Una mirada crítica a Lo siento mucho, pero … Jesús nunca existió de Ricardo Alonso Zavala Toia – 1

Portada
Portada del libro, Lo siento mucho, pero … Jesús nunca existió de Ricardo Alonso Zavala Toia.

Algunas amistades del ámbito ateo y humanista de Puerto Rico me pidieron que escribiera una reseña sobre este libro. Esta no es propiamente una reseña, sino una mirada crítica a la obra. En general, una reseña intenta ser crítica, pero breve. Creo que lo que los peticionarios desean ver es una versión más elaborada y detallada de por qué este libro realmente no hace ningunos favores a la causa del libre pensamiento, del ateísmo militante y el humanismo.

No debe entenderse este escrito como un ataque personal al autor, sino más bien un examen concienzudo y respetuoso de su contenido, con el mejor ánimo de corregir los distintos problemas históricos y factuales de este escrito. Debido a la naturaleza de las equivocaciones y errores de distinto tipo, he decidido escribir una serie de dos partes. Esta es la primera.

Finalmente, como se me ha pedido, esta entrada se compartirá en el foro de Facebook de Ateístas de Puerto Rico. También lo haré con el de Humanistas Seculares de Puerto Rico.

En estas últimas décadas, no ha habido tema que despierte más pasiones entre creyentes cristianos y grupos de no creyentes que el de la existencia de Jesús. En la disciplina de la Historia Antigua y de la erudición bíblica, a la postura que la niega se le conoce como el mitismo y mientras la que lo afirma, historicismo. El mitismo es una corriente predominante en grupos militantes de libre pensamiento, agnosticismo y ateísmo que emergió hace algunos siglos y, a pesar de que ha sido rechazada por la inmensa mayoría de los académicos a través del tiempo hasta la actualidad, vuelve a asomarse en los círculos ateos, agnósticos, humanistas, escépticos y librepensadores.

A pesar de que hay una ínfima minoría de académicos que defiende el mitismo, una muy buena parte de este movimiento se deja guiar por personas que no son autoridades en el tema, que carecen de las destrezas intelectuales de rigor historiográfico y del trasfondo histórico crítico para evaluar qué es histórico y qué no. Algunos de estos son de carácter conspiracionista y que proponen unas versiones totalmente inverosímiles, en general movidas por un sentimiento anticristiano. En otros casos, se siguen a unos pocos formados en el campo, pero que son considerados “marginales” (fringe) por el resto de los expertos.

En este caso, examinaremos la visión de una persona no formada en la disciplina, Ricardo Alonso Zavala Toia, cuya obra se titula, Lo siento mucho, pero … Jesús nunca existió.

Antes de tocar el tema, quisiera hacer las siguientes aclaraciones para que los lectores sobre mí y poner las cartas sobre la mesa:

  • No soy erudito bíblico ni historiador de la Antigüedad. No pretendo serlo. Lo mejor que puedo decir es que escribí un libro sobre este tipo de temas, titulado Pablo el Emisario: Odiado e incomprendido, que considero uno de carácter divulgativo. Un erudito eminente del Nuevo Testamento (Dr. Ediberto López) y otros académicos me han dicho que, a pesar de unos errores (que en el presente estoy corrigiendo), el libro ha sido una valiosa contribución al estudio de Pablo de Tarso en Puerto Rico. El Dr. López lo asignó una vez a sus estudiantes del Seminario Evangélico para su evaluación crítica, algo que considero un verdadero honor. Fuera de eso, mi labor principal es filosófica y concierne a la filosofía de las ciencias y la ética.
  • Soy naturalista religioso y pertenezco a una congregación Unitaria Universalista. Como naturalista, niego lo sobrenatural. Además, los principios de mi iglesia no requieren en absoluto la creencia en Jesús o en Dios, aun cuando sus raíces sean cristianas. Como unitario universalista, constantemente me relaciono con personas de distintos ideales espirituales y religiosos. En mi vida personal, soy un humanista religioso y me relaciono con los demás desde esa posición espiritual.
  • Aunque soy historicista, es decir, pienso que es altamente probable que Jesús sí existió, no creo que fuera Dios ni ningún ser divino de índole alguna. Tampoco pienso que sea, en general, un modelo ético a seguir y muchos de sus valores conflijen con principios ilustrados y humanistas por los que abogo.

Ahora bien, en el prólogo de su libro, Zavala nos dice lo siguiente:

Tengo la formación de Abogado y, por tanto, voy a presentar el caso como si lo estuviera presentando a un tribunal. Analizaré todos los argumentos y evaluaré la prueba buscando convencer al jurado. No pretendo agotar el tema y establecer una única verdad; mucho se ha dicho y escrito sobre este asunto, mucho se seguirá diciendo y escribiendo, lo realmente importante es que tú también participes del diálogo.

Zavala Toia prólogo (mi énfasis)

Es en esta nota de humildad que escribo esta crítica, para fomentar el diálogo del cual pienso participar. No tengo el placer de conocer al Sr. Zavala Toia, pero lo que aquí sigue no tiene la intención de ser un ataque personal, sino una invitación a considerar la evidencia, de la manera que los historiadores lo hacen. En fin, por más que se quiera presentar esta discusión como un tribunal, los historiadores en general no se aproximan a los documentos como se hace en un juicio por jurado.

En lo que estamos de acuerdo

Dos hombres dándose la mano en acuerdo
Dos hombres dándose la mano en acuerdo. (Dominio público).

Zavala parece ser un autor ateo reconocido por movimientos librepensadores y humanistas. Este no es el primer libro que ha escrito, hubo uno anterior que se llama Cristianismo. La estafa más grande. Dudo que haya sido la “estafa más grande”, aunque eso pueda ser debatible. Los errores de la obra que estamos examinando son las mismas de aquella.

De entrada, vamos a estar de acuerdo con él en cuanto a algunas aserciones que hace en su obra. Lo siguiente no es una lista exhaustiva de nuestros puntos de convergencia:

  • De Jesús no tenemos ninguna evidencia arqueológica directa que corrobore que haya existido.
  • Los evangelios no son biografías en el sentido histórico más riguroso del término, sino instrumentos de diseminación del mensaje de sus respectivos autores y congregaciones. Con toda razón, se puede decir que son de carácter propagandístico.
  • El evangelista que escribió el Evangelio de Marcos, definitivamente tenía problemas con la geografía de Galilea y sus alrededores. También es pertinente el hecho de que ese escritor no haya dicho nada en torno al nacimiento milagroso y virginal de Jesús ni tampoco de su ascensión a los cielos.
  • Si Jesús existió, aquellos que postulan esta posición son los que deberían demostrarlo, no tanto aquellos que lo niegan.
  • Los errores de transmisión han afectado el contenido y la comprensión de los textos neotestamentarios y, por eso, no se puede decir que representan a los originales fidedignamente. La mayoría de los errores que encontramos en los manuscritos, el 90% son inofensivos, pero otros son deliberados o que, aunque no intencionados, no se puede decidir cuál fue el texto original. El proceso de edición, omisión, compilación, interpolación, entre otros, ha distorsionado los textos, a veces alterando su sentido original.
  • Las traducciones en inglés, español y otros idiomas, añaden otros niveles de malinterpretación de lo que los textos neotestamentarios significan.
  • Hay falsificaciones en el Nuevo Testamento, por ejemplo, unas cartas o relatos que pretenden haber sido escritos por ciertos autores que realmente no lo fueron: Hechos de los Apóstoles (alega ser escrito por un compañero de misión de Pablo), Colosenses, Efesios, 2 Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, 1 y 2 Pedro, Santiago y Judas. Muchos apologistas utilizan el término “pseudoepigráfico” para designarlos, debido a la carga moral que implica el de “falsificación”. Sin embargo, como demuestra Bart Ehrman en su obra Forgery and Counterforgery, la intención de estos autores era la de engañar a sus lectores para que adoptaran la perspectiva teológica y eclesiástica de sus respectivos autores. Además, contrario a lo que afirman los apologistas, en la Antigüedad, esta práctica de falsificación era condenada en cada instancia que se descubría.
  • En general, los pastores y sacerdotes que se instruyen sobre el tema y que lo conocen, no lo discuten con su feligresía, cuya mayoría cree (dependiendo en varios grados de literalidad o interpretación bíblica) que es Palabra de Dios.
  • Coincido con Zavala de que la Biblia dista mucho de ser producto de un ser bondadoso, sino que es un libro muy humano.
  • El Antiguo Testamento no aporta nada para descubrir si Jesús no existió. Sin embargo, esta aserción la sostengo con cierto cuidado, ya que cuando se excluyen ciertos pasajes de los evangelios que parafrasean la Septuaginta, podríamos obtener algunos dichos de Jesús que podrían ser auténticos. Además, esa versión griega de la Biblia Hebrea ayuda a poner en perspectiva histórica y literaria, el posible origen de ciertos relatos.
  • La Sábana de Turín tampoco es prueba de que Jesús haya existido. Existe una fuerte evidencia de que es una falsificación medieval. (Borrini y Garslaschelli; Christen; Damon et al.; Gove; Schafersman)

Problemas fundamentales de la obra

Questioning

Amicus Plato, sed magis amica veritas
~ Aristóteles

Ya habiendo establecido los asuntos en los que estamos de acuerdo, tenemos que entrar ahora a los problemas fundamentales del autor. De hecho, estos son los mismos que tiene su otro escrito, Cristianismo. La estafa más grande. Reitero, lo siguiente no es un ataque personal, sino que se infiere de lo que se desprende del texto.

El denominador común de todos los errores es su “metodología”, algo por el que todo escéptico debe velar. ¿Cuál es la metodología adoptada por el autor? En cuanto a la selección de su evidencia, espero no exagerar cuando digo que el único criterio de Zavala es que sea contenido que hable del pasado en los términos más anticristianos posibles y que llegue a conclusiones inconvenientes para el cristianismo en general. Fuera de eso no hay ningún otro criterio metodológico.

Aun en el caso de los tribunales, la selección de evidencia a favor o en contra de un acusado, requiere un alto nivel de rigor. No puede ser cualquier “evidencia”. Por ende, tanto el abogado que las presente como el juez deben cualificarla bien con base en los hechos constatados por todas las partes. En este libro, hay solo cualificación cuando le conviene a la perspectiva presentada por el autor. De otra manera, no hay intento de cualificación alguna. Esto es, en resumen el problema del libro.

Para describir cómo se manifiesta el problema, veamos los siguientes hábitos del autor, con al menos un ejemplo de cada uno (de muchos que uno podría mencionar de cada caso):

  • Instancias en que exagera la solidez de su caso y no conoce la literatura académica en torno a los asuntos que discute.

Aunque nos concentraremos en la evaluación de Zavala del Nuevo Testamento, hay un ejemplo muy claro de esto (¡entre muchos!) en cuanto a su manera de aproximarse al contenido del Antiguo Testamento. Él afirma que en este momento (o al menos hasta el 2016), los arqueólogos Israel Finkelstein y Neil Albert Silberman, en su libro, La Biblia desenterrada (Finkelstein y Silberman) aseguran que no existió un reino unificado bajo los reyes Saúl, David y Salomón. Esto es correcto. El problema es lo que dice Zavala en un momento dado:

La Biblia desenterrada, publicada en el año 2001, que constituye una obra extraordinariamente importante y en mi criterio definitiva sobre el tema demuestra que …

Ha transcurrido ya 15 años de la divulgación de la obra de Finkelstein y Silberman y hasta este momento ningún apologista de la historicidad de los relatos de la Biblia se ha atrevido a refutar sus conclusiones.

Zavala 86, 92 (mi énfasis)

Siendo justos con Zavala, él mismo confiesa que su juicio sobre esta obra como “definitiva” es según su “criterio” (aunque no especifica cuál). Sin embargo, en arqueología y en historia, raras veces nos encontramos con “obras definitivas” sobre un tema. Más frecuentemente, obras que se consideran “definitivas” se desmontan con nueva evidencia o con la rigorización de la metodología científica o historiográfica.

El segundo pasaje que hemos citado refleja una notable ignorancia de la literatura y del debate en torno a este tema. Amihai Mazar y William G. Dever han cuestionado muy seriamente la interpretación que hace Finkelstein de la evidencia arqueológica. (Finkelstein y Mazar) De hecho, la mayoría de los arqueólogos del Antiguo Israel piensa que Finkelstein está muy equivocado. (Meyers) La colección más actualizada de la suma de los hallazgos arqueológicos hasta el 2017 fue publicada en ese año por Dever en Beyond the Texts, en la que, utilizando la misma evidencia arqueológica debidamente cualificada, muestra por qué la visión de Finkelstein sobre la antigüedad de Israel y Judá es errada. Claro, debemos ser justos con Zavala, el libro que estamos examinando se publicó un año antes que el de Dever. Sin embargo, estas observaciones y discrepancias aparecen desde hacía mucho antes, en un libro que detalla el debate, (Finkelstein y Mazar) y en otras obras de Dever. (What Did the Biblical; Who Were) Antes de tildar a Dever de “apologista” judío o cristiano, recuerdo que él es humanista secular. Debemos señalar que también ha habido un aumento de cúmulo de evidencia arqueológica reciente que muestra una urbanización de áreas claves del Antiguo Israel precisamente en la época en que la Biblia Hebrea afirma que hubo un reino davídico unificado. No hay lugar a dudas de que esta literatura bíblica sobre estos reyes, como propaganda, exagera mucho la “gloria” de la época de David y Salomón, pero, por otro lado, tampoco es que no hubo nada.

¿Qué significa todo esto? Que a la hora de intentar refutar a religiosos, tenemos que adoptar una posición mucho más humilde ante la evidencia. No hay nada en la academia que no haya sido retada en algún nivel. Sin lugar a dudas, todo lo anterior está siendo debatido acaloradamente —hasta el punto de ataques ad hominem— y las políticas relacionadas a las excavaciones siriofenicias y siriopalestinenses están contaminadas de tensiones políticas de ambos lados, al igual que este tipo de discusión en la exégesis bíblica. Puede ser que Zavala, por las razones que sea, no esté de acuerdo con Dever o Mazar y otros. Por otro lado, no vale decir que una obra sea la autoridad “definitiva” sobre el tema que sea. Tampoco se puede alegar que la interpretación arqueológica que hacen Finkelstein y Silberman no ha sido respondida por “apologistas” (whatever that means).

  • Parece que para Zavala hay solo dos grupos de especialistas: los “apologistas” y los negacionistas de la historicidad de Jesús o de algunos eventos de la Biblia. La designación de quién es quién en estas dos categorías es arbitraria y confusa.

El asunto de cuál investigador o biblista sea apologeta o no es un asunto muy complejo y delicado en la academia. Es claro que el extremo fundamentalista, que toma la Biblia lo más literal posible, es rechazado por el grueso de especialistas en la investigación neotestamentaria. En el ámbito académico mismo, hay un espectro de posiciones en torno a los diversos libros del Nuevo Testamento. Esto es, sin dudas, saludable. Mientras más diversas las perspectivas —dentro de lo razonable— más se pueden observar elementos que posteriormente se integran a la conversación y el debate académico, que permiten comprender mejor estos textos bíblicos y sus implicaciones históricas.

Claro está, hay una parte de ese espectro que es conservadora y busca maximizar la veracidad factual del contenido de estos textos con el objetivo de reafirmar la fe de las personas. A estos expertos se les puede llamar propiamente apologistas cristianos. De estos, hay de todas las denominaciones cristianas, desde la católica hasta la evangélica: César Vidal Manzanares, Dan Wallace, Craig Evans, Larry Hurtado, Joseph O’Callaghan, José Bover, entre muchos otros. En el ámbito hispano y católico, me parece que Vidal es el mejor conocido de este grupo. Es interesante que Zavala le incluye como una de las referencias a consultar. Esto de por sí, no es nada malo. Con todas las discrepancias que se pueda tener de sus perspectivas religiosas o políticas, Vidal tiene el calibre de experto de Nuevo Testamento y ha hecho valiosas contribuciones a discusiones y debates en torno al tema. También recomiendo la lectura de su libro Los evangelios gnósticos. Sin embargo, es llamativo que en ningún momento, Zavala interactúa con el material de Vidal, sea esa u otras obras. En fin, muchos de estos genuinos apologistas cristianos han contribuido mucho a nivel académico y sus posiciones no deben ser a priori despreciadas. Por otro lado, sus posiciones que huelan a apología deben ser miradas con sumo cuidado. A veces, este mismo celo por la fe, en ocasiones, les ha cegado lo suficiente como para que ocurran momentos desafortunados o malinterpretaciones de la evidencia arqueológica o bíblica.

