Conversatorio este miércoles: Separación de iglesia y estado

Este miércoles, 5 de julio de 2017 habrá un conversatorio en torno a la separación de iglesia y estado, utilizando como recurso a la Lcda. Mariana Nogales, quien es Directora del Comité Legal de la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE).  La actividad ha sido coordinada por los Humanistas Seculares de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.  Se llevará a cabo a las 11:30am en el segundo piso del Centro de Estudiantes.  Si son usuarios de Facebook, avisen su asistencia.

19702029_10158942573285427_1398155627658433879_n

Advertisements

Luto: Muerte de un gran historiador

pico3

Perdonen por el atraso en publicar artículos en el blog. Me ha ocupado mucho el tiempo de finales de clases y no he podido dedicarme tanto a varios problemas apremiantes que está pasando nuestro archipiélago. Tan pronto me desocupe, me verán escribiendo más frecuentemente.

Aun con todo, creo meritorio dedicarle unas palabras en cuanto al reciente deceso del gran historiador y sacerdote jesuita, Fernando Picó. Nacido en 1941, se destacó por ser un investigador incansable, un escritor prolífico y uno de los más grandes representantes de la Nueva Historia en Puerto Rico. Tuve la dicha de tomar clases con él y me atrevo a decir que todos los que hemos pasado por historia (en mi caso particular, graduada) hemos tenido la dicha de estar ante su humilde presencia.

Como buen cristiano, no solo dedicó su vida al sacerdocio, sino también a su entrega a los demás, especialmente a los más marginados. Gran amigo, gran académico, gran persona … nos despedimos de él. Sin embargo, es de esas personas que se van para quedarse, especialmente con su precioso legado a nuestro terruño puertorriqueño y la historiografía contemporánea de nuestra nación. Que descanse en paz.

pico1

La Torre Grenfell: cuando ciertas medidas “verdes” son mortales

La Torre Grenfell

La Torre Grenfell a las 4:37 am el 14 de junio de 2017. (Foto cortesía de Natalie Oxford).

Durante la madrugada del 14 de junio de 2016 ocurrió una desgracia en Londres que revela el problema de establecer prioridades inadecuadas por razones ideológicas, es decir, establecer una política “verde” sin velar por otras variables de la ecuación de la seguridad pública.

Poco antes de la 1:00 am se inició un fuego que cobró la vida de más de 30 personas (cifras de hoy). ¿Causa? Por ahora, todo parece indicar que se debe a una decisión de revestir el edificio con unos paneles compuestos de aluminio (ACP por sus siglas en inglés) y que tienen la siguiente estructura:

ACP_structure_-_small

Estas son esencialmente dos capas de aluminio cuyo centro no está hecho de aluminio, sino de un producto llamado Reynobold, que viene en una variedad flamable. Si el interior es no es resistente al fuego, entonces representa sin dudas un peligro para los inquilinos del edificio. Según prácticamente todas las noticias que han salido, el interior de las placas tenían Reynobold flamable, por lo que pudo haber actuado como una chimenea que diseminaba el fuego por todo el exterior del edificio. No se sabe a ciencia cierta lo que inició el fuego, aunque parece que se originó en el cuarto piso. Esta no es la primera vez que ocurre un incidente como este, hay una larga historia de inseguridad de esta clase de placas de aluminio. El problema se agrava con el hecho de que por razones costoefectivas, se escogió a las placas flamables y no las que contenían Reynobold a prueba de fuego.

De hecho, esta fue una iniciativa tomada el año pasado debido a la política pública británica que le requiere a los edificios la adopción de medidas “verdes” o  energéticamente “sostenibles” con el fin de ahorrar energía. El diseño de las placas permitían aislamiento térmico, permitiendo un uso más eficiente de energía. De acuerdo con las empresas que proveyeron e instalaron los paneles, todo había cumplido con los estándares de seguridad que se velan en el Reino Unido. En otros países, tales como Estados Unidos y Alemania, han prohibido este tipo de recurso de aislamiento térmico por ser inseguro y flamable. Además, por meses se había advertido que la estructura era esencialmente insegura. Ahora el temor se incrementa en el Reino Unido, ya que hay otros edificios que tomaron medidas similares.

Esto nos brinda (desgraciadamente) una lección bien dura cuando se toman medidas a las que se etiquetan “verdes” o “sostenibles” y no hay suficiente precaución. Como todo arquitecto sabe, ser “verde” o “sostenible” no puede ser la única variable que cuente a la hora tomar una decisión en torno al diseño de un edificio, sino que entran en consideración muchas otras variables, entre ellas la de seguridad.  Alguna de la prensa derechista antiambientalista ha hecho fiesta con este incidente, pero debemos ser más cautelosos. No todo puede ser las políticas de “sostenibilidad”, se hicieron malísimas decisiones a la hora de seleccionar las placas para revestir el edificio.

La eficiencia energética es necesaria para reducir lo más que podamos las emisiones de gases de invernadero al medio ambiente. Sin embargo, tenemos que ser cautos y pensar bien cuando se nos vende una alternativa como “verde” o “sostenible”, ambos términos que en estos días se han convertido más para mercadotecnia de ciertos productos que alegan ser buenos para el medio ambiente. El acercamiento casuístico de cualquier decisión nos invita a mirar el contexto de los edificios en cuestión y las mejores medidas ambientales sin perder de vista la seguridad, el bienestar de los inquilinos, la mejor economía energética, entre otros factores. Cuando algún vendedor se les acerque para venderles productos etiquetados con estas palabras, siéntanse libres de ponerles un signo de interrogación e investigar si es verdad lo alegado. En este caso, había evidencia de sobra de que los paneles eran inseguros. En tal caso, ignorar su historial y poner lo “verde” o “sostenible” por delante de la seguridad produjo resultados que ni son verdes ni sostenibles.

¡Nuestro blog cumple un año!

Pedro M. Rosario Barbosa

El blog Razón y política pública en Puerto Rico nació hace un año en como la actividad de un profesor de filosofía de una universidad cayeyana que no tenía más nada qué hacer con su tiempo. Nuestro primer artículo sentó la pauta del tono de nuestros artículos: desmitificar de las seudociencias, alertar al público en cuanto a medidas de política pública que se están tomando con base en falsa información y discutir temas interesantes en torno a razón, ciencias, política pública y escepticismo.

Les quiero dar las gracias a todas aquellas personas que han contribuido de una u otra forma en este blog: a aquellos que han señalado errores de texto (mejorando así la calidad de lo presentado), a otros que han donado para el mantenimiento de este portal y, muy especialmente, a todos amigos, colegas y otros lectores que han expresado su apoyo a esta iniciativa. No tienen idea de cómo sus palabras animan para continuar con esta labor. Como siempre, cualquier ayuda, aclaración, crítica constructiva será bienvenida.

En este blog hay un compromiso de mantener vivas las discusiones que afectan el día a día de los puertorriqueños y demás lectores interesados. Seguiremos informando al público en torno a las discusiones que se siguen dando en el ámbito científico, filosófico y político; todo esto enmarcado desde la perspectiva ya estipulada en este portal.

Muchas gracias por todo.

Cordialmente,

Prof. Pedro M. Rosario Barbosa

b-day1_B

Estados Unidos se retira del Acuerdo de París y lo que eso significa

 

ParisAgreement2

Creado por mí a partir de la labor de L.tak de Wikimedia Commons.  © 2017, Pedro M. Rosario Barbosa. Disponible bajo la licencia CC-BY-SA 4.0.

Ayer, 1 de junio de 2017, Donald J. Trump hizo oficial su retiro del Acuerdo de París de 2015.

