La ciencia de los OGMs – 3: La pobrísima calidad de la ciencia antiOGM

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Partes: 1 y 2

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

ADVERTENCIA: Este artículo contiene las imágenes fuertes de estómagos de cerdos. También incluye la mención de una palabra que algunos pueden considerar ofensiva. El lector o la lectora ya lo sabe de antemano.

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Este será nuestro último artículo de esta serie que se dedique a los alegatos negativos que se hacen contra los transgénicos a nivel de nutrición. La razón es que ya aquí estableceremos con claridad que las alegadas inseguridades de los transgénicos no tienen base alguna y porque, como dijimos en la primera parte, su grado de seguridad está muy bien establecido. En los demás artículos de la serie, aunque hablemos de otros asuntos negativos, haremos un mayor esfuerzo de enfatizar en las contribuciones positivas y valiosas de los transgénicos en general.

A fin de cuentas, los animales de granja y los seres humanos hemos estado consumiendo transgénicos por aproximadamente treinta años sin señal alguna de reducción de esperanza de vida. Es decir, Monsanto (ni ninguna otra compañía de semillas) está “matándonos”.  Aun con todo lo mal que nos estamos alimentando (no por transgénicos, sino por el incremento del consumo de comidas grasosas, altas colesterol y azucaradas), esto sigue siendo válido para Estados Unidos y Puerto Rico, ya que en ambos casos, el promedio de expectativa de vida es cada vez más alto que el de cualquier otra época del pasado. Es más, mientras muchos puertorriqueños recurren a las teorías conspiratorias más descabelladas en torno a cómo Estados Unidos y todas las compañías semilleras y farmacéuticas “nos están matando”, irónicamente gozamos de mayor expectativa de vida que nuestra metrópoli. ¿No lo creen? ¡Véanlo!

Promedio de Expectativa de Vida - Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Estados Unidos (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida - Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Promedio de Expectativa de Vida – Puerto Rico (Imagen cortesía del Banco Mundial)

Los tipos de estudios que prevalecen en el ámbito antiOGM

Si bien el experimento de Séralini no demuestra daño alguno de los transgénicos a los animales y los seres humanos, los demás estudios antitransgénicos no mejoran para nada la situación científica del movimiento antitransgénico. Al contrario, demuestran más allá de toda duda de que la evidencia contra los transgénicos converge a cero, es decir, es casi ninguna.

La preponderancia de artículos de revistas predatorias y desprestigiadas

Séralini no es un caso único del movimiento antitransgénico, al contrario, es típico del movimiento. Hace casi un año se presentó en este blog un artículo en que una nutricionista popular (en un sentido no partidista del término) recomendaba como evidencia la lectura de una serie de artículos “científicos” en torno al tema de Monsanto y los transgénicos. En una parte de nuestro artículo diferimos de ella y señalamos que una gran porción de esos listados provienen de revistas predatorias y de dudosa reputación (véase la sección donde se habla del glifosato). La nutricionista en cuestión parece no haber hecho una evaluación crítica alguna de las fuentes que utilizaba para fundamentar su opinión al respecto.

Open_Access_logo_PLoS_white.svgEl problema de las revistas predatorias es uno que hemos trabajado en el blog desde nuestro primer artículo, porque se ha convertido ya en una plaga en la investigación científica y como forjadoras de opinión pública. Como partidario de la cultura libre y de la información abierta, siempre he favorecido aquellos esquemas de solidaridad que mantengan la información accesible a todo el público. Sin embargo, lo que caracteriza a las editoriales predatorias no es solo que son de “acceso abierto”, sino que diseñan esquemas cuestionables en los que solicitan a los científicos (en ocasiones mediante spam o solicitudes de publicación engañosas) hasta un máximo de $3,800 para la publicación de un artículo científico. El solicitar la cantidad en cuestión no es realmente el problema, sino los mecanismos diseñados para adquirir ese dinero. El otro factor que las distingue es que usualmente no tienen mecanismos de arbitraje por pares (peer-review) efectivo: o no lo hacen en lo absoluto o tienen a personas totalmente incompetentes para ello. En muchas ocasiones, la American Association for the Advancement of Science (AAAS) ha llevado a cabo operativos para identificar aquellas revistas con pobres prácticas de arbitraje y el mayor porcetaje de ellas es de predatorias.

Para ilustrar cuan profundo es este problema, utilicemos el ejemplo de dos científicos de computación que se hartaron de recibir tanto spam en sus cuentas de correo electrónico. Ellos dos enviaron un artículo a la revista predatoria International Journal of Advanced Computer Technology y, ni corta ni peresoza, solicitó una cantidad de $150 para su publicación. El árbitro anónimo dijo que “lo leyó” y que era “excelente”. Para sorpresa de los distinguidos científicos, la revista decidió publicarla. ¿En qué consistía el artículo? Bien sencillo, en páginas y páginas y páginas y páginas que decían una sola frase, “Get Me Off Your F****ng Mailing List“. El artículo en cuestión también contenía imágenes que ilustraban bien su punto.

gmoyfl_fig1

gmoyfl_fig2

Claro, todo esto es jocoso y para morirse de la risa.  Sin embargo, como ya hemos visto en otra entrada de este blog, el problema se vuelve sumamente grave cuando los gobiernos se sostienen sobre  estos tipos de artículos publicados en este tipo de revistas fraudulentas para fines de política pública.

John P. A. Ioannidis

John P. A. Ioannidis. Investigaciones Oncológicas de Madrid el 15 de junio de 2012. Foto cortesía de SINC.

En casos en que no se publican estudios en revistas predatorias, sino en unas genuinamente académicas, la tendencia general de los científicos antiOGMs es la de publicarlos en revistas de muy bajo impacto y, por lo general, con carácter de estudios preliminares. Esto lo discutimos cuando pusimos en duda un famoso “estudio” de Stephanie Seneff, científica computacional de MIT, que prácticamente le atribuía al incremento de gran parte de las enfermedades contemporáneas al consumo del glifosato. No lo traeremos a colación aquí de nuevo, pero es una muy buena síntesis de por qué debemos poner entre signos de interrogación los estudios preliminares en general. Recordemos los hallazgos del científico griego John Ioannidis y Steve Greenberg en torno al hecho de que cerca del 85 % de todos los estudios preliminares suelen llegar a la conclusión equivocada.

Como dijimos en nuestra entrada previa, en vez de darle más peso a estudios debidamente controlados, revisiones científicas rigurosas y metaanálisis, la prensa le presta atención (y a veces demasiada atención) a estudios preliminares. Para desgracia de un público que no sabe mejor, le quiere dar más crédito a estos estudios equivocados que al consenso científico. Esto constituye en desastre de relaciones públicas.

Tan graves son también los publicados por revistas auspiciadas por industrias sin arbitraje por académicos porque raras veces (o ninguna) hay algún filtro para la publicación de cualquier artículo que se le envíe.

Son estos artículos de revistas predatorias y los de distintas industrias los que en este momento sustancian la política pública de muchos países cuyos gobiernos rehúsan prestarle atención a los expertos que pueden distinguir el grano de la paja en la esfera de la discusión y el debate académico. Como dirían en Estados Unidos, a la hora de ofrecer ejemplos de esto, “the sky is the limit!”  Sin embargo, nos limitaremos a presentar dos artículos como ejemplo de este fenómeno: uno publicado en una revista predatoria y otro en una revista auspiciada por una industria, que tuvieron efectos importantes en cuanto a política pública a nivel internacional.

El caso de los cerditos malformados

Un “estudio” que intentó establecer un vínculo entre el glifosato y deformaciones en los animales de granja fue este:

Krüger, M., Schrödl, W., Pedersen, I. & Shehata, A. A. (2014). Detection of Glyphosate in Malformed Piglets. Environmental & Analytical Toxicology, 4, 230. doi: 10.4172/2161-0525.1000230.

Este añadió otros datos más al arsenal contra los transgénicos en general y el glifosato en especial (véanse algunas de sus páginas aquí, aquí, y aquí). Si la imagen de las ratas de Séralini era algo grotesca, las imágenes de este artículo lo son muchas veces más. He rehusado reproducirlas aquí, pero se encuentran en la segunda página de la publicación. Si usted es sensible a ese tipo de imágenes, por favor, asegúrese de no haber comido nada hace poco.

Obviamente, utiliza exactamente la misma estrategia del estudio de Séralini: usar imágenes impactantes y explotarlas más con el objetivo de espantar al público. Como dijimos en nuestro artículo previo, esto ya refleja una crasa falta de profesionalidad por parte de los autores y su propósito para ello es obvio:  una vez más impresionar a los lectores.  Sin embargo, el nivel tan grotesco de las fotos junto a la falta de datos, de análisis y de contrastación, etc. hacen de este, un “estudio” notablemente incompleto.  Todo lo que hace es decirnos que se han encontrado rastros de glifosato en cerditos malformados. ¡Ya! ¡Eso es todo!

Claro, no hemos nacido ayer ni nos chupamos el dedo. Lo que los autores intentan decirnos es que el glifosato puede ser una posible causa de las malformaciones.  Sin embargo, tres cosas nos hacen dudar de este alegato:

  • Si se estudian cerditos que no son malformados, pero que han ingerido pienso con transgénicos con glifosato, también se pueden encontrar en ellos rastros de esta sustancia. Y como ya dejamos claro, no hay evidencia alguna de que el consumo de pienso transgénico se halle vinculado con enfermades o muertes de animales de granja (Van Eenennaam et al., 2014).
    .
  • Recordemos que cerca del 90 % de los animales de granja consumen pienso transgénico. Si el glifosato y los transgénicos crearan un número de malformaciones en animales de granja (digamos, algo tan bajo como un 25 %) habría un problema muy serio con la industria de la carne. ¡Alas! No existe tal crisis. Es más, si fuera cierto que afecta adversamente a los animales de granja, entonces todo sería tan elemental como que los granjeros dejaran de comprar pienso con transgénicos. Cualquier problema actual en torno a la producción industrial de ese sector probablemente proviene de la decisión de personas a un estilo de vida vegetariano, algo que influencia su demanda efectiva.
    .
  • Aun antes de los transgénicos, se reportaban muchísimos casos de malfomaciones en animales de granja. Esto no es nada nuevo y encontrar rastros de glifosato en animales malformados no contribuye a conocer las causas reales de dichas enfermedades si no se lleva a cabo un análisis estadístico y experimentos clínicos al respecto, algo que los autores de Krüger et al (2014) jamás llevaron a cabo.

