Cerremos el “debate”: La epidemia de microcefalia en Brasil la causó el zika

Infección con el virus del zika

Una infección del virus del zika como aparece bajo un microscopio electrónico. Foto cortesía del CDC de Estados Unidos.

Desde hace un año, hemos informado al público en torno al virus del zika y su vínculo con la microcefalia, el Síndrome Guillain-Barré y otras enfermedades neurológicas. Noticias de estas asociaciones comenzaron en el 2015 y principios del 2016, especialmente tras noticias de una pandemia de esta enfermedad, lo que causó una alarma global a tal punto que varias revistas académicas hicieron visibles sus artículos relacionados con el tema. La Organización Mundial de la Salud se mantuvo al tanto de los datos recogidos en distintos países del mundo al respecto.

Este blog se mantuvo firme en cuanto a su armonía con el creciente consenso científico de que el virus del zika y la microcefalia estaban enlazados. De hecho, mostramos las razones principales por la que los científicos a nivel mundial lo establecían (véase esta entrada, esta, y esta). No obstante ello, brindamos un poco de espacio a explicaciones alternativas de ciertos científicos puertorriqueños en torno epidemia de microcefalia en Brasil, pero, por razones que se harán evidentes, estas apreciaciones no prosperaron en la comunidad científica dentro y fuera de Puerto Rico.

Por supuesto, no podían faltar las teorías alternativas diseminadas acríticamente por la prensa (escrita, radial y televisiva) como la fomentada por la organización Médicos de Pueblos Fumigados en Argentina que, basada en un informe de Abrasco, achacaba el mal al pesticida piriproxifen. En este blog le advertimos a la prensa y al público en cuanto a esta información que no era sostenida por evidencia científica alguna (véase nuestro artículo). Hasta donde sé, parece que nuestro portal fue la única fuente escrita en Puerto Rico que puso entre signos de interrogación lo que decía Médicos de Pueblos Fumigados (un grupo más activista que científico).

Otras especulaciones afirmaban falsamente que la Fundación Rockefeller había creado y patentado el virus del zika, una aserción ridícula a la luz de la “evidencia” que se intentó circular en las redes sociales para atemorizar al público. La noticia ha sido debidamente desmentida.

Además, activistas antivacunas contribuyeron a la histeria al indicar que probablemente las vacunas administradas a las mujeres embarazadas por parte del gobierno brasileño explicaba la epidemia. El temor infundido por tales noticias hizo que muchas embarazadas las rehusaran.  Sin duda, como muchas veces ocurre, los antivacunas pudieron aportar su granito de arena para agravar el problema de salubridad que todavía atromenta a los pobres brasileños.

Pues, a nuestro juicio, todo esto llegó a su punto final. Para finales de marzo del 2016 ya los científicos a nivel mundial habían alcanzado un fuerte consenso de que el virus del zika causó los problemas neurológicos de bebés que habían nacido en Brasil. Dicho acuerdo de parecer se ha confirmado fuertemente tras la reciente publicación de un informe preliminar en torno a un estudio de control de casos. Allí se demuestra más allá de cualquier duda que la epidemia de microcefalia en  fetos y recién nacidos en Brasil fue causada por el zika. He aquí la ficha:

Barreto de Araújo, T. V.  et al.  (11 de diciembre de 2017).  Association between microcephaly, Zika virus infection, and other risk factors in Brazil: final report of a case-control study. The Lancet Infectious Diseases. doi: 10.1016/S1473-3099(17)30697-7.

El informe recoge los datos de ocho hospitales de maternidad en Recife, Brasil. Encontró que no se pudo vincular la epidemia de microcefalia con otros factores tales como el larvicida piriproxifen. Tampoco se encontró relación causal entre la vacunación de mujeres durante su embarazo y la condición de deformidad de los fetos y recién nacidos. El estudio controló para la vacuna de difteria, tétano y tos ferina (DTaP), la del sarampión y la rubéola y la triple vírica (MMR).  Se demuestra en el escrito que el porcentaje de niños con zika que sufrían de microcefalia y problemas neurológicos era significativamente mayor que los del grupo control (es decir, los que no estaban infectados con zika).

El informe está acompañado de un comentario de Federico Costa y Albert I. Ko, donde se resalta la rigurosidad del estudio. También recalca que esto no explica la razón por la que la epidemia de microcefalia de fetos y recién nacidos fue tan severa. Ellos indican que probablemente se puedan encontrar respuestas en previas epidemias de dengue, tal como lo habían sugerido otros estudios.

Con este informe y sus resultados deberíamos ir cerrando ya el debate de si la epidemia de microcefalia en Brasil se debía a vacunas o al piriproxifen. Este informe refuta de manera contundente esa convicción. Al contrario, todo parece indicar que se debió al virus del zika.

 

Advertisements

Iglesia Unitaria Universalista de Puerto Rico rechaza P. de la C. 1018

Unitarismo UniversalistaLa iglesia Unitaria Universalista de Puerto Rico (UUPR) lanza hoy un comunicado por su cuenta de Facebook que reza de la siguiente manera:

Los Unitarios Universalistas de Puerto Rico afirmamos nuestra creencia en “el valor y la dignidad inherentes de cada persona” y permanecemos firmes por “la justicia, la equidad y la compasión en las relaciones humanas.” Por eso, condenamos el proyecto P de la C 1018 que legalizaría la discriminación en Puerto Rico. Por lo tanto, hacemos un llamado al Gobernador Ricardo Rosselló para que vete este proyecto.

The Unitarian Universalists of Puerto Rico affirm our belief in “the inherent worth and dignity of every person” and stand for “justice, equity and compassion in human relations.” To that end we strongly condemn PC 1018 which would codify discrimination in Puerto Rican law. We therefore call upon Gov. Ricardo Rosselló to veto this bill.

Así, la organización UUPR se une a las voces religiosas, humanistas, ateas y de derechos humanos (como CABE o la ACLU) que están en contra de este proyecto, además de  solidarizarse con las comunidades LGBTIQ. Este es el sector de nuestro pueblo que sería el más perjudicado con un proyecto que permite la discriminación con base en creencias por parte de cualquier funcionario público.

Usualmente el sector fundamentalista religioso entiende que mucha de la legislación por los derechos de la mujer, de los derechos reproductivos y de los miembros del sector LGBTIQ son parte de un continuo rechazo a la fe dominante de un país (en nuestro caso, de Puerto Rico), por lo que siente que el cristianismo es perseguido.

El proyecto intenta “restaurar la libertad religiosa” (como si no la hubiera en este momento) al permitir a servidores públicos discriminación con base en fe. Desde esta perspectiva, aquellos que tomen su fe como criterio de discriminación podrían negarse a servir a ciertas personas bajo el argumento de que es “libertad religiosa”.  Aquí se encuentra el texto original (no podemos encontrar cibernéticamente el enmendado). El texto de la medida dice:

Artículo 3 – El gobierno no deberá imponer una carga sustancial al libre ejercicio religioso de una persona, incluso si la carga es el resultado de la aplicación de una norma de aplicación general, a menos que no cumpla con la excepción dispuesta en el Artículo 4 de esta Ley.
 .
Artículo 4 – A manera de excepción, el gobierno podrá imponer una carga sustancial al libre ejercicio religioso de una persona, únicamente cuando demuestre lo siguiente:
 .
a) que la aplicación de la carga creada por dicha norma es en cumplimiento de un interés gubernamental apremiante, y
 .
b) que es el medio menos restrictivo de promover dicho interés gubernamental apremiante.
De paso, el proyecto define el “ejercicio religioso” de la siguiente manera:
significa realizar un acto o el rechazo a realizar un acto el cual es motivado sustancialmente por una creencia religiosa, y sin importar que el mismo sea o no sea obligatorio o medular a un sistema mayor de creencias religiosas.

