Ante esto, quisiera distinguir entre dos clases de protestantes que marcharon:

  1. Están los que hacen varios planteamientos válidos y perfectamente respetables: que se le han dado exenciones contributivas a estas multinacionales cuando se podría cobrarles más en el contexto de nuestra crisis y que se les ha dado privilegios para experimentar en nuestras mejores tierras sin pagar por su uso. A su vez plantean otro punto muy válido:  que se ha hecho una interpretación bastante conveniente de la Constitución de Puerto Rico para eximirlas del requerimiento constitucional de que un individuo o empresa no tenga más de 500 acres de terreno.
    .
  2. Además de ellos están también aquellos que afirman que lo que hay que hacer es fomentar la “agroecología”, que el glifosato nos está matando, que los transgénicos nos matan, que Monsanto está esclavizando a los agricultores, que no hay soberanía alimentaria, etc.

Este artículo extenso (el último de la serie) se dirige precisamente a este segundo grupo … de hecho, toda esta serie ha sido una respuesta a ellos. Lo que sigue es válido en el mundo corporativo o bajo el socialismo marxista o bajo la social democracia (lo que personalmente favorezco). Los datos están ahí y son harto conocidos por agrónomos profesionales, nutricionistas clínicos, dietistas, biotecnólogos, etc.  Por más que digan que no niegan las ciencias, el no reconocer la evidencia científica que está ahí al frente de ellos es negar las ciencias. Lo mismo se puede decir de los creacionistas, negacionistas del cambio climático, etc.

Por cierto, quiero dejar claro algo muy importante. No estoy en contra de que alguien se dedique a la agricultura orgánica, siembre su finca y viva con eso … o al menos se dedique a ello part time. Lo bueno de las democracias es que es conveniente siempre y cuando no haga daño indebido a los demás. Sin embargo, una cosa es eso y otra cosa es convertir a los alimentos orgánicos en política pública sin tener en cuenta lo que la ciencia tiene que decir al respecto. A la vez se hará claro por qué la llamada “agroecología” que se suele defender en los medios dista mucho de los resultados empíricamente constatados a nivel global y a largo plazo y que por sí solo no salvará al planeta ni fomentará una genuina justicia social. La agricultura orgánica o “ecológica” tiene su lugar en la agricultura (mi opinión), pero el lugar dominante lo debería tener la agricultura convencional, la ingeniería química y la genética, como ha sido por cientos y, en algunos casos, miles de años (sobre ese asunto, repasen nuestro primer artículo).

Dividimos el artículo en dos: la primera es la sustancia de la lectura, en cuanto al lugar que ocupan los OGMs y la agricultura convencional para que los seres humanos puedan acceder a los alimentos y cómo ayuda a redirigir los esfuerzos para aliviar muchos de los problemas del planeta; además, explicamos por qué la agricultura orgánica no lo logra esa tarea por el momento (en el futuro podría cambiar la situación). La segunda parte del artículo consiste en un listado de OGMs que nunca son discutidos por los grupos antiOGMs ni la prensa en general. Ambas partes de este escrito deben verse como un llamado a reflexionar en torno a cuan sabia es la participación en las “Marchas Contra Monsanto”.

Breve historia de la agricultura

Usualmente se suele hablar de la “Revolución Verde”.  Sin embargo, parece más precisa la distinción que hace el biotecnólogo José Miguel Mulet, de la Universidad Politécnica de Valencia, entre tres “Revoluciones Verdes”:

  1. La Primera Revolución Verde:  Consiste en el descubrimiento de la agricultura. Los seres humanos primitivos solían ser cazadores y colectores, viviendo de la carne de los animales con los que se sustentaban. Luego, lograron la domesticación de otros animales, que a su vez les llevó a cultivar el alimento para mantenerlos. Más tarde, cuando ellos dejaron de ser nómadas y se establecieron las primeras organizaciones sociales sedentarias, allí tuvo la agricultura como su base alimentaria humana y animal. Se piensa que esto ocurrió aproximadamente para el año 9,500 a.C. en la región que se conoce como la “Luna Creciente Fértil“, una extensión de terreno que va desde el Tigris y el Éufrates en Mesopotamia, pasando por el área de lo que después se conoció como Siria, Fenicia y Palestina y terminando en la región de Egipto, en las zonas adyacentes al Nilo.
    .
    Contrario a la impresión que usualmente la gente tiene de la agricultura, esta siempre se ha llevado bien mal con la naturaleza (y eso que todavía no existía la ingeniería química ni se utilizaban fertilizantes ni pesticidas sintéticos). Desde la Antigüedad hasta principios del siglo XX, si pudiéramos catalogarla de alguna forma, la agricultura siempre fue “orgánica”, es decir, sin usar pesticidas o abonos sintéticos como hoy día. La gente piensa que nunca se utilizaron masivamente pesticidas y abono, que eso solo ocurrió tras la era industrial. En realidad se utilizaban en menor medida y en ocasiones eran bastante agresivos con el medio ambiente.
    .
    No solo esto, sino que la actividad agrícola como tal supone la deforestación y la eliminación de varios ecosistemas para imponer los cultivos humanos, que es lo que necesita el agricultor para alimentarse. En algunos lugares del mundo, esa continúa siendo la realidad: la agricultura y la ganadería siguen siendo el factor número uno de la deforestación a nivel mundial, incluyendo el Amazonas. Desde el siglo X a.C. hasta el siglo XX, los agricultores en algunos casos tenían (y tienen todavía) que usar pesticidas para impedir que la naturaleza volviera a afectar sus cultivos (i.e. invasión de insectos, hongos y malezas), en la mayoría de los casos, que no tenían pesticidas a su disposición, tenían que ser creativos a la hora de proteger su sustento. Ambos factores les sumían a ello y a la población en general a una gran inseguridad alimentaria.  Algunos piensan que eso fue lo que llevó a los mayas a su ocaso y eso también fue lo que sucedió en varias ocasiones en la Antigua Mesopotamia, la China, Europa y otros lugares del mundo (véase Montgomery, 2007). Varias de estas civilizaciones se vieron obligadas a utilizar mecanismos (extremadamente limitados) para evitar las pestes y la erosión del suelo. Algunos utilizaban uno que otro pesticida ¿Cuáles pesticidas usaban? El azufre, el arsénico, el sulfato de cobre, entre otros. Tras la revolución química y la inclusión de ciertos compuestos naturales empezaron a usarse sistemáticamente otros pesticidas más: rotenona, nicotina, cafeína, piretrinas, entre otros, muchas de ellas todavía se utilizan en la agricultura orgánica y cuyos efectos sobre la tierra y la salud humana no suelen ser exactamente los mejores (Archilladelis, 1987, pp. 124-126)
    .

    Trivia: ¿Saben cuál es la definición de una “hierba mala” o “maleza”?  Bien sencillo, aquella hierba que nosotros consideramos “mala”. El término “hierba mala” no es biológico, sino una asignación de un término a una planta cuyo comportamiento es inconveniente desde la perspectiva del ser humano a pesar de que sea plenamente natural.

  2. La Segunda Revolución Verde: Esta es la hartamente conocida “Revolución Verde” en gran medida iniciada dentro del contexto del Nuevo Trato estadounidense como el reto de dos personas, Norman Borlaug y el vicepresidente de Estados Unidos Henry A. Wallace ante la visión catastrófica malthusiana en torno a la alimentación en el contexto de la sobrepoblación global. Más que a cualquier superhéroe en los cines, para mí estos han sido los mayores de la vida real.
    Norman Borlaug

    Norman Borlaug

    Gracias a sus iniciativas, con sus hallazgos rescataron a cerca de mil millones a 2 mil millones de personas de las garras del hambre. Lo que hizo Borlaug fue literalmente maximizar la ingeniería genética que los seres humanos hemos llevado por miles de años en la agricultura y la ganadería, escogiendo mediante selección artificial,  hibridización y (en el siglo XX) mutagénesis inducida los cultivos con mayor rendimiento, con los mejores granos, los mejores frutos, etc. Esto se combinó con estrategias de usos de pesticidas, abono sintético y de las tecnologías desarrolladas durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Esto llevó a cosas que fueron buenas para el medio ambiente: la intensificación de la producción agraria en cada vez menor áreas de terrenos. Aunque en algunos países como en Argentina y Brasil, la deforestación por la agricultura siguen siendo un problema, el daño hubiera sido mucho mayor sin los recursos de la Segunda Revolución Verde. En otros países como los Estados Unidos, este acontecimiento ha llevado a una estabilización y en ocasiones reducción de terrenos donde se da cada vez más una mayor producción. Veamos el ejemplo de la producción de maíz:
    .

    Desacoplamiento de la producción de maíz en relación con el área de terreno

    Desacoplamiento de la producción de maíz en relación con el tamaño del terreno donde se siembra. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

    Este desacoplamiento entre la producción y el tamaño del terreno hubiera sido imposible sin los hallazgos de Norman Borlaug y, a su vez, de la Tercera Revolución Verde (de la que hablaremos más tarde). Gracias a ello, gozamos de parques nacionales, áreas naturales y ecológicas, entre otros espacios necesarios para el florecimiento y mantenimiento de los ecosistemas.
    .
    El hecho de que se utilizaran dichas tecnologías con el propósito de incrementar por mucho el rendimiento de los cultivos, ha hecho que fueran comunes las migraciones del campo a la ciudad, reduciendo así el número de agricultores a nivel mundial. Aunque esto en Puerto Rico fue en detrimento de nuestra agricultura tan despreciada (mas lo que nos recuerda René Marqués con su obra, La carreta), a nivel global esto puede verse como algo positivo: más personas que estén concentradas en las ciudades y fuera de los terrenos brinda todavía mayores espacios para la naturaleza, mientras que la producción tecnológica permite la suficiencia de los agricultores junto a una serie de subsidios para la producción alimentaria. Esto es bueno en cuanto a que la humanidad sigue desacoplándose de la explotación de la tierra y permite a su vez la aparición de nuevos ecosistemas.
    .

    Porcentaje de población rural a nivel mundial

    Porcentaje de población rural a nivel mundial (Imagen cortesía del Banco Mundial)

    Cantidad de tierras arables - Hectáreas por persona

    Cantidad de tierras arables – Hectáreas por persona (Imagen cortesía del Banco Mundial)

    .
    A pesar de ello, como diría el estadounidense promedio, no todo es “peaches and cream“. Se generaron problemas nuevos y bastante serios. La producción de fertilizantes sintéticos involucra el consumo de petróleo, mientras que el exceso del uso de  nitrógeno y fósforo ha creado un enorme problema de las zonas muertas en el este de los Estados Unidos y en el área del Golfo de México: al nitrógeno desbordarse en los ríos y estos en los océanos, prosperan unas algas que consumen el oxígeno de las aguas, impidiendo así que prospere el ecosistemas en las desembocaduras. Esto es lo que se conoce como eutrofización o, más precisamente, hipertroficación. Al inicio los pesticidas utilizados eran relativamente tóxicos y perjudicaban la salud de los agricultores, quienes no solían tomar medidas para reducir los riesgos de inhalación o su interacción con sus ojos y piel. No solo eso, sino que tras estudios se descubrieron que muchos de los yerbicidas, insecticidas y fungicidas eran cancerígenos y neurotóxicos. Su empleo excesivo llevó a la proliferación de pestes resistentes a ellos, lo que a su vez les llevaba al mayor empleo de estas toxinas o a sustituirlas por otras peores. Finalmente, si bien gracias a la Revolución Verde la mayoría de la humanidad puede comer, queda como tarea inconclusa el sacar a 800,000,000 de personas del hambre.
    .

  3.  Tercera Revolución Verde: Esta es la de la ingeniería genética mediante transgénicos, ARNi y CRISPR. Esto ha permitido, como hemos visto en artículos anteriores de esta serie, la reducción de muchos de estos males.

Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, Monsanto no fue la que descubrió la tecnología de la transgénesis, sino que fue el primero en comercializarlo. Por ello los OGMs se asocian tan fuertemente a su nombre, por lo que, para todos los efectos de la retórica política, hablar de unos es hablar del otro. Lo que hizo Monsanto en cuanto a los transgénicos  fue encontrar el gen que hacía que ciertas bacterias fueran resistentes a glifosato y llevar a cabo la transgénesis a ciertos “cash crops” (maíz, canola, soya, remolacha, etc.) y las hizo resistentes a glifosato.

Esta medida es genial por dos razones: porque contrario al ruido del OGM, el glifosato es relativamente inocuo como yerbicida sintético y solo administrar un poco de esta sustancia es suficiente para que mate a todas las plantas menos al maíz, la soya o la canola o cualquier otro cultivo transgénico que se desee cosechar. Esto sustituiría un gran número de yerbicidas que son más tóxicos y bioacumulativos. De esto hemos hablado extensamente en otro lugar. Administrarlo también implicaba menos consumo de energía, lo que también es positivo ambientalmente.  Combinen esto con lo que hemos hablado de los cultivos Bt y entonces pueden comprender la popularidad de los transgénicos entre los agricultores.

Junto a la tecnología desarrollada en las Revoluciones Segunda y la Tercera, ya se han visto mejoras en torno a algunos problemas. Por ejemplo, hemos visto el comienzo de la desaceleración y la reducción de uso de varios fertilizantes sintéticos en años recientes:

Reducción del uso de fertilizantes y agua

Reducción del uso de fertilizantes y agua en Estados Unidos. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

Se piensa que si se aumenta por mucho la producción por área de terreno junto a una mayor reducción de consumo de agua, fertilizantes y otros, puede ser que eventualmente haya una reducción de hectáreas de tierras dedicadas a la agricultura, lo que es buenas noticias para el crecimiento y desarrollo de áreas naturales (Ausubel et al., 2013).

Tierras arables de 1961-2009 y proyecciones al futuro

Tierras arables de 1961-2009 y proyecciones al futuro. Fuente: Ausubel et al., 2013. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

El cúmulo de tecnologías es precisamente lo que permite hablar de justicia socialcuido del planeta: justicia social en cuanto hace a los alimentos se hacen cada vez más accesibles a un mayor número de personas; cuido del planeta en cuanto a que la desacoplamos cada vez más de nuestra explotación desmesurada, dándole el chance a que prosperen los ecosistemas.

OGMs vs. Orgánico (“Ecológico”)

Por otro lado, los queridos amigos que favorecen la industria orgánica se van en la ruta contraria, en la de mayor restricción de estas tecnologías y al regreso al pasado, cuando la inseguridad alimentaria era mucho mayor y la expectativa de vida era mucho menor (acuérdense de nuestra breve discusión al respecto).

Piensan que el problema son los “monocultivos”. Este término se ha aplicado a la situación agrícola de manera equívoca. Por ejemplo, se dice que hay una política de monocultivos cuando se habla de los incentivos estatales para la inversión de capital en la producción de unos pocos cultivos en enormes cantidades de terreno:  por ejemplo, cuando a principios del siglo XX se fomentó el monocultivo del azúcar, algo que nos hacía sumamente vulnerables a los vaivenes del mercado internacional de ese producto. Dichas políticas eran dañinas, no solo a los suelos (fue un problema ambiental importante en Puerto Rico), sino que también nos sujetaba a los intereses de un puñado de empresas ausentistas.

Esto es algo distinto a otro tipo de monocultivo que no es en sí dañino: el que se utilice una finca para cultivar un solo producto. Una política sana agrícola fomentaría monocultivos de diversos productos. La ventaja de esto es que hace más fácil y eficientes las prácticas que serían buenas para la tierra: los cultivos de cobertura son más fáciles, la rotación de cultivos es más sencilla, es más sencilla la provisión de fertilizantes y pesticidas, entre otros. Esto no implica que las técnicas de entrecultivos no sean medidas inteligentes (hacen falta) pero eso depende del tipo de cultivo y de terreno.

Otras medidas tales como el uso de soya transgénica, el glifosato y la técnica de no labranza ayudan a secuestrar bióxido de carbono en el terreno, evitar la erosión, permitir el ahorro de agua, entre otros beneficios. Esto es algo que no ha podido lograr la agricultura orgánica, al menos en el caso de la siembra de soya. Además, como no hay definición restrictiva de qué es “agricultura convencional”, esta puede incorporar técnicas de cuido de tierras que se han aprendido en la agricultura orgánica junto a las demás tecnologías: técnicas de reciclaje de nutrientes, técnicas de manejo de tierras y cultivos para la reducción de uso de pesticidas, etc.  Ese no es el caso en la otra dirección: la agricultura orgánica se autolimita al uso de ciertas tecnologías, por lo que aunque de manera inmediata cuide la tierra, tiene problemas a la hora de producir a la par con la agricultura convencional.

Antes hice todo un análisis de por qué la producción de alimentos orgánicos no tenía sentido económico alguno. Sencillamente, con contadas excepciones, al renunciar a las tecnologías discutidas, los alimentos orgánicos siempre permanecerán caros, ya que la inversión de energía en dichos cultivos es significativamente mayor e ineficiente a la hora de estar a la par con los convencionales. Contrario a lo que alguna gente alega (y que hemos refutado), las Naciones Unidas no promueven la agricultura orgánica (o llamada “ecológica”) para el futuro alimentario. Al contrario, este cuerpo, vía su Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), ha afirmado categóricamente que los mecanismos de producción, garantía salubrista y distribución son mucho más ineficientes:

  • Organic food supply is limited as compared to demand;
    .
  • Production costs for organic foods are typically higher because of greater labour inputs per unit of output and because greater diversity of enterprises means economies of scale cannot be achieved;
    .
  • Post-harvest handling of relatively small quantities of organic foods results in higher costs because of the mandatory segregation of organic and conventional produce, especially for processing and transportation.

Uno de los comunicados del FAO (en el 2007) se titulaba precisamente “FAO advierte insuficiencia de agricultura orgánica en lucha contra el hambre“.

En cuanto al tema de la seguridad, las ineficiencias de la distribución y los mercados locales hacen que sea mucho más difícil garantizar el buen estado de los alimentos orgánicos. Aunque el estudio todavía no ha salido, he consultado con un científico reconocido (Bruce Chassy, de la Universidad de Illinois) quien, utilizando los datos de la Food & Drug Administration (FDA), me ha confirmado que hay 4 a 8 veces más devoluciones de alimentos orgánicos que de los convencionales. La compañía Stericycle ha reportado que mientras aumenta la fiebre del público por los orgánicos, la cantidad de devoluciones de estos alimentos ha aumentado a un 65% en el 2015 (Sterycicle, 2015, p. 4). Es decir, que si se generalizara la agricultura orgánica, habría mucho más desperdicio de alimentos y, por las ineficiencias de la vigilia del estado, incrementaría por mucho el riesgo de envenenamientos. Esto contrasta con dos de los OGMs recientemente aprobados por la FDA para su venta en Estados Unidos, papa Innate® de Simplot y las manzanas Arctic®, que tienen mecanismos para evitar que parezcan podridas y así evitar el desperdicio de alimentos.

De hecho, la inseguridad de los alimentos orgánicos se puede constatar con la de OGMs debido a que han habido numerosos brotes debido a la manera en que se producen  los alimentos orgánicos, aquí muestro dos (de muchísimos) casos:

Mapa de los países impactados por la llamada

Mapa de los países impactados por la llamada “Crisis del Pepino” (Presione para ver la imagen más grande)

  • La presente crisis en Hawai’i: Por rehusar pesticidas sintéticos que pudieran lidiar fácilmente con el problema, ahora existe una plaga de gusano de rata en las siembras de productos orgánicos en los que para abril ha tenido al menos 6 víctimas y otros tres bajo investigación. No es la primera vez. Esto ha causado un gasto mucho mayor de agua para limpiar los productos. Ha habido un abandono del 20% de los agricultores de toda la producción orgánica.

¿Y cuántas personas o animales se han enfermado con OGMs hasta hoy?  Ninguno.

Sin embargo, no importa qué ocurra, para un público desorientado, la situación es al revés de lo todo lo que la evidencia nos muestra una y otra vez: para ellos, los OGMs no son seguros, ¡pero los alimentos orgánicos sí!

Ya está más que demostrado que la razón por la que los agricultores en general prefieren cultivar OGMs es por su mejora de ingresos, mejora de salud, menor inversión en pesticidas y mejor calidad de vida. La reducción considerable del uso de pesticidas, el esfuerzo menor que requiere utilizar el glifosato y las técnicas de no talado han posibilitado la remoción de cerca de 22.4 mil millones de kilogramos de gases de invernadero que de otra forma añadirían a la presente cantidad de bióxido de carbono.  Eso sería el equivalente a remover las emisiones de 10 millones de carros por un año entero (Brookes & Barfoot, 2016, pp. 123-124, 126-128, 148-149).

La agricultura orgánica no puede decir lo mismo, ya que el estiércol que se utiliza como fertilizante proviene del ganado y que emite metano, por lo que el uso de composta contribuye a la abundancia del gas y del óxido nitroso (también gas de invernadero) (Hao, 2000).  Recordemos que el metano es 25 a 30 veces peor que el bióxido de carbono como gas de invernadero. Esto combinado con la mayor cantidad de energía que requiere invertir en los cultivos orgánicos, la cosa no pinta muy bien ambientalmente.

Sí, muchos agrónomos reconocen las virtudes de la agricultura orgánica de cuidar bien los suelos en muchos casos y ciertas estrategias para reducir el uso de pesticidas. Sin embargo, estos hechos mencionados en torno a la emisión de gases de invernadero y el alto grado de ineficiencia de producción y distribución implicarían inevitablemente el uso de mayor cantidades de terrenos para la agricultura, revirtiendo así la tendencia de proveerle más áreas terrenales a la naturaleza. Un metaanálisis sobre la práctica de la agricultura orgánica deja claro este punto entre muchos otros. Según el activista Mark Lynas, para que la misma cantidad de humanidad consuma alimentos como hoy bajo la agricultura orgánica, debería incrementar el área agrícola a un equivalente a dos Suraméricas. En Europa solamente, podría requerirse un área de dos Reinos Unidos.

