Jesús de Nazaret: Al César lo que es de César, ¿separación de iglesia y estado?

Anacronismos contemporáneos

En tiempos en que se supone que la protección de los derechos fundamentales sea un imperativo social, algunos grupos desean erosionar la separación de iglesia y estado.  Para mantener nuestras libertades, entre ellas, las de pensamiento y expresión, el estado no debe privilegiar de manera alguna a uno o más sectores religiosos o no religiosos a expensas de otros. En la Constitución de Puerto Rico, en términos muy claros, está estipulada la completa separación de iglesia y estado (art. 2, sec. 3).

¿Cuáles son las raíces de dicha disposición? Ese es otro tema largo. Sin embargo, en cuanto a lo que nos compete, no faltan autoridades legales y abogados que afirmen que puede trazarse esta noción al mismísimo Jesús de Nazaret, o al menos, a los Evangelios.  “Dad al César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”. Esa es la frase atribuida a este profeta de Galilea.

Es una frase que, en la mente de muchos, expresa con claridad prístina alguna versión de la separación de iglesia y estado. Sin embargo, tal perspectiva no pasa de ser un anacronismo. A lo sumo, lo que puede decirse es que esta visión puede basarse en una interpretación particular de esta frase. Lo que aquí argumentaremos es que el  “Jesús de la historia”, la construcción historiográfica que quiere rescatar lo que Jesús actualmente dijo e hizo, quiere decir exactamente lo contrario: que lo mejor para Israel es una teocracia.
.

Jesús de Galilea y su mensaje

Palestina del primer siglo

Palestina del primer siglo. Imagen cortesía de rowanwindwhistler y Duende en Wikimedia Commons (CC-BY-SA 2.5)

Actualmente, la inmensa mayoría de los eruditos (los no apologistas, por supuesto) son del parecer que Jesús nació y vivió en Nazaret, una pequeña aldea rural en Galilea. La información más confiable que nos ha llegado es que provino de esa población. En fin, vemos, en múltiples lugares, que la designación más común de Jesús en dichos documentos es la de “Jesús de Nazaret” y que de allá era que procedía (Marcos 1:9; Mateo 4:13; Lucas 4:16; Juan 1:45; Hechos 3:6). Jesús tenía como padres a José y a María y, como hermanos a Jacob (Santiago), Josés, Judas y Simón, además de unas hermanas (Mateo 1-2; Lucas 1-2; Marcos 6:3, Juan 6:42; Gálatas 1:18-2:10; 1 Corintios 9:5; 15:7). (Borg y Crossan 11-79; Brown, et al. 79-160; Casey 143-170; Ehrman, Jesus 96-101; Meier, t. 1 201-222, 243-338; Sanders 101-114).

Estos datos no son triviales. Nazaret queda en Galilea, cuya mayoría vivía en áreas rurales, en pequeñas comunidades y aldeas, de mayoría judía, dominado por un rey que era nominalmente judío (Herodes Antipas). Aun lugares como Séforis, que era más cosmopolita, era predominantemente judío y observante de la Torah (la Ley de Moisés; Chancey; Crossan y Reed 72-82; Reed). A esto se añade que este era un lugar de nacionalismo judío importante en el siglo I, ya que de allí salió una de las rebeliones más significativas de ese siglo, la de Judas de Gamala o Judas el Galileo, al que Josefo atribuye haber iniciado la “cuarta escuela”, es decir, el movimiento zelote antirromano. (Antigüedades t. 2 1077-1088; La guerra t. II 265) Antipas arrestó a Juan el Bautista, profeta apocalipticista que operaba en esa región. Finalmente, existen reportajes de rabinos galileo que tuvieron que salir huyendo de la persecución romana por criticar su dominio, tal como el caso de Simeón bar Yochai.

José, el padre de Jesús, nombró a sus hijos de acuerdo a varios de los patriarcas de renombre:  Josué, Jacob, Judá, José y Simeón, además que escogió como mujer a María, nombre que proviene de “Miriam”, la hermana de Moisés.  Meier ve esto, especialmente los nombres de los cuatro últimos (cuatro nombres de patriarcas fundadores de tribus), como una fuerte señal de sentimiento nacional en el contexto galileo de resistencia romana (t. I 200; ver también Casey 143).

Jesús fue discípulo de Juan el Bautista, de eso hay prácticamente muy pocas dudas. El mensaje del Bautista era claramente apocalipticista: predicaba la llegada del “más fuerte” para juzgar a las naciones. En ese glorioso momento, separará a los seguidores de Yahveh de aquellos que no acepten una conversión y purificación de su vida, y a estos últimos los enviará al “fuego que nunca se apagará” (Marcos 1:1-8; Q{Lucas 3:7-9 // Mateo 3:7-10}; Q{Lucas 3:16b-17 // Mateo 3:11-12}).

Jesús se dejó bautizar por Juan, suceso que indicaba fuertemente que se veía a sí mismo como un judío que quería confesar que había pecado, que debía purificarse y convertirse a una nueva vida bajo el régimen de la Torah. El ministerio de Juan en el Jordán tenía el objetivo de renovar a Israel completo para su restauración. Aparentemente, fue con el arresto de Juan, que Jesús comenzó con su ministerio (Marcos 1:14). (Casey 171-198 ; Ehrman, Jesus 137-139; Meier, t. II/1; Pagola 31-; Vidal 15-72)

Jesús predicando - Rembrandt

Jesús predicando – Rembrandt Harmensz. van Rijn (1652)

Cuando Jesús comenzó su predicación, el mensaje era muy claro:

El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios ha llegado; conviértanse y crean en la Buena Noticia (Marcos 1:15).

Para todos los efectos, Jesús continuaba predicando el ministerio de Juan, bautizando más allá del Jordán. El Reino de Dios, prometido por los profetas, estaba pronto a llegar. Según él, vendría de los cielos, montado en las nubes, el “Hijo del Hombre”, un sumo juez que separará a los favorecidos por Yahveh de los futuros condenados a terminar torturados en el fuego de la “gehena” (en el valle de Hinom). Después, se establecería un Reino aquí en la Tierra, en el que se restauraría en su totalidad el Pueblo de Israel con sus doce tribus. Estas tribus estarían regidas por sus doce discípulos más cercanos y el Mesías se sentaría en su trono de mando para regir a Israel completo (Jesús mismo). Este Reino sería uno de igualdad entre los miembros que aceptaran su mensaje, en el que los pobres y oprimidos serían felices, mientras que se derribarían de sus puestos a los poderosos: el poder de Roma, sus reyes vasayos, los ricos que se beneficiaban del statu quo y aquellas figuras religiosas privilegiadas por la intromisión pagana. Al final de esa era, Yahveh terminaría regiendo a su pueblo vía el Mesías, bajo el dominio y cumplimiento pleno de la Torah (sobre el Hijo del Hombre – Marcos 8:38; Marcos 13:24-27; Q {Lucas 12:8-9 // Mateo 10:32-33}; Q {Lucas 17:23-24 // Mateo 24:26-27}; Mateo 25:31-32; Lucas 21:34-36 | Sobre el Reinado de Dios – Marcos 1:40-45; 2:1-12; 3:1-12; 5:1-43; 7:24-30; 8:22-26; 9:14-29; 10:46-52; Q {Lucas 7:1-10 // Mateo 7:28a; 8:5-10,13}, {Lucas 7:18-19,22-23 // Mateo 11:2-6}, {Lucas 11:14-15.17-20 // Mateo 9:32-34; 12:25-28}, {Lucas 7:36-50; 15:1-2; Mt. 21:31; Juan 4:46-53 | Sobre la Torah – Marcos 12:28-34; Q{Lucas 16:17 // Mateo 5:18}).

Es decir, Jesús favorecía una teología de la restauración, dominada por Yahveh y su Torah. En otras palabras, Jesús favorecía una teocracia cuya normativa fuera un documento religioso. Como muchos apocalipticistas de su época (los fariseos, los esenios y los zelotes), su perspectiva era la de un dominio nacional de Israel. En la situación presente, la potencia romana una otorgada por demonios (deidades menores o ángeles enemigos de Yahveh), por lo que su fuerza política era demoniaca. Au así, sus días estaban contados, porque la justicia de Yahveh prevalecería al final de los tiempos que, por cierto, podría ser en un año, un día o dentro de cinco minutos, cuando menos se esperara (Q{Lucas 12:39-40 // Mateo 24:43-44}; Q{Lucas 17:23-24 // Mateo 24:26-27}). (Ehrman 141-181; Guevara; Meier, t. II/1 293-692; Pagola 53-68; Sanders 191-227; Vidal 94-140)

Dado este perfil del Jesús histórico que, fuera de los fundamentalistas y ciertos estudiosos muy conservadores, constituye el consenso abrumador de los especialistas, ¿puede alguien pensar en serio que Jesús favorecía algo parecido, aunque fuera remotamente, a una separación de iglesia y estado?
.

Poniendo la enseñanza de Jesús sobre el denario en contexto

Denario

Denario en el que aparece el Emperador Tiberio (César). Cara: TI[berivs] CAESAR DIVI AVG[vsti] F[ilivs] AVGVSTS (Tiberio César Divino Augusto, Hijo del Divino Augusto; Reverso: PONTIF[ex] MAXIM[us] (Sumo Pontífice o Máximo Puente). Imagen cortesía de DrusMAX de Wikimedia Commos (CC-BY-SA 3.0 Unported).

Una de las razones de la virulencia de ciertos sectores contra el dominio romano es que los judíos  estaban obligados a hacer transacciones con monedas romanas. Yahveh había prohibido en la Torah la creación o uso de cualquier cosa que fuera una imagen de un ser humano o de cualquier animal (Éxodo 20:4; Deuteronomio 4:8). No solo eso, sino que el emperador era considerado en sus dominios como descendiente de un dios, Octavio Augusto César, hijo a su vez del divinizado Julio César y descendiente del héroe Eneas y su madre, la diosa Venus. El emperador era considerado también el sumo pontífice o máximo puente entre los dioses y los hombres.  Sin duda, los judíos palestinenses rechazaban todas estas ideas.

Esta es la razón por la que, a la hora de comprar o vender dentro de las inmediaciones del Templo de Jerusalén, los devotos tenían que cambiar las monedas romanas por equivalentes sin imágenes. Ese era el rol de los cambistas del Templo. ¿Hasta qué punto se oponían estos a la imagen del emperador y la simbología del dominio romano? Josefo nos cuenta sobre una ocasión en que el prefecto, Poncio Pilatos se vio obligado por presión social a quitar unas efigies romanas que había colocado en un momento dado. Ni su amenaza de arresto, ejecución o medidas punitivas convenció a la población de su manifestación contra los estandartes y efigies (Josefo, Guerras t. 2 291-292)

Para los profetas apocalipticistas, el asunto era mucho más grave, porque el poder de Roma se derivaba de los demonios (los dioses que ellos adoraban), por lo que era necesaria toda oposición a los hijos de la oscuridad en tierra entregada por Yahveh a su pueblo escogido. Los esenios se oponían llevando a cabo una vida de ascetismo y purificación en Qumrán, en las cercanías al Mar Muerto. Los maestros fariseos, los más populares, discutían entre sí la interpretación debida de la Torah. Los zelotes llevaban a cabo revueltas al respecto.

Toda esta cosmovisión judía está relacionada con el pago tributario. En la mentalidad apocalipticista, pagar impuestos es entregarle el poder debido de los judíos al poder invasor de Roma. Por eso, cuando se dio un censo en Judea bajo el dominio del gobernador, P. Sulpicio Quirino (6 d.C.), se dio la gran revuelta de Judas de Gamala. (Josefo, Guerras t. 2 278-279)

Por lo tanto, en la sociedad judía, el pago del tributo era un asunto muy serio. Algunos sectores, como los saduceos, se adaptaron a la situación, especialmente tras tener la autoridad política y sacerdotal otorgada por el poder romano. Los profetas y maestros adversarios no.  Jesús era uno de estos rabinos altamente insatisfechos con la situación.

¿Cómo lo sabemos? Apologéticamente, el autor del Evangelio de Lucas parece querer apartar a Jesús de la acusación (semejante a la de otros sediciosos de Galilea) de haber incitado a la gente a no pagarle tributo a César. Esto se debe a que quiere presentar a Jesús como un estoico civil respetable (Lucas 23:2). ¿No será que Jesús solía promover la idea de que no debía pagarse el tributo a César?
.

¿”Dar tributo” a César o “devolverle el denario”?

La moneda de César - Peter Paul Rubens (1612)

La moneda de César – Peter Paul Rubens (1612)

He aquí el relato de lo que Marcos afirma le ocurrió a Jesús.

Enviaron entonces donde él algunos fariseos y herodianos, para cazarle en alguna palabra. Al llegar, le dijeron: “Maestro, sabemos que eres veraz y que no te importa de nadie, porque no miras la condición de las personas, sino que enseñas con franqueza el camino de Dios: ¿Es lícito pagar tributo al César o no? ¿Pagamos o dejamos de pagar?” Mas él, dándose cuenta de su hipocresía, les dijo: “¿Por qué me tientan? Tráiganme un denario, que lo vea.” Cuando se lo trajeron, les preguntó: “¿De quién son esta imagen y la inscripción?” Ellos respondieron: “Del César.” Jesús les dijo entonces: “Lo del César, devuélvanselo a César, y lo de Dios, a Dios.” Y se maravillaban de él (Marcos 12:13-17).

Este pasaje es uno de difícil interpretación para algunos estudiosos. En primer lugar, hay que tomar con pinzas el reporte de que los fariseos fueron cómplices de esto. Este texto de Marcos se da dentro del contexto de la narrativa de la planificación de la muerte de Jesús por parte de las autoridades judías (Marcos 11:15-12:17). El incidente constituye un esfuerzo de ello.

Esto se debe a que cuando se escribieron los evangelios, ya existía una tensión bien formada entre el judaísmo palestinense y el cristianismo (palestinense y helenístico). Los fariseos se oponían a la semiapertura palestinense a la actividad cristiana helenística y no simpatizaban con el mensaje paulino de exención de los gentiles de la Torah. Cuando se dio la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C., fueron exterminadas las sectas de los saduceos y los esenios, quedando solamente los fariseos y los cristianos. Posteriormente, los primeros fueron expulsando a los cristianos de sus sinagogas. Como respuesta, los cristianos acusaban a los fariseos de haber sido cómplices de la muerte de Jesús. Esto es un problema adicional para el relato que nos concierne, porque en la época de Jesús, los fariseos no tenían el poder político alguno, los saudceos sí. Fueron los saduceos los que maniobraron para querer capturar a Jesús en violación a alguna ley romana por sedición.   Por tanto, existe un fuerte consenso entre los biblistas que si ocurrió la discusión del pago del denario, los fariseos no pudieron haberse beneficiado de él (Gnilka t. 2, 172).

Sobre los “herodianos”, no sabemos nada, ya que Marcos no elabora sobre su identidad. Fuera de los evangelios, no aparecen mencionados en ningún otro documento antiguo (Marcos 3:6; 12:13; Mateo 22:15). Dentro del contexto político en que aparecen, lo más probable es que el término se refiriera a los sirvientes o funcionarios de Herodes Antipas. El pasaje que acabamos de citar  tiene sentido si es este el caso. Los herodianos son fieles a Antipas, rey de Galilea, que a su vez era vasallo de Roma.  Jesús era un discípulo de Juan el Bautista, al que él se opuso y ejecutó. Probablemente, por paranoia, le tenía bajo vigilancia para que se le acusara de sedición. Lucas reporta que amenazaba veladamente a Antipas cuando sus espías intentaban ahuyentarlo y le llamaba “zorra” (tal vez el sentido original era el de “chacal”, animal devorador de cadáveres; Lucas 13:32; Casey 96-97, 114). No olvidemos que, aunque Jesús nunca proclamó públicamente ser Mesías, sí parecía haber utilizado signos que daban a entender a la multitud que iba a ser el futuro rey de los judíos, algo que representaba una amenaza al mismo Antipas (Meier, t. 3 572-577).

Sobre la frase de Jesús, “devuelve al César lo que es de César y a Dios, lo de Dios”, voy a presentar dos posiciones, la del consenso y la de una minoría de expertos (posición que he asumido).  Solo quiero indicar que en ninguno de los dos casos, hay respaldo para la noción de que Jesús apoyaba algo semejante a una separación de iglesia y estado.
.

Posición del consenso de expertos

Ahora bien, si los herodianos fueron a tenderle una trampa a Jesús, esta no funcionó.

¿Qué quiso decir Jesús con devolverle a César lo que es de César y a Dios lo de Dios? Aparentemente, debido a su convicción de la inminencia de la llegada del Reino de Dios, le era indiferente  si se le pagaba a César o no. Para todos los efectos, el poder de Roma era ínfimo ante el poder de Yahveh. (Bornkamm 126-129; Ehrman 202-203; Malley 129) Esta interpretación descansa en el hecho de que la palabra griega “ἀποδίδωμι” como término técnico para pagar tributo. (Gnilka, t. 2 173)

La moneda de tributo - por Tiziano (1515)

La moneda de tributo – por Tiziano (1515)

Otros afirman que podría ser una enseñanza atribuida a Jesús en el tiempo de Marcos, cuando la esperanza del regreso del Mesías, había menguado. En esa situación, los cristianos empezaron a ver que el deber civil no estaba  reñido con el deber a Dios (Malley 129).

Otros conceptúan el dicho dentro de la enseñanza misma de Jesús, en la que rechaza la posibilidad de serle fiel a Dios y al dinero simulteaneamente (Q{Mateo 6:24/Lucas 16:13}). Teniendo en cuenta el contexto judío de repudio al dominio de Roma y sus imágenes, esta resistencia tiene perfecto sentido apocalipticista. Aquí, perciben ellos, una tensión doctrinal en Jesús: se debe rechazar el dinero romano, pero debe tributarse y cumplir con los deberes civiles para mantenerse “de buenas” con el régimen, en lo que llega el Reino de Dios. (Theissen y Merz 169).

Es decir, de acuerdo con el consenso de los eruditos, no se le debería pagar el impuesto a César, pero por un tiempo, debe pagársele en lo que llega pronto, “como un ladrón en la noche”, el Reino. Aquí no hay “separación de iglesia y estado”. Al contrario, Jesús piensa que el pago inmediato del impuesto es una estrategia provisional en lo que el Hijo del Hombre llega para terminar el gobierno malvado de Roma de una vez y por todas.
.

Una interpretación alternativa

Una minoría de eruditos ha adoptado una propuesta que lleva circulando bastante tiempo y es la que interpreta este pasaje como un rechazo velado al pago de impuestos. El argumento va de la siguiente manera:

La palabra griega “ἀποδίδωμι” sí es un término técnico de pago tributario, pero también significa “devolver” en su sentido propio. Aquí se revela en el pasaje en griego una ambigüedad de Marcos en relación con el sentido real que quería expresar Jesús. Dentro del contexto del mensaje jesuano, que quiere favorecer una teología de la restauración, lo que afirma es: esta moneda no se debe pagar en tributo sino que debe devolvérsela a Roma; por otro lado, se debe devolverle a Dios, es decir, la tierra de Israel y la riqueza generada por ella, a quien le pertenece: a Yahveh y sus hijos. (Brandon; Maccoby 100; Puente Ojea 114-117)

¿Cuál es el problema con esta manera de ver las cosas?  Fue favorecida por S. F. G. Brandon, Hyam Maccoby y otras figuras respetables que, aunque han aportado significativamente a la erudición bíblica, han formulado unas tesis que parecen ser más extremas de la subversividad de Jesús. Según ellos, Jesús era un zelote que iba a llevar a cabo una revolución armada antirromana. Esta tesis ha sido debidamente refutada por los expertos y muy pocas personas hoy días se suscriben a esta hipótesis, aunque son propuestas zombis que resucitan de vez en cuando, tal como el libro de Reza Aslan sobre Jesús, véase también las respuestas de Bart Ehrman a su libro (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 / Nota: para poder leer la información hay que ser miembro de su blog, ¡vale la pena!)

De hecho, Aslan se suscribe a una versión algo extraña de esta posición del “devolver al César” y Ehrman se ha expresado de manera no muy afable a esta perspectiva. Otros, como Antonio Piñero, adoptan una posición un poco más moderada. Me parece que no hace falta suscribirse a la tesis extrema del Jesús zelote o guerrillero, a mi juicio insensata, para adoptar una postura mejor contextualizada y más equilibrada del “devolver al César”. He aquí mis razones:

  1. Es mucho más consistente con las convicciones sostenidas por el Jesús histórico, según el perfil que hemos descrito y que ha sido aceptada por el consenso de expertos. Irónicamente, su interpretación consensuada sobre el pasaje que discutimos es más inconsistente con ese perfil consensuado.
    .
  2. Hay tres pasajes en que Jesús habla del tema del tributo. El del pago al César es uno. Otro aparece en Lucas, en la que los acusadores de Jesús le atribuyen haber prohibido pagar tributo a César y que hemos discutido brevemente. La tercera aparece en Mateo, que es el asunto sobre el pago del impuesto al Templo de Jerusalén (Mateo 17:24-27). Jesús era de la convicción, compartida por muchos apocalipticistas, de que el Templo sería destruido. Demostró dramáticamente esa convicción en el famosa acción contra los cambistas, por lo que daba a entender que no se sentía ligado a este. Aunque el relato per se de Mateo del tributo al Templo tiene aspectos legendarios, la decisión tomada por Jesús de pagar lo debido al centro religioso jerosolimitano es plenamente consistente con su insistencia de guardar las formas y el contenido de la Torah. Por tanto, aun si le fuéramos a otorgar alguna sustancia histórica detrás del pasaje, estos hechos no constituyen la misma situación que la del pago al César (algo no requerido por la Torah).
    .
  3. La presencia de los herodianos, en la versión más temprana que tenemos (la del evangelio de Marcos) no es explicable si el incidente no hubiera sido histórico. Dada la tensión que había entre los cristianos y fariseos y la tendencia creciente de los evangelistas de involucrar a los fariseos en la muerte de Jesús, hubiera sido más plausible la invención de un relato en que los fariseos solos fueran los protagonistas de esta oposición a Jesús (como ocurre en un derivado del incidente que encontramos en Lucas (20:19-26).
    .
  4. Añade a la historicidad la preocupación típica judía en torno a la imagen que encontramos en el denario, no muy típica de un autor helenístico y desconocedor de muchos aspectos de las costumbres judías, como lo era el autor del Evangelio de Marcos.
    .
  5. Esta interpretación alternativa es perfectamente cónsona con la perspectiva apocalipticista detrás de las palabras de Jesús en torno a servir a “dos señores”, a Dios y al dinero, donde se ha grabado la efigie del dios “wannabe“, Tiberio César.
    .
  6. Se podría argumentar que en este caso, hay alusión literaria de Marcos a la rebelión de Judas de Galilea por el asunto del tributo. Sin embargo, los rasgos de historicidad que tiene el relato ponen en duda la posibilidad de la total ahistoricidad del pasaje. Por otro lado, aun tomado como acontecimiento histórico, la vinculación con la rebelión de Judas de Galilea es innegable.
    .
  7. “Si el río suena, es porque agua trae”. Los herodianos no solo estaban movidos por una preocupación de una potencial insurrección del guerrillero de Gamala. Si emergió la pregunta del pago del tributo para entramparle, muy probablemente se dio porque ya habían empezado a rondar las noticias de que Jesús invitaba a sus seguidores a no pagar el tributo al emperador. La pregunta que los herodianos le hicieron a Jesús era fríamente calculada.

La percatación jesuana de que el cuestionamiento de los herodianos tenía como fin la acusación de sedición, Jesús hizo un truco retórico: cambiar el tema del tributo a la moneda, para, entonces hacer una declaración ambigua: ante los herodianos, Jesús queda como que  parece favorecer el tributo a César; ante sus seguidores, adopta un sentido muy distinto, el de no pagar el tributo a César sino a Dios y su pueblo, Israel. Su truco, funcionó. Su aserción ante los herodianos no era suficiente para arrestarle por sedición, pero pareció responder su cuestionamiento (véase también Casey 423).

Por tanto, lejos de afirmar la separación de iglesia y estado, Jesús está afirmando que Israel debe ser regido por un dios distinto al romano. Ese es el mensaje de “devolver a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios”.
.

Nota final

Quiero terminar diciendo que si mis lectores se preguntan cuál de las posturas adoptar en torno al tema, les digo que, como todo homo sapiens, creo que tengo la razón. Por otro lado no soy biblista profesional. El consenso entre los eruditos debe pesar mucho más que mi opinión. No soy Richard Carrier. No pretendo adoptar su odiosa costumbre de llamar “incompetentes” a académicos que han trabajado esto con muchísima más profundidad que este servidor. Tampoco deseo que me sufraguen estudios universitarios para irme en contra de la opinión del resto del campo investigativo del Nuevo Testamento. Por otro lado, al menos deseo exponer las razones para sostener mi opinión. Mañana, siempre puedo cambiar de parecer ante evidencia que, tal vez, no he tenido en consideración por ignorancia.