Esperamos que el gobernador Ricardo Rosselló no claudique y obre según su compromiso de vetar el proyecto, ahora aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes.

Sin embargo, para no fallar en el activismo en cuanto a este asunto, el pastor unitario universalista Mark Franklin, quien formó parte de los esfuerzos para reunir cerca de $22 mil en Londres para Puerto Rico, se unió a la invitación de “COA – Orgullo Arcoiris” para que le twiteen al gobernador (@ricardorossello) con el hashtag “#vetoaldiscrimen”.

Este servidor ya se ha unido a la movida.

La casa de Rubén Berríos en Florida … ¿o es verdad?

El evolucionista David Sloan Wilson señala que en temas ideológicos con los que se apasiona la gente, hay una cierta tendencia de escapar de la realidad y creer en ciertas cosas que son producto de la pura fantasía. Esto es cierto en el caso de las ideologías políticas.

Cada sector del espectro ideológico puertorriqueño tiene sus componentes imaginativos que chocan de frente con los datos científicos o históricos. Sin embargo, algunos que han sido desmentidos en muy corto tiempo, tienden a persistir más allá de su muerte. Estos son alegatos “zombies”, es decir, relatos que se sostienen como verdaderos que ya han sido hartamente refutados, pero que tienen este arte de “revivir” de alguna forma, especialmente en las redes sociales y en los comentarios (deprimentes) que vemos en los portales de la prensa puertorriqueña.

Ruben Berrios Martinez

Rubén Berríos Martínez. Foto cortesía del Partido Independentista Puertorriqueño.

Una de estas tiene que ver con Rubén Berríos Martínez, el Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Muchos de la fantasía en torno a él usualmente provienen de un sector extremo del estadoísmo boricua. Este es el grupo de hermanos puertorriqueños que piensan que todos los independentistas son comunistas, que la independencia significa caer en las manos del presidente venezolano Nicolás Maduro (como Fidel Castro ya murió, pues, hay que atemorizar al público con otro cuco político), entre otras barbaridades.

La verdad es que el PIP se ha acercado a gobiernos como el de Cuba, Venezuela y de otros regímenes socialistas. Sin embargo, esto no es nada extraño en política, especialmente cuando se busca apoyo de aliados de la causa de la independencia y estos cubren todo un espectro de países.  Las alianzas del PIP con otros partidos políticos trascienden los que son como Cuba e incluyen a algunos que son cercanos a Estados Unidos. El PIP forma parte de la Internacional Socialista y de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL). Berríos es Presidente Honorario de la Internacional Socialista y es fundador y vicepresidente de la COPPPAL ¡Claro! ¡Ese sector del estadoísmo parece no tener problema alguno con ser estado de un país que activamente apoya a un gobierno totalitario como Arabia Saudita! Muy a pesar de muchas acusaciones lanzadas al PIP, la posición ideológica del partido no es la del comunismo, sino la de la social democracia, un arreglo económico y político del que gozan muchos países democráticos del mundo (por ejemplo, los países nórdicos, España, Francia y Alemania).

Sin embargo, lo que se ha vuelto popular (en el sentido no partidista) es ver en Berríos un millonario vividor del PIP, un hipócrita que ama los dólares y le gusta vivir en Estados Unidos. En un momento dado, el grupo de Facebook, “Estadistas por siempre” colocó esta imagen:

ruben-berrios-mansion-flori

Como siempre ocurre en estos casos, una vez se empieza a diseminar una mala información, es bien difícil hacer disponible simultáneamente la corrección. Todavía se puede encontrar esta “noticia” en twits como el de Eric J. Morales y en lugares como Tu Noticia PR.

El Lcdo. Berríos Martínez no vive en Florida, sino en Caimito. Esta falsa información ha sido refutada mútliples veces en la prensa puertorriqueña:

Invito a los amigos estadoístas a corregir esta broma pesada y dejar que descanse en paz de una buena vez, independientemente de lo que piensen de los ideales del Lcdo. Berríos Martínez.

Evolución: aparece una nueva especie ante los ojos de los científicos

Las crónicas de un viaje y una idea estupenda…

Si fuera a darle un premio a quien tuvo la mejor idea
que haya existido, se la daría a Darwin, frente a Newton
y Einstein y cualquier otro. De un solo golpe, la idea de
la evolución por selección natural unifica el ámbito de
la vida, el significado y el propósito con el ámbito del
espacio y tiempo, causa y efecto, mecanismo y ley física.
—Daniel C. Dennett (filósofo)
Darwin’s Dangerous Idea:
Evolution and the Meanings of Life
(1995)

Charles Darwin

Charles Darwin. Retrato creado por George Richmond.

Este es un cuadro hecho después de que un clérigo británico llamado Charles Darwin regresara de un largo viaje en un barco llamado el H. M. S. Beagle (1831-1836).

Viaje del HMS Beagle

Ruta del viaje del H. M. S. Beagle. Imagen creada por Sémhur de Wikimedia Commons. CC-BY-SA 4.0.

Uno de los lugares donde este barco estacionó fue en el archipiélago de las islas Galápagos. Darwin publicó sus impresiones e investigaciones en torno a su recorrido en una de sus dos obras más conocidas, El viaje del Beagle (1839).

Los pinzones encontrados por Darwin en las Galápagos

Los pinzones encontrados por Darwin en las Galápagos–2da. edición de El viaje del Beagle (1845)

Durante su travesía, obtuvo muestras de diversos animales, entre ellos, varios pájaros parecidos que había visto en las islas Galápagos. Darwin no era exactamente el mejor catalogador del mundo y tampoco disciplinado a la hora de organizarse para ello. Además, su inexperiencia en el asunto le llevó a unos cuantos errores a la hora de darles nombres a las quince especies de pájaros que encontró en las Galápagos. Pensó que unos eran pinzones,  otros, mirlos y aun otros, pepíteros. Él presentó muestras de estas aves en 1837 a la Sociedad Zoológica de Londres. Tras consultar a unos especialistas en el tema, le señalaron que algunos no eran distintos tipos de pájaros, sino que todos eran distintas especies de pinzones.

Sorprendido, Darwin se preguntaba cómo era posible que no fueran distintos tipos de pájaros, sino más bien especie del mismo género de pinzones que tenían distintos picos perfectamente ajustados a su medio ambiente. El que habitaba en una de las islas tenía un pico que era lo suficientemente fuerte para romper las nueces. Otro de una isla adyacente tenía un pico distinto que permitía que recogiera las semillas para ingerirlas. En un tercer caso, el pico podía conseguirle comida dentro de la ranura de los árboles, etc.  ¿Cómo era esto posible?

Muchos naturalistas de la época ya aceptaban la evolución de los organismos como un hecho. Entre ellos se destacaba el mismo abuelo de Darwin, Erasmus Darwin, quien contemplaba la posibilidad de que los animales de sangre caliente descendieran de microorganismos. Otra perspectiva que era bien popular era la de Jean-Baptiste Lamarck, quien concebía la evolución teleológicamente, es decir, como una progresiva modificación de los organismos para que se ajustaran al medio ambiente y cuyos rasgos están diseñados para cumplir un propósito.