Las malformaciones en animales de granja se han mantenido extremadamente bajas antes (Rousseaux, 2008; Rousseaux & Ribble, 2008) y después de la introducción de transgénicos al mercado (Williams, 2010).

Logotipo de OMICS International

Logotipo de OMICS International

Es evidente, pues, que el estudio es de mucho peor calidad que el de Séralini. Obviamente revistas que se respetan a sí mismas como Food and Chemical Toxicology jamás publicarían algo así ¿Quién habría permitido semejante monstruosidad? Damas y caballeros, les presento a OMICS International. De todas las editoriales predatorias, esta es tal vez una de las más oscuras que existen en el mercado y completamente inmersa en escándalos. Esto no lo dice este servidor, hay toda una sección de Wikipedia dedicada a sus artimañas: elaborar falsas citas de científicos recomendando sus revistas “académicas”, incluir en su junta editorial a científicos que ni sabían que formaban parte de esta, facturar $2,700 a autores que ni sabían que sus artículos se publicarían en alguna de sus revistas, ser acusada de engañar en sus anuncios, publicar material plagiado, etc., etc., etc. Pueden ir a la sección de Wikipedia en cuestión, ¿quién soy yo para arruinarles su curiosidad?

Para un desmentido del artículo de Krüger et al. (2004), véase esta entrada en el blog de Kevin Folta, horticulturista reconocido de la Universidad de Florida.

El caso de Judy Carman: los estómagos de cerdos

Otro de los estudios que tuvieron impacto en la opinión pública, esta vez con mucho mayor alcance que el anterior, es el siguiente:

Carman, J. A.,  Vlieger, H. R.,  Ver Steeg, L. J., Sneller, V. E., Robinson, G. W., Clinch-Jones, C. A., Julie I. Haynes, J. I., & Edwards, J. W. (2013). A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet. Journal of Organic Systems, 8, 1, 38-54.

Este equipo timoneado por Judy Carman, una bióloga con un grado honorario en química orgánica, exploró el efecto del consumo de pienso transgénicos en los cerdos.

El experimento (“en arroz y habichuelas”)

El artículo afirma que se utilizaron para el experimento “múltiples variedades” de maíz y soya genéticamente modificados para producir Bt, un insecticida (Carman et al, 2013, pp. 38, 41). Se separaron el total de cerdos a ser experimentados en dos grupos:

  • A un grupo se le dio pienso con mucha menor cantidad transgénicos (0.4% maíz transgénico y 1.6% de soya transgénica, pág. 40) que, de acuerdo con el estudio, es lo que uno encuentra típicamente en el maíz y la soya disponibles comercialmente según los ingieren los seres humanos.
    .
  • El otro grupo ingería maíz y soya mucho mayor de transgénicos.

Después de 22.7 semanas, se exploraron los estómagos de dichos animales y publicaron una ilustración al respecto.

Estómagos de los cerdos según Carman et al, 2013, p. 45.

Estómagos de los cerdos según Carman et al, 2013, p. 45.

Es decir, la ilustración muestra que los que comieron pienso con mayor cantidad de transgénicos tuvieron mayor irritación estomacal que aquellos que los que comieron pienso con menores cantidades de OGMs.

Los problemas con el “estudio”: la revista y conflictos de intereses

Aunque este artículo no se publicó en una revista predatoria, para muchos sí era sospechosa. En primer lugar, aun con lo flexible que es PubMed para incluir en su índice a revistas arbitradas, The Journal of Organic Systems no se halla en su lista. Es más, es auspiciada principalmente por la Federación orgánica de Australia, una organización vinculada con la industria orgánica.

Quiero indicar que el hecho de que un estudio sea publicado por alguna industria o compañía no lo hace automáticamente descartable. Al contrario, muchas compañías han aportado mucho a las ciencias con sus estudios. Sin embargo, si los resultados no son verificados por alguna organización verdaderamente independiente (es decir, que no tenga ataduras con industria alguna) hay que tomar cualquiera de sus aserciones con pinzas y debe corroborarse mediante la reproducción dichos experimentos. Esto vale para la industria orgánica, para “Gran Farma”, para Monsanto, para quien sea. Este no fue el caso del artículo que estamos discutiendo. Es más, como veremos en breve, parecería que su práctica de arbitraje por pares o su control de calidad es extremadamente pobre.

El segundo problema que encontramos con el estudio es su declaración de conflictos de intereses, el equipo de Carman dice que no tiene ninguno. Una ojeada al texto revela que es mucho más grande que el que parece. Por ejemplo, ¿fue el estudio financiado? Sí. ¿Por cuál organización? Dice que por el  Institute of Health and Environmental Research (IHER) y Verity Farms. Como señala Myles Power, allí empezamos a tener serios problemas.

  • Institute of Health Environmental Research (IHER): La directora de esa organización era la misma Judy Carman. En otras palabras, ella utilizó la organización que ella misma dirige para financiar su propio experimento. ¡Wow! ¿Y aun así, ella nos dice que no hay conflictos de intereses? Y como pueden ver, el portal de esta organización ha estado bastante inactiva por años hasta el punto de que ya ni existe.
    .
  • Verity Farms: Es una granja que crece animales de corral y forma parte de la industria orgánica. El problema es que el segundo autor mencionado en el estudio (Howard R. Vlieger) era cofundador de la empresa en el momento de publicación. Una vez más, el hecho de que participe la industria no hace inútil el estudio, pero dado que la industria orgánica es militantemente antitransgénica y el bienestar económico de la compañía depende de su lucha contra los transgénicos, llama la atención que esto no represente conflicto de intereses alguno.

Si la revista hubiera tenido un buen control de calidad, no hubiera dejado pasar la alegada falta de conflictos de intereses.

Más problemas con el experimento

Parece que el estudio estuvo mal cotrolado, ya que no hubo grupo alguno de cerdos a los que se les hubiera provisto maíz y soya no transgénicos (que hubiera sido lo más sensato como “grupo control”). Todos los cerdos comieron pienso con transgénicos. Solamente que ajustó a uno de los grupos (el “control” supuestamente) a una cantidad que, según Carman y compañía, era equivalente a la que consumen los seres humanos (¡¿?!)

Otro problema es que ella alteraba las cantidades de maíz y soya transgénicos a medida que pasaba el tiempo. Una vez más, esto hace difícil analizar adecuadamente los datos en relación con los resultados del experimento.

Si no fuera poco, aun suponiendo que fuera cierto que los transgénicos causaron la inflamación de los estómagos, el hecho de que haya utilizado distintas variedades de maíz Bt y distintas variedades de soya transgénica, hace difícil (¡o imposible!) encontrar aquellas variables pertinentes que causaron las enfermedades en cuestión (Carman et al., 2013, pp. 38, 41).

Cristales de la toxina Bt

Cristales de la toxina Bt (2006). Foto cortesía de Jim Buckman.

Nota aclaratoria: ¿Qué es maíz Bt? Es un maíz transgénico que produce un pesticida conocido como “Bt”. Esta es una toxina producida por una bacteria llamada Bacillus thuringiensis y que es ampliamente usada por la agricultura, incluso la orgánica.  La ventaja del uso de este insecticida es que tiene la peculiaridad de afectar solamente a algunos insectos (particularmente aquellos cuyas orugas se alimentan de los cultivos) sin afectar en lo absoluto a los polinizadores ni a los animales en general, incluyendo a los seres humanos. Del uso de transgénicos Bt hablaremos en nuestra próxima entrada de esta serie.

Otro problema serio con el estudio es que solo presentó los números de estómagos relativamente sanos, los levemente irritados y los muy inflamados.  La evidencia era puramente visual sin haber hecho un análisis de las inflamaciones. El profesor de la Universidad de Guelph, Robert Friendship se expresó en torno a ello de la siguiente manera:

… it was incorrect for the researchers to conclude that one group had more stomach inflammation than the other group because the researchers did not examine stomach inflammation. They did a visual scoring of the colour of the lining of the stomach of pigs at the abattoir and misinterpreted redness to indicate evidence of inflammation. It does not. They would have had to take a tissue sample and prepare histological slides and examine these samples for evidence of inflammatory response such as white blood cell infiltration and other changes to determine if there was inflammation. There is no relationship between the colour of the stomach in the dead, bled-out pig at a slaughter plant and inflammation. The researchers should have included a veterinary pathologist on their team and this mistake would not have happened. They found no difference between the two experimental groups in pathology that can be determined by gross inspection.

Finalmente, y más importante todavía, no había correlación alguna entre la cantidad de transgénicos ingeridos y la cantidad de estómagos irritados, ya que en ambos grupos hubo estómagos inflamados. Es más, aquellos que comieron una menor porción de transgénicos tuvieron mayores incidencias de irritaciones (69 cerdos), mientras que aquellos que comieron una mayor porción tuvieron un número menor de inflamaciones (64 cerdos). Si acaso, como diría Mark Lynas, si nos dejamos guiar por los resultados, parecería que comer transgénicos es la manera más efectiva de evitar úlceras.

En otras palabras, el experimento estaba pobremente diseñado y no era concluyente.

¿Hay experimentos mejor controlados en relación con los cerdos y transgénicos Bt?