Así que el comunicado de prensa de Monsanto en Puerto Rico en que dice que está comprometido con la reducción del uso de recursos naturales y una mayor producción de alimentos, es plenamente consistente con todo lo que hemos visto arriba. Los “agroecólogos” que quieren imponerle a todo el mundo los alimentos orgánicos y que marcharon ayer contra Monsanto son los que tienen que ver cómo superan todos los obstáculos mencionados arriba … mientras que el número de víctimas de OGMs a nivel mundial sigue siendo cero.

Con base en la evidencia, independientemente de si la agricultura convencional es movida por grandes corporaciones o no, no importa si se hace bajo el capitalismo o el socialismo, esta manera de producir y la tecnología de los OGMs tienen los mecanismos para proveer alimento al mundo y cuidar del planeta. Por otro lado, la agricultura orgánica tiene muchísimos obstáculos para cumplir con esa tarea. Es con los OGMs que podemos conseguir justicia social de verdad y una agricultura que impacte lo menos posible al ambiente y a la naturaleza, así fomentando la biodiversidad en el mundo.

Otras contribuciones de los OGMs

El resto del artículo se le va a dedicar a muchos de los transgénicos que podrían continuar mejorando la calidad de vida de agricultores y consumidores. Esta no es una lista exhaustiva, pero dará una idea de todo lo que lo que no se dice en torno a los OGMs. Tengan en mente que muchos de aquellos que marcharon contra Monsanto por estar contra los OGMs, están opuestos a estos avances.

Para los agricultores y el medio ambiente

Hay otros OGMs que no han salido al mercado y que serían extraordinarios para beneficiar a agricultores y al medio ambiente. Hay otros que están siendo investigados y potencialmente reducirían la emisión de metano, consumirían mucha menos agua y metabolizarían más eficientemente el nitrógeno, reduciendo así significativamente su uso o se alimentarían de su propio fertilizante (resolviendo para siempre el problema de las zonas muertas):

Papaya con el virus de manchas anulares

Papaya con el virus de manchas anulares (Fuente: Gonsalves et al., 2010).

  • Papaya a prueba del virus de las manchas anulares: En un momento dado durante los años 90, Hawai’i estaba a punto de perder su lugar como consumidor y exportador destacado de papaya en el Pacífico. Eso se debió a que se extendió entre sus cultivos el virus de la mancha anular y que creó estragos en el sector agrícola. Ante esto, el Dr. Dennis Gonsalves, profesor retirado de Cornell, decidió trabajar en una papaya transgénica que fuera resistente a la enfermedad. Hoy día, la industria de la papaya en Hawai’i continúa existiendo y ha salvado a los agricultores de la pobreza  gracias a Gonsalves y su equipo. En la sección de referencias hay varios artículos al respecto, pero quiero señalar esta entrevista del Dr. Kevin Folta a Denis Gonsalves para que se saboreen la calidad de persona que este científico, porque es realmente un individuo bien interesante.
    .
  • SUSIBA2: Arroz que reduce emisiones de metano de un 0.3 % a un 10% mientras que produce 43% más granos que las variantes convencionales (véase el artículo).
    .
  • Maíz Droughtguard™ resistente a sequía: Este es un tipo de maíz modificado por Monsanto para que pueda metabolizar mejor el agua y así reducir considerablemente su uso para los cultivos (véase su portal).
    .
  • Maíz tropical resistente a sequía: Este tipo de maíz fue desarrollado en África, para el área del trópico (véase el artículo). Hasta donde sé, el artículo es genuino aunque lamentablemente fuera publicado en una revista de una posible editorial predatoria (Academic Journals), aunque sí aparece en PubMed. Lo incluyo aquí por eso y porque la comunidad científica parece darle el visto bueno al artículo.
    .
  • Maíz resistente a sequía creado vía CRSPR: Creado por Dupont Pioneer, este maíz no caería bajo la clasificación de OGM (transgénico o modificado por ARNi) (véase el artículo al respecto).
    .
  • Trigo resistente a sequía: El trigo es tal vez uno de los cultivos que más consumen agua en comparación con otros de alta demanda efectiva. Este trigo también ahorraría el uso del agua (Kermpken & Jun, 2010, p. 291).
    .
  • Trigo resistente al calor: Importante dentro del contexto del calentamiento global y el cambio climático (Lal et al., 2004, p. 13).
    .
  • Plantas aptas para la fitorremediación: Debido a los avances de la modernidad, especialmente en el periodo en que las regulaciones sobre la contaminación industrial era mínima, la indusria ha contaminado grandes áreas de terreno con metales tóxicos (e.g. cobre, plomo). Pues, algunos investigadores han descubierto que pueden utilizar plantas para limpiarlos de dichos minerales tóxicos mediante lo que se conoce como fitorremediación. Vía la transgénesis, estos investigadores han logrado aumentarles la tolerancia a algunos de estos vegetales o hacerles tolerantes a otros metales. Estos se siembran en el área contaminada, absorben los metales y se envían a la industria para … reciclarlos. Hay posibilidad de utilizar este mismo método en las minas, algo que sería mucho más amigable para el medio ambiente. Lea un artículo al respecto.

Biofortificación y nutrición

Arroz dorado

Arroz dorado (Foto cortesía del International Rice Research Institute)

Esta sección se trata de maneras de fortificar los alimentos básicos, especialmente en países pobres, para proveer micronutrientes.

  • Arroz dorado:  Este arroz produce beta-caroteno, un antecesor de la vitamina A. El propósito de este arroz es suplir vitamina A a los pobres asiáticos cuya comida básica es el arroz y tienen demasiado poco para comprar otros alimentos ricos en vitamina A. Como resultado, aunque tengan sus estómagos llenos, terminan ciegos y, en algunos casos, mueren por carencia del nutriente. El arroz dorado fue desarrollado originalmente por Ingo Potrykus y su equipo. Sin embargo, la cantidad de beta-caroteno no era suficiente para la generación de la preciada sustancia por el cuerpo humano. Luego, mediante la compañía (enconces suiza, hoy china) Syngenta, se hizo un acuerdo entre ciertas grandes corporaciones para que eximieran de regalías de patentes a las ideas utilizadas para generar más beta-caroteno en el arroz (37 µg/g). La licencia de su uso dispone que se permitirá que los agricultores pueden reproducir las semillas, las pueden vender, guardar y alimentarse de ellas siempre y cuando su ingreso no exceda los US$10,000 (que en el contexto de los países pobres de Asia, es bien razonable). El arroz ya puede producir suficiente vitamina A para los seres humanos (véase también aquí y aquí). Prácticamente toda la comunidad científica ve el arroz dorado como un proyecto humanitario de primer orden. Para guardar la tecnología, se creó la fundación Goldenrice.org.
    .
    Desgraciadamente, en una de esas cosas que uno se preguntaría, “¿y qué están pensando que hacen?”, la organización Greenpeace se ha empecinado a destruir los cultivos de experimentación con arroz dorado. Esto ha sido objeto de repudio de prácticamente toda la comunidad científica y ha sido objeto de una carta abierta por parte de 110 premios nóbeles al respecto. Por el momento, el arroz tiene un problema de rendimiento el beta-caroteno y hace falta más experimentación para que sea un alimento viable para los asiáticos. Las acciones de destrucción de arroz dorado y los costos onerosos de aprobación impuestos por gobiernos debido al activismo de los opositores OGMs le ha costado la vida a millones de personas a estas alturas. Han habido economistas que han calculado la cantidad de vidas perdidas por los atrasos causados por Greenpeace y otras organizaciones: económicas se han perdido US$200,000,000 anuales y en términos de vidas 1.4 millones al año. Por mi parte, ya tengo una opinión formada en torno a las acciones de Greenpeace y otros grupos. Aquí les dejo una imagen de esa opinión.

    Allow Golden Rice Now - Greenpeace: Crime Against Humanity

    La organización Allow Golden Rice Now acusando a Greenpeace de crímenes contra la humanidad.

    .

  • Yuca dorada: ¿Se acuerdan de cuando los taínos usaban la yuca para hacer casabe? Pues, por esas cosas de la vida, la yuca salió de América y se ha convertido en un alimento básico en África. Pues, también allá tienen un problema serio con enfermedades, ceguera y muertes por falta de vitamina A. Para remediar eso, se produjo por transgénesis la yuca dorada (vean el artículo en torno al tema aquí). Ojo, también HarvestPlus ha producido una yuca rica en vitamina A mediante selección artificial.
    .
  • Yuca rica en vitamina B6: En el ánimo de proveer micronutrientes a diversos países de África, se encuentra este proyecto. Lean más al respecto aquí.
    .
  • Arroz rico en hierro y zinc: Este es un proyecto de la Universidad de Melbourne y que tiene el fin de proveer más micronutrientes de hierro y zinc al arroz disponible en los países pobres (véase un artículo sobre esto).
    .
  • Soya rica en omega-3: Este es un proyecto de Monsanto que ya va más allá de la mera preocupación por los pesticidas y cultivos y se adentra en, tal vez, el plan más “malvado” de la compañíael de proveer omega-3 a sus consumidores. [Ponga aquí risa malvada con truenos de trasfondo tipo película Frankenstein].
    .Skeletor riéndoseFuera de bromas, este proyecto y otros son importantes porque usualmente se explotan los océanos y la vida marina para obtener el omega-3. La soya con este nutriente contribuiría a evitar dicha explotación y sería beneficiosa para los ecosistemas marítimos.
    .
  • Trigo sin gluten: Este es un proyecto de Francisco Barro Losada del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigación Científica en España.  Este es un trigo apto para celíacos. De estar disponible en el mercado, abarataría la vida de los celíacos a nivel mundial. Como se sabe, proveer los alimentos que usualmente tienen gluten, pero sin gluten, corren el riesgo de perder micronutrientes. En este caso que nos incumbe, este trigo sin gluten OGM es más nutritivo porque también produce más lisina. Desgraciadamente, por el costosísimo proceso de permisología en Europa (en parte forjado gracias a los activistas OGMs), el equipo de Barro tuvo que entregar sus patentes a una compañía norteamericana que venderá el producto en Estados Unidos.
  • Tomates ricos en antioxidantes: Estos tomates tienen antocianina. El propósito de estos tomates es proveer aquellos nutrientes que pueden prevenir el cáncer y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por ahora, los experimentos con ratas de laboratorio parecen indicar que, efectivamente reducen las incidencias de cáncer (véase también este artículo y el estudio correspondiente). Debido a la concentración de antocianina, los tomates adquieren un color púrpura.
    .
  • Tomates duraderos:  Para todos aquellos que lamentamos que los tomates se tengan que cosechar cuando todavía no están maduros y se preservan en recámaras, es una desilusión comerlos cuando tienen tan poco sabor. Esto es necesario por la naturaleza misma de la transportación, dado que los tomates promedio duran después de recogidos cerca de 15 días. Este tomate OGM se mantiene fresco por 45 días promedio. Lo que hicieron los científicos fue que mediante ARNi apagaron los genes que producen las proteínas que propician que los tomates se pudran. En todos los demás aspectos, son equivalentes a un tomate común y corriente (ver más en este artículo).
    .
  • Piña Rosé: Me quiero detener un momento para que vean la siguiente imagen.  Solo véanla.
    .

    Piñas Rosé

    Piñas Rosé de Del Monte. Fuente: desconocida (si conocen de dónde proviene, por favor, me dejan saber)

    ¡¿No es esta la cosa más bella que han visto en sus vidas?!  A pesar de que la compañía Del Monte ha estado coqueteando con la idea de la etiquetación de “Non-GMO”, la realidad es que ha estado trabajando en piñas transgénicas productoras de licopeno (que es el que les da el color rosa, de ahí su nombre “Rosé“). El licopeno es un antioxidante que pruebas de laboratorio parecen indicar que previene el riesgo de cáncer y problemas del corazón. Además, la compañía alega que esta piña es más dulce.  La FDA ya le ha dado el visto bueno para su comercialización, así que espérenla en un supermercado cerca de usted. David Tribe explora los detalles de este cultivo en su solicitud de patentes.
    .

  • Tomate Arlequín: Aunque no tiene mayor valor nutricional, también es un tomate precioso. Se llama “arlequín” porque su nombre se basa en la pintura de Pablo Picasso, “El acróbata rojo y el joven arlequín” (1901).
    El acróbata y el joven arlequín

    El acróbata y el joven arlequín (1901) – Pablo Picasso

    Tomate Arlequín

    Tomate Arlequín (Fuente: Giménez, et al, 2010).

    .
    ¿No es hermoso? ¿No les gustaría tener esta joya en su mesa? Mediante transgénesis, lograron que los cépalos del tomate se volvieran “carnosos”, dándoles esa apariencia. Para más detalles, vean el artículo al respecto.

OGMs destinados a la medicina

  • Insulina: Como no es alimento, es una realidad desde hace ya algunos años. Desgraciadamente, muy poca gente sabe que la insulina de la que dependen los diabéticos proviene de transgénicos. ¿Ha muerto alguien por insulina de transgénicos? No. Antes de esta insulina, usualmente se solía vender la de cerdos y, en muchas ocasiones, creaban problemas de rechazo por parte del cuerpo humano de muchos de los pacientes. Como manera de resolver el problema se utilizó el material genético humano en la bacteria E. coli y desde entonces se produce insulina humana, que es la que se vende en las farmacias para los diabéticos. Esto es evidencia, no solo de que los transgénicos son tan seguros como los convencionales, sino que salvan vidas todos los días.
    .
  • Plantas de tabaco para tratar el virus del ebola:  Este es un proyecto de un gran biotecnólogo llamado Charles J. Arntzen de la Universidad del Estado de Arizona. Se dedicó a usar plantas de tabaco para la producción de una vacuna oral contra el virus del ebola y (aquí está la información) y otras vacunas para tratamientos tales como el norovirus. Este fue uno de los tratamientos utilizados para los portadores de ebola que en el 2014 entraron en los Estados Unidos (sin permiso alguno de la FDA). El método consiste en usar el método de transgénesis junto a un gen para la fluorescencia de aquellas hojas de tabaco con los fármacos pertinentes.  La tecnología de la fluorescencia es bien útil en estos casos. Para saber más de este método, vean el vídeo abajo:

  • Arroz para tratar el sida: De eso escribí en otra entrada hace unos meses, Este arroz transgénico puede producir la lectina antiviral griffithsin (GRFT por sus siglas en inglés), una poderosa inhibidora del HIV. Un grupo de científicos, mediante experimentos, encontró que la producción de este neutralizante tiende a ser altamente costosa, pero al hacerlo en el arroz y al extraerlo mediante un protocolo, se abarataría por mucho el acceso de esta sustancia a los pacientes con HIV.  El grupo que trabajó en este transgénico encontró que efectivamente era comercializable para que los pacientes de sida pudieran acceder a la GRFT.
    .
  • Tomates para crear fármacos: Es posible ahora la producción de fármacos vía transgénesis con células de tomate, en este caso, fenilpropanoides.

Conclusión

¡¿Por qué carrayos oponerse a los OGMs?!

Referencias

Adenle, A. A., Aworth, O. C., Akromah, R., & Parayil, G. (2012). Developing GM super cassava for improved health and food security: future challenges in Africa. Agriculture & Food Security, 1, 11. doi: 10.1186/2048-7010-1-11. Recuperado de https://agricultureandfoodsecurity.biomedcentral.com/articles/10.1186/2048-7010-1-11.

Archilladelis, B., Schwarzkopf, A., & Cines, M. (1987). A study of innovation in the pesticide industry: Analysis of the innovation record of an industrial sector. En C. Freeman, Output measurement in science and technology: essays in honor of Yvan Fabian (pp. 121-158). Amsterdam: North Holland.

Arntzen, C. (22 de agosto de 2011). Using Tobacco to Treat Cancer. Science, 321, 5892, 1052-1053. doi: 10.1126/science.1163420. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/321/5892/1052.

Arntzen, C. (1 octubre de 2015). Plant-made pharmaceuticals: From ‘edible vaccines’ to ebola therapeutics. Plant Biotechnology Journal, 13, 8, 1013–1016. doi: 10.1111/pbi.12460. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12460/abstract.

Ausubel, J. H. (primavera de 2015). The return of nature: how technology liberates the environment. BreakThrough Journal, 5. Recuperado en https://thebreakthrough.org/index.php/journal/past-issues/issue-5/the-return-of-nature.

Ausubel, J. H., Wernick, I. K., & Waggoner, P. E. (2013). Peak Farmland and the Prospect for Land Sparing. Population and Development Review, 38,  221–242. doi: 10.1111/j.1728-4457.2013.00561.x.  Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1728-4457.2013.00561.x/abstract.

Bedada, L. T., Seth, M. S., Seth, M. S., Runo, S. M., Mugoya, C., Masiga, C. W. Oduor, R. O., Blumewald, E., & Wachira, F. (26 de octubre de 2016). Drought tolerant tropical maize (Zea mays L.) developed through genetic transformation with isopentenyltransferase gene. African Journal of Biotechnology, 15, 43, 2447-2464. doi: 10.5897/AJB2016.15228.

Brookes, G. & Barfoot, P. (2015).  Environmental impacts of genetically modified (GM) crop use 1996–2013: Impacts on pesticide use and carbon emissions. GM Crops &
Food, 6, 2, 103-133. doi: 10.1080/21645698.2015.1025193.

Butelli, E., Titta, L., Giorgio, M., Mock, H.-P., Matros, A., Peterek, S., Schijlen, E. G. W. M., Hall, R. D., Bovy, A. G., Luo, J. & Martin, C. (2008). Enrichment of tomato fruit with health-promoting anthocyanins by expression of select transcription factors. Nature Biotechnology, 26, 1301-1308. doi: 10.1038/nbt.1506. Recuperado de https://www.nature.com/nbt/journal/v26/n11/full/nbt.1506.html.

Datta, S. K.,  Datta, K., Parkhi, V., Rai, M., Baisakh, N., Sahoo, G., Rehana, S., Bandyopadhyay, A., Alamgir, M., Ali, M. S., Abrigo, E., Oliva, N., & Torrizo, L. (2007). Golden rice: introgression, breeding, and field evaluation. Euphytica, 154, 271. doi: 10.1007/s10681-006-9311-4. Recuperado de https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10681-006-9311-4.

Delgadillo-López, A. E., González-Ramírez, C. A., Prieto-García, F., Villagómez-Ibarra, J. R., & Acevedo-Sandoval, O. (mayo/agosto de 2011). Fitorremediación: una alternativa para eliminar la contaminación. Tropical and subtropical agroecosystems, 14, 2, 597-612. Recuperado en http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-04622011000200002&lng=es&tlng=es.

Federación Española de Biotecnólogos (FEBiotec). (2014). SNB2014 – Mitos de la biotecnología. [Vídeo]. Recuperado en https://www.youtube.com/watch?v=JjNCYWzPdjE.

Freeman, C. (Ed.). (1987). Output measurement in science and technology: essays in honor of Yvan Fabian. Amsterdam: North-Holland.

Giménez, E., Dominguez, E., Pineda, B., Heredia, A.,  Moreno, V., Lozano, R., & Angosto, T. (27 de mayo de 2015). Transcriptional activity of the MADS Box ARLEQUIN/TOMATO AGAMOUS-LIKE1 gene is required for cuticle development of tomato fruit. Plant Physiology, 168 (3), 1036-48. doi: 10.1104/pp.15.00469. Retrieved from http://www.plantphysiol.org/content/168/3/1036.long.

Giménez, E., Pineda, B., Capel, J., Antón, M. T., Atarés, A., Pérez-Martín, F., García-Sogo, B., Angosto, T., Moreno, V. & Lozano, R. (2010). Functional analysis of the Arlequin mutant corroborates the essential role of the ARLEQUIN/TAGL1 gene during reproductive development of tomato. PLoS ONE, 5 (12), e14427. doi: 10.1371/journal.pone.0014427. Retrieved from http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0014427.

Goeddel, D. V., Kleid, D.G., Bolivar, F., Heyneker, H. L., Yansura, D. G., Crea, R., Hirose, T., Kraszewski, A., Itakura, K., & Riggs, A. D. (1979). Proceedings of the National Academy of Sciences, 76, 1, 106-110. Recuperado en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC382885/.

Gonsalves, D. (2004). Transgenic papaya in Hawaii and beyond. AgBioForum, 7, 1 & 2, 36-40. Retrieved from http://www.agbioforum.org/v7n12/v7n12a07-gonsalves.htm.

Gonsalves, D., Tripathi, S., Carr, J. B., & Suzuki, J. Y. (2010).  Papaya Ringspot virus. The Plant Health Instructor. doi: 10.1094/PHI-I-2010-1004-01. Recuperado en: http://www.apsnet.org/edcenter/intropp/lessons/viruses/Pages/PapayaRingspotvirus.aspx.

Hao, X., Chang, C., Larney, F. J., & Travis, G. R. (17 de marzo 2000). Greenhouse gas emissions during cattle feedlot manure composting. Journal of Environmental Quality, 30, 2, 376-386. doi: 10.2134/jeq2001.302376x.

Hughes, M. F.,  Beck, B. D., Chen, Y., Lewis, A. S., & Thomas, D. J. (octubre de 2011). Arsenic exposure and toxicology: A historical perspective. Toxicological Sciences, 123, 2, 305–332. doi: 10.1093/toxsci/kfr184. Recuperado en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3179678/.