En un artículo hablamos de cómo a pesar de unas fallas de registro de datos de un satélite, todos los demás factores que se pudieron predecir del calentamiento global apuntaban claramente a que el fenómeno era antropogénico, es decir, distintivamente de origen humano, no natural. A principios de los años 90, ya las autoridades mundiales estaban convencidas de que este era un problema real y exigía un acuerdo global para lidiar con el problema del cambio climático. Para eso, se formó lo que se conoce como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992 (CMNUCC).

Gracias a las actividades de concienciación por parte del CMNUCC  y los resultados de los informes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), las naciones tomaron el asunto en serio, aunque el conjunto de intereses económicos y políticos de cada país produjeron un documento bastante aguado en cuanto a política global contra la emisión de gases de invernadero conocido como el Protocolo de Kioto de 1997 (he aquí el texto). De todos los países que firmaron, solo Canadá abandonó dicho protocolo y Estados Unidos no pudo ratificarlo en el Congreso. Esto es significativo, porque en aquel momento Estados Unidos era el país de mayor emisión de gases de invernadero, entre los que se destacan el bióxido de carbono y el metano.

Durante todo ese tiempo, debido al progreso del calentamiento global, se pueden mencionar algunos factores de impacto ambiental, tales como el derretimiento de la cubierta de hielo en Groenlandia y las capas en Antártica (este más lento de lo que originalmente se estimaba). Se piensa que el hielo del Ártico (que contribuye al enfriamiento del planeta al reflejar los rayos del sol al espacio) se habrá derretido casi completamente para el periodo entre el año 2020 y 2030 (Overland & Wang, 2013). El deshielo ya ha llegado a unos niveles en los que se proyecta una deformación significativa de la corteza terrestre (Nield et al., 2014).

Aunque este hecho contribuye significativamente al alza de los océanos a nivel mundial, el factor más importante es el calentamiento de los océanos debido a la expansión termal de las aguas. Esta variable aporta mucho más al aumento del nivel del mar (Albritton et al., 2001, p. 31; IPCC, 2013, 1137-1205).

Tendencias globales del alza del nivel del mar.

Tendencias globales del alza del nivel del mar. (Imagen cortesía de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA)).

El incremento de 6 metros de los océanos.

El incremento de 6 metros de los océanos para el año 2100, las áreas afectadas están en rojo (Imagen cortesía de la NASA).

Ante el aumento de la temperatura promedio de la Tierra, el peligro de que se vuelva irreversible, que redunde en inundaciones de terrenos bajos en diversos países del mundo, además de la falla de las expectativas del Protocolo de Kioto y el final del segundo periodo de dicho acuerdo en el 2020,  ciento noventaicinco países del mundo (con excepción de Siria y Nicaragua) firmaron el Acuerdo de París de 2015 (aquí está el texto).

El Presidente Barack Obama fue uno de los protagonistas de este proceso al comprometerse a que Estados Unidos redujera las emisiones de gases de invernadero por un 26% para el año 2025. Además, afirmaba que habría una repartición de cerca de $3 millardos para ayudar a otros países a encauzarlos a la energía verde. China prometió reducir sus emisiones por 20% para el año 2030.  Como ya hemos hecho referencia, Nicaragua se negó a firmar el Acuerdo debido a que no incluía mecanismos de penalización para aquellos países que rehusaran cumplirlo.  Esas aserciones fueron proféticas.

ParisAgreement.svg

Imagen cortesía de L.tak de Wikimedia Commons.

En el año 2016 ganó en las elecciones estadounidenses un candidato que para el 2012 había dicho lo siguiente:

Ayer, el presidente de Estados Unidos informó que se retiraba del Acuerdo de París entre otras razones por dos cosas: primero, porque supuestamente el acuerdo representaría una desventaja de Estados Unidos ante el resto del mundo y, en segundo lugar, porque hay un estudio del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que indica que la contribución de dicho acuerdo internacional sería marginal para evitar las emisiones del cambio climático.

Este es el abstracto del estudio en cuestión:

Sokolov, A., Paltsev, S., Chen, H., & Monier, E. (2016). Climate Impacts of the Paris Agreement. Geophysical Research Abstracts, 18, EGU2016-8016.

Los autores del estudio difieren de su opinión. Según la noticia, la diferencia entre lo que quiere conseguir el Acuerdo de París y un escenario donde no hay política global ante el cambio climático sería de 0.6⁰C a 1.1⁰C para el año 2100. Aunque la diferencia parezca una minucia, en realidad no lo es. Cada incremento de la temperatura promedio de la Tierra impacta un número de factores climáticos que agravan el problema. Sin la ejecución del Acuerdo, afirman nuestros autores, puede ser que el aumento de temperatura fuera de 5⁰C, algo que sería catastrófico para el planeta.

Hay algunos comentaristas tales como Bjørn Lomborg, el llamado “Ambientalista Escéptico” y presidente del think tank Copenhagen Consensus Center, que ve en este retraimiento de Estados Unidos un paso de esperanza para que empresarios y gobiernos se muevan en direcciones más efectivas que el Acuerdo de París. Al igual que el Protocolo de Kioto, Lomborg piensa que carece de garras para ejecutar políticas necesarias para lidiar con el problema del cambio climático. Aunque estamos de acuerdo con su frustración por la inefectividad del Protocolo de Kioto, la atención restringida a ciertas alternativas renovables y la falta de instrumentos jurídicos internacionales para poner el Acuerdo en vigor, en este debate, estoy más de acuerdo con la Baronesa Bryony Worthington de que Lomborg es demasiado optimista.

Lo que se pierde de perspectiva es que el presidente de los Estados Unidos es visto ante los ojos internacionales como una persona sumamente caprichosa, egocéntrica en el sentido más riguroso de ese término, con una visión de mundo infantil, sumamente descuidado con la inteligencia doméstica e internacional y cuyas perspectivas no corresponden a la realidad como ha sido presentada por las ciencias. Aquí no se trata de si ahora se abren nuevas puertas para intentar medidas más eficientes para remediar los problemas más apremiantes en cuanto al calentamiento global. El punto es que el Pres. Trump desea eliminar ciertas restricciones comerciales que él entiende, son injustas para Estados Unidos y volver a las épocas doradas de antaño de la mítica bonanza de la industria estadounidense gracias a la minería del carbón y la producción de combustibles fósiles. Como bien previó Nicaragua, la falta de penalización en el Acuerdo hace que no haya consecuencias comerciales o políticas dirigidas a los Estados Unidos por retractarse de su compromiso.

A partir todo lo que hemos mencionado, desde una perspectiva ambiental, la cosa no pinta bien para Puerto Rico como territorio de los Estados Unidos.

 

Referencias

Albritton, D. L. et al. (2001). Technical summary: A report accepted by Working Group I of the IPCC but not approved in detail. Recuperado en  http://www.mct.gov.br/upd_blob/0006/6662.pdf.

Hansen, J., Sato, M., Hearty, P., Ruedy, R., Kelley M., Masson-Delmotte, V., Russell, G. , Tselioudis, G., Cao, J., Rignot, E., Velicogna, I., von Shuckmann, Kharecha, P., Legrande, A. N., Bauer, M., & Lo, K.-W. (2016). Ice melt, sea level rise and superstorms: evidence from paleoclimate data, climate modeling, and modern observations that 2⁰C global warming is highly dangerous. Atmospheric Chemistry and Physics, 16, 6, 3761-3812. doi: 10.5194/acp-16-3761-2016. Recuperado en http://www.atmos-chem-phys.net/16/3761/2016/.