Hay muchísimos, pero he aquí un puñado mencionado por David Tribe para la misma época que Judy Carman publicaba el suyo.  Hubo un equipo que investigó muy minuciosamente y exhaustivamente los efectos de maíz transgénico Bt sobre los cerdos y los publicó en una serie de artículos: en ningún caso los transgénicos tuvieron efecto alguno en la salud de los cerdos y todos estos fueron independientes y financiados con fondos públicos. Por lo tanto, en este caso no se puede recurrir al trillado Reductio ad Monsantum:

  • 23 de noviembre de 2011: Fate of transgenic DNA from orally administered Bt MON810 maize and effects on immune response and growth in pigs (Walsh et al., 2011).
    .
  • febrero de 2012: Effects of short-term feeding of Bt MON810 maize on growth performance, organ morphology and function in pigs (Walsh et al., 2012a).
    .
  • 4 de mayo de 2012: The effect of feeding Bt MON810 maize to pigs for 110 Days on intestinal microbiota (Buzoianu et al., 2012a).
    .
  • 12 de mayo de 2012: Effects of feeding Bt MON810 maize to pigs for 110 Days on peripheral immune response and digestive fate of the cry1Ab gene and truncated Bt toxin (Walsh et al, 2012b).
    .
  • junio de 2012: High-throughput sequence-based analysis of the intestinal microbiota of weanling pigs fed genetically modified MON810 maize expressing Bacillus thuringiensis cry1Ab (Bt maize) for 31 Days (Buzoianu et al., 2012b).
    .
  • octubre de 2012: Effect of feeding genetically modified Bt MON810 maize to ∼40-day-old pigs for 110 days on growth and health indicators (Buzoianu et al., 2012c).
  • 16 de octubre de 2012: Effects of feeding Bt maize to sows during gestation and lactation on maternal and offspring immunity and fate of transgenic material (Buzoianu et al., 2012d).
    .
  • marzo de 2013: Effects of feeding Bt MON810 maize to sows during first gestation and lactation on maternal and offspring health indicators (Walsh et al., 2013).
    .
  • 3 de diciembre de 2014: Transgenerational effects of feeding genetically modified maize to nulliparous sows and offspring on offspring growth and health (Buzoianu et. al, 2014).

¡Ah! Casi se me olvidaba … ninguno de estos artículos contienen fotografías para darle shock a sus lectores. Estos son estudios serios y que  se publicaron en revistas de buena reputación.

Efectos a nivel público

Al igual que el experimento de G. E. Séralini y los artículos fatulos publicados por Seneff, estos dos estudios (y otros más de igual o peor calidad) han repercutido en la opinión pública con efectos devastadores. Debido al cúmulo del ruido en torno a los transgénicos y el glifosato, los grupos “verdes” han logrado poner en moratoria (prácticamente a perpetuidad) la siembra de transgénicos en Europa, tal vez con la excepción de España, que siembra maíz MON810 (Bt) para los animales de granja.

Consistentemente la prohibición del glifosato ha conllevado a los estados de la Unión Europea y de algunos estados de los Estados Unidos la compra de yerbicidas mucho más tóxicos, menos efectivos y significativamente más costosos. A manera de ejemplo, debido a estos estudios y al ruidoso alegato (carente de evidencia) de que el glifosato es cancerígeno, en algunos lugares de California se ha dejado de utilizar Roundup® y productos similares con glifosato y, simultáneamente, se han dedicado a usar pesticidas orgánicos (supuestamente “mejores”). El resultado ha sido costoso tanto económicamente como en salud. En Petaluma se solía gastar solo $ 62 en 140 galones de Roundup®, pero ahora tienen que gastar $ 1,136 por exactamente la misma cantidad, no solo porque este pesticida orgánico es significativamente más caro, sino porque por ser menos efectivo tienen que rociar mucho más del pesticida. Otro producto orgánico bajo su consideración también cuesta sobre los $1,000. En cuanto a la salud se refiere, los administradores del yerbicida como la población han experimentado un empeoramiento, especialmente en cuanto a problemas respiratorios. En resumen, fue un total fracaso.  Australia también pasó por un proceso semejante.

No nos olvidemos del hecho de que legisladores del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en el pasado cuatrienio y este también radicaron proyectos para ponerle una moratoria al uso de glifosato por parte de los municipios. El PIP lo hizo utilizando precisamente estos estudios fatulos (sobresaliendo el de Stephanie Seneff, plagado de p-hacking y del que hablamos en otra entrada de este blog). En un momento de crisis económica y de salud es lo menos que necesitamos en este momento. (Solamente rogamos al cosmos que al PIP no se le ocurra prestarle atención a la sugerencia de Seneff de que las vacunas están vinculadas al autismo, porque ese sí sería un sendero muy oscuro para ese partido).

En resumen, construir política pública sobre los cimientos inexistentes de estudios en revistas fraudulentas nos parece desacertado.

Referencias

Buzoianu, S. G., Walsh, M. C.,  Rea, M. C.,  O’Sullivan, O., Crispie, F., Cotter, P. D., Ross, R. P., Gardiner, G. E., Lawlor, P. G. (4 de mayo de 2012a). The effect of feeding Bt MON810 maize to pigs for 110 Days on intestinal microbiota. PLoS, 7, 5, e33668. doi: 10.1371/journal.pone.0033668.

Buzoianu, S. G., Walsh, M. C., Rea, M. C., O’Sullivan, O, Cotter, P. D., Ross, R. P., Gardiner, G. E., & Lawlor, P. G. (junio de 2012b). High-throughput sequence-based analysis of the intestinal microbiota of weanling pigs fed genetically modified MON810 maize expressing Bacillus thuringiensis cry1Ab (Bt maize) for 31 Days. Applied and Environmental Microbiology, 78, 12, 4217-4224. doi: 10.1128/AEM.00307-12. Recuperado de http://aem.asm.org/content/78/12/4217.

Buzoianu, S. G., Walsh, M. C., Rea, M. C., Cassidy, J. P., Ross, R. P., Gardiner, G. E., & Lawlor, P. G. (octubre de 2012c). Effect of feeding genetically modified Bt MON810 maize to ∼40-day-old pigs for 110 days on growth and health indicators. Animal, 6, 10, 1609-1619. doi: 10.1017/S1751731112000249. Recuperado en https://www.cambridge.org/core/journals/animal/article/effect-of-feeding-genetically-modified-bt-mon810-maize-to-40dayold-pigs-for-110-days-on-growth-and-health-indicators/74E85239A3D80272A40974B934B5750E.

Buzoianu, S. G., Walsh, M. C., Rea, M. C., O’Donovan, O., Gelencsér, E., Ujhelyi, G., & Lawlor, P. G. (16 de octubre de 2012d). Effects of feeding Bt maize to sows during gestation and lactation on maternal and offspring immunity and fate of transgenic material. PLoS ONE, 7, 10, e47851. doi: 10.1371/journal.pone.0047851. Recuperado en http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0047851.

Buzoianu, S. G., Walsh, M. C., Rea, M. C., Cassidy, J. P., Ryan, T. P., Ross, R. P., Gardiner, G. E., & Lawlor, P. G.  (diciembre de 2014). Transgenerational effects of feeding genetically modified maize to nulliparous sows and offspring on offspring growth and health. Journal of Animal Science, 91, 1, 318-330. doi: 10.2527/jas.2012-5360. Recuperado en https://www.animalsciencepublications.org/publications/jas/abstracts/91/1/318.

Carman, J. A., Vlieger, H. R., Ver Steeg, L. J., Sneller, V. E., Robinson, G. W., Clinch-Jones, C. A., Julie I. Haynes, J. I., & Edwards, J. W. (2013). A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet. Journal of Organic Systems, 8, 1, 38-54. Recuperado en http://www.organic-systems.org/journal/81/abstracts/8106.html.

Greenberg, S. A. (17 de marzo de 2009). How citation distortions create unfounded authority: analysis of a citation network. BMJ, 339, b2680. doi: 10.1136/bmj.b2680. Recuperado en http://www.bmj.com/content/339/bmj.b2680.

Ioannidis, J. P. A. (30 de agosto de 2005). Why most published research findings are false. PLoS ONE, 2, 8, e124. doi: 10.1371/journal.pmed.0020124. Recuperado en http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0020124.

Ioannidis, J. P. A. (21 de junio de 2016). Why most clinical research is not useful. PLoS ONE, 13, 6, e1002049. doi: 10.1371/journal.pmed.1002049. Recuperado en http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1002049.

Krüger, M., Schrödl, W., Pedersen, I. & Shehata, A. A. (2014). Detection of glyphosate in malformed piglets. Environmental & Analytical Toxicology, 4, 230. doi: 10.4172/2161-0525.1000230.

Mazières, D. & Kohler, E. (2014). Get me off your fucking mailing list. Stanford Secure Computer Systems Group. Stanford University. Recuperado en http://www.scs.stanford.edu/~dm/home/papers/remove.pdf.

Nicolia, A., Manzo, A., Veronesi, F. & Rosellini, D. (16 de septiembre de 2013). An overview of the last 10 years of genetically engineered crop safety research. Critical Reviews in Biotechnology. doi: 10.3109/07388551.2013.823595.

Power, M. (11 de agosto de 2013). Bad science in the paper ‘A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet’. Myles Power [Blog]. Recuperado en https://mylespower.co.uk/2013/08/11/bad-science-in-the-paper-a-long-term-toxicology-study-on-pigs-fed-a-combined-genetically-modified-gm-soy-and-gm-maize-diet/.

Rousseaux, C. G. (1988). Developmental anomalies in farm animals – I. Theoretical considerations. The Canadian Veterinary Journal, 29, 1, 23-29. Recuperado en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1680736/.

Science Media Centre (SCM). (12 de junio de 2013). GM pig feed and stomach inflammation. Recuperado en http://www.sciencemediacentre.org/gm-pig-feed-and-stomach-inflammation/.

Rousseaux, C. G. & Ribble, C. S. (1988). Developmental anomalies in farm animals – II. Defining etiology. The Canadian Veterinary Journal, 29, 1, 30-40. Recuperado en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17422944.