Kempken, F. & Jun, C. (eds.). (2010). Genetic Modification of Plants: Agriculture, Horticulture and Forestry. NY: Springer.

Klümper, W. & Qaim, M. (2014, Nov. 3). A meta-analysis of the impacts of genetically modified crops. PLoS ONE, 9 (11), e111629. doi: 10.1371/journal.pone.0111629. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0111629.

Lal, R., Hobbs, P. R., Uphoff, N.,& Hansen, D. O. (eds.). (2004). Sustainable agriculture and the international rice-wheat system. CRC Press.

Li, K.-T.,  Moulin, M., Mangel, N., Albersen, M., Verhoeven-Duif, N. M., Ma, Q., Zhang, P., Fitzpatrick, T. B., Gruissem, W. & Vanderschuren, H. (2015). Increased bioavailable vitamin B6 in field-grown transgenic cassava for dietary sufficiency. Nature Biotechnology 33, 1029–1032. doi: 10.1038/nbt.3318.

Lin, H.-T., Yen, G.-C., Huang, T.-T., Chan, L.-F., Cheng, Y.-H., Wu, J.-H., Yeh, S.-D., Wang, S.-Y. & Llao, J.-W.  (2013, Jan. 23). Toxicity assessment of transgenic papaya ringspot virus of 823-2210 line papaya fruits. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 61, 7, 1585-1596. doi:10.1021/jf305036x. Retrieved from http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/jf305036x.

Meli, V. S., Ghosh, S., Prabha, T. N., Chakraborty, N., Chakraborty, S., & Datta, A. (9 de febrero de 2010). Enhancement of fruit shelf life by suppressing N-glycan processing enzymes. Proceedings from the National Academy of Sciences, 107, 6, 2413–2418. doi: 10.1073/pnas.0909329107. Recuperado de http://www.pnas.org/content/107/6/2413.

Ming, R., Hou, S., Feng, Y., Yu, Q., Dionne-Laporte, A., Saw, J. H., et al., (24 de abril de 2008). Letter: The draft genome of the transgenic tropical fruit tree papaya (Carica papaya Linnaeus). Nature 452, 991-996. doi: 10.1038/nature06856. Recuperado de http://www.nature.com/nature/journal/v452/n7190/full/nature06856.html.

Montgomery, D. R. (2007). Dirt: The erosion of civilizations. Berkeley: The University of California Press.

Pineda, B., Giménez-Caminero, E., García-Sogo, B., Antón, M. T., Atarés, A., Capel, J., Lozano, R., Angosto, T., & Moreno, V. (2010). Genetic and physiological characterization of the arlequin insertional mutant reveals a key regulator of reproductive development in tomato. Plant Cell Physiology, 51, 3, 435-447. doi: 10.1093/pcp/pcq009. Recuperado de http://pcp.oxfordjournals.org/content/51/3/435.long.

Phoolcharoen, W., Bhoo, S. H., Lai, H., Ma, J., Arntzen, C. J., Chen, Q., & Mason, H. S. (1 de febrero de 2011). Expression of an immunogenic Ebola immune complex in Nicotiana benthamianaPlant Biotechnology Journal, 9, 7, 807-816. doi: 10.1111/j.1467-7652.2011.00593.x.

Phoolcharoen, W., Dye, J. M., Kilbourne, J., Piensook, K., Pratt, W. D., Arntzen, C. J., Chen, Q., Mason, H. S., & Herbst-Kralovetz, M. M. (20 de diciembre de 2011). Proceedings of the National Academy of Sciences, 108, 51, 20695–20700. doi: 10.1073/pnas.1117715108. Recuperado de http://www.pnas.org/content/108/51/20695.

Sharoni, Y., Linnewiel-Hermoni, K., Zango, G., Khanin, M., Salman, H., Veprik, A., Danilenko, M. & Levy, J. (noviembre 2012). The role of lycopene and its derivatives in the regulation of transcription systems: implications for cancer prevention. The American Journal of Clinical Nutrition, 98, 5, 1173S-1178S. doi: 10.3945/ajcn.112.034645. Recuperado de http://ajcn.nutrition.org/content/96/5/1173S.

Schroeder, J. (2014). Organic marketing report. Academics Review. Retrieved from http://academicsreview.org/wp-content/uploads/2014/04/AR_Organic-Marketing-Report_Print.pdf.

Shi, J., Gao, H., Wang, H., Lafitte, H. R., Archibald, R. L., Yang, M., Hakimi, S. M., Mo, H., & Habben, J. E. (febrero de 2017). ARGOS8 variants generated by CRISPR-Cas9 improve maize grain yield under field drought stress conditions. Plant Biotechnology Journal, 15, 2, 207–216. doi: 10.1111/pbi.12603. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12603/full.

Stericycle.(2015). Q2 2015: Recall index — Are health-conscious consumers tipping the recall scales? Retrieved from: http://www.stericycleexpertsolutions.com/wp-content/uploads/2015/08/Stericycle-Recall-Index-US-Q2-2015.pdf.

Stewart Jr., C. N. (abril 2006) Go with the glow: fluorescent proteins to light transgenic organisms. Trends in Biotechnology, 24, 4, 155–162. doi: 10.1016/j.tibtech.2006.02.002. Recuperado en http://www.cell.com/trends/biotechnology/fulltext/S0167-7799(06)00030-8.

Stokstad, E. (16 de septiembre de 2016). The nitrogen fix. Science, 353, 6305, 1225-1227. doi: 10.1126/science.353.6305.1225. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/353/6305/1225.

Su, J., Hu, C., Yan, X., Jin, Y., Chen, Z, Guan, Q., Wang, Y., Zhong, D., Jansson, C., Wang, F., & Schnürer, A., & Sun, C. (30 de julio de 2015). Expression of barley SUSIBA2 transcription factor yields high-starch low-methane rice. Nature, 523, 602–606. doi: 10.1038/nature14673. Recuperado de   http://www.nature.com/nature/journal/v523/n7562/full/nature14673.html.

Tang, G., Qin, J., Dolnikowski, G. G., Russell, R. M., & Grusak, M. A. (junio de 2009). Golden Rice is an effective source of vitamin A. The American Journal of Clinical Nutrition, 89, 6, 1776–1783. doi: 10.3945/ajcn.2008.27119. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2682994/.

Tennant, P. F., Gonsalves, C., Ling, K.-S., Fitch, M., Manshardt, R., Slightom, J. L. & Gonsalves, D. (1994). Differential protection against papaya ringspot virus isolates in coat protein gene transgenic papaya and classically cross-protected papaya. The American Phytopathological Society, 84 (11), 1359-1366. Recuperado de http://www.apsnet.org/publications/phytopathology/backissues/Documents/1994Articles/Phyto84n11_1359.PDF.

Trijatmiko, K. R., Dueñas, C.,  Tsakirpaloglou, N.,  Torrizo, L., et al. Biofortified indica rice attains iron and zinc nutrition dietary targets in the field. Scientific Reports6, 19792. doi: 10.1038/srep19792. Recuperado de https://www.nature.com/articles/srep19792.

Tuomisto, H. L., , Hodge, I. D., Riordan, P., & Macdonald, D. W. (15 de diciembre de 2012). Does organic farming reduce environmental impacts? – A meta-analysis of European research. Journal of Environmental Management, 112, 309–320. doi: 10.1016/j.jenvman.2012.08.018. Recuperado de  http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0301479712004264.

U.S. Department of Agriculture / The Animal and Plant Health Inspection Service. (1996, Sept.). USDA/APHIS petition 96-051-01P for the determination of nonregulated status for transgenic ‘Sunset’ papaya Lines 55-1 and 63-1. Environmental assesment and finding of no significant impact. Recuperado de http://www.aphis.usda.gov/brs/aphisdocs2/96_05101p_com.pdf

Vamvaka, E., Elsa Arcalis, E., Ramessar, K., Evans, A., O’Keefe, B. R., Shattock, R. J., Medina, V., Stöger, E., Christou, P., & Capell, T. (junio de 2016). Rice endosperm is cost-effective for the production of recombinant griffithsin with potent activity against HIV. Plant Biotechnology Journal, 14, 6, 1427–1437. doi: 10.1111/pbi.12507. Recuperado dehttp://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12507/full.

Venket Rao, A. & Agarwal. (2000). Role of antioxidant lycopene in cancer and heart disease. Journal of the American College of Nutrition, 19, 5563-569. Recuperado de http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/07315724.2000.10718953.

Wageningen University and Research Centre. (25 de diciembre de 2012). Agriculture is the direct driver for worldwide deforestation. ScienceDaily. Recuperado de  http://www.sciencedaily.com/releases/2012/09/120925091608.htm.

Wesseler, J. & Zilberman, D. (diciembre de 2014). The economic power of the Golden Rice opposition. Development Economics, 19, 6, 724-742. doi: 10.1017/S1355770X1300065X. Recuperado de https://www.cambridge.org/core/journals/environment-and-development-economics/article/economic-power-of-the-golden-rice-opposition/F31EE0E5B6044B86B5223FF20C409158.

Ye, X., Al-Babili, S., Klöti, A., Zhang J., Lucca, P., Beyer, P., & Potrykus, I. (14 de enero de 2000). Engineering the provitamin A (beta-carotene) biosynthetic pathway into (carotenoid-free) rice endosperm. Science, 287, 5451, 303-305. doi: 10.1126/science.287.5451.303. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/287/5451/303.long.

Zhang, Y.,  Butelli, E., Alseekh, S., Tohge, T., Rallapalli, G., Luo, J., Kawar, P. G., Hill, L., Santino, A., Fernie, A. R., & Martin, C. (2015). Multi-level engineering facilitates the production of phenylpropanoid compounds in tomato. Nature Communications, 6,  8635. doi: 10.1038/ncomms9635. Recuperado de https://www.nature.com/articles/ncomms9635.

La ciencia de los OGMs – 4: Patentes, ¿suicidios o mejor calidad de vida?

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Partes: 1, 2 y 3

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

¿Qué rayos son las patentes y cómo funcionan?

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Uno de los grandes dolores de cabeza es la frase “propiedad intelectual”, porque más que aclarar los conceptos que caen bajo esta noción, oscurece en la mente del público los asuntos que abarca. Por ejemplo, la gente confunde derechos de autor (en el sentido de copyright) con las patentes. La gente no sabe que cuando una persona escribe un documento en su procesador de palabras (e.g. MS Word) y le da “Save”, esa persona ya tiene automáticamente su derecho de autor (copyright) sobre ese documento. Eso es algo distinto del registro de derechos de autor que se hace en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos o el Departamento de Estado en Puerto Rico. El derecho de autor es válido con o sin registro del documento, pero para propósitos legales es siempre conveniente tener el registro. Los derechos de autor se hacen sobre expresiones en medios tangibles (medio tangible incluye: papel, DVD, videocintas, documentos en PDF, pistas de MP3, vídeos en MP4 y otros formatos, etc.) Finalmente, la ley federal dispone que los derechos de autor en general duren la vida del autor mas 70 años. También dispone que existe lo que se conoce como “uso justo” (fair use) de material bajo derechos de autor: por ejemplo, el uso de porciones de películas para satirizarlas (YouTube está repleto de eso), citar una porción de un libro o ensayo que se quiere discutir (esto lo valoramos mucho en la academia), el uso de música para fines no publicitarios o comerciales, entre otros usos.

NADA de lo que acabo de decir aplica al ámbito de las patentes. Una patente es un monopolio temporero sobre una idea implementable tecnológicamente, no sobre expresiones. Para distinguir entre ideas y expresiones, utilizo el siguiente ejemplo:  dos libros de preálgebra de séptimo grado por dos editoriales distintas usualmente  contienen las mismas ideas, pero no la misma manera de expresarlas. Por eso es que ambos textos tienen dos derechos de autor distintos sobre sus respectivos libros. Es decir, cuando hablamos de patentes, estamos hablando de algo más abstracto: puedo tener una patente sobre una idea, lo que significa que cualquier otra empresa que la implemente tecnológicamente , independientemente de cómo lo haga, tiene que pagarme regalías, a menos que le otorgue una licencia especial liberándole de esa obligación. Allí entran las famosas negociaciones de licencias entre empresas: tu me permites a acceder a tu idea y yo permito que accedas a la mía.

Documento de otorgación de patente por la USPTO

Documento de otorgación de patente por la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos

Para obtener una patente se tiene que registrar la idea. Se llena una forma que luego se envía a la oficina de patentes (en nuestro caso, la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos)  que, después de un proceso de evaluación, la otorga o deniega. Cuando se otorga, se hace por un periodo no renovable de veinte años, tras la cual, la idea pasa al dominio público. Por ejemplo, la compañía Monsanto había patentado en 1996 los mecanismos de transgénesis e implementación para hacer la soya resistente a glifosato (la primera generación de soya Roundup Ready®). Ya han pasado 20 años, la patente ha expirado y ahora los agricultores pueden sembrar este tipo de soya cuando quieran y guardar las semillas si así desean.

Otro de los asuntos que incumben a las patentes es que no existe tal cosa como “uso justo” de ideas patentadas. Una patente sobre cualquier idea es un monopolio absoluto. Cualquier persona que utilice una idea sin licencia, está a merced de la persona o compañía que la ostenta. Usualmente, lo que hace el dueño de la patente es demandar al violador de su licencia, en cuyo caso el asunto se resuelve en los tribunales.

Desde un punto de vista de ética pública, ¿cuál debería ser el propósito de las patentes? En cuanto a este tema, adoptamos una posición teleológica, es decir, una que contempla a las patentes como un medio con un propósito o fin particular, en cuyo caso es el bienestar social y del planeta. Toda política pública en torno a patentes debería tener eso como criterio y, de hecho, los padres de la Constitución de Estados Unidos lo veían de esa manera.

Noten que, contrario al discurso trillado de la “propiedad intelectual”, esa carta magna no contempla a los derechos de autor y las patentes como “derechos inalienables de los autores o inventores”. Usted no lo encuentra la disposición en la Carta de Derechos, sino dentro de las facultades del Congreso. Dice la Constitución:

Congress shall have the power … To promote the Progress of Science and useful Arts, by securing for limited Times to Authors and Inventors the exclusive Right to their respective Writings and Discoveries (Artículo I, Sección 8).

En otras palabras, las patentes existen para promover las ciencias y el bienestar social. Si las patentes fallaran en esa tarea, entonces el Congreso tendría la facultad de revocarlas. Hay áreas donde el uso de patentes es bien cuestionable, como en el área de software (véase este artículoeste artículo, esta conferencia de Richard M. Stallman y las declaraciones del Deutsche Bank). Ahora bien, una cosa es implementar un ámbito ideal y abstracto de las matemáticas y la lógica en el software y otra cosa es trabajar con la crudeza de la materia, algo que en el ámbito científico suele ser costoso.

En ese sentido, patentar tecnologías que involucran la ingeniería química, la genética, etc. parecería ser perfectamente legítimo, ya incluyen procesos para crear nuevas sustancias sintéticas útiles o nuevas expresiones genéticas vía métodos de modificación genéticas (recordemos lo que dijimos en nuestro primer artículo de esta serie: esto cubre selección artificial, hibridización, mutagénesis inducida, transgénesis, ARNi, y ahora la edición de material genético mediante CRISPR).

Claro, para mantener estas patentes, Monsanto tiene que hacerlas valer al solicitarles a los agricultores que cumplan con unos contratos para sembrar las semillas OGMs.  ¿Es esta práctica aceptable para los agricultores? El asunto es complicado, no es claro para todos los casos, así que desde la perspectiva teleológica de las patentes parece que la aproximación más racional en torno a este asunto es casuístico, es decir, veamos cada asunto por caso.

Por ejemplo, parece que en los Estados Unidos la inmensa mayoría de los agricultores no tiene problema alguno con firmar estos contratos y comprar las semillas todas las temporadas. Los agricultores en cuestión no se sienten “esclavos de Monsanto”, algo que ellos contemplan como una sublime exageración de parte de los activistas. De hecho, uno de estos agricultores presenta el texto del contrato en cuestión, lo explica desde su perspectiva como agricultor y por qué no tiene problemas firmándolo. He aquí el testimonio de otro agricultor. Ellos entienden que Monsanto invierte una enorme cantidad de dinero ($2.6 millones al día en investigación y desarrollo) para darles las mejores semillas posibles y no todas ellas transgénicas. Pues, los agricultores gustosamente quieren pagar más por ellas siempre, cuando les rindan más y representen mayores ingresos.

¿Pero qué hay de todas las demandas de Monsanto a los agricultores?

Claro, si se utilizan las semillas de Monsanto ilegalmente y se les sacas provecho, inevitablemente va a haber un choque con la corporación. Esa es la realidad grotesca de las patentes. ¿Es eso cierto en el caso de Monsanto? Una vez más, no estamos aquí para defender una compañía, sino presentar la evidencia como está disponible. La empresa tiene todos sus recursos para defenderse a ella sola (y ahora que es Bayer, más todavía).

Cuando se examina toda la discusión en torno a este asunto en los Estados Unidos, parece que prevalece la visión de que Monsanto demanda a agricultores a diestra y siniestra porque las semillas pueden caer accidentalmente en terreno de algún agricultor que inocentemente pensaba que sus tierras no contenían semillas transgénicas. En realidad este tipo de reclamos parecen ser exagerados. La evidencia claramente señala que al menos en Estados Unidos este no es un problema. Según la compañía, desde 1997 hasta el 2016, Monsanto ha demandado a 147 personas, en ninguno de los casos por contaminación accidental con semillas transgénicas. Para el 2012, había cerca de 2.2 millones de granjas, eso haría del número de demandas cerca de un .007 % de los granjeros y agricultores. Solo ocho de estos casos terminaron en los tribunales y en todos los casos el jurado le ha dado la razón a Monsanto. Es más, hay una política bien establecida por la compañía de que si alguna semilla transgénica cae accidentalmente en cultivos ajenos, entonces estará dispuesta a remover esos intrusos accidentales sin costo alguno para el agricultor.

Percy Schmeiser

Percy Schmeiser (Foto cortesía de José Lozano CC-BY-SA 3.0).

Entonces, ¿de dónde proviene esta convicción de que Monsanto demanda a los agricultores? Aparentemente todo se origina en el caso de Percy Schmeiser, un agricultor canadiense productor de canola. De acuerdo con Schmeiser, Monsanto le quería demandar porque sus semillas transgénicas, que se sembraban en otros terrenos, terminaron accidentalmente en el suyo. Dado a que se encontró canola transgénica en sus tierras, la compañía decidió tomar medidas contra él. Desde entonces, Schmeiser se ha convertido en el ícono de esta causa contra Monsanto.

Monsanto Canada, Inc. v Percy Schmeiser

Monsanto Canada, Inc. v Percy Schmeiser

Es bien curioso entonces que cuando la demanda de Schmeiser a Monsanto llegó ante al Tribunal Supremo de Canadá (Monsanto Canada Inc. v Schmeiser [2004] 1 S.C.R. 902, 2004 SCC 34), dicha instancia decidiera en contra de Schmeiser y a favor de Monsanto. El texto de la decisión deja meridianamente claros los hechos acontecidos y aquí se lo dejo para su lectura.  Resumo la verdadera historia de Schmeiser de la siguiente manera:

  • Schmeiser había notado que alguna de la canola transgénica había caído accidentalmente en su granja. Lo supo porque estaba utilizando glifosato para despejar áreas que estuvieran libres de canola, pero la canola no moría. Por ende, pensaba él, que esta era la canola resistente a glifosato.
    .
  • Él guardó esas semillas, teniendo plena conciencia de que estaba violando la ley y las disposiciones de licencia de Monsanto.
    .
  • Sembró esas semillas en violación a la ley de patentes. ¿Cómo lo sabemos? Porque el 95 al 98% de la canola sembrada por él en su terreno de 1,000 hectáreas era transgénica. Eso no ocurre por accidente.

En otras palabras, este ícono de las “víctimas de Monsanto por contaminación accidental”, en realidad había violado la ley.

¿Y saben cuál es la parte más interesante de todo esto? Que después de que él forjó la causa contra Monsanto por ser su “víctima”, su granja decidió volver a la siembra de canola transgénica.

He aquí la discusión de este y otros casos más.

Para aquellos que quieran saber qué tiene que decir la compañía sobre casos como estos, consulten su página creada para ello.

Pregunta: Si eliminamos todos los OGMs del mercado, ¿se dejarían de patentar las semillas?

La respuesta: No.

Explicación: Una vez más, como dijimos en la primera entrada de esta serie, la ingeniería genética procede aun sin transgénesis artificial o uso de ARNi. Están la hibridización, la selección artificial, la mutagénesis inducida y el CRISPR. El uso de todos estos procedimientos también es costoso y las empresas patentizan sus semillas igual. Antes de los transgénicos, las compañías ya tenían la práctica de patentizar y, en muchas ocasiones, las demandas entonces y ahora por parte de ellas no tienen necesariamente con OGMs. Tómese este caso de la BASF cuando los agricultores tuvieron que pagar por la siembra ilegal de arroz registrado por esa compañía sin la debida licencia.

Trivia: ¿Sabía usted que en la agricultura orgánica también se compran semillas registradas y patentadas? Sí. La agricultura orgánica tampoco resuelve el llamado “problema” de las patentes de las semillas. Recuerden, que la industria orgánica es en la práctica muy parecida a la convencional.