Loque  sí quiero dejar claro que, no importa cuál de las interpretaciones se escoja, “devolver a César lo que es de César y a Dios lo de Dios” no es un protoendoso, ni tan siquiera provisional, a la separación de iglesia y estado. Tal atribución no pasa de ser una proyección de problemas contemporáneos a una mente apocalíptica judía del siglo I.


Nada de esto significa que no debamos maximizar esfuerzos por separar la iglesia y el estado, según dispone nuestra Constitución. Contribuyamos, pues, a organizaciones en Puerto Rico y Estados Unidos que luchan contra el esfuerzo de ciertos políticos de imponer la religión a los demás la cosmovisión sostenida por algunos grupos. Aquí ofrezco una lista:

Separación de Iglesia y Estado

Imagen cortesía de CLATSOP

Referencias

Biblia de Jerusalén. 4ta. ed., Desclée de Brower, 2009.

Brandon, S. G. F. Jesus and the Zealots : A Study of the Political Factor in Primitive Christianity. Scribner, 1967.

Borg, Marcus J. y John Dominic Crossan. La primera Navidad. Lo que los Evangelios enseñan realmente acerca del nacimiento de Jesús. Verbo Divino, 2007.

Bornkamm, Günther. Jesús de Nazaret. Sígueme, 1975.

Brown, Raymond. Introducción al Nuevo Testamento. 2 tomos, Trotta, 2002.

Brown, Raymond, Joseph A. Fitzmyer y Roland E. Murphy, directores. “Comentario bíblico `San Jerónimo'”. 5 tomos, Cristiandad, 1971.

Brown, Raymond et al. María en el Nuevo Testamento2da. ed., Sígueme, 1986.

Casey, Maurice. Jesus of Nazareth. An Independent Historian’s Account of His Life and Teaching. T & T Clark, 2010.

Chancey, Mark A. The Myth of a Gentile Galilee. Cambridge UP, 2002.

Crossan, John Dominic y Jonathan L. Reed. Jesús desenterrado. Crítica, 2003.

Ehrman, Bart. Jesus. Apocalyptic Prophet of the New Millennium. Oxford UP, 1999.

Gnilka, Joachim. El Evangelio según San Marcos. Sígueme, 2001.

Guevara, Hernando. Ambiente político del pueblo judío. Cristiandad, 1985.

Josefo, Flavio. Antigüedades judías. Traducido por José Vara Donado, Akal, 1997.

—. La guerra de los judíos. 4 tomos, traducido por Jesús María Nieto Ibáñez, Gredos, 1997.

Maccoby, Hyam. Revolution in Judaea. Taplinger, 1980.

McKenzie, John L. “Evangelio según San Mateo”. En Brown, Fitzmyer y Murphy, tomo 3, pp. 163-293.

Mally, Edward. “Evangelio según San Marcos”. En Brown, Fitzmyer y Murphy, tomo 3, pp. 59-161.

Meier, John P. Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico. 5 tomos, Verbo Divino, 1998.

Pagola, José Antonio. Jesús. Aproximación histórica. PPC, 2013.

Puente Ojea, Gonzalo. El Evangelio de Marcos. Del Cristo de la fe al Jesús de la historia. Siglo XXI, 1998.

Reed, Jonathan L. El Jesús de Galilea. Aportaciones desde la arqueología. Sígueme, 2006.

Sanders, E. P. La figura histórica de Jesús. Verbo Divino, 2000.

Theissen, Gerd y Annette Merz. El Jesús histórico. Sígueme, 1999.

Vidal, Senén. Jesús el Galileo. Sal Terrae, 2006.

Advertisements

Relatos de la Gran Historia – 1: Las estrellas como el campo de la creación

Cerámica huecoide

Cerámica de la cultura huecoide, tomada en El Fortín del Conde de Mirasol, en Vieques. Fotografía cortesía de Jaro Nemčok, http://nemcok.sk/?pic=11703.

El cosmos es todo lo que es, o lo que era
o lo que será. Acompáñame.
~ Carl Sagan, Cosmos

Distintas mitologías

Cuando Cristóbal Colón llegó por segunda vez al Caribe, ya no estaba con la Niña, la Pinta y la Santa María, sino ahora tenía una flota para la conquista del territorio lo que los taínos en aquel momento llamaban Bohío o Beneque, pero que él bautizó con el nombre de La Isla Española. Fue el primero en comprender la lengua de nativos americanos. Él describe su misión de la siguiente manera:

Yo, fray Ramón, pobre ermitaño de la Orden de San Jerónimo, por mandado del ilustre señor Almirante, Virrey y Gobernador de las islas y de la tierra firme de las Indias [Cristóbal Colón], escribo lo que he podido averiguar y saber acerca de las creencias e idolatría de los indios, y cómo veneran a sus dioses, lo cual trataré en la presente relación.

Así, escribió el primer libro de investigación antropológica de los amerindios, en este caso taínos, titulado: Relación acerca de las antigüedades de los indios las cuales, con diligencia, como hombre que sabe la lengua de ellos, las ha recogido por mandato del Almirante (1498). Al publicar sobre la “idolatría” de esta cultura arahuaca, podemos contemplar desde esta ventana literaria, el rico imaginario de estos habitantes. Desgraciadamente, hoy sabemos que su exposición tiene serias limitaciones, entre ellas, sus prejuicios personales y su narración notablemente incompleta. Para remediar lo mejor posible la situación, los historiadores y antropólogos han hecho comparaciones con las culturas que habitaban el norte de Suramérica. Sabemos que estas influencias se dieron gracias, en parte, a las olas migratorias de amerindios desde esa parte del continente, que luego, se fueron estableciendo en las Antillas. La afinidad cultural se ve, por ejemplo, en la cultura salaloide o la huecoide, que nos ha dejado un hermoso legado en la isla de Vieques. (Robiou Lamarche, Taínos y Caribes 80; Rodríguez López 1)

Atabey

Representación pictórica de Atabey, la diosa suprema de los Taínos, la diosa de la tierra y la fertilidad.

El mito sostenido por los taínos y que se nos revela tras una investigación erudita de diversas fuentes (la principal siendo la de Fray Ramón Pané), no tiene nada que envidiarle al griego. El proceso de creación tuvo cuatro etapas, no podremos cubrirlas todas. En la primera, existió Yaya, el Sumo Espíritu, tal vez localizado en los cielos, del que se derivó Yúcahu Bagua Maórocoti (“Ser de la Yuca, Mar, Sin Antecesor Masculino”). Era hijo de la deidad Atabey, madre de las aguas. Muchos piensan que el hecho de que Yaya tuviera madre de donde derivaba su autoridad, refleja el hecho de que la sociedad taína era matrilineal: la autoridad es del hombre, pero se heredaba por vía materna. Un ejemplo de ello es que, si un cacique moría y no tenía descendencia masculina, la herencia la recibía el hijo de su hermana mayor. De hecho, el lugar de Atabey era privilegiado, ya que había creado los cielos y, posteriormente, parió a Yucahú, junto a su otro hijo, Guaca.

Yaya tuvo un hijo llamado Yayael, quien tuvo cuatro gemelos con Itiba Cahubaba, Madre Paridora, que había muerto en el parto. En un momento dado, Yayael quiso matar a su padre, por lo que Yaya lo destierra. Cuando regresó, Yaya mató a su hijo y colocó sus huesos en una calabaza o higuera que se encontraba en el techo de un bohío, donde se transformaron en peces. De hecho, la calabaza era recipiente de un número indefinido de peces y mucha agua. En un momento dado, aprovechando que Yaya se había ido, los gemelos bajaron la calabaza, devoraron varios de los peces y rápidamente fueron colgarla de nuevo. Al romperse accidentalmente, se vació todo su contenido, lo que se convirtió en el mar y sus criaturas. (Pané, caps. intro., IX-X; Robiou Lamarche, Taínos y caribes 83-85)

Los taínos pensaban que habían salido de la isla Bohío, un organismo femenino, de cuyo útero había surgido la creación, junto a Guahayona y Anacacuya, dos ancestros míticos. Anacacuya llegó a ser el primer cacique, pero Guahayona (el primer bohíque o chamán taíno) lo lanzó al mar. El último llegó a la isla de Matininó y dejó a las mujeres taínas allí para evitar el incesto y la edogamia entre los taínos. En la cuarta etapa, los hijos de estas mujeres llorarón junto a un arroyo, y, de tanto lagrimar, se fueron tornando en unas ranas llamadas “tonas“. Los hombres disgustados por haberse quedado sin mujeres, en una lluvia torrencial, vieron a cuatro seres asexuados y resbaladizos bajar por uno de los árboles de jobo. Después de atarlos, un pájaro carpintero, inriri, talló el sexo de las mujeres y fue de este modo que los hombres resolvieron su problema. (Pané, caps. II-VIII; Robiou Lamarche, Taínos y caribes 87-92)

Cajón de Muertos

La ceremonia santera de Cajón de Muertos, en La Habana, Cuba. Foto cortesía de Jorge Royan (CC-BY-SA 3.0 Unported).

Con el baile del areito se perduraría este fantástico relato mítico. Sin embargo, no es el único. Hemos recibido una fuerte herencia africana, tales como la de la religión Yoruba, cuyas raíces se encuentran en un área de lo que hoy es Nigeria, y cuyas creencias se han asumido sincréticamente en la santería caribeña. Los yoruba creen en los orishas, deidades, de los cuales el supremo es Olodumare (Olorun u Olofi), conocedor absoluto del universo. (Cabán 10, 61) Cuando miró la superficie, vio que estaba demasiado mojada como para crearlo. Otro orisha, Obatalá, le solicitó crear tierra seca para que en ella habitaran los seres humanos. Animado por la profecía de Orunmila, hijo de Olodumare, y con la ayuda de otros orishas, bajó hasta quedar sobre las aguas gracias a una cadena de oro, con un caracol lleno de arena, una gallina blanca, un gato negro y una nuez de palma. Por varios días, echó la arena en las aguas, mientras que la gallina la esparcía por su alrededor, creando así, la primera superficie terrenal. Cuando soltó la cadena, le llamó al terreno “Ifé” y sembró la nuez, para que creciera en un árbol. Mientras que el gato le acompañaba, llegó hasta el punto de aburrirse, por lo que deseó forjar figuras a su semejanza. En un momento dado, se embriagó con el jugo de la palma y continuó con su obra creadora sin darse cuenta de que estas figuras estaban deformes. Cuando notó lo ocurrido, le pidió a Olodumare que les diera vida con su aliento. De esas figuras, salió la humanidad.

En la civilización mesopotámica y del Mediterráneo tenemos relatos, en parte parecidos, en parte bien distintos a estos. En Enuma Elish, vemos cómo se desató una batalla en el cielo, cuyo resultado llevó a que el dios Marduk divideiera a la diosa madre, el monstruo acuático Tiamat, en dos. Con una parte forma el firmamento de los cielos y con el otro la superficie de la Tierra. Como los dioses no querían encargarse las labores de la tierra, Marduk creó a los seres humanos a partir de la sangre del consorte de Tiamat, Kingu, y de arcilla terrenal, formando unas figuras de barro a las que les dio vida, los seres humanos.

En la mitología hebrea, vemos ecos de aspectos de esta mitología cuando Dios creó el mundo a partir del “caos de las aguas”, dividiéndolas para crear las aguas encima del firmamento y las de las profundidades (tehom, palabra afín al nombre Tiamat), de esta última emergieron la superficie de la tierra y los océanos. Elohim formó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza. (Gén 1:1-2:4a) En otro relato hebreo de la creación, solo había tierra desierta, donde Yahveh decidió crear primero al hombre a partir del barro, haciéndole ser vivo. Después, creó las plantas y los animales y, a lo último, su compañera. (Gén. 2)

Representación de la creación en Dendera

Representación de la burbuja de la creación en el templo de Hathor, Dendera. Imagen cortesía de Olaf Tausch. (CC-BY 3.0)

En el Antiguo Egipto, una versión de la creación (la de Heliópolis) se pensaba que, al principio, permeaban las aguas de la nada, representadas por el dios Nun. De allí, emergió una flor de loto que, cuando floreció, surgió de ella una burbuja de donde salió el dios Atón-Ra, el dios sol, representado en ocasiones como una serpiente (un animal que se renueva a sí mismo cada mañana al mudar su piel). De la burbuja y por acción de Atón, surgió el mundo, sostenido eternamente por Nun. De Nun y Atón, surgieron las demás deidades del panteón egipcio.

Cada uno de estos mitos expresa en el fondo unas vivencias, cosmovisión, usos y costumbres de cada pueblo que las forma y en distintas épocas. Hoy día, existe un debate entre los antropólogos y científicos sociales, especialmente en la sociología de la religión, en cuanto a qué debería considerarse “mito” o “mitológico”. De acuerdo con Nahum Sarna (1923-2005), un erudito bíblico, hace falta distinguir entre los conceptos de “mitología” y “mito”.  La “mitología” es la historia biográfica de los dioses, mientras que “mito” es una historia tradicional que alega haber ocurrido en un momento primordial y pretende explicar un ritual presente. En ambos casos, su función es explicativa:

  1. Teogonía: explica el origen de los dioses, las potencias detrás de las fuerzas naturales
  2. Cosmogonía y cosmología: explica el origen y organización de los fenómenos naturales
  3. El origen del poder político
  4. El origen cúltico: cada mito y mitología le da sentido a los rituales.

.

“El mejor mito”

Frecuentemente, se presenta al mito como algo opuesto a la razón. Una vez más, estos son esquemas explicativos, con su logística interna. Factualmente, no pueden ser todos correctos simultáneamente: uno excluye lógicamente a los otros. Tomados ellos mismos en un sentido literal, pueden trivializarse y no revelan el mundo que ellos potencialmente pueden darnos a conocer. Sin embargo, mirados atentamente, descubrimos que cada uno es una visión del cosmos adoptado por un grupo o un pueblo, lo que forma un lente cultural por el que se mira el mundo. Las religión o creencias que en ello se fundamentan, ayudan a esa sociedad a forjar su propia identidad, su enlazamiento social interno, su relación con otras sociedades y el mundo en general.

Para que los pueblos tengan identidad y relación con otros grupos y el cosmos, necesitan forjar un pasado que explique su presente y los oriente a su futuro. Ese es el rol del mito a nivel social. Por eso, en el proceso evolutivo humano, la cultura, la mitología y los mitos son formas de adaptación y resolución de problemas en distintos contextos y épocas. Sin embargo, soluciones míticas que funcionaban bien en el pasado, son disfuncionales en el presente, especialmente cuando sus interpretaciones chocan con una cosmovisión basada en el genuino conocimiento actual.

Loyal D. Rue

Loyal D. Rue

Por otro lado, los mitos y mitologías revelan algo importante y hermoso de la humanidad. Ellos fueron inspiración de música, literatura, bailes, edificaciones, arte y formas de pensamiento. El filósofo de la religión, Loyal Rue, concibe la cultura como una consecuencia y extensión de la historia natural. Hoy día, se ha perdido el valor del mito, por lo que muchas personas (especialmente jóvenes) rechazan estas herencias del pasado. Nos dice Rue que gran parte de ello se debe a que estos relatos están empotrados en una cosmología arcaica, que no es real. Muchos de los valores morales, artísticos y culturales que se encuentran en estas tradiciones, pierden el interés de la gente porque tropieza con el conocimiento científico actual. Los antivalores que les acompañan, que han sido adoptados acríticamente por la sociedad, debido a que sistemas de pensamiento y religiones las cargan en el presente, se riñen con los valores éticos que los humanos hemos desarrollado a medida que hemos evolucionado culturalmente. Rue le llama a esta indiferencia actual, “amitia“. Por lo tanto, dice él, todo lo genuinamente precioso que queremos rescatar de los mitos religiosos y de nuestras tradiciones, debe reconceptuarse con base en “una historia natural de todos”, aquella que abraza y valora el pasado actual y real, mientras que permite reinterpretar con nuevos fundamentos los mitos del presente y del pasado.

A esto es lo que se ha conocido como la Gran Historia (en inglés The Great StoryBig History) o la historia que abraza, incorpora, pero trasciende todas las demás historias. Esta Gran Historia procura a conocer nuestro pasado real, según conocida mediante las ciencias (eidéticas, naturales, sociales y humanísticas), de una manera inspiradora, que nos mueva a actuar para un mejor futuro. Con base en esta Gran Historia y mediante criterios racionales, podemos establecer lo que el teólogo Hans Küng llamaba “consenso básico minimal”, un consenso fundamental de determinados valores, normas y actitudes que permitan la convivencia de diversas sociedades. (46)

E. O. Wilson

E. O. Wilson. Fotografía cortesía de Jim Harrison y la Public Library of Science (PLoS) (CC-BY 2.5).

Desde esa perspectiva, el biólogo Edward O. Wilson expresaba en su libro, On Human Nature, que la épica de la evolución es el mejor mito que podemos tener. (201)  “Mito”, en este sentido, significa una gran narrativa que involucra todo el drama del pasado y que nos brinda significado a nuestras vidas. Esta debería ser la plataforma de la que deben nutrirse los creyentes religiosos y los no creyentes, como lazo por el cual actuemos por una  causa común.

Contrario al mito y las religiones de fe ciega en unos dogmas, las ciencias factuales (naturales y sociales) actúan de cierta manera buscando dos cosas: la búsqueda de una teoría lógicamente coherente que dé cuenta de la mejor manera posible de los acontecimientos del cosmos, incluyendo la historia de la humanidad y sus expresiones humanísticas. Suponen un naturalismo metodológico, es decir, la premisa de la carencia de lo sobrenatural. De su existencia o inexistencia actual, no puede decirse nada absolutamente certero, pero sí se ha podido constatar que proceder de esta manera, sin partir lo sobrenatural como premisa, ha sido altamente fructífero.

El científico es como un detective, mira hasta el mínimo detalle para inferir, a partir de la información que tiene, lo que aproximadamente pasó. Inevitablemente, su teoría de lo que ocurrió, no necesariamente coincida en todos los detalles con la evidencia colectada, trata de abarcarlas lo mejor posible. Al igual que las mitología, este nuevo mito de la Gran Historia utiliza mucha imaginación y creatividad. Neil DeGrasse Tyson, en el primer episodio de la serie televisiva, Cosmos, resume cómo los científicos forjan paulatinamente la aventura de la Gran Historia:

Para este viaje, necesitamos imaginación, pero la imaginación sola no es suficiente. Porque la realidad de la naturaleza es más maravillosa que cualquier cosa que podamos imaginar. Esta aventura es posible por generaciones de buscadores que se adhieren estrictamente a un conjunto sencillo de reglas: poner a prueba las ideas mediante observación experimental, construye sobre esas ideas que pasen la prueba, rechaza las que fracasen, persigue la evidencia a donde conduzca y cuestiónalo todo. Acepta estos términos y el cosmos es tuyo.

La génesis de los elementos

Tales de Mileto

Representación de Tales de Mileto en la obra Illustrerad verldshistoria utgifven, vol. I, de E. Wallis (1874).

Las ciencias y la filosofía puras  (es decir, depuradas de lo mitológico) comenzaron en la Grecia Antigua. En esa época, vivió un ser humano, aparentemente, extraordinario y que, tal vez, algunos de ustedes han escuchado de pasada, llamado Tales de Mileto (ca. 624 a. C.-ca. 546 a. C.). Nacido en Mileto, había dedicado su vida a las matemáticas y la astronomía. De él carecemos muchas fuentes fiables. La información mejor conocida de él proviene del gran filósofo Aristóteles y le atribuyó a él, el inicio de la discusión sobre la génesis de las cosas. Según Aristóteles, Tales afirmaba que el comienzo de todo lo existente es el agua y que los demás elementos se derivaron de ella. (983b) Actualmente, los historiadores tienen sus dudas, a raíz de otras fuentes y teniendo en consideración una de sus actividades predilectas: viajar. De las muchas noticias dudosas que se tienen de él, los especialistas sostienen que probablemente viajó a Egipto y a Caldea, donde se familiarizó con las teogonías y cosmogonías de estas civilizaciones. Tuvo en cuenta los relatos en torno al comienzo de todo en las aguas de Nu, o en las aguas del caos o de la nada y cómo de ellas emergió la tierra.  Además, como griego, estaba plenamente familiarizado con la teogonía de los dioses, con los progenitores, Océano y Tetis. Probablemente, sostuvo históricamente las siguientes dos aserciones que nos han llegado hasta hoy:

En el principio, todo era agua.

La Tierra se tiende sobre el agua como un leño.

Esta última parece haber sido la explicación de los temblores. (Bernabé 43-49)

Es una cosmología sencilla, pero errada. Los terrenos son formaciones geológicas, no son algo que flota sobre el agua. Pero lo que hace a Tales tan espectacular es una ruptura que creó en su época: forjó un mito sin mitología. Tenía una especie de explicación del origen de la Tierra, pero sin recurrir a los dioses ni a sus cosmogonías. Hasta donde sabemos, fue en ese preciso momento que nacieron las ciencias fácticas y la filosofía en el mismo campo del saber.

La primera busca conocer los acontecimientos del universo físico, la última, una reflexión racional de la experiencia en búsqueda de la verdad y el desarrollo de instrumentos intelectuales para ello. Esta es una ciencia eidética que lidia con las ideas, los universales como objetos del conocimiento intelectivo, buscando posibilidades e imposibilidades, necesidades y contingencias, sus consecuencias lógicas y su relación con la factualidad. Ellas han tenido un rol protagónico a la hora de desarrollar esas técnicas intelectivas muy bien explotadas por las ciencias naturales y sociales.

Por otro lado, las ciencias fácticas, primero, como parte de la filosofía y, después, aparte de ella, fue desarrollando distintos modelos del origen del mundo y de los elementos. Piénsese en la cosmología de Platón en su Timeo o el geocentrismo de Aristóteles y Ptolomeo, e, incluso, las especulaciones de Giordano Bruno. Este proceso continuó hasta hoy día, cuando los científicos han rastreado nuestra historia cósmica a un cierto “comienzo”, una aparente fluctuación en un campo cuántico.

Curvatura del espaciotiempo

Curvatura del espaciotiempo cuatridimensional (aquí representado bidimensionalmente) causado por la Tierra. Un satélite como la luna, se desliza alrededor de la Tierra gracias a la curvatura del espacio tiempo. Nosotros caemos gracias a ella también. Imagen cortesía de Johnstone de Wikimedia Commons (CC-BY-SA 3.0 Unported)

De allí no sabemos mucho, excepto que hubo una gran explosión, hace 13.82 mil millones de años (Ade et al. 31), en la que no solo la energía primordial se comenzó a expandir, sino que también el espaciotiempo (un entorno cuatridimensional que se deforma o desfigura según la presencia de materia y energía) comenzó a expandirse. La imagen que los cosmólogos gustan utilizar para darle una idea al público, es la de cuando se toma un globo, se le dibuja con un marcador unos puntos alrededor de este y se le empieza a soplar. Usted verá que no solo los puntos se expanden, sino también la superficie del globo. Igualmente ocurre con la materia y energía, que están en una superficie espaciotemporal que se está expandiendo.

¿Qué ocurrió antes de esa explosión primordial? En cuanto a esta pregunta, debemos encogernos los hombros y decir con toda humildad intelectual, que no sabemos. ¿Qué provocó la fluctuación cuántica? Tampoco sabemos. ¿Qué otro misterio no sabemos de este comienzo? Algo que todavía los cosmólogos no han podido responder adecuadamente es el nivel de orden energético que hubo en el comienzo. Un fenómeno muy conocido en el ámbito de la cosmología es la noción de entropía, es decir, la medición del grado de probable desorden que puede entrar un sistema.  Una de las leyes universales (en este caso leyes estadísticas) es la segunda ley de la termodinámica: que todo sistema energético siempre tenderá a un aumento de entropía, es decir, al incremento del grado de probabilidad de desorden a medida que pasa el tiempo, hasta su eventual estabilización termal. ¿Por qué ocurre?  Por la sencillísima razón de que hay infinitamente muchas más maneras de que un sistema esté en desorden que en orden.

¿Qué significa esto en nuestro contexto cósmico? Que cuando ocurrió la Gran Explosión, al principio hubo un estado de entropía bajo, es decir, de bajo grado de potencial de orden y, por ende, de alto orden. A medida que pasa el tiempo, la energía se transforma y disemina de tal manera, que hace cada vez más improbable la reconfiguración cualquier orden particular. Aquí presento un vídeo que lo explica muy bien.