Darwin pensaba que Lamarck estaba fundamentalmente equivocado.  Muy a pesar del marco religioso de su época (en la élite, el deísmo era bastante popular) él quiso buscar una salida a este enigma. Lamarck admite un proceso evolutivo, pero no explica cómo se desarrollaron especies distintas de pinzones. Darwin postuló un mecanismo distinto. La evolución de los seres vivos no ocurre de manera “progresiva”, no hay progreso entre los pinzones, sino unos ajustes a las distintas realidades ambientales que les permiten sobrevivir. Y allí está la clave de todo.

La teoría desarrollada por Darwin, antes de la publicación de su primera obra El viaje del Beagle, se ilustra en esta página histórica.

Árbol de la vida

Anotaciones de Darwin. La ilustración de la aparición de nuevas especies de acuerdo con la teoría darwiniana de descendencia con modificación (1837)

A esta teoría se le conoce como descendencia con modificación e intenta dar cuenta de lo que Darwin vio en las Galápagos y otros lugares más. Por ejemplo, los pinzones viajan por el aire a distintas regiones del archipiélago, unos territorios geográficamente cercanos. De alguna manera, surgen variantes en la especie, cuyos rasgos pueden ser o no ventajosos para los individuos. Aquellos que desarrollen características que se ajusten al ambiente, tienden a sobrevivir; aquellas que no, tienden a perecer. De esa manera, de una población de pinzones pueden emerger dos especies distintas. Esto es lo que se conoce como selección natural. Hoy día llamamos especiación al surgimiento de dos o más especies a partir de una cepa. En otras palabras, es un diseño natural sin designio alguno. La evolución no es teleológica, sino teleonómica: hay una ilusión de cumplimiento de propósito, pero la modificación se debe a las mismas leyes naturales y físicas ciegas que diseñan de manera accidental los picos de los pinzones con tal de que cumplen sus respectivos fines sin el designio de alguna fuerza extraña a la naturaleza.

Por eso, la evolución no toma la forma lineal progresiva, sino que cada organismo es la rama de un frondoso arbusto de la vida. En ese sentido, el ser humano no es “la culminación” de toda la creación, sino una diminuta rama en un inmenso árbol evolutivo. A esta conclusión llegó también Alfred Russel Wallace cuando quería publicar un ensayo en 1858 proponiendo esta misma solución. Tras conocer que Darwin había llegado antes a esa misma teoría, le estimuló para que publicara un libro al respecto. De allí que Darwin publicara su segunda obra, un abstracto llamado El origen de las especies (1859). Fue Wallace el que acuñó el término “darwinismo” para designar esta propuesta.

Hoy día se sabe la teoría de Darwin estaba incompleta. A pesar de que él estuvo muy cerca de formular una visión genética de la evolución, no fue hasta que los científicos del siglo XX elaboraron una teoría nueva que se logró fusionar la idea de la descendencia con modificación con la teoría genética que comenzó a elaborarse con el monje Gregor Mendel. Al resultado de esto se le ha llamado “neodarwinismo” y es una de las reformas más significativas a la teoría de la descendencia con modificación sostenida hoy día. Para que la evolución sea posible, hace falta replicadores e interactores. El código genético (ácido desoxirribonucleico – ADN) reproduce los genes, es decir, aquellas unidades de patrones del ADN que permiten producir rasgos en un organismo. Esto, junto a la interacción ambiental de los individuos, es lo que posibilita la aparición de nuevas especies. Algunos evolucionistas también proponen a los grupos como posibles interactores, aunque este ha sido un punto de controversia discutido hoy.

Las especies de pinzones fueron posibles en gran medida porque su aislamiento mutuo permitió el desarrollo de sus rasgos particulares según su interacción con el medio ambiente. Su ambiente determina cuáles genes que originan estas características pasan a la próxima generación.

La aparición de una nueva especie de pinzón

Geospiza fortis

Un Geospiza fortis, uno de los pinzones clasificados por Darwin en su viaje a los Galápagos. Foto atribuida a putneymark en Flickr. CC-SA 2.0.

Los mecanismos de evolución propuestos por Darwin y reformados por la comunidad científica se han observado en la naturaleza, a veces ante los mismos ojos de la comunidad científica. Este fue uno de los casos recientes dados a conocer en nuestro día de Acción de Gracias en un artículo en Science. Aquí está la ficha:

Lamichaney, S., Han, F., Webster, M. T., Andersson, L., Grant, B. R., & Grant, P. R. (23 de noviembre de 2017). Rapid hybrid speciation in Darwin’s finches. Science, eaao4593. doi: 10.1126/science.aao4593.

Los autores de este artículo documentan el hecho de que dos especies distintas de pinzones lograron aparearse y producir una nueva especie a la que denominaron “Big Bird”. Una de las especies de las Galápagos se apareaba con una especie residente en la isla volcánica Daphne Mayor (al norte de Santa Cruz) y que había sido catalogada por Darwin, la Geospiza fortis. Tras un análisis genético de un “Big Bird” se descubrió que la hibridación se dio con otra especie catalogada por Darwin, la Geospiza conirostris, de la isla Española, una de las Galápagos. Nuestro conocimiento de ello fue gracias a que se había secuenciado el genoma de las quince especies de pinzones de Darwin.

La hibridación de dos especies raras veces genera una nueva especie. Cuando logran obtener crías, lo que suele pasar es que su prole no puede reproducirse. Ejemplo de ello lo vemos con las mulas. Sin embargo, esta hibridación exitosa ha permitido la producción de una especie ave que puede adaptarse a un ambiente al que ha podido sobrevivir. Su aislamiento poblacional se debe en parte a los hábitos distintos a las demás especies de aves de la isla y que, a su vez no pueden tener prole al aparearse con ellas.

Este fenómeno ocurrió dentro del lapso de 36 años en que la Geospiza fortis inmigró a esta región. lo que significa que la evolución de los pinzones puede ocurrir en dos generaciones, un periodo muy corto de tiempo.

Para más detalles, lean la mejor noticia en torno a este tema en ScienceDaily.

Referencias

Darwin, C. (1989). The voyage of the Beagle. Penguin.

Dennett, D. C. (1995). Darwin’s dangerous idea: evolution and the meanings of life. NY: Simon & Schuster. Recuperado de Amazon.com.

Lamichaney, S., Han, F., Webster, M. T., Andersson, L., Grant, B. R., & Grant, P. R. (23 de noviembre de 2017). Rapid hybrid speciation in Darwin’s finches. Science, eaao4593. doi: 10.1126/science.aao4593. Recuperado de: http://science.sciencemag.org/content/early/2017/11/20/science.aao4593.

Marsh, G. (25 de febrero de 2015). Darwin’s finches get their genes sequenced. Scientific American. Recuperado de: https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/darwin-s-finches-get-their-genomes-sequenced/.

Princeton University. (24 de noviembre de 2017). New species can develop in as little as two generations, Galapagos study finds. ScienceDaily. Recuperado de http://www.sciencedaily.com/releases/2017/11/171124084320.htm.

Wallace, A. R. (1889). Darwinism. Recuperado de: https://en.wikisource.org/wiki/Darwinism_(Wallace).