Ahora bien, en casos de los cultivos en los que Monsanto no está interesada y hay algún tipo de necesidad, por razones también científicas, la compañía permite el uso de algunas de sus patentes para investigación y explotación económica siempre y cuando se cumplan unos acuerdos de no explotar la tecnología para otros cultivos que los acordados o que se exporten las semillas a otros países.  Este ha sido el caso de Bangladesh en el que las autoridades de su gobierno llegaron a un acuerdo similar con la multinacional. Gracias a la Universidad de Cornell, se sacó ventaja de la tecnología que permitía la producción de Bt, pero esta vez con berenjenas (es decir, berenjenas Bt). El insecticida Bt se utiliza para matar ciertas orugas  –en este caso, la Leucinodes orbonalis— que plagan esos tipos de cultivos. Inicialmente los ecologistas habían dicho que los agricultores condenaban a Monsanto por ello,  lo que realmente dijeron los agricultores fue …

…umm….

…. Ahora pensándolo bien, ¿quién soy yo para decir algo sobre eso?  Voy a dejar que los agricultores mismos hablen por su cuenta:

Los agricultores de berenjena Bt ahora invierten 80% menos en pesticidas, se han reducido sus problemas de salud y han aumentado sus ingresos casi un 100%. Véanse otros testimonios aquí. Resultados semejantes se han visto también en las Filipinas, donde se ha experimentado con otras variedades de berenjenas.

¿Suicidios por transgénicos?

Stop_Farmer_Suicide

Foto cortesía de Jan Satyagraha (2012), GFDL.

Muy bien, parece que en países como Estados Unidos y Canadá todo funciona bien, pero ¿qué tal en países como la India? Se habla mucho de que los altos costos de las semillas que Monsanto vende y cómo han llevado a muchos agricultores a terminar sus vidas.

La promotora de esta noticia desde ya hace tiempo se llama Vandana Shiva, Ph.D., una filósofa que es activista antiOGM. Quiero subrayar que ella no es física (ni tan siquiera física nuclear como alguien alegó una vez).  Su obra académica es puramente filosófica (MA y Ph.D.) y que en cuanto a física solo ha trabajado en teoría cuántica en su dimensión filosófica, Los físicos no la ven como una autoridad en el campo ni ha hecho experimentación de índole alguna en algún laboratorio. Ella es filósofa de las ciencias, mi campo.

En vez de dedicarse a las ciencias, ella gasta su tiempo en la propaganda antiOGM. ¿Cómo lo sé? A medida que avancemos, se hará evidente. Shiva es una que constantemente habla de cómo Monsanto obtuvo la tecnología “Terminator” para que las semillas dejaran de germinar después de una temporada de cosecha. Ella quiere evitar que se diseminen estas semillas “terminator” en la naturaleza. Hay dos cosas que hacen a este alegato un disparate:

  1. Monsanto se ha comprometido dos veces (en 1999 bajo la antigua Monsanto y otra bajo el nuevo Monsanto 2008) de no usar semillas de esa clase en el mercado y hasta hoy ha cumplido con su compromiso.
    .
  2. Cualquier persona con un conocimiento de escuela superior de biología sabría al instante que es imposible que las semillas estériles se diseminen en la naturaleza y en los campos. Para diseminarse, necesitan reproducirse, algo que impide la tecnología en cuestión.

Además, como hemos dejado bien establecido en nuestro primer artículo de la serie, la transgénesis (transferencia horizontal de ADN) es algo que existe en la naturaleza y que ocurre todo el tiempo. Así que cuando ella dice …

Aserción descabellada de Vandana Shiva

Aserción descabellada de Vandana Shiva

… ustedes pueden concluir que ella no sabe de lo que está hablando.

Quiero dejar meridianamente claro que sí han habido suicidios en la India, es algo bien desafortunado. Sin embargo, tras la estridencia de Shiva y sus seguidores, hubo un grupo de científicos dispuestos a explorar el asunto. Investigadores del Instituto Internacional de Investigación de Política Alimentaria (IFPRI por sus siglas en inglés) inquirieron en el asunto y publicaron un informe al respecto. En primer lugar, lo que muestra es que hay una tasa de suicidios que es alarmante, pero que es mayor en las ciudades que en el campo.

Suicidios en la India

Comparación entre los suicidios de agricultores en la India comparados con los de la totalidad (Gruère et al., 2008, p. 5).

Ahora bien, fue en el 2002 que se legalizó el algodón Bt, que es la manzana de la discordia. Este algodón transgénico creado por Monsanto y distribuido por la subsidiaria Mahyco, impide que las orugas devoradoras de los capullos de algodón afecten los cultivos. La pregunta que hay que hacerse es si hay alguna correlación entre el comienzo de los cultivos del algodón Bt y los suicidios.

Suicidios vs. cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 27).

Se puede observar muy claramente que la compra y siembra del algodón se disparó después del 2002 y que, simultáneamente hubo una desaceleración de la tasa de suicidio entre los agricultores. Por cierto, esta adopción de algodón Bt puso a la India como una de las más grandes potencias (rivalizada por China) de algodón a nivel mundial. Esto es fácilmente apreciable usando los datos de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) (ver también Gruère, et al., 2008, p. 13):

chart_india

De casi dos millones de toneladas al año, India pasó a producir cerca de 6.2 millones de toneladas al año. Eso se debe en gran medida por el impedimento a que prosperara la plaga de orugas que se solían perder anualmente las cosechas. Esto creaba a su vez, no un mejor rendimiento estrictamente hablando, sino una mayor disponibilidad de algodón para su venta y exportación.

Entonces, ¿mejoraron o empeoraron las condiciones de los agricultores? La verdad es que debido a la patente de la idea usada con este transgénico, el precio de las semillas se cuadruplicó. Sin embargo, lo sorprendente es que en muchos estados de la India, hubo reducción marcada de suicidios.

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 49)

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 49)

En el caso particular de los demás estados, se encuentra el de Mahashtra, en el que las lluvias monsónicas se han vuelto más inestables: periodos largos de sequía o periodos largos con demasiada lluvia e inundaciones. De aquí es que Shiva saca muchos relatos anecdóticos de suicidios de agricultores que compraron las semillas de algodón Bt a un alto precio y endeudándose. Una vez las cosechas se arruinaron por factores ambientales (no porque el cultivo fuera ineficaz), no pudieron pagar su deuda y ante la pérdida que ello conllevaba, se quitaron la vida.

No obstante esto, por más trágica que hubiera sido la situación, surgen interrogantes en torno al costo y el beneficio social. Antes de que haya gente airada que me escriba y pregunte emocionalmente cómo es posible plantear el nivel “costo-beneficio”, les recuerdo que todo en la vida es riesgo. Se podría argumentar que sin el algodón Bt, ese agricultor no se hubiera quitado la vida. Eso es estrictamente cierto, pero no debemos prescindir de una tecnología solo porque alguien murió por ella. Todos nosotros escuchamos todos los días reportajes de accidentes de tránsito; estrictamente hablando, ello no se hubiera producido si no existieran los carros. ¿Qué diremos? ¿Hay que terminar con los carros para que la gente no muera? Esa sería una respuesta absurda. Si adoptamos dicha tecnología porque nos beneficia todos los días. Los beneficios exceden por mucho los perjuicios y mejoran nuestra calidad de vida. Lo mismo ocurre con el algodón Bt.

Una vez más, ¿cuánto beneficia el algodón Bt a los agricultores? ¿Qué tipo de diferencia representa en sus vidas? Esto se ha cuantificado y he aquí los resultados ya a la altura del 2013, veamos (ojo: esto proviene de un estudio independiente):

Adopción de algodón Bt

Adopción de algodón Bt (Fuente: Qaim & Kouser, 2013, p. 2).

En India reina un sistema de libre mercado, por el cual los agricultores son libres de mantener las semillas tradicionales o de adoptar nuevas con Bt.  La evidencia señala que los agricultores libremente adoptan el algodón Bt, algo consistente con los datos que vimos en cuanto a la producción de este cultivo.

Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt

Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt (Fuente: Qaim & Kouser, 2013, p. 2).

Aquí podemos ver varios factores: los agricultores que adoptaron el algodón Bt parecen tener mayor ventaja que los que no lo han adoptado: Los primeros, aunque tengan menor tamaño de terreno en promedio y tengan el mismo promedio de edad que los otros, tienen mayores oportunidades de educación, tiene más acceso a comida, tienen mayores oportunidades de trabajar fuera de su labor agrícola, pueden tener un hogar mejor y mayor seguridad en su vida doméstica.

Aun en el caso de estudios en torno al tema por parte de escépticos al entusiasmo en torno a los OGMs en general y aun tomando los artículos más conservadores al respecto, se reconoce que ha habido un aumento de producción y de ingreso para los indios, mientras que ha habido un notable decrecimiento de la administración de insecticidas para los cultivos, algo que ha mejorado sus condiciones de salud (Stone, 2011). El decrecimiento de la administración de pesticidas se ha reducido por un 54.7 % según los números más conservadores (Stone, 2011, pp. 387, 391, 395). No solo eso, sino que los más escépticos (pero serios) que investigan la dinámica en torno a los transgénicos en la India proceden a decir también que de donde se originan más engaños es en el sector antiOGM que rehúsa debatir en el ámbito de las ciencias y la academia (Stone, 2011, pp. pp. 387, 388-389, 394, 395).

En resumen, con el algodón Bt, los agricultores comen bien, tienen mejor estado de salud y tienen mejor calidad de vida. Eso refuta el alegato de Shiva de que un agricultor orgánico tiene diez veces mayores ingresos que un agricultor de algodón Bt. Los testimonios personales de los agricultores indios son consistentes con estos hallazgos.

Esto no quiere decir que todo está bien. Como ocurre con los pesticidas, pueden aparecer orugas resistentes al Bt y ha ocurrido, esta vez, la oruga rosada. Esto ocurre especialmente debido a que ciertos agricultores no aplican las mejores prácticas para evitar resistencias. Monsanto ha diseñado otras variedades de algodón Bt, pero con mayor costo, poniendo en riesgo el acceso de los agricultores indios a esta tecnología. Además, también entró en conflicto con otras empresas indias que le debían dinero por concepto de regalías. Bajo esa situación, el gobierno de la India decidió caminar por otro rumbo. Gracias a la Universidad de Agricultura de Punjab (PAU) se ha desarrollado, con fondos públicos, la primera variedad de algodón  Bt para hacerlas disponiblesa un precio más barato para los agricultores de la India mientras que se les permite guardar las semillas si así lo desean.

¡Qué bonito sería si, en vez de “Marchas Contra Monsanto” y en vez de eliminar los OGMs porque provienen de una empresa foránea, nosotros utilicemos a la Universidad de Puerto Rico para crear variedades transgénicas y de cualquier otro tipo que atiendan la necesidad de nuestros agricultores y exportarlas para que eso represente ingreso para la academia! ¡Ah!… recordemos que mañana, en medio de una crisis universitaria, se prefiere “Marchar Contra Monsanto”.

Y mañana… nosotros seguimos Marchando Contra los Mitos.

Apéndice: ¿Por qué se suicidaban los agricultores indios?

La respuesta a la pregunta es sumamente compleja, pero todo parece indicar que el alza en suicidios empezó a ocurrir a mediados de los años 90 durante la fiebre neoliberal, cuando se liberalizó el sector financiero y bancario. Como se sabe, se dio una combinación de dos cosas, préstamos a agricultores cuyas tasas de intereses se convirtieron en demasiado onerosas para pagarlas o la denegación de dichos préstamos, lo que llevó a muchos agricultores a los préstamos informales (con todo lo que ello implica). En ambos casos, el resultado de ello ha sido fatal y parece que la situación sigue siendo la misma, especialmente en relación con los bancos. La introducción del algodón Bt en la ecuación fue un alivio a la situación de los agricultores, como muestra la evidencia disponible.

Por cierto, ¿dónde estaba la izquierda cuando se suicidaban los agricultores? Dejaron de fijarse en la liberalización del sector bancario y, con Vandana Shiva, intentaron impedir la siembra de algodón Bt, el mismo que majoraba la calidad de vida de los pobres agricultores. ¡Ironías de la vida!

Referencias

Bravo, A., Gill, S. S. & Soberón, M. (15 de marzo de 2007). Mode of action of Bacillus thuringiensis cry and cyt toxins and their potential for insect control. Toxicon, 49, 4, 423-435. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0041010106004387.

Behere, P. B. & Behere, A. P. (abril-junio de 2008). Farmers’ suicide in Vidarbha region of Maharashtra state: A myth or reality? Indian Journal of Psychiatry, 50, 2, 124-127. doi: 10.4103/0019-5545.42401. Recuperado de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2738339/.

Choudhary, B., Nasiruddin, K. M., & Gaur, K. (2014). ISAAA Brief 47: The Status of Commercialized Bt Brinjal in Bangladesh. International Service for the Acquisition of Agri-biotech Applications (ISAAA). Recuperado en http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/47/.

Gruère, G. & Sengupta, D. (febrero de 2011). Bt cotton and farmer suicides in India: an evidence-based assessment. Journal of Development Studies, 47, 2, 316-337. doi: 10.1080/00220388.2010.492863. Recuperado de http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00220388.2010.492863.

Gruère, G. P., Mehta-Bhatt, P. & Sengupta, D. (octubre de 2008). IFPRI discussion paper 00808. Bt cotton and farmer suicides in India: reviewing the evidence. International Food Policy Research Institute. Recuperado de http://cdm15738.contentdm.oclc.org/utils/getfile/collection/p15738coll2/id/14501/filename/14502.pdf.

Hautea, D. M.,  Taylo, Masanga, A. P. L, Sison, M. L. J., Narciso, J. O., Quilloy, R. B., Hautea, R. A., Shotkoski, F. A., & Shelton, A. M. (20 de junio de 2016). Field performance of Bt eggplants (Solanum melongena L.) in the philippines: cry1Ac expression and control of the eggplant fruit and shoot borer (Leucinodes orbonalis Guenée). PLoS ONE. doi: 10.1371/journal.pone.0157498. Recuperado en: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0157498.

Jayaraman, K. S. (14 de febrero 2012). India investigates Bt cotton claims. Nature. doi: 10.1038/nature.2012.10015. Recuperado de http://www.nature.com/news/india-investigates-bt-cotton-claims-1.10015.

Kathage, J. & Qaim, M. (15 de mayo de 2012). Economic impacts and impact dynamics of Bt (Bacillus thuringiensis) cotton in India.  Proceedings of the National Academy of Sciences, 109 (29), 11652-11656. doi: 10.1073/pnas.1203647109. Recuperado de http://www.pnas.org/content/109/29/11652.full.

Kennedy, J. & King, L. (2014). The political economy of farmers’ suicides in India: indebted cash-crop farmers with marginal landholdings explain state-level variation in suicide rates.Globalization and Health, 10, 16. doi: 10.1186/1744-8603-10-16. Recuperado de http://www.globalizationandhealth.com/content/10/1/16.

Kloor, K. (invierno de 2014).  The GMO-Suicide myth. Issues in Science and Technology, 65-70. Recuperado de   http://blogs.discovermagazine.com/collideascape/files/2014/01/GMOsuicidemyth.pdf.

Meherunnahar, M. & Paul, D. N. R. (2009).  Bt brinjal: introducing genetically modified brinjal (eggplant/aubergine) in Bangladesh. Falls Church, VA: Bangladesh Development Research Center. Recuperado de http://www.bangladeshstudies.org/files/WPS_no9.pdf.

New evidence of suicide epidemic among India’s ‘marginalised’ farmers. (17 de abril de 2014). Research. Recuperado de http://www.cam.ac.uk/research/news/new-evidence-of-suicide-epidemic-among-indias-marginalised-farmers.

Paarlberg, R. (2008). Starved for science: How biotechnology is being kept out of Africa. [Kindle]. US: Harvard University Press.

Panagariya, A. (2008). India: The Emerging Giant. Oxford: Oxford University Press.

Patel, V., Ramasucdarahettige, C., Vijayakumar, L., Thakur, J. S., Gajalakshmi, V., Gururaj, G., Suraweera, W. & Jha, P. (junio de 2012). Suicide mortality in India: a nationally representative survey. The Lancet, 379 (9834), 2343-2351. doi: 10.1016/S0140-6746(12)60606-0. Recuperado de http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(12)60606-0/abstract.

Pigott, C. R. & Ellar, D. J. (enero de 2007). Role of receptors in Bacillus thuringiensis crystal toxin activity. Microbiology and Molecular Biology Reviews, 71, 2, 255-281. doi: 10.1128/MMBR.00034-06. Recuperado de http://mmbr.asm.org/content/71/2/255.full.pdf.

Plewis, I. (febrero de 2014). Indian farmer suicides. Is GM cotton to blame? Significance, 14-18. doi: 10.1111/j.1740-9713.2014.00719.x. Recuperado de http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1740-9713.2014.00719.x/full.

Qaim, M. & Kouser, S. (5 de junio de 2013). Genetically modified crops and food security. PLoS ONE, 8, 6, e64879. doi: 10.1371/journal.pone.0064879. Recuperado de http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0064879.

Rai, N. P., Rai, G. K., Kumar, S., Kumar, N. & Singh, M. (noviembre de 2013). Shoot and fruit borer resistant transgenic eggplant (Solanum melongena L.) expressing cry1Aa3 gene: Development and bioassay. Crop Protection, 53, 37-45. doi: 10.1016/j.cropro.2013.06.005. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S026121941300152X.

Sadashivappa, P. & Qaim, M. (2009). Bt cotton in India: development of benefits and the role of government seed price interventions. AgBioForum, 12, 2, 172-183. Recuperado de http://www.agbioforum.org/v12n2/v12n2a03-sadashivappa.htm.

Shantharam, S., Bullia, S. B. & Swamy, G. S. (2008). Peer review contestations in the era of transgenic crops. Current Science, 95, 2, 167-68.

Sheridan, C. (2009). Doubts surround link between Bt cotton failure and farmer suicide. Nature Biotechnology, 27, 9-10. doi: 10.1038/nbt0109-9. Retrieved from http://www.nature.com/nbt/journal/v27/n1/full/nbt0109-9.html.

Stone, G. D. (2011). Field versus farm in Warangal: Bt cotton, higher yields, and larger questions. World Development, 39, 3, 387-398. doi: 10.1016/j.worlddev.2010.09.008. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0305750X10001737.

Stone, G. D. (22 de septiembre de 2012). Constructing facts: Bt cotton narratives in India. Economic & Political Weekly, 57, 38, 61-70. Recuperado de http://www.epw.in/special-articles/constructing-facts.html.

Tian, J.-C., Long, L.-P., Wang, X.-P.,  Naranjo, S. E., Romeis, J., Hellmich, R. L., Wang, P. & Shelton, A. M. (2014). Using resistant prey demonstrates that Bt Plants producing cry1Ac, cry2Ab, and cry1F have no negative effects on Geocoris punctipes and Orius insidiosus, 43 (1), 242. doi: 10.1603/EN13184. Retrieved from http://www.crossref.org/iPage?doi=10.1603%2FEN13184.

Vaidyanathan, G. (3 de julio de 2012). Genetically modified cotton gets high marks in India. Nature. doi: 10.1038/nature.2012.10927. Recuperado de http://www.nature.com/news/genetically-modified-cotton-gets-high-marks-in-india-1.10927.

VIB (Flemish Institute for Biotechnology). (enero de 2013). Facts series: Bt cotton in India: a success story for the environment and local welfare. Ghent: VIB. Recuperado de http://www.vib.be/en/about-vib/plant-biotech-news/Documents/BackgroundReport_BT_Cotton.pdf.

Recomendaciones del economista José Caraballo

Recientemente, como respuesta a una serie de planteamientos que se están haciendo en Youtube, salen a relucir dos vídeos del canal del Dr. José Caraballo, economista y profesor del Departamento de Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico en Cayey. Es además catedrático auxiliar de estadísticas y finanzas, investigador para el Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias en dicha institución y director del Centro de Información Censal de Puerto Rico (CIC).

En ambos vídeos hace un diagnóstico (necesariamente incompletos) de la situación fiscal de Puerto Rico. En el primero discute el asunto de la auditoría de la deuda. En el segundo, sugiere toda una serie de medidas sensatas que se debieron haber hecho hace muchísimo tiempo y que han sido sugeridas en repetidas ocasiones por varios de los mejores economistas y think tanks independientes como el Centro para la Nueva Economía. He aquí los vídeos:

Referencias mencionadas

Caraballo Cueto, J. G. (20 de febrero de 2016). “Transfer Pricing”, el truco de las empresas multinacionales. Diálogohttp://dialogoupr.com/transfer-pricing-el-truco-de-las-empresas-multinacionales/.

Caraballo Cueto, J. G. & Lara, J. (octubre de 2016). From deindustrialization to unsustainable debt: The case of Puerto Rico. Conferencia. Recuperada en: https://www.researchgate.net/publication/309736965_From_deindustrialization_to_unsustainable_debt_The_Case_of_Puerto_Rico.

La crisis de un generador de capital, la Universidad de Puerto Rico

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

La aproximación puramente capitalista de una universidad es algo que muchos, con razón, desprecian. Una verdadera universidad tiene un valor que va más allá del puro criterio costo beneficio, sino que incluye dimensiones culturales y morales para la región que la alberga. Gracias a la Universidad de Puerto Rico, nuestro país forja su identidad puertorriqueña, formula proyectos de país y pondera en torno a los asuntos que afectan día a día de los boricuass. Desgraciadamente, esta institución está acompañada de muchos defectos: pobre actividad de avalúo, no muy buen desempeño de unos pocos docentes y no docentes, ocasiones de paralizaciones de labores por razones internas o externas, una infraestructura que no está a la par con muchas de las universidades privadas a la altura del siglo XXI, entre otras.