Es decir, si se adopta un orden particular (el que sea), el sistema evolucionará en cada vez mayor desorden en relación con este y se vuelve cada vez menos probable la reconfiguración física de ese orden por sí mismo a medida que pase el tiempo. Este es un proceso irreversible, por lo que es altamento probable que veamos siempre a un huevo romperse y desparramarse en el suelo si se cae de una mesa, pero es altamente improbable que veamos el huevo recogerse a sí mismo, rearmarse y subir antigravitacionalmente a la mesa de donde se originó sin aplicar una energía externa que lo haga.

El alto grado de orden al comienzo de la Gran Explosión es un misterio, ya que la enorme complejidad del universo y, en particular, la Tierra, parece mucho más ordenada que cualquier cosa que emerja instantáneamente de una explosión. Sin embargo, la ley implica necesariamente que hubo un grado óptimo de orden al mismo comienzo del cosmos y que lo que vemos hoy día (el cosmos en su totalidad), es un menor grado de orden (un grado mayor de entropía que antes). Nadie ha podido explicar este enigma.

Eso no significa que después de una explosión tuviera que haber “puro desorden”. Al contrario, en subsistemas, pueden haber variaciones energéticas que propicien mayor orden, aunque el sistema como un todo tienda al desorden. Este fue uno de los descubrimientos de Ilya Prigogine cuando estudió estructuras disipativas. Si uno hierve el agua a cierta temperatura, las moléculas de agua hacen posible que se autoorganice  el sistema en celdas exagonales. Esto sucede porque se provee mayor energía de menor entropía a un sistema de mayor entropía, y eso permite que las moléculas se autoorganicen. A estas estructuras se les conoce coo las células de Bérnard.

Imaginen, pues, que esta organización se dio en muchos subsistemas del cosmos. De acuerdo con los cosmólogos, en el mismo instante de la explosión, hubo variaciones diminutas (como leves “arrugas”) en el espaciotiempo que propiciaron que el hidrógeno formado segundos después de la explosión se formara paulatinamente en galaxias y las primeras estrellas.

Fondo cósmico de microondas

El satélite Planck Surveyor generó esta imagen de diminutas fluctuaciones de temperatura en el fondo cósmico de microondas, presumiblemente generadas por la gran explosión. Estas variaciones se deben a leves fluctuaciones en el espaciotiempo que se dieron después de la Gran Explosión. Fotografía cortesía de la Agencia Espacial Europea y la NASA (CC-BY-SA 4.0).

La combinación de estas variaciones de densidad de la energía primordial y el hecho de que el universo esté extremadamente lejos del equilibrio termal de máxima entropía (dentro de 10¹⁰⁰⁰ años o un 1 con mil ceros después), el cosmos se vuelve en un lugar inherentemente creador y creativo. Veamos este proceso emergente:

  1. Época de Planck, de 0 a 10⁻⁴³ segundos: Un periodo exento de leyes físicas. Aquí se encuentran unificadas las cuatro fuerzas fundamentales del universo: la gravitacional, la electromagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil.
    .
  2. Época de la gran unificación, de 10⁻⁴³ a 10⁻³⁶ segundos: Este es el periodo en que la gravedad se separa de las tres otras fuerzas. Se forman los leptones y quarks.
    .
  3. Época inflacionaria, de 10⁻³⁶ a 10⁻³² segundos: Se separa la fuerza nuclear fuerte de las demás y ocurre una expansión acelerada que los cosmólogos llaman “inflación“. En esta etapa, se distribuyen los quarks y los leptones por todo el universo.
    .
  4. Época electrodébil, de 10⁻³² a 10⁻¹² segundos: En lo que se siguen separando la fuerza nuclear fuerte, empiezan a formarse nuevas partículas, como los bosones Higgs, que le otorgan masa a diversos campos cuánticos. El universo se volvió menos energético y se redujo considerablemente la velocidad de expansión.
    .
  5. Época quark, de 10⁻¹² a 10⁻⁶ segundos: El cosmos se enfría y, en el proceso, se forman quarks, electrones y neutrinos. Las cuatro fuerzas ya se diferencian unas de las otras, pero la temperatura es demasiado alta como para que los quarks se unan para formar partículas más masivas.
    .
  6. Época hadrónica, 10⁻⁶ a 1 segundo: La temperatura del universo continúa decreciendo dramáticamente, por lo que se forman hadrones a partir de los quarks, se forman los primeros pares de protones y antiprotones, electrones y positrones, neutrones y antineutrones. Estos interactúan y muchos (no todos) de estos pares se aniquilan mutuamente.
    .
  7. Época leptón, 1 segundo a 3 minutos: Continúan las interacciones entre particulas de leptones y antileptones, generando a su vez fotones. En esta época, son los leptones como el electrón (y su par, los antileptones como el positrón) los que dominan el universo. La mayoría de estos se aniquilan mutuamente debido a su interacción. Los fotones creados también interactúan entre sí, forjando nuevos pares de leptones y antileptones.
    .
  8. Época de nucleosíntesis, de 3 a 20 minutos: De los protones y neutrones, se forman los primeros isótopos nucleares de hidrógeno (hidrógeno, deuterio y tritio), helio y litio. El hidrógeno es el que predomina, pero todavía no hay interacción entre protones, electrones, fotones y neutrones.
    .
  9. Época fotónica,  de 20 minutos a 240,000 años: Una época dominada por plasma (gas de partículas ionizadas) y fotones. Estos permean el universo mientras que sigue descendiendo la temperatura cósmica promedio.
    .
  10. Época de recombinación y desacoplamiento, de 240,000 a 400,000 años: Los núcleos de los isótopos de hidrógeno y de helio atraen los electrones y forman sus niveles de energía, en la medida que la temperatura del universo continúa decreciendo. De esta manera, empiezan a neutralizarse las partículas del universo y se forman los primeros átomos. Al final de este periodo, el 75% de estas particulas son de hidrógeno y 25% de helio, con minucias de litio. Del final de esta época es que proviene la imagen del Planck Surveyor que vemos arriba.
    .
  11. Época oscura, de 400,000 a 150,000,000 años: Periodo en que dejan de prevalecer los fotones y el universo se halla oscuro, dominado por plasma y átomos de hidrógeno. Los cosmólogos piensan que aquí ya debió haber estado presente la llamada “materia oscura”, que no sabemos todavía en qué consiste.
    .

    Cuásar

    Cuásar a unos 10 mil millones de años luz, localizado en la constelación Cráter. Imagen cortesía del Smithsonian Institution en Estados Unidos.

  12. Época de reionización, de 150 millones a 1 mil millón de años: Se forman los primeros cuásares, galaxias enanas que reionizan el universo y empieza a dominar el estado de plasma ionizado. También surgieron las primeras estrellas, inicialmente pequeñas en tamaño, pero que se volvieron enormes en el proceso de fusión nuclear (100 veces la masa de nuestro sol) y duraron muy poco tiempo: ellas duraron 1 millón de años se piensa que nuestro sol durará hasta 5 millones.
    .

Estas primeras estrellas están compuestas en su mayoría de hidrógeno, con un poco de helio. Estas son masivas y enormes cuando se les compara con las que vemos hoy.  Sirvieron como las fábricas de todos los elementos naturales que conocemos. A su vez, también aparecen las galaxias como agrupaciones de esas estrellas.
.

La “vida” de las estrellas y los elementos

Daniel Roberto Altschuler

Daniel Roberto Altschuler

El físico reconocido y exdirector del Observatorio de Arecibo, Daniel Roberto Altschuler, describe a las estrellas como el lugar donde se “cocinan” los elementos (17, 31-39, 42-57). Esto ocurre porque las estrellas son resultado de concentración gravitacional del hidrógeno y helio primordial creados en algunas de estas etapas del universo.

A medida que fueron creciendo de tamaño, la fuerza gravitacional fue comprimiendo su material que paulatinamente elevó su temperatura considerable (a 10,000 ⁰K). Durante ese proceso, las moléculas de hidrógeno se separan en átomos y, eventualmente, empezó a darse el proceso de fusión nuclear.  Se empieza a formar una protoestrella que fusiona núcleos de hidrógeno en helio, liberando una enorme cantidad de energía al universo. Cuando este proceso de liberación de energía de fusión se puede mantener gracias a la fuerza gravitacional que atrae sus partículas al centro, y su radiación puede empujar el polvo que la rodea, entonces puede decirse que estamos hablando de una estrella.

N81/Pilares de la Creación

A la izquierda, tenemos el objeto N81, una nube de hidrógeno en donde se observa cómo se están formando protoestrellas. A la derecha una estructura llamada “Pilares de la Creación”, que se encuentra en la Nebulosa Águila; en la parte superior izquierda, tenemos una estructura en que se sabe que se están formando protoestrellas. NASA, ESA/Hubble y el Hubble Heritage Team hacen disponibles estas imágenes (CC-BY 4.0).

Esta creatividad cósmica no se limita al interior de las estrellas. A medida que ha pasado el tiempo, las galaxias (el conjunto de estrellas) forman cúmulos. Estos a su vez forman supercúmulos, creando toda una rica jerarquía de creatividad a todos los niveles. Para darles una idea de esto, vean la siguiente imagen. (Peebles)

Imagen de galaxias

Cada uno de esos puntos en la imagen, no representan estrellas, sino galaxias. Cada punto contiene un promedio de 100 mil millones de estrellas.

Cada punto de ellos representa una galaxia y contiene un promedio de 100 mil millones de estrellas. Como pueden ver también, estas galaxias no están dispersas caóticamente, sino que se hallan altamente estructuradas, en parte gracias a las “arrugas” originarias de la Gran Explosión.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene esa cantidad aproximada de estrellas. Esta pertenece a un supercúmulo al que los astrónomos han denominado Laniakea (un nombre en hawaiano que significa “cielo inmensurable”).

Ahora, ¿qué pasa con las estrellas mismas? ¿Cómo “cocinan” ellas los elementos? En realidad, las estrellas son parte de la historia.  He aquí una ilustración de todo el proceso.

Origen de los elementos

Origen de los elementos. (c) 2018, Pedro M. Rosario Barbosa (CC-BY-SA 4.0+).

  • Estrellas azules, blancas o amarillas: En general, las estrellas que surgen de las nebulosas de hidrógeno pueden ser azules, en los que hay un proceso de fusión de hidrógeno a helio a una temperatura que varía de 5,000⁰K a 30,000⁰K. Si es menor de 5,000⁰K, la estrella se ve amarilla. La temperatura de la estrella es la que les da su color en particular. Nuestro sol es una estrella blanca, porque está emitiendo toda clase de colores que lumínicamente que se combinan y se ve blanca. Solo parece amarilla a nuestros ojos porque nuestra atmósfera crea esa impresión. La temperatura de su superficie es aproximadamente 5,800⁰K. Por otro lado, cuando una estrella llega a una temperatura de 11,000⁰K, entonces adopta el color azul.
    .
  • Estrellas rojas y rojas gigantes / Estrellas azul-blancas: A medida que se acaba la fusión de hidrógeno en helio, la estrella colapsa y comienza a fusionar el helio en carbono (tres átomos de helio pueden producir un átomo de carbono) y en un momento dado se expande, aumentando su tamaño considerablemente y se enrojece. Cuando esto ocurre, se fusionan los núcleos atómicos y se forman el carbono, el nitrógeno y el oxígeno. Nuestro sol será una de esas estrellas y se piensa que durante su etapa de estrella roja, aumentará de tamaño hasta ocupar (y no se sabe si rebasar) la órbita de la Tierra. Se piensa que en las postrimerías de su tiempo de vida, el viento solar estará despidiendo carbono, nitrógeno y oxígeno al espacio. Eventualmente, se convertirá en una enana blanca, es decir, un residuo altamente denso de plasma en el que ocurre un proceso conocido como  presión de degeneración electrónica, en la que los electrones contrarrestan la fuerza gravitacional. En esta etapa no ocurre más fusión nuclear, pero continúa emitiendo calor.
    .

    Nebulosa hélice

    Nebulosa hélice, localizada en la constelación de Acuario, resultado de que el material fuera despedido de una estrella. El centro rojo es el polvo que rodea a una enana blanca, que está presente como un punto blanco diminuto en el centro. Foto cortesía de la NASA.

    Las estrellas rojas gigantes, también se producen diminutas cantidades de berilio y boron. Otras estrellas son azul-blancas (también conocidas como supergigantes azules), en las que su proceso de fusión de hidrógeno es extremadamente rápido y, por ende, son de muy corta duración. Sin embargo, en estas estrellas y en algunas gigantes rojas, no solo se producen helio, carbono, nitrógeno y oxígeno, sino también sodio, magnesio, aluminio, silicio, neónfósforo, azufre, cloro, potasio, calcio, manganesohierro, entre otros elementos.
    .

  • Supernova: Cuando la estrella comienza a acumular hierro, en vez de despedir energía, este elemento la absorbe, llevando a su contracción y, después, rebota en una explosión, una supernova. En el periodo de máxima contracción y en el rebote, se forman el níquel, cobre, oro, plata, zincmercurioplomotoriouranio y muchos de los demás elementos más pesados. Por acción de la explosión de la supernova, se diseminan todos ellos en el espacio.  En muchos casos, puede ser que se conserve el centro de estas estrellas en la forma de una estrella neutrónica. Si la estrella fuera lo suficientemente masiva, se podría convertir en un agujero negro. Las estrellas neutrónicas son menores, mucho más densas y con más poder gravitacional que las enanas blancas. Por cierto, hablando de ellas, una buena parte del níquel y hierro que existe en el universo, también provienen de las supernovas de enanas blancas. Varios de los elementos pesados también pueden ser creados por la interacción entre nebulosas y estrellas neutrónicas.
    .

Nuestro sistema solar empezó a formarse aproximadamente hace 5 mil millones de años. Los elementos que nos componen aquí en la Tierra no provienen del sol, sino de un número indeterminado de estrellas anteriores a él. En un momento dado, la nebulosa que formó el Sistema Solar, recogió muchos de estos elementos de estrellas que ya habían “perecido” y mediante un proceso violento y brutal, paulatinamente se fue formando una protoestrella, que se tornó en nuestro sol y, además, se formaron los planetas que giran alrededor de este, los satélites que revolucionan alrededor de ellos, además del cinturón de asteroides, el cinturón de Kuiper y la nube de Oort. De lo que se convirtió en el tercer planeta, emergimos nosotros.

El resto del universo continúa aumentando espaciotemporalmente, no solo por acción de la inercia comenzada por la explosión primordial, sino también por la llamada energía oscura, una energía que ningún científico sabe en qué consiste, pero que acelera su expansión. Por hoy, se piensa que el 68% del universo es energía oscura, el 27% materia oscura y el remanente 5% es la materia que conocemos.
.

Reflexión

El proceso evolutivo del universo es algo que conocemos solo parcialmente. Lo que acabo de exponer es una sobresimplificación de todo lo que ocurrió durante 13.8 mil millones de años. Esto es necesario por razones didácticas. Sin embargo, no debe tomarse como información infalible. No he hablado, por ejemplo, de la formación de elementos por concepto de vida media. Tampoco sabemos por qué prevalece más la materia que la antimateria en el cosmos. No me he referido a ciertos elementos que también aparecen en la tabla periódica y que se formaron durante estos años (e.g. el argón, el fluor, el vanadio, el iridio o el platino). Tampoco hablo de procesos más complejos que se dieron dentro de las mismas estrellas (e.g. las diversas cáscaras de las estrellas y los elementos predominantes que las componían). Lo que ustedes leen en Wikipedia en torno a la evolución del universo también sobresimplifica y también lo hizo Neil DeGrasse Tyson en el primer episodio de la fabulosa serie, Cosmos (2014).

Sin embargo, este es el comienzo del Relato de la Gran Historia. El pastor unitario universalista, Michael Dowd, y la bióloga, Connie Barlow, ambos religiosos naturalistas, la caracterizan como el relato de la historia cambiante (the story of the changing story). ¿Por qué “cambiante”? Porque desde un punto de vista puramente naturalista, la Gran Historia cambia en la medida que las ciencias intentan dar cuenta de vieja evidencia de manera más sofisticada o de la nueva y que no se ha tenido en cuenta antes. La Gran Historia no es otra cosa que la mejor teoría científica más abarcadora posible que explica el presente. Muchas personas prefieren “verdades fijas”, pero la comunidad científica prefiere someterse humildemente a la evidencia que ser intransigente con su cosmovisión.

Desde el punto de vista del conocimiento, nunca tenemos absoluta certeza de todo. Por lo tanto, siempre es el deber del conocedor es cuestionar y no aceptar nada si no justifica con evidencia intelectiva (en el caso de las ciencias eidéticas deductivas) o empírica científicamente cualificada (en el caso de las ciencias fácticas). Esta es la imagen aproximada que tenemos hoy de la evolución del universo, pero podría cambiar en un futuro.

Evolución del universo

Evolución del universo, basado en una imagen de la NASA (CC0)

Esto inspira a muchos, pero no a todos. Hay personas en este mundo que no encuentran sentido existencial en un universo como este, porque todo actúa por mera inercia de las leyes físicas, sin que encuentre en él significado alguno para su vida. Ven la perspectiva, de manera muy similar a esta descripción de Richard Dawkins:

En un universo de fuerzas físicas ciegas y replicación genética, alguna gente se va a lastimar, otras personas tendrán suerte, y no hay motivo ni razón para ello, ni cualquier justicia.  El universo que observamos tiene precisamente las propiedades que deberíamos esperar si no hay, en el fondo, ningún designio, ni propósito, ni maldad ni bondad, nada sino una indiferencia ciega e despiadada. (River Out of Eden 132-133, mi traducción)

Entendemos a Dawkins. Las leyes operan ciegamente sobre todos nosotros sin importale criterio moral alguno, de bondad o maldad. La amoralidad de la ley gravitacional afecta a justos e injustos exactamente de la misma manera.

Aun con todo, hay algo que se pierde de perspectiva, aun cuando las leyes de la física sean ciegas, ellas permiten la emergencia de seres que tienen la capacidad de otorgar esa significación que tanto se busca en el universo: usted, yo y la humanidad entera. Si se me protesta porque buscamos significado en el universo y, tal vez, en el más allá, mi respuesta es: nosotros somos literalmente la viva encarnación del universo.

¿No me creen?  Piensen en lo siguiente: el elemento más abundante de la materia visible del universo (74%), la mayoría de los átomos que nos componen son de hidrógeno (66%), aunque en masa componen el 10% de nuestro ser. El 25% de nosotros se compone de átomos de oxígeno, también uno de los elementos menos abundantes del universo (1%), aunque es el 61% de nuestra masa. El 10% de los átomos que nos componen es carbono, el más creativo de los elementos, y es de los menos abundantes en el cosmos (0.5%), pero es el 23% de nuestra masa. El hidrógeno en nosotros proviene en su mayoría de la Gran Explosión primordial, el resto, de las estrellas. El calcio en nuestros huesos y el hierro en nuestra sangre provienen de supergigantes azules y rojas.  Cada vez que respiramos, e inhalamos el oxígeno y el nitrógeno en el aire, estamos de cierta manera comulgando con estrellas rojas, estamos integrando a nuestro ser lo que ellas continúan fabricando en el espacio.

Somos seres de luz. Nuestros electrones absorben la luz recibida del sol y otras fuentes lumínicas, suben y bajan de niveles de energía, emitiendo luz como resultado. Somos polvo de estrellas. Somos literalmente emergencias del universo mirando el mundo, disfrutando de aus paisajes, leyendo, escribiendo, bailando y yendo al teatro o al cine. Somos el cosmos que mira a las estrellas, extáticos de asombro por su belleza.

https://pxhere.com/en/photo/955561

Una persona contemplando el aurora borealis en el cielo nocturno. https://pxhere.com/en/photo/955561

El propio cuerpo te revela, en sus átomos y moléculas, un relato maravilloso y real de nuestro origen. Utilizamos los instrumentos de humildad intelectual que ofrece las ciencias y llegaremos a ubicarnos dentro de esa extraordinaria narrativa que es el universo.

Desde esta perspectiva, tú eres un ser especial. No solo porque tienes la capacidad de aprender de esta narrativa, sino también puedes contarla a otros, de manera no muy distinta a la de nuestros ancestros con sus mitologías. De todos los animales que hay sobre la faz de la Tierra, somos los únicos capaces de relatarlo. Escucha lo que cada átomo de tu ser tiene que decir de tu pasado y tu presente. Desde la Gran Historia, eres parte de un emergente universo inherentemente creativo, al igual que lo eres tú. Somos la naturaleza descubriendo su propia naturaleza. (Dowd cap. 16) El mito de la Gran Historia se distingue de otros mitos precisamente porque pone rigurosamente sus ideas a prueba y se transforma en la medida que una comunidad de conocedores está dispuesta a su cambio de parecer con fundamento en la evidencia.

Si esto es así, esto significa que  eres el universo que se da a sí mismo significado. Cuando el ministro unitario universalista, Rev. James I. Ford, nos dice metafóricamente que reconozcamos que estamos entretejidos unos con los otros. Esta verdad metafórica nos indica que todos provenimos del mismo lugar, venimos de una misma estirpe cósmica, que somos hijos de las estrellas. ¿Cuál parentezco sería más bello y noble que este? Reconociendo a los demás humanos como semejantes y velando por nuestro deber hacia los ecosistemas y hábitats, nos corresponde darle significado al universo aceptando nuestra responsabilidad con este. Sé siempre una inspiración de sentido de la vida para los demás.

Desde los comienzos de la humanidad, las religiones han supuesto seres supramundanos que le otorgan ese sentido a la vida humana. Lo hermoso de esta perspectiva naturalista es que la humanidad siempre se ha dado a sí misma sentido dentro y fuera de los sistemas religiosos. Sin embargo, hoy día, muchos sectores religiosos  y los que no lo son, pueden tener como base común el conocimiento factual del mundo y principios racionales, con los que nutrir nuestras vidas e, inclusive, tradiciones religiosas: darles nuevo significado a nociones de antaño, propiciar cambios que nos estimulen a cambiar el presente para el bienestar de las futuras generaciones.

Esto no significa que podamos convencer a todo el mundo de esta narrativa. Siempre habrá en toda sociedad e individuo que quiera persistir en interpretaciones arcaicas. Sin embargo, el fomentar de diversas maneras el bienestar global y aumentando la calidad educativa, podrá llevar a muchos, dentro y fuera de sus tradiciones religiosas o no religiosas, a adoptar unas bases firmes para un mejor futuro. Debemos aspirar a pasar de una fe ciega a una fe evidencial.

En fin, todos compartimos igual materia, energía y la mayor capacidad de realizar nuestras aspiraciones y sueños. La Totalidad de la Realidad es ese tapiz donde podemos tejer todos nuestros relatos, espiritualidades, aspiraciones, diversidades de vida, formas de pensamiento y tradiciones culturales.

Seamos capaces de reconocer que, con base en esta gnosis, nosotros debemos aspirar a ser la bondad y esperanza que constantemente buscamos en el mundo. A esto, digamos siempre “Amén”.

Nuestra reflexión no termina aquí. Continuaremos.

Contemplación del universo

Contemplación del universo. Imagen original de trasfondo cortesía de Good Free Photos. (c) 2018, Pedro M. Rosario Barbosa (CC-BY-SA 4.0+).

Nota final: Existe literatura para niños que les enseña este conocimiento de forma amena y hermosa. El libro que recomiendo está fuera de circulación, pero su autora la ha hecho disponible digitalmente para propósitos educativos. Pueden descargarlo aquí. Gracias a Michael Dowd y Connie Barlow por hacerlo disponible en su portal The Great Story.

 

Referencias

Ade, P. A. R. et al. “Planck 2015 Results. XIII. Cosmological Parameters”. Astronomy & Astrophysics, vol. 594, art. 13, octubre de 2016. doi: 10.1051/0004-6361/201525830.

Altschuler, Daniel Alberto. Hijos de las estrellas: Nuestro origen, evolución y futuro. 4ta. ed., Akal, 2015.

Aristóteles. Metafísica. Traducido por Tomás Calvo Martínez, 1994.

Barlow, Connie. “The Way of Science and the Epic of Evolution”. UU World. Nov/Dec. 1998. http://thegreatstory.org/science.pdf.

Bernabé, Alberto, traductor y editor. Fragmentos presocráticos. De Tales a Demócrito. Alianza, 2010.

Biblia de Jerusalén. 4ta. ed., Desclée de Brower, 2009.

Cabán, José Alberto. Saber / cocer / mascar. Nóema, 2016.

Carroll, Sean. The Big Picture. On the Origins of Life, Meaning, and the Universe Itself. Dutton, 2017.

—. From Eternity to Here: The Quest for the Ultimate Theory of Time. Dutton, 2010.