Por otro lado, para mi sorpresa, Zavala afirma que Antonio Piñero Sáenz es un “apologista cristiano” o “apologista católico”. (153, 194) ¡¿En serio?! En numerosas ocasiones, Piñero se ha autodefinido públicamente como un escéptico crítico, agnóstico y racionalista. Además, no solo ha sido un filólogo y un escritor muy prolífico, sino que es uno de los comunicadores no apologéticos más importantes de España y del mundo hispanoparlante. De hecho, él forma parte de un grupo de expertos del Nuevo Testamento que está trabajando arduamente en una versión no confesional de este conjunto de textos. Con todas las diferencias que personalmente tengo con algunas interpretaciones de Piñero en torno a Jesús y a Pablo de Tarso, si Zavala hubiera basado su información en sus libros, hubiera evitado una enorme cantidad de errores.

Por otro lado, él reconoce la autoridad de personas bien respetadas en el campo, como Bart D. Ehrman, al que describe en ocasiones como “gran conocedor” del tema, pero también sorprendentemente lo describe como “apologista del cristianismo”. (28, 144) Todo el mundo sabe que él es ateo, agnóstico y humanista secular. (Ehrman, Did Jesus 266-267) El defender la existencia de Jesús le hace, por supuesto, historicista, pero no lo hace ni remotamente un “apologista cristiano”.

Parece ser que Zavala trata el término “apologista” como sinónimo de historicista. En realidad, el término “apologista” se refiere a aquellos que quieren ir más allá del ámbito académico e histórico y abogan por una doctrina particular. César Vidal es un apologista católico. Piñero no lo es. Craig Evans es un apologista cristiano. Ehrman no lo es.

Es más, hay muchos expertos católicos y protestantes que, aunque sean pastores o sacerdotes, llevan a cabo una obra crítica ejemplar en torno a la historicidad de Jesús que no es apologética y que, en ocasiones, ha representado un choque con las autoridades de sus respectivas iglesias. Este ha sido el caso de John Meier, Raymond Brown, E. P. Sanders o John Dominic Crossan. Por supuesto, no todos tienen el mismo grado de desprendimiento de los textos bíblicos, pero se puede notar un alto nivel de seriedad a la hora de evaluar los textos del Nuevo Testamento. Por ejemplo, Senén Vidal fue un gran erudito que adoptó posiciones que no necesariamente eran afines al catolicismo, pero, por otro lado, hizo algunas interpretaciones del Nuevo Testamento que huelen a intentos de legitimar el papado. En el caso de Ehrman, uno encuentra una postura casi minimalista de la historicidad de Jesús. De la interacción de todo el espectro de opiniones, tenemos una visión mucho más dinámica de la conversación y debate entre las autoridades en el tema.

También vale señalar que una buena parte de los historicistas no es cristiana. Algunos estudiosos son judíos (e.g. Paula Fredriksen, Hyam Maccoby, Amy-Jill Levine) y otros son ateos (e.g. Gonzalo Puente Ojea, Bart Ehrman, Antonio Piñero, Fernando Bermejo, José Montserrat, R. J. Hoffman, Gerd Lüdemann, Maurice Casey). Ninguno de ellos se considera “apologista” cristiano. Ninguno de ellos fuerza cierta interpretación de los textos con el objetivo de confirmar la fe de feligresía alguna.

Esto nos lleva, a su vez a otro problema.

  • Zavala no hace la debida distinción entre expertos genuinos e inexpertos en el tema. Esto hace que le otorgue mayor peso a opiniones de inexpertos y a un puñado de académicos que sostienen posiciones extremadamente marginales y los valora por encima de opiniones muy bien establecidas de académicos respetados.

Al igual que este servidor, Zavala es un no experto en el tema del Nuevo Testamento. Esto invita a los que no somos eruditos a tener una muy buena dosis de humildad ante las autoridades académicas que, contrario a nosotros, dedicaron toda una vida a estudiar hebreo, arameo, griego, copto, latín, entre otros idiomas antiguos y han sido debidamente adiestrados intelectualmente para cualificar debida y críticamente a los textos bíblicos (entre otros).

Como Zavala es abogado, voy a presentar mi argumento de la siguiente manera. Imagínese que usted es un abogado o abogada que tiene un cliente que es inocente de una acusación que se le imputa. Casi todos los abogados que conozco han tenido la penosa experiencia de toparse con clientes que creen saber más que la debida autoridad legal. A veces, ellos pueden tomar acciones que para ellos les parece razonable, pero el abogado —sabiendo cómo se bate el cobre en el sistema— les dice que esas medidas podrían empeorar la situación. Por ejemplo, en Estados Unidos y Puerto Rico, todo acusado tiene derecho a permanecer callado y que ese silencio no se le cuente en su contra. Un cliente se sentiría que guardar su información, que demuestra su inocencia, sería una señal de culpabilidad dentro de su contexto social. Se preguntaría: “Si no he hecho nada malo, ¿por qué me tengo que callar? ¿Qué pensarán los demás de mi silencio?”. Sin embargo, como el cliente no estudió leyes, no conoce las consecuencias de lo que eso implicaría: especialmente cuando nada de lo que diga a favor suyo cuenta para los tribunales, pero lo haría si dijera algo en contra suya. De ahí que: “… todo lo que diga puede contarse en su contra”. (La advertencia Miranda)

Lo mismo ocurre con el problema de la historicidad de Jesús. Si el 99.99% de los expertos en Nuevo Testamento, Historia de la Antigüedad, Cristianismo, etc. de las universidades más prestigiosas del mundo dicen que Jesús existió —es decir, el historicismo es el consenso abrumador de los expertos en general— esto debería ser un motivo para que el mitista vuelva a pensar su posición. Hay veces que algunas propuestas mitistas pueden parecer, a la primera, razonables. Sin embargo, si esos criterios se llevaran a cabo a todo lo que dicen nuestros libros de texto, en algunos casos eliminaría una enorme porción de lo que consideramos historia —volúmenes de historia antigua se volverían folletos de unas cuantas páginas. En otros casos, lo que abogaría sería violentar la evidencia disponible. Todavía en otros, sería establecer interpretaciones a conveniencia.

Para ser justos, es preciso distinguir entre dos tipos de mitistas:

  1. Mitistas expertos: Por ahora, los mitistas que podemos decir que son expertos con el debido título y expertise en los campos pertinentes o áreas a fines son, por ahora, Robert Price, Richard Carrier y Thomas Thomson. De estos tres, el que ha sido formado en erudición bíblica propiamente es Robert Price. Richard Carrier es historiador de la Antigua Grecia y Roma y su literatura, pero no propiamente especialista en el Nuevo Testamento. Esto no invalida a priori sus contribuciones al tema, pero los problemas que los académicos tienen en su contra consiste principalmente en que adopta unas interpretaciones controversiales y, en ocasiones, muy marginales de unos textos claves para su caso. Procede también a exagerar la solidez de sus argumentos hasta el punto de hiperbolizar la importancia de sus estudios. Esto tampoco es un problema grande en el mundo académico, si no fuera por que las críticas que ha recibido en el ciberespacio y en otros lugares, han sido respondidas por él con una inusual estridencia. Este factor, algunas de sus acciones y su actitud mordaz han torpedeado (a mi juicio, para siempre) cualquier chance de que ingrese a enseñar en alguna universidad. En el caso de Thomas L. Thomson, su dominio es la Biblia Hebrea. Él ha sostenido una posición extremadamente minimalista que ha sido muy criticada por los biblistas en general. También sostiene el mismo grado de minimalismo cuando discute el Nuevo Testamento. Aun con todo, si hay algo común entre estos mitistas académicos, es que, al menos, intentan utilizar autoridades del Nuevo Testamento pertinentes para sus discusiones y tienen un grado mucho mayor de cuidado a la hora de opinar sobre algunos asuntos. Lo más seguro hayan más mitistas académicos en Historia Antigua, Nuevo Testamento y áreas investigativas afines. Sin embargo, el hecho de que estos tres sean los únicos que hayan sobresalido, de los miles de expertos a nivel mundial, nos dice algo de cómo los especialistas, en general, piensan de los argumentos que ellos presentan.
  2. Mitistas no expertos: Estas son personas que no tienen ni el adiestramiento intelectual ni el bagaje académico en cuanto a la literatura neotestamentaria y que se han dedicado a diseminar propuestas mitistas notablemente más inverosímiles desde el punto de vista histórico. En algunos casos tienen el grado, pero adoptan posiciones extremas de sus respectivos campos, para entonces aplicarlos al mitismo. Este es el caso de D. M. Murdock (Acharya S.), Earl Doherty (bachillerato en Historia Antigua), G. A. Wells (profesor de alemán), Michel Onfray (filósofo), Barbara G. Walker (tejedora y militante escéptica), Frank Zindler (editor y publicador), René Salm (pianista), Timothy Freke (charlista motivador espiritual), Peter Gandy (maestro en clásicos), David Fitzgerald (periodista), entre otros. Aunque, en particular Doherty y Wells intentan hacer un buen trabajo al presentar sus posiciones, los expertos en Nuevo Testamento señalan los serios problemas de sus acercamientos a textos antiguos y del Nuevo Testamento. En otros casos, los problemas son más profundos y hasta descabellados, usualmente cuando recurren a tesis conspiracionistas históricamente inverosímiles.

Si Zavala se hubiera restringido a los mitistas formados, creo que no hubiera caído en tantos errores. Sin embargo, los problemas de su comprensión histórica se debe en gran parte a que él no sabe distinguir o establecer una debida valoración entre la opinión consensuada de expertos y los representantes de posiciones marginales.

El problema es aun peor. En vez de atenerse a autores más contemporáneos o la literatura investigativa reciente en torno al tema, él cita como autoritativas ciertas obras escritas en el siglo XIX o de principios y mediados del siglo XX, casi como si no hubiera habido algún tipo de evolución significativa de la investigación historiográfica en torno a Jesús o que esta literatura ya sea obsoleta a la luz de nuevas investigaciones. Por ejemplo, cita a John Remsberg, quien escribió en 1909, o Gerald Massey, que escribió en 1911. (Zavala Toia 135, 162)

Esto nos lleva al otro problema.

  • Zavala desconoce los géneros religiosos y literarios que forman parte de su crítica.

En un momento dado, Zavala dice que no hay solo cuatro evangelio, sino cincuentaitrés. (47) Sin embargo, allí incluye unos textos que no son evangelios, tales como los diversos apocalipsis, ciertas cartas (epístolas), hechos de apóstoles y libros tales como El Libro de Enoc, el Pastor de Hermas (ambos del género literario apocalíptico), entre otros. Zavala incluye en la lista el Canon Muratori, pero este no es un evangelio como tal, sino un listado escrito del siglo II que establece los libros que su congregación de proveniencia aceptaba como autoritativo para propósitos litúrgicos.

¿Qué es un evangelio? Un evangelio, como se entiende en la actualidad, es un género literario de textos que se centran en un tipo de biografía teologizada expositiva de Jesús o de aspectos de su vida y mensaje y que propagandiza su buena nueva. Este género literario puede incluir cartas, pero no cualquier alegada epístola escrita por algún apóstol, sino alguna que tenga que ver con algún suceso de la vida o muerte de Jesús, por ejemplo, la Carta de Jesús al Rey Abgaro o las Actas de Pilato. ¿Quería Zavala una lista completa de los evangelios? El mismo Piñero ha editado un libro que se llama precisamente Todos los evangelios, en la que presenta en castellano todos los evangelios que nos han llegado hasta hoy. En este proyecto participaron un número significativo de especialistas: Gonzalo del Cerro, Eugenio Gómez Segura, Fernando Bermejo, Antonio Piñero, Francisco García Bazán, José Montserrat y Antonio Martínez Castro. ¿Cuántos documentos evangélicos existen hasta el día de hoy?:

  1. Cuatro evangélicos canónicos (excluimos a Hechos de los Apóstoles, aunque sea una continuación del Evangelio de Lucas)
  2. Cuarentaisiete apócrifos
  3. Dos que no son propiamente evangelios, sino solo de nombre (Evangelio de los Egipcios y Evangelio de la Verdad)
  4. Veintiún fragmentos de textos perdidos
  5. El texto hipotético “Q”

Por tanto, excluyendo los dos que no son propiamente evangelios, tenemos aproximadamente 52 evangelios y 21 fragmentos que aparentemente fueron de textos evangélicos que no podemos identificar. Excluimos también el Evangelio de Taciano, el llamado Diatessaron, por ser una compilación de los cuatro canónicos.

La entremezcla de evangelios con otros textos apócrifos, algunos que no tienen nada que ver con el cristianismo (e.g. El Libro de Enoc), no es la única confusión que vemos en el libro de Zavala. También vemos la de fundir dos tipos de pensamiento religioso distintos. Por ejemplo, el capítulo séptimo de la Segunda Parte, “¿Qué valor probatorio tienen las epístolas de Pablo?” constantemente confunde dos vertientes religiosas, una helenística y otra judeohelenística, a saber, los cultos mistéricos y el gnosticismo. En nuestro próximo artículo de esta serie, mostraré que las conclusiones a las que llega, de que Pablo se refería a un Cristo gnóstico y no uno histórico, ignora por completo la antropología judía y judeohelenística de la época. Por ahora, me limitaré a indicar que en la época de Pablo solo había unas nociones en el ámbito judeohelenístico que nutrieron lo que llegó a ser el pensamiento gnóstico cristiano. Algunos han llegado a hablar de un gnosticismo judío ya formado en el siglo I EC. Pablo no era gnóstico, sino que parece haber respondido a muchas ideas gnostizantes judías y concibió el cristianismo apocalipticista como una alternativa al gnosticismo. Algunas de las cartas atribuidas a él, del último tercio del siglo I EC, sí tienen algunas características gnostizantes (Colosenses y Efesios). Sin embargo, esta corriente religiosa dentro del cristianismo es más bien un fenómeno de finales del siglo I y del siglo II y III. Sí, en los años sesenta y ochenta se solía argumentar que el gnosticismo cristiano había nacido temprano en el siglo I, tal vez antes. (Pagels) Este asunto todavía se debate, porque depende de lo que quiera decir con el término “gnosticismo”, noción que, dicen algunos expertos, debe ser reformada para que sea historiográficamente útil o abandonada. (Brakke 19-28) Sin embargo, viendo la evidencia disponible de lo que hoy día consideramos “gnósticos” distintivamente cristianos, esta nos indica fuertemente que esta corriente en el cristianismo era más un fenómeno del siglo II, tal vez del último tercio del siglo I EC en el mejor de los casos. Ninguno de los evangelios gnósticos cristianos aludidos por los documentos patrísticos ni los encontrados en Nag Hammadi datan más temprano del siglo II o de la última parte del siglo I EC (Barnstone y Meyer 3, 6-7; Montserrat-Torrents I.:intro. gen.; C. Vidal, intro.)

Sin embargo, Zavala no solo no tiene esto en cuenta, sino que lo combina de manera confusa con los cultos mistéricos y los mitos de los dioses que “mueren y se levantan”. (Zavala Toia 69-78) El problema es que el gnosticismo y los misterios son dos corrientes muy distintas que se dieron en el ámbito helenístico. Pablo mismo parece haber conocido corrientes mistéricas, pero su pensamiento se dirigía a establecer su cristianismo y evangelio como alternativa a los cultos mistéricos. En el próximo artículo, nos concentraremos más en los problemas de la categoría de los dioses que “mueren y resucitan”.

  • Hay inconsistencias graves en el texto de Zavala.

Zavala no presenta su caso de manera consistente. Tomemos de nuevo el caso del séptimo capítulo de la segunda parte de su obra. El texto comienza ofreciéndonos una información correcta, que, actualmente, hoy se piensa que del Apóstol Pablo solo contamos con siete cartas auténticas: Romanos, Gálatas, 1 y 2 de Corintios, Filipenses, 1 Tesalonicenses y Filemón. Las demás cartas del corpus paulinum son falsificaciones (2 Tesalonicenses, Colosenses, Efesios, 1 y 2 Timoteo y Tito) o son falsamente atribuidas a él (Hebreos). (Zavala Toia 63) Sin embargo, más adelante, para probar el carácter “gnóstico” y “mistérico” de Pablo, cita a Colosenses y a Efesios como evidencia. (74, 75) ¿Son las cartas de Colosenses y Efesios auténticas para Zavala o no? No se nos dice.

Una nota aparte: Nótese la falta de atención de Zavala a la hora de escribir en torno a estos temas. Tras haber aceptado implícitamente que 2 Tesalonicenses es una falsificación, argumenta en una nota al calce que conocemos sobre la circulación de falsas cartas paulinas debido al pasaje 2 Tes. 2:2. (63) Sin embargo, hoy se acepta que el falsificador de 2 Tesalonicenses se estaba refiriendo a la carta auténtica de Pablo, 1 Tesalonicenses. En otras palabras, un falsificador que se está haciendo pasar por Pablo —y que, por cierto, trata de imitar el estilo de 1 Tesalonicenses— estaba desautorizando una carta auténtica paulina. (Ehrman, Forgery 250-271; Piñero, Guía 414-416; S. Vidal 25-26)

Lo mismo pasa con la manera que tiene él de fechar los evangelios. No solo no es inconsistente, sino que algunas de sus propuestas de fechas son insostenibles. Por ejemplo, él dice que los Evangelios fueron redactados entre el 70 y el 150 (¡!) EC, basándose en una obra que (confieso) no he visto ni leído, cuyo título es realmente The Original Jesus de Elmar Gruber y Holger Kersten y que cuestiono como fuente —asevera la improbable influencia del budismo en el cristianismo. No obstante nuestra objeción, si Zavala nos está citando este libro correctamente, Gruber y Kersten tienen razón cuando dicen que el Evangelio de Juan puede datar de un momento temprano del siglo II. Sin embargo, Zavala, en repetidas ocasiones, indica el año 150 EC como su fecha de composición, algo que contradice a Grube y Kersten (y a la inmensa mayoría de los expertos). ¿Qué le hace pensar que fue escrito tan tarde?