Aun así, en los últimos años, la Universidad ha hecho esfuerzos genuinos a nivel sistémicos de mejorarse. Ya se está implementando un programa piloto para el uso de la plataforma Moodle y otras aplicaciones libres y de código abierto a nivel sistémico, algo que le ha ahorrado mucho dinero en licencias privativas. Esto nada más, también le ha permitido no gastar millones de dólares en papeles y libretas para exámentes, pruebas cortas, asignaciones, entre otros. Ya va apareciendo gradualmente la infraestructura para los salones, tales como proyectores, pantallas, entre otros. Se está enfatizando la importancia avalúo, no solo en el salón de clases, sino también a nivel departamental y de recinto. Estas y otras medidas posibilitan el mejoramiento de calidad de la enseñanza y la investigación que tiene que aportar a Puerto Rico y al mundo.

No obstante ello, todavía hay problemas que están relacionados con la depresión económica que sufre Puerto Rico desde el 2006 y otras medidas que han agravado artificialmente el problema: como el hecho de que la Junta de Control Fiscal determinara que a la Universidad pública se le pueden recortar $450 millones adicionales a los $340 millones que ha logrado ahorrar la institución durante los últimos 4 años.

Esto a su vez, agrava una serie de problemas que se han ido acumulando desde hace mucho tiempo:

  • La congelación de plazas ha llevado a un serio problema de ingresos a nivel del Sistema de Retiro.
    .
  • El incremento de reclutamiento de profesores por contrato y a tiempo parcial afecta la misma dinámica departamental: algunos permanentes se piensan retirar sin nadie que ocupe las plazas, algo que significa cada vez menos profesores miembros de comités de personal estén condenados a evaluar a sus pares en probatorio o por contrato para velar por la calidad de la enseñanza, pocos profesores calificarían para ser senadores académicos o directores de departamento, etc.
    .
  •  El recorte de $450 millones afectaría también innecesariamente la disponibilidad de recursos para investigadores, profesores y estudiantes.

A estas alturas, todavía no se sabe de dónde la Junta de Control Fiscal sacó la cifra de $450 millones, lo que parece una posición a todas luces arbitraria. Se ha dicho en muchas ocasiones que debemos aportar y hacer propuestas de viabilidad económica ante la Junta. Sin embargo, lo que parece muy evidente es que a la Junta no le interesa la salud económica de la Universidad. Hasta economistas que previamente favorecían este organismo supragubernamental encuentran que sus propuestas son una locura.

Aún con todos los defectos mencionados, la Universidad de Puerto Ricose sigue destacando como un motor vigoroso de generación de capital económico y cultural. Como señalamos en otro artículo, este organismo de educación superior contribuye a nuestro Archipiélago de maneras insospechadas y que en muchas ocasiones el público no conoce.

El pasado mes, tuve la fortuna de asistir al Encuentro Nacional de Ética en Porta del Sol, coordinado por la Fundación Movimiento Ético, donde depusieron varios profesores del Recinto Universitario de Mayagüez (Dr. Marcel J. Castro, Dr. Benjamín Colucci, Profa. Cristina Canals Silander, Coordinadora del Instituto Universitario para el Desarrollo de las Comunidades). Presentaron toda una serie de proyectos de rehabilitación de estructuras en comunidades, a la vez que mostraron cómo adiestraron a distintas personas para la autogestión y creación de empleos. (Espero que más adelante, los vídeos de esta actividad estén disponibles al público).

El excandidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Carlos Ignacio Pesquera, en su programa en Radio Isla, ha entrevistado a ciertas personas del sector privado que han dejado claro testimonio de la enorme contribución de la Universidad de Puerto Rico. Parte de la razón de ser de la inversión extranjera en el país se debe a la formación de expertos y personal diestro que sale de dicha institución pública.

Como dijimos en nuestro artículo previo sobre la Universidad, esta se destaca muy bien por encima de las instituciones educativas privadas. Recuerden la lista de científicos miembros de la Universidad de Puerto Rico más citados. Algunos de sus egresados se encuentran entre los científicos más influyentes de Estados Unidos. De entre las instituciones educativas, es la Universidad de Puerto Rico la que más produce conocimiento científico y se encuentra entre las primeras quince en Latinoamérica.

No olvidemos tampoco que muchos de los egresados de sus distintos programas son las que nutren la infraestructura intelectual de las universidades privadas. La Universidad Interamericana, el sistema Ana G. Méndez, entre otras, dependen de la calidad de historiadores, planificadores y expertos que forma la Universidad de Puerto Rico.

En una sección de Tribuna Invitada del periódico El Nuevo Día, el economista José Caraballo trae a colación otras consideraciones:

¿Es posible una economía del conocimiento sin la UPR? No, miren la importancia del Instituto Aeroespacial para el nicho del noroeste. Sin investigación no hay economía del conocimiento y la UPR es la que más investiga en Puerto Rico. Según Webometrics, el 88% de los 113 científicos más citados en Puerto Rico están afiliados a la UPR. De hecho, un recinto subgraduado pequeño como Cayey cuenta desde el 2003 con más de 122 publicaciones arbitradas (algunas de ellas en revistas como Nature), superando a la mayoría de las universidades privadas. Además, según el Consejo de Educación, la tasa de graduación del sistema UPR a nivel subgraduado es un 80% más alta que el promedio de las universidades privadas.

La UPR, ¿derrocha mucho comparado a las privadas? Para poder atraer profesores que investiguen, la UPR paga cerca de $10,000 más que las privadas. Sin embargo, la UPR no provee un aumento salarial a sus profesores en más de 10 años, ni costea todos sus viajes, no le paga a sus atletas, sus directivos no cobran millones de dólares como algunos en las privadas y muchos salones siquiera tienen aire acondicionado como en privadas.

En otras palabras, Puerto Rico invierte con la Universidad de Puerto Rico, no está “gastando” dinero. Viéndolo desde esta perspectiva, aun si lo queremos ver todo estrictamente a nivel costo beneficio, el recorte que piensa hacer la Junta de $450 millones es una solemne insensatez. Si introducimos a la ecuación el factor cultural, los distintos programas de los diversos recintos para actividades recreativas, deportivas y culturales le inserta vida a los municipios … lo que redunda en una mejor actividad económica. Quitarle esos fondos, sería agravar la salud económica de los municipios.

Frecuentemente se escucha en la radio el nivel de corrupción que existe en la Universidad de Puerto Rico y el grado de saqueo en la institución. Aunque estos señalamientos no dejan de tener razón, no son suficientes para condenar toda una institución que todos los días le da y le sigue dando mucho al país. Si procede la extirpación de $450 millones injustificadamente a este patrimonio nacional, Puerto Rico perderá un gran generador de capital y contribuirá al empobrecimiento de nuestra sociedad.

Los académicos tenemos que hacer de nuestra parte para dar a conocer públicamente las grandes aportaciones que hacemos todos los días y que deberían ser motivo de orgullo para los puertorriqueños. Para la supervivencia de la Universidad, se hace compulsoria una campaña para que el público vea lo que estamos haciendo a nivel de aportaciones comunitarias y educativas, adelantos tecnológicos y científicos (desde la nanotecnología hasta la NASA) y creación de capital económico y cultural. En la última reunión del claustro de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, quedamos en la creación de algún portal que diera a conocer públicamente nuestro impacto a las comunidades de Cayey y regiones adyacentes.

Cada grando de arena para concienciar a la nación puertorriqueña en relación con este tema, generará mayor favor de la opinión pública y una mejor disposición a que entienda lo que a estas alturas es evidente y que la mayoría de los economistas ahora se dan cuenta: que la Junta de Control Fiscal no viene a “sanear” fiscalmente a Puerto Rico, sino a cobrar a expensas de la propia salud económica de los puertorriqueños.

Esta inversión del pueblo merece ser defendida para crear una mejor economía de solidaridad en todos los niveles de la vida puertorriqueña.

HUSE lleva el decreto de ayuno a los tribunales

Decreto firmado de 40 días de ayuno en la Cámara de Representantes

Decreto firmado de 40 días de ayuno en la Cámara de Representantes

Recientemente, la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) ha disputado en la opinión pública la legitimidad de un decreto aprobado por la Cámara de Representantes para que municipios en Puerto Rico implementen unas actividades e invitar al pueblo al ayuno y la oración. HUSE argumenta que esto constituye una violación a la disposición de la Constitución del ELA de Puerto Rico que dice sin ambigüedad alguna que habrá completa separación de Iglesia y estado. El decreto en cuestión, alega que es …

… para la purificación espiritual, material y social de nuestra población en todo el archipiélago de Puerto Rico … convocar al Pueblo de Puerto Rico a levantarse en unidad para interceder por nuestra Isla del Cordero.

Una vez obtenido el decreto, HUSE procedió a presentar una demanda contra el Presidente de la Cámara de Representantes y todos los legisladores que suscribieron el documento. Se sometió un injunction preliminar solicitando un cese y desista a la parte demandada de llevar a cabo la actividad planificada al respecto. El Juez Ángel Pagán Ocasio, del Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de San Juan, emitió una orden ayer, el 23 de febrero, dando un “No Ha Lugar” a dicho injunction y convocó a las partes al Tribunal para que presentaran su caso el 3 de marzo del 2017.

Veremos en los próximos días el desenlace de esta defensa de la separación de Iglesia y estado. Por lo pronto, el Presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, dejó claro que no importa si el tribunal le prohíbe llevar a cabo la actividad, continuará en esa jornada.

.

Opinión

Irónicamente, el decreto invita a grupos “seculares y espirituales” a la actividad. El problema está que entre los grupos seculares, habemos algunos que no pensamos que ni el ayuno y la oración intercederá por nada ante nadie. Sí, en el plano personal puede ser que mejore la vida espiritual de algunos, pero como confiesa el párrafo introductorio del decreto, esto responde a una cosmovisión religiosa en la que el ayuno y la oración se dirige a “interceder” por “el Pueblo” ante algo o alguien. ¿Quién será? Muy probablemente el dios judeocristiano (o el musulmán, o el no denominacional).

Este servidor es naturalista religioso que ve a la Totalidad de la Realidad como Dios, el ayuno y la oración no tienen sentido alguno si se quiere mejorar las condiciones sociales del pueblo. Otros naturalistas religiosos no usan lenguaje teísta para ello, pero también serían de la misma opinión. Pienso que para la mayoría de los agnósticos y ateos, la actividad no tendrá efecto alguno sobre la realidad socioeconómica de Puerto Rico. El ayuno y la oración solo unifica a aquellos que son creyentes en dichas prácticas, excluyendo a los que no creemos en ello.

Sin embargo, hay algunos factores que potencialmente podrían unificar al país y, simultáneamente, probablemente darían muy buenos resultados por ser medidas de consenso:

  • Reunirse los representantes de todas las esferas sociales: proletariado del país, empleados gubernamentales, el sector del capital, partidos políticos, etc. y hacer un programa integral de país con el que, no importa que partido esté en el poder, haya un compromiso para su continuidad.
    .
  • Recurrir a organizaciones expertas en distintos temas pertinentes tales como la Asociación de Economistas de Puerto Rico, el Centro para la Nueva Economía, eticistas, planificadores respetados por el pueblo para ayudar a confeccionar dicho programa.
    .
  • Mientras se implementan ese programa, que haya también una Asamblea de Status que atienda por su cuenta dicho asunto, ya que muchas de las variables económicas están atadas inevitablemente a este tema.

En cuanto a algo semejante a lo propuesto a los primeros dos puntos, tenemos evidencia de que funciona. Este ha sido el caso clásico de Irlanda, especialmente cuando se convirtió en lo que muchos economistas han llamado “el Tigre Celta”. Esto lo logró mediante un pacto entre el capital, el sector laboral y el gobierno que se ha llegado a conocer como “Social Partnership” y su programa “Programme for National Recovery“. Algo semejante se ha estado forjando en Barbados.

Otras medidas que podrían funcionar involucran una verdadera limpieza de la corrupción gubernamental vía mayor transparencia. Para ello, debería haber mayores recursos tecnológicos que hagan la documentación pública mucho más accesible al público promedio y a la prensa del país. Debería fortalecerse la Oficina del Contralor para nombrar a las personas responsables de actos de corrupción y tomar mayores medidas contra ellas para que paguen a la sociedad, sin caer en el vaivén partidista que muchas veces afecta la labor del Departamento de Justicia.

Sin embargo, no tenemos evidencia de que algún país se haya recuperado en gran medida gracias al ayuno y la oración. De hecho, una gran parte de los países más prósperos y estables del mundo tiene poblaciones cuya mayoría no se afilia a ninguna religión organizada (Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia, Finlandia) y hay muchos países que prosperan más en la medida que se han ido secularizando (e.g. Irlanda, Holanda, Francia e Inglaterra). No hay evidencia de países que prosperan gracias a una religión organizada o por políticas de oración y ayuno. Tampoco lo hay en cuanto a la proporción directa en fomentar políticas religiosas y la estabilidad económica y social de un país.

Tampoco se puede constatar que aquellos que detentan el poder económico y político que abogan por dichas medidas religiosas hayan sido “purificados materialmente”, debido a que siguen siendo tan ricos como antes … tal vez más. En cuanto a la “purificación espiritual”, es escasa la evidencia de que, por ejemplo, algún político o alguna persona atada al sector económico haya abandonado la corrupción debido a una política pública como la que ha propuesto la Cámara de Representantes.

A la luz de ello, no es malo en principio a que individuos oren o ayunen si eso les ayuda espiritualmente. Sin embargo, convertirlo en política pública para aparentar que el gobierno está haciendo algo por la debacle económica parece ser una pérdida de tiempo y de recursos, violenta la Constitución de Puerto Rico y distrae al público en cuanto a medidas que sí funcionan.

Opinión: La Universidad de Puerto Rico como inversión del pueblo

Torre de la Universidad de Puerto Rico

Torre de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Fotografía cortesía de Moebiusuibeom-en en Wikimedia Commons. CC-BY-SA 3.0.

Por más de una década, la Universidad de Puerto Rico ha sido víctima de la depresión económica que ha azotado al país desde el año 2006, dos años antes del colapso económico mundial debido a la explosión de la burbuja financiera que terminó por dejar a muchos en el fango de la pobreza.

Debido a que la Universidad ha recibido cada vez menos fondos y varios gobiernos han drenado a drede sus recursos, esta se ha visto forzada a ajustar su presupuesto a la nueva realidad de declive fiscal. Sin embargo, la Junta de Control Fiscal (perdonen queridos lectores, pero rehúso usar el eufemismo “Junta de Supervisión Fiscal”) desea recortarlo a un nivel a todas luces intolerable para el sistema.

Algunas personas han sugerido que la Universidad se debe independizar del gobierno. Otros afirman que deben eliminarse recintos y mantenerse solamente a Río Piedras, Ciencias Médicas y Mayagüez. Lo primero sugiere automáticamente la privatización de la Universidad, lo segundo sería ignorar los talentos y las aportaciones que sin lugar a dudas se están dando en muchos de estos recintos, tales como el de Cayey, Humacao, Utuado, Arecibo, Ponce y otros. Por ende, esa “sabiduría” fiscal no es tan sencilla. Lo que sí nos consta a los que hemos estado prestando atención al respecto es que estas discusiones en torno a la restructuración del sistema se han estado dando dentro de la institución desde hace más de una década (por lo menos). En ese sentido, “no hay nada nuevo bajo el sol”.

Lo que sí es preocupante es la sugerencia de que la Universidad de Puerto Rico se vaya sola y que “se independice” del estado o que sea “verdaderamente autónoma”. Las voces que se suman a esta propuesta se olvidan de varias cosas:

  • La Universidad de Puerto Rico no es un “gasto” del gobierno, sino una inversión del estado. El pueblo de Puerto Rico invierte como manera de generación de capital para beneficio suyo y del mundo. En otras palabras, es un patrimonio nacional.
    .
  • A pesar de todos los saqueos, gobiernos rojos y azules, la inmensa burocracia que le caracteriza, tecnología atrasada, partidizaciones, etc., aun comparada con las universidades privadas, la Universidad de Puerto Rico sigue teniendo de las mejores mentes de Puerto Rico en diversas áreas de las ciencias y las humanidades. Las universidades privadas y otras instituciones educativas se nutren muy fuertemente de sus egresados.
    .
  • El sector privado (incluyendo las multinacionales) invierte mucho en la Universidad de Puerto Rico, ya que produce intelecto para la industria, la educación, las artes y las ciencias.
    .
  • Como he podido constatar en muchos casos, la UPR ha sido un importante peldaño por el que un estudiante pobre se eleva a una situación económica mejor.
    .
  • En el caso de las ciencias como tal, la Universidad de Puerto Rico se destaca muy bien por encima de las instituciones educativas privadas. Como una pequeña muestra tomen en cuenta esta lista de científicos miembros de la Universidad de Puerto Rico más citados.  Algunos de sus egresados se encuentran entre los científicos más influyentes de Estados Unidos. De entre las instituciones educativas, es la Universidad de Puerto Rico la que más produce conocimiento científico y se encuentra entre las primeras quince en Latinoamérica.
    .
  • No hemos mencionado el gran número de artistas, escritores, dramaturgos, filósofos, historiadores, sociólogos, economistas, planificadores y expertos de todo tipo que enriquecen la vida puertorriqueña de maneras no siempre visibles en los medios de comunicación y que cambian la vida de estudiantes y de comunidades completas.

Sí, podría ser posible que la Universidad sobreviva sin asistencia del estado (lo dudo, pero vamos a concederlo para efectos del argumento), pero en tal caso, una Universidad desligada del estado no tendría obligación alguna para con el pueblo de Puerto Rico. Es más, podemos conceder como algo positivo la reducción de cierta burocracia y excesos de puestos de confianza (¡que los hay!) y que se administre con mayor eficiencia como una empresa privada. Sin embargo, se supone que la institución sea una universidad pública, para hacer disponible recursos que por las limitaciones inherentes del sector privado, este no puede proveer por no ser rentable, especialmente en áreas de ciencias sociales, humanidades, idiomas, entre otros, pero que enriquecen a la larga la sociedad puertorriqueña y, en ocasiones, le dirige a integrarse mejor dentro de una realidad globalizada, mientras que lo hace desde su identidad cultural. …  De ahí la necesidad de la inversión del estado.

La Universidad puede mejorar considerablemente (nadie lo niega) y una época de crisis es un momento indicado para ello. Sin embargo, esto no se va a lograr si tanto el gobierno como la Junta de Control Fiscal se empeñan en agredirle y quitarle fondos para lucrar a unos señores que poco les importa lo que suceda, siempre y cuando se les pague.

Economía y criminalidad: ¿qué nos dicen los datos sobre la inmigración ilegal?

Desde hace algunos años, se viene alegando en Estados Unidos que la inmigración ilegal ha contribuido significativamente al aumento de la criminalidad. Muchos de estos se hacen en ocasiones con bases anecdóticas y su razonamiento sigue más o menos el siguiente esquema:

La inmigración ilegal contribuye a la criminalidad porque X cometió un crimen y X es inmigrante ilegal. X no hubiera cometido crimen alguno si se le hubiera … arrestado, devuelto a su lugar de origen, etc.

Aunque parte de este razonamiento es una perogrullada (e.g. “Que X era inmigrante ilegal y X cometió un crimen, por lo tanto sin inmigración ilegal no se hubiera cometido el crimen”) cuando se va al plano social y de política pública, no es así exactamente.

Muchos de los inmigrantes ilegales provienen o de países vilmente explotados por potencias económicas mundiales e industrializadas, producto de serios conflictos internos, o países víctimas de la extrema pobreza. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que los inmigrantes ilegales en su mayoría no van a Estados Unidos “para cometer crímenes”. Al contrario, tienen ideales perfectamente nobles: mejorar su condición de vida y proveerle mejores recursos económicos para sus parientes, sea en el país donde desean vivir o siendo una fuente económica para aquellos de sus parientes que continúan viviendo en el país de origen.

Una de las más grandes preocupaciones en torno la criminalidad es la del terrorismo. El mes pasado, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió emitir una orden ejecutiva para detener el viaje de provenientes de aquellos países que “fomentan el terrorismo”. La razón de ello, alega el Presidente, es la siguiente:

Numerous foreign-born individuals have been convicted or implicated in terrorism-related crimes since September 11, 2001, including foreign nationals who entered the United States after receiving visitor, student, or employment visas, or who entered through the United States refugee resettlement program. Deteriorating conditions in certain countries due to war, strife, disaster, and civil unrest increase the likelihood that terrorists will use any means possible to enter the United States. The United States must be vigilant during the visa-issuance process to ensure that those approved for admission do not intend to harm Americans and that they have no ties to terrorism.

Pres. Donald Trump

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump (Foto cortesía de Gage Skidmore, CC-BY-SA 2.0).

Aparentemente,  el Presidente Trump firma esta orden como “una reacción” al ataque de Orlando, aunque nos parece que es más bien una movida política dirigida al sector antinmigrante de los Estados Unidos.  Sin embargo, se le olvida por completo que el atacante era un ciudadano estadounidense con unos serios trastornos mentales y que aparentemente no tenía lazos con organización terrorista alguna. Se le olvida también que el CATO Institute, un think tank notoriamente conservador, llevó a cabo un análisis de riesgos en torno al terrorismo por parte de inmigrantes de dichos países y su conclusión es que aun si incluimos acontecimientos como los del 9/11 y otros, la probabilidad de dicho ataque por parte de los inmigrantes es de 1 en 3,609,709 al año.  Procede también a indicar lo siguiente:

For 30 of those 41 years, no Americans were killed on U.S. soil in terrorist attacks caused by foreigners or immigrants. Foreign-born terrorism is a hazard to American life, liberty, and private property, but it is manageable given the huge economic benefits of immigration and the small costs of terrorism.