Van Eenennaam, A. L. & Young, A. E. (20 de noviembre de 2014). Prevalence and impacts of genetically engineered feedstuffs on livestock populations. Journal of Animal Science, 92, 10, 4255-4278. doi: 10.2527/jas.2014-8124. Recuperado en https://www.animalsciencepublications.org/publications/jas/articles/92/10/4255.

Walsh, M. C., Buzoianu, S. G., Gardiner, G. E., Rea, M. C., Gelencsér, E., Janósi, A., Epstein, M. M., Ross, R. P., & Lawlor, P. G. (23 de noviembre de 2011). Fate of transgenic DNA from orally administered Bt MON810 maize and effects on immune response and growth in pigs. PLoS ONE, 6, 11, e27177. doi: 10.1371/journal.pone.0027177. Recuperado en http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0027177.

Walsh, M. C., Buzoianu, S. G., Gardiner, G. E., Rea, M. C., Ross, R. P., Cassidy, J. P. & Lawlor, P. G. (febrero de 2012a). Effects of short-term feeding of Bt MON810 maize on growth performance, organ morphology and function in pigs. British Journal of Nutrition, 107, 3, 364-371. doi: 10.1017/S0007114511003011. Recuperado en https://www.cambridge.org/core/journals/british-journal-of-nutrition/article/effects-of-shortterm-feeding-of-bt-mon810-maize-on-growth-performance-organ-morphology-and-function-in-pigs/49E61C0F3B69970C73156B1EDE516624.

Walsh, M. C., Buzoianu, S. G., Rea, M. C., O’Donovan, Gelencsér, E., Ujhelyi, G., Ross, R. P., & Lawlor, P. G. (12 de mayo de 2012b). Effects of feeding Bt MON810 maize to pigs for 110 Days on peripheral immune response and digestive fate of the cry1Ab gene and truncated Bt toxin. PLoS ONE, 7, 5, e36141. doi: 10.1371/journal.pone.0036141. Recuperado en http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0036141.

Walsh, M. C., Buzoianu, S. G., Gardiner, G. E., Rea, M. C., O’Donovan, O. Ross, R. P., & Lawlor, P. G. (marzo de 2013). Effects of feeding Bt MON810 maize to sows during first gestation and lactation on maternal and offspring health indicators. British Journal of Nutrition, 109, 5, 873-881. doi: 10.1017/S0007114512002607. Recuperado en https://www.cambridge.org/core/journals/british-journal-of-nutrition/article/effects-of-feeding-bt-mon810-maize-to-sows-during-first-gestation-and-lactation-on-maternal-and-offspring-health-indicators/FBDCCF98741148350E05BF03D0E984C1.

William, D. (noviembre 2010). Congenital abnormalities in production animals. Veterinary Clinics of North America: Food Animal Practice, 26, 3, 477–486. doi: 10.1016/j.cvfa.2010.09.001. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0749072010000393.

La ciencia de los OGMs – 2: Ratas, tumores y el fiasco de Séralini

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Parte 1

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

ADVERTENCIA: Este artículo contiene las imágenes fuertes de ratas albinas con tumores. El lector o la lectora ya lo sabe de antemano.

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Si ustedes han leído el primer artículo de nuestra serie, se habrán topado con nuestra referencia a la revisión de los mejores estudios hechos en torno a animales por un periodo de 29 años (Van Eenennaam et al., 2014). Sabemos que habrá uno que otro que se habrá rascado un poco la cabeza o levantado una ceja escéptica debido a que sí han habido noticias de que los OGMs impregnados con glifosato son cancerígenos y que se ha demostrado en laboratorios.  Si escuchan la radio, a lo mejor ustedes alcanzan escuchar a algunos nutricionistas “expertos” en el tema que afirman categóricamente que es así, debido a que un científico en Francia, Gilles-Éric Séralini, pudo mostrar ante todo el mundo la “verdad detrás de los transgénicos”, que Monsanto nos está matando, que el incremento de cáncer durante todos estos años se debe entre otras al consumo de transgénicos con partículas de un “cancerígeno” (el glifosato). Hay personas quienes pronuncian el nombre “Séralini”  en casi cada respiro cada vez que se habla de los transgénicos y del glifosato.

¡Tal vez a los autores de Eenennam et al, 2014, que incluían a 100 millardos de animales se les escapó un caso! De hecho, no se les deslizó de sus manos. Al contrario, mencionan algunos “estudios” (en un sentido BIEN laxo) al respecto entre los que se incluye el que vamos a discutir (Van Eenennaam et al, 2012, pp. 4262-4263).

He escrito una versión mucho más detallada de todo este incidente (conocido en inglés como el “Séralini affair“). Como se dijo en mi primer artículo de esta serie, aquí solamente nos vamos a atener estrictamente a lo que dicen los científicos profesionales en torno al tema y por qué el estudio en cuestión no convenció a nadie en la comunidad científica, ni tan siquiera mucha de la minoría de aquellos científicos que son escépticos de los OGMs en general.

El “incidente de Séralini” (“Séralini affair“)

Gilles-Éric Séralini

Gilles-Éric Séralini (2013). Foto cortesía de Thomas Jouanneau. CC-BY-SA 4.0.

Gilles-Éric Séralini es profesor de biología molecular de la Universidad de Caen y que desde algún tiempo se ha dedicado al tema de los transgénicos, destacándose por estudios diseñados para poner en duda su seguridad. Aquí no cuestionaremos en lo absoluto la legitimidad de la posición de escepticismo en relación con los transgénicos. Es y seguirá siendo una posición legítima en un mundo en que también hay científicos que tienen una confianza ciega en ello. La dialéctica entre estos dos sectores y las diversas posiciones intermedias son necesarias para el quehacer científico. Lo que sí cuestionamos es tomar por absolutamente ciertos aquellos experimentos que tienen notorias fallas. En algunos casos, se cuestionaría si varias de estas existen a propósito para que un experimento tenga un resultado predeterminado, asunto que rayaría en la deshonestidad. Este cuestionamiento se profundiza si tal procedimiento se hizo con el propósito de persuadir al público de que los resultados obtenidos son fiables y, por consiguiente, manipula a la sociedad para que se creen políticas públicas cuyos fundamentos científicos son tan firmes como la arena movediza.

Una vez más, no nos interesan las intenciones de Séralini, sino la calidad del experimento, cómo se proyectaron sus resultados ante el público y la reacción de la comunidad científica y las autoridades gubernamentales ante su divulgación.

Breve exposición de lo ocurrido en el experimento (en “arroz y habichuelas”)

Esta sección es para aquellos interesados en estos detalles que son tanto más técnicos. Para aquellos lectores que quieran saber de lleno el meollo del problema, siéntanse en la libertad de brincar esta sección.

El experimento se centra en el consumo de maíz transgénico junto a ciertas dosis del yerbicida marca Roundup® de la compañía Monsanto, cuyo ingrediente potente es el glifosato. Séralini y su equipo utilizaron para ello 200 ratas Sprague-Dawley™ albinas: 100 machos y 100 hembras. Cada grupo se subdividía en diez:

  • El grupo control: Este es un grupo de 10 ratas (5 machos y 5 hembras) a las que se les dio agua sin Roundup® y maíz no transgénico sin Roundup®.
    .
  • Hay a su vez 60 ratas a las que se les administraron diferentes porcentajes de maíz transgénico de Monsanto (Roundup Ready®):
    .

    • Veinte (20) de esas ratas consumieron alimentos con 11% de maíz transgénico: 10 lo consumió con Roundup® y 10 no.
      .
    • Otras 20 ratas consumieron maíz en que el 22% era transgénico: 10 de esas ratas lo consumirían con Roundup® y 10 no.
      .
    • Las restantes 20 ratas consumieron maíz en el que el 33% era transgénico: 10 de esas ratas lo consumirían con Roundup® y 10 no.
      .
  • A los últimos tres grupos de 10 se les dio maíz no transgénico, pero bebieron agua con distintas concentraciones de Roundup®.
    • 10 con agua cuya concentración de Roundup® era 1.1 x 10⁻⁸ %
    • 10 con agua con una concentración de Roundup® era 0.09 %
    • 10 con agua con una concentración de 0.5%

El tiempo de duración del experimento era de dos años (Séralini et al., 2012, pp. 4221, 4222-4223).

He aquí los resultados:

  • Cerca del 50% de las ratas machos y 70% de las hembras murieron prematuramente debido a los tumores (Séralini et al., 2012, p. 4223).
    .
  • Solo el 20% de las ratas machos y el 30% de las hembras del grupo control murieron prematuramente debido a los tumores (Séralini et al., 2012, p. 4223).
    .
  • Muchas de las ratas terminaron con tumores cuyos tamaños alcanzaban a ser el 25% de su peso corporal (Séralini et al., 2012, p. 4223).
    .
  • Otros de los resultados de presentaron de manera confusa y la mayoría no mostraba correlación alguna entre la salud de las ratas y la cantidad de maíz transgénico consumido por ellos (Séralini et al., 2012, pp. 4223-4228).

La publicación del estudio incluía el retrato de las ratas con tumores.

Retratos de tres de las ratas con tumores

Retratos de tres de las ratas con tumores según aparecen Séralini et al., 2014, p. 11, CC-BY 4.0 (la segunda vez que se publico el estudio en cuestión). En el estudio original se utilizaron estas mismas imágenes en un orden distinto (Séralini et al., 2012, p. 4226).

En la misma página en que aparece la imagen, también se mostraban fotografías de los tumores en sí y de sus células (Séralini et al., 2012, pp. 4226-4227), además de unas gráficas que no incluiremos aquí debido a que sería demasiado complicado y extenso el explicarlas (aun para muchos de los científicos que leyeron el estudio, las gráficas eran tremendamente confusas) (Séralini et al., 2012, pp. 4224-4225).