Carroll, Sean y Jennifer Chen. “Spontaneous Inflation and the Origin of the Arrow of Time”. arXiv:hep-th/0410270v1. 27 de octubre de 2004. https://arxiv.org/abs/hep-th/0410270.

Dawkins, Richard. The Blind Watchmaker. Why the Evidence of Evolution Reveals a Universe Without Design. W. W. Norton & Co., 1986.

—. The Magic of Reality. How We Know What’s Really True. Free Press, 2011.

—. River Out of Eden. A Darwinian View of Life. Basic, 1995.

Dowd, Michael. Thank God for Evolution. How the Marriage of Science and Religion Will Transform Your Life and Our World. Viking, 2007.

Druyan, Ann, Steven Soter y Neil deGrasse Tyson. “Episodio 1. Standing Up in the Milky Way”. Cosmos, dirigido por  Brannon Braga, FOX, 9 de marzo de 2014.

Gadamer, Hans Georg. Mito y razón. Traducido por José Francisco Zúñiga García, Paidós, 1993.

Goodenough, Ursula. The Sacred Depths of Nature. Oxford UP, 1998.

Greene, Brian. The Fabric of the Cosmos: Space, Time, and the Texture of Reality. Vintage, 2004.

Hawking, Stephen. Historia del tiempo. Traducción de Miguel Ortuño, Crítica, 1988.

Huxley, Julian. “The New Divinity”.  Essays of a Humanist. Pelican, 1966. http://www.update.uu.se/~fbendz/library/jh_divin.htm.

Küng, Hans. Proyecto de ética mundial. Traducido Gilberto Canal Marcos, Trotta, 2006.

Nicolis, Gregoire e Ilya Prigogine. Self-Organization in Nonequilibrium Systems: From Dissipative Structures to Order through Fluctuations. Wiley, 1977.

Pané, Ramón. Relación acerca de las antigüedades de los indios. Siglo XXI, 1988.

—. Relación de Fray Ramón acerca de las antigüedades de los indios. Letras de México, 1932. http://digital.library.wisc.edu/1711.dl/IbrAmerTxt.Spa0006.

Peebles, P. G. E. The Large Scale Structure of the Universe. Princeton UP, 1980.

Peplow, Mark. “Planck Telescope Peers into Primordial Universe”. Nature | News. 21 de marzo de 2013. doi: 10.1038/nature.2013.12658.

Platón. “Timeo”. Diálogos. vol. VI. Editado y traducido por María de los Ángeles Durán y Francisco Lisi, Gredos, 1992, pp. 125-261.

Pritchard, James, editor. The Ancient Near East: An Anthology of Texts & Pictures. Princeton UP, 2011.

Robiou Lamarche, Sebastián. Taínos y caribes. Las culturas aborígenes antillanas. Punto y Coma, 2003.

Rodríguez López, Miguel. “Salaloides y huecoides: Dos tempranas migraciones ceramistas al Caribe Insular”. Instituto de Cultura Puertorriqueña. https://web.archive.org/web/20170913064733/http://www.icp.gobierno.pr/documentos/arqueologia_etnohisotria/saladoides%20y%20huecoides.pdf.

Rue, Loyal. Amythia: Crisis in the Natural History of Western Culture. U of Alabama P, 2004.

—. Everybody’s Story: Wising Up to the Epic of Evolution. SUNY, 1999.

—. Nature is Enough. SUNY, 2011.

Sarna, Nahum M. Understanding Genesis: The World of the Bible in the Light of History. Schocken, 1970.

Shubin, Neil. The Universe Within: The Deep History of the Human Body. Vintage, 2013.

Swimme, Brian Thomas. The Hidden Heart of the Cosmos: Humanity and the New Story. Orbis, 1996.

Swimme, Brian Thomas y Mary Evelyn Tucker. Journey of the Universe. Yale UP, 2011.

Tsiganis, K., R. Gomes, A. Morbidelli y H. F. Levison. “Origin of the Orbital Architecture of the Giant Planets of the Solar System”. Nature, vol. 435, 26 de mayo de 2005, pp. 459-461. doi: 10.1038/nature03539.

Tully, R. B. et al. “The Laniakea Supercluster of Galaxies”. Nature, vol. 513, 4 de septiembre de 2014, pp. 71–73. doi: 10.1038/nature13674.

Wilson, Edward O. On Human Nature. Ed. rev., Harvard UP, 2004.

 

Tribunal declara inconstitucional las escuelas chárter

Como afirmamos en otra entrada de este blog, las escuelas alianzas y de libre selección o chárter violan la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en el Artículo II, Sección 9:

No se utilizará propiedad ni fondos públicos para el sostenimiento de escuelas o instituciones educativas que no sean las del Estado (Art. 2, Secc. 5).

Así lo determinó, la Juez Superior del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, Iris L. Cancio González en su reciente sentencia (Asociación de Maestros vs. Departamento de Educación). Esta decisión. Por ende, la Ley 85 de 2018, que permite la existencia de las escuelas alianzas, queda derogada.

El gobierno, sin duda, apelará esta decisión al Tribunal Supremo, donde nombrados del Partido Nuevo Progresista gozan de ser mayoría en ese organismo. Veremos cuál será el desenlace final de toda esta tragedia.

Creyéndole a los memes – El cáncer prospera en un ambiente acídico, ingiere alcalino

Meme

Meme sobre el Dr. Otto Warburg.

¡Ay, Dios mío! ¡Si este blog recibiera un vellón por cada persona que circula este meme en las redes sociales o alguno parecido, el mantenedor de este portal se volvería millonario! Aunque no soy tan optimista para eso, procedamos a ver de qué se trata esta moda que se niega a morir.

De acuerdo con el meme en cuestión, un premiado del Nóbel en 1931 afirmaba que ninguna enfermedad incluyendo el cáncer, puede existir en un ambiente alcalino.  Se afirma también que el Nóbel fue por un descubrimiento en torno al cáncer. ¿Es esto cierto?

Primero, una pequeña consulta con el portal de los Premios Nóbel nos puede indicar si esto es correcto. En la página del Dr. Warburg se nos dice en su biografía:

His later researches at the Kaiser Wilhelm Institute have led to the discovery that the flavins and the nicotinamide were the active groups of the hydrogen-transferring enzymes. This, together with the iron-oxygenase discovered earlier, has given a complete account of the oxidations and reductions in the living world. For his discovery of the nature and mode of action of the respiratory enzyme, the Nobel Prize has been awarded to him in 1931. This discovery has opened up new ways in the fields of cellular metabolism and cellular respiration. He has shown, among other things, that cancerous cells can live and develop, even in the absence of oxygen.

¿Y qué hay de la alcalinidad y la acidez? No se nos dice una sola palabra. Todo lo que afirma es que comprendió mejor (que en el pasado) el metabolismo y la respiración celular y que descubrió que las células cancerosas pueden desarrollarse en la ausencia de oxígeno.  Por eso, y no más, es que ganó el Premio Nóbel. De hecho, él nunca dijo que la acidez fuera causante de células cancerosas. Lo demás es pura propaganda de los que venden productos alcalinos para vaciarle el contenido monetario del bolsillo de los consumidores.

Cuando uno visita a algunos portales que promueven esta narrativa, vemos que proveen unos consejos bastante curiosos. Por ejemplo, en el portal de David “Aguacate” Wolfe, se nos da una lista de “productos alcalinos” que podemos consumir para prevenir la acidez y, por ende, el cáncer:

Remedio casero [para prevenir el cáncer]:

1/3 cucharadas de baking soda

2 cucharadas de jugo de limón o vinagre de sidra de manzana

Mezcle todo y la mezcla comenzará a burbujear. Cuando termine, mézclelo con 8 onzas de agua. Beba la mezcla de una vez.

Lo que hace esta sugerencia tan curiosa es que el jugo de limón y el vinagre de sidra de manzana son ácidos. Además, que el baking soda es alcalino, por lo que el resultante será posiblemente neutro. En otras palabras, si la alcalinidad es la que cura el cáncer, este sería el peor remedio para eso.

Además, sabiendo que David “Aguacate” Wolfe ha propuesto que el agua levitaría si no tuviera sal, que la gravedad es una toxina y que la Tierra es plana, podemos llegar a la conclusión de que no es una fuente fiable.

¿Por qué se promovería que la dieta alcalina?  Porque una vez se crea una falsa necesidad, se crea una demanda efectiva de productos alcalinos, incluyendo el agua alcalina. Esta es un líquido que se vende a sobreprecio, a pesar de que nadie realmente lo necesita. Algunas organizaciones en favor de los consumidores han encontrado que en muchos casos, estas botellas de agua no tenían el nivel de alcalinidad que decían que contenían.

 

Sin embargo, la dieta alcalina no funciona por otra razón: porque el cuerpo se encarga de neutralizar todo lo que entre en el organismo, sea alcalino o acídico, para que tenga un pH entre 7.35 y 7.45.

Escala de pH.

Escala de pH. Modificado del original, creado por Chris 828 de Wikimedia Commons. (CC-BY-SA 2.5). Mientras más a la izquierda del 7 sea el grado de pH (número de iones positivos de hidrógeno), más acídico es. Mientras más a la derecha del 7 sea el grado de pH (iones negativos de OH), más alcalino es.

 

Representación del sistema digestivo

Representación del sistema digestivo

Si bebemos algo alcalino (pH 7.6-9), el proceso de neutralizarlo ocurre cuando llega al estómago, donde se encuentra con el ácido clorhídrico (en los jugos gástricos), que tiene un pH de 1.5 a 3.5. Así que cualquier “provecho” de la alcalinicidad de los alimentos o agua se desvanece en ese lugar. Cuando sale del estómago, dicha acidez en los jugos gástricos es neutralizada por el bicarbonato, una sustancia alcalina secretada por el páncreas en el duodeno (el conducto que va del estómago al intestino delgado). De esta manera, los intestinos absorben los nutrientes de los alimentos en un pH de 7.35 a 7.45.

En otras palabras, comprar agua alcalina no pasa de ser una pérdida de dinero para los consumidores. Si usted quiere tomar agua, es suficiente consumir la común y corriente. Sin embargo, cuando se compra “agua alcalina”, esencialmente uno está siendo cómplice del afán de lucro de ciertos estafadores.

 

PRABIA: Conferencia sobre edición genética y GMO (Actualizada)

PRABIA

Logotipo de PRABIA

El pasado viernes, 29 de junio de 2018, se dio en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, una conferencia en torno a la edición genética y los llamados “organismos genéticamente modificados” (OGMs). Esta conferencia fue posible gracias a PRABIA (Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association), una organización sin fines de lucro, producto de los esfuerzos del varios sectores corporativos para instruir al público en torno a los temas más controversiales de la biotecnología.

Information Technology and Innovation Foundation (ITIF)

Logotipo de la Information Technology and Innovation Foundation (ITIF)

Este grupo trajo a nuestra tierra, un experto en el tema, Luther Val Giddings, de la Information Technology and Innovation Foundation (ITIF). uno de los think tanks más importantes que promueven innovaciones tecnológicas. Aunque diferimos de algunas de sus posiciones, esta organización, junto al think tank ecomodernista, The BreakThrough Institute, han apuntado al hecho de que Estados Unidos se va a quedar atrás en el desarrollo de tecnologías noveles para beneficiar el medio ambiente en relación con otros países, algo de lo que estamos totalmente de acuerdo.

La exposición del Dr. Giddings era en sí más corta que lo que muchos esperábamos, pero, aun así, fue efectiva para los que asistieron a la conferencia. Entre las cosas que expuso, se discutió el el problema terminológico de lo que es un OGM y que hemos discutido a saciedad en este blog: todos somos “organismos genéticamente modificados” ya que, estrictamente hablando, somos resultado de mutaciones genéticas a partir de nuestros ancestros en la cadena evolutiva. También somos transgénicos, ya que gran parte de nuestro ADN está formado gracias a transposones, material genético proveniente de virus.

Señaló que los alimentos genéticamente modificados han ayudado a mejorar la calidad de vida de los agricultores, reducir la cantidad de pesticidas usados y mermar considerablemente las emisiones de bióxido de carbono al ambiente. Puso esta aserción dentro del contexto de un claro proceso histórico milenario de la ingeniería genética de nuestros alimentos por los seres humanos, sea por selección artificial, hibridización y otros métodos.

Sirius Black

Foto policial de Sirius Black, de la película Harry Potter and the Prisoner of Azkaban. Imagen usada por uso legítimo (fair use) para ilustrar a los lectores.

Procedió después a explicar la tecnología de edición genética, CRISPR-Cas9, tratando de presentar los aspectos más técnicos de dicha tecnología de la manera más sencilla posible, específicamente utilizando referentes culturales, tales como una foto de Sirius Black, de una de las películas de Harry Potter. Para mayores detalles, descubrí que también se halla esta explicación sencilla en una página de la ITIF.

Haciendo una cordial invitación a que le preguntaran sobre los temas discutidos, especialmente a aquellos que sostuvieran posiciones opuestas a las de él, abrió la sección de preguntas y respuestas. Las preguntas se dirigieron en su mayoría a explorar su conocimiento sobre posibles aplicaciones de edición genética para resolver ciertos problemas agrícolas. Además, algunas personas expresaron tres tipos de preocupaciones. La primera tenía que ver sobre la posibilidad de que los grupos antiOGM aceptaran la edición genética, ya que no involucraba transgénesis. Giddins correctamente afirmó que muchos de los opositores se acercan, en principio, irracionalmente en torno al tema, por lo que es bien difícil hacerles cambiar de parecer. La segunda preocupación de algunas personas del público era la compra de equipos de CRISPR para que el público pudiera editar genéticamente, algo que puede exacerbar el miedo social a estas “manipulaciones genéticas”. Giddings indicó que, aun con tales equipos, sin un lugar, conocimiento o instrumentalidades apropiadas, tal uso del CRISPR sería en la mayoría de los casos, un ejercicio inútil. Finalmente, también se le preguntó sobre la posibilidad de la desregular las restricciones excesivas sobre la biotecnología. Aunque Giddins expresó cierto titubeo debido al comportamiento algo incierto de la administración del Presidente Donald Trump, nos dijo que parecía que habían buenas señales de que eventualmente se van a reducir tales limitaciones federales.

Al final, Brenda Carrión, la directora de PRABIA, mencionó que la presentación diapositiva de Giddings se le enviaría a los que lo solicitaran. Le solicitaremos eventualmente permiso al Sr. Giddins para que este blog se provea el archivo correspondiente, para beneficio del público. Si así lo concede, la haremos disponible en esta entrada.

Abajo están las fotos de la actividad. Todas están disponibles bajo la licencia Creative Commons Atribución 4.0 o posterior.

 


Actualización:

Recibí respuesta del Dr. Val Giddings y me dio el permiso para compartir sus dos diapositivas digitales en esta entrada en el blog. El primer archivo es de su presentación el 28 de junio de 2018 en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.  La segunda, la de la actividad en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.

  1. Diapositiva de la actividad de 28 de junio de 2018 en UPR-Río Piedras (PDF)
  2. Diapositiva de la actividad de 29 de junio de 2018 en UPR-Mayagüez (PDF)

Comentario y reseña de ‘The Battle for Paradise’ de Naomi Klein

Naomi Klein y sus obras

Foto de Naomi Klein a la derecha, cortesía de Mariusz Kubik (CC-BY 3.0 Unported).

Hace algunas semanas, se estuvo hablando mucho del libro más reciente de Naomi KleinThe Battle for Paradise, en torno a la situación de Puerto Rico a la luz de la situación producida por el paso del huracán María por nuestro archipiélago. Este comentario quiere poner su contenido desde la perspectiva sostenida por la autora en otras de sus obras, para luego hacer una reseña de ese texto.
.

El marco teórico de Naomi Klein

Naomi Klein

Naomi Klein en Varsovia, Polonia, en 2008. Foto cortesía de Mariusz Kubik (CC-BY 3.0 Unported).

Klein es una reportera canadiense que comenzó a ser conocida por su crítica social en su libro No Logo, una mirada interesante al mercadeo de los logotipos y marcas comerciales, y su invasión de los espacios urbanos y públicos para maximizar la venta de productos corporativos y multinacionales. Desde entonces, siempre es una referencia importante de crítica  cultural en las ciencias sociales, por ser una expresión poderosa contra la ola globalizadora de finales del siglo XX y principios del XXI.

Escribió una segunda obra, mucho menos conocida, titulada, Fences and Windows, en la que elabora más ciertas discusiones de No Logo, pero esta vez, adentrándose más en el fenómeno de la globalización.  Tampoco se conoce mucho un documental que ayudó a filmar junto a su esposo, Avi Lewis, llamado The Take. El filme trata de los acontecimientos de “la toma” ilegal de trabajadores argentinos y cooperativización de las fábricas en donde solían trabajar. El movimiento para ello se dio tras el cierre de varias manufactureras a raíz de la caída de la economía argentina, dada la extrema corrupción que se dio bajo la incumbencia de uno de los presidentes anteriores, Carlos Menem. Tales tomas fueron legalizadas una vez Néstor Kirchner, socialdemócrata y peronista, llegó al poder.

No Logo

Cubierta del libro, No Logo.

Sin embargo, la travesía de su discusión de crítica al capitalismo, tomó dos giros muy importantes, resultado de sus dos obras, The Shock DoctrineThis Changes Everything.  La primera, motivada por la invasión de Estados Unidos a Irak y el desastre de Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina. Examina acontecimientos del pasado y el presente, de cómo el corporatismo capitalista aprovecha oportunidades de desastre, de “shock“, para reconstruir y convertir una región o país en un paraíso neoliberal. La obra se inspira en los acontecimientos de Chile, en los que, tras Estados Unidos propiciar un golpe de estado contra el gobierno de Salvador Allende, los Chicago Boys propusieron un documento que habían preparado, conocido como “el ladrillo”, que consistía en extensos programas de privatización, beneficios a la burguesía chilena e inversión de multinacionales estadounidenses. Este “ladrillo” se empezó a implementar bajo el gobierno dictatorial de Augusto Pinochet, con la aprobación y asistencia de los Estados Unidos. Para el economista, Milton Friedman, debía aprovecharse cualquier momento de shock social (real o percibido) para que el colectivo de un país, en una condición de “tabla rasa“, adoptara una economía de de libre mercado lo más puro posible y desregulado por el estado. Él llamaba a esto, “terapia shock“, mientras que Klein le llama, “la doctrina shock“. Aquí hay un documental al respecto.

La otra obra, entra en la discusión del cambio climático y su relación con el capitalismo y la globalización.  En este escrito, ella hace una crítica extensa al capitalismo por propiciar el cambio climático a nivel mundial. Además, allí sugiere utilizar la crisis del cambio climático para cambiar nuestra conducta a una más amigable y armoniosa con la naturaleza. En cuanto a este tema, también hay un documental.

Finalmente, el libro más reciente que ha salido al mercado, No Is Not Enough, trata de las políticas programáticas de la presidencia de Donald Trump y la derecha republicana estadounidense.

Cubierta de The Economist, Pro Logo

Cubierta de la revista, The Economist (8 de septiembre de 2001) imitando la cubierta del libro de Naomi Klein, con el titular “Pro Logo”.

Aunque todas estas obras hacen sus debidas aportaciones a los diversos temas, y los expone de una manera muy ingeniosa y perspicaz, no han dejado de lloverle las críticas. La revista, The Economist, dedicó unas cuantas páginas a refutar algunos alegatos de No Logo. La compañía Nike creó toda una página cibernética para responder a sus planteamientos en cuanto a las estrategias de mercado adoptadas por la empresa en relación con su logotipo.  Su libro, The Shock Doctrine, aunque fue recibido en ocasiones calurosamente por el público, tuvo una aceptación tibia de eminencias como la del economista estadounidense, Joseph Stiglitz. En otros casos, fue patente la hostilidad contra su exposición. Me limitaré a señalar lo que la autora admite fugazmente, pero se olvida el resto del libro, y es que dinámicas como la de la doctrina shock no son exclusivas del corporatismo posmoderno, sino también de otras ideologías puristas. (Klein, The Shock 22-23) Históricamente, otras personas de otras ideologías económicas han sostenido perspectivas o llevado a cabo acciones similares. Puedo mencionar, la matanza de los dacios bajo las 13 legiones del emperador Trajano, para convertir a Dacia en una segunda Roma (hoy Rumania). De este acontecimiento, todavía contamos con su pilar, un verdadero monumento artístico a un genocidio. Tómese también las matanzas de Stalin para imponer su visión de un sistema socialista marxista-leninista en la población rusa y terminar con sus rivales. Además, como hemos argumentado en otras ocasiones (sin ánimo alguno de justificar asesinatos y matanzas por crueles dictadores fascistas y de derecha), la expansión del corporatismo alrededor del mundo (con o sin shock) ha sacado a mucha gente de la pobreza extrema. Esto es un hecho que nadie puede refutar. Por otro lado, el capitalismo corporativo también genera otros males sociales y globales, entre ellos, el incremento de la contaminación del ambiente, la extinción de muchos seres vivos, la emisión de gases de invernadero y el aumento de la brecha espectacular entre los super ricos y los pobres a nivel global.

En lo personal, con coincidencias y diferencias, siempre he disfrutado de la lectura de estos libros.  Siento muy especial aprecio por Klein, debido a su manera, en ocasiones muy novel, de ver los acontecimientos mundiales y económicos. Contrario a lo que piensan muchos de sus críticos, ella no es una “conspiracionista”, algo que, correctamente, ella rechaza. Su crítica se dirige, más bien, a un análisis estructural de la logística de la dinámica capitalista, que a su vez es fomentada por las élites que se benefician de ella. Aunque podemos diferir de si eso es éticamente bueno o malo, o si falta este o aquel detalle, si sobresimplifica o no, en general no hay nada malo en ver los eventos mundiales desde esa perspectiva en particular. Siempre he percibido de Klein que honestamente piensa lo que escribe, lleva a práctica lo que afirma y, en muchos casos, es de las personas más desprendidas para ayudar a causas meritorias “de abajo” (en inglés “grass roots“). No importa cuánto se difiera de ella, es una de las voces que vale la pena escuchar.

Habiendo dicho esto, no es sorpresa de que todas las obras de Klein tengan exactamente el mismo defecto, están notablemente sesgadas contra capitalismo como sistema. No hay problema con criticar el sistema capitalista global, en este ámbito hay mucha tela de dónde cortar. Sin embargo, tal posición no debería comprometer indebidamente los hechos que hay que tener en consideración.

Portada de This Changes Everything

Portada de This Changes Everything

Para ilustrar este punto, quiero dedicarle un poco de tiempo a su libro, This Changes Everything, obra en torno al cambio climático.  Este libro comienza hablándonos del desinterés inicial de la autora en cuanto al tema. Tras unos acontecimientos, decidió echarle un vistazo al asunto, estudió y suscribió prácticamente los hallazgos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en torno al hecho de que el calentamiento global, del que se deriva el cambio climático, es antropogénico. Afirma, correctamente, que estas conclusiones representan el consenso de la comunidad científica. El problema se presenta cuando Klein concibe al capitalismo como lo “opuesto” o la “antítesis” del clima.

Me parece que esta es una falsa oposición entre conceptos. Por ejemplo, sí es cierto que el capitalismo lleva al mayor consumo de energía, pero se ignora el hecho de que, para ahorrar dinero y, así, generar mayor ganancia, además de cumplir con regulaciones, muchas corporaciones optan por medidas más eficientes en cuanto al uso de energía. Eso ha llevado, en muchas ocasiones (no en todas), a la adopción de tecnologías que ahorren energía y, por ende, a la descarbonización de su consumo energético.

Decarbonización energética

Descarbonización energética (Pinker, “Enlightenment Environmentalism”; Enlightenment Now, 142-143).

 

Emisión de bióxido de carbono por unidad de PDB en dólares

Emisión de bióxido de carbono por unidad de PDB en US$. Imagen cortesía de Our World in Data (CC-BY-SA 4.0).

Eso no significa que esta movida ya resuelve el problema del cambio climático. Al contrario, los gases de invernadero continúan emitiéndose y acumulándose, incrementando su presencia en la atmósfera. Lo que no cabe duda es que si sus emisiones no se hubieran reducido, entonces el problema sería hoy muchísimo mayor.

Emisiones globales de bióxido de carbono

Emisiones globales de bióxido de carbono. Gráfica cortesía de Our World in Data (CC-BY-SA 4.0).