 

 

Donación para el portal

united-states-quarter-front-800px

No es frecuente la petición de una donación al portal. El blog se mantiene sin fin de lucro. Me gusta la divulgación científica e histórica, la crítica filosófica en torno a muchos asuntos que nos conciernen e inquietan: religión, política, medicina, alimentos, energía, entre otros asuntos importantes. Este lugar siempre estará comprometido con el sano escepticismo y la investigación más responsable en torno a estos temas. Gustosamente lo llevo a cabo porque me apasiona.

Sin embargo, muchos artículos pueden tomar días, a veces semanas o meses en escribirse. Debido a la complejidad de algunos tópicos y el tiempo que toma en publicarlos, además del costo incurrido en textos y artículos que no son exactamente gratuitos para tener a mano la mejor información, recurro a mis lectores.

donate

Si se les hace posible, se agradece cualquier donación vía PayPal.

Este blog siempre estará abierto al servicio y la sana crítica de ustedes.

Que pasen una muy buena semana. Muchas gracias por su atención.

La propaganda antivacunas se asoma en estas navidades

En estos días, se dice que hay una noticia que ha hecho “temblar” a la industria farmacéutica: la FDA admite que las vacunas causan autismo.

Joaquin Phoenix en shock

Joaquin Phoenix en shock (de la película Signs)

Como era de esperarse, esta noticia se regó por las redes sociales.

Entrada en Facebook

Entrada de la noticia en Facebook.

Claro está, en estos casos de alta controversia, la realidad suele ser distinta.

En primer lugar, se habla de un “anuncio de la FDA”. No hay ningún comunicado de prensa que “anuncie” la vinculación entre el trastorno de espectro autista (TEA) con la vacuna triple vírica (MMR por sus siglas en inglés) o con cualquier otra vacuna.

Segundo, de lo que se trata es un documento en torno a la vacuna marca Tripedia®, que no es MMR, sino de difteria, Bordetella pertussi y tétano (DTaP por sus siglas en inglés) desarrollada por Sanofi Pasteur.

Parece que debido a la enorme controversia suscitada por el documento, la FDA decidió removerla de su portal. ¿Es para esconder “la verdad”? No. ¿Cómo lo sé? Como se trata de un documento público, los antivacunas se han encargado de reproducirlo para que sus lectores se cercioren. Decidimos también proveerlo en nuestro portal, porque nos interesa echarle un vistazo. Aquí se encuentra para descargar.

Veamos.

Para el público promedio, casi nada de esta información es pertinente para su interés, especialmente por el alto nivel de tecnicismos. Sin embargo, la parte incriminante se encuentra en la página 11 del documento. Sin lugar a dudas nos dice lo siguiente:

Adverse events reported during post-approval use of Tripedia vaccine include idiopathic thrombocytopenic purpura, SIDS, anaphylactic reaction, cellulitis, autism, convulsion/grand mal convulsion, encephalopathy, hypotonia, neuropathy, somnolence. and apnea (mi énfasis).
Tripedia_fda1
Este es el momento en que invade en los aires un glorioso “¡AJÁAAAA!” de mucha gente, muy parecido al de Toribio cuando descubre que su querida anda en “malos pasos”.

Toribio (Kakukómicos)

¿Qué podría desmentir este momento tan glorioso en que la FDA hace tal admisión en un documento oficial?
Nuestra respuesta: el documento mismo. En la siguientes dos oraciones, el escrito nos dice:
Events were included in this list because of the seriousness or frequency of reporting. Because these events are reported voluntarily from a population of uncertain size, it is not always possible to reliably estimate their frequencies or to establish a causal relationship to components of Tripedia vaccine.

Tripedia_fda2

La FDA no está admitiendo absolutamente nada. Al contrario, como los científicos saben de sobra, la confianza en informes de personas que diagnostican algún mal sin la debida preparación es extremadamente baja: en la mayoría de los casos los reportes de individuos sin preparación médica o científica usualmente se hace sin tener en cuenta una variedad de factores, sin controlar variables de geografía, población, calidad de vida, estatus social, clima, estudio epidemiológico, memoria selectiva, entre muchos más. Por ende, la FDA no puede inferir la vinculación del Tripedia® con algunas de estas enfermedades a partir de una evidencia tan pobre.

No hay evidencia científica alguna de que las vacunas causen TEA por varias razones:

  • Como hemos argumentado en otro lugar, la mayor parte del aparente incremento de la tasa de TEA se debe a la reclasificación de ciertos males mentales a TEA (véase este enlace, este, este y este).
    .
  • Cuando se controla con este factor en mente, se descubre que no ha habido ningún incremento de TEA a nivel mundial, ni tan siquiera en los Estados Unidos o Europa durante la década del 2005 al 2015: la tasa se ha mantenido en 7.5 por cada 1000 personas.
    .
  • Factores genéticos (tales como se ven en este estudio, este, este, este y este) parecen prevalecer en cuanto al TEA, al igual que exposición a ciertas variables prenatales y ambientales (como se puede ver en este estudio y este).
    .
  • Las revisiones científicas y metaanálisis (la literatura científica más sólida) no encuentran vinculación alguna entre las vacunas y el TEA (e.g. este metaanálisis que agrupa estudios que cubren a 1.26 millones de niños). Vean más en este portal.
    .
  • El único estudio notable en la prensa que hace tal vinculación y que fue publicado en una revista de prestigio, fue retirado: el artículo de Andrew Wakefield, que contiene múltiples errores fatales.

Ahora bien, siempre hay alguna posibilidad (aunque la probabilidad sea realmente escasa) de tal vínculo causal. Sin embargo, le toca a los que se oponen a ciertas vacunas demostrar su punto y hacer el trabajo duro al respecto.

Mientras tanto, la diseminación de noticias fraudulentas por la red, difícilmente les vindica en toda esta discusión.

Vean más en los portales FactCheck y Snopes.com.

Referencias

American Academy of Pediatrics. (30 de abril de 2016). Aerial spraying to combat mosquitoes linked to increased risk of autism in children: New study finds a community’s use of airplanes to spread pesticide each summer may pose a greater risk of autism spectrum disorder and developmental disorders among children born in the area. ScienceDaily. https://www.sciencedaily.com/releases/2016/04/160430100405.htm.

Baxter, A. J., Brugha, T. S., Erskine, H. E., & Scheurer, R. W. (febrero de 2015). The epidemiology and global burden of autism spectrum disorders. Psychological Medicine, 45, 3, 601-613. doi: https://doi.org/10.1017/S003329171400172X.

Chaste, P., & Leboyer, M. (2012). Autism risk factors: genes, environment, and gene-environment interactions. Dialogues in Clinical Neuroscience, 14, 3, 281-292.

Doja, A. & Roberts, W. (noviembre de 2006). Immunizations and autism: a review of the literature. Canadian Journal of Neurological Sciences, 33, 4, 341-346. doi: 10.1017/S031716710000528X.

Freitag, C. M., Staal, W., Klauck, S. M., Duketis, E., & Waltes, R. (2010). Genetics of autistic disorders: review and clinical implications. European Child & Adolescent Psychiatry, 19, 3, 169–178. doi: 10.1007/s00787-009-0076-x.

Gardener, H., Spiegelman, D., & Buka, S. L. (agosto de 2011). Perinatal and neonatal risk factors for autism: a comprehensive meta-analysis. Pediatrics, 128, 2, 344–355. doi: 10.1542/peds.2010-1036.