Por lo menos, voy a dar tres argumentos para pensar que el Evangelio de Juan fue escrito mucho más temprano (95-110 EC). La primera es que las epístolas de Ignacio de Antioquía (100-110 EC) parecen lidiar por problemas causados por los mismos grupos que parece atacar el redactor de la epístola 1 Juan. Los grupos en cuestión parecen haber tomado el Evangelio de Juan como autoritativo, pero brindándole una interpretación que el autor de 1 Juan ve como heterodoxa. Esto colocaría la redacción de la carta hacia el 100 al 110 EC, mientras que el Evangelio sería más temprano. Además, Ignacio discute ideas juánicas que andaban flotando en las congregaciones y que él las utilizaba, aunque no hay evidencia contundente de que él hubiera leído el Evangelio de Juan. Esto significa que Ignacio y el autor de 1 Juan pudieron haber sido contemporáneos y, en ambos casos, hay indicación de que el Evangelio fue escrito a finales del siglo I o principios del II. (Brown 94, 101-102, 147-154; Metzger cap. 3) El segundo argumento es de evidencia interna, que muestra que los últimos redactores del Evangelio de Juan intentaban responder a controversias que habían florecido a finales del siglo I y principios del II EC. Por ejemplo, el evangelio hace alusión a que los cristianos serían expulsados de las sinagogas a nombre de Jesús. (Jn. 16:2-4) Esto nos indica que estos versos se escribieron, mínimo, en los años 80-90 EC, durante o después del llamado “Concilio” de Jamnia (70-90 EC). La teología del Logos, ya adoptada explícitamente por el último redactor evangélico lo colocaría a finales del siglo I o principios del II. El tercer argumento es nuestro fragmento más temprano de cualquier texto cristiano que ha sobrevivido hasta hoy día, ℘⁵². Aunque se debate la fecha todavía, una buena parte de los papirólogos y paleógrafos lo datan a alrededor del 125-150 EC. Hoy día se concede por la buena parte de los eruditos que esta pieza no permite que hablemos de una redacción de los evangelios más allá del 130 EC. (Piñero, Guía 398-400)

Por cierto, el asunto de las fechas no es exactamente un dogma de fe. Antes, la mayoría de los eruditos pensaba que Hechos de los Apóstoles fue escrito en la década del 90 EC. Sin embargo, en años recientes, se está volviendo paulatinamente mayoritaria una opinión de que fue escrito más tarde, alrededor del 110 EC. (Pervo) No basta postular una fecha, hay que saber justificarla. ¿De dónde sacó Zavala la fecha de 150 EC? No sabemos.

  • Hay otros tipos de problemas menores en el texto de Zavala.

En el libro de Zavala hay otros tipos de confusiones en las que, confieso, también yo caigo, especialmente si leo de prisa sin deternerme a entender lo que estoy mirando. Por ejemplo, en un momento dado, Zavala le atribuye a Piñero el negar la existencia de Nazaret hasta el siglo IV. Como referencia, solo nos pone la dirección donde se encuentra el blog del filólogo, pero no la dirección exacta donde lo afirma. (153) Intrigado por esta sugerencia que me parecía implausible —habiendo yo leído a Piñero y habiendo visto que en ningún lugar él negaba la existencia de esa aldea— busqué la información en su blog. Aquí se encuentra la página a la que se refiere Zavala. Como se puede ver, Piñero no afirma que Nazaret no existía previo al siglo IV. La aserción forma parte de una pregunta de un lector a Piñero, esto lo indica la etiqueta “Pr.” (pregunta). Cuando llegamos al área de su respuesta (“R.”), Piñero nos dice categóricamente:

Nazaret se impone, pues, como un dato de la tradición que los evangelistas no pudieron obviar a pesar de las dificultades “¿De Nazaret puede salir algo bueno?”, Jn 1,46.

Nazaret estuvo habitada desde el neolítico. Hasta hace poco, del siglo I sólo había restos arqueológicos de una suerte de alquería con un lagar o una prensa de vino, de aproximadamente el 50 a.C. o d.C. Últimamente, como ha hecho notar la prensa se ha descubierto una casa tallada parte en la roca y parte al aire libre, del siglo I d.C. Que fuera la casa de Jesús es otra cosa, e improbable. Pero parece haber restos, pues, del siglo I d.C.
En síntesis: es más que difícil que los evangelistas (los cuatro) hubieran inventado a todas luces molesto para un mesías.

https://www.tendencias21.net/crist/Nazaret-no-empezo-a-existir-hasta-el-siglo-IV-Consumia-Jesus-drogas-Compartir-90-19-de-abril-de-2015-Preguntas-y_a1798.html

Hay otros errores textuales, tales como citas de archivos de su computadora personal, algo que debió haber corregido la editorial (e.g. nota al calce 48, pp. 75-76). Esta es más responsabilidad de la editorial que del autor.

Otros errores conciernen al no conocer el verdadero significado de ciertos términos. Zavala cae en el muy frecuente y muy popular, pero incorrecto, error de equivaler el término “inmaculada concepción” a la “concepción virginal de Jesús”. (29, 170, 215, 235) La doctrina de la inmaculada concepción de María, formulada ex cathedra por el Papa Pío IX en su bula titulada Ineffabilis Deus (1854), donde afirma que María fue concebida sin mancha de pecado original. Los evangelistas no pudieron haber conocido este dogma contemporáneo del catolicismo, porque no se había formulado para el siglo I EC. El dogma de la concepción virginal de Jesús es otra cosa y sí se funda en los relatos de los evangelios de Mateo y Lucas. Irónicamente, Zavala confunde las dos en numerosas ocasiones, aun cuando tiene el significado del término “inmaculada concepción” ante sus ojos. (213-215) Dejo para el próximo artículo de esta serie la discusión de la frecuentísima confusión mitista entre la concepción virginal de Jesús como fue presentada en los evangelios y la concepción extraordinaria (mágica o milagrosa) de ciertas deidades o semideidades, cuyas madres no fueron vírgenes.

Algunas equivocaciones parecen desprenderse de no captar bien algunas aserciones de los eruditos. Por ejemplo, en el capítulo sexto de la parte dos, nos dice:

Los Evangelios de Mateo y Lucas, además de no haber sido escritos por testigos directos de los hechos que relatan, en un 90% son una copia del Evangelio de Marcos.

Zavala 57

Cuando leí este pasaje, me extrañé mucho. No indica fuente alguna, por lo que no pude corroborar de dónde sacó tan bizarra información. Ciertamente, los evangelios de Mateo y Lucas incorporan a Marcos, pero no componen el 90% de sus respectivos textos. Sin embargo, tras pensarlo un poco, parece que Zavala malinterpretó el dato que leyó. Probablemente, su fuente indicaba que el 90% del texto marcano se puede encontrar en los de Mateo y Lucas, que es otra cosa.

Lo que tenemos hasta ahora …

Notemos que todavía no hemos entrado en los planteamientos del texto, que, según nuestra perspectiva, están equivocados. Por ahora, hemos visto los errores metodológicos, de confusión de términos, de confusión de corrientes religiosas, de autoridades y no autoridades en estos temas, de géneros literarios, entre otros. Recuerdo que los casos que presento de su texto son solo unos cuantos de muchos ejemplos que se podrían sacar.

Como se podrá imaginar usted, la suma de estos problemas llevarán inevitablemente a afectar sustancialmente el planteamiento de Zavala. En nuestro próximo artículo de la serie, veremos cómo y por qué esto no favorece a la causa del ateísmo, del libre pensamiento ni del humanismo.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

Referencias

Attridge, Harold W. y Wayne A. Meeks, editores. The HarperCollins Study Bible. Ed. Kindle, HarperOne, 2006.

Barnstone, Willis y Marvin Meyer. The Gnostic Bible. Shambala, 2003.

Borrini, M. y L. Garlaschelli. “A BPA approach to the Shroud of Turin”. Journal of Forensic Science, vol. 64, núm. 1, enero de 2019, pp. 137-143. doi: 10.1111/1556-4029.13867.

Brakke, David. The Gnostics. Myth, Ritual, and Diversity in Early Christianity. Harvard UP, 2010.

Brown, Raymond. La comunidad del discípulo amado. Sígueme, 1991.

Christen, J. A. “Summarizing a Set of Radiocarbon Determinations: A Robust Approach”. Journal of the Royal Statistical Society. Series C (Applied Statistics), vol. 43, núm. 3, 1994, pp. 489-503. doi: 10.2307/2986273.

Damon, P. E. et al. “Radiocarbon Dating of the Shroud of Turin”. Nature, vol. 337, 16 de febrero de 1989. pp. 611–615. doi: 10.1038/337611a0.

Dever, William G. Beyond the Texts. The Archaeological Portrait of Ancient Israel and Judah. SBL, 2017.

—. What Did the Biblical Writers Know & When Did They Know It? What Archaeology Can Tell Us about the Reality of Ancient Israel. William B. Eeerdmans, 2001.

—. Who Were the Early Israelites and Where Did They Come From? William B. Eerdmans, 2003.

Ehrman, Bart. Did Jesus Exist? Ed. Google Books, HarperOne, 2012.

—. Forgery and Counterforgery. The Use of Literary Deceit in Early Christian Polemics. Ed. Google Books, Oxford UP, 2013.

—. Jesus. Apocalyptic Prophet of the New Millenium. Oxford UP, 1999.

—. Misquoting Jesus. The Story Behind Who Changed the Bible and Why. Ed. Kindle, HarperCollins, 2005.

Finkelstein, Israel. David and Solomon. Free Press, 2006.

Finkelstein, Israel y Amihai Mazar. The Quest for the Historical Israel. Debating Archaeology and the History of Israel. Society of Biblical Literature, 2007.

Finkelstein, Israel y Neil Asher Silberman. The Bible Unearthed. Anrchaeology s New Vision of Ancient Israel and the Origin of Its Sacred Texts. Touchstone, 2001.

Gove, H. E. (1990). “Dating the Turin Shroud – An assessment”. Radiocarbon, vol. 32, núm. 1, 1990. pp. 87-92. doi: 10.1017/S0033822200039990.

Meier, John P. Un judío marginal. Verbo Divino, 1997-2017. 5 tomos.

Metzger, Bruce. The Canon of the New Testament. Its Origin, Development, and Significance. Ed. Kindle, Clarendon, 1997.

Meyers, Eric M. “The Bible and Archaeology”. En Attridge y Meeks.

Montserrat Torrents, José, editor y traductor. Los gnósticos. Gredos, 1983. 2 tomos.

Pagels, Elaine. The Gnostic Paul. Fortress, 1975.

Pervo, Richard I. Dating Acts. Between the Evangelists and the Apologists. Polebridge, 2006.

Piñero, Antonio. Guía para entender el Nuevo Testamento. Trotta, 2006.

—, editor. Todos los evangelios. Traducción íntegra de las lenguas originales de todos los textos evangélicos conocidos. EDAF, 2009.

Schafersman, S. D. (14 de marzo de 2005). “A Skeptical Response to Studies on the Radiocarbon Sample from the Shroud of Turin by Raymond N. Rogers”. Thermochimica Acta, vol. 425, 14 de marzo de 2005. pp. 189-194. http://llanoestacado.org/freeinquiry/skeptic/shroud/articles/rogers-ta-response.htm.

Schweitzer, Albert. The Quest of the Historical Jesus. Philosophical Library, 2015. (Publicado originalmente en 1906).

Vidal, César. Los evangelios gnósticos. EDAF, 2011.

Vidal, Senén. Las cartas auténticas de Pablo. Mensajero: 2012.

Zavala Toia, Ricardo Alonso. Lo siento mucho, pero … Jesús nunca existió. Ed. Kindle, Cuervo, 2016.

Advertisements

Una mirada a Fátima: El último misterio

Tras varios años circulando en países hispanos, finalmente llegó a Puerto Rico el filme Fátima: El último misterio. Este documental fue producido por Producciones Goya, fue dirigido por Andrés Garrigó y los escritores fueron, Pedro Delgado, Andrés Garrigó y Josemaría Muñoz. La advocación de Nuestra Señora de Fátima ha sido uno que ha calado en la cultura católica puertorriqueña y que apela mucho a los sectores más devotos y conservadores del catolicismo en Estados Unidos e Hispanoamérica. Esta producción es una viva manifestación de estos valores en relación con: el marianismo, el comunismo y los ataques a la familia. Para tratar el documental, daré información de los sucesos de los que trata. El lector está debidamente advertido.

El documental utiliza como base narrativa un suceso ficticio, pero que quiere ilustrar en términos sencillos el significado de las presuntas apariciones de María, la Madre de Jesús, en Fátima, Portugal. Eva Higueras juega el papel de Mónica, una editora de material fílmico, que tiene el problema de que ninguna serie de televisión le encarga una labor. Una persona llamada “María”, le tiene un nuevo encargo que se lo llevaría Víctor, rol asumido por el actor Fran Calvo. Estos dos desarrollan rápido cierta química, aunque no son los únicos personajes del relato. Mónica, agnóstica por la muerte de su mamá y su esposo, pasa una travesía espiritual a la fe católica, vía su edición de escenas de un vídeo en torno a la Virgen de Fátima. Durante el proceso, ella tiene también un encontronazo con su hijo, quien insiste en guiar la motocicleta sin su casco de protección. Ella le advierte, le regaña. A pesar de ese choque, salió corriendo en la moto sin que su madre se diera cuenta y tiene un accidente. Sin embargo, para su sorpresa, en el hospital ella se enteró de que él tenía el casco puesto y, dentro de este, una estampa de Nuestra Señora de Fátima.

Esta trama parece salida de las series mañaneras del Divino Niño o de la Virgen de la Guadalupe. Esta historia del documental nos confunde, al igual que esas novelas religiosas, ya que si estas devociones realmente fueran tan efectivas y milagrosas, ¿por qué habría necesidad de inventar este tipo de relatos? En fin, la base narrativa que acabamos de resumir no es un fin en sí, sino que ayuda a desarrollar el tema que se quiere exponer al público, tanto los acontecimientos de las apariciones como aquellos eventos históricos relevantes que confirman el contenido del mensaje mariano.

El contenido del mensaje de María

Francisco y Jacinta dos Santos
Beatos Francisco y Jacinta Marto a ser canonizados este fin de semana, representados así en la Iglesia de Santo Domingo en Lisboa, Portugal. Junto a Lucía dos Santos, ellos alegaron haber visto a la Virgen María en Cova da Iría. (Foto cortesía de José Luiz Bernardes Ribeiro – CC-BY-SA 3.0)

Sobre la aparición per se, no necesitamos repetir los sucesos, ya que hemos escrito al respecto. En resumen, tres pastorcitos de Fátima, Portugal, reportaron una serie de apariciones de la Virgen María que culminó con el famoso milagro del sol, en el que se reportaba que el sol se había “bailado” en el cielo.

El documental tiene a las tres partes de un solo secreto de Nuestra Señora, más popularmente conocidos como los “tres secretos de Fátima”. En nuestro artículo sobre el tema ya las he presentado y explicado con lujos de detalles sus respectivos problemas. Para efectos de este artículo, los describiré de manera sencilla:

  1. Primer secreto (o primera parte del secreto): Una visión del infierno.
  2. Segundo secreto (o segunda parte del secreto): La Virgen le solicitaba al Papa y al clero la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, de otra forma, Rusia esparciría sus errores por el mundo.
  3. Tercer secreto (o tercera parte del secreto): Lucía tuvo una visión en cuanto a la destrucción del mundo, en el que un ángel apuntó a la Tierra diciendo las palabras: “Penitencia, penitencia, penitencia”. Vio un obispo vestido de blanco subir una montaña, implorar ante una cruz y ser asesinado. Tras él, fueron muertos varios obispos, sacerdotes y seglares. Bajo la cruz, habían dos ángeles con envases donde recogieron la sangre de estos mártires.