Igualmente ocurre con la apreciación cuestionable de Klein en cuanto a los impuestos pigouvianos sobre las emisiones de bióxido de carbono al medio ambiente o equivalentes en el mercado. Ella parece condenar esta medida de libre mercado ya que, en experiencias anteriores de estrategias “cap-and-trade“, el mercado de licencias de topes de emisiones de contaminantes, las tecnologías adoptadas conllevaban mayores emisiones de bióxido de carbono. Ella ve el cap-and-trade como una sugerencia ideológica de la Environmental Defense Fund (EDF). (Klein, This Changes Everything  cap. 6) Sin embargo, ella confunde el problema de la estructura de las relaciones de producción capitalista con un problema estrictamente tecnológico. La realidad es que, por más que se acuse de ideológico y derechista el origen de las políticas de cap-and-trade (y, de hecho, lo fue), ellas lograron reducir la cantidad de emisiones de bióxido de azufre responsables de la lluvia ácida. (Barreca, Neidell y Sanders; Chang et al.) ¿Por qué? Porque el no colocar un precio al aire, creaba una conducta de su abuso desmesurado. Al ponerle precio, le pone un costo para las compañías, que son las que más que contaminban el ambiente. El impuesto o el precio que tenían que pagar, les creaba una motivación para invertir en tecnologías más limpias y más ecológicas. (Dorris y Mount; Frank cap. 11) El problema estrictamente  tecnológico de si estas generaron más bióxido de carbono, no es realmente un obtáculo para ponerle impuesto o hacer otro cap-and-trade a las emisiones de gases de invernadero, siempre y cuando haya tecnologías más eficientes y alternativas que aceleren significativamente el proceso de descarbonización, como la energía nuclear y varias de las renovables (dependiendo de la situación). Klein no provee argumento tecnológico alguno para estar en contra de esta medida. Es más, ella descarta explícitamente el factor tecnológico y lo convierte en uno puramente industrial y de sociedad de consumo. Ella pretende sostener su perspectiva como científica sin presentar alternativa viable alguna al statu quo.

This alignment of economic interests … fundamentally shaped how these green groups conceived of the climate challenge from the start. Global warming was not defined as a crisis being fueled by overconsumption, or by high emissions industrial agriculture, or by car culture, or by a trade system that insists that vast geographical distances do not matter—root causes that would have demanded changes in how we live, work, eat, and shop. Instead, climate change was presented as a narrow technical problem with no end of profitable solutions within the market system, many of which were available for sale at Walmart …

… Put another way, the refusal of so many environmentalists to consider responses to the climate crisis that would upend the economic status quo forces them to place their hopes in solutions … that are either so weak or so high-risk that entrusting them them with our collective safety constitutes what can only be describe as magical thinking.

I do not question the desire on the part of these self-styled pragmatists to protect the earth from catastrophic warming. But between the Heartlanders who recognize that climate change is a profound threat to our economic and social systems and therefore deny its scientific reality, and those who claim climate change requires only minor tweaks to business-as-usual and therefore allow themselves to believe in its reality, it’s not clear who is more deluded. (This Changes Everything, cap. 6).

Daré un ejemplo final, el de la agricultura. Para ella, la agricultura industrial es claramente una amenaza y un componente importante del cambio climático. A pesar de ello, ignora evidencia clara de que, en muchos países, ha habido una reducción significativa de terrenos para el mayor rendimiento de cultivos, se está dando una ligera merma del uso de fertilizantes y una disminución significativa en el uso de pesticidas. Klein añade acríticamente a su libro, leyendas urbanas en torno a los mal llamados “organismos genéticamente modificados” (OGMs) o, mejor dicho, transgénicos. De acuerdo a ella, las semillas “genéticamente modificadas” llevan a los agricultores a endeudarse y a que las corporaciones utilicen la excusa de la sequía o las hambrunas para impulsar estos cultivos lucrativos (cap. 1)  No tengo acceso al libro de Christian Parenti, Tropic of Chaos, que es de donde ella saca esa aserción. Sin embargo, esto suena muy sospechosamente a lo que alegan activistas antitransgénicos como Vandana Shiva, de que las semillas antitransgénicas y “terminator” han llevado al edeudamiento de los indios y, con ello, a su suicidio. Hoy día sabemos que la supuesta evidencia de ello ha sido seriamente cuestionada y, simultáneamente, se han señalado varios factores mucho más significativos, tales como la desregulación de los bancos en la India y la irregularidad de las lluvias monsónicas, entre otros factores. En fin, en varios capítulos de su libro (4, 5 y 13), ella rechaza la modificación genética como recurso importante para auxiliar económicamente a los agricultores y reducir el impacto de la siembra de cultivos en general al medio ambiente. De hecho, ella señala que la agricultura industrial en África no se usa para nutrir a los africanos sino para su venta en Europa. Lo que ella no tiene en consideración es que en ese continente la producción orgánica, que ella tanto favorece, hace exactamente lo mismo, mientras que previene a los agricultores y científicos africanos (no las megacorporaciones) de utilizar biotecnología para atender sus necesidades más urgentes. (Paarlberg cap. 3)

Todo esto nos ilustra una cosa muy importante: aunque Klein es reportera, su visión es notablemente sesgada de tal manera que afecta su credibilidad. Mientras en This Changes Everything continuamente pontifica en torno a las conclusiones científicas de la IPCC y la realidad científica del cambio climático, solo lo hace cuando le conviene ideológicamente. Cuando no le conviene, argumenta que no trata de buscar “milagros tecnológicos” por la ciencia, sino de cambiar el estilo de vida de todo el globo. ¡Ese es el punto! La ciencia, en sí misma, no importa. Lo que le interesa es que el cambio climático hace la función de catalizador de un cambio de vida a nivel mundial.

Ella no puede dejar de ver la realidad desde lentes empañados de ideología verde y no nota que algunas apreciaciones de los hechos que sostiene están rotundamente equivocadas. Por ejemplo, ella dice que la energía solar en Ontario, Canadá, logró cerrar las plantas de carbón, pero ignora convenientemente que fueron realmente unas plantas nucleares, de gas e hidroeléctricas las que lo hicieron. La energía solar tiene solo un rol extremadamente marginal en ello, porque genera solo el 1% de la energía canadiense. Ella describe el “milagro alemán” en gloriosos términos: cómo Alemania está clausurando todas las plantas nucleares, pero no menciona la apertura de las de lignito (carbón marrón). (cap. 2; cap. 4) Ausente se encuentra cualquier critica antiextraccionista a gobiernos de izquierda de Suramérica, que son anticapitalistas, pero que también se sostienen, gracias a la extracción y venta de combustibles fósiles y otras materias primas. En un escape del romanticismo del pasado, adopta la retórica de cómo los indígenas tomaban de la tierra y después devolvían lo tomado, sin tener en cuenta las implicaciones de la segunda ley de la termodinámica: el fenómeno de la entropía  siempre implicará (de una u otra forma) cada vez mayor cantidad de energía para devolverle a la tierra lo que extraímos de ella. (cap. 12)

Klein cita a James Hansen como una gran autoridad en el ámbito de las ciencias en lo que concierne al cambio climático, pero cuando se le pregunta sobre el parecer de Hansen en torno a la energía nuclear, ella se escuda en las iniciativas “grass roots“, descentralizadas y “menos riesgosas” (¿en serio?). (cap. 1; cap. 2; cap. 3; cap. 4; cap. 9)

¡Ciencia a coveniencia! Esta es la razón por la que tomaré con pinzas muchas aserciones que Klein hace en su libro sobre Puerto Rico, ya que, claramente, ella no es objetiva y no tiene ninguna respuesta científicamente coherente a lo que ella percibe como problemas en el mundo. Aquí hay una crítica más detalladaThis Changes Everything, aunque su tono es, admitidamente, mucho más hostil que el mío.
.

Reseña de The Battle for Paradise

The Battle for Paradise de Naomi Klein

Portada de The Battle for Paradise, libro escrito por Naomi Klein.

Ficha: Naomi Klein. The Battle for Paradise. Puerto Rico Takes on the Disaster Capitalists. Haymarket Books, 2018.

En esta obra, la conocida reportera, Naomi Klein, atiende una instancia en que Puerto Rico a caído en una cadena de shocks social es, siendo el más palpable, el causado por el huracán María. Además, discute los planes de ciertos “capitalistas del desastre”, que desean aprovechar la ocasión para transformar a Puerto Rico en algo que corresponda mejor a su ideología neoconservadora e intereses económicos.

El libro es relativamente corto y se divide en ocho pequeños capítulos:  “A Solar Oasis”, “Invasion of the Puertopians”, “An Island Weary of Outside Experiments”, “Welcome to Magic Land”, “Shock-After-Shock-After-Shock Doctrine”, “Desperation, Distraction, Despair, and Disappearance”, “The Islands of Sovereignty Converge”, y “Race Against Time”. Los capítulos no están enumerados y, contrario a otras de sus otras obras, no están cargados de referencias. Más bien narran su experiencia en nuestro archipiélago y sus impresiones a partir de lo que vio en los pueblos y áreas urbanas que la autora visitó.

Vale indicar también otros elementos. A pesar de que me baso en su obra en inglés (que fue la que compré en Kindle), también hay una versión en español titulada, La batalla por el paraíso: Puerto Rico y el capitalismo del desastre. Las versiones en carpeta blanda y la digital están a un costo muy barato, a saber $5.00. No debemos olvidar tampoco, que el libro fue producido por la Lannan Foundation y el Wallace Action Fund. Todas las regalías colectadas a partir de la venta de este libro se dirigen a JunteGente, para ayudar a la recuperación de Puerto Rico. Indiquemos de una vez, que JunteGente también es una coordinación de organizaciones que son anticapitalistas y anti neoliberales.

Bastante de la discusión de Naomi Klein consiste en el contraste entre los movimientos “de abajo” o “grass roots” para resolver los problemas causados por el huracán María y las iniciativas empresariales de lo que ella llama “Puertopians”, millonarios que toman la oportunidad del desastre para convertir a Puerto Rico en un paraíso para esa clase social. En este aspecto, el libro es particularmente valioso, porque le revela a muchos lectores, entre ellos muchos estadounidenses, una dimensión que usualmente no conocen de la política de Estados Unidos hacia Puerto Rico.

Durante el libro, ella discute cómo el huracán María presentó una valiosa oportunidad para que ciertas organizaciones crearan unidades de solidaridad. Comienza por el ejemplo de Casa Pueblo y la infraestructura creada con paneles solares, que le proveyeron (y continúan proveyendo) energía eléctrica para cargar móviles a la población circundante. También nos habla de distintos proyectos agroecológicos, como el de Dalma Cartagena, el Proyecto de Apoyo Mutuo Mariana y la Organización Boricuá de Agricultura Ecológica, iniciativas como el proyecto universitario PAReS, y otros. De acuerdo con Klein y muchos de los miembros de estas organizaciones, esta es la soberanía política que se construye desde la tierra. Debido a que la mayoría de los alimentos provienen de fuera y su transportación es muy limitada, la producción alimentaria se vuelve imperativa para ser autónomos y poder autodeterminarnos con la producción local. (“A Solar Oasis”; “The Islands of Sovereignty Converge”)

Por el otro lado, se encuentran varios intereses adversos a los puertorriqueños, entre ellos, el poder colonial de los Estados Unidos y sus abusos de nuestra tierra, especialmente para propósitos experimentales: los relacionados con sustancias anticonceptivas, con la conversión de Puerto Rico en modelo económico caribeño, con el uso de humanos para medicamentos a ser vendidos por las farmacéuticas. Klein correctamente afirma que el colonialismo no es otra cosa que múltiples capas experimentales y de control, que lesionan la cultura, el poder y la autoconfianza de los puertorriqueños. (“Welcome to Magic Land”) Y, como muy bien, presenta ella en el libro, una de esas expresiones coloniales es la ley federal conocida como PROMESA, con la que el Congreso pone al gobierno de Puerto Rico bajo la sindicatura de la Junta de Supervisión Fiscal. Este organismo coloca a Puerto Rico en un régimen de austeridad, mientras que varios sectores sociales abogan por una auditoría independiente de los casi $70 mil millones de su deuda. Todo esto se agrava significativamente con el paso del huracán María y la situación de desesperación en nuestro territorio. (“Shock-After-Shock-After-Shock Doctrine”; “Desperation, Distraction, Despair, and Disappearance”)

Ella también discute algunos de los asuntos acontecidos y que nos son conocidos: los intentos de inversionistas (objetivistas randianos) de convertir a Puerto Rico en un paraíso para las criptomonedas (Cryptoland), el proceso de negociación con bonistas y las iniciativas de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los desaciertos del conteo de muertos por parte del gobierno, la necesidad de microredes energéticas alimentadas con fuentes energéticas renovables, entre otros factores.

Todo esto, le presenta un panorama parcial al público estadounidense sobre lo que ocurrió (y, en algunos sentidos, todavía ocurre) en Puerto Rico tras el desastre de María. En ese sentido, este libro es una contribución a que esa sociedad conozca mejor lo que estamos pasando y lo que ocurrirá en los próximos años.

Lamentablemente, el texto también está impregnado de ideología, mucha de la que hemos discutido en la sección anterior. Por ejemplo, se enfoca en esfuerzos agroecológicos en contraste a la presencia de las multinacionales, entre las que se encuentra, la odiada compañía cuyo nombre empieza con la “M” de “Monsanto”. (“An Island Weary of Outside Experiments”) Como parte desde la óptica discutida, y solo se enfoca en lo que se fundamente en las bases populares, nunca se pregunta si esas multinacionales pueden servir también para aportar a la economía local. Por ejemplo, si se les puede aplicar una mayor tasa de impuestos. Además, como han sugerido varios economistas, se podrían avivar más las empresas más pequeñas y medianas locales si se estableciera un eslabonamiento económico con las multinacionales. Es decir, nos conviene abandonar la estrategia económica de continuar ofreciendo exenciones contributivas para establecer enclaves de estas multinacionales, algo que hemos llevado a cabo desde tiempos de Operación Manos a la Obra. Aparentemente, Klein no le interesó consultar algún economista sobre ese neurálgico tema.

Tampoco contempla la posibilidad de la derogación de la ley de cabotaje como una manera de incentivar la inversión de capital extranjero, aliviar a los pequeños y medianos negocios y mejorar el costo de vida de los puertorriqueños.

Ella no plantea el problema que conlleva, en principio, proponer que las tierras dedicadas a la agricultura (específicamente “agroecológica”, al menos como la entienden muchos de sus partidarios) sean las que provean abastecimiento de la población y, simultáneamente, el uso de renovables invasivas de la naturaleza, como son las placas solares y los molinos de viento para aliviar la necesidad energética del pueblo. (“Race Against Time”)  En ningún momento nos da detalles de cómos estos usos terrenales armonizan con la aspiración ambientalista de maximizar el espacio de tierras para reservas naturales.

Además, como es de esperarse, ella utiliza a Alemania y Dinamarca como ejemplos a seguir en el ámbito energético. (“Desperation, Distraction, Despair and Disappearance”) Como hemos señalado en otras ocasiones, Alemania es un mal modelo, porque ha optado cerrar sus plantas nucleares y abrir plantas de carbón, al no poder compensar con placas solares y energía eólica. Dinamarca, tiene un buen récord en cuanto al uso de energía eólica (que compone más del 41% de la energía producida), gracias al constante flujo del viento. Por otro lado, la energía solar no suple el grado de electricidad que muchos quisieran (un 4.2%). Se espera que en el futuro, sí consumobde energía fósil sea sustituida por la biomasa, especialmente en la forma de pellets de madera. Sin embargo, al igual que Alemania, la intermitencia de su sistema tiene que estar apoyada por combustibles fósiles y le lleva a importar energía de otros países (algo que también hace Alemania). Actualmente, Francia y Canadá han sentado mejor pauta de energía limpia.

El capítulo sobre la soberanía muestra cómo la izquierda (mucha de ella independentista) ha perdido su norte. El libro refleja ideológicamente ese problema. No tiene una noción clara de lo que es soberanía. Se habla de “múltiples soberanías” como la “soberanía energética”, la “soberanía alimentaria”, la “soberanía educativa”, entre otras. Esto es pura fantasía. Supongamos, para efectos del argumento, que es posible abastecer alimentariamente a la población con productos agroecológicos producidos en Puerto Rico. Ahora bien, si queremos un Puerto Rico próspero e incrementar su producción de alimentos, tiene que exportarlos a otros países. Pregunta, ¿cómo Puerto Rico podrá competir efectivamente en el mercado estadounidense con la ley de cabotaje impuesta? ¿Cómo se podrá competir a nivel interno cuando los productos costarricenses entran con un precio muy barato a Puerto Rico gracias al CAFTA? ¿Podemos colocar aranceles a estos productos para que los nuestros puedan competir en el mercado local? Estas tres preguntas indican un serio problema con el estatus actual por carencia de soberanía política. El tamaño del mercado determina cómo se estructura la producción interna de nuestro archipiélago. Por tanto, no existe tal “soberanía alimentaria”. Lo mismo la “soberanía energética”, no vale la pena utilizar ese término si no tenemos poder de estructurar energéticamente a Puerto Rico, comprar  los combustibles o paneles solares a precios más baratos, o vender nuestro servicio eléctrico a otros países de manera más efectiva. Es más, por las serias limitaciones del servicio eléctrico, no podemos abaratarlo más, para aliviar a las pequeñas y medianas empresas y atraer inversión de capital extranjero.  Y así por el estilo.  Si no hay soberanía política, no habrá nunca soberanía alimentaria, energética, educativa, etc.

Finalmente, en el capítulo “Race Against Time”, Klein dice algo muy importante.

The trouble is that movements, unlike capital, tend to move slowly.

Y ahí yace la virtud del capital. Los movimientos de base comunitaria son esenciales para cualquier democracia saludable, ya que pueden atender sus necesidades con mayor sentido de humanidad, especialmente en momentos de crisis. Sin embargo, como he dicho en otro lugar, mientras que estos grupos (especialmente de izquierda) continúen adoptando las estrategias más ineficientes de agricultura y administración energética, el interés de las élites (que siempre buscan las vías más eficientes para hacerlo valer) ganará cualquier pelea. Es como en Raiders of the Lost Ark, cuando Indiana Jones, con una eficiente pistola, resolvió fácilmente el problema del ser enfrentado con un ineficiente sable turco. Es más, mientras Puerto Rico no tenga un programa de país en el que coincidan las diferentes ideologías políticas y representantes de la sociedad civil, no va a haber un esfuerzo coordinado para superar la crisis.

En resumen, Naomi Klein hizo una gran aportación al dar a conocer el tema de Puerto Rico al público estadounidense. Parte del libro hace un muy buen diagnóstico del problema. La otra parte del libro está empañada ideológicamente, razón por la que no le ofrece a los puertorriqueños una respuesta coherente en torno a la lucha contra las adversidades del coloniaje bajo los Estados Unidos, las arbitrariedades de la Junta de Supervisión Fiscal y la incompetencia gubernamental local.
.

Referencias

Barreca, Alan I., Matthew Neidell y Nicholas J. Sanders. “Long-Run Pollution Exposure and Adult Mortality: Evidence from the Acid Rain Program”. National Bureau of Economic Research, Working Paper, núm. 23524, junio de 2017. doi: 10.3386/w23524.

Boisvert, Will. “The Left vs. the Climate. Why Progressives Should Reject Naomi Klein’s Pastoral Fantasy — and Embrace Our High-Energy Planet.” The BreakThrough Institute. 18 de septiembre de 2014. https://thebreakthrough.org/index.php/programs/energy-and-climate/the-left-vs.-the-climate.

Chan, Gabriel, et al. The SO2 Allowance Trading System and the Clean Air Act Amendments of 1990: Reflections on Twenty Years of Policy Innovation. Harvard Environmental Economics Program, enero de 2012.  https://sites.hks.harvard.edu/m-rcbg/heep/papers/SO2-Brief_digital_final.pdf.

Dorris, Gary y Timothy D. Mount.   Redesigning Environmental Strategies to Reduce the Cost of Meeting Urban Air Pollution Standards. Núm. WP96-o4ci, abril de 1996. http://publications.dyson.cornell.edu/research/researchpdf/wp/1996/Cornell_Dyson_wp9604.pdf.

Frank, Robert H. The Darwin Economy. Liberty, Competition, and the Common Good. Ed. Kindle, Princeton UP, 2011.

Klein, Naomi. The Battle for Paradise. Puerto Rico Takes on the Disaster Capitalists. Ed. Kindle, Haymarket Books, 2018.

—. This Changes Everything. Capitalism vs. the Climate. Ed. Kindle, Simon & Schuster, 2014.

—. The Shock Doctrine. The Rise of Disaster Capitalism. Ed. Kindle, Picador, 2007.

Paarlberg, Robert. Starved for Science. How Biotechnology Is Being Kept Out of Africa. Ed. Kindle, Harvard UP, 2008.

Pinker, Steven. “Enlightenment Environmentalism. The Case for Ecomodernism.” The BreakThrough Journal, núm. 8, invierno de 2018.  https://thebreakthrough.org/index.php/journal/past-issues/no.-8-winter-2018/enlightenment-environmentalism.

—. Enlightenment Now. The Case for Reason, Science, Humanism, and Progress. Ed. Kindle, Viking, 2018.

Stiglitz, Joseph. “Bleakonomics.” New York Times, 30 de septiembre de 2007.  https://www.nytimes.com/2007/09/30/books/review/Stiglitz-t.html.

¿Cuán segura es la energía nuclear?

Integral Fast Reactor

Integral Fast Reactor

Introducción

En una mañana, escuchando al exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, expresó una opinión con la que concurro totalmente: que hay que establecer un plan de energía bien hecho, fuera gas, energía eólica, solar y, parafraseo aquí, “hay hasta algunos que proponen la energía nuclear, con los riesgos que eso conlleva“.  Lo decía casi como si implicara que otras alternativas no conllevaran “riesgos”. En Fuego Cruzado, también he escuchado aserciones semejantes de parte de algunos de sus panelistas.

Entiendo muy bien esas inquietudes, porque yo las solía sostener. En primer lugar, nos han llovido por televisión, radio y redes sociales, toda clase de asuntos relacionados con esa fuente de energía terrorífica. Usualmente, cada una de ellas lleva la palabra “Fukushima” y no falta quien comparta por la n-ésima vez la noticia repetida una y otra vez desde hace ya algunos años de que una tercera parte de los océanos del mundo están contaminados con radioactividad de la famosa planta nuclear japonesa.

Noticia de que Fukushima contamina 1/3 de los océanos del mundo

Noticia compartida en Facebook de que Fukushima contamina 1/3 de los océanos del mundo.

En segundo lugar, tenemos que lidiar con las leyendas urbanas en torno a Fukushima. Hemos refutado algunas de ellas aquí.

En cuanto a seguridad se refiere, preguntarse si un reactor nuclear es seguro, es casi como preguntarse si un carro es seguro. En muchos países, hay unas regulaciones que intentan maximizar la seguridad de los conductores y pasajeros. Con todo y eso, uno podría decir que unos carros son mucho más seguros que otros; por ejemplo, un Toyota Land Cruiser V8 es más seguro que un Ford Mustang (por favor, no me escriban si alguien se siente ofendido … es lo que he encontrado de reseñadores).

Igual pasa con los reactores nucleares. Aquí vamos a tratar el tema de la seguridad, preocupación muy ampliamente compartida por nuestro pueblo.
.

Chernobyl, Fukushima y Three Mile Island

Monumento dedicado a los liquidadores de Chernobyl

Monumento dedicado a los liquidadores que perecieron atendiendo el derretimiento del combustible de la planta nuclear de Chernobyl (Luhansk, Ukraine). Imagen cortesía de Qypchak de Wikimedia Commons. (CC-BY-SA 3.0).

Uno de los peores accidentes nucleares que ha pasado a la historia es el de Chernobyl. Era una planta súper mal diseñada, que no tenía, tan siquiera, una estructura de contención. Eso significaba que, si ocurría cualquier fuego o accidente, no había manera alguna de contenerlo. En una futura entrada, discutiré en torno a la comedia (y tragedia) de errores, tanto de adiestramiento de personal como de estructura burocrática gubernamental que agravó el desastre. Baste indicar que debe ser un alivio para la humanidad que fuera de otro reactor que hay en Rusia (Generación 1), no hay otro semejante al de Chernobyl a nivel mundial.

El de Fukushima estaba mejor diseñado y, hasta cierto punto, algunos sistemas de resguardo funcionaron, por lo que el problema no fue tan grave como el de Chernobyl. Sin embargo, la dificultad fue (otra vez) una de mal diseño. Al poner los motores de resguardo a un bajo nivel, fácilmente inundable en caso de un maremoto, algunos fallaron.

Ambos incidentes, el de Chernobyl y Fukushima, frecuentemente se utilizan para finalizar cualquier conversación sensata en torno a la posibilidad de utilizar energía nuclear. Muchos no hablan de los detalles de Three Mile Island, en el que el sistema de seguridad funcionó. La población cercana no recibió una radiación mayor que la que obtendrían de una pequeña dosis de rayos-X en una sala médica y no ha tenido efecto mayor en la población, contrario a lo que comúnmente se piensa (véase también aquí). En el peor de los casos, solo se ha podido determinar una “posible” asociación con 44 casos, pero nada concluyente. Aun cuando hablamos de Chernobyl y de ciertos estimados del número de gente que murió o morirá por ello, los casos en que se pueden vincular las muertes a la radiación producida por el accidente son muchísimo más bajos que lo que usualmente se ha propagandizado (véase también esta información y esta).