Hansen, S. N., Schendel, D. E., & Parner, E. T. (enero de 2015). Explaining the Increase in the Prevalence of Autism Spectrum Disorders: The Proportion Attributable to Changes in Reporting Practices. JAMA Pediatrics, 169, 1, 56-62. doi: 10.1001/jamapediatrics.2014.1893.

Hviid, A., Stellfeld, M., Wohlfahrt, J., et al. (2003) Association between thimerosal-containing vaccine and autism. Journal of the American Medical Association, 290, 13, 1763-1766. doi: 10.1001/jama.290.13.1763.

Losh, M., Sullivan, P. F., Trembath, D., & Piven, J. (septiembre de 2008). Current developments in the genetics of autism: from phenome to genome. Journal of Neuropathology & Experimental Neurology, 67, 3, 829-837. doi: 10.1097/NEN.0b013e318184482d.

Madsen, K. M., Lauritsen, M. B., Pedersen, C. B., et al. (septiembre de 2003). Thimerosal and the occurrence of autism: negative ecological evidence from Danish population-based data. Pediatrics, 112, 3, 604-606. doi: 10.1542/peds.112.3.e174.

Polyak, A., Kubina, R. M., & Girirajan, S. (22 de julio de 2015). Comorbidity of intellectual disability confounds ascertainment of autism: implications for genetic diagnosis. American American Journal of Medical Genetics, Part B, 168B, 600–608. doi: 10.1002/ajmg.b.32338.

Rutter, M. (febrero de 2000). Genetic studies of autism: from the 1970s into the millennium. Journal of Abnormal Child Psychology, 28, 1, 3-14. doi: 10.1023/A:1005113900068.

Rutter, M. (enero de 2005). Incidence of autism spectrum disorders: Changes over time and their meaning. Acta Paediatrica, 94, 2-15. doi: 10.1111/j.1651-2227.2005.tb01779.x.

Rutter, M., Macdonald, H., Le Couteur, A., et al. (enero de 1990). Genetic factors in child psychiatric disorders—II. Empirical findings. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 31, 1, 39-83. doi: 10.1111/j.1469-7610.1990.tb02273.x.

Szatmari, P. (marzo de 1999). Heterogeneity and the genetics of autism. Journal of Psychiatry and Neuroscience, 24, 2, 159–165. PMID: 10212560.

Taylor, B. (9 de agosto de 2006). Vaccines and the changing epidemiology of autism. Child: Care, Health and Development, 32, 5, 511-519. doi: 10.1111/j.1365-2214.2006.00655.x.

Taylor, L. E., Swerdfeger, A. L., & Eslick, G. D. (17 de junio de 2014). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (28 de febrero de 1998). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.

El Viernes Negro y la venta de esclavos

Esclavos a la venta

En temporadas como esta, aparece el alegato de que el viernes negro se originó en el siglo XIX con la venta de esclavos. Según la narrativa, después de Acción de Gracias, el Viernes Negro se tornaba en una época ideal para la venta de esclavos. Los compradores podían conseguir negros para el trabajo a precio de quemasón y de allí surgieron los especiales de dicho día.

Varios de los conocidos por la farándula estadounidense comenzaron a diseminar esta información, entre ellos el baloncelista J. R. Smith y la cantante Toni Braxton (vean más al respecto en este blog). A pesar de los años, esta noticia no ha cesado de reafirmarse:

The original black Friday

Entrada en Facebook con la noticia de que Toni Braxton revelaba la “verdad” del Viernes Negro.

Solo que hay un pequeño problema histórico: en ningún momento en el siglo XIX existió el Viernes Negro.

Al contrario, según la evidencia disponible, en Estados Unidos revela que esta costumbre nació en el siglo XX, mucho después de la abolición de la esclavitud. La primera instancia del término “Viernes Negro” como el día después del de Acción de Gracias ocurre en la revista Factory Management and Maintenance en 1951 y el año después en 1952. No fue hasta 1961 que la policía comenzó a asociarlo con el comienzo de la temporada navideña y en 1975 se empezó a utilizar como estrategia de mercado en la prensa para incrementar las ventas después de Acción de Gracias.

La razón de ser de la frase no tiene nada que ver con el racismo de los blancos hacia los negros. Más bien se debe a que justo en el comienzo de la temporada de Navidad, los negocios que encuentran sus libros en rojo (es decir, en una situación perdidosa), se recuperan en negro, lo que significa que ahora están en un estado de ganancias.  Ese es el significado del “Viernes Negro”.

Darle gracias a Dios …

Para un no es creyente en Dios, podemos quedarnos perplejos al escuchar a la gente agradeciéndole por todas las cosas buenas que suceden. Esta es una perspectiva providencial en el que la deidad parece encauzar los procesos causales del mundo para que eso bueno ocurra. Esta convicción florece en su esplendor en el llamado “Día de Acción de Gracias”.

squanto_1En los anales de la historia, conocemos un incidente que lanzó para el futuro un día de fiesta a celebrarse anualmente. Un grupo de peregrinos llegaron en una embarcación llamada The Mayflower a un área al que llamaron Plymouth. Para recibirles, apareció un wampanoag llamado Samoset, quien les sorprendió con la palabra “Welcome!”

Sí, un nativo les habló en inglés de buenas a primeras …

El lector se preguntaría cómo es posible que supiera un idioma extraño para él si estamos hablando de los comienzos de la colonización inglesa en norteamérica. ¿Y los nativos conocían el inglés antes de que llegaran los ingleses?

La historia de Plymouth Rock es parte de ese comienzo, pero no fue el comienzo. Por más de un siglo, la Corona británica se había rezagado ante España en cuanto a su dominio de territorio americano. Desde 1603 se llevaron a cabo expediciones exploratorias y no fue hasta 1607, mucho después de 1492, en que aparecieron compañías interesadas en establecerse en el Nuevo Mundo, la primera en lograrlo fue la Virginia Company que fundó la primera colonia inglesa en norteamérica llamada Jamestown, nombre dado en honor al Rey James I. Esta colonia había interactuado por primera vez con una entidad política avanzada ya establecida en el Nuevo Mundo, la Confederación Powhatán. Este tenía su sede en el territorio hoy conocido como Virginia  y estaba compuesto por alrededor de 30 tribus que le pagaban tributo a los Powhatán. Este tipo de arreglo político no era ajeno a los nativos de norteamérica. También estaban los Haudenosauni (hoy mejor conocidos como los Iroquois) una federación de seis naciones que forjó lo que parece ser la primera “constitución” de norteamérica: la Gran Ley de la Paz.

El mercenario John Smith (sí, el de Pocahontas, con quien probablemente sostuvo una “amistad” aunque dudamos de algún romance porque estaba muy lejos de ser tan guapo como Colin Farrell en The New World), llevó a cabo una expedición en 1614 en la que una patuxet conocido como Squanto (Tisquantum) fue capturado y vendido como esclavo en España, de ahí fue librado, pasó a Inglaterra y después regresó a su hogar.  En 1620, quedó totalmente espantado al encontrar cadáveres por todos lados, los patuxets del área habían caído víctima de alguna enfermedad que hoy sigue siendo un misterio (tal vez la viruela), pero que probablemente lo transmitieron pescadores y exploradores ingleses del área. Samoset conoció uno de ellos y de allí su conocimiento del inglés.

De esta manera, de acuerdo a las crónicas relatadas por el Mourt’s Relation, los inmigrantes razonaron de esta manera:

He [Samoset] told us the place where we now live is called Patuxet, and that about four years ago all the inhabitants died of an extraordinary plague, and there is neither man, woman, nor child remaining, as indeed we have found none, so as there is none to hinder our possession, or to lay claim unto it.