Un procedimiento inusual de la publicación de los datos

Los que sean científicos y que estén leyendo sobre este experimento, probablemente ya se hayan preguntado por qué se incluyen fotos semejantes. Como todo profesional sabe, ninguna de estas imágenes aporta información alguna que sea pertinente al estudio. Además, al tomar fotografías solamente de las ratas que ingirieron maíz transgénico o Roundup® (ninguno del grupo control) puede tener el efecto de impresionar al lector quitando de esa forma el énfasis debido en los datos y el diseño del experimento. El presentar estudios sin imágenes es algo usualmente ajeno a la experiencia del público que suele ver en las revistas de divulgación (Muy InteresanteScientific American, etc.) muchísimas imágenes precisamente diseñadas para impresionar (positivamente) a sus lectores. En las ciencias es distinto. El añadir imágenes con el objetivo de impresionar, pero que no aportan ninguna información científica alguna a a un artículo de una revista académica científica es muy mal visto.

Sin embargo, algunos han sospechado que el blanco de los retratos de las ratas y los tumores no es la comunidad científica, sino el público promedio. ¿Cómo lo sabemos? Pues el equipo de Séralini decidió hacer una conferencia de prensa, es decir, quería anunciar a la prensa y al público los “hallazgos” del estudio. Esto no es lo usual cuando se publica un estudio. Instancias como estas son extremadamente raras.

No solo eso, sino que también Séralini hizo algo que era más insólito: le solicitó a los miembros de la prensa que firmaran acuerdos de confidencialidad para que pudieran acceder al artículo antes de que se publicara, obviamente para que vieran las imágenes en cuestión. La prensa inexperta evidentemente se impresionó ante las imágenes (Arjó et al., 2013, pp. 256, 265, 268; Butler, 2012).

Una vez se publicó el estudio, se mostraron los retratos de las ratas con tumores, los retratos de los tumores y el movimiento antitransgénico hizo fiesta contra de Monsanto. La inmensa mayoría de la comunidad científica a nivel mundial respondió airada. Como respuesta, los antitransgénicos recurrieron al ejercicio de una falacia (que en su caso, desgraciadamente, es demasiado frecuente) a la que llamaremos Reductio ad Monsantum:

Definición de Reductio ad Monsantum: Es el acto de un antiOGM de acusar de ser comprado por Monsanto (o la compañía que se desea demonizar) a un científico, miembro de la prensa o a un divulgador cuando llega a una conclusión que a ese antiOGM no le gusta, no importa si dicha conclusión es científicamente válida y respaldada por la evidencia.

Pero, ¿por qué la reacción adversa de parte de los expertos en este campo?  ¡Veamos!

Los problemas fatales del experimento

Todas las objeciones en torno al experimento radican en el diseño. El lector de nuestro blog no tiene que leer todas las objeciones en cuestión. Con la primera bastará, pero para el curioso añadiremos más después de esa. Veamos:

  1. Las ratas seleccionadas para el experimento son notablemente propensas a tumores.

Las inmensa mayoría de las ratas Sprague Dawley™ albinas desarrollan numerosos tumores durante un periodo corto de dos años. Esto ha sido estudiado a saciedad por la comunidad científica. Por ejemplo,  en un experimento que se llevó a cabo en los años 50, se descubrió que la tasa de incidencias de tumores de ratas hembras bajo situación control (es decir, sin someterlas a ninguna variable que normalmente llevaría a cualquier otro animal a una mayor propensidad a tumores) es cerca del 56 %. En el caso de otras, una dieta especial rica en grasas llevó a que el 80% de ellas desarrollara tumores, un número aproximado al que obtuvo Séralini.

En otro experimento llevado a cabo en los años 70, solo se midió la propensidad a tumores en un periodo de un año y seis meses. ¿Su resultado? El 45 % de las ratas habían desarrollado tumores y en una proporción semejante a la reportada por Séralini: las ratas hembras tenían el doble de tumores que los machos.

En otro experimento que se llevó a cabo en esa década y se publicó en 1979, donde se revelaba que el 81 % de las ratas Sprague Dawley albinas terminaron con tumores en un lapso de tiempo de 2 años.

Esto no es nada sorprendente para los toxicólogos y oncólogos que han trabajado con estas ratas. Hay una amplia literatura de sus distintas incidencias de tumores bajo diversas circunstancias.

¿Qué significa esto? Pues, algo muy sencillo: que en el mejor de los casos, el experimento no es concluyenteNO demuestra que los transgénicos y el Roundup® sean cancerígenos. Es más, este resultado es consistente con otros estudios que demuestran que no hay mayor incidencia estadística de cáncer en animales de laboratorio cuando ingieren transgénicos con o sin Roundup® (véase este artículo y este metaanálisis).

El asunto es todavía peor. Una de las gráficas del artículo parecería indicar que si una rata macho ingiere agua con Roundup®, alargaría su tiempo de vida. Obviamente, este resultado es absurdo, pero demuestra cuan mal diseñado estaba el experimento. No solamente los datos reflejan este patrón, hay otras anomalías (e.g. que mientras más maíz transgénico ingerían las ratas, menor era el tamaño de sus tumores).

Pero si este es el hecho, entonces, ¿por qué no se tiene en cuenta que el grupo control tuvo menos incidencias de tumores que en los demás casos? El problema es que con tantas variables examinadas en el experimento, el tamaño de las muestras para cada caso era demasiado pequeño para establecer una diferencia significativa estadística entre los grupos. Además, dentro del contexto de los demás estudios en torno a las ratas Sprague Dawley albinas, se puede sostener que el Roundup® y el maíz transgénico no conllevaron incremento alguno estadístico en cuanto a las incidencias de tumores.

Aun con todo esto, Séralini concluyó que la evidencia parecía indicar que el maíz transgénico y el Roundup® aumentaban las incidencias de tumores en las ratas (¡!) (Séralini et al., 2012, p. 4230).

Por eso, se señaló que los datos del experimento estaban mal analizados y mal evaluados y que obviamente la conclusión era estaba errada.

El que esté satisfecho con esta explicación para descartar este experimento como genuino, siéntase en la libertad de saltar a la próxima sección. Los que se quieran quedarse para conocer cuáles son las demás objeciones del llamado “estudio”, pueden quedarse un ratito más:

  1. Séralini no siguió la guía europea (de la OECD) para establecer grupos controles adecuados, algo que, como hemos visto, vició el experimento desde punto de vista de su diseño.
    .
  2. En su aviso de declaración de conflictos de intereses, a Séralini se le olvidó señalar que CRIIGEN y la Fundación para el Progreso Humano, dos organizaciones antitransgénicas, financiaron su estudio.
    .
  3. Algunos han planteado que Séralini y su equipo pudieron haber cometido distintas faltas de código de ética en relación con las ratas, debido a que (¿por motivos puramente publicitarios?) dejó crecer sus tumores hasta el extremo y sin ponerlas a dormir en un cierto tiempo razonable. Esto es cruel por infligir sufrimiento innecesario para dichos animales de laboratorio (véase Arjó et al., 2013).

Más reacciones …

No solo los científicos se molestaron, sino también la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) tronó contra el artículo publicado y expresó lo siguiente:

The assessments of Member States and EFSA revealed an overall agreement. The study as reported by Séralini et al. was found to be inadequately designed, analysed and reported. The authors of Séralini et al. provided a limited amount of relevant additional information in their answer to critics published in the journal Food and Chemical Toxicology. Taking into consideration Member States’ assessments and the authors’ answer to critics, EFSA reaches similar conclusions as in its first Statement (EFSA 2012). The study as described by Séralini et al. does not allow giving weight to their results and conclusions as published. Conclusions cannot be drawn on the difference in tumour incidence between treatment groups on the basis of the design, the analysis and the results as reported. Taking into consideration Member States’ assessments and the authors’ answer to critics, EFSA finds that the study as reported by Séralini et al. is of insufficient scientific quality for safety assessments. EFSA concludes that the currently available evidence does not impact on the ongoing re-evaluation of glyphosate and does not call for the reopening of the safety evaluations of maize NK603 and its related stacks. EFSA’s evaluation of the Séralini et al. article is in keeping with its role to review relevant scientific literature for risk assessment on an ongoing basis to ensure that the advice it provides is up-to-date.

Ante todas las objeciones presentadas por científicos expertos, por la EFSA y otros, la revista Food and Chemical Toxicology procedió a retirar el artículo.

Estudio retirado

Estudio retirado

Obviamente, los movimientos antitransgénicos respondieron con su usual Reductio ad Monsantum.

De muerto a zombi

Como frecuentemente ocurre en el movimiento antiOGM y otros bien característicos de algunas seudociencias, no importa cuan malos hayan sido estos experimentos y se hayan demostrado su falsedad a saciedad, pueden convertirse en la bandera de alguna causa. Lo otro que ocurre es que suelen convertirse en lo que el médico David Gorski llama “estudios zombis“, es decir, unos “estudios” hartamente refutados que “reviven” después de muertos.

Séralini y su equipo no se dieron por vencidos. Lo que hicieron fue hacer unas modificaciones cosméticas al estudio para volverlo a publicar en otra revista académica, en esta ocasión en la Environmental Sciences Europe.  Lo que es extraño es que en esta ocasión se dio a conocer sin arbitraje por pares (peer-review), algo que no es usual. El argumento que esgrimió la junta editorial de la revista es que no lo necesitaba porque ya había sido arbitrado por Food and Chemical Toxicology. Lo otro que llama la atención, es que en esta segunda ocasión, Séralini corrigió su conclusión y afirmaba que sus resultados no eran concluyentes. Desgraciadamente, llega a la convicción correcta cuando el daño social vía los medios ya está hecho y el estudio previo con sus conclusiones incorrectas se ha convertido en un estandarte de los militantes antiOGMs.

Desde entonces, Séralini y otros han utilizado este mismo estudio para sustanciar otros alegatos en torno a los OGMs y Roundup®.