IPCC. (2013). Climate change 2013: The physical science basis. Recuperado en https://www.ipcc.ch/report/ar5/wg1/.

Nghiem, S. V.,  Rigor, I. G., Clemente-Colón, P., Neumann, G., & Lia, P. P. (agosto de 2016). Geophysical constraints on the Antarctic sea ice cover. Remote Sensing of Environment, 181, 281–292. doi: 10.1016/j.rse.2016.04.005. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0034425716301481.

Nield, G. A., Barletta, V. R.,  Bordonic, A., Kinge, M. A., Whitehousef, P. L., Clarkea, P. J., Domackg, E., Scambosh, T. A., & Berthieri, E. (1 de julio de 2014). Rapid bedrock uplift in the Antarctic Peninsula explained by viscoelastic response to recent ice unloading. Earth and Planetary Science Letters, 397, 32–41. doi: 10.1016/j.epsl.2014.04.019. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0012821X14002519.

Overland, J. E. & Wang, M. (28 de mayo de 2013). When will the summer Arctic be nearly sea ice free? Geophysical Research Letters, 40, 10, 2097–2101. doi: 10.1002/grl.50316. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/grl.50316/full.

Sokolov, A., Paltsev, S., Chen, H., & Monier, E. (2016). Climate Impacts of the Paris Agreement. Geophysical Research Abstracts, 18, EGU2016-8016. Recuperado en http://meetingorganizer.copernicus.org/EGU2016/EGU2016-8016.pdf.

Lo que te quieren ocultar de la vitamina B17

Como sabe todo investigador YouTubero el establishment médico está intentando ocultar la verdad detrás de la vitamina B17, también conocida como laetril, una modificación de la molécula natural de amigdalina.

Molécula de amigdalina

Molécula de amigdalina

Laetril

Molécula de laetril

En realidad, lo que quiere esconder el establishment farmacéutico (Gran Farma) es que la vitamina que estamos discutiendo tiene el potencial de remediar el cáncer y otros males. Para proteger estos intereses, la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) ha prohibido su uso para tratar tumores y otros males. Los hospitales y los médicos hacen lo posible de disuadir a los pacientes de su consumo. Así nos lo ha dejado saber el sapientísimo portal Natural News, razón por la que venden un complejo de remedios detoxificantes que incluye la vitamina B17.  Además, la cuenta de Facebook de March Against Monsanto revela esta gran verdad.

¡Deberíamos usarlo! Varios nutricionistas en Puerto Rico, algunos que tienen lugares importantes en la radio, confían en GreenMedInfo. Es en ese portal donde encontramos un artículo en que nos dice que la vitamina B17 ha sido muy efectiva para tratar el cáncer. Joseph Mercola ha promovido un documental sobre este malvado encubrimiento por parte del gobierno federal.

Así que la gente debería consumir amigdalina, la vitamina B17 que nos provee la naturaleza y que se encuentra en las semillas de las manzanas, en el kernel de los albaricoques y de los melocotones. ¡Lo natural es bueno!, ¿verdad?

… mmm….. pensándolo bien…

¡Eviten a toda costa la vitamina B17!

¿Qué está ocurriendo aquí? ¿Por qué el gobierno federal ha prohibido el uso de la vitamina B17 como remedio para el cáncer?

Una posible explicación es la dada por todos estos individuos de que el cáncer se puede curar con dicha vitamina y a Gran Farma no le gusta. La otra explicación, mucho más plausible, es que el gobierno desea protegernos de envenenamiento por cianuro.

¡Ahora estamos hablando!

Señoras y señores, no existe la “vitamina B17”, por más que se promueva en los portales “holísticos”, “naturales”, “verdes” y todo lo que vaya por esa línea. La persona que le recomiende a usted la ingestión de vitamina B17 o es ignorante o quiere explotarle su ignorancia para venderle un producto (como vimos en el caso de Natural News) o simplemente quiere envenenarle. Ni la amigdalina ni el laetril son vitaminas. Es casi como si sus favorecedores fueran ellos los que escondieran la información de su toxicidad.

¿Qué son vitaminas? La vitamina es un nutriente que necesita nuestro cuerpo, pero que este no puede producir por su cuenta a partir de los alimentos. Por ejemplo, ¿no han notado que no necesitan darle jugo de naranja a sus perros y gatos? Eso es porque ellos pueden generar el ácido ascórbico (la vitamina C) que se encuentra en muchas frutas. Al contrario, como primates que somos (al igual que otros) necesitamos la vitamina C, ya que el gen que posibilita la producción de este nutriente está afectado, por lo que necesitamos consumir alimentos con vitamina C para evitar el escorbuto.

No necesitamos en lo absoluto ni la amigdalina ni el laetril. Es más, el problema con estas sustancias es que se generan cianuro de hidrógeno y puede envenenar a los pacientes de cáncer. Los resultados de los ensayos clínicos es que el leatril no ha aliviado los síntomas del cáncer o curarlo. Es más, un estudio Cochrane (que son los estudios de más alto calibre que existen en la medicina) han corroborado por una revisión científica rigurosa la convicción de que el laetril no tiene efecto alguno sobre el cáncer.

hay evidencia abundante de envenenamiento con cianuro a la hora de tratar a pacientes con amigdalina o laetril: como en este estudio, este, este, este, este, este, este, este, etc.

Por favor, eviten el consumo de semillas o kernel de manzanas, albaricoque, melocotón entre otras frutas.

Referencias

Carter, J. H., McLafferty, M. A., & Goldman, P. (febrero de 1980). Role of the gastrointestinal microflora in amygdalin (laetrile)-induced cyanide toxicity. Biochemical Pharmacology, 29, 3, 301-304. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0006295280905043.

Dorr, R.T. & Paxinos, J. (septiembre de 1978). The current status of laetrile. Annals of Internal Medicine, 9, 3, 389-397. doi: 10.7326/0003-4819-89-3-389. Recuperado en http://annals.org/aim/article/692293/current-status-laetrile.

Greenberg, D. M.  (15 de febrero de 1980). The case against laetrile: the fraudulent cancer remedy. Cancer, 45, 4, 799-807. doi: 10.1002/1097-0142(19800215)45:43.0.CO;2-6. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/1097-0142(19800215)45:4%3C799::AID-CNCR2820450432%3E3.0.CO;2-6/abstract.

Lerner, I. J. (marzo de 1981). Laetrile: A lesson in cancer quackery. CA, 31, 2, 91–95. doi: 10.3322/canjclin.31.2.91. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.3322/canjclin.31.2.91/abstract.

Milazzo, S., Lejeune, S., & Ernst, E. (junio de 2007). Laetrile for cancer: a systematic review of the clinical evidence. Supportive Care in Cancer, 15, 6, 583-95. doi: 10.1007/s00520-006-0168-9.  Recuperado en https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00520-006-0168-9.

Milazzo, S. & Horneber, M. (28 de abril de 2015). Laetrile treatment for cancer. The Cochrane Library. doi: 10.1002/14651858.CD005476.pub4. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD005476.pub4/abstract.

Moertel, C. G., Fleming, T. R., Rubin, J., Kvols, L. K., Sarna, G., Koch, R., Currie, V. E., Young, C. W., Jones, S. E, & Davignon, J. P. (1982). A clinical trial of amygdalin (Laetrile) in the treatment of human cancer. New England Journal of Medicine, 306, 201-206. doi: 10.1056/NEJM198201283060403. Recuperado en http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJM198201283060403.