Esto cobraba sentido a la luz del salmo 2:8

… Si me lo pides, te daré en herencia las naciones, en propiedad la inmensidad de la tierra.

Los peregrinos le habían pedido a Dios nuevas tierras. Estas aparecieron “milagrosamente” … tras un exterminio por una epidemia. Esta interpretación se confirma años después cuando el gobernador John Winthrop declaró las tierras como legalmente baldías, ya que los indios no la habían subyugado y, por ende, era derecho natural el reclamarlas para sí; la plaga que había azotado a los patuxets no era menos que un verdadero milagro de Dios:

… But for the natives in these parts, God hath so pursued them, as for 300 miles space the greatest part of them are swept away by the smallpox which still continues among them. So as God hath thereby cleared our title to this place, those who remain in these parts, being in all not 50, have put themselves under our protection…

El ministro Increase Mather también exclamó:

God ended the controversy [over the lands] by sending the small pox amongst the Indians.

Aun antes que zarpara el Mayflower en Holanda, el Rey James I de Inglaterra había exclamado:

Almighty God in his great goodness and bounty towards us [for sending] this wonderful plague among the savages …

Esta manera tan grotesca de entender la Providencia Divina expresa el propósito de estos peregrinos. Ellos eran puritanos que estaban en desacuerdo con el anglicanismo en cuanto a su mantenimiento de las formas y sacramentos católicos. El rompimiento debía ser más radical. Debido a una persecución, terminaron refugiados en Holanda, no en Plymouth. No quisieron quedarse allí debido a que dicho país era demasiado liberal para sus gustos. La expedición puritana al Nuevo Mundo no se debía a una mera huída, sino a un proyecto que era simultáneamente de corte religioso y político: el establecimiento de una teocracia en la que sus súbditos retornarían a los fundamentos cristianos totalmente purgados de la teología católica y basándose exclusivamente en las Sagradas Escrituras. En este sentido, no estamos ante unos religiosos pacíficos que buscaban refugio en nuevas tierras, sino ante unos extremistas que tenían un programa muy bien establecido y que eventualmente se implementaría al darle tiempo al tiempo. Ellos se veían como el pueblo de Israel en el desierto, conducido por la luz de Dios en camino hacia la Tierra Prometida, donde brotaría leche y miel.

Sus expectativas de encontrar una nueva tierra se cumplieron, razón por la que se veían favorecidos por el Creador. Sin embargo, esto no es lo que funda la conmemoración del Día de Acción de Gracias. Como es bien conocido los ingleses se las vieron negras en el invierno, por lo que los Wampanoag decidieron ayudarles. La razón de ello tampoco es por puro altruismo, sino por una posible solidaridad. En primer lugar, para abastecerse y sobrevivir, algunos colonos le robaban a los wampanoag, especialmente los restos sepultados en las tumbas de sus ancestros. Esto se mezcló con otros factores, los wampanoags estaban en un momento crítico en relación con varias naciones enemigas a su alrededor, por lo que veían a los inmigrantes como unos potenciales aliados. Sin la asistencia de Squanto y los wampanoags, los peregrinos no hubieran sobrevivido los primeros dos años de su estancia.

thanksgiving

Como resultado, los peregrinos y los wampanoags celebraron este encuentro, en la que se le agradeció a Dios. Lo que sí sabemos es que tanto los puritanos como los Wampanoag habían desarrollado históricamente sus plegarias y rituales en gratitud por todo lo obtenido como fruto de un esfuerzo. En el caso de los indígenas, estos rituales se habían llevado a cabo hacía siglos. El festín duró tres días completos, no solo para compartir los alimentos (entre los cuales no había pavo) sino también bailes y juegos de tiro al blanco.

De aquí partió el mito de la dimensión fundacional de una gran nación, Estados Unidos, con todas sus virtudes y defectos. La paradoja de muchos mitos es que son relatos que de alguna manera soon ficticios y productos de la imaginación, pero que tratan de decir una verdad profunda. Por un lado, el mito fundacional de que Plymouth Rock fue el comienzo de la nación estadounidense es factualmente falso, pero eso no quiere decir que el valor de compartir y de solidaridad (por más temporera que haya sido) no sea algo que nos invite a reflexionar. La idealización de este acontecimiento revela que esto es algo valioso para los corazones de muchos estadounidenses y es una parte muy querida de su cultura nacional. Sin embargo, mitos que se toman como pura realidad esconden lo que realmente ocurrió y se ponen al servicio de la mentira: no podemos olvidar el dolor y sufrimiento que este encuentro entre nativoamericanos y europeos significó en años subsiguientes.

Además, el relato histórico (ya no me refiero al mítico) también trae a colación un problema cuando se habla de agradecer a Dios. A nivel mítico, podemos denominar Dios al Todo existente, a la Realidad Última de todo lo que existe y, aunque no sea una entidad personal, sí nos permite relacionarnos espiritualmente con Él y así reverenciar todos los procesos cósmicos que hicieron posible todo lo que existe. En el caso de los naturalistas religiosos, este Cosmos despierta en nosotros el gran sentimiento de lo numinoso, como diría Rudolf Otto. Este es exactamente el mismo sentimiento que compartimos con el astrofísico Neil DeGrasse Tyson y que expresa en un lenguaje mítico.

En este sentido, nuestro ser expresa una gratitud muy distinta a la que tiene mucha gente que creen un dios todopoderoso, bueno, omnisciente y omnipresente, tal como el dios judeocristiano, o a algún otro Dios tal como se conciba en estos términos. En un universo en que Él, como persona, exista, sería un enigma por qué permitiría tanta desgracia, sufrimiento y dolor. ¿Merecería agradecimiento un Dios que enviara una plaga para que pereciera toda una población de patuxets para que sus tierras los habitaran puritanos? ¿Es ese el “plan” de un Dios “bueno”?

Mucha gente agradece a Dios todos los días por las cosas buenas que les pasa. Sus plegarias periódicas se hacen con la mejor de las intenciones. En medio de una conversación con una persona en la calle con un rostro de felicidad, raras veces falla en decir: “A la verdad que Dios es tan grande que …” Pero fíjense en lo que usualmente dicen después:

“A la verdad que Dios es tan grande que una persona de Vivienda me consiguió un apartamento donde puedo estar después del huracán.”

“… una persona llegó con suministros y los repartió en el hogar para ancianos.”

“… un amigo me llamó para decirme que había un empleo en FEMA.”

“… la iglesia presbiteriana organizó una actividad para los diambulantes en Río Piedras.”

“Dios me puso a esta persona en el camino para que …”

Hay mucho por lo que hay que agradecer, pero ¿estamos agradeciendo a la persona correcta? ¿Debemos agradecer a este tipo de Dios? ¿O más bien debemos agradecer al empleado de Vivienda, al que repartió lo suministros, al amigo o a la comunidad de la iglesia presbiteriana de la esquina? ¿Y por qué Dios pondría a una persona en el camino de alguien, pero no la pondría en el camino de otra persona que a lo mejor la necesita más?