Es más, si vamos a eventos recientes, vemos que el Estado de Florida tiene reactores nucleares. Algunos de ellos fueron impactados por el huracán Irma, dos de ellos tuvieron una situación muy similar al de Fukushima. A pesar de ello, nada ocurrió. Los sistemas de seguridad funcionaron a la perfección y hoy continúan operando muy bien. En el caso del reactor de St. Lucie, que no se apagó completamente, aun cuando había entrado agua de mar y la sal  y se había acumulado en una de las unidades, nada sucedió. Los técnicos lidiaron con el problema muy bien. No solo eso, anteriormente, la estructura se había sostenido ante los vientos del huracán Andrew, que eran de categoría 5. Sin embargo, un vistazo a una búsqueda en Google nos revela que este triunfo de la seguridad de la planta, no tuvo tanta publicidad como la paranoia que prevalecía antes del paso del huracán Irma por Florida.
.

Lo que nos dicen los datos científicos

Hoy día, casi nadie disputa que, desde el punto de vista de los datos acumulados hasta el presente, la energía nuclear es la más segura de todas las mayores fuentes disponibles hoy día. Vean las siguientes cifras de Our World in Data, que incluye las de muertes por terawatt/hora (TWh) (esto incluye todas las muertes por radiación por Chernobyl, Fukushima y Three Mile Island).

Tasa de muertes por producción de energía en TWh

Tasa de muertes por producción de energía en TWh. Imagen cortesía de Our World in Data (CC-BY-SA 4.0)

Si contamos el número hipotético de muertes a nivel mundial que hubieran sucedido en caso de depender de una sola la fuente de energía, he aquí los resultados.

Números hipotéticos de muertes por producción de energía

Números hipotéticos de muertes por producción de energía. Imagen cortesía de Our World in Data (CC-BY-SA 4.0)

Aquí vemos los efectos de la salud que causaría cada fuente de energía por su emisión de bióxido de carbono (kWh).

Efectos a la salud por producción de energía.

Efectos a la salud por producción de energía usando los datos del 2014. Imagen cortesía de Our World in Data (CC-BY-SA 4.0)

Cuando tomamos en cuenta el resto de las fuentes de energía, solo la energía eólica supera a la nuclear en seguridad. Ni tan siquiera la solar es tan segura.
.

Nuevos reactores, nueva seguridad sin intervención humana ni de energía externa: la física lo resuelve todo

No obstante ello, la industria nuclear ha procedido a promover unos avances tecnológicos mucho más seguros, especialmente unos que ofrecen seguridad pasiva. Esto significa que, sin contar con resguardo o electricidad externa, por pura acción de la física, el proceso nuclear se acaba, garantizantizando así la seguridad de los empleados y del público.

De estos, ya hemos discutido un tipo de reactor nuclear modular, desarrollado por NuScale Power®. Cuenta con un sistema de redundancia de seguridad pasiva que no necesita de resguardo eléctrico ni intervención humana. Si ocurriera alguna falla en esta, la piscina está diseñada para enfriar el combustible por varios días. Después de evaporada el agua, la estructura está diseñada para que, con convección, pueda continuar enfriándose el combustible indefinidamente.

NuScale

Representación de una central nuclear modular NuScale (Fuente: NuScale).

Hemos abogado por este tipo de reactor en Puerto Rico, porque parece ser la opción más barata, no involucra demasiada permisología a nivel federal y permite la creación de microredes fiables y estables, según sean las diversas necesidades del país. No es la opción óptima que muchos quisiéramos (personalmente, preferiría un reactor basado en torio como combustible), pero en vista de la situación de permisología y de costos en Estados Unidos, esta parece ser la mejor opción para nosotros.

Existió en un momento dado el Integral Fast Reactor (IFR), en el que se disolvió el combustible en un metal líquido con un punto de ebullición significativamente más alto que el agua (por lo que evitaba la inversión en mecanismos para presionar el agua) y a su vez, al calentarse el combustible, podía alejar sus átomos lo suficiente como para detener la cadena neutrónica radiactiva. Los científicos de Argonne Labs recrearon la situación en que ocurrió el desastre de Chernobyl y, también crearon un escenario muy semejante al de Fukushima. En ambas ocasiones, la reacción nuclear de la planta se detuvo y la planta se apagó, evitando así un accidente nuclear. Desgraciadamente, los demócratas en el Congreso de Estados Unidos, liderados por el Senador John Kerry en 1992, cancelaron el proyecto.  Hoy día, Kerry favorece la energía nuclear.

Pronto hablaremos del AP1000 creado por Westinghouse/Toshiba, planta cuya construcción es modular, es decir, se manufacturan las piezas para armarla en el lugar de construcción. Esto tiene la ventaja de hacer más viable la edificación de los reactores nucleares, mientras que se abarata su costo. También tiene mecanismos redundantes de seguridad, incluyendo una reserva de agua al tope. Si ocurriera cualquier accidente que interrumpiera el flujo de electricidad, la reserva de agua bajaría por gravedad y enfriaría el combustible por 72 horas. Si la planta de Fukushima hubiera tenido este recurso, el desastre acontecido no hubiera ocurrido.

Finalmente, están los esfuerzos de crear un reactor nuclear usando torio y sal de flúor líquido, algo que en principio hace imposible el derretimiento del combustible. En caso de cualquier accidente, la elevación de la temperatura derritiría un tapón, y el líquido se vaciaría en unos tanques subterráneos. Allí, la sal expandiría los átomos del combustible, deteniendo así la reacción nuclear.

Reactor de sal derretida

Reactor de sal derretida

Leslie Dewan

Leslie Dewan, fundadora y Directora Ejecutiva de Transatomic. Foto cortesía de Weeks1956 de Wikimedia Commons (CC-BY-SA 3.0 Unported)

Otros proyectos, tales como Transatomic, tienen un esquema similar con el propósito de reciclar desperdicios nucleares. Bill Gates y algunos inversionistas también están trabajando con alternativas para maximizar la provisión de energía que potencialmente pueden proveer los desperdicios nucleares. Ellos fundaron TerraPower con ese fin. Muchos de estos reactores a prueba de accidentes se están construyendo principalmente en China, en India, Gran Bretaña, Rusia y Canadá. En Estados Unidos, la legislación excesivamente reguladora ha impedido la implementación de nuevas tecnologías. Sin embargo, sí permiten, por el momento, proyectos de reactores de agua liviana, como NuScale y AP1000.

A pesar de todo esto, no se propagandiza lo suficiente la evidencia científica abundante de lo seguras que son las plantas nucleares actuales y cómo las futuras serán todavía mucho más seguras.
.

Comparación con las “renovables”

En estadísticas más recientes, la generación de energía a partir de la actividad nuclear aparece que es más segura que el viento (algunas de estas, solo consideran a Estados Unidos, particularmente porque no ha habido muertes por nucleares en ese país). Sin embargo, en la medida que ha aumentado la energía eólica, más accidentes fatales ocurren en su campo (véase el caso del Reino Unido). Esto no significa que esta tecnología no haya avanzado mucho. Al contrario, antes solía ser el caso de que no compensaba por la energía invertida en crear los molinos de vientos. Hoy se sabe que sí lo haría. El problema principal que persiste en la energía eólica es el de su intermitencia. No siempre hay viento que cree la energía necesaria.

En el caso de la energía solar, lo mismo se puede decir de las placas fotovoltaicas. Ya han avanzado lo suficiente, la tecnología y su eficiencia de producción como para que la energía invertida en el proceso de crearlos rinda para compensarla en el futuro cercano (véase este estudio y este al respecto). Por otro lado, también involucra (afortunadamente, cada vez menos) procesos altamente tóxicos, ya que los metales que los componen son perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente. En un momento dado, el nivel de toxicidad de su fabricación fue tan alto que despertó protestas en China. Este tipo de malestares en China es bien conocido y documentado, aunque, una vez más, afortunadamente, se ha ido reduciendo lo mejor posible su impacto ambiental. Otro problema con las fotovoltaicas tiene que ver con incidencias de muertes por shock a la hora de instalarlos (una minucia). Finalmente, el problema de disponer de paneles viejos, corroídos u obsoletos es un problema ambiental muy grave (aun si se le compara con la energía nuclear, como veremos más tarde). En Japón y en China, ya se ha vuelto un motivo de preocupación. En el caso de China, se espera que para el año 2050, el desperdicio de paneles solares sume un total aproximado de 20 millones de toneladas. Muchos de los metales tóxicos contaminan y podrán contaminar los suelos y acuíferos.

La biomasa representa problemas a la salud pública por liberar partículas de combustión y dificulta el secuestro de bióxido de carbono (hasta el punto de que la organización NRDC (Natural Resources Defense Council) se opone a su uso).  Además, esta alternativa puede respresentar un problema para los bosques. Hay científicos que cuestionan que no contribuya a empeorar el efecto de invernadero (véase también este comentario). Esta opinión es compartida por expertos de la IPCC, que investigan en torno al problema del cambio climático.

La energía hidroeléctrica tiene sus límites y, en muchos casos, puede representar un serio problema para ciertos ecosistemas. En otras ocasiones, fallas en plantas hidroeléctricas y presas puede resultar en pérdidas de vidas significativas. Por ejemplo, en 1963, la presa de Vajont, Italia, tuvo un resquebrajamiento accidental por la que murieron 1,910 personas; en 1971, la presa Banqiao, en China, tuvo una falla que costó 171,000 muertos y cerca de 11,000,000 desplazados; y en 1979, en Machchhu, India, también ocurrió un evento similar que cuyo costo en vida se estima que es entre los 1,800 a 25,000 víctimas.

¿Cuál es el mensaje de esta sección? Que cuando se le compara a la energía nuclear con las demás energías llamadas “limpias”, todas tienen un beneficio y un costo. Sin embargo, la energía nuclear sobresale sobre las renovables en términos de seguridad, efecto ambiental, y fiabilidad a la hora de proveer energía. En la siguiente gráfica, pueden ver el grado de externalidad de la energía nuclear en comparación con las demás fuentes. Tengan en cuenta que algunos de los números utilizados para originar esta gráfica, provienen de  grupos ambientalistas hostiles a la energía nuclear (e.g. Greenpeace).

Tabla de externalidades por Ecofys.

Tabla de externalidades de combustibles hecha por Ecofys (Alberichi et al. 2014, p. 37). Nótese que si se suman las dos barras de externalidades de las placas fotovoltaicas, sería mayor que las de la planta nuclear. Véase también que su contribución al cambio climático, a la toxicidad humana y a los desperdicios es mayor que la de las plantas nucleares.

Fuera del factor de la contaminación nuclear (Chernobyl y Fukushima) y el agotamiento del uranio (es un metal raro y la mayoría de las plantas solo absorben un poco de energía de ella), pueden ver claramente que si suman las externalidades de la energía eólica y, por otro lado, suman las externalidades de la energía solar, la energía nuclear es la que menos costo social y ambiental implica. Si añadimos nueva tecnología de seguridad pasiva y de captación de energía, como ocurre actualmente con los reactores reproductores rápidos, podemos decrecer todavía más las externalidades nucleares que aparecen en la ilustración (e.g. la barra amarilla).
.

El problema del espacio

Cuando se habla de las renovables, usualmente la gente se refiere a la energía solar y eólica. Hay países como Costa Rica, que operan casi enteramente con renovables, del cual la energía eólica suele ser una de las que menos contribuye, seguida en insignificancia por la energía solar (cifras del 2016):

74.35% – Hidroeléctrica
12.74% – Geotermal
10.30% – Energía eólica
1.88% – Petróleo
0.72% – Biomasa
0.01% – Energía solar

Otras naciones como Islandia, pueden aprovechar su accidente geológico y explotar otras renovables (cifras del 2016).

65% – Geotermal
20% – Hidroeléctrica
15% – Energía fósil

La energía solar y eólica tienen un rol mínimo. Se espera que la eólica sea la que más crezca de las dos a medida que pasen los años.

Se pretende que Alemania, la reina de la energía solar, sea modelo de energía sostenible, pero el programa Energiewende ha tenido problemas significativos, como hemos reseñado anteriormente. Además, se presenta a Dinamarca como otro modelo a seguir. Sí es cierto que depende mucho de energía eólica (y la energía solar provee solo una ínfima parte de la provisión eléctrica, 4.2%). Sin embargo, lo que muchos no saben, es que este país también importa energía nuclear de otros países para reducir su dependencia en los combustibles fósiles. Lo mismo ocurre con Alemania.

Hay otro aspecto muy importante, especialmente en lo que concierne a nuestra convicción ecomodernista. El depender de energía solar y eólica tiene un problema muy importante y es que son fuentes agresivas contra la naturaleza. Espacio que se use para paneles solares o molinos de viento, espacio que no se puede reservar para la naturaleza. Esto es contrario a la filosofía expresada por el Manifiesto ecomodernista, que busca la manera de desacoplar la actividad humana lo mejor posible de la explotación de la naturaleza, reduciendo así su impacto. La tecnología nos provee los mecanismos para ello y, a la luz de lo que hemos visto, la manera de concentrar la energía que necesitamos para las áreas urbanas y las ciudades, es mediante la energía nuclear. Irónicamente, el movimiento ambientalista ha afirmado por años que hay que evitar el desparramamiento urbano para preservar áreas naturales. Fomentar la energía solar y eólica hace exactamente lo contrario.

Taean Solar Farm

Paneles solares. Foto cortesía de Panoramio. (CC-BY 3.0 Unported)

.

Los desperdicios nucleares

Cada vez que la gente piensa en desperdicios nucleares, estas son las imágenes que les viene a la cabeza.

Propaganda de Greenpeace

Imagen de Greenpeace. Usado bajo la doctrina de uso legítimo (fair use) con propósito de ilustrar a los lectores. Fuente original: http://www.eco-h2o.co.za/2012/03/05/greenpeace-clean-up/.

Propaganda de Greenpeace

Imagen de Greenpeace. Usado bajo la doctrina de uso legítimo (fair use) con el propósito de ilustrar a los lectores. Fuente original: https://www.guiaongs.org/noticias/greenpeace-contra-las-centrales-nucleares/

Propaganda nuclear.

Propaganda antinuclear. Usado bajo uso legítimo (fair use) para ilustrar a los lectores. Fuente: https://thecsspoint.com/nuclear-waste-editorial/

Sin embargo, no hay un ápice de verdad en esto. Al contrario, estas imágenes de valor puramente propagandístico, son bastante lejanas a la realidad. ¿Quieren ver cómo lucen los recipientes de desperdicio nuclear? Vean estos.

Unidades de almacenamiento nuclear.

Unidades de almacenamiento nuclear. Foto cortesía de la Comisión Reguladora Nuclear (NRC).

Hay otras imágenes fiables como la que aparecen en este artículo, este y este. Como pueden ver, no son nada que realmente contamine el ambiente. Podemos pasear entre ellos (en Francia, literalmente, sobre ellos) sin detectar un solo neutrón radiactivo del desperdicio que contienen. Ninguna de ellas está causando problema ambiental alguno.

Estos recipientes de desperdicios nucleares están bien diseñados para ello. Una vez que el uranio radiactivo ya no es útil, se enfría en una piscina de agua por un espacio de seis a diez años, se solidifica (se cristaliza) y, posteriormente, se coloca en estas unidades de acero y cemento. Los recipientes son vigilados y evaluados por personas hasta que se les encuentre algún lugar geológicamente adecuado para depositarlos permanentemente. La búsqueda de tales lugares, sigue siendo un problema, ya que el material nuclear no puede permanecer en la superficie de la Tierra para siempre.

Mientras tanto, ¿son seguros estos contenedores? La realidad es que son muy seguros. Tanto es así, que se les ha sometido a toda serie de pruebas de colisión para garantizar la seguridad de lo contenido. Lo siguiente son vídeos de 1978 y de 1984 al respecto:

En general, los desperdicios nucleares se disponen de manera extremadamente segura. Eso no significa que sea un sistema perfecto. En el 2014, hubo una serie de incidentes en Waste Isolation Pilot Plant (WIPP), el presente lugar de preferencia en Estados Unidos para disponer los restos nucleares. En ese año, se descubrió que la compañía fabricadora había llenado uno de ellos con arena para gatos (kitty litter) orgánico, por lo que reaccionó físicamente con el desecho radiactivo. Se pensó inicialmente que limpiar el lugar costaría $2 mil millones, después sucedió que la limpieza solo costó $500 millones ($1.5 mil millones menos que lo anticipado), gran parte de ello por exceso de precaución. Aquí está un informe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) al respecto. WIPP se abrió de nuevo cuando todo el asunto se había arreglado. Hasta donde sé, ese ha sido el único incidente en Estados Unidos con desperdicio nuclear de plantas en décadas.

De hecho, las regulaciones en torno a estos desechos son tan estrictas que le corresponde a las compañías velarlos hasta que se disponga de ellos al final en, presumiblemente, WIPP. Prácticamente, eso es lo deseado por virtualmente todos los ambientalistas en torno a los desperdicios de cualquier tipo en general: que las compañías se hagan responsables de los desperdicios que generan. Sin embargo, de las fuentes de energías, la industria nuclear es la única que lo hace.

Habiendo señalado las preocupaciones serias que existen en relación con los desechos de las plantas nucleares, déjenme afirmar que tal vez no hay mejor argumento a favor de la energía nuclear que todo el proceso de disponer de sus desechos. Por las siguientes razones:

  • Es la única industria que enclaustra la radiación de los desperdicios y activamente vela por la seguridad pública.
    .
  • En relación con otras fuentes de energía, la cantidad que desecha es extraordinariamente pequeña.

Si se tomara todo el desecho nuclear que se ha generado en Estados Unidos y se acumulara de tal manera que llegara a 20 metros de profundidad, cubriría un parque de futbol completo.  Es más, hemos llegado tecnológicamente hasta el punto de que el 96% de ese desperdicio pueda ser potencialmente reciclable, lo que reduciría mucho más su cantidad. Con los adelantos actuales, si fueran a contabilizarse los restos de la energía nuclear que yo necesitara desde mi nacimiento hasta mi muerte, el desperdicio no excedería el tamaño de un “padrino” de refrescos. Ninguna otra tecnología (solar, eólica, gas, petróleo y carbón), le llega a los talones a la energía nuclear en ese sentido.
.

En resumen…

¿Energía Nuclear? Sí. Gracias.

¿Energía Nuclear? Sí. Gracias. https://nuclearpoweryesplease.org/ (CC-BY-NC-SA 3.0).

Para cualquier análisis de riesgo, la conclusión es clara: la energía nuclear es la mejor opción fiable, estable y duradera, sin generar desperdicios significativos que representen ,en la actualidad, peligro para la humanidad. Estas razones y otras que ya hemos expuesto, han llevado a que la mayoría de los científicos (65%, pero no un consenso), vean como necesaria la construcción de más plantas nucleares.

Sí, hay motivos de preocupación en cuanto a los restos de las operaciones energéticas nucleares, Chernobyl y Fukushima nos enseña muy claramente que, en caso de ocurrir cualquier accidente, sea en el proceso de producción de energía o en el de disponer de desperdicios, la exposición a material nuclear podría ser costoso y fatal. Irónicamente, cuando se le compara con los combustibles que el público juzga “más seguros” (como la energía solar, geotermal o gas), el poder nuclear supera a todas en seguridad (tal vez con la excepción de la energía eólica).

En cuanto a los desperdicios se refiere, debido a su ínfima cantidad y los programas de disposición, podría superar a la energía solar en cuanto a seguridad ambiental. Aun en casos como Fukushima, por la vida media de su material radiactivo, una parte sustancial de su radiación ha decaído y el resto se ha diluido en el océano hasta el punto de que, actualmente, es inocuo para los animales marinos y los seres humanos. Por otro lado, no hay programa alguno para la disposición de las placas solares que hoy se compran masivamente alrededor del mundo, lo que añadiría exponencialmente al enorme problema de basura electrónica (e-waste) que, desde hace unos años, ha empezado a aquejar el mundo. Esto condenaría al envenenamiento a muchos de los pobres del mundo, que buscarán cobre y otros metales para su venta en el mercado informal. Ese tetracloruro de silicio, cromo, cobre, cadmio y otros tóxicos que forman parte de las placas fotovoltaicas, no tienen vida media. Van a persistir en el suelo o el agua por los siglos de los siglos.

Se quiere resolver el problema de la intermitencia de la energía eólica y la solar con baterías. Sin embargo, aun con los problemas sociales que implica la extracción de su materia prima y el impacto ambiental que genera, incluyendo el de basura electrónica, su aumento en demanda efectiva ha resultado en un incremento sustancial de su precio. Esperamos que, a medida que incremente dicha demanda por las de reserva, continúe creciendo su valor en el mercado.

Finalmente, debemos señalar de nuevo lo que ya hemos dicho en otros artículos. La decomisión de plantas nucleares en Alemania y la inversión de millardos de euros en placas solares, ha llevado a Alemania a recurrir otra vez al carbón, esta vez en la forma de lignito (carbón marrón). Tal sustancia tiene la combinación fatal de ser sumamente barata, altamente contaminante y gran emisora de bióxido de carbono.

El público le tiene pánico a las plantas nucleares y sus desperdicios, pero no se siente de la misma forma en relación con el carbón. A pesar de que la industria nuclear le ha costado muy pocas vidas a la gente, usualmente no se entera de la cantidad de accidentes que ocurren todos los años en la industria del carbón. Por ejemplo, en Marruecos, hasta enero de este año (2018), han muerto 9,000 personas en una mina que ha sido cerrada, pero que sigue siendo explotada clandestinamente. Para el 2014, se calculaba que morían 7,500 personas al año en Estados Unidos debido al carbón.

Históricamente, la misma industria petrolera y de combustibles fósiles tiene mayor temor a la energía nuclear que a la solar. Estas son fuentes intermitentes que necesitan respaldo energético y, usualmente, dicha ayuda toma la forma de carbón o gas. La única manera de apoyar este tipo de renovables de manera estable y limpia, es vía la energía nuclear.

Anuncio a favor de la energía solar por la Oil Heat Institute

Anuncio de los años setenta a favor de la energía solar por la Oil Heat Institute, en contra de la construcción y apertura de una planta nuclear en Shoreham. Pueden ver el anuncio completo aquí.

Para combatir el cambio climático, necesitamos todas las fuentes de energía limpias, incluyendo las renovables (hidroeléctrica, eólica, geotérmica, solar y otras). Sin embargo, no podemos dejar fuera la única fuente de energía limpia y estable con la que la humanidad podrá contar ahora y en el futuro. A fin de cuentas, de acuerdo a James Hansen, prestigioso científico exmiembro de la NASA y eminente luchador ambientalista,  la energía nuclear es la que ha sustituido el carbón y el gas, salvando, de esa manera, millones de vidas.
.

Referencias

Alberichi, S., Boeve, S., Van Breevoort, P.,  Deng, Y., Förster, S., Gardiner, A., … Wouters, K. (11 de noviembre de 2014). Subsidies and costs of EU energy: Final report. Recuperado de:  https://ec.europa.eu/energy/sites/ener/files/documents/ECOFYS%202014%20Subsidies%20and%20costs%20of%20EU%20energy_11_Nov.pdf.

Brand, S. (2010). Whole Earth discipline: Why dense cities, nuclear power, transgenic crops, restored wildlands, and geoengineering are necessary. NY: Penguin Group.

Brumfiel, G. (23 de mayo de 2012). World Health Organization weighs in on Fukushima. Nature Newsblog.  http://blogs.nature.com/news/2012/05/world-health-organization-weighs-in-on-fukushima.html.

Brumfiel, G. (24 de mayo de 2012). Fukushima’s doses tallied. Nature, 485(7399), 423–424. doi: 10.1038/485423a.

Caithness Windfarm Information Forum (CWIF). Summary of wind turbine accident data to 31 March 2018. Recuperado de http://www.caithnesswindfarms.co.uk/accidents.pdf.

Cravens, G. (2010). Power to save the world: The truth about nuclear energy. US: Vintage.

Dale, M. & Benson, S. M. (2013). Energy balance of the global photovoltaic (PV) industry – Is the PV industry a net electricity producer?,  Environmental Science & Technology, 47(7), 3482–3489. doi: 10.1021/es3038824.

Epstein, P. R.,  Buonocore, J. J., Eckerle, K., Hendryx, M., Stout III, B. M., Heinberg, R., …  Glustrom, L. (febrero de 2011). Full cost accounting for the life cycle of coal. Ecological Economics Reviews, 1219(1), 73-98. doi: 10.1111/j.1749-6632.2010.05890.x.