De los refugiados sirios en particular, ninguno de ellos ha llevado a cabo un ataque terrorista fatal en los Estados Unidos (véase también este artículo). Al contrario, es notable el hecho de que Arabia Saudita no fue incluida en la lista de países, dado que los atacantes del 9/11 fueron mayormente sauditas.

Sin que esto sea suficiente, los republicanos que favorecen estas políticas presidenciales afirman que estas son sistémicas y que las ejercía el expresidente Barack Obama. Cabe preguntarse, entonces, ¿por qué hacía falta una orden ejecutiva para ello si ya el sistema estaba haciendo la labor?  A fin de cuentas, no es de la manera ejecutada por Trump que funciona sus mecanismos estatales. Hay que acalarar que bajo el Pres. Obama sí se hizo un listado de países donde hay mayor riesgo de emigración de terroristas con la intención de atacar a los Estados Unidos. Lo que resulta una falsedad es decir que él hizo exactamente lo mismo que Trump en cuanto a esta materia. Los países en la lista fueron: Irán, Irak, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yémen.

Sin lugar a dudas, esta medida era totalmente irracional. La orden no detenía meramente a potenciales terroristas, sino también la inmensa mayoría de las personas provenientes de estos países que entraban a Estados Unidos legalmente y con propósitos legítimos, además de personas que traían ya consigo una tarjeta verde o tenían una ciudadanía dual. Entre varios de ellos se encontraban prestigiosos científicos,  estudiantes universitarios de diversas disciplinas y hackers y programadores profesionales que trabajaban benignamente en distintas compañías que laboraban sin problema alguno . Afortunadamente, se dejó sin efecto tal orden ejecutiva gracias a una determinación judicial, lo que ha desatado una cadena de ataques del Presidente a miembros de la rama judicial federal vía Twitter.

A pesar de toda esta tragicomedia política, siempre aparecen momentos de humanidad como reacción a estas medidas. Por ejemplo, algunos científicos hicieron disponibles sus laboratorios para aquellos que no pudieron viajar debido a esta política migratoria. El Vaticano ha estado estimulando la reunión de diversos movimientos populares a favor de políticas de protección al inmigrante y la Iglesia Unitaria Universalista de Estados Unidos está ofreciendo sus templos como albergues para inmigrantes ilegales que busquen refugio.

Otros aspectos de la política migratoria del Presidente continúan, como la búsqueda y deportación de inmigrantes ilegales, medida que ha tomado por sorpresa al sector agrícola estadounidense que emplea a dicha mano de obra. Lo que es extraordinario de todo esto es que años antes hubo un análisis que demostraba el potencial daño económico que implicaría unas políticas migratorias extremas. No … no provino de algún sector liberal o progresista, sino de unas organizaciones conocidas por su visión conservadora y republicana,  el  Partnership for a New American Economy y el Center for Global Development de Michael Bloomberg y Rupert Murdoch. Estos grupos sometieron un informe en el 2013 en torno a la mano de obra inmigrante y su aportación económica a la agricultura de Carolina del Norte. Entre otras cosas, este documento afirma lo siguiente:

  1. There is virtually no supply of native manual farm laborers in
    North Carolina:

In 2011, there were on average 489,000 unemployed people in North Carolina and approximately 6,500 available farm jobs offered through the North Carolina Growers Association. Despite the fact that each of these jobs was in or next to a county with over 10 percent unemployment, only 268 of the nearly 500,000 unemployed North Carolinians applied for these jobs. More than 90 percent of those applying (245 people) were hired, but just 163 showed up for the first day of work. A month in, more than half had quit. Only 7 native workers – or 3 percent of US workers hired – completed the entire growing season. By contrast, roughly 90 percent of all Mexican farm workers at the NCGA complete the growing season. In any given week, native farm workers are 30 times more likely to leave the job than Mexican farm workers. With 6,500 job openings, the 7 native workers who completed the season filled only
one-tenth of one percent of the jobs offered by the NCGA.

  1. No matter how bad the economy becomes, native workers do not take
    farm jobs:

Increasing unemployment has no impact at all on the number of native workers who complete the growing season with the NCGA, although it does correspond with a slight increase in the number who apply for farm jobs. The study shows that if unemployment rose from 2 percent to 14 percent, which would put hundreds of thousands of new people out of work, only about 100 more US workers would apply for NCGA jobs each year – just a sliver of the roughly 6,500–7,000 placements needed in recent years. Still, this spike in unemployment rate would not make US workers any more likely to finish a growing season at all.

  1. The North Carolina Growers Association spends more money to comply
    with the immigration laws designed to protect American workers than it
    does on salaries for all its American farm workers combined:

The North Carolina Growers Association spent more than $100,000 to advertise farm jobs and comply with immigration laws in 2011, while it paid out just $87,000 in wages to the seven native workers who completed the season working on the farm.

Esto refuta de manera decisiva uno de los argumentos más esgrimidos por el discurso antinmigrante: que los inmigrantes le “roban los empleos” a los nativos. Nada más lejos de la verdad. No importa cuan bien pague el patrono, no importa cuánto se intente proyectar el proletarismo agrícola como un trabajo digno, ni cuan “mala esté la economía”, sencillamente dicha labor no tiene demanda efectiva entre los estadounidenses, aunque así lo sea en el caso del inmigrante mexicano.

Lo otro que muestra son las implicaciones de la política migratoria de Trump:  el deportar a inmigrantes ilegales de Estados Unidos tendría un efecto devastador en la agricultura estadounidense.

The example of the North Carolina Growers Association affirms how deeply American farms depend on foreign labor, and how fundamental foreign labor is to making the agriculture industry run. Immigration policies can and should protect native employment, but should also not ignore economic reality. About two-thirds of hired farm workers in America today are foreigners, and America’s farms are depending steadily more on hired help and less on family members: according to the 2007 Census of Agriculture, paid employees made up about 60 percent of all farm workers, a substantial rise from the 40 percent share they made up in the 1990s (correspondingly, unpaid family members constituted 60 percent of farm workers nationally in the 1990s but only 40 percent today).

Esto ha llevado a no pocos sectores agrícolas que le llevaron al poder a vivir atemorizados ante la pérdida de mano de obra y podría generar una inflación causada por un posible aumento repentino del costo de alimentos, incluyendo aquel de ganado, sin hablar de la necesidad ulterior de descansar en mayores importaciones.

Ahora bien, debemos adentrarnos también en el asunto de la criminalidad. Desgraciadamente, el patrón social que acompaña a casi todo inmigrante ilegal es el grado de pobreza al que se enfrenta una vez pone su pie en el país anfitrión. Según algunos, esto condena a dicho territorio a la criminalidad. Desde un punto de vista científico social, este es un alegato empírico.

Marcha proinmigración

Marcha por la reforma migratoria estadounidense en 2006, San José, California (Foto cortesía de z2amiller, CC-BY-SA 2.0)

Una vez más, toda decisión de política pública debe tener buen fundamento empírico que dirija cualquier curso de acción. ¿Qué nos revela la evidencia?

Este año se publicó un artículo en la revista académica Journal of Ethnicity in Criminal Justice donde recoge los mejores datos disponibles en torno a la inmigración y su correlación con la criminalidad y demuestra que, contrario a lo que frecuentemente se supone, la tendencia de los inmigrantes (legales o ilegales) no es la de cometer crímenes. Al contrario,  dichas personas son las que menos riesgo implican para la sociedad en dichos términos. Steve Novella, en Neurologica Blog, llama la atención al hecho de que esto confirma un estudio publicado hace diez años que demostraba que un inmigrante, aunque fuera ilegal, tenía 20% de probabilidad de terminar en la cárcel cuando se le compara con un estadounidense. La razón de ello parece serque un inmigrante tiene mucho menos probabilidad de cometer un crimen que un nativo porque le presta mayor atención a las restricciones legales y sus correspondientes penalidades. Novella señala que es bien importante tener en cuenta de que ambos estudios tienen fallas significativas, por lo que sus resultados hay que cualificarlos y tomarlos cum granus salis.

Parece ser que la primera generación de estos inmigrantes, es decir, los inmigrantes acabados de llegar (legales o no), tienen una baja tasa de participación en actividades criminales o ilegales (excepto, por supuesto, su estancia ilegal). Sin embargo, la siguiente generación (los primeros hijos de los inmigrantes), a medida que se asimilan, tienden a aumentar su actividad criminal o ilegal, más o menos a la misma tasa que los nativos. Tampoco parece alterar en lo absoluto la tasa de criminalidad en las ciudades donde aspiran a vivir.

Esto contrasta marcadamente con los alegatos de Donald Trump durante su discurso de aceptación de su candidatura a la presidencia de Estados Unidos:

“[Undocumented immigrants] are being released by the tens of thousands into our communities with no regard for the impact on public safety or resources…We are going to build a great border wall to stop illegal immigration, to stop the gangs and the violence, and to stop the drugs from pouring into our communities.”

Toda la evidencia que se ha colectado desde los años 30, unay otra y otra vez hasta hoy demuestra exactamente lo contrario. Es más, de acuerdo con algunos estudios, la inmigración en las ciudades ha ayudado a reducir la tasa de la criminalidad. En el peor de los casos, ciertos estudios hechos con rigor (antes del publicado este año) mostraban que no hay base alguna para decir que los inmigrantes (fueran ilegales o no) son más propensos al crimen que los nativos.

Ciertamente, al mostrar todo esto no queremos implicar que la política pública correcta sea la de invitar a cualquier persona, incluyendo terroristas y conocidos criminales, a Estados Unidos o cualquier otro país. Al contrario, se deben continuar con ciertas políticas migratorias que realmente garanticen la seguridad y salud pública estadounidense. Sin embargo, lo que nos parece incorrecto es que la política aislacionista actual para terminar con el NAFTA, la creación de la muralla trumpeana para impedir la entrada de ilegales a los Estados Unidos mas su deportación masiva son varias de las decisiones desafortunadas contrarias a la economía estadounidense que el Presidente pudo haber tomado, sin hablar de la inhumanidad de lo que ello implica para los que buscan una vida mejor. En este hecho pueden estar de acuerdo conservadores, liberales y progresistas, a pesar de que el Presidente Trump haya hecho triunfar la ideología sobre la evidencia.

Referencias

Adelman, R., Reid, L. W., Markle, G., Weiss, S., & Jaret, C. (2017). Urban crime rates and the changing face of immigration: Evidence across four decades. Journal of Ethnicity in Criminal Justice, 15, 1, 52-77. doi: 10.1080/15377938.2016.1261057.

Butcher, K. F., & Piehl, A. M. (2007, jul.). “Why are immigrants’ incarceration rates so low? Evidence on selective immigration, deterrence, and deportation.” The National Bureau of Economic Research. doi: 10.3386/w13229. http://www.nber.org/papers/w13229.

Clemens, Michael A. (2013). International harvest. A case study of how foreign workers help American farms grow crops – and the economy. Partnership for a New American Economy
and the Center for Global Development.  http://www.renewoureconomy.org/sites/all/themes/pnae/nc-agr-report-05-2013.pdf.

National Commission on Law Observance and Enforcement. (1931). Report on Crime and the Foreign Born. Washington, D.C.: Government Printing Office.  https://www.ncjrs.gov/pdffiles1/Digitization/44548NCJRS.pdf.

Ousey, G. C.,  & Kubrin, C. E. (2009). Exploring the connection between immigration and violent crime rates in U.S. cities, 1980–2000. Social Problems56, 3, 447-473. doi: 10.1525/sp.2009.56.3.447.

Ousey, G. C., & Kubrin, C. E. (2014, sept.). Journal of Quantitative Criminology, 30, 3,  453-483. doi: 10.1007/s10940-013-9210-5.

Reid, L. W., Weiss, H. E.,  Adelman, R. M. & Jaret, C. (2005, Dec.) The immigration–crime relationship: Evidence across US metropolitan areas. Social Science Research34, 4, 757–780. doi:  10.1016/j.ssresearch.2005.01.001.

Taft, D. R. (1933, 1 oct.). Does immigration increase crime? Social Forces, 12, 1,  69-77. doi: 10.2307/2570119.

Comprendiendo a Marx: su teoría del valor

karl_marxEn mayor o menor medida, Karl Marx es una de las figuras más amadas y simultáneamente más odiadas de la faz de la tierra, con o sin razón. No importa si uno es políticamente de izquierda, derecha, centro o ninguna de las anteriores, usted no puede ignorarlo. Es tal vez el pensador subversivo de mayor impacto del mundo y que contribuyó a definir políticamente los órdenes económico y político del siglo XX. En América Latina, algunos gobiernos se remiten a su propuesta como alternativa al capitalismo neoliberal que procura eliminar las restricciones estatales para andar, como diríamos los boricuas, “por la libre”.

Sin embargo, podríamos argumentar también que él ha sido uno de los pensadores menos entendidos por sus opositores y partidarios. Esto se debe a un sinnúmero de factores: Marx nunca terminó su magnum opus, El capital, sino que publicó en vida solo el primer tomo, mientras que los otros dos fueron hechuras de su amigo Friedrich Engels a partir de las notas del ilustre pensador;  malas traducciones al inglés y al castellano; influencias ideológicas por parte de los soviéticos y varios ideólogos durante el siglo XX; una comprensión deficiente de las dialécticas hegelianas y marxianas; las oscuridades de los mismos escritos marxianos, la falta de contextualización de su obra, cegueras ideológicas, la distorsión llevada a cabo por Engels de la filosofía marxiana sobre la dialéctica (aplicada solo a la economía y a la historia) y convertirla en el llamado “materialismo dialéctico” (que no debe confundirse con la “dialéctica materialista”), entre muchos otros factores.

Por estas y otras razones, no sorprende que su teoría de valor sea tan poco comprendida, muy especialmente por sus detractores. Aquí le vamos a echar una mirada a la visión filosófica marxiana en torno al valor, para entonces ver más claramente los aciertos y desaciertos de este sociólogo y economista.

Por cierto, nosotros no sostenemos que su concepción materialista de la historia sea científica. Desde el punto de vista filosófico, ya en esta etapa puede servir en el mejor de los casos como una perspectiva con la que podemos mirar cierto acontecimiento histórico con potencial explicativo. Sin embargo, en líneas generales, sus predicciones han fracasado estrepitosamente y (desde tiempos del mismo Marx) sus favorecedores no han hecho otra cosa que anexar hipótesis ad hoc que expliquen su fracaso predictivo y cómo “pronto” desembocará en una sociedad socialista como él predijo. Este comportamiento es señal de que el materialismo histórico es una seudociencia. Sin embargo, lo que  podemos decir, es que en El capital  podemos encontrar joyas científicas y filosóficas que no se deben despreciar, independientemente de la invalidez del materialismo histórico.

.

La dimensión espiritual de Marx

Ya escucho exclamar: “¿La dimensión `espiritual’?  ¡¿En serio?! Pero Marx era materialista.” Él era materialista, pero no un materialista grosero. Por “materialismo grosero” quiero decir, un tipo de materialismo que excluya cualquier tipo de existencia espiritual, en el sentido cultural del término. Al contrario, Marx sostenía un materialismo moderado. Acordémonos que para Marx, la ideología dominante de una época, sus estructuras políticas, las estructuras sociales, etc. están determinadas en última instancia por las relaciones de producción. Sin embargo, hay fuerzas claramente espirituales (culturales) que influyen sobre las relaciones de producción, sobre el modo de producción capitalista, sobre las relaciones políticas, etc. Este es un punto que se puede ver claramente en El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte (15-27) y en la carta de Engels a Bloch del 21 de septiembre de 1890.

Para el Marx autor de El capital, el valor pertenece a este ámbito espiritual. ¿Cómo es esto posible si la economía es material?  Para Marx, el individuo está inserto en un enjambre de relaciones de diversos tipos: familiares, económicos, culturales, políticos, entre otros. Marx reconoce esto cuando examina al capitalista (al burgués) cuando nos dice:

No pinto de color de rosa, por cierto, las figuras del capitalista y el terrateniente. Pero aquí sólo se trata de personas en la medida en que son la personificación de categorías econó­micas, portadores de determinadas relaciones e intereses de clase. Mi punto de vista, con arreglo al cual concibo como proceso de historia natural el desarrollo de la forma­ción económico-social, menos que ningún otro podría res­ponsabilizar al individuo por relaciones de las cuales él sigue siendo socialmente una creatura por más que subje­tivamente pueda elevarse sobre las mismas (El capital 8)

A Marx no le interesa el examen de las relaciones del burgués en cuanto a padre de familia, hermano, amigo, jugador de briscas,  lector de novelas de Stephen King o admirador de Amy Adams en Arrival o despreciador de Man of Steel (¡como debería ser!) A lo único que Marx le importa es aquellos tipos de relaciones que implica el ser dueño de los medios de algún producción social (sea como accionista o como dueño de cualquier empresa de producción social externo al mercado de acciones).

Aquí yace el asunto. ¿Han visto ustedes relaciones en algún sitio? ¿A qué saben? ¿De qué color son? ¿Son ásperos o lisos? Obviamente todas estas preguntas son absurdas, ya que todas las relaciones son abstractas. Sin embargo, para Marx ninguna relación de este tipo es una ficción. Todas las relaciones sociales son reales y se fundan en una realidad material. Lo que significa que para él, como para Hegel, existe una vida espiritual a nivel social. Desde su punto de vista materialista, toda esta vida espiritual emerge de una realidad material, es decir, una realidad de economía. Marx ve a la economía en términos físicos: es distribución de materia y energía en forma de mercancía entre seres humanos. Sin embargo, esto no se da por pura inercia física, sino que la economía surge de dos tipos de relaciones:

  • La relación entre el colectivo humano y la naturaleza
  • La relación entre los seres humanos entre sí

hegel_portrait_by_schlesinger_1831Gran parte de esto se inspira del pensador G. W. F. Hegel y su propuesta dialéctica. Marx y Hegel son bien cercanos en este aspecto, ya que con excepción de un solo factor, Marx sigue metodológicamente a Hegel al dedillo. Donde Marx difiere de Hegel es que para este, los opuestos se armonizan, mientras que para aquel los opuestos mantienen tensiones sistémicas. Aun así, para ambos, se parte de la totalidad de la dinámica universal (en el caso de Marx específicamente es la vida sistémica capitalista), en la que la humanidad sostiene una relación metabólica con la naturaleza. Así que los seres humanos forjan un tipo de relación de producción (la capitalista), que es resultado de un proceso histórico y que se distingue de extraer de la naturaleza toda aquella materia prima que necesita para la producción de mercancías. Para ello, la sociedad debe incluir una estructura en que haya burguesía y proletariado, aun cuando mantengan una tensión entre estas clases sociales resultado de la apropiación del plusvalor generado por la última para beneficio de la primera.

En otras palabras, todo análisis económico tiene que incluir un examen del elemento espiritual de la dinámica procesual económica. Así que toda mercancía implica opuestos: su valor de uso (material) y su valor de cambio (espiritual), que implica a su vez el trabajo concreto (material) y el trabajo abstracto (espiritual) y así sucesivamente.
.

El valor como algo objetivo

Ahora bien, una vez establecemos que el valor pertenece al ámbito espiritual, de las relaciones entre seres humanos y estos con la naturaleza, la pregunta es, ¿de qué tipo de valor está hablando Marx? Para él, el valor económico de una mercancía lo determina el trabajo socialmente necesario que se ha acumulado en el proceso de producción (El capital 48-49). En el fondo, el problema de valor tiene que ver con aquello que este concepto denota: la riqueza. ¿Qué es la riqueza? Para Marx, esta no es otra cosa que la totalidad de cosas útiles, necesarias y agradables para la vida (como diría Adam Smith). En cierto sentido, podríamos traducir esto último como la totalidad de bienes y servicios distribuidos económicamente, o (en términos físicos) la totalidad de materia y energía en forma de mercancía distribuida por la actividad humana en una población.

¿Qué es el dinero? El dinero en los tiempos de Marx eran los metales preciosos (oro, plata, cobre, entre otros) utilizados solamente como equivalente de todas las demás mercancías. Esto era posible porque la obtención de dichos metales se daba gracias al trabajo socialmente necesario. Por otro lado, la moneda (el dólar, el euro, etc.) es un signo de dinero, mientras que el dinero es signo de valor equivalente al de otras mercancías con la misma cantidad de trabajo social acumulado.

Si seguimos con cuidado la discusión en El capital, vemos que para que haya una relación de producción capitalista, tiene que haber en la vida espiritual colectiva un complejo semiótico que facilite la circulación de la mercancía. Hoy día sabemos que la situación es más compleja, dado que desde los años setenta,  el dólar ha dejado de basarse en el oro y otros metales y su valor lo determinan variables relacionadas con la oferta y la demanda efectiva en Estados Unidos.

Si este es el caso, aunque el valor sea abstracto, tiene un carácter objetivo determinado por las relaciones humanas. Acordémonos también que la objetivación (concepto hegeliano) del valor en la mercancía se da gracias al trabajo colectivo proletario. Es decir, el valor es objetivo y su circulación se debe en gran medida gracias a lo que llamaba Marx “fetichismo de la mercancía”. Nuestras relaciones humanas son tales que cuando un objeto (el que sea, real o imaginario) pasa a ser mercancía, esta parece adquirir una vida propia de relaciones de valor entre ellas y que escapa de nuestra voluntad (El capital 87-102).