A pesar de que hoy día algunos científicos utilizan el artículo de Séralini para mostrar cómo no llevar a cabo un experimento, alguna gente en Puerto Rico y en el mundo siguen pregonando a su favor como si hubiera sido (como dirían en inglés) el “smoking gun” contra Monsanto y el daño que “representan” los OGMs.

Lo más triste es que algunos partidos políticos de Puerto Rico y varios grupos ecologistas están bien conformes con un experimento rechazado por la inmensa mayoría de los científicos a nivel mundial. Sin lugar a dudas, esta actitud es un genuino ejercicio del negacionismo contra las ciencias.

Referencias

Academic Review. (24 de septiembre de 2012). The Academic Review’s editorial standpoint on Seralini’s paper. Recuperado de http://academicsreview.org/2012/09/scientists-smell-a-rat-in-fraudulent-study/.

Arjó, G., Portero, M., Piñol, C., Viñas, J., Matias-Guiu, X., Capell, T., Bartholomaeus, A., Parrott, W. & Christou, P. (22 de febrero de 2013). Plurality of opinion, scientific discourse and pseudoscience: an in depth analysis of the Séralini et al. study claiming that Roundup™ Ready corn or the herbicide Roundup™ cause cancer in rats. Transgenic Research, 22, 255-267. doi: 10.1007/s11248-013-9692-9. Recuperado de http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs11248-013-9692-9.

Berry, C. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 445-446. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.053. Recuperado de  http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007983.

Butler, D. (10 de octubre de 2012). Hyped GM maize study faces growing scrutiny. Nature, 490, 158. doi: 10.1038/490158a. Recuperado de http://www.nature.com/news/hyped-gm-maize-study-faces-growing-scrutiny-1.11566.

Casassus, B. (28 de noviembre de 2013). Study linking GM maize to rat tumours is retracted. Nature. doi: 10.1038/nature.2013.14268. Retrieved from http://www.nature.com/news/study-linking-gm-maize-to-rat-tumours-is-retracted-1.14268.

CNRS. (27 de septiembre de 2012). Pour un débat raisonné sur les OGM. Recuperado de http://www.cnrs.fr/fr/une/actus/2012/20120927-debat-ogm.html.

Davis, R. K., Stevenson, G. T., & Busch, K. A. (marzo de 1956). Tumor incidence in normal Sprague-Dawley female rats. Cancer Research16, 3, 194-197. Recuperado en http://cancerres.aacrjournals.org/content/16/3/194.full-text.pdf.

Dunklee, D. D. (marzo de 2014). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 65, 393. doi: 10.1016/j.fct.2014.01.005. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691514000064.

Durbin, P. W., Williams, M. H., Jeung, N. & Arnold, J. S., Parrott, M. W. & Davis, T. (marzo de 1966). Development of spontaneous mammary tumors over the life-span of the female Charles River (Sprague-Dawley) rat: the influence of ovariectomy, thyroidectomy, and adrenalectomy-ovariectomy. Cancer Research, 26, 1, 400-411. Retrieved from http://cancerres.aacrjournals.org/content/26/3_Part_1/400.full.pdf.

EFSA. (2012). Final review of the Séralini et al. (2012a) publication on a 2-year rodent feeding study with glyphosate formulations and GM maize NK603 as published online on 19 September 2012 in Food and Chemical Toxicology. EFSA Journal, 10, 11, 2986. doi: 10.2903/j.efsa.2012.2986. Recuperado de http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/2986.htm.

Folta, K. (3 de enero de 2013). Letter to the editor. Foood and Chemical Toxicology, 65, 392. doi:10.1016/j.fct.2014.01.004. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691514000052.

Landgridge, P. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 441. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.056. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512008010.

Le Tien, D. & Le Huy, H. (marzo de 2013). Comments on “Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize”. Food and Chemical Toxicology, 53, 443-444. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.054. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007995.

Nakazawa, M., Tawaratani, T., Uchimoto, H., Kawaminami, A., Ueda, M., Ueda, A., Shinoda, Y., Iwakura, K., Kura, K. & Sumi, N. (2001). Spontaneous neoplastic lesions in aged Sprague-Dawley rats. Experimental Animals, 50, 2, 99-103. doi: 10.1538/expanim.50.99. Recuperado de https://www.jstage.jst.go.jp/article/expanim/50/2/50_2_99/_article.

Narbonne, J. F. (21 de septiembre de 2012). Lacunes, résultats inexplicables: l’étude anti-OGM sur la sellette. The Huffington Post. Recuperado de http://www.huffingtonpost.fr/jeanfrancois-narbonne/lacunes-resultats-suprenants-et-inexplicables-letude-anti-ogm-sur-la-sellette_b_1902634.html.

Ng. A. (24 de septiembre de 2012). Genetically modified corn and cancer – what does the evidence really say? The Conversation. Recuperado de http://theconversation.com/genetically-modified-corn-and-cancer-what-does-the-evidence-really-say-9746.

Ollivier, L. (marzo de 2013). A Comment on “Séralini, G.-E., et al., Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food Chem. Toxicol. (2012),” http://dx.doi.org/10.1016/j.fct.2012.08.005. Food and Chemical Toxicology, 53, 458. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007909.

Oransky, I. (16 de enero de 2014). Journal editor defends retraction of GMO-rats study while authors reveal some of paper’s history. Retraction Watch. Recuperado de http://retractionwatch.com/2014/01/16/journal-editor-defends-retraction-of-gmo-rats-study-while-authors-reveal-some-of-papers-history/.

Prejean, J. D., Peckham, J. C., Casey, A. E., Griswold, D. P., Weisburger, E. K. & Weisburger, J. H. (noviembre de 1973). Spontaneous tumors in Sprague-Dawley rats and Swiss mice. Cancer Research, 33, 2768-2773. Recuperado de http://cancerres.aacrjournals.org/content/33/11/2768.

Power, M. (29 de junio de 2013). Drinking Roundup herbicide makes men live longer. Myles Power [Blog]. Recuperado de http://mylespower.co.uk/2013/06/29/drinking-roundup-herbicide-makes-men-live-longer/.

Sakamoto, Y., Tada, Y., Fukumori, N., Tayama, K., Ando, H., Takahashi, H., Kubo, Y., Nagasawa, A., Yano, N., Yuzawa, K. & Ogata, A. [A 104-week feeding study of genetically modified soybeans in F344 rats]. (agosto de 2008). Shokuhin Eiseigaku Zasshi, 49, 4, 272-82. Recuperado de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18787312.

Schorsch, F. (marzo de 2013). Letter to the editor:  Serious inadequacies regarding the pathology data presented in the paper by Séralini et al. (2012). Food and Chemical Toxicology, 53, 465-466. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.043. Retrieved from http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007880.

Science Media Centre. (19 de septiembre de 2012). Expert reaction to GM maize and tumours in rats. Retrieved from http://www.sciencemediacentre.org/expert-reaction-to-gm-maize-causing-tumours-in-rats/.

Science Media Centre. (25 de enero de 2014). Controversial GM study republished – experts respond. Recuperado de http://www.sciencemediacentre.co.nz/2014/06/25/controversial-gm-study-republished-experts-respond/.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (noviembre de 2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize (Retracted). Food and Chemical Toxicology, 50, 11, 4221-4231. doi: 10.1016/j.fct.2012.08.005. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (enero de 2013). Retraction notice to “Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize” [Food Chem. Toxicol. 50 (2012) 4221–4231]. Food and Chemical Toxicology, 63, 244. doi: 10.1016/j.fct.2013.11.047. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691513008090.

Séralini, G.-E., Clair, E., Mesnage, R., Gress, S., Defarge, N., Malatesta, M., Hannequin, D. & Spiroux de Vendômois, J. (14 de junio de 2014). Republished study: long-term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Environmental Sciences Europe, 26, 14. Recuperado de http://www.enveurope.com/content/26/1/14.

Snell, C., Bernheim, A., Bergé, J.-B., Kuntz, M., Pascal, G., Paris, A. & Ricroch, A. E. (marzo-abril de 2012). Assessment of the health impact of GM plant diets in long-term and multigenerational animal feeding trials: a literature review. Food and Chemical Toxicology, 50, 3-4, 1134-1148. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691511006399.

de Souza, L. & Oda, L. M. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 440. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.057. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512008022.

Suzuki, H., Mohr, U. & Kimmerle, G. (octubre de 1979). Spontaneous endocrine tumors in Sprague-Dawley rats. Journal of Cancer Research and Clinical Oncology, 95, 2, 187-196. Recuperado de http://link.springer.com/article/10.1007%2FBF00401012.

Tester, M. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 457. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007910.

Trewavas, A. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 449. doi: 10.1016/j.fct.2012.10.050. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007958.

Tribe, D. (marzo de 2013). Letter to the editor. Food and Chemical Toxicology, 53, 467-472. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512007879.

Van Eenennaam, A. L. & Young, A. E. (20 de noviembre de 2014). Prevalence and impacts of genetically engineered feedstuffs on livestock populations. Journal of Animal Science, 92, 10, 4255-4278. doi: 10.2527/jas.2014-8124. Recuperado en https://www.animalsciencepublications.org/publications/jas/articles/92/10/4255.

Cuando revistas predatorias retiran estudios antivacunas fatulos …

Vacunación contra la tifoidea

Dr. Schreiber de San Agustín, California, inoculando contra la tifoidea.

En el portal de Science-Based Medicine, David Gorski nos informa de la retirada de dos estudios (que en el fondo eran uno solo) que pretendían demostrar que las vacunas efectivamente enferman a los vacunados. Esto tiene que ver con el famoso seudoestudio de Andrew Wakefield publicado en The Lancet, que supuestamente vinculaba la vacuna triple vírica (MMR) con el autismo y con el aumento del trastorno del espectro autista (TEA).