El filme usó varios efectos especiales que son bien básicos, pero efectivos en la gran pantalla. Además, consulta una gran cantidad de intelectuales y testigos presenciales de muchos de los acontecimientos históricos para sustanciar lo que los católicos devotos a la advocación mariana consideran confirmación del mensaje mariano. Estos eventos del pasado son, a saber:

  • La Primera Guerra Mundial
  • La Revolución Bolchevique
  • Una aurora boreal que se vio en Fátima y en el mundo
  • El cambio de la situación de la Segunda Guerra Mundial después de 1942
  • El impedimento histórico de que Portugal se contagiara con la Guerra Civil Española
  • La retirada de los soldados soviéticos de Austria.
  • El impedimento histórico de que Portugal fuera víctima de un potencial gobierno comunista en la Revolución de los Claveles
  • La crisis de los misiles en Cuba
  • La fundación de la Militia Immaculatae por Maximiliano Kolbe
  • El intento de asesinato de Juan Pablo II
  • Se impidió un plan soviético para iniciar una Tercera Guerra Mundial
  • La caída del bloque soviético
  • El futuro terrorismo del extremismo islámico

En cuanto a este asunto, podemos ver que el denominador común es la Guerra Fría, especialmente el peligro que representaban el bloque soviético y el comunismo y un eventual conflicto nuclear.

La atribución de acontecimientos a las “predicciones marianas”

Imagen del Inmaculado Corazón de María
Imagen del Inmaculado Corazón de María

La primera y la segunda parte del secreto fueron “revelados” por Lucía en 1941. Esto significa que ella tenía conocimiento de las consecuencias de lo que Rusia haría entre 1917 y 1941, que si el Papa y los obispos a nivel mundial, no le consagraban esta potencia mundial a su Inmaculado Corazón, entonces “esparciría sus errores” por el mundo. Ante este mensaje “tan” urgente de la Virgen, se le preguntó a Lucía por qué no había dicho nada antes de 1941, respuesta: porque el clero nunca se lo preguntó.

¿En serio? Según ella, las tres partes del secreto que ella, supuestamente, conocía desde el principio requerían acción del Papa. En el caso de la última, sellada dentro de un sobre, debía darse a conocer después de 1960. En este, alegadamente, ella vio destrucción y asesinatos de personas del clero y seglares. En cuanto al segundo secreto, ¿no se le ocurrió a ella decirle nada al Santo Padre por veinticuatro años? ¿En serio? Y sobre la tercera parte, ¿no hubiera sido útil también darlo a conocer antes de 1960, aunque fuera tan solo al Papa?

Solamente con no tener argumento válido para no haber revelado el segundo secreto, se revela un componente que, de ser cierto, pone en tela de juicio la integridad ética de la vidente y las consecuencias de tal silencio en términos de sangre de gente inocente. También habría que preguntarle tanto a Dios y a la Virgen por qué le confiarían este mensaje tan importante a alguien que al menos Dios sabría que no tomaría la iniciativa de revelárselo aunque sea al obispo que le supervisaba o al Papa por un periodo de veinticuatro años. ¿Por qué no se le aparecería la Virgen al Papa Benedicto XV, el Vicario de Cristo en ese momento, para informarle que Lucía tenía un mensaje muy importante para él? Es más, ¿por qué la Virgen no prescindió de Lucía en su totalidad y no le dio su mensaje al Papa directamente? ¡León XIII afirmaba haber tenido una aparición! ¿Por qué no Benedicto XV? ¿Por qué ella adoptaría la manera más ineficiente y que conllevaría más vidas perdidas para divulgar su mensaje? Como dicen por ahí, “¡misteriosos son los caminos del Señor!”

Por otro lado, lo que hace mejor sentido de la manera en que se revelaron los secretos es que sencillamente, en 1917, ella no conocía ninguno. Ella se inventó estas tres partes del secreto posteriormente, inspirándose en las circunstancias históricas que le rodearon. Por ejemplo, tomemos de nuevo la segunda parte y notemos sus detalles peculiares. Durante el momento de las apariciones, el papa era Benedicto XV (1914-1922), lo cual torna a toda esta discusión en un problema interesante. El secreto revelaba que si Rusia no era consagrada al Inmaculado Corazón junto a todos los obispos, habría una guerra peor a la Primera Guerra Mundial después de Pío XI. Ahora bien, imagínense un mundo que, desde el principio, ella hubiera revelado el segundo secreto, ¡eso hubiera sido impresionante! Desde el principio, Lucía demostraba que conocía el nombre del siguiente Papa y que después de Pío XI ocurriría la Segunda Guerra Mundial. Si la Virgen hubiera predicho el futuro de una manera tan exacta y eso se hubiera conocido antes de los eventos, hubiera captando la atención de los escépticos. No obstante ello, la excusa de Lucía —“porque nadie le preguntó”— se convirtió en el pretexto para no haberlo revelado antes. En 1941, ya se sabían varias cosas: la Segunda Guerra Mundial ocurrió durante el periodo del papado de Pío XII, que gobernó la Iglesia después de Pío XI, algo que Lucía conocía de sobra cuando escribió sus memorias.

Además, según su razonamiento, si no se le hacía caso a la Virgen y no se cumplía con sus consejos, se advertía el terrible escenario de destrucción, con el asesinato del Papa (el obispo vestido de blanco), obispos, sacerdotes, etc. Ese día nunca llegó. Puede ser que “llegue” en algún futuro, pero sin tiempo preciso, es imposible saber con certeza la fortaleza de la predicción. A medida que pasa el tiempo, la cantidad de cosas que potencialmente podrían ocurrir puede aumentar, podrían ocurrir de aquí a cincuenta, cien, doscientos años. De hecho, la “predicción” es lo suficientemente vaga como para se interprete cualquier cosa como un cumplimiento total o parcial de su contenido. Por ejemplo, el balazo que sufrió el Papa Juan Pablo II ha sido interpretado por muchos como un cumplimiento parcial de esta “profecía”.

En otras palabras, esto tiene las características de un vaticinium ex eventu, esto es, que el autor o autora de un escrito (en este caso, Lucía) ya conocía los acontecimientos de los que hablaba en el momento que redactó el segundo secreto y atribuyó las presuntas predicciones a la Virgen en 1917. Sin embargo, como no conocía aquellos posteriores a 1941, el potencial profético se vuelve significativamente vago.

Se me podría preguntar, ¿qué hay entonces de la predicción de la diseminación de “los errores de Rusia” por el mundo? Una vez más, el presunto “error” del comunismo ya se había diseminado por toda Europa y América para 1941. En todos los países, hubo distintas tendencias marxistas y partidos políticos comunistas por todo lugar. Esto atemorizaba a los católicos de la época (incluyendo a Lucía) por su persecución a las religiones establecidas. El problema es que, desde la perspectiva del siglo XXI, los creyentes solo se fijan en los efectos de la Segunda Guerra Mundial y cómo Rusia dominó a gran parte de Europa por un tiempo, con las consecuencias terribles que eso tuvo en sus respectivos países.

¡Ah! Pero el documental nos dijo que, contrario a lo esperado, no hubo naciones aniquiladas tras la Segunda Guerra Mundial, contrario a lo predicho por la segunda parte del secreto. Todo indicaba que Polonia hubiera desaparecido por las tensiones entre las mismas potencias mundiales que deseaban dominarla. ¿Cuáles son los argumentos que esgrimen los creyentes en la Virgen de Fátima para que no se cumpliera la profecía?

Sor Faustina y la pintura de la Divina Misericordia.
A la izquierda una pintura de Sor Faustina Kowalska, a la derecha, la primera pintura que se hizo de la Divina Misericordia, en la que aparece Jesús, en acto de bendecir, con dos rayos saliendo de su Sagrado Corazón, que representan el agua y la sangre que brotaron de este cuando fue atravesado por la lanza de un soldado.

La respuesta que nos brindan ellos es realmente un tipo de razonamiento que los filósofos de las ciencias llamamos “salvar la teoría”, en contraposición a “salvar el fenómeno”. Desde la perspectiva de la filosofía de las ciencias, una teoría es más sólida o menos sólida dependiendo del grado en que se usa como fundamento para formular hipótesis predictivas exitosas. Puede ser que si tal hipótesis fallara, se deba a que la teoría de la que es parte no sea sólida. Sin embargo, muchos científicos pueden recurrir a lo que se conoce como una “hipótesis ad hoc“, es decir, una hipótesis que se añade al cuerpo teórico para explicar por qué la hipótesis anterior falló. A esta tendencia se le llama, “salvar una teoría“. Esto contrasta con el propósito de una teoría científica que es “salvar el fenómeno”, es decir, el explicarlo. Toda teoría tiene una función explicativa y la manera de contrastarla es que se utilice como base lógica para formular hipótesis que se pongan a prueba.

¿Cómo los creyentes en la aparición de la Virgen de Fátima dan cuenta de que la Virgen falló en su predicción en torno a la eliminación de naciones del mapa tras la Segunda Guerra Mundial? Primera respuesta, la segunda parte del secreto decía que “si mi mensaje no es atendido” se aniquilarían naciones. Como veremos más adelante, Pío XII “atendió” el mensaje … imperfectamente, pero “lo atendió”. La segunda a la que apelan los creyentes para explicar el fallo concierne a algo que la Virgen no predijo, pero que se añade, muy convenientemente, a la teoría de las apariciones: que Sor Faustina, vidente de la Divina Misericordia, rezó y oró por Polonia. Solo la oración de Sor Faustina bastó para evitar el aniquilamiento del país. Si eso es correcto, ¿entonces por qué se le requiere la oración a todo el mundo, si con una persona basta? Esto no tiene sentido.

Si esta fuera la única falla, pero se cumplía con el resto de las predicciones, este todavía sería motivo para sentarse a ponderar sobre la veracidad de las apariciones. Este no es el caso. Piensen en lo que vimos en nuestro artículo anterior y este:

  • El famoso milagro del sol, aun si fuera un fenómeno localizado al lugar de las apariciones, parece no haber ocurrido. Esto explica mejor por qué mucha gente no vio nada y los que alegaron haber sido testigos de algo inusual, no lograron ponerse de acuerdo en cuanto a qué fue lo que vieron.
  • Las predicciones genuinas que podrían ser potencialmente corroboradas por científicos e historiadores, son realmente tan vagas que cualquier ocurrencia de la historia puede verse como cumplimiento parcial o total de estas predicciones.
  • Las mejores “predicciones” que alegadamente hizo la Virgen se escribieron en las memorias de Lucía después de acontecidos los hechos. Las peores predicciones —sea que no ocurrieron en absoluto o son demasiado vagas para corroborarlas— se hicieron en relación con un futuro que ella no conocía. Esto también se considera un vicio —tanto en ciencias como en historia— de vaticinium ex eventu.

Estos no son los únicos problemas en relación con la aparición. Este documental lo demuestra.

La dimensión confirmatoria y no falsable de las apariciones de la Virgen de Fátima

Fátima: El último misterio
Fátima: El último misterio

Carl G. Hempel, uno de los más importantes representantes del positivismo lógico, proponente del modelo nomológico deductivo y gran filósofo de las ciencias, notó el problema del carácter confirmatorio de muchas teorías que se proponían en su tiempo. Este problema es lo que él llamó, la paradoja de la confirmación. Si yo dijera: “Todos los cuervos son negros” y miro a un árbol verde, entonces este hecho de que otra cosa (que no sea cuervo) no sea negra (sino verde) confirmaría que los cuervos son negros. Por ende, confirmar algo no es suficiente para fortalecer nuestra confianza en una teoría, sino que tiene que haber instancias en los que sea posible su potencial refutación (como hemos argumentado en la sección anterior).

Todo el documental recurre a otro vicio, el de la confirmación —total o parcial— en casos convenientes, pero procura “salvar la teoría” en casos inconvenientes. Por ejemplo, dice el documental que el hecho de que las apariciones ocurrieran en 1917 tenía un gran significado, porque era el año en que Rusia se convertía en un país comunista bajo el bolchevismo. Sin embargo, como vimos, según la evidencia documental disponible, no tenemos noticia alguna sobre el significado de la Revolución Bolchevique para las apariciones de Fátima sino hasta 1941, cuando Lucía escribió sobre los supuestos “secretos” de la Virgen.

El impedimento de que la Guerra Civil Española contagiara políticamente a Portugal se toma como una “confirmación” de que la Virgen protegía a dicho país. Sin embargo, llama la atención de que ella no dijera una sola palabra ni de Hitler, ni de Mussolini ni de Franco. En el caso de este último, la Virgen ni se molestó por los “errores del franquismo”, a saber, las violaciones de derechos humanos que el régimen llevaba a cabo con el beneplácito del sector más conservador del catolicismo, que se aprovechó de ese periodo histórico.

En 1938, se vio una aurora borealis rojiza que devotos relacionaron con la Segunda Guerra Mundial. Una vez más, esto es un fenómeno raro, pero no desconocido en las ciencias. ¿Predijo la Virgen esa aurora borealis? Según los creyentes, esto ocurrió cuando se habló de ello en la segunda parte del secreto. No sorprendería que nuestra primera objeción a esta interpretación es que este es otro caso de vacticinium ex eventu, en 1941 Lucía le atribuyó a la Virgen el haber predicho el extraño fenómeno ocurrido en 1938. Lo segundo es que este es un fenómeno perfectamente natural y que puede explicarse sin recurrir a lo sobrenatural. No es un asunto de por qué la aurora borealis roja apareció en ese momento histórico, sino cuál es la probabilidad de que este tipo de fenómeno celeste aparezca en cualquier momento histórico. Respuesta: muy alta. (¿Han escuchado hablar de la “falacia de la lotería“?)

Como bien dice el documental, el Papa Pío XII no cumplió con los términos marianos de la consagración de Rusia. Sin embargo, dice que esta consagración permitió que se le diera un giro a los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, de uno de avance del Eje a uno del progreso de los Aliados. ¿Cuál es el problema con esta explicación? Que es una especulativa a la luz de explicaciones mucho más sólidas a partir de los acontecimientos hartamente conocidos por historiadores profesionales a nivel mundial. La consagración a Rusia en 1941 es lo de menos. En ese mismo año, Japón atacó a los Estados Unidos en Pearl Harbor. Recordemos también que Hitler y Stalin pactaron un acuerdo de no agresión mutua durante la guerra, que duró de 1939 a 1941. Tras la terminación del Pacto Molotov-Ribbentrop, Stalin se unió a los esfuerzos de los Aliados contra los nazis. Estos dos elementos —entre otros— fueron los que contribuyeron al giro en contra de Alemania, Italia y Japón.

Claro, siempre se puede arguir que, tal vez, la mano de Dios, gracias a la intercesión de la Virgen, intervino misteriosamente para que se diera este giro. Sin embargo, eso abre la puerta a una colección de preguntas inconvenientes como, por ejemplo, por qué Dios actuaría a favor de Estados Unidos, Inglaterra y Rusia bajo la condición (algo excéntrica) de que se le consagrara solo a Rusia, cuando el Papa hacía cualitativamente algo muchísimo mejor: le consagraba el mundo al corazón de María. ¿No sería mejor consagrar el mundo que una sola nación? Las acciones de Japón, de Rusia y Alemania durante este periodo histórico son perfectamente explicables según las motivaciones de sus respectivos líderes e intereses nacionales. Si Dios y la Virgen intervinieron en el asunto, ¿qué implicaciones tendría esto ante el argumento (presentado repetidamente por creyentes) sobre el presunto respeto que estas dos figuras tienen al libre albedrío humano? Si interviene para guiar las acciones humanas, ¿no sería eso una contradicción con esa convicción? Y para salvar la mayoría de las vidas, ¿por qué Dios no le haría las cosas más fáciles al Papa y que como representante de la Iglesia (que se supone que es, Sumo Pontífice al fin), pueda hacerlo solo? ¿No tenía conciencia Dios de las circunstancias particulares del papado en una situación tan tensa en Roma en relación con Mussolini, que era un aliado de Alemania? Nada de esto tiene sentido y demasiado complicado. ¡Navaja de Ockam!

El hecho de que no se llevó a cabo el alza del comunismo en la Revolución de los Claveles también se tomó como confirmación de lo que la Virgen alegadamente le estaba revelando a Lucía en ese momento. Según la madre de Cristo, cuando hubiera 1,000,000 de familias portuguesas que rezaran el rosario, la Revolución terminaría. Después, la Virgen se le apareció a Lucía diciendo que se había cumplido lo solicitado y que la Revolución acabaría. Ante el historial que hemos visto de la vidente, habría que preguntar cuál es la evidencia de cuándo Lucía alegó esto por primera vez. Si la evidencia más temprana muestra que la primera vez que lo dijo fue después de que terminara la Revolución, la predicción no nos impresionaría. Sería otro ejemplo más de vacticinium ex eventu. Además, ¿quién puede corroborar que un millón de familias rezaban el rosario en aquel momento para evitar una guerra civil?

Toda la crítica anterior se aplica al resto de los acontecimientos que discute el documental. El último caso que menciona interroga sobre la intención de la Reina del Cielo de aparecerse en Fátima, nombre árabe. No nos dice, pero parece implicar el documental que hubo una especie de “adelanto” de los problemas contemporáneos con el terrorismo del extremismo musulmán. Sin embargo, si este fuera el caso de alguna advertencia, ¿por qué no la hizo más evidente en sus mensajes?