El capitalismo es una relación de producción en la que el dinero llama al dinero y que de la riqueza se produce más riqueza. Obviamente me refiero a la relación:

D-M-D’

(D=Dinero inicial, M=Mercancía (incluye la compra de fuerza de trabajo), D’=Dinero final)

En la que el plusvalor se define como:

ΔD = D’-D

Es decir, en la que gracias a la actividad de trabajo social del proletariado, se genera más valor expresado en dinero. De la actividad colectiva proletaria surge todo bien y servicio que circula en calidad de mercancía en el organismo colectivo humano. Sin este factor, ¿cómo se podría asignar valor a la mercancía? ¿Cómo podría el dinero ser signo, en última instancia, de riqueza?
.

Objeciones a la teoría marxiana de valor

De ahí que se escuchen varias objeciones:

  • ¿Y qué hay del rol de la oferta y la demanda efectiva?

Esta es una objeción válida. En muchas ocasiones toma la forma de “… Pero ¿cómo Marx explica la variación de valor de cambio de las mercancías?” o “¡¿Está loco?! ¿Cómo Marx no va a tener en cuenta el precio de mercado?”

Estas objeciones se desvanecerían si se tienen en consideración dos cosas:

  1. Lo que Marx está haciendo en el primer tomo de El capital (noten que es específicamente en ese tomo) es una exposición del proceso de producción de riqueza y cómo el dinero representa el valor de una cierta cantidad de riqueza disponible como mercancía.
    .
  2. Marx tiene en cuenta la oferta y demanda efectiva en su obra pero no tanto en ESA en particular.

Estos dos elementos tienen una explicación. Si se lee el Prólogo a la primera edición, veremos que Marx intenta adoptar una metodología para abstraer los elementos esenciales del proceso de producción y las relaciones económicas determinadas por el intercambio de valores de las mercancías en un contexto capitalista. Por lo tanto, al igual que Galileo abstraía la resistencia aérea para explicar por qué una bola de boliche tenía la misma aceleración gravitacional que una pluma, Marx abstraía de este proceso las fluctuaciones de precios en el mercado. Para ello él supone que la demanda efectiva y la oferta están perfectamente equilibrados, por lo que el precio natural y del mercado se hallan perfectamente a la par. En tales circunstancias, en que el mercado fluye perfectamente bien, se resaltan las variables pertinentes: valor de uso vs. valor de cambio, trabajo concreto vs. trabajo abstracto, etc., hasta llegar a descubrir dialécticamente la producción de plusvalor.

Tampoco se nos puede escapar que el argumento general de El capital es que es una respuesta a los economistas clásicos. Acordémonos que Marx vive en una época en la que el capitalismo colapsaba cada 15 a 20 años.  Muchos de ellos achacaban ese colapso a la intervención indebida del estado, a factores demográficos o a otras variables. Algunos de estos solían argumentar que en una competencia “perfecta” haría del mercado uno perfectamente estable. Por otro lado, el objetivo de Marx es mostrar que esto era equivocado. Si algo puede resumir el primer tomo de El capital es lo siguiente: “OK. Vamos a suponer para efectos del argumento que puede existir un mundo perfectamente estable, con una competencia perfecta, con un valor de terreno constante y con el precio de mercado correspondiente, con una oferta y demanda efectiva perfectamente equilibrada, etc. ¿Saben qué? Aún con todo y eso, el sistema seguirá colapsando.” La adopción de la dialéctica como mecanismo para de exposición es el instrumento para mostrar este punto, ya que demuestra (o así piensa él) que el capitalismo no es otra cosa que una cadena de oposiciones de tensiones que se intentan resolver dentro del sistema, pero que se acumulan procesualmente y se expresan, entre otras cosas, en una lucha de clases: la oposición entre la burguesía y el proletariado. Es decir, la concatenación de contradicciones es tal que lleva al inevitable colapso económico, en cuya situación la oposición entre ambas clases sociales inevitablemente acentúan su antagonismo.

Ahora bien, Marx no ignoraba en lo absoluto la oferta y la demanda efectiva, como bien se puede observar en su obra Salario, precio y ganancia. Por ejemplo, nos dice en cuanto a las fluctuaciones del salario del proletariado:

Las relaciones entre la oferta y la demanda de trabajo se hallan sujetas a constantes fluctuaciones, y con ellas fluctúan los precios del trabajo en el mercado. Si la demanda excede a la oferta, subjen los salarios; si la oferta rebasa a la demanda, los salarios bajan, aunque en tales circunstancias pueda ser necesario comprobar el  verdadero estado de la demana y la oferta, por ejemplo, por medio de una huelga o por otro procedimiento cualquiera …

Pero enfoquemos la cosa desde un punto de vista más amplio: se equivocarían en toda la línea, si creyeran que el valor del trabajo o de cualquier otra mercancía lo determina en último término, por la oferta y la demanda. La oferta y la demanda no regulan más que las oscilaciones pasajeras de los precios de mercado. Les explicarán por qué el precio de un artículo en el mercado sube por encima de su valor o cae por debajo de él, pero no les explicarán jamás este valor en sí. … En el mismo instante en que estas dos fuerzas contrarias se nivelan, se paralizan mutuamente y dejan de actuar en uno u otro sentido. En el instante mismo en que la oferta y la demanda se equilibran y dejan, por tanto, de actuar, el precio de una mercancía en el mercado coincide con su valor real, con el precio normal [Adam Smith le llamaría precio nominal] en torno al cual oscilan los precios de mercado (46).

  • Marx ignora por completo el rol de la renta de la tierra en cuanto a la distribución de riqueza.

Un problema muy serio con Marx es que nunca trató de manera efectiva el tema de los precios de terreno en calidad de mercancía. Nadie “fabrica” un terreno, no es resultado de la actividad productiva proletaria, sino que este es el lugar que ha de usarse para la producción. Sin embargo, entra como mercancía en la dinámica capitalista y se le asigna un precio de acuerdo a la demanda efectiva y la oferta sin que este tenga valor (en el sentido marxiano del término). Aun esta deficiencia de El capital, nos dice Marx en Salario, precio y ganancia:

He aquí por qué todos los escritores anticuados de economía política que sentaban la tesis de que los salarios regulan los precios, intentaban probarla presentando la ganancia y la renta del suelo como simples porcentajes adicionales sobre los salarios (48).

El plusvalor … es lo que yo llamo ganancia. Esta ganancia no se la embolsa en su totalidad el empresario capitalista. El monopolio del suelo permite al terrateniente embolsarse una parte de este plusvalor bajo el nombre de renta de la tierra, lo mismo si la tierra se utiliza para fines agrícolas que si se destina a construir edificios, ferrocarriles o al otro fin productivo cualquiera.

Acabamos de ver que el plusvalor que se encierra en la mercancia o aquella parte del valor de ésta en que se materializa el trabajo no retribuido, se descompone, a su vez, en varias partes, que llevan tres nombres distintos [a saber, la renta de la tierra, el salario y el interés]. … La renta del suelo, el interés y la ganancia industrial no son más que otros tantos nombres diversos para expresar las diversas partes del plusvalor de una mercancía…. No provienen de la tierra como tal, ni del capital de por sí; mas la tierra y el capital permiten a sus poseedores obtener su parte correspondiente en el plusvalor que el empresario capitalista extrae del obrero (64, mis cambios a la traducción).

Si alguien fanático de Adam Smith quiere objetar esta caracterización de Marx, le aconsejo que lea bien a Adam Smith. Para este padre de la economía moderna, el precio real del trabajo (la energía gastada por el trabajador en la fabricación de bienes) nunca coincide con su precio nominal (el salario), ya que aquel se reparte en la renta de la tierra, el salario y el beneficio (lo que Marx llama “interés”; Smith 37-38, 51-57).
.

Comentarios adicionales

Contrario a la impresión que a lo mejor tendrán algunos aquí, no estamos alegando que Marx tiene una teoría de valor completa o plenamente satisfactoria. Sí sostenemos que este proceso constituye una parte esencial del capitalismo, aunque disputamos un poco la caracterización de muchos conceptos capitalistas como “opuestos” y en tensión, aunque no por eso dejemos de reconocer que sí existe una tensión inherente y esencial en el sistema capitalista que es el de la burguesía y el proletariado. Eso tiene que ser así dado al hecho de que dado un valor producido limitado (un recurso escaso) que a su vez representa una riqueza escasa, el obrero siempre querrá mayor salario que necesariamente implica menor ganancia (o interés) para el capitalista y, a su vez, el capitalista querrá mayor ganancia, lo que implica menor salario para el proletariado que trabaje para él. Esto es parte de lo que está ocurriendo en Puerto Rico ante la mal llamada “reforma laboral” del Gobernador Ricardo Rosselló. Si la gente no quiere creer en la lucha de clases, que me expliquen estas medidas que tocan al sector privado.

Aunque en algunos aspectos es iluminador, tampoco coincidimos con el uso de la dialéctica para descubrir el colapso económico del capitalismo, debido a que en muchos lugares parecen más un artificio marxiano que otra cosa, ,aunque esto no invalida en absoluto la correcta caracterización de otros aspectos de algunas genuinas tensiones y otras relaciones entre categorías capitalistas. La dialéctica marxiana no tiene el mismo valor explicativo que, por ejemplo, el estudio de dinámicas competitivas en las que los factores posicionales primordiales no involucran variables en las que el bien empresarial y el bien público coinciden.

Sin embargo, a pesar de lo dicho, si queremos criticar la teoría del valor marxiano, debemos primero comprenderlo bien y en los términos del mismo Marx, no de sus seguidores y menos sus opositores
.

Referencias

Marx, Karl. El capital: crítica de la economía política – El proceso de producción de capital I. Traducido por Pedro Scaron, Siglo Veintiuno, 2008.

—. El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. Anteo, 1972.

—. Salario, precio y ganancia. IPS, 2010.

Smith, Adam. The Wealth of Nations. Tantor Media, 2010.

Programa del PPT – ¿Mejor programa económico?

Anuncio del PPT

Anuncio del PPT en la Universidad de Puerto Rico en Cayey (Edificio Morales Carrión). Imagen provista por el autor; CC-BY-SA 4.0.

Nota preliminar: El autor de este artículo NO es economista sino que solo expresa su opinión basada en evidencia disponible. Estas aserciones NO deben tomarse como el parecer consensuado de los economistas en Puerto Rico ni tampoco como un ataque malintencionado hacia el Partido del Pueblo Trabajador (PPT) ni a sus candidatos, a quienes él respeta y admira.

Nos informa la prensa que se ha hecho disponible un informe de un muy buen grupo de economistas conocido como la Asociación Puertorriqueña de Economía Política (APEP) que hizo público recientemente un informe en torno a las propuestas económicas de los candidatos a la gobernación. La asignación de notas fue el siguiente (APEP,  3):

1) Rafael Bernabe A-
2) María de Lourdes Santiago B+
3) David Bernier C+
4) Alexandra Lúgaro D+
5) Ricky Rosselló D+
6) Manuel Cidre D

Aquí está una tabla que resume con un poco de mayor detalles sus criterios:

Tabla

Tabla del informe sobre candidatos a la gobernación (APEP, 3).

De ahí en adelante, el informe elabora sobre sus criterios y muestra las razones para dicha asignación para cada candidato.

En cuanto al caso del profesor Bernabe, candidato a la gobernación del PPT, nos dice:

El PPT incluye entre sus propuestas los fundamentos de la estrategia necesaria para nuestro país. Por ejemplo: 1) fomentan una reforma contributiva con énfasis en progresividad, en donde las megatiendas y los puertorriqueños más adinerados aporten más, 2) fomentan una política industrial basada en una combinación estratégica de promoción de exportaciones y sustitución de importaciones, y 3) como parte del plan de reconstrucción impulsarán una revisión de las actuales leyes de exención contributiva y los decretos vigentes de exención contributiva. En su programa hay un énfasis en que el “mercado” y la “competencia” no son varas mágicas que resuelven los problemas del país, y enfatizan la creación de nuevos organismos gubernamentales para profundizar el rol del gobierno en la planificación económica. Finalmente, encontramos muy importante que las cooperativas y las empresas propiedad de trabajadores/as no son para ellos algo marginal, ni una nota al calce en su programa, sino que se profundiza en como coinciden con su visión económica para el país y como se fomentarán. Entendemos que el programa del PPT contiene el mejor plan para sacar a Puerto Rico de la situación actual. Como sugerencia para el futuro, exhortamos al PPT a diferenciar entre las corporaciones foráneas manufactureras y las megatiendas comerciales cuando discute la propuesta de “aumentar impuesto a las foráneas.” Estas empresas extranjeras pueden tener roles muy distintos en el proceso de desarrollo, y vale la pena discutir cómo se tratarían de formas distintas (APEP, 4).

Fundamentalmente, estamos de acuerdo con la mayoría de los puntos traídos por el PPT: el énfasis en la progresividad, la sustitución de importaciones, el impulso a las exportaciones, entre otros. Es menester señalar que dicha organización política ha sido la que más efectivamente ha podido poner en la mesa pública el asunto de la revaluación de las políticas de exenciones que ha adoptado el gobierno. Esta ha sido una de las grandes quejas de think tanks como el Centro para la Nueva Economía y otros economistas del país. Además, debemos subrayar la importancia prestada por el partido al asunto vital de la auditoría de la deuda, ya que se sospecha fuertemente que una gran parte de ella hace falta pagarla por ilegalidad.

Dicho eso, hay un punto aquí en que estamos en desacuerdo con el informe, específicamente en el último punto positivo de la programa pepeteísta en cuanto a las cooperativas y empresas propiedad de los trabajadores.

Como dice el refrán, “el demonio está en los detalles.” Lo que el PPT tiene que ofrecernos en este caso es mucho más ambicioso que lo que parece a primera vista.
.

¿Qué dice el programa de gobieno del PPT?

Veamos fragmentos de lo que dicho programa tiene que decir al respecto (por falta de espacio, no podremos evaluar todas sus propuestas).

Que el gobierno, al aumentar sus recursos fiscales, se convierta en un verdadero promotor del desarrollo económico, proveyendo o garantizando préstamos para el establecimiento y el desarrollo de empresas cooperativas; de propiedad de trabajadores y trabajadoras, y para el pequeño empresario. Para fomentar las empresas cooperativas de producción de bienes y servicios, el gobierno de Puerto Rico debe establecer una alianza estratégica con el movimiento cooperativo. En ese sentido el gobierno debe establecer un estrecho contacto con la Liga de Cooperativas con el objetivo de articular planes dirigidos a la extensión del modelo cooperativo, comprometido con la propiedad colectiva, la participación democrática y la igualdad y justicia social.

El gobierno del Partido del Pueblo Trabajador adoptará como política pública el objetivo de producir en Puerto Rico la mayor cantidad posible de los alimentos necesarios para el consumo isleño, para lo cual promoverá empresas tanto públicas, como cooperativas y de pequeña producción con apoyo público.

…  reorganizar el sector agrícola de Puerto Rico en nuevas áreas de desarrollo y producción como los son la operación sostenible de fincas comerciales e intensivas de pequeñas fincas agrícolas, la agricultura urbana, el desarrollo de cooperativas agrícolas y el desarrollo de microempresas comunitarias-solidarias agrícolas.

Sin excluir otras formas de organización, consideramos que las cooperativas deben ser el pilar de desarrollo agrícola y seguridad alimentaria. Las cooperativas de productores ofrecen a los y las pequeños y pequeñas agricultores y agricultoras oportunidades de mercado, junto a servicios como una mejor formación en gestión de recursos naturales y acceso a la información, tecnologías, innovaciones y servicios de extensión agraria. Fortalecidos y fortalecidas al ser parte de un grupo más numeroso, pueden negociar mejores condiciones en los contratos agrícolas y precios más reducidos para insumos como semillas, fertilizantes y equipos. A través de las cooperativas se pueden proveer semillas de calidad y fertilizantes a los agricultores y trabajar con ellos en la aplicación de prácticas agrícolas más productivas y sostenibles. Las cooperativas también pueden ser el medio para que agricultores sean los dueños de las instalaciones de elaboración o procesamiento de los bienes agrícolas que producen o la creación de vínculos entre los productores y los consumidores locales.

A la luz de lo dicho en su propaganda, levantamos la ceja y nos preguntamos: “¿En serio? ¿’Sin excluir otras formas de organización’?”

20161103_114943

¿Sin excluir otras alternativas, pero a 600,000 cuerdas de terrenos las vamos a convertir en 24,000 fincas cooperativas? Habría que preguntarle al PPT dónde habría la posibilidad de aplicar las “alternativas”. Aquí no entraremos en el tema de la viabilidad (o mejor dicho, la “inviabilidad”) de la llamada “agricultura ecológica” como propulsora económica y de soberanía alimentaria, ya que discutimos sobre algo parecido a este tema aquí y aquí. Sin embargo, este elemento cuestiona de partida el éxito de esta propuesta como una manera de aportar a la recuperación y desarrollo económico de Puerto Rico.

Continuemos con algunas de sus propuestas:

En caso del cierre de operaciones de alguna empresa debe reconocerse el derecho de los trabajadores a solicitar la entrega de equipo, maquinaria y planta física para ser operada de forma cooperativa. Debe crearse una división del gobierno que asesore a los trabajadores en cuanto a la viabilidad del proyecto y recomiende las formas de apoyo gubernamental que cada paso de empresas recuperadas amerite.

El gobierno del PPT impulsará las cooperativas, empresas comunitarias y las corporaciones especiales propiedad de trabajadores como medio para el desarrollo económico del país.

Queremos indicar que estamos de acuerdo con la inmensa mayoría de lo que dice el PPT en relación con las cooperativas y la oportunidad a trabajadores para ser dueños de alguna empresa privada que haya cerrado en nuestro archipiélago boricua. No debemos subestimar estos tipos de organizaciones económicas …

… sin embargo, no debemos sobrestimarlas tampoco.
.

La evidencia en torno a las empresas cuyos dueños son trabajadores

Las firmas de trabajadores no son realmente algo nuevo, sino que han adoptado diferentes modalidades por siglos, incluyendo la cooperativa. Una vez más, no podemos subestimar prejuiciadamente el valor de este tipo de empresas. Los estudios y la evidencia en general demuestran que los trabajadores que allí se desempeñan suelen estar más satisfechos y felices (e.g. este estudio y este).

Es más, en el caso de cooperativas de trabajadores, esta felicidad y el bienestar se manifiestan con todo su esplendor, hasta se alega su mayor nivel de eficiencia (Turnbull). El caso más notable de éxito de este modelo empresarial es la cooperativa Mondragón.

 

A esto se añaden las aserciones de otros economistas al respecto.

Workers in more participatory workplaces are not only more productive but also more satisfied with their jobs. We could apparently increase hourly output by at least 15 percent without pushing workers harder or exposing them to greater workplace hazards. This waste elimination would come from greater work commitment, not speedup. It would capitalize on all the current worker effort currently WASTED in capitalist enterprises through working to rules, through slowdown and shirking, through direct worker resistance (Bowles et al., 167, 168).

Un esquema como este podría representar una reducción del costo total de una empresa por un 10% (Frank, 32). Algún tipo de señal de esto lo podemos ver en el documental de Michael Moore, Capitalism, A Love Story. Allí se muestran los casos de la cooperativa Isthmus, donde se manufacturan máquinas para la industria y, también, la gran fábrica de panes orgánicos Alvarado Street Bakery, estacionado en California e impulsado por energía solar. En el caso de este último, sus empleados ganan de $65,000 a $70,000 anuales. Tras la debacle de Argentina, los Kirchners legalizaron la toma de las fábricas por parte de los empleados. En el 2011, Cristina Kirschner dio paso a una ley de quiebra para facilitar la toma por sus trabajadores.

Todo esto suena bien. Sin embargo, entre los economistas se hace una pregunta algo incómoda para los favorecedores de este tipo de organización proletaria, sean cooperativas o no: Si este tipo de estructura de generación de riqueza es tan buena, ¿por qué no hay más de ellas (aun a nivel global)? No importa a dónde usted vaya en el mundo, estas no ocupan sino un pequeño nicho en la economía.

Desgraciadamente, economistas de diversas ideologías nos dan diferentes respuestas. Uno de los exponentes más sensatos lo encontramos en la  Universidad de Cornell, Robert H. Frank, quien nos relata su discusión sobre este tema con algunos de sus colegas que creen en el potencial de estas iniciativas:

After much discussion, their considered response was that labor-managed firms had failed to proliferate because financial markets refused to make capital available to them on fair terms. Banks, they explained, had a long history of dealing with conventional capitalist firms. They knew the players in that community well and felt they understood the risks well enough to be able to evaluate loan applications intelligently. In support of this explanation, one of my colleagues produced a copy of a bank’s loan application form that a local labor-managed firm had been required to fill out. It was twice as long as the same bank’s normal application form and asked many more probing questions (Frank, 32).

Robert H. Frank

Robert H. Frank

Frank tuvo problemas con la explicación. Como bien nos indica, en el sistema corporativo capitalista, las empresas se deben en última instancia a sus accionistas. Si este es el caso, cualquier inversión en un negocio que tuviera un 15% de mayor producción a un 10% de menor costo sería de muy bajo riesgo y una oportunidad extraordinaria para ganar dinero. Si el banco le denegara este capital por razones puramente ideológicas, en un ámbito competitivo, otro banco sí invertiría en esta y sus accionistas ganarían mucho más por la gestión(Frank, 33-34). Podríamos añadir al comentario de Frank, supongamos para efectos del argumento que aun así todos los bancos acuerdan denegar capital por razones puramente ideológicas. Siempre hay cooperativas de ahorro y crédito o bancos cooperativos (como el que tenemos en Puerto Rico … lo recomiendo) dispuestos a contribuir a la causa.