Por lo pronto, saquemos al Dios judeocristiano (o al menos al que es totalmente bueno, todopoderoso, omnisciente, etc.) y todo lo sobrenatural para que entonces nuestra comprensión de la Realidad caiga en su sitio. No existe un “master plan” de un ente sobrenatural merodeando sobre nuestras cabezas. Existen los azares y las casualidades en la vida. Esto permite que ocurran desgracias y grandes fortunas. También existe gente mala y perversa, pero también gente hermosa y buena que con un noble corazón quiere ayudar a otros.

Pues, agradezcámosle a ellos:  a la gente que en solidaridad limpian las calles de los escombros; a los empleados (bomberos, policías, electricistas, plomeros, entre otros) que con sentido de deber y, tras horas en vela, continúan su labor con escasos minutos de descanso; a personas de todas creencias (cristianos, judíos, budistas, entre otros) y no creencias (ateos y humanistas) que repartieron suministros; a los médicos y enfermeras que atendieron a enfermos bajo condiciones adversas …¡Hay tanta gente linda a la que debemos agradecer! ¡Tantas situaciones que son ocasión de sonreír, tantas oportunidades para el regocijo!

Y, es más, hay que agradecer el hecho de que la naturaleza nos ha dado a cada uno la capacidad de bendecir la vida de los demás, a veces de maneras insospechadas. La evolución nos ha brindado todos los dones necesarios para comprender la Realidad de tal manera que podamos usarla para ayudar a los demás. Como diría el cosmólogo Brian Swimme, eso nos convierte en el corazón del universo mismo. En un lenguaje mitista, pero naturalista, podríamos decir que aquello que hacemos por entrega y bienestar a los demás nos vuelven en los latidos del amor de Dios, de la Totalidad de la Realidad, en cuyos procesos causales vivimos, nos movemos y existimos. Un abrazo, un beso, una sonrisa, un saludo, un regalo, una expresión de cariño nos hace luz en medio de esta oscuridad. ¡Gracias a la Realidad por eso!

Así que desde el punto de vista de la razón y de la compasión, junto al gran filósofo Daniel C. Dennett, demos gracias a la bondad y nuestro conocimiento de la Realidad.

Respuesta al Dr. Fernando Cabanillas en torno al glifosato y la ingeniería genética de los alimentos

Non GMO

Etiqueta de que cierto alimento no contiene ingredientes OGM.

El domingo pasado, el Dr. Fernando Cabanillas publicó un artículo en El Nuevo Día titulado “Alimentos `non-GMO’: ¿moda o inquietud legítima?” Contrario a otros escritos en la prensa que tratan el tema, el contenido de la opinión es más equilibrado que lo usual con un genuino intento de exponer al público su convicción médica en torno a los famosos Organismos Genéticamente Modificados (OGMs) y la interrogante sobre si debería consumirse productos de OGMs (o GMOs por sus siglas en inglés) o si todo es una moda producto de una engañosa mercadotecnia.

Antes de comenzar con nuestra crítica, quisiera enfatizar que nuestra exposición es respetuosa hacia un médico al que los puertorriqueños deberían escuchar en cuanto a muchos otros asuntos en relación con la medicina. No solamente estamos ante un experto que tiene los conocimientos científicos para llevar a cabo su labor, sino que también es un ser humano que verdaderamente ama al pueblo y que quiere lo mejor para su bienestar. Nada de lo que digamos aquí representa un demérito a su gran labor y obra.

Para mostrar la buena fe en esta discusión, comencemos por lo bueno que nos brinda su publicación. En primer lugar, podemos percatarnos que en cuanto a la seguridad de los OGMs en sí mismos, el distinguido médico está muy bien orientado. Es un consenso abrumador en la comunidad científica que los OGMs (es decir, los transgénicos y los alimentos modificados por ARNi) son seguros. Esto llega hasta el punto en que 110 laureados del Premio Nóbel han solicitado a Greenpeace que cese sus actividades en contra del arroz dorado. A la luz de esto, el Dr. Cabanillas nos dice muy acertadamente:

El primer punto que debe quedar claro es que, contrario a lo que muchos piensan, ingerir los genes alterados de un GMO no nos causará problemas. No se nos caerá un brazo ni nos crecerá una planta en la oreja. No nos dará cáncer ni nos convertiremos en “Mutant Ninja Turtles”. Greenpeace está indisputablemente equivocada en su postura en contra de todos los GMO. No hay evidencia científica que pruebe que su postura es correcta.

No obstante ello, entra en el tema de la controversia actual en torno al glifosato, una de las sustancias que más están asociadas a los OGMs y a la multinacional Monsanto (hoy, propiedad de Bayer). A su vez, el glifosato está asociado al producto de dicha corporación, el yerbicida Roundup®.

Logo de Roundup

Logotipo del yerbicida Roundup

El Dr. Cabanillas describe con exactitud cuál es el uso de esta tecnología que contiene al glifosato como ingrediente activo. Sin embargo, en cuanto a la dicusión del tema, él comete un error factual bastante común cuando trae a colación este delicado tema: que, según él, en el 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al glifosato “probablemente cancerígeno”. Este dato no es correcto. Fue una rama de la OMS la que lo hizo, a saber, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC por sus siglas en inglés, véase aquí su monografía).

Puede ser que se argumente que por ser parte de la OMS, eso automáticamente cuenta como opinión de dicho cuerpo internacional. El problema es que la opinión del IARC no es la de la OMS. De acuerdo con este último, no hay evidencia alguna de que el glifosato sea cancerígeno. Esto lo dejó muy claro en un informe escrito junto a la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) y dado a conocer en el 2016, es decir, después de la publicación de los hallazgos del IARC (aquí se encuentra el escrito).

En medio de su artículo, el buen doctor nos dice que es extraño que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el IARC llegaron a conclusiones distintas. Él dice, muy acertadamente que han habido ciertas cuestiones planteadas en cuanto a los intereses de algunos miembros de la agencia de cáncer internacional.

Es imperativo preguntar sobre las intenciones de la industria al respecto y también en cuanto al cambio que hubo en varias agencias alrededor del mundo de máximo de consumo de 0.1 mg/kg a 20 mg/kg de glifosato, especialmente cuando no medió estudio nuevo al respecto. Sin embargo, la pregunta que debería hacerse la gente es si hacían falta nuevos datos para tal incremento en este límite de seguridad. El nivel de toxicidad del glifosato es extremadamente bajo (LD50 de 5600 mg/kg en ratas) y en las cantidades que usualmente aparecen en los alimentos, es prácticamente inofensivo. Se ha observado que se puede alimentar a una rata 31 mg/kg de glifosato al día y no se observan efectos adversos; se puede alimentar a un perro 500 mg/kg al día sin observar efecto adverso alguno. Tal incremento de presencia de glifosato por las agencias gubernamentales no debería alarmar a los seres humanos. Otros reportes de cantidades “alarmantes” de glifosato en alimentos como Cheerios o comida para bebés han exagerado la nota. Según unos “estudios” que andan circulando por ahí, se sugiere que una caja de Cheerios puede tener hasta un máximo de 1,125.3 por billón (de glifosato). Ese número parece impresionante hasta que nos damos cuenta de que para al menos empezar a sentir los efectos tóxicos del glifosato, un adulto debería haberse servido 1270 platos al día y un niño 635 platos al día.

Nota para los lectores:  LD50 es un indicador de toxicidad, usualmente medido en miligramos por kilogramos. LD50 indica la dosis letal por la que perece la mitad (50%) de los animales del laboratorio. Mientras más alto el número, menos tóxica es la sustancia. Mientras más bajo el número, más tóxica. Para que tengan idea de la toxicidad del glifosato, compárese el número dado arriba con el nivel de toxicidad de la fructosa (4,000 mg/kg), de la sal de mesa (3,000 mg/kg),  y el de la cafeína (192 mg/kg).