Total, parece que ningún acontecimiento añade a la credibilidad de las apariciones de la Virgen o la falta de ella. Para su crédito, en el documental aparece un académico diciendo que nadie puede establecer con certeza científica la convicción de que la historia fue afectada de manera tan dramática a partir de las apariciones de Fátima. Ese es un detalle de fe.

Una amenaza peor que mil bombas atómicas alrededor del mundo

Virgen María y pareja lesbiana.
La Virgen María contemplando a pareja lesbiana. A la izquierda, la Mater Dolorosa de Cornelis de Vos (1620), a la derecha, una gráfica de una pareja lesbiana.

El final de la película habla de la degradación de los valores de la familia y cómo la misma vida del mundo se halla amenazada por la crisis de esta unidad fundamental de la sociedad. El divorcio y el matrimonio de las parejas LGBT+ representan algo peor que el comunismo soviético, que una guerra nuclear. ¿Cómo lo sabemos? Pues, porque Jacinta, una de las videntes, había dicho que, en el futuro, la humanidad adoptaría “modas que ofenderían a Dios”, propiciando los pecados de la carne, porque son los que más llevan las almas al infierno. Nada más ambiguo que tal “profecía”. Estas modas incluyen los matrimonios de las personas LGBT+. Según Lucía, la “batalla final” entre Dios y Satanás, se dará en el campo de la familia.

Esto llama la atención, dado a que uno pensaría más bien en otros problemas éticos de mayor importancia y que, de hecho, están afectando a la Iglesia Católica como nunca antes en su historia: el problema de la pederastia y el ocultamiento de casos por parte del clero. Esto no es un problema de “homosexuales” dentro de la institución, sino de un ejercicio de poder de personas de autoridad a los más indefensos. El matrimonio LGBT+ se da entre adultos que pueden consentir. Sin embargo, como que a Dios y a la Virgen se acordaron de las atrocidades del régimen soviético, pero se les olvidó convenientemente que había que salvar la vida a unos pequeños que no pueden consentir y han sido violados. El Evangelio de Marcos le atribuye a Jesús la siguiente advertencia:

Al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, le iría mejor si le pusieran al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que lo echasen al mar.

Marcos 9:42 (Biblia de Jerusalén)

No obstante esto, nos dice el documental que Rusia se encuentra entre los países que lucha en contra de la ideología de género, porque esta nueva moda es una “alocada destrucción de la humanidad”. Claro, al documental se le olvida añadir el pequeño detalle de que esta defensa rusa de la “moral de la familia” se hace mediante violaciones a los derechos humanos, movidos fundamentalmente por la homofobia.

Conclusión: Cómo Mónica hubiera actuado si hubiera seguido el ejemplo de la Virgen

En el documental, las escenas en que Mónica le advertía a su hijo sobre correr la moto sin el casco —para evitar un gran mal— es figura de las advertencias marianas en torno a lo que le deparará el mundo si no siguen sus consejos. Sin embargo, a la luz de lo que hemos visto, observamos que esa analogía es deficiente.

Lo siguiente es una mejor analogía: Imagínense que para tal advertencia, Mónica decidiera hacerse invisible y que solo se le aparece a Víctor para advertirle al hijo de ella que se pusiera el casco si quería correr moto. Claro, si Víctor se lo dijera al instante, el hijo se preguntaría muy razonablemente por qué su mamá no se lo diría a él directamente. Pero esta manera de presentar la situación todavía no es perfecta. Supongamos que no solo Mónica se niega aparecerse a su hijo para darle la debida advertencia, sino que Víctor decide que va a guardar el mensaje en secreto hasta veinticuatro años después. Debido a su decisión, poco después de él haber recibido el mensaje, el hijo de Mónica no recibe el mensaje, decide correr la moto sin casco, tiene un accidente y, por daño cerebral, no puede moverse adecuadamente, dañado de por vida. Pasados los veinticuatro años, se da el siguiente diálogo entre Víctor y él:

—¿Te va bien después de todos estos años?— pregunta Víctor.

—Sí, es que debí haberme puesto el casco, era muy joven con ideas locas. Debí haber tenido más cuidado.

—Pues, déjame decirte que tu madre se me apareció antes del accidente para que yo te dijera que te pusieras el casco.

—¡¿Que qué?! Y, ¿por qué no me lo dijiste antes?

—Es que tú no me preguntaste.

—¡Estás loco! ¿Cómo sé de seguro que mi mamá se te apareció? ¡No la he visto desde mucho antes del accidente! ¿Cómo tuviste contacto con ella?

—Ten fe en tu madre invisible y en mi autoridad. Misteriosos son sus caminos.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

¿Cáncer por usar Airpods?

Una vez más, la prensa ha alarmado al público ante unas noticias que insuflan el ánimo a la tecnofobia. Por ejemplo, Primera Hora publicó la noticia bajo el título, “Advierten que los Airpods pueden causar cáncer“. Según la noticia:

Unos 250 científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las Naciones Unidas (ONU) emitieron un llamado internacional en el que advierten de los riesgos de cáncer que pueden ocasionar dispositivos eléctricos e inalámbricos tan famosos como los Airpods y hasta los monitores para mantener vigilados a distancia a los bebés.

Solo que hay un problema con esta noticia, los autores no eran de la OMS, sino que dirigieron una carta a esa organización internacional.

Logo de EMFScientist
Logo de EMFScientist

El documento en cuestión es de científicos que pertenecen a un organismo llamado International EMF Scientists, que incluye a varios que han publicado en revistas académicas en torno al perjuicio de los campos electromagnéticos no ionizantes sobre el cuerpo humano. La carta se ha publicado en varios idiomas, incluyendo el español. De hecho, no es la primera vez que se publica y ha pasado por varias versiones a través de los años: la versión más reciente es del 1 de enero de 2019, mientras que la que está en español parece ser del 2016. Analicemos los fragmentos más importantes para poner en perspectiva la sustancia de su mensaje:

Basándonos en las investigaciones revisadas y publicadas en revistas científicas, tenemos una seria preocupación con respecto a la ubicua y creciente exposición a los campos electromagnéticos generados por dispositivos eléctricos e inalámbricos. Estos incluyen -pero no se limitan-a los dispositivos emisores de radiación de radiofrecuencia (RFR), como los teléfonos móviles e inalámbricos y sus estaciones base, Wi-Fi, antenas emisoras, los contadores inteligentes y los monitores para bebés, así como los dispositivos eléctricos e infraestructuras utilizadas para el suministro de electricidad que generan campos electromagnéticos de muy baja frecuencia (ELF EMF).

Ya, de por sí, esto suena bien alarmante. Continuemos:

La OMS adoptó la clasificación de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) para los campos electromagnéticos de baja frecuencia (CEM: ELF) en 2002 y para la radiación de radiofrecuencia (RFR) en 2011. Esta clasificación establece que los campos electromagnéticos (EMF) son un posible carcinógeno humano (grupo 2B). A pesar de ambas conclusiones de la IARC, la OMS sigue manteniendo que no hay pruebas suficientes para justificar la reducción de estos límites cuantitativos de exposición

De hecho, esta aserción es correcta. La IARC tiene las siguientes clasificaciones:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

La IARC catalogó los campos electromagnéticos no ionizantes como 2B. Sin embargo, al igual que en otros asuntos, la OMS difiere marcadamente de su rama diciendo lo siguiente:

En los dos últimos decenios se ha realizado un gran número de estudios para determinar si los teléfonos móviles pueden plantear riesgos para la salud. Hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud…

En varios estudios se han investigado los efectos de los campos de radiofrecuencia en la actividad eléctrica cerebral, la función cognitiva, el sueño, el ritmo cardíaco y la presión arterial en voluntarios. Hasta la fecha, esos estudios parecen indicar que no hay pruebas fehacientes de que la exposición a campos de radiofrecuencia de nivel inferior a los que provocan el calentamiento de los tejidos tenga efectos perjudiciales para la salud.

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/electromagnetic-fields-and-public-health-mobile-phones

Por hoy, esto representa el consenso de la comunidad científica a nivel internacional.

Continuemos leyendo la carta:

Puesto que existe una controversia sobre el fundamento para el establecimiento de normas para evitar efectos adversos sobre la salud, se recomienda que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) convoque y financie un comité multidisciplinar independiente para explorar los pros y los contras de las alternativas a las prácticas actuales que podrían reducir sustancialmente la exposición humana a los campos de RF y ELF. Las deliberaciones de este grupo deben llevarse a cabo de una manera transparente e imparcial. Aunque es esencial que la industria participe y coopere en este proceso, no se debe permitir que pueda sesgar sus procedimientos o conclusiones. Este grupo debe transmitir su análisis a la ONU y la OMS para dirigir una actuación preventiva.

1. los niños y las mujeres embarazadas deben ser protegidos;

2. las directrices y normas reguladoras deben endurecerse;

3. debe instarse a los fabricantes para que desarrollen una tecnología más segura;

4. los servicios públicos responsables de la generación, transmisión, distribución y supervisión de la electricidad deben mantener una adecuada calidad de la energía y asegurar el cableado eléctrico adecuado para minimizarla dañina corriente de tierra;

5. el público debe estar bien informado acerca de los posibles riesgos para la salud de la energía electromagnética e instruído sobre las estrategias de reducción de daños;

6. los profesionales de la salud deben ser educados acerca de los efectos biológicos de la energía electromagnética y se les debe proporcionar la formación necesaria para el tratamiento de los pacientes con sensibilidad electromagnética;

7. los gobiernos deben proporcionar formación y asignar fondos para la investigación sobre los campos electromagnéticos y la salud, que debe ser independiente de la industria y deben instar a la industria a cooperar con los investigadores;

8. los medios deben dan a conocer las relaciones financieras de los expertos con la industria al citar sus opiniones con respecto a los aspectos de salud y seguridad de las tecnologías que producen CEM; y

9. deben establecerse zonas blancas (áreas libres de radiación).

¿Qué hacer de estas declaraciones?

Los experimentos en cuestión

Una iPhone con Airpods
Una iPhone con Airpods. Imagen cortesía de Christo Anestev.

Lo interesante de la cuestión es que la carta habla de experimentos, pero no especifica cuáles. Sin embargo, una de las peticiones (la número 6) habla de “pacientes con sensibilidad electromagnética”. Esto es un problema significativo, debido a que no hay evidencia alguna de que existan síntomas de “sensibilidad electromagnética”. Varios experimentos ciegos y aleatorizados y revisiones científicas sugieren que las personas que se autodiagnostican como “hipersensibles al electromagnetismo” realmente experimentan el efecto nocebo, es decir que, ante la sugerencia de estas emisiones electromagnéticas (sean reales o no), las personas se sentían peor, mientras que se sentían mejor si no se les sugería esa presencia (fuera verdad o no) (Regel et al., 2006;Röösli & Hug, 2011; Rubin, Hahn, Everitt, Cleare, & Wessel, 2006; Rubin, Hillert, Nieto-Hernandez, van Rongen & Oftedal, 2011).

Lo otro que debemos preguntarnos es en torno a la disponibilidad de aparatos como móviles, computadoras, laptops y “routers” que están disponibles actualmente en comparación con otras épocas. Hoy interactuamos más con radiación electromagnética no ionizante que en cualquier otra época de la historia de la humanidad. Si los problemas de este tipo de radiación son como indican los autores de la carta, deberíamos tener una tasa de cáncer sin precedentes. Sin embargo, de acuerdo con el estudio más reciente de las estadísticas de cáncer en los Estados Unidos, ese no parece ser el caso.​ (Siegel, Miller & Jamal, 2019).

Incidencias de cáncer y mortandad por cáncer
Incidencias de cáncer y mortandad por cáncer (Siegel, Miller, & Jemal, 2019, p. 13).

A partir de estos datos, se vuelve inverosímil el alegato de que la exposición a la radiación no ionizante represente algún problema de salud, especialmente de cáncer. De hecho, debido a que la radiación no ionizante, que por definición no es ionizante, no se supone que tenga suficiente energía como para ser genotóxico o cancerígeno. Todo lo que puede hacer en altas dosis es elevar la temperatura del cuerpo que esté cerca, pero no debería hacer nada más allá de eso.

Por ahora, lo que estamos pensando (al menos en el caso de la carta más reciente) es que EMF Scientists está aprovechando la ocasión de que, recientemente, el National Toxicology Program (NTF), una rama de la National Institutes of Health (NIH), dio a conocer finalmente dos experimentos en torno a las radiaciones electromagnéticas no ionizantes, unos con ratas Sprague-Dawley® y otro con ratones B6C3F1/N.

Rata Sprague Dawley albina
Una rata Sprague-Dawley® albina. Foto cortesía de la National Toxicological Program, de la National Institutes of Health.
  • Experimento con Ratas Sprague-Dawley®: De este experimento habíamos hablado antes. Estas ratas se expusieron a una radiación de 900 MHz desde el útero, durante su proceso de crecimiento, por un periodo de dos años. Esta exposición duró un promedio de nueve horas y 10 minutos al día. En el año 2016, se publicó un informe parcial en torno a este experimento (Wyde et al, 2016). En aquel momento, llamamos la atención al hecho de que las incidencias de cáncer en estas ratas en relación con el grupo control, por un periodo de dos años, se explicaba por el hecho de que las ratas experimentales (es decir, las que recibieron las dosis de radiación) vivieron mucho más tiempo que las ratas control. Esto es reconocido por el National Toxicology Program en su Fact Sheet (p. 3). Si ese es el caso, entonces esto no es evidencia fuerte a favor de un vínculo entre la radiación electromagnética de los móviles y las incidencias de cáncer en estas ratas. Como indicamos en el otro artículo, las Sprague-Dawley® albinas son extremadamente propensas a tumores, que se desarrollan cada vez más a medida que pasa el tiempo. Además, las incidencias de tumores suceden más en el caso de los machos que de las hembras (Mac Kenzie & Garner, 1973; Prejean et al., 1973; Suzuki, Mohr & Kimmerle, 1979).
  • Experimento con los ratones B6C3F1/N: A estos ratones se les expuso a una radiación electromagnética no iónica de 1,900 MHz desde el útero hasta dos años. La razón del uso de ratones B6C3F1/N, es que los modelos basados en experimentos parecen ser fiables, aunque persisten dudas todavía en torno a incidencias de tumores que pueden ser endémicas en ellas (King-Herbert & Thayer, 2006). ¿Qué encontraron? Según el resumen provisto por la NIH, se nos dice:

High exposure to radiofrequency radiation (RFR) in rodents resulted in tumors in tissues surrounding nerves in the hearts of male rats, but not female rats or any mice, according to draft studies from the National Toxicology Program (NTP) (mis negrillas).

https://www.nih.gov/news-events/news-releases/high-exposure-radiofrequency-radiation-linked-tumor-activity-male-rats

Considerando que en los ratones no hubo evidencia clara relacionada con radiaciones electromagnéticas ni en las ratas hembras, solo nos quedan las ratas macho, de las que se nos dice hubo “evidencia clara” de tumores de corazón y “alguna evidencia” de un tipo de tumor cerebral. Sobre esto, de acuerdo con el NTP, algunas tuvieron un tipo de tumor que alguna literatura científica ha querido vincular a la radiación elegromagnética. ¿Y dónde está la fuente que enlaza este tipo de cáncer de cerebro con la radiación de los móviles? ¡De la IARC! (Ver Fact Sheet, pp. 2, 4; IARC, 2013). Enfatizamos lo que hemos indicado múltiples veces en este blog en cuanto a las interrogantes que se han formulado en estas últimas décadas en torno a la fiabilidad del juicio de clasificación de la IARC de peligrosidad (hazard).

Como bien admite el NTP, muchos de los resultados son equívocos, algo que requerirá mayor investigación al respecto. Basta indicar que hay varios elementos que mucha gente no tiene en cuenta en relación con estos experimentos y que el NTP nos recuerda:

  • Estos resultados experimentales valen solamente en relación con tecnologías de móviles 2G y 3G, que eran las populares en el momento en que se comenzó el experimento. ¿Que significa esto? Que estos resultados no valen para tecnologías Wi-Fi, 4G o 5G (Fact Sheet p. 3).
  • Estos experimentos expusieron a las ratas y a los ratones a dosis de radiación muy por encima de la dosis que reciben los seres humanos de sus móviles (Fact Sheet p. 2).
  • Estos experimentos expusieron a las ratas a nivel corporal (y desde la etapa fetal), no en lugares específicos tales como la cabeza o la cintura, como es usual en los seres humanos (Fact Sheet p. 2).

Ahora bien, en cuanto a los seres humanos, hoy tenemos más móviles que en cualquier otra época de la humanidad. ¿Ha habido un incremento en cáncer cerebral a través de los años? No. Al contrario, las incidencias son extremadamente bajas y disminuyendo (el porcentaje de las incidencias en 1992 era de 6.6%, en el 2015 era de 6.2%).

Estimados de nuevos casos de tumores cerebral o nervioso
Estimados de nuevos casos de tumores cerebral o nervioso. Imagen cortesía de la National Institutes of Health.