Es más, según Frank, si un banco sospecha de un mayor riesgo de fracaso de una empresa adueñada por trabajadores, no le denegaría inmediatamente un préstamo, sino que le asignaría una mayor tasa de interés. Cualquier negocio que logre un ahorro de 10% de de costos de producción, mientras que produce un 15% más que otros tipos de empresas, puede absorber muy fácilmente dicha decisión fiscal. En todo caso, el llenar una forma más larga que lo usual no es automáticamente una denegación de préstamos (Frank, 33).

Frank llega a la siguiente conclusión:

Again, labor-managed firms have been around for a long time, but they have never occupied more than a small portion of the economic terrain. There is no indication whatsoever that they’re poised to take over the marketplace. The only way to make sense of these facts is to conclude that labor-managed firm may have some advantages over conventional firms on some of the critical dimensions of performance that predict and explain market success, but that it must also perform less well on other dimensions …

Over the years I have urged my students to disengage their ideological leanings as completely as possible when thinking about questions of market failure. If they have a hypothesis about why a market has failed in some particular way, the first and most important test of that hypothesis is whether it implies that people have been leaving cash on the table. The narrative put forward by the evangelists for labor-managed firms fails that test unambiguously … [As] noted, the predicted stampede to reorganize firms in this way [for more profit] never [materializes] (Frank, 34-35).

Nadie está en desacuerdo con el hecho de que estas empresas ocupan solo una pequeña porción de la economía mundial. Unos van más allá y nos indican que esa será la situación por el futuro previsible. Sin embargo, no hay acuerdo en cuanto a la causa de ello. Puede ser que en muchos casos los empleados gradualmente dejan de participar en reuniones o asambleas o puede ser que, como ocurre frecuentemente, se quiere invertir en un producto que los trabajadores piensan que el público necesita, en vez de investigar cuál es la demanda efectiva real (Frank, 35).

Por el momento, la conclusión de este distinguido economista no es la única, hoy hay un debate feroz en torno a las posibles causas de este fenómeno. Algunos piensan que un razonamiento como el de Frank es errado, que el análisis en torno a estas organizaciones se basa en un modelo inadecuado (véase también aquí) o que no tiene en cuenta el contexto social o económico en que aparecen. Otros argumentan que estas unidades económicas pueden tener relativo éxito dentro de un mercado capitalista cuando su rol en él es limitado.  Aun otros dicen que la búsqueda inadecuada de la producción más eficiente puede llevarlas a la ruina (Miyazaki).

Cualquiera que sea el problema, sencillamente tenemos que tener cuidado al sugerir las empresas autogestionadas por sus empleados como un posible motor para sacarnos del estancamiento económico. Hasta donde nos hemos podido percatar, no necesariamente son un motor suficiente para levantar la economía.
.

Las cooperativas

Bandera del cooperativismo

La presente bandera del cooperativismo (2016).

Como hemos indicado, las cooperativas no deben ser subestimadas a la hora de considerarlas como un importante estímulo económico del país. Para agosto del 2013, habían 115 cooperativas en Puerto Rico que contaban con una suma no despreciable de $8.34 millardos en activos. En aquel momento, sus activos habían aumentado un 19.5 % en cinco años. Si se tiene en cuenta que desde el 2006, Puerto Rico ha estado padeciendo de una depresión económica, una cifra como esa es causa de admiración. Obviamente, las protagonistas de este gran logro han sido las coooperativas de seguro (como Cosvi o la Cooperativa de Seguros Múltiples) y las cooperativas de ahorro y crédito.

Sin embargo, como en el caso de las empresas cuyos dueños son sus empleados, tenemos que ser precavidos de no sobrestimarlas. Nótese que las cooperativas de trabajadores no son muy numerosas.

Es más, el experimento más agresivo para el establecimiento de cooperativas como motor económico se llevó a cabo en Venezuela cuando se afianzó el gobierno revolucionario de Hugo Chávez Frías. Ya para el 2008, se hablaba del más estrepitoso fracaso de esta gestión gubernamental, especialmente cuando se reportaba que el 67% de las cooperativas creadas habían dejado de funcionar o habían quebrado (véase también aquí), un asunto que hasta algunos correligionarios del régimen reconocen, especialmente en el caso de cooperativas de producción. No debemos pasar por alto que las cooperativas agrícolas también han sido víctimas de este fracaso. Oscar Bastidas, en un artículo curiosamente titulado, “Venezuela, el mayor cementerio de cooperativas del mundo“, mostraba la cifra de 15,000,000 de venezolanos que habían desistido del modelo cooperativista. Irónicamente, el mismo presidente Chávez también lo criticaría porque su dinámica se parecía mucho a la capitalista. Las cooperativas que más han perdurado en Venezuela han sido las de servicio y consumo.

Dos Pinos

Los dos pinos, emblema del cooperativismo.

Por otro lado, hay lugares donde el modelo cooperativista ha tenido relativo éxito, de hecho, mucho más éxito que en Puerto Rico. Podríamos decir que hasta ellas ocupan un lugar importante a la hora de dar un impulso económico. Este es el caso de Emilia Romana, un terreno relativamente pequeño al norte de Italia donde pueden encontrarse unas 15,000 cooperativas cuya riqueza generada representa el 37.5 % de su producto doméstico bruto (PDB). De esas, cerca de 8,100 son agrícolas. Esta región es una de los 8 lugares en Europa con mayor PDB per cápita  y un alto estándar de vida. Dos de cada 3 de sus habitantes es socio de una cooperativa.

Aun con todo, las cooperativas no son el sector predominante de la economía de esas tierras italianas. Los mismos que nos presentan a Emilia Romana como un modelo cooperativista, reconocen que su economía se mueve fundamentalmente también por el sector privado. Las cooperativas forman parte de 390,000 empresas, la mayoría privadas pequeñas y medianas (raras veces de más de 50 a 80 empleados), de las cuales 45,000 son manufactureras. Quince mil de 390,000 empresas hace del sector cooperativo un 4 % del total. En otras palabras, para Emilia Romana, el sector cooperativo es minoritario, pero exitoso y vigoroso dentro del contexto de una red de empresas privadas con fines de lucro.

Dado este hecho, la experiencia de Emilia Romana nos da una gran lección. No basta promover el cooperativismo, sino que hace falta articular económicamente el sector privado de tal manera que las cooperativas, las empresas administradas por sus empleados y empresas privadas sean grandes, medianas o pequeñas, maximicen su producción para el bien público. Debemos tener cuidado de considerar un solo tipo de unidad económica como la única a considerarse. Como frecuentemente nos recuerda Francisco Catalá Oliveras en sus obras, debe haber un plan de país que evite los históricos enclaves de industria ausentista que ha caracterizado la historia económica de nuestro país, y hacer que participen junto a redes de empresas nativas de todo tipo, incluyendo las cooperativas y las empresas pequeñas y medianas con fin de lucro.
.

Conclusiones

El PPT hace un énfasis importante en los sectores sindicales, empresariales dirigidos por trabajadores y las cooperativas. Hace falta legislación para garantizar los derechos de los trabajadores en el gobierno y en el sector privado, para mejorar su calidad de vida en general. No hay dudas de que las compañías cuyos dueños sean trabajadores pueden ser útiles y que fomentar el cooperativismo puede ser, como en Emilia Romana, un estímulo importante para nuestra economía.

Sin embargo, la evidencia parece mostrarnos que esto no garantiza una panacea económica. Esa es la razón por la cual, quizá, debemos poner entre signos de interrogación la “A-” que le asigna el equipo de APEP al programa del PPT. Una vez más, respetamos y admiramos el compromiso social de los miembros de dicho partido. Sin embargo, nos preocupa un poco lo que nos parece una sobrestimación de ciertas formas empresariales que son más afines a su cosmovisión por razones ideológicas.
.

Referencias

Asociación Puertorriqueña de Economía Política (APEP). Evaluación de las propuestas
económicas de los candidatos y las candidatas a la gobernación 2016. nov. 2016.  https://economiapoliticapr.files.wordpress.com/2016/11/evaluacion-candidatos-apep.pdf.

Benz , Matthias y Bruno S. Frey. “Being Independent Raises Happiness at Work.” Swedish Economic Policy Review. vol. 11, 2004, pp. 95-134.

Bowles, Sam, David Gordon y David Weisskopf. Beyond the Wasteland. Anchor Doubleday, 1983.

Brada, Josef C. y José A. Méndez. “Technology, Effort and the Efficiency of Production:
Labor-managed versus Capitalist Firms.” South-Eastern Europe Journal of Economics. 1, 2009, pp. 35-53. http://www.asecu.gr/Seeje/issue12/BradaMendez.pdf.

Catalá Oliveras, Francisco y Carmen Rivera Izcoa. El movimiento cooperativista en Puerto Rico: Un paso más. Ediciones Huracán, 2010.

Frank, Robert H. The Darwin Economy: Liberty, Competition, and the Common Good. Princeton University Press, 2011.

Gintis, Herbert. “The Nature of the Labor Exchange and the Theory of Capitalist Production.” Review of Radical Political Economics. vol. 8, 1976, pp. 36-54. doi: 10.1177/048661347600800203.

Hundley, Greg. “Why and When And When Are the Self-Employed More Satisfied with Their Work?” Industrial Relations. vol. 40., núm. 2, abril 2001, pp. 293-316. doi: 10.1111/0019-8676.00209.

Miyazaki, Hajime. “On Success and Dissolution of the Labor-managed Firm in the Capitalist Economy.” Journal of Political Economy. vol. 92, núm. 5, octubre 1984, pp. 909-931.

Parrilla Bonilla, Mons. Antulio. Cooperativismo: Teoría y práctica. 3ra ed. Liga de Cooperativas de Puerto Rico, 2003.

Turnbull , Shan. “The Competitive Advantages of Stakeholder Mutuals.” 12th Annual Meeting on Socio-Economics / Society for the Advancement of Socio-Economics. 20 septiembre 2000. doi: 10.2139/ssrn.242779.

¿Favorece la ONU la agricultura orgánica?

emblem_of_the_united_nations

Desde hace algún tiempo, en las redes sociales se ha estado diseminando la noticia de que las Naciones Unidas favorece la agricultura ecológica, conocida también como orgánica. Según estas fuentes, en el año 2013, la Conferencia de las Naciones Unidas de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) radicó un informe titulado Wake Up Before It Is Too Late: Make Agriculture Truly Sustainable Now for Food Security in a Changing Climate Wake Up Before It Is too Late - UNCTAD(Despierta, antes de que sea tarde: Hagamos la agricultura verdaderamente sostenible ahora para seguridad alimentaria ante un clima cambiante) y que recomienda la agricultura orgánica como la que puede salvar a la humanidad del hambre. Según algunos, el documento Wake up es un espaldarazo oficial de las Naciones Unidas a este tipo de iniciativas de política pública.

La pregunta que debemos hacernos es, ¿es ese el caso? Lo dudamos mucho y la razón de ello nos la da el mismo documento. Una vez descargamos su archivo PDF , podemos ir a la página 3 (de las 341 que contiene) y encontramos lo siguiente (los recuadros son nuestro énfasis):

warning_unctad

Traducción al español (perdonen si no es la mejor traducción):

Los puntos de vista que se expresan en los siguientes artículos en esta Revisión son de sus autores y no necesariamente reflejan las posiciones de sus organizaciones o instituciones respectivas. Por lo tanto, las perspectivas expresadas en en esta Revisión deben atribuírsele a los autores y no a cualquier institución o a la UNCTAD o a sus estados miembros.

Cualquier referencia a alguna compañía y a sus actividades no debe ser presentado como un endoso por la UNCTAD o por sus autores o sus instituciones, de la compañía o sus actividades.

En otras palabras, sí es cierto que este informe lleva el sello de las Naciones Unidas, porque la conferencia se dio con su auspicio, pero esto no representa su posición oficial.

Si esta es la situación, entonces, ¿cuál es la verdadera posición de las Naciones Unidas al respecto? Por ahora, lo más cercano a una opinión oficial la podemos encontrar en el portal de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), donde dice exactamente lo contrario a lo alegado. En un comunicado de las Naciones Unidas del 2007 titulado “FAO advierte insuficiencia de agricultura orgánica en lucha contra el hambre”, su portavoz nos dice, entre otras cosas:

… “no se puede alimentar a seis mil millones de personas hoy en día y a nueve mil millones en 2050 sin un uso sensato de productos químicos”.

Casi 31 millones de hectáreas, o aproximadamente el 2% de las tierras agrícolas de todo el mundo, fueron cultivadas en 2005 sin usar productos químicos, y generaron ventas por alrededor de 24.000 millones de dólares.

“No hay una solución única al problema de alimentar a los pobres y hambrientos,” dijo Diouf. Agregó que cuando se usan fertilizantes deben escogerse los productos apropiados, y aplicarse en cantidades adecuadas, de la manera correcta y en el momento oportuno”.

.

¿Por qué la FAO adopta una posición desfavorable ante la agricultura orgánica (o “ecológica”)?

Si se le presta atención a los factores científicos de todo este asunto, en vez de al mero sentimiento de “unión  y conexión con la naturaleza” al que apelan muchos con los que hablo sobre este tema, podremos ver cuál es el problema.

A muchos se les olvida el componente económico de la dinámica de distribución de alimentos. Desgraciadamente, cuando la gente escucha la palabra “economía”, usualmente piensan en dinero. Se les olvida que la economía es algo mucho más amplio que este factor, sino que tiene que ver con la distribución inteligente de recursos escasos. Eso incluye la manera en que se reparte la materia y energía en la población mundial. Esta energía toma la forma de alimentos (energía para el ser humano), energía muscular, energía eléctrica, entre otros. El dinero es solo un componente de la economía que mide el valor de todos los recursos escasos, es decir la riqueza material y energética que circula en calidad de mercancía. Desde esta perspectiva, todo recurso escaso en el mundo se puede medir en dólares y centavos.

Norman Borlaug

Norman Borlaug, padre de la Revolución Verde

Esto aplica también al asunto de si los alimentos deben producirse convencionalmente o mediante la agricultura orgánica. Para alimentar 7 mil millones de personas en el mundo, nos topamos con la interrogante de cuál es la manera más eficiente para hacer que alimentos lleguen a la mayor parte de la población. Desde la Revolución Verde, la industria alimentaria ha adoptado medidas para ser cada vez más eficiente a la hora de producir más alimentos. Esta es una de las instancias en que los intereses de la industria coinciden con el bienestar público. Dicha inversión implica un ahorro considerable de energía mediante la diseminación eficiente de alimentos y un mayor espacio para el crecimiento de la naturaleza. A muchos le sorprenderá este último alegato, pero recordemos que desde un punto de vista de espacio cultivable y el económico, la industria quiere maximizar la producción en relación con el tamaño de mercado disponible. Este hecho significa que si aumenta exponencialmente la tasa de rendimiento agrícola por área de terreno,  esto inevitablmente lleva a la utilización de cada vez menos área de terrenos, así librando muchos hábitats de la deforestación y de la actividad y contaminación humanas.

Aun con todo, la llamada “agricultura convencional” no es perfecta, ya que se estimula el uso de nitrógeno derivado del petróleo y de pesticidas relativamente tóxicos para los agricultores y, en ocasiones, para el público. La agricultura orgánica (o “ecológica”) surgió como una respuesta a estas preocupaciones. ¿Qué cuenta como “orgánico” en este sentido? Usualmente la definición del término se estipula por ley, pero en su línea general se utilizan medidas para reducir el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos y adoptar solamente los naturales. Además, para disminuir el uso de estos tóxicos, se utilizan también otras técnicas tales como rotación de cultivos, cultivos asociados (intercropping), reciclaje de nutrientes, cultivo de cobertura, entre otros. Todos estos factores son importantes para la conservación de los terrenos. De hecho, ya varios agricultores convencionales han incorporado algunas de estas técnicas con mucho éxito y algunas compañías han estado impulsando programas para preservar las tierras y fomentar la biodiversidad en el proceso.

Por otro lado, algunos agricultores orgánicos quieren operar con la menor maquinaria posible, con el menor grado de pesticidas posibles y maximizar el uso de composta o estiércol de ganado. Además, con contadas excepciones, rechazan en principio el uso de cultivos transgénicos, sea por convicción o porque sus productos serían descertificados de la categoría de “orgánico” o “ecológico”. Sin que esto sea suficiente, a veces la selección de venta en ciertos mercados hace más ineficiente su transportación o su cotejo por las autoridades de sanidad, lo que lleva en no pocos casos a la diseminación de epidemias por contaminación viral o bacteriana (véase el caso de la mal llamada “Crisis del Pepino” en el 2011).

Esto lleva a que la actividad de cultivo orgánico sea mucho más ineficiente que los cultivos convencionales en general. Revisiones científicas como esta confirman nuestro punto. En promedio, los orgánicos tienen 20 a 30% menor rendimiento que los convencionales. Un estudio más minucioso a partir de los datos ofrecidos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) revela que, salvo en contadas excepciones, en la inmensa mayoría de los casos el rendimiento de estos cultivos es menor y, en ocasiones, significativamente inferior, que los correspondientes convencionales.

Esto se debe a que la dinámica para este tipo de agricultura requiere mayor energía. La FAO reconoce precisamente este punto cuando dice:

  • Production costs for organic foods are typically higher because of greater labour inputs per unit of output and because greater diversity of enterprises means economies of scale cannot be achieved;

Como cualquier economista señalaría, mientras mayor energía se utilice para producir una mercancía, mayor valor adquiere. Simultáneamente esta inversión energética se refleja en el precio. El mero hecho de que se consuma mayor energía cuando se le compara con la agricultura convencional significa que tenemos que cuestionar el supuesto beneficio ambiental o humano que esto implica.

No hay lugar a dudas que el cuido de la tierra en la mayoría de las ocasiones (no en todos los casos) existe mejor en la industria orgánica, tal y como lo reconoce la FAO. Sin embargo, para permanecer “competitivo” en un mercado en que los alimentos orgánicos necesariamente tienen que ser más caros solamente por este factor, significa que tienen que buscar medidas “baratas” para lidiar con este penoso problema, tales como disfrutar de exenciones contributivas y otros incentivos.  Por ejemplo, sin uso de la soya transgénica resistente a glifosato, la práctica de no labranza se hace virtualmente difícil en el caso del grano no transgénico, aunque no totalmente imposible si se integran ciertas tecnologías. La restricción al uso de pesticidas naturales en ocasiones puede ser menos efectiva que las alternativas no orgánicas. Aun con todo, los precios en general no logran bajar lo suficiente para competir con los productos convencionales.

Tales ineficiencias implican mayor uso de terreno, no solo para obtener el mismo nivel de producción que la agricultura convencional, sino también para obtener los nutrientes. Se puede remediar en parte el problema usando cultivos de cubierta, pero otros tipos de cultivos requieren muchos más nutrientes. Se podría utilizar composta, que tiene que integrar la producción orgánica de ciertos otros cultivos para ello. Sin embargo, la composta contribuye más al cambio climático de lo que originalmente se pensaba. El aumento de uso de estiércol implica necesariamente mayor uso de terrenos para la crianza de ganado, un problema ambiental debido al alto nivel de consumo de hierba o pienso que necesita y por su emisión de metano, agravando así el efecto de invernadero y, por ende, el calentamiento global. Todos estos factores conllevan una reducción considerable de los ecosistemas naturales para dedicarlos exclusivamente para la agricultura.

El problema no termina ahí. De acuerdo con la FAO, podemos añadir otros ingredientes en cuanto a la inversión energética en alimentos orgánicos:

  • Post-harvest handling of relatively small quantities of organic foods results in higher costs because of the mandatory segregation of organic and conventional produce, especially for processing and transportation;
  • Marketing and the distribution chain for organic products is relatively inefficient and costs are higher because of relatively small volumes.

En otras palabras, hay que invertir más energía por concepto de separación de los alimentos orgánicos de los convencionales. Mientras mayor es la energía invertida, no solo nos lleva a precios más altos, sino también a un mayor uso de combustibles (usualmente fósiles). Hoy día se sabe que si se quiere evitar el cambio climático, tiene que invertirse significativamente en la intensificación de la producción de alimentos en cada vez menos hectáreas de terrenos cultivables. La Revolución Verde, que ha sido tan condenada por los partidarios de la agricultura orgánica, ha logrado precisamente eso (véase este estudio al respecto, este y este).

La agricultura orgánica va exactamente en el sentido opuesto a lo que se debería aspirar. Es por ello que muchos científicos argumentan que a pesar de reconocer el innegable beneficio de la agricultura orgánica o “agroecología” a la tierra y la biodiversidad en el campo, la misma ineficiencia energética que implica neutraliza su valor ambiental.

La ventaja de la agricultura convencional es que puede adoptar las mejores medidas para cuidar el suelo y ya hay agricultores convencionales que están adoptando esas prácticas, pero no tienen que abandonar toda la tecnología disponible para hacer su labor productiva muy eficiente. Esto se debe a que no hay definición de lo que sea “convencional” y, por ello, la tarea es flexible a la hora de ser eficiente y proteger los suelos. La desventaja de la agricultura orgánica es que se niega a usar la mayor parte de dichas tecnologías y está usualmente estancada en los límites que ella misma se impone.

Por estas y otras razones, el costo de los alimentos orgánicos permanecerá muy alto en el futuro previsible. Los convencionales, incluyendo aquellos que utilizan ingeniería genética, serán de muy bajo costo porque son más eficientes. Son estos últimos los que serán más accesibles a los pobres y tendrán mejores oportunidades de alimentar al mundo.

Precisamente esto y no más explica la posición de la FAO.