Ferguson, C. D. (2011). Nuclear energy: What everyone needs to know®. Oxford: Oxford University Press.

Frondel, M., Schmidt, C. M., & Vance, C. (2014). Revisiting Germany’s solar cell promotion: an unfolding disaster. Economic Analysis and Policy 44(1), 3-13. doi: 10.4419/86788407.

Fullerton, D. G.,  Bruce, N., & Gordona, S. B. (septiembre de 2008). Indoor air pollution from biomass fuel smoke is a major health concern in the developing world.  Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygene, 102(9), 843–851. doi: 10.1016/j.trstmh.2008.05.028.

Goldemberg, J. (2012). Energy: What everyone needs to know®. Oxford: Oxford University Press.

Goldenberg, D., Russo, M., Houser, K., Crist, H., Derr, J. B., Walter, V., Warrick, J. I. Joshua I., … , Bann, D. V. (julio de 2017). Altered molecular profile in thyroid cancers from patients affected by the Three Mile Island nuclear accident. The Laryngoscope, 127(53), S1-S9. doi: 10.1002/lary.26687.

Grupo de Trabajo III al Tercer Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC WGIII). (2001). Cambio climático 2001:
mitigación – Resúmenes del Grupo de Trabajo III. Recuperado de https://www.ipcc.ch/ipccreports/tar/vol4/spanish/pdf/wg3sum.pdf.

Grupo de Trabajo III al Tercer Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC WGIII). (2014). Cambio climático 2014: mitigación del Cambio Climático. Recuperado de https://www.ipcc.ch/report/ar5/wg3/index_es.shtml.

Han, Y.-Y., Youk, A. O., Sasser, H., & Talbott, E. O. (noviembre de 2011). Cancer incidence among residents of the Three Mile Island accident area: 1982-1995. Environmental Research, 111(8), 1230-1235. doi: 10.1016/j.envres.2011.08.005.

Hopkin, M. (9 de agosto de 2009). Chernobyl ecosystems ‘remarkably healthy’. Nature doi: 10.1038/news050808-4.

International Atomic Energy Agency (IAEA). (2005a). Chernobyl’s legacy: Health, environmental and socio-economic impacts and recommendations to the governments of Belarus, the Russian Federation and Ukraine. Vienna, Austria: IAEA Division of Public Information. Recuperado de https://www.iaea.org/sites/default/files/chernobyl.pdf.

International Atomic Energy Agency (IAEA). (septiembre de 2005b).  Chernobyl: Looking back to go forward–Proceedings of an international conference. Vienna, Austria: IAEA Division of Public Information. Recuperado de https://www-pub.iaea.org/MTCD/publications/PDF/Pub1312_web.pdf.

International Energy Agency (2017). Key World Energy Statistics. Vienna, Austria: IAEA Division of Public Information. Recuperado de https://webstore.iea.org/key-world-energy-statistics-2017.

Joskow, P. & Parsons, J. E. (2012). The future of nuclear power after Fukushima.    Economics of Energy & Environmental Policy, 1(2). doi: 10.5547/2160-5890.1.2.7.

Kharecha, P. A., & Hansen, J. E. (2013). Prevented mortality and greenhouse gas emissions from historical and projected nuclear power. Environmental Science & Technology, 47, 4889-4895, doi: 10.1021/es3051197.

Laubera, V., & Jacobson, S. (marzo de 2016). The politics and economics of constructing, contesting and restricting socio-political space for renewables – The German Renewable Energy Act. Environmental Innovation and Societal Transitions, 18, 147–163. doi: 10.1016/j.eist.2015.06.005.

Lelieveld, J., Evans, J. S., Fnais, M., Giannadaki, D., & Pozzer, A. (17 de septiembre de 2015). The contribution of outdoor air pollution sources to premature mortality on a global scale. Nature525(7569), 367-371. doi: 10.1038/nature15371.

Levin, R. J. (2 de enero de 2009). Incidence of thyroid cancer in residents surrounding the Three Mile Island nuclear facility. The Laryngoscope, 118(4), 618-628. doi:  10.1097/MLG.0b013e3181613ad2.

Louwen, A., Van Sark, W. G. J. H. M., Faaij, A. P. C., & Schropp, R. E. I. (2016).  Re-assessment of net energy production and greenhouse gas emissions avoidance after 40 years of photovoltaics development. Nature Communications, 7(13728). doi: 10.1038/ncomms13728.

Lynas, M. (2014). Nuclear 2.0. Why a green future needs nuclear power. [Libro Kindle]. UIT Cambridge Ltd. Recuperado de Amazon.com.

Mahaffey, Jim. Atomic Accidents. (2014). A history of nuclear meltdowns and disasters. From the Ozark Mountains to Fukushima. NY: Pegasus Books.

Markandya, A., & Wilkinson, P. (15 de septiembre de 2007). Electricity generation and health. The Lancet, 370(9591), 979–990. doi: 10.1016/S0140-6736(07)61253-7.

McMichael, A. J., Woodruff, R. E., & Hales, S. (2006). Climate change and human health: present and future risks. The Lancet367(9513), 859-869. doi: 10.1016/S0140-6736(06)68079-3.\

Pew Research Center. (23 de julio de 2015). An elaboration of AAAS scientists’ views. Recuperado de http://www.pewinternet.org/2015/07/23/an-elaboration-of-aaas-scientists-views/.

Rhodes, R. Energy. A human history. NY: London & Schuster, 2018.

Schlesinger, W. H. (23 de marzo de 2018). Are wood pellets a green fuel?Science, 359(6382), 1328-1329. doi: 10.1126/science.aat2305.

Stericycle. (2015). Q2 2015: Recall index — Are health-conscious consumers tipping the recall scales? Retrieved from: http://www.stericycleexpertsolutions.com/wp-content/uploads/2015/08/Stericycle-Recall-Index-US-Q2-2015.pdf.

Tremblay, J-F. (2011). Protests flare at Chinese solar plant. Chemical & Engineering News, 89(39), 8. doi:  10.1021/cen-v089n039.p008.

United Nations Scientific Committee on the Effects of Atomic Radiation (UNSCEAR). (2011). Sources and effects of ionizing radiation. NY: United Nations. Recuperado de http://www.unscear.org/docs/reports/2008/11-80076_Report_2008_Annex_D.pdf.

U. S. General Accounting Office (US GAO). (s.f.). Disposal of high-level nuclear waste. Recuperado de https://www.gao.gov/key_issues/disposal_of_highlevel_nuclear_waste/issue_summary.

Weber, W., & Zanzonico, P. (1 de enero de 2017). The controversial linear no-threshold model. Journal of Nuclear Medicine, 58(1), 7-8. doi: 10.2967/jnumed.116.182667.

World Health Organization (WHO). (2016). Ambient Air Pollution: A global assessment of exposure and burden of disease. World Health Organization. Geneva, Suiza: World Health Organization. Recuperado de https://ourworldindata.org/what-is-the-safest-form-of-energy.

Yue, D., You, F., & Darling S. B. (julio de 2014). Domestic and overseas manufacturing scenarios of silicon-based photovoltaics: Life cycle energy and environmental comparative analysis. Solar Energy, 105, 669-678. doi: 10.1016/j.solener.2014.04.008.

Zhang, J., & Smith, K. R. (junio de 2007). Household air pollution from coal and biomass fuels in China: measurements, health impacts, and interventions. Environmental Health Perspectives, 115(6), 848–855. doi: 10.1289/ehp.9479.

¡Feliz Día del Humanismo!

Día Mundial del Humanismo

El humanismo es una filosofía de vida progresiva que, sin sobrenaturalismo, afirma nuestra capacidad y responsabilidad de llenar una vida ética de realización personal que aspire al mayor bien de la comunidad”

.

Hoy, 21 de junio de 2018 se celebra el día del Humanismo! Así que a todos mis amigos, y hermanos humanistas religiosos y seculares, les envío un cordial saludo.

El experimento de Séralini: refutado por tres experimentos

 

Gilles-Éric Séralini

Gilles-Éric Séralini (2013). Foto cortesía de Thomas Jouanneau. CC-BY-SA 4.0.

Gilles-Éric Séralini es una de las figuras más controversiales en lo que respecta a toda la discusión de los alimentos transgénicos u organismos genéticamente modificados (OGMs). En un momento dado, en el 2012, en una movida inusual, convocó a una conferencia de prensa para “dar a conocer” los resultados de un experimento que, en el mejor de los casos, no pasaba de ser preliminar. Además, para impresionar al público y, muy especialmente a la prensa, le requirió a dichos miembros a firmar un documento de confidencialidad con el propósito de mostrarles fotografías.

Eventualmente, estas fotos se conocieron internacionalmente debido a que imprimieron en la mente de muchos una imagen aterradora de los OGMs y el famoso herbicida de la “malvada” Monsanto, Roundup®. Esta foto que, posteriormente, se dio a conocer al público representó, para muchos, la evidencia contundente de que los OGMs eran potencialmente peligrosos para la humanidad.

Retratos de tres de las ratas con tumores

Retratos de tres de las ratas con tumores según aparecen Séralini et al., 2014, p. 11 (la segunda vez que se publico el estudio en cuestión). En el estudio original se utilizaron estas mismas imágenes en un orden distinto (Séralini et al., 2012, p. 4226)

El estudio que publicó, causó una protesta airada de la comunidad científica, porque el diseño del experimento fue muy deficiente, por lo que era errada su conclusión de que el maíz transgénico y Roundup® causó las incidencias de tumores en las Ratas Sprague-Dawley™ albinas (Séralini et al., 2012, p. 4230).  Hemos explicado con detalles el problema en otra entrada de este blog.

No solo los científicos se molestaron con Séralini y compañía, sino que los organismos reguladores de todos los lugares rechazaron sus conclusiones. Entre ellos, se destacó  la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés), que afirmaba lo siguiente:

The assessments of Member States and EFSA revealed an overall agreement. The study as reported by Séralini et al. was found to be inadequately designed, analysed and reported. The authors of Séralini et al. provided a limited amount of relevant additional information in their answer to critics published in the journal Food and Chemical Toxicology. Taking into consideration Member States’ assessments and the authors’ answer to critics, EFSA reaches similar conclusions as in its first Statement (EFSA 2012). The study as described by Séralini et al. does not allow giving weight to their results and conclusions as published. Conclusions cannot be drawn on the difference in tumour incidence between treatment groups on the basis of the design, the analysis and the results as reported. Taking into consideration Member States’ assessments and the authors’ answer to critics, EFSA finds that the study as reported by Séralini et al. is of insufficient scientific quality for safety assessments. EFSA concludes that the currently available evidence does not impact on the ongoing re-evaluation of glyphosate and does not call for the reopening of the safety evaluations of maize NK603 and its related stacks. EFSA’s evaluation of the Séralini et al. article is in keeping with its role to review relevant scientific literature for risk assessment on an ongoing basis to ensure that the advice it provides is up-to-date.

Esto llevó eventualmente a que se retirara el artículo de Séralini de la revista que lo publicó.

Estudio retirado

Estudio retirado

A pesar de ello, otra revista académica convino con Séralini para volver a publicar el estudio, pero con la conclusión correcta, que el experimento no era concluyente (Séralini et al., 2014). Esto se dio sin arbitraje por pares, bajo una licencia de acceso abierto. Para entonces, ya el daño estaba hecho. Este estudio preliminar sería, junto a la monografía de la IARC en torno al glifosato, uno de los pilares que llevó a varios países del mundo a forjar política pública en cuanto a los OGMs y el glifosato.
.

Tres intentos europeos de reproducir los resultados de Séralini et al. (2012)

Bandera de Europa

Bandera de Europa

A pesar de todo, denunciar es fácil, pero en las ciencias, nunca es suficiente rechazar un estudio. Necesita ser reproducido con un diseño adecuado y mejores controles. En Europa, se establecieron tres proyectos importantes y bien financiados (€ 10 millones) para reproducir el experimento de Séralini et al. (2012). Veamos cada uno de estos experimentos.
.

GMO90+

GMO90+

Logotipo de GMO90+

Se estableció en el 2013 un consorcio de expertos científicos que buscaban explorar la posibilidad de que variantes de maíz OGM dejaran unos marcadores biológicos predictivos específicos de toxicidad, que ayudaran a determinar el riesgo que estos representan alimentariamente. Este era un proyecto apoyado y financiado por el Ministerio Francés de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía.

Para ello, escogieron dos variantes de maíz transgénico:

  • Maíz MON810: Este maíz produce Bt, un insecticida natural proveniente de la bacteria conocida como Bacillus thuringiensis y cuya toxina solo afecta a algunos insectos, tal como el taladro o el gusano cogollero.
    .
  • Maíz NK603: Este es maíz resistente a glifosato, mejor conocido bajo la marca comercial Roundup Ready®. Este fue el maíz utilizado por el famoso experimento de Séralini.

Contrario a Séralini et al. (2012), se determinó que el grupo iba a seguir la normativa de la EFSA y otras convencionales en cuanto al experimento en cuestión. Para reducir los factores ambientales que afectaran ambas variantes, crecieron ambas variantes en el mismo lugar.

Después, se escogería muestras de ratas Wistar para darles de comer ambas variantes por seis meses. Los alimentos de maíz se harían mediante doble ciego, cuyo código sería confidencialmente mantenido por el monitor del experimento y la persona contacto entre la compañía que administraría el experimento, Toxalim, y el grupo GMO90+ (GMO90+, 2015, p. 67). Además, durante el proceso, se recogerían muestras de orina, sangre, tejidos de piel y gónadas, intestinos, entre otros.

La muestra de ratas totalizaban 480, 240 machos y 240 hembras.  Se repartieron en 8 grupos de 30/30,  a las que se les dio alimentos con distintas proporciones de maíz transgénico y Roundup® de la siguiente manera:

tabla1_gmo90+

INRA, n.d., p. 6.

Las ratas se sacrificarían durante distintos periodos del experimento para recoger las muestras en cuestión y analizarlas (GMO90+, 2015, p. 41, 64; INRA, n. d., pp. 8-11).

¿Cuál fue el resultado?  Sencillamente, no encontró diferencia alguna de biomarcadores de toxicidad de las ratas que ingirieron maíz transgénico o dosis de glifosato con el grupo control.
.

GMO Risk Assessment and Communication of Evidence

GRACE

Logotipo de GRACE

La organización GMO Risk Assessment and Communication of Evidence (GRACE) es un proyecto financiado por la Unión Europea y aprobado por esta en el 2012 y cuyas labores terminaron en noviembre de 2015.  El grupo llevó a cabo dos experimentos (Zeljenková et al., 2014; Zeljenková et al., 2016).

Rata Wistar

Rata Wistar

Una vez más, en cuanto a ambos experimentos, GRACE se ha mantenido dentro de los parámetros establecidos por la EFSA y otras normativas. El primer experimento consistía en pruebas experimentales de noventa días con maíz MON810. Se escogieron ratas Wistar para esta actividad.

Los granos fueron sembrados y cosechados en Cataluña, España, fueran transgénicos o no. Se utilizaron 160 ratas por cada prueba experimental, con 16 animales por género y se les administró un tipo alimentación de toxicidad subcrónica. En las dos pruebas experimentales, se distribuyó el alimento de las ratas de la siguiente manera (Zeljenková et al., 2014, p. 2291):

  • Primera prueba experimental
    • control (alimentos con 33% de maíz producido por Monsanto),
    • consumidores de alimento con 33% transgénicos (22% de una variante y 11% de otra variante de maíz producido por Monsanto),
    • consumidores de alimento con  33% transgénicos (solo una variante),
    • consumidores de maíz convencional 1 (maíz producido por DuPont, Pioneer Hi-Bred)
    • consumidores de maíz convencional 2 (maíz producido por Koipesol Semillas)
  • Segunda prueba experimental
    • control (alimentos con 33% de maíz Pioneer Hi-Bred)
    • consumidores de alimento con 33% transgénicos (22% de una variante y 11% de otra variante Pioneer Hi-Bred)
    • consumidores de alimento con 33% transgénicos (solo una variante Pioneer Hi-Bred)
    • consumidores de maíz convencional 1 (una tercera variante Pioneer Hi-Bred, no transgénica)
    • consumidores de maíz convencional 2 (maíz no transgénico de Monsanto)

Se les hizo a las ratas análisis de orina, tejidos de piel, gónadas, entre otras pruebas.¿Resultado? No hubo efecto de toxicidad en ninguno de los casos durante 90 días.

El grupo de GRACE no se detuvo ahí. Para fines de accesibilidad de esta información y la total transparencia al público, la hicieron disponible en una base de datos, Central Access Database for Impact Assessment of Crop Genetic Improvement Technologies (CADIMA).

Más tarde, GRACE llevó a cabo otro experimento en el que alimentaron periódicamente a ratas (toxicidad crónica) con transgénicos por un año. Esta vez, el diseño fue mucho más sencillo (Zeljenková et al., 2016, p. 2532).

  • control (alimento con 33% de una variante de maíz de Monsanto)
  • consumidores de alimento con 33% de maíz transgénico (11% de una variante y 22% de otra producida por Monsanto)
  • consumidores de alimento con 33% de maíz transgénico (una sola variante de maíz de Monsanto)
  • consumidores de alimento con 33% de maíz convencional (producido por Koipesol Semillas)

Una vez más, se les hizo análisis de orina, tejidos de gónadas, de piel, sangre, etc.  ¿Resultado?  No hubo efecto alguno en cuanto al consumo de maíz transgénico a los órganos de las ratas. Una vez más, pudieron proveer los datos vía CADIMA.
.

GM plants Two Year Safety Testing (G-TwYST)

GTwYST

Logotipo de GTwYST

GM Plants Two Year Safety Testing (G-TwYST) es el que nos queda por discutir. En este caso, todavía no tenemos los detalles, sino lo que se ha revelado en un comunicado de prensa.  Sin embargo, sí sabemos que este grupo se formó y fue financiado por la Unión Europea (particularmente la EFSA) para que explorara las consecuencias toxicológicas de cierto maíz transgénico, particularmente del NK603 y los vestigios de Roundup® en sus granos.

También sabemos que el grupo llevó a cabo dos de toxicidad subcrónica de 90 días y otro de toxicidad crónica de un año. En los primeros dos experimentos, se agruparían las ratas por género y por tipo de alimentos con maíz transgénico en distintas proporciones 11%, 33% y 50%. El experimento de un año investigó la potencial toxicidad y genotoxicidad  de maíz transgénico al administrarlo a grupos de ratas mediante alimentos con 11% y de 33% de maíz transgénico. En ambos casos, también se evaluaron los resultados de alimentos con o sin trazas de Roundup®.

Según el comunicado, ambos experimentos llevados a cabo por G-TwYST revelaron que no hay riesgos potenciales por el consumo del maíz NK603.
.

Implicaciones

Nada de esto señala algo nuevo para la comunidad científica en torno a los OGMs o transgénicos, pero sí pone en evidencia una vez más lo que es el consenso internacional al respecto. Ahora bien, sí coloca ante los ojos del público, unos estudios mucho más sólidos que el de Séralini que confirman la convicción de que ni los OGMs en general ni el glifosato son genotóxicos.

Por otro lado, trae a colación la necesidad de limitar más la experimentación con animales, especialmente en casos en que la potencial o carencia de toxicidad y genotoxicidad de sustancias son hartamente conocidas. Esta inquietud, publicada por EuropaBio, parte en el fondo del maltrato de G. E. Séralini a las ratas de su experimento, ya que permitió que sufrieran los tumores que crecieron hasta un 25% de la masa de su cuerpo. Por ello, los científicos europeos han solicitado que la Unión Europea volviera a una sana política de tener en cuenta las ciencias cuando se trata de política pública en relación con la biotecnología.

En cuanto a Puerto Rico se refiere, estos resultados experimentales parecen no haber hecho impacto alguno en la opinión pública, y la prensa del país está totalmente apagada en cuanto al tema. Esta carencia de información crea terreno fértil para que siga proliferando propaganda antitransgénica y, con ello, políticas públicas absurdas que, a la larga, perjudicarán a los puertorriqueños: la prohibición del glifosato, el establecimiento de moratorias para producir o importar transgénicos, entre otras medidas descabelladas. Cuando de alimentación se trata, nos arrodillamos y rendimos pleitesía a cuanta persona aparece en radio o televisión atemorizando al público en torno a los alimentos. En una época de crisis económica, ese sería recorrer un camino conducente a un precipicio alimentario.
.

Referencias

European Food Safety Authority (EFSA). (octubre de 2015). Shaping the future
of food safety, together. Proceedings of the 2nd EFSA Scientific Conference
Milan, Italy, 14–16 October 2015 EFSA Journal13(10), s1310  doi: 10.2903/j.efsa.2015.s1310.

GMO90+. (febrero de 2015). Recherche de biomarqueurs prédictifs d’effets biologiques dans l’étude de toxicité sub-chronique des OGM chez le rat. Recuperado de http://www.recherche-riskogm.fr/sites/default/files/projets/2015_02_13_gmo90plus_en_ligne.pdf.

Institute National de la Recherche Agronomique (INRA). (n.d.).  Tender technical specification – GMO90+ Project:  Six-month genetically modified maize feeding – Experimental study. Recuperado de http://docplayer.net/7057577-Gmo90-project-six-month-genetically-modified-maize-feeding-in-rats-experimental-study.html.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (noviembre de 2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize (Retracted). Food and Chemical Toxicology, 50(11), 4221-4231. doi: 10.1016/j.fct.2012.08.005. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (14 de junio de 2014). Republished study: long-term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Environmental Sciences Europe, 26(14). Recuperado de http://www.enveurope.com/content/26/1/14.

Schiemann, J., Steinberg, P., & Salles, B. (diciembre de 2014). Facilitating a transparent and tailored scientific discussion about the added value of animal feeding trials as well as in vitro and in silico approaches with whole food/feed for the risk assessment of genetically modified plants. Archives in Toxicology, 88(12), 2067–2069. doi: 10.1007/s00204-014-1375-7.

Zeljenková, D., Ambrušová, K., Bartušová, M., Kebis, A., Kovrižnych, J., Krivošíková, Z., … Steinberg, P. (diciembre de 2014). Ninety-day oral toxicity studies on two genetically modified maize MON810 varieties in Wistar Han RCC rats (EU 7th Framework Programme project GRACE). Archives of Toxicology88(12), 2289-2314. doi: 10.1007/s00204-014-1374-8.

Zeljenková, D., Aláčová, R., Ondrejková, J., Ambrušová, K., Bartušová, M., Kebis, A., … Steinberg, P. (octubre de 2016). One-year oral toxicity study on a genetically modified maize MON810 variety in Wistar Han RCC rats (EU 7th Framework Programme project GRACE). Archives of Toxicology90(10), 2531-2562. doi: 10.1007/s00204-016-1798-4.

Monsanto (1901-2000 / 2000-2018) – RIP

Bayer y la Tuma de Monsanto

Bayer y la Tuma de Monsanto / (c) 2018, Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0

En el día 7 de junio de 2018, murió Monsanto de una vez “para siempre”.  ¿Qué fue lo que sucedió?  Aquí, ya lo habíamos discutido: Monsanto fue adquirido por la empresa Bayer, compañía farmacéutica, pero que a su vez ha penetrado el mercado de la agroindustria. De hecho, por años ha desarrollado productos que competían con los de Monsanto, el más notable es su producto basado en glifosato.

¿Por qué se da esto? Por varias razones. La principal es la fusión de diversas corporaciones agroindustriales y de ingeniería química a nivel mundial o por su adquisición por entidades con alto nivel de capital. Por ejemplo, Syngenta fue adquirido por el ChemChina, una corporación del gobierno chino y ahora es Syngenta Global.  Por otro lado, Dow y Dupont se fusionaron por $130 mil millones en la empresa DowDupont, convirtiéndose en el 2017 en la empresa dominadora en ventas de productos agroindustriales. La gigante alemana BASF tenía unos activos valorados en € 79 mil millones (≈ $ 93 mil millones), mientras que decidió comprarle semillas y ciertos químicos a Bayer, que, a su vez, desarrolla semillas resistentes a la sequía.

Ante este nuevo panorama, Monsanto estuvo en unas serias desventajas.  Contrario a lo que afirman muchos activistas, Monsanto no está metido en todos nuestros alimentos, apoderándose del universo. Al contrario, al lado de los monstruos corporativos que acabo de mencionar, en el 2017, Monsanto estaba en una situación bastante modesta. Por ejemplo, el total de activos de la compañía era de $21 mil millones con un ingreso anual de 2 mil millones. Para darles una idea del “dominio” de la empresa en el mercado, les muestro una ilustración que representa el tamaño de ingresos de la empresa en relación con otras corporaciones no agroindustriales.