En cuanto a las incidencias de cánceres de corazón, son extremadamente raras, aun en una época como la nuestra. El tipo de tumor que se encontró en las ratas como “evidencia clara” de vínculo con la radiación electromagnética no ionizante, fue de neurilemoma (schwannoma). Sin embargo, en los seres humanos, usualmente el tipo de cáncer que se da en el corazón son de sarcoma, es decir, un tipo de tumor que se forma en el tejido del corazón.

En resumen, la evidencia de que la radiación no ionizante 2G o 3G afecte al ser humano es extremadamente débil, especialmente cuando se tiene en consideración la evidencia disponible y que nuestra interacción continua con esta es muy frecuente. Muy a pesar de la IARC, la evidencia acumulada de radiaciones no ionizantes nos da a entender que no hay evidencia de que esta sea genotóxica o cancerígena.

Si este es el caso, es totalmente innecesaria la creación de “zonas blancas” libres de radiaciones, especialmente cuando estamos rodeados constantemente de radiación ionizante, es decir, la que sí es genotóxica, tan solo por salir, tomar el sol, respirar o ingerir ciertos alimentos.

Por ende, tampoco hay razón alguna para pensar que los Airpods y equivalentes generen cáncer en animales o seres humanos.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

Referencias

International Agency for Research on Cancer [IARC]. (2013). Non-ionizing radiation, part 2: radiofrequency electromagnetic fields. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, 102. https://monographs.iarc.fr/wp-content/uploads/2018/06/mono102.pdf.

King-Herbert, A. & Thayer, K. (2006). NTP workshop: animal models for the NTP rodent cancer bioassay: stocks and strains – Should we switch? Toxicologic Pathology, 34(6). 802–805. doi: 10.1080/2F01926230600935938.

Mac Kenzie, W. F. & Garner, F. M. (mayo de 1973). Journal of the National Cancer Institute, 50(5), 1243–1257. doi: 10.1093/jnci/50.5.1243.

Prejean, J. D., Peckham, J. C., Casey, A. E., Griswold, D. P., Weisburger, E. K., & Weisburger, J. H. (noviembre de 1973). Spontaneous tumors in Sprague-Dawley rats and Swiss mice. Cancer Research, 33(11), 2768-2773.

Regel, S. J., Negovetic, S., Röösli, M., Berdiñas, V., Schuderer, J., Huss, A., Lott, U., Kuster, N., & Achermann, P. (1 de agosto de 2006). UMTS base station-like exposure, well-being, and cognitive performance. Environmental Health Perspectives, 114(8), 1270-1275. doi: 10.1289/ehp.8934.

Röösli, M. & Hug, K. (mayo de 2011). Wireless communication fields and non-specific symptoms of ill health: a literature review. Wiener Medizinische Wochenschrift, 161(9-10), 240-50. doi: 10.1007/s10354-011-0883-9.

Rubin, G. J., Hahn, G., Everitt, B. S., Cleare, A. J., & Wessel, S. (9 de febrero de 2006). Are some people sensitive to mobile phone signals? Within participants double blind randomised provocation study. BMJ, 332, 886. doi: 10.1136/bmj.38765.519850.55.

Rubin, G. J., Hillert, L., Nieto‐Hernandez, R., van Rongen, E., & Oftedal, G. (diciembre de 2011). Do people with idiopathic environmental intolerance attributed to electromagnetic fields display physiological effects when exposed to electromagnetic fields? A systematic review of provocation studies. Bio Electro Magnetics, 32(8), 593-609. doi: 10.1002/bem.20690.

Siegel, R. L., Miller, K. D., & Jemal, A. (4 de enero de 2019). Cancer statistics, 2018. CA. Cancer Journal for Clinicians, 68(1), 7–30. doi: 10.3322/caac.21442.

Suzuki, H., Mohr, U. & Kimmerle, G. (octubre de 1979). Spontaneous endocrine tumors in Sprague-Dawley rats. Journal of Cancer Research and Clinical Oncology, 95(2), 187-196. doi: 10.1007/BF00401012.

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., … Bucher, J. (23 de junio de 2016). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

Humanistas se expresan en contra de las llamadas “terapias de conversión”

Humanistas Seculares de Puerto Rico

Hoy, la presidenta de Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE), Eva Quiñones, se expresó a nombre de la organización en torno al rechazo legislativo a enmendar el Código Civil de Puerto Rico para prohibir las llamadas “terapias de conversión” (terapias de reorientación sexual) en Puerto Rico. Aquí reproducimos su escrito:

Re: Terapias de “Conversión”

Eva Quiñones
Eva Quiñones

En tiempos recientes, se ha hablado mucho de este tema ya que unos buscan prohibirlas y otros buscan que se sigan permitiendo, como en la actualidad. La que lleva la voz cantante en este asunto es Zoé Laboy, y esto va de la mano con legislación similar que se ha aprobado en varios estados.

Veamos. Estas “terapias”, por su naturaleza misma, son secretas y ocultadas por los que las proponen y realizan. Es virtualmente imposible tener data de la ocurrencia de algo como esto, sin embargo, es un secreto a voces que no solo ocurren, sino que, específicamente, son promovidas desde las iglesias. Lo que no es secreto es que no funcionan, son traumatizantes, humillantes y muy dañinas a quienes se las dan, sobre todo si son menores de edad.

¿Por qué las iglesias (no todas, de seguro) promueven estas terapias? Porque ven esto de “hombre que yace con hombre, como si fuera mujer”, como una abominación, y aunque no veamos a ninguna iglesia en Puerto Rico buscando que el remedio a esta abominacion sea el que manda la Biblia, sabemos que la homosexualidad no es una enfermedad ni una patología sujeta a ser “curada”. De hecho, en ningún lugar de la Biblia vemos que puede ser curada, sino que al ordenar que sean matados, parten de la premisa de que no es curable, sino eliminable. ¿Qué dice la Biblia al respecto? En Levítico 20:13 tenemos la expresión mas clara, pero no única, en cuanto a la homosexualidad:

“Si alguien se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos.” [Nueva Biblia Latinoamericana].

Levitico 18:22 repite el sentimiento al decir

“No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación.”

De forma no menos dramática, en Romanos 1: 26,27 nos dicen:

“¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales”

Pero de aquí lo que podemos asumir es que si son dejados con vida, el castigo es que no heredarán algún pedazo de bienes raíces místico.

No vemos a ningún grupo religioso en la isla abogando por la inclusión de la homosexualidad como delito en nuestro Código Penal, cosa que el caso de Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003) efectivamente abolió, ni a estatuir el castigo bíblico correspondiente, afortunadamente. Sin embargo, inventarse terapias seudocientíficas para lidiar con un problema que no existe nos parece absurdo. Es apliamente sabido que las organizaciones y grupos profesionales de la salud con base científica no tienen métodos reconocidos para curar la homosexualidad, principalmente porque no lo reconocen como una enfermedad ni patología. De existir alguno, estos no son avalados por la comunidad científica. En resumen, según la American Psychiatric Association Task Force on Appropriate Therapeutic Responses to Sexual Orientation,

“there are no studies of adequate scientific rigor to conclude whether or not such methods work to change sexual orientation. The longstanding consensus of the behavioral and social sciences, and the health and mental health professions is that homosexuality and bisexuality are per se normal and positive variations of human sexual orientation.” Research consistently failed to provide any empirical or scientific basis for regarding them as disorders or abnormalities.” {No existen estudios con la suficiente rigurosidad científica para concluir si estos métodos (las terapias de conversión) funcionan para cambiar la orientación sexual. El consenso de larga data de las ciencias del comportamiento y sociales, y de las profesiones de la salud y salud mental es que la homosexualidad y la bisexualidad son per se normales y son variantes positivas de la orientación sexual humana. Las investigaciones fallan consistentemente en encontar alguna base empírica o científica para considerarlas como desórdenes o anormalidades}.

Ante esta expresión tan contundente de la APA, solo nos queda resaltar que la data al respecto indica que las terapias de conversión reflejan un intento de los grupos, usualmente religiosos, de reparar y remover unas conductas sexuales que consideran como defectos morales o espirituales. La data también indica claramente que estos esfuerzos por cambiar la orientación sexual son infructuosos. Además, los individuos sometidos a terapias de conversión reportan angustias, sentimientos de culpabilidad, inadecuacidad, frustración, depresión, autoimagen negativa, entre otras.

La Organización Panamericana de la Salud (parte de la Organización Mundial de la Salud – World Health Organization) hace eco del consenso científico mundial de que la homosexualidad no es una patología, pero añade en el 2012 que

“The organization further called “on governments, academic institutions, professional associations and the media to expose these practices and to promote respect for diversity.” They further noted that adolescents have sometimes been forced to attend these therapies involuntarily, being deprived of their liberty and sometimes kept in isolation for several months, and that these findings were reported by several United Nations bodies. Additionally, the organization recommended that such malpractices be denounced and subject to sanctions and penalties under national legislation, as they constitute a violation of the ethical principles of health care and violate human rights that are protected by international and regional agreements. {La organización también llama a los gobiernos, instituciones académicas, asociaciones profesionales y a los medios a exponer estas prácticas y a promover el respeto por la diversidad. Además, notaron que los adolescentes han sido a veces forzados a asistir a estas terapias involuntariamente, han sido privados de su libertad y aislados en ocasiones por algunos meses, y que estos hallazgos han sido reportados por varios cuerpos de las Naciones Unidas. Adicionalmente, la organización recomienda que estas malas prácticas sean denunciadas y sujetas a sanciones y penalidades bajo la legislación nacional, porque constituyen violaciones a los principios éticos del cuidado de la salud y que violan los derechos humanos que son protegidos por acuerdos internacionales y regionales.}

Notamos el repudio y rechazo internacional a estas prácticas, no solo por no ser necesarias y sin base científica, sino porque son dañinas a las personas, sobre todo a los mas jóvenes, y porque constituyen violaciones a los derechos humanos de los que son sometidos a ellas. Como humanistas, repudiamos la existencia de estas seudoterapias y nos oponemos contundentemente a que sean permitidas en Puerto Rico. El consenso internacional nos puede informar de manera suficiente de la crueldad de estos tratamientos, y de su inefectividad, a falta de data local que por su naturaleza secretiva e ideológica es difícil pero no imposible de conseguir. Lo que no dudamos es que son terapias falsas promovidas por algunos grupos con base de fe, cosa que se demuestra al ver que son estos grupos los que mayormente las promueven y/o realizan, mediándose de profesionales o líderes religiosos inescrupulosos, y que NO FUNCIONAN.

Exhortamos, debido a la falta de acción de los cuerpos legislativos de nuestra isla, a que las organizaciones y grupos de profesionales de la salud monitoreen de cerca esta situación, y que sancionen a aquellos que ofrecen o promueven estas terapias dentro del ámbito de la salud de forma contundente. No tienen base ni origen salubrista alguno, por lo que no deben ser consideradas como prácticas aceptadas en nuestra sociedad. También exhortamos a aquellos que han sufrido estos tratamientos a que acusen y le reclamen públicamente a los que los han torturado con estas terapias malvadas, y que sepan que no estarán solos, que son seres humanos con derecho a vivir y amar consentidamente como su conciencia les dicte, y que desde el Humanismo, los apoyamos no solo en la búsqueda de la prohibición de estos tratamientos, sino también en la vindicación de todas las sexualidades libres y consentidas.

Centro Para la Nueva Economía (CNE): Transiciones

Nota: El día de hoy, el economista, Sergio Marxuach, ha publicado un importante artículo que no debe pasar inadvertido. El artículo se publicó en El Nuevo Día y en el portal del Centro para la Nueva Economía (CNE). Aquí reproduzco el artículo titulado “Transiciones”, que tiene también una versión en inglés. Según el portal, el artículo está disponible bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-NoObraDerivada 3.0 Puerto Rico. Vea la licencia aquí.

Comentario: Aquí Marxuach habla en arroz y habichuelas la realidad que hemos expuesto aquí en numerosas ocasiones, en torno a la insuficiencia de los recursos renovables, su problema de intermitencia y la necesidad de resguardo basado en combustibles fósiles para una transición a este tipo de fuentes energéticas.

Desgraciadamente, se opone a la energía nuclear teniendo en su mente (aparentemente) las plantas convencionales. No considera la posibilidad del uso de fuentes nucleares no convencionales, sino modulares o micro, que son baratas, con seguridad pasiva (“Fukushima-proof“), es decir, hechas para que la misma física de la planta haga imposible un derretimiento de su combustible (“meltdown“). Aquí en Puerto Rico, se han propuesto varios modelos. Aun en caso de lo imposible, si ocurriera un accidente (por huracanes, terremotos, etc.), el área de desalojo no excedería las 0.5 millas cuadradas. Personalmente, abogo por el de NuScale, por ser el que está pronto a terminar todo el laberinto de permisología y el primero que stablecerá una planta modular en Estados Unidos. Sin embargo, también me encantan eVinci y Xe-100. El CNE debería contemplar esa posibilidad, si debemos complementar las renovables con fuentes energéticas nucleares de este tipo. Nadie sugiere una sola fuente de energía, sino un portfolio. Debemos elegir aquel que prometa energía más limpia. Sobre la corrupción de la AEE, el temor es infundado, especialmente, no solo debido a que algunas de las propuestas se diseñan para evitar toda proliferación, sino también a las regulaciones federales e internacionales. Le recomiendo al CNE que consulte con los ingenieros puertorriqueños del Nuclear Alternative Project en torno a estas plantas, su combustible y sus desperdicios. De hecho, estos ingenieros se criaron en Puerto Rico, han estudiado aquí, se han graduado de la Universidad de Puerto Rico y algunos han laborado en provisión de energía aquí en la Isla, incluyendo proyectos de energía renovable.

Otro asunto que debería investigar es la experiencia de California, Francia, Alemania y otros países que han expandido sustancialmente su dependencia en renovables intermitentes y las implicaciones que eso tendría en el costo de electricidad y desparramamiento terrenal de implementarse algo semejante en PR.

La dirección del artículo en el portal del CNE: http://grupocne.org/2019/03/17/transiciones/. Las negrillas en el artículo son del original.

Transiciones

Sergio Marxuach
Sergio Marxuach del Centro para la Nueva Economía. Como parte del contenido del portal del CNE, está disponible bajo la licencia CC-BY-NC-ND 3.0 PR.

Los períodos de transición suelen ser tiempos convulsos, llenos de incertidumbre y conflictos. Por ejemplo, en las ciencias, tal y como explicara Thomas Kuhn en su libro La Estructura de las Revoluciones Científicas, el período entre el cuestionamiento de un paradigma prevaleciente y la aceptación de un nuevo paradigma que lo reemplace, está lleno de incertidumbre y surgen amargos debates entre los que defienden el paradigma existente y los que promueven una manera nueva de entender la naturaleza.

En estos días en Puerto Rico estamos comenzando el proceso de transición de nuestro sistema eléctrico, de uno basado en grandes unidades generatrices centralizadas que queman combustibles fósiles a uno nuevo basado mayormente en la generación distribuida de electricidad utilizando fuentes renovables de energía.

No debe sorprendernos, entonces, que comience un debate público entre los que apoyan distintos derroteros para llevar a cabo esta transformación. Este choque de ideas y visiones es saludable, siempre y cuando los participantes obren de buena fe y con transparencia, como debe ser en una sociedad que se auto-denomina “democrática”.

Nosotros en el Centro para una Nueva Economía creemos que el nuevo sistema eléctrico de Puerto Rico debe maximizar la integración al sistema de capacidad de generación renovable y de tecnologías de almacenamiento, para proveer reservas, otros servicios auxiliares y carga adicional en las horas pico.

Cuando nos referimos a fuentes renovables de energía para generar electricidad, nos referimos no solamente a la energía solar fotovoltaica y la energía eólica, sino también a cualquier otra tecnología renovable, limpia y segura, que se ha comprobado es viable a escala comercial, por ejemplo, la generación con energía solar termal. En nuestra opinión se deben considerar todas las opciones factibles que cumplan con los parámetros anteriores, para confeccionar una cartera de generación lo más diversificada posible, dado el estado actual de la tecnología y el que se proyecta para el futuro cercano.

Desafortunadamente, la tecnología disponible en estos momentos no permite que toda la demanda de electricidad en Puerto Rico se pueda satisfacer con fuentes renovables de energía. La generación con fuentes renovables es intermitente, y aunque ese problema se puede manejar con tecnologías de almacenamiento de energía (baterías), no se puede eliminar en su totalidad.

Puerto Rico necesita satisfacer una carga base todo el día para mantener las escuelas, comercios, oficinas, hospitales, hoteles y fabricas funcionando, sin mencionar, la electricidad necesaria para nuestros hogares. No es lo mismo proveerle energía solar al colmadito de la esquina que a una economía y sociedad modernas de 3.1 millones de personas. Y simplemente no vemos factible—en el corto o mediano plazo—un escenario en el cual la capacidad de generación distribuida, usando placas fotovoltaicas, se pueda instalar masivamente utilizando los techos de 65% o más de las edificaciones existentes en Puerto Rico.