Edificio del IARC

Edificio del IARC en Francia. Foto cortesía de Rystheguy de Wikimedia Commons. CC-BY-SA 3.0.

A partir de las disímiles conclusiones de la EPA y del IARC, debemos preguntarnos legítimamente cómo sabemos  quién tiene la razón. A esto, nos dice el Dr. Cabanillas:

Solo se puede determinar a través de estudios epidemiológicos de personas expuestas, comparándolas con los que nunca han estado expuestos. El único estudio prospectivo, el Agricultural Health Study, patrocinado por el Instituto Nacional de Cáncer de EE. UU., sugirió que este producto no causa cáncer, mientras que otros seis estudios concluyeron que está asociado con linfoma, mieloma y tricoleucemia. Siete estudios adicionales determinaron que no existe relación estadísticamente significativa. El tema se complica porque hay una correlación entre el número de días de exposición al glifosato y el riesgo de desarrollar cáncer. Cuando esto se toma en consideración, la relación con estos trastornos se fortalece. También preocupa que el proceso de desarrollar cáncer es lento. Puede tomar décadas antes de que aparezca, por tanto, las conclusiones de algunos estudios puede que sean prematuras.

Sin embargo, enumerar estudios y mencionar que algunos han asociado el glifosato con ciertos males no es señal de que exista relación alguna, especialmente si las estadísticas no tienen en cuenta otros factores. Se pueden tener estudios de cohorte que sigan a agricultores por un largo periodo de tiempo (como el que recientemente se ha dado a conocer este mes y que no refleja aumento significativo de cáncer tras el uso del glifosato). Las revisiones científicas y metaanálisis hechos por científicos independientes, por empresas y agencias gubernamentales son pertinentes (ejemplos, este y este). Es necesario indicar que no solo la EPA, sino también la EFSA, Health Canada, la Agencia de Químicos Europea,  el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos de Alemania, entre otros han adoptado la posición de que no hay evidencia de genotoxicidad por parte del glifosato. Para todos los efectos, el IARC está solo en cuanto a su interpretación de los datos. Es más, aun cuando el Dr. Cabanillas hace la pregunta perfectamente válida sobre la carencia de nuevos estudios para ciertas determinaciones de la EPA, es menester apuntar al hecho de que la IARC también había dicho en años anteriores que el glifosato no era cancerígeno y que la monografía del 2015 no incluyó datos nuevos para su conclusión. Los defectos de la monografía son hartos conocidos en la comunidad científica (no solo Monsanto) y hasta algunos científicos han creado vídeos al respecto.

Además, el IARC tenía un texto borrador que inicialmente proponía que el glifosato no era genotóxico o carcinógeno. Una investigación de Reuters revela que dicho borrador pasó por una serie de ediciones claves para cambiar su posición.

Esto no significa que Monsanto sea un santo (aunque tampoco apoyaremos la actitud fanática y de dogma de fe de ciertos sectores sociales de que no hay “nada santo sobre Monsanto”). Documentos confidenciales dados a conocer a la luz recientemente revelan que posiblemente escribieron informes bajo la firma de científicos (en un caso particular, la investigación no encontró evidencia de ello), además de influenciar indebidamente en estudios que supuestamente eran independientes. A pesar de ello, de esos mismos documentos se desprende claramente que sus miembros creen firmemente que el glifosato no es cancerígeno, lo que confirma nuestra convicción. Ellos creen en su producto. Sin embargo, en un momento dado discutieron cómo no habían hecho los estudios de genotoxicidad de los sulfactantes usados por Roundup®, por lo que se sugirió que no se podría decir que ese yerbicida no fuera genotóxico (esto ocurrió en el 2003). De hecho, tampoco hay evidencia alguna de incremento de cáncer en humanos por el uso de los sulfactantes. Sobre todo esto y más hablaré en futuras entradas en este blog bien pronto.

A pesar de esto, la evidencia por el momento es clara de que el glifosato no debería ser objeto de alarma de parte del público. Esto es así, no solo porque aun si el glifosato fuera cancerígeno, el riesgo de terminar con cáncer es ínfimo, dada su escasa presencia en los alimentos. Debemos recordar también que todo el tiempo ingerimos sustancias altamente tóxicas y cancerígenas como, por ejemplo, ácido caféico (que se encuentra en el café que ingerimos todas las mañanas, salsa de manzana y vino tinto), el alcohol (cerveza, whisky, etc.), entre otros. El 99.99% de los pesticidas y carcinógenos que ingerimos es provisto por la naturaleza misma.

A la luz de lo ya expuesto, no hace falta cundir el pánico por el incremento de la presencia de glifosato en nuestro sistema. La evidencia es consistente de que no bioacumula y es excretado por el cuerpo humano. Llamar a etiquetar productos que contengan glifosato, como sugiere el Dr. Cabanillas, no mejorará la calidad de salud de los puertorriqueños. Es más, tendría consecuencias nefastas para los agricultores que dependen de este producto y cuya prohibición implicaría el uso de yerbicidas muchísimo más tóxicos. Simultáneamente, conllevaría la presencia en el mercado de alimentos con sustancias más tóxicas. En este sentido muy importante, la escasísima cantidad de glifosato en los alimentos es sencillamente inocua.

Respetamos al distinguido médico, pero por estas y otras razones diferimos de su opinión.

 

Humanistas seculares ayudarán a Canóvanas: se necesitan voluntarios

Humanistas Seculares de Puerto Rico

Próximamente, la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) llevará a cabo una distribución de suministros a Canóvanas.

En la página de esta actividad, HUSE nos da los detalles al respecto:

Este sábado 18 de noviembe estaremos distribuyendo suministros y artículos de supervivencia en Canóvanas. Necesitaremos voluntarios para repartir estos artículos en las comunidades, y vehículos para llevarlos casa por casa. Si tienes una van o pick up, ¡te necesitamos!

Repartiremos “solar cookers”, filtros de aguas para uso personal y familiar, cargadores solares, alimentos y agua.

Nos reuniremos en San Juan (Calle Moradilla 157, Urb. Milaville) para ahí montar la ayuda en los carros y salir juntos. Los carros que se queden, estarán seguros.

Este evento es posible gracias a nuestros amigos de Hispanic American Freethinkers y su presidente, David Tamayo, Foundation Beyond Belief, Ateístas de Puerto Rico (que tuvieron la gentileza de darnos una cantidad considerable de alimentos y agua que no pudieron ser distribuidos recientemente en Utuado, adquiridos gracias a la generosidad de grupos como American Atheists, Atheist Community of Austin, entre otros), donativos personales anónimos desde todos los Estados Unidos y amigos y amigas como TÚ.

El municipio de Canóvanas no solo fue azotado por el huracán María. Casi dos semanas antes también fue impactado muy de cerca por el huracán Irma. Decenas de familias perdieron sus hogares y pertenencias y quedaron aislados en sus comunidades por la caída de al menos 8 puentes. Además, está sufriendo de un brote de leptospirosis por falta de agua limpia. La Guardia Nacional nos ha indicado que las comunidades de Villa Hugo, Palmasola y Campo Rico como las menos impactadas con ayudas para los residentes.

¡Los necesitamos! ¡Vamos a Canóvanas!