Sin embargo, queremos recalcar que las revisiones científicas y metaanálisis que incluyen a más de 1.2 millones de niños no muestran relación alguna entre la vacuna triple vírica y el llamado “aumento” del TEA, supuesto incremento que ya hemos desmentido. Aun así, el sector antivacunas insiste en avanzar con su causa.

Al igual que muchos de los científicos antitransgénicos o negacionistas del cambio climático en general, aquellos que son antivacunas suelen publicar en revistas predatorias o desprestigiadas para dar la apariencia de que se ha dado a conocer información importante en alguna revista “científica arbitrada”. Hemos escrito ya sobre el serio problema de las revistas predatorias y el enorme problema que han creado en términos de política pública.

David Gorski, M.D.

David Gorski, M.D. Foto cortesía de él, CC-BY-SA 4.0.

Gorski nos habla de lo que él denomina “estudios zombis”, es decir, estudios que han sido retirados por revistas, pero que “resurgen” del ámbito de los muertos y aparecen en una segunda revista de peor prestigio. Un ejemplo de ello fue el caso del estudio de Gilles Éric Séralini (del que hablaremos la semana que viene) en que supuestamente mostraba una asociación causal entre alimentos transgénicos con glifosato y unos tumores de unas ratas. El estudio fue retirado por serias deficiencias, pero volvió a publicarse en otra revista de peor prestigio y sin arbitrar. Además, Séralini sigue publicando artículos —incluyendo en revistas predatorias— utilizando ese como base, a pesar de que en la segunda vez que publicó el artículo en cuestión concluyó que de los datos no podía derivarse nada.

Otro ejemplo es el que nos trajo Gorski con su artículo, esta vez dirigido al público antivacunas. El autor principal es Anthony R. Mawson, perteneciente a la causa antivacunas y que llevó a cabo una colecta en línea para financiar el estudio. Una vez se llegó a la cifra deseada, él y otros autores publicaron el estudio en una editorial predatoria de la que hablamos casi un año atrás, una revista de Frontiers. He aquí la ficha del escrito:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (21 de noviembre de 2016). Vaccination and health outcomes: A survey of 6- to 12-year-old vaccinated and unvaccinated children based on mothers’ reports. Frontiers in Public Health, 4, 270. doi: 10.3389/fpubh.2016.00270.

Cuando Frontiers retiró el artículo, el enlace cibernético asignado a este dejó de funcionar y da error. Aquí se encuentra el PDF de la versión provisional.

El estudio en sí consistía en la administración de un cuestionario a madres voluntarias para saber si sus niños mostraron síntomas de enfermedad después de la vacunación de sus hijos.  El portal desmitificador, Snopes.com, mencionó los varios  factores principales de cómo se llevó a cabo el estudio y su eventual publicación:

  1. Hay un notorio conflicto de intereses debido a la manera en que se financió. Prácticamente la totalidad del dinero provenía de los grupos antivacunas.
    .
  2. Los autores en cuestión ya tenían una opinión formada al respecto. Esto en sí no es nada malo siempre y cuando el diseño del experimento fuera lo suficientemente riguroso para no inclinar los datos a los prejuicios formados.
    .
  3. El diseño del experimento era fatal, ya no se hizo una selección azarosa de distintas poblaciones de madres para administrar el cuestionario. Al contrario, se seleccionaron a varias madres que practicaban “homeschooling” y cuyo parecer en torno a las vacunas ya estaba formado.
    .
  4. Se publicó en una revista altamente cuestionada por la comunidad científica. El artículo fue arbitrado por un quiropráctico, profesión cuya comunidad en general es hostil a las vacunaciones.

Para mayores detalles en torno a las fallas, pueden leer este artículo y el publicado por Gorski en Science-Based Medicine. Varios científicos y un sector del público lo consideró este estudio chatarra y la editorial Frontiers fue el blanco de múltiples críticas al respecto. Por eso, Frontiers tuvo que hacer una declaración pública vía Twitter.

Como resultado, se retiró el estudio y el acontecimiento fue reportado en Retraction Watch.

Sin embargo, a pesar de su súbita desaparición, el estudio “revivió” en otra revista, esta vez publicada por una editorial de mucha peor calidad, Open Access Text. Esta es su ficha:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (24 de abril de 2017). Pilot comparative study on the health of vaccinated and unvaccinated 6- to 12-year-old U.S. children. Journal of Translational Science, 3, 3. doi: 10.15761/JTS.1000186.

Sus datos fueron publicados también en un artículo aparte en la misma revista predatoria:

Mawson, A. R., Ray, B. D., Bhuiyan, A. R., & Jacob, B. (24 de abril de 2017). Preterm birth, vaccination and neurodevelopmental disorders: a cross-sectional study of 6- to 12-year-old vaccinated and unvaccinated children. Journal of Translational Science, 3, 3. doi: 10.15761/JTS.1000187.

La razón de por qué tengo que proveer los estudios como archivos en nuestro portal y no en la fuente original es que los dos artículos en cuestión no se encuentran en las direcciones cibernéticas asignadas por la revista (un mal típico de las editoriales predatorias). Como los artículos se publican bajo una licencia de Creative Commons (aunque es curioso que no digan cuál de todas es), no se comete violaciones a derechos de autor el proveerlos en este blog.

Tal vez la ausencia de dichos artículos se explica por el señalamiento hecho por Retraction Watch de que Open Access Text parece haber retirado ambos artículos.

Breve reflexión

Aunque este asunto de los artículos zombis pueda sonar jocoso, en realidad es un asunto muy serio.

Estos son estudios fatulos publicados en revistas en el mejor de los casos desprestigiadas, en el peor se dedican a explotar a científicos y lectores. Su contenido carente de material científico y datos falsos se convierten en criterio para decidir política pública. Todo gobierno tiene un panel de expertos en torno a estos temas que saben mucho mejor en cuáles publicaciones confiar y en cuales no. Sin embargo, la población en general no goza de la misma sabiduría. Cuando estos asuntos se convierten en movimientos políticos ruidosos, el público tiende a hacerles caso y a exigir a sus gobernantes (electoralmente comprometidos) a que ignoren a los expertos.

Estos artículos como los de Andrew Wakefield y otros, tenidos como mártires de “Gran Farma”, han sido responsables de que en Estados Unidos se hayan desatado brotes de enfermedades que se pensaban que no se verían más en ese país, tales como el sarampión. Personas tales como Robert F. Kennedy, Jr. y Robert De Niro quienes financian estos grupos no mejoran la situación.

La publicación de estos artículos fatulos ha afectado las políticas en torno al calentamiento global, en cuanto a ingeniería genética, la provisión de vacunas y medicamentos, entre otros asuntos. El hecho de que la prensa frecuentemente descanse sus reportajes en estudios preliminares, en vez de revisiones científicas, metaanálisis y estudios rigurosamente controlados, revela una seria deficiencia de ese campo aun en el ámbito de reporteros especializados en divulgar sobre las ciencias.

En otras palabras, las revistas predatorias y la falta de literacia científica se han convertido en la era cibernética en una genuina amenaza para la salud pública. Por ende, los gobiernos y las Naciones Unidas deberían formar sus respectivos comités con científicos conocedores de estos asuntos y otros expertos para figurar alguna manera viable de contrarrestar estos males sin socavar la libertad de expresión ni los derechos humanos en general.

Sobre este tema, véase también los artículos de David Gorski, M.D. en su blog:

Referencias

Hawkes, D. (14 de junio de 2016). Calls by alternative medicine practitioners for vaccinated vs unvaccinated studies is not supported by evidence. Vaccines, 34, 28, 3223-3224. doi: 10.1016/j.vaccine.2015.12.031.

Taylor, L. E.,  Swerdfeger, A. W., & Eslick, G. D. (17 de junio de 2014). Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies. Vaccines, 32, 29, 3623–3629. doi: 10.1016/j.vaccine.2014.04.085.

Wakefield, A. J., Murch, S. H., Anthony A., et al. (28 de febrero de 1998). Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 351, 9103, 637–41. doi: 10.1016/S0140-6736(97)11096-0.

Beall informa: Una revista que publica a un costo de $100

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall

En su entrada más reciente en su blog, Jeffrey Beall nos revela la existencia de una editorial predatoria, Science Research Library (SRL), cuya sede parece encontrarse en la India y cuyo contenido gráfico parece ser impresionante, pero su contenido es sumamente pobre. Para publicar allí cuesta o $100 o $50, dependiendo si el investigador vive en un país desarrollado o en vías de desarrollo.

Para estos detalles y un listado de sus nuevas revistas predatorias, consulten con este artículo de Beall.

NWO provee fondos para replicar experimentos

 

ExperimentoEl problema

Uno de los aspectos más importantes de la práctica científica tiene que ver con el asunto de la reproducibilidad de experimentos bajo condiciones controladas.

Como hemos señalado, el grueso de los artículos publicados en revistas académicas son estudios preliminares. Esto significa que la inmensa mayoría (aproximadamente un 85%) de todos los estudios llegan a conclusiones erradas. A veces esto ocurre por descuido en el diseño de los experimentos. En otras ocasiones, los datos se ajustan (conscientemente o no) según el prejuicio del investigador.

En una buena parte de los casos, los resultados son negativos. Debido a ello, las revistas académicas tienden a no publicarlos, porque no se ven como evidencia “positiva” o nueva. A esto se le conoce como el “prejuicio de la publicación“. Este último factor, que se lleva discutiendo desde los años 70, agrava marcadamente el problema, ya que pueden presentarse varios estudios errados como evidencia positiva, mientras que se ignoran otros mejor diseñados que demuestran que dicha evidencia es realmente ninguna.

En muchos de los casos, los estudios que reclaman evidencia positiva deben ser reproducidos por otros científicos bajo condiciones controladas para que la comunidad científica se cerciore de que los datos obtenidos son los correctos. A este tipo de reproducción científica se conoce como replicación. Esta es una base fundamental del conocimiento científico. Sin embargo, en años recientes, se ha puesto en duda un muy buen número de estudios publicados que no pueden ser replicados, sea porque el científico no brinda todos los datos en su estudio, sea porque no quiere que se examine su laboratorio o porque el artículo describe el proceso experimental de manera inadecuada.