Por tanto, va a ser necesario añadir capacidad de generación nueva utilizando generación basada en fuentes no renovables. Sin embargo, se nos ha criticado por sugerir que la brecha entre la demanda y la oferta de electricidad se cierre con generación utilizando gas natural, el cual entendemos es una de las fuentes no renovables que menos contamina y de las más seguras. Eso a pesar de que hemos dejado claro que la construcción de infraestructura nueva de gas natural debe ser la mínima necesaria para mantener la estabilidad del sistema y permitir la maximización del uso de recursos renovables.

Esto significa:

  1. promover la integración al sistema de unidades de generación altamente eficientes y relativamente pequeñas; de manera consistente con el rediseño de la red de transmisión y distribución, y sin utilizar gasoductos;
  2. que dicha construcción debe limitarse a unidades cuya inversión pueda ser recuperada en 20 años o menos;
  3. prohibir la construcción nueva de unidades de generación que utilicen combustibles fósiles después del 2030 para fomentar la transición a fuentes renovables y lograr el objetivo de generar 100% de nuestra electricidad con fuentes renovables en el 2050. Obviamente, estamos dispuestos a escuchar a organizaciones o personas que apoyen otras alternativas o planes.

Por otro lado, también nos han criticado por no favorecer la generación de electricidad con energía nuclear, a pesar de los avances en esa área. Es cierto que la tecnología de generación nuclear ha mejorado significativamente desde la década de los años 70, tan es así que de acuerdo con una reseña reciente en la revista The Atlantic algunos de los arquitectos del “Green New Deal” no la descartan como parte de su solución para eliminar las emisiones de gases invernadero.

En el caso de Puerto Rico no la vemos como una opción viable. Por más que haya mejorado la tecnología, el riesgo de un evento tipo “black swan”, de poca probabilidad pero con consecuencias catastróficas, no se puede eliminar por completo. El riesgo de un accidente nuclear en una isla del tamaño de Puerto Rico, por más remoto que sea, simplemente no es aceptable porque supone una amenaza existencial a nuestra sociedad. Además, pregúntese usted si se siente cómodo con la idea de proveerle Uranio-235 a la AEE, una de las agencias gubernamentales más corrupta y peor administrada en nuestra historia.

Al comienzo de esta transición tenemos que aceptar que no existen soluciones perfectas, todas tienen sus costos y beneficios y requieren que hagamos lo que en inglés llaman “tradeoffs”. Cuidado pues con los falsos profetas vendiendo soluciones que requieren la suspensión voluntaria de nuestra incredulidad. Especialmente con aquellos que acaban de desembarcar en Puerto Rico con poco conocimiento y menos entendimiento de nuestra economía, sociedad y sistema eléctrico.

Por: Sergio M. Marxuach

Director de Política Pública

Centro para una Nueva Economia

Esta columna se publicó originalmente en El Nuevo Día el 17 de marzo de 2019

Cartas sobre Albizu y Barbosa discutidas en La voz del Centro

Pedro Albizu Campos hablando en un mitin nacionalista (sin fecha). Foto cortesía de Center for Puerto Rican Studies, Hunter College, CUNY.
Pedro Albizu Campos hablando en un mitin nacionalista (sin fecha). Foto cortesía de Center for Puerto Rican Studies, Hunter College, CUNY.

Este artículo es solo mi reacción personal en torno al programa del domingo pasado, 24 de febrero de 2019, de La voz del Centro, moderado por Ángel Collado Schwarz. Esto no representa de manera alguna la opinión de la familia Barbosa.

En el programa del domingo pasado de La voz del Centro, se discutió un par de cartas que salieron a la luz recientemente, en las que se hacía referencia a un encuentro que hubo entre el joven, Pedro Albizu Campos y el ya mayor, José Celso Barbosa. El investigador que descubrió esta correspondencia fue Fray Mario Rodríguez León.

Rodríguez tuvo en sus manos la documentación de un nacionalista, Juan Jaca Hernández. El militante independentista le entregó una carpeta que le hizo la Policía de Puerto Rico (las infames carpetas de subversivos), donde había dos cartas, una del 30 de noviembre de 1961 dirigida a su hermana, Bernarda Jaca y otra dirigida a su hijo, Juan Alberto Jaca, fechada el 21 de enero de 1962. Según ambas, se hace referencia al encuentro que hemos mencionado.

En aquella época, Barbosa estaba viviendo en el Viejo San Juan y tenía unos 61 años, mientras que Albizu tenía unos 24 años. Este último militaba en la facción independentista del Partido Unión y no era todavía muy conocido en esos círculos ni el líder nacionalista con el que estamos familiarizados hoy.

José Celso Barbosa y Alacán
Fotografía de José Celso Barbosa y Alacán

Según la correspondencia, Barbosa le invitó a Albizu a su casa con el objetivo de hablar de la posibilidad de la fundación de un partido en pro de la independencia de Puerto Rico. Además, las cartas revelan que era el deseo de Albizu que esta reunión no se diera a conocer al público hasta que el País fuera independiente. Jaca le dio a conocer esta información a su hermana e hijo, porque, muy a pesar de la petición del líder nacionalista, se debía dar a conocer quién era realmente José Celso Barbosa. La segunda carta es especialmente enfática, de que Barbosa y Albizu habían acordado que, tras regresar Albizu a la Isla de sus estudios de derecho en Harvard, se debía fundar un nuevo partido político que abogara por la independencia de Puerto Rico. Desafortunadamente, cuando había regresado Albizu de su instrucción académica en los Estados Unidos, ya Barbosa había muerto en 1921.

Además de lo anterior, las cartas también nos revelan que Juan Barbosa, el hijo de José Celso, y Albizu eran tan cercanos, que se consideraban hermanos. Rodríguez nos dice que no sabía nada de la relación tan cercana entre ambos.

Reacción

Los que hayan leído mi entrada sobre José Celso Barbosa saben más o menos qué voy a decir e indicar. Solo hay dos aspectos de esta revelación que me sorprenden. Uno es que no sabía en absoluto de esta reunión entre Barbosa y Albizu, algo que dudo que conozca la familia Barbosa. La pregunta pertinente, y que ha sido formulada por Rodríguez, ¿qué vio Barbosa en Albizu que habló con él de la creación de un partido político independentista? Lo otro es que yo no sabía que uno de los hijos de Barbosa fuera tan cercano a Albizu.

En cuanto a lo que afirma Juan Alberto Jaca en sus cartas, debemos tener unas cosas en mente a la hora de cualificar estos documentos históricos. En primer lugar, dudamos que Jaca o Albizu se inventaran una información que tiene tan profundas implicaciones históricas, especialmente cuando se mantuvo en secreto por mucho tiempo y que, supuestamente, no se daría a la luz pública hasta que Puerto Rico fuera independiente.

Por otro lado, lo que se dice aquí depende de dos cosas: de la memoria y comunicación de palabra. En cuanto a la memoria se refiere, refuerzo el debido cuidado que se necesita a la hora de tomar los alegatos verbatim, ya que, como han demostrado los psicólogos cognitivos, el cerebro es experto en el sublime, inconciente arte de modificación de recuerdos. Por otro lado, la transmisión de información por palabra tampoco es un proceso fiable, algo que se puede constantar fácilmente con un experimento tan elemental como el juego de teléfono. Ambos elementos podrían indicar que, puede ser posible, que la noticia se haya exagerado un poco.

Ahora bien, en caso de que el contenido de estas cartas sean 100% correctas, ¿debería sorprendernos? De hecho, no. El que conozca a Barbosa sabe que fue un autonomista toda su vida. Él concebía la estadidad, no como una disolución de una nación soberana en otro país distinto. Al contrario, la manera en que describía la estadidad era casi como una independencia en la que Puerto Rico retendría una soberanía plena, pero en unión federada con los demás estados de la Unión. Como describí en mi artículo sobre él, su posición en torno a la soberanía bajo la estadidad era ingenua, incluso bajo los estándares de aquel tiempo.

Lo otro que debemos tener en cuenta es que, para 1918, Barbosa estaba desilusionado con la política de Estados Unidos a Puerto Rico. Por un lado, tras la aprobación de la Ley Jones en el Congreso, se impuso una ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, pero que para nada alteraba la relación de subordinación con la metrópoli ni tampoco involucraba una futura promesa de estadidad. Era, para todos los efectos, la perpetuidad del coloniaje. Otra razón de su decepción era que se llevó a cabo una expansión de un puñado de corporaciones azucareras, que enajenaron sustancialmente de los puertorriqueños su oportunidad de forjar capital nativo. A los abogados de estas empresas, Barbosa les llamaba “hijos ajenos”. Finalmente, la independencia siempre estuvo en su mente en caso de que la estadidad no se concediera a Puerto Rico.

No creo que Barbosa fuera nacionalista al final de su vida. Nunca lo fue. Tampoco pienso que se convirtiera a la independencia al final de su vida, él murió con la convicción de que la estadidad era posible. Sin embargo, conjeturo que sí tenía en mente el hecho de que la independencia debía ser una opción para el pueblo de Puerto Rico, si Estados Unidos le negaba la estadidad. Por supuesto, él no era creyente del coloniaje, sea bajo la Ley Jones, ni tampoco apoyaría el contemporáneo, bajo la forma del llamado “Estado Libre Asociado”.

Lo que sí sospecho es que, si hay información que corrobore lo establecido en esa carta, puede ser que datos adicionales se pueden encontrar en el archivo de Pilar Barbosa. Personalmente sostengo que si él viera con la claridad prístina de hoy, que el gobierno federal le resta sustancialmente los poderes a los estados de la Unión, él dejaba de creer en la estadidad. Si viviera hoy día, ciertamente no sería estadoísta. (Una vez más, este es mi parecer personal).

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

El Vaticano eliminó 14 libros de la Biblia en 1684 … ¿en serio?

Biblia abierta
Biblia abierta. Fotografía cortesía de Petr Kratochvil.

En el ciberespacio, viajan noticias de mundos alternos con historias inverosímiles y disparatadas. Una de ellas afirma que bajo las malignas garras del Papa y sus obispos, en 1684, la Biblia sufrió unos cambios. La Iglesia quería ocultar catorce libros que le eran contraproducentes a su causa. A saber:

  • 1 Esdras
  • 2 Esdras
  • Tobías
  • Judit
  • El resto del libro de Esther
  • Sabiduría de Salomón
  • Eclesiástico
  • Baruc con la epístola de Jeremías
  • El canto de los 3 jóvenes
  • El relato de Susana
  • Bel y el dragón
  • La oración de Manasés
  • 1 Macabeos
  • 2 Macabeos

¿Cómo sabemos que eso es cierto? Bien sencillo, porque lo dicen portales muy fiables, pulcros, que jamás le mentirían al público con tal de crear sensacionalismo y, así, ganar dinero vía anuncios expuestos al tráfico de gente o compritas en sus tiendas … algo así como AnonHQ, o Código Oculto, o Misterio.tv, o Humans are Free o esa gran fuente de sabiduría infalible y conocimiento que nunca falla … YouTube (¡Sonrisa sarcástica!) Además, la noticia está regada por toda la Internet. ¿Quieren ver? ¡Miren!

Pantallazo
Pantallazo de listado de la noticia de que el Vaticano eliminó libros de la Biblia en 1684.
Pantallazo
Pantallazo de listado de la noticia de que el Vaticano eliminó libros de la Biblia en 1684.

Tras ver “tanta evidencia”, ¡¿cómo es posible que esta información pueda ser falsa?!

¿Por qué la Iglesia ocultó estos libros en sus biblias? Para que el público no leyera información inconveniente. ¿Y por qué? Por ejemplo, si usted lee el libro de Sabiduría de Salomón 2:1-24 verá que Salomón estaba hablando de Jesús (¿?), porque habla del “hijo del Altísimo”, que posee conocimiento del Altísimo y, en un momento dado, fue muerto de manera vergonzosa. En ese libro, su autor (Salomón) aboga por su muerte.

¡Qué escándalo! ¿Cómo Salomón habló de manera tan despectiva del “hijo del Altísimo”, Jesús, quien vivió 900 años después de él? Es que la corrupta Iglesia quería ocultar esa información embarazosa para que el público jamás se enterara. ¡Malvado clero!

Emperador Papa-tine
Emperador Papa-tine (Imagen satírica que circula por la Internet).

Ummm… claro, esto nos lleva a una pregunta, tal vez inconveniente. La explicación provista en el artículo parece explicar muy bien la supresión de uno de esos libros, el de Sabiduría de Salomón. La pregunta es, ¿y por qué la Iglesia sacó los demás? Nunca se nos explica.

Y, es más, ¿cuándo se escribió Sabiduría de Salomón? La evidencia interna, en griego del siglo I AEC (no en hebreo antiguo del siglo X AEC), demuestra que el libro se escribió … en el siglo I AEC o el I EC, es decir, poco antes de que Jesús naciera o era contemporáneo a este. Un vistazo al texto de Sabiduría también pone en contexto la cita que supuestamente hace inferir que Salomón era “cruel”.

Pero los impíos invocan a la muerte con gestos y palabras; haciéndola su amiga, se perdieron; se aliaron con ella y merecen ser sus secuaces. Razonando erróneamente, se decían: “Corta y triste es nuestra vida; la muerte del hombre no tiene remedio y de nadie consta que haya vuelto de la tumba. … etc.

Sab. 1:16-2:1

En otras palabras, la larga cita del capítulo 2 que le sigue a este pasaje, no pretende ser una opinión de Salomón, sino solo palabras que el autor del libro atribuye a los “impíos”, es decir, a aquellos no dedicados al culto a Dios.

¡Ups! ¡Qué tremenda metida de pata!

Habría que explorar qué otras cosas están mal en ese artículo … publicado en esos portales que, “evidentemente”, como es usual, “investigan” antes de hacer disponible la “información”.

Veamos.

Detective

Corroborando el alegato

Pues, como siempre trabajo con una Biblia católica, la Biblia de Jerusalén, quise verificar esta información indudable, incorregible e infalible, de los nunca-demostrado-que-se-equivocan portales que revelan todo lo del mundo oculto y que solo Dios sabe cómo ellos se enteran.

Aquí está una Biblia católica (algo maltratada a raíz de un accidente que tuvo durante el huracán María), pero que, con excepción de la cubierta, está prácticamente intacta como pueden ver en las siguientes fotografías.

Cubierta de mi Biblia de Jerusalén
Cubierta de mi Biblia de Jerusalén
Página de Portada de la Biblia de Jerusalén
Página de Portada de la Biblia de Jerusalén

Una vez que abro el índice, ¿qué encuentro? … ¡¡¡Oh no!!!

Joaquin Phoenix en shock
Joaquin Phoenix en shock (de la película Signs)
Índice de la Biblia de Jerusalén
Índice de la Biblia de Jerusalén
Índice de la Biblia de Jerusalén
Índice de la Biblia de Jerusalén

Pueeeees … parece que esos infalibles portales exóticos del mundo misterioso se equivocaron (¡no puede ser!). Así que los libros 1 y 2 de Macabeos, Judit, Tobías, Sabiduría, Baruc, Esdras y Eclesiástico son, de hecho, parte de la Biblia católica y siempre lo han sido. No hubo ninguna época en que la Iglesia Católica sacó estos libros de la Biblia.

A lo mejor ustedes dirán, “¡¿Pero qué hay de los demás libros?! Prof. Rosario, usted es un illuminati y está ocultando información. ¿Dónde están, Bel y el dragón, o el relato de Susana, o el canto de Manasés, el libro 2 Esdras, o el resto del libro de Ester o la carta de Jeremías?”

Pues veamos …

El canto de los tres jóvenes

Si usted explora el capítulo 3 del libro de Daniel en cualquier Biblia católica, usted verá el Cantico de los tres jóvenes.

Biblia de Jerusalén - Cántico de los Tres Jóvenes
Biblia de Jerusalén – Cántico de los Tres Jóvenes
Biblia de Jerusalén - Cántico de los Tres Jóvenes
Biblia de Jerusalén – Cántico de los Tres Jóvenes

El relato de Susana; Bel y el dragón

Cualquier Biblia católica contiene los dos libros, el del Relato de Susana y el de Bel y el dragón. Estos se encuentran al final, en los dos últimos capítulos del libro de Daniel.

Biblia de Jerusalén y el Relato de Susana
Biblia de Jerusalén – El relato de Susana
Biblia de Jerusalén - Bel y el dragón
Biblia de Jerusalén – Bel y el dragón

El “resto” del libro de Ester

Lo que se describe, a veces, como el “resto” del libro de Ester, se encuentra en todas las Biblias católicas, usualmente intercalado en el libro de Ester primitivo. Para distinguir un texto del otro, se pone este “resto” del texto en itálicas. Aquí pueden ver dos ejemplos de ello en la Biblia de Jerusalén.