Schmidt, E. S., Newton, G. W., Sanders, S. M., Lewis, J. P., & Conn, E. E. (6 de marzo de 1978). Laetrile toxicity studies in dogs. JAMA, 239, 943-947. Recuperado en https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/358590.

Unproven methods of cancer management: Laetrile (mayo de 1991). CA, 41, 3, 187–192. doi: 10.3322/canjclin.41.3.187. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.3322/canjclin.41.3.187/abstract.

Manifestación de separación de iglesia y estado

Humanistas Seculares de Puerto Rico

Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE)

El sábado pasado, el 27 de mayo, ante el Capitolio se reunió un grupo de manifestantes humanistas, librepensadores, agnósticos, ateos y otros sectores para reclamar por tercer año consecutivo la separación de iglesia y estado. Según su página en Facebook, se abordaron los siguientes temas (parafraseo):

  1. La importancia de lo que estipula la Constitución de Puerto Rico en cuanto a la absoluta separación de iglesia y estado;
    .
  2. Cómo esta disposición compara con la de Estados Unidos de América;
    .
  3. La importancia de que los ciudadanos comprendamos las precauciones que debemos tomar y el peligro que representan a los ciudadanos las varias legislaciones propuestas que violentan nuestros derechos por minar la separación entre la iglesia y el estado;
    .
  4. La importancia de mantener la educación pública libre sin privilegiar unas creencias religiosas sobre otras;
    .
  5. La mala voluntad y negatividad contra los no creyentes y creyentes de religiones consideradas minoritarias o menospreciadas;
    .
  6. El humanismo secular;
    .
  7. Ejemplos de cómo la Constitución protege a todos los ciudadanos, creyentes o no y cómo HUSE busca velar por que esas protecciones no sean violentadas por el estado;
    .
  8. Una exhortación a los ciudadanos a velar, cuidar, respetar y querer la diversidad de sus conciudadanos y alzar sus voces en contra de las injusticias o violaciones de ley o de la Constitución de parte del estado;
    .
  9. Información sobre la Secular Humanist Association del Recinto Universitario de Mayagüez, Sistema UPR, Iglesia Pastafariana de Puerto Rico, el Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad y el Consejo de Relaciones Espírita Puertorriqueño.

Esta manifestación se vuelve una importante voz de resistencia para velar por los derechos civiles a la luz de dos cosas: el que Cámara de Representantes y varios municipios ayudaran a organizar un ayuno cuaresmal que todavía a estas alturas no ha funcionado (al menos no ha aliviado en nada la situación del país); y la propuesta legislación que promueve la discriminación por parte de funcionarios públicos por razones religiosas.

Si desean conocer la organización y donar a su causa (que lo necesitan), pueden visitar su portal.

He aquí un vídeo de lo que allí sucedió.

Choque entre científicos y el nuevo secretario de la EPA

Logotipo de la EPA

Logotipo de la EPA

Una vez más, la administración se empecina por renunciar al consenso científico en torno al cambio climático antropogénico por razón de los productores de combustibles fósiles.

Además de proponer recortarle fondos a la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés), nombró como secretario Edward Scott Pruitt, una persona que tiene cero experiencia en torno a asuntos ambientales y que es un activo negacionista del cambio climático antropogénico. En ocasiones, él se autodefinía como alguien que ha estado en contra de la “agenda activista de la EPA”.

Scott Pruitt hizo una serie declaraciones ante cuestionamientos de parte de los miembros del Congreso de los Estados Unidos en cuanto al cambio climático. Allí afirma que han habido datos de los satélites que indican una reducción de la temperatura en los últimos años, refutando así la convicción de los proponentes del calentamiento global de que las proyecciones revelan mayores temperaturas durante los próximos años. Por supuesto, también niega la antropogénesis de todo el fenómeno.

Recientemente, el periodista Chris Mooney, reportero de ciencias del Washington Post, divulgó la noticia de que unos científicos publicaron un artículo respondiendo a los planteamientos de Scott Pruitt ante el Congreso. He aquí la ficha:

Santer, B. D., Solomon, S., Wentz, F. J., Fu, Q., Po-Chedley, S., Mears, C., Painter, J. F. & Bonfils, C.  (2017). Tropospheric warming over the past two decades. Scientific Reports, 7, 2336. doi: 10.1038/s41598-017-02520-7.

En dicho estudio, tras el análisis de los datos de los tres satélites en cuestión, los científicos corroboran con mucha mayor certeza los modelos que proyectan el incremento de la temperatura promedio a nivel mundial, presumiblemente por la acumulación de bióxido de carbono producto de la actividad humana.

Las alegadas discrepacias con los modelos del cambio climático

La alegada estabilización de la temperatura debido al calentamiento global proviene de unos malentendidos en cuanto a los datos registrados por ciertos satélites combinados con una fabricación de gráficas que distorsionan los datos reales. No obstante ello, los negacionistas del cambio climático antropogénico continúan utilizando esta falsa información a pesar de que la literatura científica es clara al respecto.

El primer problema surgió a principio de los años 90 cuando un satélite midió el cambio de la temperatura de la tropósfera, que es donde se queda atrapado el calor que no escapa al espacio en parte por la presencia de gases de invernadero (agua, bióxido de carbono y metano). De acuerdo con estos datos, se detectó un enfriamiento en el estrato inferior de la tropósfera, algo que contradecía los modelos que suponen el calentamiento global. Algunos científicos pensaban que dichos modelos formulados con ayuda de las computadoras debían estar errados.

Sin embargo, esta parecía ser la única variable que no estaba de acuerdo con las proyecciones, ya que todos los demás indicadores parecían ser consistentes con ellas: específicamente el efecto sobre los glaciares y el hielo en Groenlandia y en Antártica, que parecían estar derritiéndose y desprendiéndose cada vez más a medida que avanzaban los años 90. Pues, algunos especialistas pensaban que el satélite que adquirió los datos debió haber tenido algún tipo de defecto. Ya para el 2005 se sabía que los datos dados por el satélite se debieron a que al momento de medir la temperatura de la tropósfera, su órbita había cambiado más significativamente que lo que pensaban los científicos. Esto llevó al registro de una temperatura correcta, pero en un momento equivocado. Cuando se tomó en cuenta este factor inesperado y se corrigieron los datos, todas las piezas del modelo predicho cayeron en su lugar.

Corrección de datos de satélite

Corrección de datos de satélite. Los datos en rojo fueron los originales, los azules los de la corrección. (Fuente: Mears & Wentz, 2005, 1549).

Otro caso de confusión ocurrió gracias a un documental llamado The Great Global Warming Swindle, que ha sido denunciado hasta por algunos climatólogos escépticos del cambio climático antropogénico como distorsionador de los datos científicos y de sus opiniones.

Uno de los puntos más importantes de ese documental era que parecía que el incremento de la temperatura promedio del planeta se debía a un incremento en la actividad solar. Este lazo entre ambas variables fue propuesta por E. Friis-Christensen y K. Lassen a principios de los años 90. Hay que tener en cuenta que estos escépticos, aunque no cometieron errores a la hora de presentar sus datos, no contaban con todos los disponibles para saber si coincidían plenamente con los modelos de calentamiento global o con el de las variaciones de actividad solar. Una vez se obtuvieron los datos pertinentes, los climatólogos pudieron ver claramente que ambos factores no están correlacionados:

Actividad solar vs. temperatura del clima

Actividad solar vs. temperatura del clima a partir de los datos del Max Planck Institute y la NASA. Imagen cortesía de Sun|Trek.

Más bien parecería que hay una mejor correlación entre el aumento de la temperatura del clima con la cantidad de bióxido de carbono presente en el ambiente.