Esto se ha visto en el ámbito de la psicología. Se llevó a cabo una investigación en el año 2006, un equipo de científicos se dedicó a enviar mensaje a correos electrónicos de 141 científicos que habían publicado artículos cuyos datos estaban incompletos. De estos, el 73% no respondió por un periodo de seis meses. En otra indagación que iba por la misma línea, se descubrió que cerca del 62% de los autores de 394 artículos no respondió a la solicitud de validación de ciertos datos publicados en el 2012. Ante estos y otros hallazgos similares, la American Psychological Association estableció el Reproducibility Project: Psychology, con el cual intentaba replicar cerca de cien estudios psicológicos publicados en revistas académicas de psicología. Solo el 39% alcanzó resultados significativos.

Aparentemente, en el mundo de la farmacología la situación es mucho peor. De los estudios farmacológicos que se han hecho, parece que solo el 6% es plenamente replicable con plena fiabilidad y el 65% no. Esto no solo ocurre por intervención indebida de intereses corporativos de las farmacéuticas, sino porque una muy buena parte de los estudios no puede ser replicados. Lo mismo ocurre con las drogas dirigidas al tratamiento de cáncer. De acuerdo con un estudio, aproximadamente el 50% de los investigadores del  MD Anderson Cancer Center había experimentado al menos un caso de problemas de replicación. Cuando ellos intentaron contactar a los autores, muchos no pudieron hacerlo y una buena parte de los que sí, respondieron de manera indiferente u hostil.

Aun cuando se requiera replicación para alcanzar mayor objetividad de los resultados dentro de la comunidad científica, existe a nivel social un incentivo para estudios “noveles” u “originales” y no para la replicación.
.

La respuesta holandesa

La revista Nature, en su versión cibernética, nos da a conocer que la Organización Holandesa para el Estudio Científico (NWO) está tomando ciertos pasos en la dirección correcta. Ha creado un programa con un fondo de €3 millones ($3.3 millones) dirigidos a investigaciones cuyo fin es el de replicar experimentos. Entre sus áreas de interés, se encuentran los estudios seminales, es decir, aquellos que se citan frecuentemente o que son decisivos a la hora de basar otros estudios o fundamentar política pública.

Este proyecto crearía un nuevo incentivo para establecer unos cimientos más firmes en cuanto a los datos publicados en artículos científicos. Se le va a impedir a los investigadores replicar los resultados de sus propios estudios, siempre se dirigirá a replicar los de otros.

Por lo pronto, este es un proyecto piloto, único en el mundo y cuyos resultados serán evaluados a la luz del rigor de la comunidad científica. Sin embargo, este puede ser uno de una variedad de medidas para cualificar de manera integral la calidad de la literatura científica.

.

Referencias

Baker, M. (2016, 25 mayo). 1,500 scientists lift the lid on reproducibility. Nature, 533, 452–454. doi: 10.1038/533452a.

Baker, M. (2016, 20 jul.). Dutch agency launches first grants programme dedicated to replication. Naturehttp://www.nature.com/news/dutch-agency-launches-first-grants-programme-dedicated-to-replication-1.20287. doi: 10.1038/nature.2016.20287.

Begley, C. G. (2013, 22 mayo). Reproducibility: Six red flags for suspect work. Nature 497, 433–434. doi: 10.1038/497433a. PMID: 23698428.

Begley, C. G. & Ellis, L. M. (2012, 29 mar.). Drug development: Raise standards for preclinical cancer research. Nature 483, 531–533. doi: 10.1038/483531a.

Dickersin, K. (1990, 9 mar.).  The existence of publication bias and risk factors for its occurrence. The Journal of the American Medical Association, 263, 10, 1385-1389. doi: 10.1001/jama.1990.03440100097014. PMID: 2406472.

Felson, D. T. (1992, ago.). Bias in meta-analytic research. Journal of Clinical Epidemiology, 45, 8, 885–892. doi:10.1016/0895-4356(92)90072-U. PMID: 1624971.

Ioannidis, J. P. A. (2016, 21 jun.). Why most clinical research is not useful. PLoS Medicine,  13, 6,  e1002049. doi:10.1371/journal.pmed.1002049. PMID: 27328301.

Kühberger, A., Fritz, A., & Scherndl, T. (2014, 5 sept.). Publication bias in psychology: A diagnosis based on the correlation between effect size and sample size. PLoS ONE9, 9, e105825. doi:10.1371/journal.pone.0105825. PMID: 25192357.

Mobley, A., Linder, S. K., Braeuer, R., Ellis, L. M., & Zwelling, L. (2013). A survey on data reproducibility in cancer research provides insights into our limited ability to translate findings from the laboratory to the clinic. PLoS ONE, 8, 5, e63221. doi:  10.1371/journal.pone.0063221. PMID: 23691000.

Open Science Collaboration. (2015). Estimating the reproducibility of psychological science. Science, 349, 6251, aac4716. doi: 10.1126/science.aac4716. PMID: 26315443.

Prinz, F., Schlange, T. & Asadullah, K. (2011, sep.). Believe it or not: how much can we rely on published data on potential drug targets?  Nature Reviews Drug Discovery 10, 712. doi:10.1038/nrd3439-c1.

Rosenthal, R. (1979, mayo). The file drawer problem and tolerance for null results. Psychological Bulletin, 86, 3, 638-641. doi:10.1037/0033-2909.86.3.638.

Vanpaemel, W., Vermorgen, M., Deriemaecker, L. & Storms, G. (2015). Are we wasting a good crisis? The availability of psychological research data after the storm. Collabra. 1, 1, Art. 3 doi:10.1525/collabra.13.

Wicherts, J. M., Borsboom, D., Kats, J. & Molenaar, D. (2006, oct.). The poor availability of psychological research data for reanalysis. American Psychologist, 61, 7, 726-728. doi:10.1037/0003-066X.61.7.726. PMID: 17032082.

Beall informa: ¡Cuidado con revistas “International” o “Global”!

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall

En el artículo más reciente de su blog, Jeffrey Beall advierte a estudiantes y científicos que una editorial considerada por él predatoria, International Organization of Scientific Research and Development (IOSRD), lanzó cerca de 400 revistas de acceso abierto, muchas de ellas con los títulos “International” y “Global”, entre ellas: la International Journal of Ceramic, la International Journal of Alternative Medicine, la  Journal of Black Holes, entre otras. Los títulos de algunas de estas revistas intentan sonar idénticas a otras que sí son legítimas. Por ende, se recomienda fuertemente a los estudiantes de ciencias y a los científicos que quieran publicar en revistas de acceso abierto a cotejar siempre el listado de revistas y editoriales predatorias hecho por Beall.

Para un listado completo de las revistas, véase el apéndice del artículo de Beall.

Beall informa: Una revista “académica” de Fiji localizada en India

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall descubre otras dos revistas “académicas” de una editorial llamada “South Pacific Journals”. A pesar de no tener un portal de la editorial misma, parece que publica dos revistas cuya dirección postal indica que están localizadas en Fiji.

A pesar de este alegato, Beall investigó a estas revistas y los datos revelan que su sede se encuentra en India. Para más detalles, véase este artículo de Beall.

En resumen, les aconsejo a los estudiantes y profesores de ciencias naturales a alejarse de las revistas: South Pacific Journal of Technology and Science (SPJTS), South Pacific Journal of Pharma and Bio Sciences (SPJPBS).

Beall informa: ¡Cuidado con ciertas invitaciones a conferencias!

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall

Una vez más, Jeffrey Beall nos informa que han salido una serie de invitaciones a conferencias científicas por parte de ciertas editoriales desprestigiadas. Una de ellas es la Takayama Publishing Group. No se dejen engañar con el título, su sede es en Francia. También nos reporta que, de acuerdo a los que suelen asistir a estas conferencias, que carecen de contenido y que las presentaciones parecen más anuncios comerciales que otra cosa.

Para más detalles, pueden leer su artículo al respecto aquí.

Beall informa: Dos editoriales predatorias nuevas

Jeffrey_Beall

Jeffrey Beall

Jeffrey Beall, autor del blog Scholarly Open Access y que investiga revistas predatorias y de baja calidad, informa que han aparecido dos nuevas editoriales predatorias o de baja calidad con las que hay que tener sumo cuidado.

La primera es Scholarly Open Access Journal (SOAJ), que evidentemente tiene  problemas de control de calidad, ya que una de sus revistas se titula Journal of Astrology and Physics, es decir, una revista promotora de la astrología, una seudociencia.

La segunda editorial que Beall denuncia es Remedy Publications. Su dirección física está mal redactada –algo que sugiere de paso mala calidad–, afirma que en su junta editorial está “George Perry, PhD” quien también es mencionado en otras revistas predatorias como parte de otras editoriales predatorias. Remedy Publications ya está enviando emails no solicitados (spam) a miembros de otras juntas editoriales.

Para ver esta noticia con lujo de detalles, lean esta noticia en el blog de Beall. Incluye los nombres de las revistas predatorias que todo profesor o estudiante de ciencias debe ignorar y rechazar.

Tres nuevas revistas predatorias

Jeffrey_Beall

Jeffrey Beall

Como hemos advertido a profesores y estudiantes, se debe tener sumo cuidado a la hora de escoger dónde publicar estudios y artículos para la comunidad científica. En su blog, Jeffrey Beall informa de la inclusión de cuatro revistas predatorias nuevasInternational Academic Publishing House (enlace disfuncional), Scientific FederationeScience Publisher y  Centrum.

Lo que hace todo este asunto bastante gracioso es que los supuestos presidentes de dos de estas revistas solicitaron su inclusión en la lista de Beall. Con su sentido de humor particular, él decía:

“I was only too happy to fulfill their request.”

Para más detalles, lean el artículo de Beall al respecto.