Ingresos de Monsanto (2013)

Gráfica del ingreso bruto de varias compañías (en millardos). Fuente: Franklin Veaux en Quora.

Por otro lado, Bayer no solo se beneficia de la compra de semillas y otros productos por parte de BASF, sino que contaba con unos activos que totalizan los € 75 mil millones (≈ $ 88 mil millones), que es una baja si consideramos que el año anterior (2016) tenía un total de € 82 mil millones (≈ $ 96 mil millones). Los productos de Monsanto se venden bien. La marca Roundup® sigue dominando en el mundo de los herbicidas, un obstáculo que Bayer nunca pudo superar con sus productos. Las semillas resistentes a glifosato y Bt son muy populares entre los agricultores a nivel mundial, por lo que representaría, para su deño, una enorme ventaja en el contexto agrícola mundial.

La fusión finalmente se dio y todo lo relacionado con Monsanto es ahora de Bayer. Debido a la mala fama que tiene el nombre de “Monsanto” ante el público, se determinó sepultarla.
.

Un poco de historia

La Monsanto que acaba de perecer no es la Monsanto original, sino otra compañía que asumió el nombre. Por lo tanto, hay que establecer ciertas distinciones a la hora de comprender su historia.
.

El “antiguo” Monsanto (1901-2000)

Monsanto (Old)

Logotipo del “antiguo” Monsanto

Monsanto fue fundado en 1901 como una compañía de ingeniería química, en St. Louis, Misuri, los Estados Unidos, por John Francis Queeny. Años antes, había entrado a trabajar en una compañía de productos químicos en St. Louis. Allí, se casó con Olga Mendes Monsanto, hija de un hombre de negocios llamado Don Emmanuel Mendes Monsanto, quien llegó a trabajabar en la industria del azúcar en Vieques, St. Thomas y las Islas Vírgenes.

Olga Mendez Monsanto y John Francis Queeny.

Olga Mendez Monsanto y John Francis Queeny.

Para 1902, Monsanto recibía ingresos sustanciales gracias a su producción de la sacarina, que había sido inventada y mercadeada solo en Alemania. Este es un endulzador que servía (y sirve todavía) como sustituto del azúcar. Su comprador principal fue la Coca-Cola, que en ese momento vendía el líquido como una especie de jarabe “milagroso” para la cura de ciertos males. Además, Monsanto solía producir la vanilina y cafeína para la Coca-Cola y otras empresas en el mercado.

Más adelante, en 1919, Monsanto empieza a expandir sus operaciones hacia Gales, donde colaboró con otra compañía para continuar la producción de vanilina, sacarina y ácido salicílico, químico con el que llegó a sintetizar la aspirina (medicamento creado por primera vez el siglo anterior).

En la próxima década, compró un territorio en Illinois, fundó e incorporó un pueblo llamado precisamente “Monsanto” con el objetivo de minimizar el pago de impuestos y evitar regulaciones.  Fue en esta década que la empresa empezó la producción de ácido sulfúrico y otro químico que se volvería un dolor de cabeza posteriormente, el policlorobifenilos (PCB).

En el año 1929, se vendieron las acciones de Monsanto como resultado de la baja estrepitosa de la bolsa. En 1935, fue adquirida por la Swann Chemical Company en Alabama (para mayor producción de PCBs) y, en 1936, por Thomas & Hochwalt Laboratories. La empresa se dedicó en gran medida a producir plástico y goma, además de los otros químicos. Vale añadir que, por esa adquisición, estuvo mucho más cerca de operaciones del ejército, tales como el Proyecto Manhattan y asistió de cierta manera en la fabricación de armas nucleares.

Durante los años 1944 a 1960, hubo un incremento de fabricación de químicos, entre ellos, el  poliestireno y otros dos que llegarían a ser controversiales, el herbicida ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4-D) y el dicloro difenil tricloroetano (DDT). Algunas de estos se utilizaron para fines militares, otros por razones de salubridad. El DDT era un excelente insecticida y bastante inocuo para los seres humanos si no estaban expuestos por un largo tiempo (Agarwal et al., 2012, p. 20). Sin embargo, afectaba a ciertos insectos, lo que repercutió en la población de pájaros. Como resultado de eso y la publicacion de Silent Spring de Rachel Carson, Monsanto y otras compañías tuvieron que finalizar con la producción del pesticida. Durante los años 70, se prohibió por completo. Más adelante, se conocieron los efectos adversos del PCB sobre la salud humana, por lo que Monsanto también dejó de fabricarlo a mediados de esa década. Finalmente, fue prohibido por el gobierno federal a finales de esos años.

Helicóptero Huey asperjando agente naranja.

Helicóptero Huey asperjando agente naranja durante la Guerra de Vietnam.

Como ya hemos indicado, durante los años 50 y 60, Monsanto, junto a otras compañías, estuvo estrechamente vinculado al ejército de Estados Unidos para la producción del agente naranja. Esta mezcla incluye el químico de 2,4-D y otro llamado 2,4,5-triclorofenoxiacético (2,4,5-T). Ambos herbicidas eran considerados relativamente inocuos, por lo que parecían ser ideales para la defoliación de los bosques de Vietnam. Sin embargo, en ese proceso, tan temprano como en 1952, Monsanto le dejó saber al ejército que en la fabricación de la mezcla, se estaba colando otro químico peligroso: el 2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina (TCDD) y que usualmente acompañaba al 2,4,5-T, aun en cantidades ínfimas. Tras la presión de organizaciones científicas y pacifistas, cesó este tipo de operaciones en 1971 (Shuck, 1987, pp. 16-20).

Aun con todo, en la década del 60, científicos de Monsanto también descubrieron el proceso para sintetizar a nivel industrial L-Dopa, un aminoácido que se logró utilizar para tratar la enfermedad del Parkinson. Debido a este logro, dos miembros del equipo de químicos, William S. Knowles y Ryōji Noyori, ganaron el Premio Nóbel de Química en el 2001 junto a K. Barry Sharpless. Además, también aportó fondos de investigación para inventos que pudieran servir de tratamientos oncológicos.

Para los años 70 y 80, Monsanto estuvo interesado invertir en la agroindustria. En 1970, uno de sus científicos, Joseph E. Franz, descubrió que el glifosato (una sustancia que había sido descubierta hacía unos años) tenía propiedades importantes como herbicida. A partir de ese descubrimiento, en 1974, hizo disponible este químico bajo la marca de Roundup®. Al lograr comercializarlo, tras solicitar una patente sobre su proceso de sintetizarlo, el gobierno federal se la concedió.

Logo de Roundup

Logotipo del yerbicida Roundup

Durante la década del 80, también descubrieron que ciertas bacterias descomponían el glifosato una vez llegaba al suelo y eque ran resistente al herbicida. Tras un examen atento, se dieron cuenta de que el origen de este atributo era genético. Mediante experimentos, la empresa logró, para 1983, crear la primera planta transgénica resistente a glifosato. Esto fue ideal para los agricultores, porque ahora podían deshacerse de las malezas con el glifosato sin arruinar los cultivos que querían comercializar. Simultáneamente, tenían el beneficio de que este nuevo pesticida era inocuo en relación con otros utilizados en la industria.

También, en los años 80, Monsanto compró G. D. Searle & Company, la empresa que sintetizó el aspartame y comenzó a mercadear la sustancia bajo la subsidiaria, Nutrasweet Company.

Finalmente, para los años 90, empezó a producir hormonas tales como somatotropina bovina (BST), también llamada hormona del crecimiento bovina (rBGH). Así, las vendió bajo la marca comercial POSILAC®. Esta es la época en que comenzó modestamente un movimiento de demonización a Monsanto. En esta etapa embrionaria, los grupos de derechos de animales y de consumidores plantearon, correctamente, que esta hormona creaba distress a las vacas.  La hormona les hacía producir más leche de lo usual, hasta el punto de lastimar sus ubres y producirles mastitis (inflamación e infección de las ubres). En Europa, el Comité Científico sobre la Salud y Bienestar de los Animales concluyó en un informe que las vacas sufrían tremendamente con la administración de la hormona, algo que no se debía exclusivamente a la mastitis, sino también a otros problemas fisiológicos que causaba.

Esto llevaba a otras preocupaciones para los científicos, defensores de los consumidores y el público en general. Para evitar que estas infecciones, se les administraba antibióticos. Como la evolución de las bacterias no se detiene, había una posibilidad real de que el público ingiriera esos antibióticos y ser víctimas de bacterias resistentes a estos.  De hecho, cuando un equipo del noticiero FOX quiso investigar en torno a este tema, aparentemente Monsanto los acosó hasta el punto en que no se les renovó el contrato y quedaran fuera de la estación. Finalmente, demandaron a FOX por los sucesos ocurridos.

Aun con todo, Akre y Wilson no son exactamente santos. Durante esa década del 90 y la siguiente, los dos reporteros fueron algo así como un misterio, tanto en su trasfondo personal como su relación.  Probablemente, pensaban incluir una mezcla de detalles genuinamente científicos, pero mezclados con sensacionalismo. A pesar del mal de la mastitis generadas a las vacas, los “investigadores” no tenían evidencia alguna (fuera de unos estudios mal leídos) de que la hormona fuera genotóxica o que esta o los antibióticos pasaban a la leche humana. En tales casos, Monsanto se preocupaba por los efectos que eso tendría sobre su negocio y usó todos los medios posibles (rayando en el acoso) para que Akre y Wilson no publicaran su noticia. Así que, hay que tomar su testimonio con pinzas. A fin de cuentas, FOX procedió a hablar del problema de todas formas, pero sin Akre ni Wilson. Finalmente, la pareja no pudo persuadir al jurado (el mismo que les premió los $450,000) del resto de lo que alegaban. Solo les concedió el dinero por su estatus de “whistleblowers” y ya saben lo que sucedió después.

En su última etapa, en 1999, Monsanto fue adquirida por la compañía Pharmacia & Upjohn, y ahí terminó.

Solo estaba interesada en integrar toda una variedad de productos químicos concernientes a la síntesis de medicinas. Nutrasweet fue vendida y Pharmacia decidió que todo lo concerniente a la agroindustria fuera una compañía nueva que heredaría el nombre.

.

El segundo Monsanto (2000-2018)

Logotipo de Monsanto

Logotipo de Monsanto del segundo Monsanto

El segundo Monsanto se estableció como una compañía exclusivamente de la agroindustria. A partir del 2000, ya la patente sobre la síntesis de glifosato había expirado en el 2000 y, en ese sentido, no podía seguir teniendo el monopolio sobre el químico, por lo que se vio en la situación de que su producto, Roundup® compitiera con otros en el mercado. Sin embargo, sí sostenía las patentes relacionadas con la producción de semillas transgénicas resistentes a glifosato o que generen el insecticida Bt para la protección de la planta. En ese sentido, Monsanto ponía a la venta de los agricultores los siguientes productos en su versión transgénica:

  • maíz
  • canola
  • algodón
  • soya
  • alfalfa
  • remolacha
  • sorgo
  • trigo (todavía no disponible en el mercado)

Durante la década del 2000, Monsanto continuó comprando algunas otras compañías para hacer más eficiente su productividad y expandir el mercado de sus productos. En el 2005 compró Emergent Genetics, en el 2007, Delta and Pine Land Company y en el 2008,  De Ruiter. Fue en este último año que Monsanto decidió vender su producción de hormona bovina y marca POSILAC® a Elli Lilly.

Logo Roundup Ready Corn

Logotipo del maíz Roundup Ready, distribuido por la compañía Monsanto.

Desafortunadamente, por el nombre, esta nueva Monsanto llevaba consigo una mala reputación creada por parte de varios grupos que lo pintan como la gran bestia del Apocalipsis que lleva sobre sí la gran ramera que se embriagaba de la sangre de los agricultores.  En algunos círculos, se llegó a alegar que “Monsanto era la dueña” de los alimentos del mundo.  Cuando se mira la lista, es obvio que Monsanto solo se lucraba de la venta de los cultivos más atractivos económicamente para los agricultores (en inglés “cash crops“).  Lo mismo hacían competidores tales como Syngenta, Bayer, Dow, Dupont y otros más. Su negocio tampoco se limitó a los transgénicos, sino también a otras semillas convencionales no transgénicas y hasta semillas orgánicas. De hecho, en un momento dado, Greenpeace vendía semillas orgánicas de Monsanto.

Durante sus operaciones hasta el 2018, se fue montando toda una campaña en contra de la compañía, lo que limitó su acceso a Europa. Los partidos verdes lo hicieron, de tal manera, que se estableció una moratoria a la producción de todos los alimentos transgénicos en el continente. Esto es algo que benefició mucho a las desventajadas BASF, Bayer, Syngenta y otros, ante la entrada de productos transgénicos de Monsanto.  Lo malo en todo este caso, es que, años después, algunas de ellas también tuvieron que sufrir la campaña en contra de los productos transgénicos de las corporaciones europeas (véase el caso de la papa Amflora®). BASF en particular tuvo que mover sus operaciones a Estados Unidos para continuar sus investigaciones con transgénicos. Por hoy, España es la única productora de transgénicos en Europa.

Stop Farmer Suicide

Foto cortesía de Jan Satyagraha (2012), GFDL.

El experimento de Gilles-Eric Séralini le echó más gasolina a toda la condenación irracional a la compañía, muy a pesar de que fue rechazado virtualmente por todo el mundo en la comunidad científica por su paupérrimo diseño y su fin propagandístico. También habían empezado a surgir voces en India contra el algodón Bt transgénico, supuestamente porque había estimulado el suicidio masivo de agricultores indios, debido a los altos costos de las semillas. Aun cuando hubo organizaciones internacionales serias que desmintieron esta leyenda urbana y, aun cuando un escéptico respetado de la propaganda a favor de los transgénicos desmintió este asunto, la falsedad de esta tesis todavía perdura. A pesar de ello, se ha documentado los dos más grandes beneficios de los transgénicos a los indios:  la reducción drástica de la administración de insecticidas para las cosechas de algodón y su aumento de ingresos y calidad de vida.

Por otro lado, la inversión en el desarrollo de cultivos resistentes a glifosato, ha ayudado a reducir sustancialmente el uso de pesticidas más tóxicos para el medio ambiente y los seres humanos. Además, el uso eficiente del glifosato y el uso del Bt para evitar el uso de insecticidas ha logrado sacar del medio ambiente, no solo los tóxicos y la contaminación que eran usuales en la agricultura, sino también la reducción sustancial de emisión de bióxido de carbono. Para el 2016, los transgénicos removían el equivalente a las emisiones de CO2 que hubieran hecho 16.7 millones de carros en la carretera en un año (Brookes & Barfoot, 2018).

No obstante ello, no toda la represalia por la mala fama fue suficiente. La Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC), una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMS) radicó un informe que catalogaba al glifosato 2A (probable cancerígeno). La monografía fue rechazada por las agencias reguladoras más importantes de Europa, Asia y Estados Unidos, incluyendo a la misma OMS.

Aunque su evaluación de la evidencia de genotoxicidad del glifosato ha sido seriamente cuestionada por expertos por múltiples fallas, la monografía sentó las bases para ciertas demandas. La organización US Right to Know logró publicar unos documentos conocidos como los “Monsanto Papers“, en los que se descubren algunas movidas éticamente cuestionables de la compañía. Los documentos revelan que los empleados de la empresa sí pensaban que el glifosato no era cancerígeno y que los sulfactantes, aunque no sean biodegradables, eran inofensivos para los seres humanos o el medio ambiente en las dosis que se administraban. El problema no era la ciencia del glifosato, eso estaba bastante bien establecido. El asunto candente era que las conversaciones descubiertas indicaban que Monsanto estaba escribiéndole artículos a ciertos científicos para que los publicaran bajo sus nombres (ghostwriting). A pesar de que no es delito, sí es un escándalo ético importante.  Varios de los implicados han negado que esto sea cierto. No obstante, uno de ellos apareció en los e-mails solicitandole un artículo a Monsanto cuya base fuera escrita por la empresa,. Por ello, su blog fue removido de Forbes.

Por otro lado, también revelan los documentos que Monsanto ayudó a coordinar una respuesta de los científicos atacando el trabajo de Séralini. Sin lugar a dudas, hubo tal coordinación, pero eso no quiere decir que esa no fuera la opinión genuina de los científicos. El trabajo de Séralini raya en “ciencia basura”. Sin embargo, esto se propagandizó en las redes como “evidencia” de que la compañía estaba tratando de ocultad “la verdad sobre el glifosato”.

Todo esto finalmente desembocó en una serie de demandas de víctimas del limfoma no hodgkiano que, en parte gracias a la monografía de la IARC, responsabilizaban al PCB y al glifosato por su enfermedad. En uno de los casos, Monsanto tuvo que pagar $46.5 millones. El que evalúa la relación causal con el glifosato tendrá bajo consideración ciertos experimentos recientes que desmienten al de Séralini (uno de ellos, comisionado por la Unión Europea) y un estudio de cohorte.

Aunque las ventas de sus semillas iban bastante bien en Estados Unidos, Suramérica y Asia. La empresa se vio en aprietos en el campo de sus ventas en India. Estaban apareciendo cada vez más orugas rosadas, resistentes al algodón Bt y empezaron a perderse algunas de las cosechas.  Monsanto, vía la subsidiaria Mahyco, quería proveerle mejores semillas para que fueran más efectivas, pero a un precio más caro. En abril de este año (2018), un tribunal de Delhi determinó que se prohibirían las patentes para las semillas y que su precio sería determinado por el ministro de agricultura. Esto representa un golpe duro para Monsanto.

Logotipo de la soya transgénica Roundup Ready 2 Xtend

Logotipo de la soya transgénica Roundup Ready 2 Xtend

Por otro lado, Monsanto enfrentó problemas debido a que había hecho disponible un transgénico resistente a un herbicida conocido como dicamba.  Aunque el glifosato continúa siendo exitoso, su uso extenso ha conllevado la aparición de 38 especies nuevas de malezas resistentes a glifosato. Desde esa perspectiva, hacían falta cultivos resistentes a otros herbicidas, tales como el dicamba y el 2,4-D. El problema es que el transgénico resistente a dicamba se hizo disponible antes de la fórmula de dicamba preparada por Monsanto para reducir el nivel de volatilidad (“vapor grip“). Debido a esto, muchos agricultores empezaron a utilizar el dicamba normal, y otros cultivos vecinos se vieron afectados. Aunque Monsanto argumentaba que su fórmula especial (Roundup Xtend®), parte de un sistema de cultivos Xtend®, prevenía la volatilidad hasta un 90%, la comunidad científica y los agricultores le respondían diciendo que el problema era precisamente el otro 10%. La naturaleza privativa y propietaria de la fórmula de Monsanto les impide a los científicos investigar más al respecto. Como resultado, los estados de  Misuri, Arkansas y Tenesí restringieron el uso de dicamba. Surgieron cuatro nuevas demandas contra la corporación para restituir los cultivos perdidos.  Monsanto cometió el error de descartar demasiado rápido la queja de los agricultores, mientras que BASF y DuPont estuvieron en la disposición de trabajar al respecto con sus respectivas fórmulas de dicamba. Para más sobre este asunto, escuchen este podcast.

Este mal paso, combinado con la mala reputación a nivel público, combinada con la mala fama inmerecida por ciertas teorías conspiratorias descabelladas (e.g. que Monsanto derivó el glifosato del agente naranja para limpiar tuberías; que se dedica a demandar a agricultores, que es dueña de toda la base alimentaria del mundo; que quiere exterminar la humanidad, etc.) y otras que sí son merecidas, por sus dificultades en India y Argentina, entre otros factores, lo prundente era poner la compañía a la venta.  En un momento dado, Monsanto intentó comprar a Syngenta sin éxito.

Luego apareció Bayer, interesado en comprar a Monsanto.  El proceso de fusión con Bayer comenzó el año pasado y concluyó este 7 de junio. De ahora en adelante, Bayer asumirá las ventas de transgénicos y otros productos de Monsanto, mientras que desaparece el tan repudiado nombre.

Muerte del segundo Monsanto

Reflexiones

Evidentemente, esta no es toda la historia de los dos Monsantos. Sin embargo, de aquí se puede hacer la pregunta:  ¿fueron algunos de los Monsantos “la corporación criminal más grande que ha existido en la historia de la humanidad”?  Difícilmente. Estas no pasaron de ser corporaciones promedio.  Tuvieron ambas sus luces y sus sombras. Entre las luces, podemos mencionar:

  • La fabricación de la sacarina,
  • la aspirina, que ha salvado vidas
  • el aspartamo (que, junto a la sacarina, no constituye peligro alguno)
  • la aportación financiera para fines de remedios oncológicos
  • la producción de glifosato
  • transgénicos resistentes a glifosato
  • transgénicos Bt
  • vías químicas para hacer posibles tratamientos para la enfermedad del Párkinson
  • otras más que no hemos discutido…

Otras cosas que han hecho, son sombras:

  • La síntesis de PCB y contaminación de las aguas por ello,
  • la participación en la creación de bombas nucleares
  • la asistencia en la síntesis del agente naranja, a pesar de la toxina que le acompañaba,
  • la hormona bovina,
  • la manera inicial en que impidieron que dos reporteros hablaran del tema
  • la aparete práctica de escribirle artículos a científicos,
  • hacer disponibles transgénicos resistentes a dicamba antes de tiempo,
  • malas respuestas de Monsanto a quejas de agricultores y científicos
  • … otras más que no hemos discutido

Para bien o para mal, los dos Monsantos hicieron su aportación (buena y mala), y, para fines de la historia, se cerró ese capítulo en el siglo XXI.

Ahora bien, este final no es uno que deseaban sus oponentes.  Ellos no querían que Monsanto contribuyera a que otra corporación se hiciera más grande. Además, los activistas perdieron el nombre “Monsanto” para sus campañas, por lo que ahora van a intentar convertir a Bayer en la nueva cara del “enemigo”. Ya comenzaron a hacerlo. Como es empresa alemana, ya están asociándolo a los nazis (especialmente a su pasado oscuro con ese partido nefasto). Este sector reaccionario siempre necesitará algún “enemigo”.

Irónicamente, me imagino que muchos de ellos estarán utilizando clones de IBM (computadoras Dell, HP, Lenovo, etc.) para interactuar con la red y escribir sus artículos.  IBM fue una empresa que también cooperó con los nazis (especialmente con los campos de concentración), pero sospecho que, en ese caso, a ellos no les importará usar clones de su tecnología. Ni tan siquiera les moverá a ello el hecho de que los materiales para crear sus ordenadores contaminan mucho más el ambiente que todo el glifosato administrado en 1000 hectáreas de cultivos. Who cares?!

Veremos cómo se va a restructurar la empresa Bayer a partir de esta fusión y todo lo bueno (y malo) que tenga que brindarnos en el futuro.
.

Referencias

Agarwal, A., Aponte-Mellado, A., Premkumar, B. J., Shaman, A., & Gupta, S. (2012). The effects of oxidative stress on female reproduction: a review. Reproductive Biology and Endocrinology, 10, 49.

Andreotti, G., Koutros, S., Hofmann, J. N., Sandler, D. P., Lubin, J. H., Lynch, C. H., Lerro, C. C., … Beane Freeman, L. E. (9 de noviembre de 2017). Glyphosate use and cancer incidence in the Agricultural Health Study. Journal of the National Cancer Institute, djx233. doi: 10.1093/jnci/djx233.

Bevan M et al. (1983). A chimaeric antibiotic resistance gene as a selectable marker for plant cell transformation. Nature, 304, 184-187.

Brookes, G. & Barfoot, P. (2018). Environmental impacts of genetically modified (GM) crop use 1996–2016: Impacts on pesticide use and carbon emissions. GM Crops &
Food, 8, 1, 1-69. doi: 10.1080/21645698.2018.1476792.

Fraley et al. (1983). Expression of bacterial genes in plant cells. Proc. Natl. Acad. Sci., 80, 4803-4807.

Hererra-Estrella et al. (1983). Expression of chimaeric genes transferred into plant cells using a Ti-plasmid-derived vector. Nature, 303, 209-213.

Murai N et al. (1983). Phaseolin gene from bean is expressed after transfer to sunflower via tumor-inducing plasmid vectors. Science, 222, 476-482.

Schuck, Peter.  (1987). Agent Orange on Trial: Mass Toxic Disasters in the Courts.  Cambridge, UK: The Belknap Press of Harvard University Press.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (noviembre de 2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize (Retracted). Food and Chemical Toxicology, 50, 11, 4221-4231. doi: 10.1016/j.fct.2012.08.005.

Yun, Oliver. (22 de noviembre de 2005). Profile of William S. Knowles. Proceedings of the National Academy of Sciences, 102, 47, 16913–16915. doi: 10.1073/pnas.0507546102.