Temperatura del clima vs. concentraciones de bióxido de carbono vs. actividad solar

Temperatura del clima vs. concentraciones de bióxido de carbono vs. actividad solar (Imagen cortesía del Stanford Solar Center).

El documental mostró una serie de gráficas entre las cuales se encuentra la siguiente:

Gráfica de `The Great Global Warming Swindle'

Gráfica de The Great Global Warming Swindle

Según el documental, si la acumulación del bióxido de carbono fuera la causa del calentamiento global, justo después de la Segunda Guerra Mundial debió haber algún incremento significativo en la temperatura del medio ambiente, pero la gráfica presentada muestra claramente una reducción de 1940 a 1975. Es más, según el documental, la mayoría del calentamiento ocurrió antes de 1940.  ¿Y los científicos no se han dado cuenta de ello?

El problema con esta ilustración es que no proviene de la NASA, sino que parece que sus raíces se hallan en un artículo que ha sido denunciado por la comunidad científica como una fuente bastante cuestionable, que usaba medidas fraudulentas y que intentaba vincular el aumento de la temperatura del clima con la actividad solar (algo que ya hemos refutado). Sin embargo, hay un grano de verdad en el hecho de que no hubo un aumento significativo de temperatura de 1940 a 1975. Para comprender por qué, debemos ver la verdadera gráfica hecha por la NASA.

Variación de temperatura en el siglo XX

Variación de temperatura en el siglo XX (Fuente: NASA)

Podemos ver claramente que de 1940 a 1975 se detuvo el incremento de la temperatura de la superficie del planeta. ¿Por qué ocurrió eso? Parece que la nueva explosión industrial después de la Segunda Guerra Mundial no solo estuvo acompañada de mayores emisiones de bióxido de carbono, sino simultáneamente de ciertos químicos lanzados a la atmósfera y que se conocen como aerosoles.  Estos tuvieron el efecto de reflejar la luz del sol, por lo que no aumentó la temperatura de la tropósfera. Sin embargo, una vez empezaron a aparecer las regulaciones ambientales y empezaron a controlarse las emisiones de contaminantes, empezó a dispararse de nuevo la temperatura.

Con base en esta gráfica de la NASA también podemos refutar de plano el alegato del documental de que la mayoría del aumento de las temperaturas más altas sucedieron previo a 1940, ya que después de 1975, estas aumentaron dramáticamente.

Conclusiones

La EPA ha sido la mayoría de las veces guiada por la mano de la ciencia, muy a pesar de los intereses económicos que suelen acecharla, especialmente aquellas relacionadas con la industria de los combustibles fósiles. Ahora con Scott Pruitt, para todos los efectos, estas influencias se encuentran en un puesto importante bajo la administración de Donald Trump.

En este caso que la mayoría de los expertos que han visto los datos en torno al calentamiento global han dejado claro que, contrario a lo sugerido por el nuevo secretario de la EPA, los satélites han registrado un aumento sustancial de la temperatura en la Tierra y que no se haya vinculada de forma alguna con la actividad solar. Lo que puede ser más alarmante es que este alegato podría tener como base al menos un artículo fraudulento, ciertos malentendidos en cuanto a los datos obtenidos por los satélites y un documental que expone información engañosa a sus videntes.

Para un resumen de los datos en torno a factores antropogénicos que influencian la temperatura usando los datos de satélites y de la NASA, véase esta excelente página de Bloomberg.

Posibles causas antropogénicas del cambio climático

Posibles causas antropogénicas del cambio climático (Imagen cortesía de Robert A. Rohde, CC-BY-SA 3.0 Unported / GFDL 1.2+)

Referencias

Cook, J., Nuccitelli, D., Green, S. A., Richardson, M., Winkler, B., Painting, R., Way, R., Jacobs, R., & Skuce, A. (2013). Quantifying the consensus on anthropogenic global warming in the scientific literature. Environmental Research Letters, 8, 2. doi: 10.1088/1748-9326/8/2/024024. Recuperado en: http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/8/2/024024/meta.

Friis-Christensen, E. & Lassen, K. (1 de noviembre de 1991). Length of the solar cycle: an indicator of solar activity closely associated with climate. Science, 254, 5032, 698-700. doi: 10.1126/science.254.5032.698. Recuperado en: http://science.sciencemag.org/content/254/5032/698.long.

Mears, C. A. & Wentz, F. J. (2 de septiembre de 2005). The effect of diurnal correction on satellite-derived lower tropospheric temperature. Science, 309, 5740, 1548-1551.  doi: 10.1126/science.1114772. Recuperado en: http://science.sciencemag.org/content/309/5740/1548.

Oreskes, N. (3 de diciembre de 2004). The scientific consensus on climate change. Science, 306, 5702, 1686. doi: 10.1126/science.1103618. Recuperado en: http://science.sciencemag.org/content/306/5702/1686.

Petit, J. R., Jouzel, J., Raynaud, D., Barkov, N. I., Barnola, J. M., Basile, I., Bender, M., Chappellaz, J., Davis, M., Delaygue, G., Delmotte, M., Kotlyakov, V. M., Legrand, M., Lipenkov, V. Y., Lorius, C., PÉpin, L., Ritz, C., Saltzman, E., & Stievenard, M. (3 de junio de 1999). Climate and atmospheric history of the past 420,000 years from the Vostok ice core, Antarctica.  Nature 399, 429-443. doi: 10.1038/20859. Recuperado en: https://www.nature.com/nature/journal/v399/n6735/abs/399429a0.html.

Santer, B. D., Solomon, S., Wentz, F. J., Fu, Q., Po-Chedley, S., Mears, C., Painter, J. F. & Bonfils, C.  (2017). Tropospheric warming over the past two decades. Scientific Reports, 7, 2336. doi: 10.1038/s41598-017-02520-7. Recuperado en https://www.nature.com/articles/s41598-017-02520-7.

Santer, B. D.,  Wigley, T. M. L.,  Mears, C., Wentz, F. J., Klein, S. J., Seidel, D. J., Taylor, K. E., Thorne, P. W., Wehner, M. F., Gleckler, P. J., Boyle, J. S.,  Collins, W. D., Dixon, K. W., Doutriaux, C., Free, M., Fu, Q., Hansen, Hansen, J. E., Jones, G. S., Ruedy, R.,  Karl, T. R.,  Lanzante, J. R., Meehl, G. A., Ramaswamy, V.,  Russell, G., & Schmidt, G. A. (2 de septiembre de 2005). Amplification of surface temperature trends and variability
in the tropical atmosphere. Science, 309, 5740, 1551-1556. doi: 10.1126/science.1114867. Recuperado en http://science.sciencemag.org/content/309/5740/1551.

Svensmark, H. & Friis-Christensen, E. (1997). Variation of cosmic ray flux and global cloud coverage-a missing link in solar-climate relationships.  Journal of Amospheric and Solar-Terrestrial Physics, 59, 11, 1225-1232. doi: 10.1016/S1364-6826(97)00001-1. Recuperado en http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1364682697000011.

La ciencia de los OGMs – 5: Los OGMs y los ideales de justicia social y el cuido de la Tierra

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Partes: 1, 2, 3 y 4

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Ayer, hubo una de las famosas “Marchas Contra Monsanto” organizado por Nada Santo Sobre Monsanto. En Estados Unidos, las marchas que debieron haber ocurrido en varias ciudades claves, fueron todo un fracaso. O no asistió gente o, si acaso, poco más de una docena de personas.  He aquí algunos vídeos tomados por miembros del grupo de la contraprotesta “Marcha Contra Mitos” (vídeo 1 y vídeo 2). Para mi sorpresa desagradable, la marcha no solo era contra Monsanto, sino también contra las vacunas. Sin embargo, la no participación de gente en dichas actividades lanzan un haz de esperanza. Sin embargo, también espero que Nada Santo Sobre Monsanto no comparta la convicción antivacunas.