Biblia de Jerusalén - Añadidos a Ester
Biblia de Jerusalén – Añadidos a Ester
Biblia de Jerusalén - Añadidos a Ester
Biblia de Jerusalén – Añadidos a Ester

La carta de Jeremías

La carta de Jeremías se coloca en casi todas las Biblias católicas al final del libro de Baruc. La única excepción que he visto a esta regla ha sido la traducción de Luis Alonso Schökel y sus derivados (e.g. La Biblia de Nuestro Pueblo) que tiene la carta como un texto separado.

Biblia de Jerusalén - La carta de Jeremías
Biblia de Jerusalén – La carta de Jeremías

¿Qué hay de la Oración de Manasés y 2 Esdras?

La Oración de Manasés nunca fue parte íntegra del canon católico, al igual que 2 Esdras, también es conocido como el Apocalipsis de Esdras. Sin embargo, la Iglesia no los “ocultó”, sino, sencillamente no las incluyó en su canon. Durante la época del primer al cuarto siglo, algunos círculos cristianos habían incluido a 2 Esdras en sus textos. Algunas denominaciones, como las iglesias coptas y algunas orientales rusas y eslavas, lo conservan bajo el nombre de “3 Esdras” o “4 Esdras”. Algunas de estas también preservaron la Oración de Manasés.

¿De dónde el artículo sacó el año 1684 como el momento de supresión de estos libros?

Desgraciadamente, del mismo orificio corporal donde salió el resto de los alegatos.

Pero yo tengo una Biblia … ¡y no aparecen esos libros!

Sí, lo sé, yo también tengo otra Biblia donde no aparecen estos libros. Vean esta Biblia que encontré en la Universidad donde laboro, una edición de Casiodoro de Reina – Cipriano de Valera, altamente popular.

Biblia, Reina-Valera
Biblia, Reina-Valera
Biblia, Reina-Valera
Biblia, Reina-Valera

He aquí el índice de esta versión de la Biblia …

Índice de la Biblia, Reina-Valera
Índice de la Biblia, Reina-Valera

Esta carencia de libros en su Biblia tiene una explicación muy sencilla, usted no tiene una Biblia católica, sino una Biblia protestante. Fueron los padres del protestantismo, en particular Lutero, que quisieron adoptar un canon distinto al católico, “sacando” aquellos textos cuya ausencia se le quiere achacar a la Iglesia Católica.

El catolicismo heredó de la decisión que se hicieron en el Sínodo Romano del 382, del Concilio de Hipona (393 EC) y del Concilio de Cártago (398 EC) para decidir el canon de lo que hoy conocemos como Nuevo Testamento. Hago un recuento de ello en este artículo. Simultáneamente, el cristianismo en general (desde el siglo I) ha dependido de la versión griega de la Biblia Hebrea, conocida como la Septuaginta o la Versión de los LXX. Este texto incluía todos los libros del canon de la Biblia Hebrea, pero incluyó otros textos que los judíos y protestantes consideran apócrifos, pero que los católicos consideran deuterocanónicos, a saber, 1 y 2 Macabeos, Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y añadidos a Daniel y al libro de Ester. ¡Qué casualidad que estos son los mismos libros de los que estamos hablando, ¿verdad?!

Retrato de Martín Lutero por Lucas Cranach el Viejo
Retrato de Martín Lutero por Lucas Cranach el Viejo

Entonces, ¿por qué el protestantismo removió estos libros? En aquel momento convulso para la Iglesia Católica, esta utilizaba pasajes para legitimar actividades corruptas, como la venta de indulgencias. Por ejemplo, se utilizaba un pasaje de 2 Macabeos para fomentar la oración por los muertos, una de las bases doctrinales de las indulgencias (2 Mac. 12:46). Martín Lutero, la gran figura reformista del Renacimiento, procuraba deslegitimar el texto en cuestión y deseaba alguna base para rechazarlo. Finalmente, lo logró, al argumentar que los deuterocanónicos no estaban incluidos en el canon hebreo. Así que desautorizó los textos adicionales de la Septuaginta y preservó solo los de la Biblia Hebrea.

Conclusión

Como unitario univesalista, saco provecho de todo lo mejor que tienen que ofrecer libros religiosos, incluyendo los deuterocanónicos y los demás de la Biblia en general. Sin embargo, como humanista y no creyente, me importa poco si deben estar incluidos en la Biblia o no. Aprendo espiritualmente mucho de la Biblia cristiana en general, pero, para mí, dista muy lejos de ser “palabra de Dios”.

Podemos convenir de que, a pesar de las reservas y objeciones que se pueda tenerle a la Iglesia Católica, una cosa que no debemos tolerar es la mentira. Esto implica que aquellos portales irresponsables que constantemente nos están mintiendo, metiéndonos teorías conspiratorias sin base evidencial alguna, sean denunciados y boicoteados.

Parte de nuestra labor es investigar a fondo este tipo de asuntos, pero noten que una noticia como la que estamos discutiendo, tan diseminada por el ciberespacio, puede ser tan fácilmente refutada si tan solo la persona va a una librería católica y cotejara el índice de cualquier Biblia que allí se vende. No es difícil. Si se topan con una información tan inverosímil como esta, verifiquen de una manera tan sencilla, si está a su alcance.

Les aseguro que no tardarán mucho en conocer con mayor seguridad, cuál es el tipo de conspiración que les miente constantemente y verifiquen si tienen muchos anuncios en su portal (con los que ganan dinero) o una tiendita para que les compren.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

141 Premios Nóbel denuncian a Greenpeace

Premios Nóbel vs. Greenpeace

En este blog, hemos estado velando el conteo de ganadores del Premio Nóbel que denuncian las acciones de Greenpeace contra los alimentos producto de ingeniería genética y, en particular, su campaña irracional contra el arroz dorado.

Arroz dorado
Arroz dorado (Foto cortesía del International Rice Research Institute)

Para los que no conozcan la causa, el arroz dorado es un alimento transgénico, cuya ingeniería permite que produzca β-caroteno (37 µg/g), un químico que es antecesor de la vitamina A. Su fin es el que los agricultores de Asia y Oceanía tengan acceso a un alimento básico que les sirva para remediar, en el público, la epidemia de ceguera y muertes por falta de vitamina A. Las compañías involucradas eximieron de pago de regalías por sus ideas patentadas a cualquier agricultor u organización agrícola que generara un ingreso igual o menor a la cantidad anual de $10,000.00 estadounidenses. Aunque en nuestro contexto económico, esto parezca demasiado bajo, en el asiático, vuelve este alimento uno prácticamente libre de patentes para los agricultores. No se les prohibirá guardar sus semillas y las empresas no actuarán para limitar el mercado asiático de arroz para beneficiarse. Esto ha hecho al acceso al arroz dorado una de las causas humanitarias más importantes del mundo. El arroz ya ha sido aprobado por las autoridades de salud de Asia, Oceanía y Estados Unidos.

Mapa - Deficiencia de Vitamina A
Mapa que ilustra los países donde se padece de deficiencia de vitamina A y su nivel de gravedad.

Desgraciadamente, grupos verdes que, erradamente, han escogido hacer campañas científicamente infundadas contra los transgénicos, le han declarado la guerra a este arroz. Entre estos, se destaca el grupo político internacional Greenpeace, que ha obstaculizado, de diversas maneras, su siembra, principalmente por presiones políticas para establecer regulaciones contra un alimento beneficioso para la salud humana. Otros grupos verdes han optado por la destrucción de los campos donde se siembran.

No sorprende, pues, que esto haya levantado en la comunidad científica, el disgusto y rechazo a este talante irresponsable. Como manifestación de reprensión, la comunidad científica ha escrito una carta contra estos esfuerzos de Greenpeace y ha sido respaldada por varios ganadores del Premio Nóbel en medicina, en otras ramas de las ciencias naturales, en economía, literatura, entre otros.

Para el 2016, el número de estos ganadores del Nóbel sumaba 110. En febrero de 2018, 129. Un año después (en la actualidad), este número aumentó a 141. Del lado de otros científicos y ciudadanos, cuyo número asciende a 13,092, hemos hecho nuestra muy modesta contribución añadiendo una firma.

Alrededor del mundo, hay también intentos de crear alimentos básicos con los mismos fines humanitarios. Para África, se han creado (pero no hecho disponible todavía) la yuca dorada y el guineo dorado. ¿Por qué no se ha hecho disponible todavía? Vean el documental (¡aprobado por científicos!) llamado Food Evolution y ahí pueden tener una idea.

Según datos de las Naciones Unidas, hoy, más de una tercera parte de los niños del mundo padecerá de deficiencia de vitamina A. Bastante de ello se combate vía suplementación, pero no ha sido suficiente.

En el año 2014, unos economistas publicaron un estudio de cuánto le costó hasta aquel entonces, la oposición de la disponibilidad del arroz dorado al mercado indio. Se calculó dicha externalidad a unos $199 millones, lo que significaba de 1.4 a 2 millones años de vida en una década para tan solo un 30% de esa población.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

Controversias en torno al glifosato y el estudio del TwYST

Botellas de Roundup
Botellas de Roundup. Foto cortesía de Mike Mozart (CC-BY 2.0).

Nuevo estudio que nos confirma lo ya visto

Este mes de febrero (de 2019) ha sido uno repleto de controversias en torno al glifosato. Aquí haré un recuento breve de algunos de los acontecimientos significativos.

Torpeza de la AAAS

Logotipo de la American Association for the Advancement of Science (AAAS)
Logotipo de la American Association for the Advancement of Science (AAAS).

Recientemente, la organización American Association for the Advancement of Science (AAAS) le había otorgado un premio a los doctores Sarath Gunatilake y Channa Jayasumana por su “estudio” que “revelaba” que el uso del glifosato en Sri Lanka podría ser la causa de una enfermedad crónica de riñones que padece una población adyacente. El problema es que el llamado “estudio” no incluía recopilación de datos, sino que consistía fundamentalmente en una hipótesis. Gunatilake participó en el famoso seudotribunal contra Monsanto en la Haya y del que hablamos en otra entrada de este blog. Esta publicación llevó a que se prohibiera la importación de glifosato en Sri Lanka. Aunque, posteriormente se permitió su importación, todavía hay legislación contra su uso. La organización prestigiosa, The Sri Lankan National Academy of Science, emitió un comunicado afirmando que no había base científica alguna para la prohibición, ya que no existía evidencia alguna entre el uso del glifosato y la enfermedad crónica de riñones documentado entre los cingaleses.

El escrito fue publicado en una revista de una editorial que en el pasado fue considerada y que algunos continúan considerando predadora (MDPI), llamada International Journal of Environmental Research and Public Health. Ese trabajo continuaba una “investigación” anterior en la que los autores habían sugerido que el glifosato podía contribuir al envenenamiento con metales tóxicos a la población cingalesa. Es interesante notar, que en esta publicación previa, había una tercera autora, llamada Sisira Siribaddana. El portal Biofortified.org sacó a la luz una información interesante de esta tercera autora, entre los datos, se revela que se especializaba en “medicina alternativa”, tiene un portal donde ofrece medicina hecha mediante “instrucciones de los dioses”, y que su estudio del glifosato estuvo guiado por el dios Natha.

La AAAS tuvo que retirar el premio otorgado a los dos científicos en cuestión e investigar a fondo el insólito asunto.

El contenido del nuevo estudio sobre la potencial genotoxicidad del glifosato

GTwYST
Logotipo de GTwYST

Hace algunos días, se publicó un artículo importante que añade a todos los estudios hechos a nivel internacional en torno al glifosato y su potencial genotoxicidad. He aquí la ficha:

Steinberg, P., Voet, H. van der, Goedhart, P. W., Kleter, G., Kok, E. J., Pla, M. … Wilhelm, R. (12 de febrero de 2019). Lack of adverse effects in subchronic and chronic toxicity/carcinogenicity studies on the glyphosate-resistant genetically modified maize NK603 in Wistar Han RCC rats. Archives of Toxicology, 1-45. doi: 10.1007/s00204-019-02400-1.

Este artículo pone en relieve otro experimento, esta vez mucho más comprensivo y que cumple con todos los estándares de calidad, que, una vez más, demuestra de que no hay evidencia alguna de que el glifosato sea cancerígeno.

No es la primera vez que reportamos de este estudio. En otra ocasión nos referimos al grupo GM Plant Two Year Safety Testing (G-TwYST), que había llevado a cabo una labor que refutaba algunos puntos planteados por el famoso artículo retirado de G.-E. Séralini con ratas albinas. En aquel momento, solo teníamos a nuestra disposición un comunicado de prensa, pero no los datos. Ya para el 13 de este mes, G-TwYST lanzó otro comunicado anunciando la tan esperada publicación.

Debido a la amplitud de su documento (¡cuarentaicinco páginas!), nos limitaremos a describir de nuevo el resumen de su estudio. Se llevaron a cabo dos pruebas de toxicidad subcrónica de 90 días y otro de toxicidad crónica de un año. En los primeros dos experimentos, se agruparon las ratas por género y por tipo de alimentos con maíz transgénico en distintas proporciones 11%, 33% y 50%. El experimento de un año investigó la potencial toxicidad y genotoxicidad de maíz transgénico administrado a grupos de ratas mediante alimentos con 11% y de 33% de maíz transgénico. En ambos casos, también se evaluaron los resultados de alimentos con o sin trazas de Roundup®. Ambos experimentos llevados a cabo por G-TwYST revelaron que no hay riesgos potenciales por el consumo del maíz NK603 con o sin glifosato.

Nótese que este estudio debe considerarse uno independiente y cuyos fondos provienen exclusivamente de la Comisión Europea.

Un metaanálisis que “demuestra” un incremento de riesgo de linforma no-hodgkiano (NHL) por el uso habitual del glifosato

Glifosato
Una representación tridimensional de la molécula de glifosato.

Mientras estaba redactando este artículo, me llamaron la atención de que también en este mes se publicó un metaanálisis que pretendía establecer que el uso habitual (occupational) del glifosato aumentaba el riesgo de linfoma no-hodgkiano (“NHL” por sus siglas en inglés). He aquí la ficha:

Zhang, L., Rana, I., Shaffer, R. M., Taioli, E., & Sheppard, L. (10 de febrero de 2019). Exposure to glyphosate-based herbicides and risk for Non-Hodgkin Lymphoma: a meta-analysis and supporting evidence. Mutation Research/Reviews in Mutation Research, doi: 10.1016/j.mrrev.2019.02.001.

Junto a las revisiones científicas, los metaanálisis suelen ser los estudios más sólidos de la literatura científica. Sin embargo, en este caso, hay serias sospechas. Según este, a partir de estudios del 2001 al 2018, se puede demostrar que el glifosato puede aumentar el riesgo de NHL hasta un 41%. Una coautora, Rachel Schaffer, afirma lo siguiente:

This research provides the most up-to-date analysis of glyphosate and its link with Non-Hodgkin Lymphoma, incorporating a 2018 study of more than 54,000 people who work as licensed pesticide applicators.

Fuente: https://medicalxpress.com/news/2019-02-exposure-chemical-roundup-cancer.html

Bayer (que compró la compañía Monsanto y es dueña de la marca Roundup) afirma que en ese estudio se hizo un truco estadístico. Muchos científicos expresaron su escepticismo antre este “hallazgo”.


Este último tema traerá una acalorada discusión en los próximos días. Sin embargo, quiero limitarme a señalar que la línea general de las objeciones de estos científicos fue la alta selectividad de ciertos datos a ser incluidos, además de que contradice las conclusiones de todos los mejores estudios y la opinión casi unánime (con excepción de la IARC) de la carencia de evidencia de la genotoxicidad del glifosato. Algunos de estos últimos han hecho estudios marcadamente abarcadores en torno al tema.

Una vez más, el alegato es que el glifosato podría incrementar el riesgo de NHL, no para el público que lo consume, sino para los que lo administran cotidianamente (occupational). El problema con esto es que, como pudo demostrar un estudio de cohorte (de muy alta calidad), hecho posible por fondos públicos (no de Monsanto/Bayer), de la Agricultural Health Study, no hubo aumento alguno de NHL entre los administradores de glifosato. Los autores siguieron un total de 54,251 agricultores que asperjaron herbicidas, de los cuales 44,932 utilizaron glifosato. En el texto, se distinguieron cuatro subgrupos por grado de exposición (Q1 son los menos expuestos y Q4 los más) por un periodo de 5 a 20 años. Como pueden ver en la siguiente gráfica, no hubo aumento alguno de incidencia de NHL, no importaba la cantidad que administraran.

Bosque de datos de la relación NHL-glifosato según el Agricultural Health Study.
Bosque de datos de la relación NHL-glifosato según el Agricultural Health Study. Imagen cortesía de Andrew Kniss, reproducido con su permiso.  Gráfica original en esta página.

Irónicamente, el meta-analisis incluye los estudios del AHS y llegan a la conclusión opuesta.

Seguiremos la discusión en este mes en cuanto a este interesante tema y les mantendré al tanto de lo que ocurre.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.