En cambio en Puerto Rico parece que se reunieron poco más de un centenar de personas para marchar contra Monsanto y las semilleras multinacionales establecidas aquí en Puerto Rico. Ante esto, quisiera distinguir entre dos clases de protestantes que marcharon:

  1. Están los que hacen varios planteamientos válidos y perfectamente respetables: que se le han dado exenciones contributivas a estas multinacionales cuando se podría cobrarles más en el contexto de nuestra crisis y que se les ha dado privilegios para experimentar en nuestras mejores tierras sin pagar por su uso. A su vez plantean otro punto muy válido:  que se ha hecho una interpretación bastante conveniente de la Constitución de Puerto Rico para eximirlas del requerimiento constitucional de que un individuo o empresa no tenga más de 500 acres de terreno.
    .
  2. Además de ellos están también aquellos que afirman que lo que hay que hacer es fomentar la “agroecología”, que el glifosato nos está matando, que los transgénicos nos matan, que Monsanto está esclavizando a los agricultores, que no hay soberanía alimentaria, etc.

Este artículo extenso (el último de la serie) se dirige precisamente a este segundo grupo … de hecho, toda esta serie ha sido una respuesta a ellos. Lo que sigue es válido en el mundo corporativo o bajo el socialismo marxista o bajo la social democracia (lo que personalmente favorezco). Los datos están ahí y son harto conocidos por agrónomos profesionales, nutricionistas clínicos, dietistas, biotecnólogos, etc.  Por más que digan que no niegan las ciencias, el no reconocer la evidencia científica que está ahí al frente de ellos es negar las ciencias. Lo mismo se puede decir de los creacionistas, negacionistas del cambio climático, etc.

Por cierto, quiero dejar claro algo muy importante. No estoy en contra de que alguien se dedique a la agricultura orgánica, siembre su finca y viva con eso … o al menos se dedique a ello part time. Lo bueno de las democracias es que es conveniente siempre y cuando no haga daño indebido a los demás. Sin embargo, una cosa es eso y otra cosa es convertir a los alimentos orgánicos en política pública sin tener en cuenta lo que la ciencia tiene que decir al respecto. A la vez se hará claro por qué la llamada “agroecología” que se suele defender en los medios dista mucho de los resultados empíricamente constatados a nivel global y a largo plazo y que por sí solo no salvará al planeta ni fomentará una genuina justicia social. La agricultura orgánica o “ecológica” tiene su lugar en la agricultura (mi opinión), pero el lugar dominante lo debería tener la agricultura convencional, la ingeniería química y la genética, como ha sido por cientos y, en algunos casos, miles de años (sobre ese asunto, repasen nuestro primer artículo).

Dividimos el artículo en dos: la primera es la sustancia de la lectura, en cuanto al lugar que ocupan los OGMs y la agricultura convencional para que los seres humanos puedan acceder a los alimentos y cómo ayuda a redirigir los esfuerzos para aliviar muchos de los problemas del planeta; además, explicamos por qué la agricultura orgánica no lo logra esa tarea por el momento (en el futuro podría cambiar la situación). La segunda parte del artículo consiste en un listado de OGMs que nunca son discutidos por los grupos antiOGMs ni la prensa en general. Ambas partes de este escrito deben verse como un llamado a reflexionar en torno a cuan sabia es la participación en las “Marchas Contra Monsanto”.

Breve historia de la agricultura

Usualmente se suele hablar de la “Revolución Verde”.  Sin embargo, parece más precisa la distinción que hace el biotecnólogo José Miguel Mulet, de la Universidad Politécnica de Valencia, entre tres “Revoluciones Verdes”:

  1. La Primera Revolución Verde:  Consiste en el descubrimiento de la agricultura. Los seres humanos primitivos solían ser cazadores y colectores, viviendo de la carne de los animales con los que se sustentaban. Luego, lograron la domesticación de otros animales, que a su vez les llevó a cultivar el alimento para mantenerlos. Más tarde, cuando ellos dejaron de ser nómadas y se establecieron las primeras organizaciones sociales sedentarias, allí tuvo la agricultura como su base alimentaria humana y animal. Se piensa que esto ocurrió aproximadamente para el año 9,500 a.C. en la región que se conoce como la “Luna Creciente Fértil“, una extensión de terreno que va desde el Tigris y el Éufrates en Mesopotamia, pasando por el área de lo que después se conoció como Siria, Fenicia y Palestina y terminando en la región de Egipto, en las zonas adyacentes al Nilo.
    .
    Contrario a la impresión que usualmente la gente tiene de la agricultura, esta siempre se ha llevado bien mal con la naturaleza (y eso que todavía no existía la ingeniería química ni se utilizaban fertilizantes ni pesticidas sintéticos). Desde la Antigüedad hasta principios del siglo XX, si pudiéramos catalogarla de alguna forma, la agricultura siempre fue “orgánica”, es decir, sin usar pesticidas o abonos sintéticos como hoy día. La gente piensa que nunca se utilizaron masivamente pesticidas y abono, que eso solo ocurrió tras la era industrial. En realidad se utilizaban en menor medida y en ocasiones eran bastante agresivos con el medio ambiente.
    .
    No solo esto, sino que la actividad agrícola como tal supone la deforestación y la eliminación de varios ecosistemas para imponer los cultivos humanos, que es lo que necesita el agricultor para alimentarse. En algunos lugares del mundo, esa continúa siendo la realidad: la agricultura y la ganadería siguen siendo el factor número uno de la deforestación a nivel mundial, incluyendo el Amazonas. Desde el siglo X a.C. hasta el siglo XX, los agricultores en algunos casos tenían (y tienen todavía) que usar pesticidas para impedir que la naturaleza volviera a afectar sus cultivos (i.e. invasión de insectos, hongos y malezas), en la mayoría de los casos, que no tenían pesticidas a su disposición, tenían que ser creativos a la hora de proteger su sustento. Ambos factores les sumían a ello y a la población en general a una gran inseguridad alimentaria.  Algunos piensan que eso fue lo que llevó a los mayas a su ocaso y eso también fue lo que sucedió en varias ocasiones en la Antigua Mesopotamia, la China, Europa y otros lugares del mundo (véase Montgomery, 2007). Varias de estas civilizaciones se vieron obligadas a utilizar mecanismos (extremadamente limitados) para evitar las pestes y la erosión del suelo. Algunos utilizaban uno que otro pesticida ¿Cuáles pesticidas usaban? El azufre, el arsénico, el sulfato de cobre, entre otros. Tras la revolución química y la inclusión de ciertos compuestos naturales empezaron a usarse sistemáticamente otros pesticidas más: rotenona, nicotina, cafeína, piretrinas, entre otros, muchas de ellas todavía se utilizan en la agricultura orgánica y cuyos efectos sobre la tierra y la salud humana no suelen ser exactamente los mejores (Archilladelis, 1987, pp. 124-126)
    .

    Trivia: ¿Saben cuál es la definición de una “hierba mala” o “maleza”?  Bien sencillo, aquella hierba que nosotros consideramos “mala”. El término “hierba mala” no es biológico, sino una asignación de un término a una planta cuyo comportamiento es inconveniente desde la perspectiva del ser humano a pesar de que sea plenamente natural.

  2. La Segunda Revolución Verde: Esta es la hartamente conocida “Revolución Verde” en gran medida iniciada dentro del contexto del Nuevo Trato estadounidense como el reto de dos personas, Norman Borlaug y el vicepresidente de Estados Unidos Henry A. Wallace ante la visión catastrófica malthusiana en torno a la alimentación en el contexto de la sobrepoblación global. Más que a cualquier superhéroe en los cines, para mí estos han sido los mayores de la vida real.
    Norman Borlaug

    Norman Borlaug

    Gracias a sus iniciativas, con sus hallazgos rescataron a cerca de mil millones a 2 mil millones de personas de las garras del hambre. Lo que hizo Borlaug fue literalmente maximizar la ingeniería genética que los seres humanos hemos llevado por miles de años en la agricultura y la ganadería, escogiendo mediante selección artificial,  hibridización y (en el siglo XX) mutagénesis inducida los cultivos con mayor rendimiento, con los mejores granos, los mejores frutos, etc. Esto se combinó con estrategias de usos de pesticidas, abono sintético y de las tecnologías desarrolladas durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Esto llevó a cosas que fueron buenas para el medio ambiente: la intensificación de la producción agraria en cada vez menor áreas de terrenos. Aunque en algunos países como en Argentina y Brasil, la deforestación por la agricultura siguen siendo un problema, el daño hubiera sido mucho mayor sin los recursos de la Segunda Revolución Verde. En otros países como los Estados Unidos, este acontecimiento ha llevado a una estabilización y en ocasiones reducción de terrenos donde se da cada vez más una mayor producción. Veamos el ejemplo de la producción de maíz:
    .

    Desacoplamiento de la producción de maíz en relación con el área de terreno

    Desacoplamiento de la producción de maíz en relación con el tamaño del terreno donde se siembra. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

    Este desacoplamiento entre la producción y el tamaño del terreno hubiera sido imposible sin los hallazgos de Norman Borlaug y, a su vez, de la Tercera Revolución Verde (de la que hablaremos más tarde). Gracias a ello, gozamos de parques nacionales, áreas naturales y ecológicas, entre otros espacios necesarios para el florecimiento y mantenimiento de los ecosistemas.
    .
    El hecho de que se utilizaran dichas tecnologías con el propósito de incrementar por mucho el rendimiento de los cultivos, ha hecho que fueran comunes las migraciones del campo a la ciudad, reduciendo así el número de agricultores a nivel mundial. Aunque esto en Puerto Rico fue en detrimento de nuestra agricultura tan despreciada (mas lo que nos recuerda René Marqués con su obra, La carreta), a nivel global esto puede verse como algo positivo: más personas que estén concentradas en las ciudades y fuera de los terrenos brinda todavía mayores espacios para la naturaleza, mientras que la producción tecnológica permite la suficiencia de los agricultores junto a una serie de subsidios para la producción alimentaria. Esto es bueno en cuanto a que la humanidad sigue desacoplándose de la explotación de la tierra y permite a su vez la aparición de nuevos ecosistemas.
    .

    Porcentaje de población rural a nivel mundial

    Porcentaje de población rural a nivel mundial (Imagen cortesía del Banco Mundial)

    Cantidad de tierras arables - Hectáreas por persona

    Cantidad de tierras arables – Hectáreas por persona (Imagen cortesía del Banco Mundial)

    .
    A pesar de ello, como diría el estadounidense promedio, no todo es “peaches and cream“. Se generaron problemas nuevos y bastante serios. La producción de fertilizantes sintéticos involucra el consumo de petróleo, mientras que el exceso del uso de  nitrógeno y fósforo ha creado un enorme problema de las zonas muertas en el este de los Estados Unidos y en el área del Golfo de México: al nitrógeno desbordarse en los ríos y estos en los océanos, prosperan unas algas que consumen el oxígeno de las aguas, impidiendo así que prospere el ecosistemas en las desembocaduras. Esto es lo que se conoce como eutrofización o, más precisamente, hipertroficación. Al inicio los pesticidas utilizados eran relativamente tóxicos y perjudicaban la salud de los agricultores, quienes no solían tomar medidas para reducir los riesgos de inhalación o su interacción con sus ojos y piel. No solo eso, sino que tras estudios se descubrieron que muchos de los yerbicidas, insecticidas y fungicidas eran cancerígenos y neurotóxicos. Su empleo excesivo llevó a la proliferación de pestes resistentes a ellos, lo que a su vez les llevaba al mayor empleo de estas toxinas o a sustituirlas por otras peores. Finalmente, si bien gracias a la Revolución Verde la mayoría de la humanidad puede comer, queda como tarea inconclusa el sacar a 800,000,000 de personas del hambre.
    .

  3.  Tercera Revolución Verde: Esta es la de la ingeniería genética mediante transgénicos, ARNi y CRISPR. Esto ha permitido, como hemos visto en artículos anteriores de esta serie, la reducción de muchos de estos males.

Contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, Monsanto no fue la que descubrió la tecnología de la transgénesis, sino que fue el primero en comercializarlo. Por ello los OGMs se asocian tan fuertemente a su nombre, por lo que, para todos los efectos de la retórica política, hablar de unos es hablar del otro. Lo que hizo Monsanto en cuanto a los transgénicos  fue encontrar el gen que hacía que ciertas bacterias fueran resistentes a glifosato y llevar a cabo la transgénesis a ciertos “cash crops” (maíz, canola, soya, remolacha, etc.) y las hizo resistentes a glifosato.

Esta medida es genial por dos razones: porque contrario al ruido del OGM, el glifosato es relativamente inocuo como yerbicida sintético y solo administrar un poco de esta sustancia es suficiente para que mate a todas las plantas menos al maíz, la soya o la canola o cualquier otro cultivo transgénico que se desee cosechar. Esto sustituiría un gran número de yerbicidas que son más tóxicos y bioacumulativos. De esto hemos hablado extensamente en otro lugar. Administrarlo también implicaba menos consumo de energía, lo que también es positivo ambientalmente.  Combinen esto con lo que hemos hablado de los cultivos Bt y entonces pueden comprender la popularidad de los transgénicos entre los agricultores.

Junto a la tecnología desarrollada en las Revoluciones Segunda y la Tercera, ya se han visto mejoras en torno a algunos problemas. Por ejemplo, hemos visto el comienzo de la desaceleración y la reducción de uso de varios fertilizantes sintéticos en años recientes:

Reducción del uso de fertilizantes y agua

Reducción del uso de fertilizantes y agua en Estados Unidos. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

Se piensa que si se aumenta por mucho la producción por área de terreno junto a una mayor reducción de consumo de agua, fertilizantes y otros, puede ser que eventualmente haya una reducción de hectáreas de tierras dedicadas a la agricultura, lo que es buenas noticias para el crecimiento y desarrollo de áreas naturales (Ausubel et al., 2013).

Tierras arables de 1961-2009 y proyecciones al futuro

Tierras arables de 1961-2009 y proyecciones al futuro. Fuente: Ausubel et al., 2013. Imagen cortesía del BreathThrough Institute (Ausubel, 2015).

El cúmulo de tecnologías es precisamente lo que permite hablar de justicia socialcuido del planeta: justicia social en cuanto hace a los alimentos se hacen cada vez más accesibles a un mayor número de personas; cuido del planeta en cuanto a que la desacoplamos cada vez más de nuestra explotación desmesurada, dándole el chance a que prosperen los ecosistemas.

OGMs vs. Orgánico (“Ecológico”)

Por otro lado, los queridos amigos que favorecen la industria orgánica se van en la ruta contraria, en la de mayor restricción de estas tecnologías y al regreso al pasado, cuando la inseguridad alimentaria era mucho mayor y la expectativa de vida era mucho menor (acuérdense de nuestra breve discusión al respecto).

Piensan que el problema son los “monocultivos”. Este término se ha aplicado a la situación agrícola de manera equívoca. Por ejemplo, se dice que hay una política de monocultivos cuando se habla de los incentivos estatales para la inversión de capital en la producción de unos pocos cultivos en enormes cantidades de terreno:  por ejemplo, cuando a principios del siglo XX se fomentó el monocultivo del azúcar, algo que nos hacía sumamente vulnerables a los vaivenes del mercado internacional de ese producto. Dichas políticas eran dañinas, no solo a los suelos (fue un problema ambiental importante en Puerto Rico), sino que también nos sujetaba a los intereses de un puñado de empresas ausentistas.

Esto es algo distinto a otro tipo de monocultivo que no es en sí dañino: el que se utilice una finca para cultivar un solo producto. Una política sana agrícola fomentaría monocultivos de diversos productos. La ventaja de esto es que hace más fácil y eficientes las prácticas que serían buenas para la tierra: los cultivos de cobertura son más fáciles, la rotación de cultivos es más sencilla, es más sencilla la provisión de fertilizantes y pesticidas, entre otros. Esto no implica que las técnicas de entrecultivos no sean medidas inteligentes (hacen falta) pero eso depende del tipo de cultivo y de terreno.

Otras medidas tales como el uso de soya transgénica, el glifosato y la técnica de no labranza ayudan a secuestrar bióxido de carbono en el terreno, evitar la erosión, permitir el ahorro de agua, entre otros beneficios. Esto es algo que no ha podido lograr la agricultura orgánica, al menos en el caso de la siembra de soya. Además, como no hay definición restrictiva de qué es “agricultura convencional”, esta puede incorporar técnicas de cuido de tierras que se han aprendido en la agricultura orgánica junto a las demás tecnologías: técnicas de reciclaje de nutrientes, técnicas de manejo de tierras y cultivos para la reducción de uso de pesticidas, etc.  Ese no es el caso en la otra dirección: la agricultura orgánica se autolimita al uso de ciertas tecnologías, por lo que aunque de manera inmediata cuide la tierra, tiene problemas a la hora de producir a la par con la agricultura convencional.

Antes hice todo un análisis de por qué la producción de alimentos orgánicos no tenía sentido económico alguno. Sencillamente, con contadas excepciones, al renunciar a las tecnologías discutidas, los alimentos orgánicos siempre permanecerán caros, ya que la inversión de energía en dichos cultivos es significativamente mayor e ineficiente a la hora de estar a la par con los convencionales. Contrario a lo que alguna gente alega (y que hemos refutado), las Naciones Unidas no promueven la agricultura orgánica (o llamada “ecológica”) para el futuro alimentario. Al contrario, este cuerpo, vía su Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), ha afirmado categóricamente que los mecanismos de producción, garantía salubrista y distribución son mucho más ineficientes:

  • Organic food supply is limited as compared to demand;
    .
  • Production costs for organic foods are typically higher because of greater labour inputs per unit of output and because greater diversity of enterprises means economies of scale cannot be achieved;
    .
  • Post-harvest handling of relatively small quantities of organic foods results in higher costs because of the mandatory segregation of organic and conventional produce, especially for processing and transportation.

Uno de los comunicados del FAO (en el 2007) se titulaba precisamente “FAO advierte insuficiencia de agricultura orgánica en lucha contra el hambre“.

En cuanto al tema de la seguridad, las ineficiencias de la distribución y los mercados locales hacen que sea mucho más difícil garantizar el buen estado de los alimentos orgánicos. Aunque el estudio todavía no ha salido, he consultado con un científico reconocido (Bruce Chassy, de la Universidad de Illinois) quien, utilizando los datos de la Food & Drug Administration (FDA), me ha confirmado que hay 4 a 8 veces más devoluciones de alimentos orgánicos que de los convencionales. La compañía Stericycle ha reportado que mientras aumenta la fiebre del público por los orgánicos, la cantidad de devoluciones de estos alimentos ha aumentado a un 65% en el 2015 (Sterycicle, 2015, p. 4). Es decir, que si se generalizara la agricultura orgánica, habría mucho más desperdicio de alimentos y, por las ineficiencias de la vigilia del estado, incrementaría por mucho el riesgo de envenenamientos. Esto contrasta con dos de los OGMs recientemente aprobados por la FDA para su venta en Estados Unidos, papa Innate® de Simplot y las manzanas Arctic®, que tienen mecanismos para evitar que parezcan podridas y así evitar el desperdicio de alimentos.

De hecho, la inseguridad de los alimentos orgánicos se puede constatar con la de OGMs debido a que han habido numerosos brotes debido a la manera en que se producen  los alimentos orgánicos, aquí muestro dos (de muchísimos) casos:

Mapa de los países impactados por la llamada

Mapa de los países impactados por la llamada “Crisis del Pepino” (Presione para ver la imagen más grande)

  • La presente crisis en Hawai’i: Por rehusar pesticidas sintéticos que pudieran lidiar fácilmente con el problema, ahora existe una plaga de gusano de rata en las siembras de productos orgánicos en los que para abril ha tenido al menos 6 víctimas y otros tres bajo investigación. No es la primera vez. Esto ha causado un gasto mucho mayor de agua para limpiar los productos. Ha habido un abandono del 20% de los agricultores de toda la producción orgánica.

¿Y cuántas personas o animales se han enfermado con OGMs hasta hoy?  Ninguno.

Sin embargo, no importa qué ocurra, para un público desorientado, la situación es al revés de lo todo lo que la evidencia nos muestra una y otra vez: para ellos, los OGMs no son seguros, ¡pero los alimentos orgánicos sí!

Ya está más que demostrado que la razón por la que los agricultores en general prefieren cultivar OGMs es por su mejora de ingresos, mejora de salud, menor inversión en pesticidas y mejor calidad de vida. La reducción considerable del uso de pesticidas, el esfuerzo menor que requiere utilizar el glifosato y las técnicas de no talado han posibilitado la remoción de cerca de 22.4 mil millones de kilogramos de gases de invernadero que de otra forma añadirían a la presente cantidad de bióxido de carbono.  Eso sería el equivalente a remover las emisiones de 10 millones de carros por un año entero (Brookes & Barfoot, 2016, pp. 123-124, 126-128, 148-149).

La agricultura orgánica no puede decir lo mismo, ya que el estiércol que se utiliza como fertilizante proviene del ganado y que emite metano, por lo que el uso de composta contribuye a la abundancia del gas y del óxido nitroso (también gas de invernadero) (Hao, 2000).  Recordemos que el metano es 25 a 30 veces peor que el bióxido de carbono como gas de invernadero. Esto combinado con la mayor cantidad de energía que requiere invertir en los cultivos orgánicos, la cosa no pinta muy bien ambientalmente.

Sí, muchos agrónomos reconocen las virtudes de la agricultura orgánica de cuidar bien los suelos en muchos casos y ciertas estrategias para reducir el uso de pesticidas. Sin embargo, estos hechos mencionados en torno a la emisión de gases de invernadero y el alto grado de ineficiencia de producción y distribución implicarían inevitablemente el uso de mayor cantidades de terrenos para la agricultura, revirtiendo así la tendencia de proveerle más áreas terrenales a la naturaleza. Un metaanálisis sobre la práctica de la agricultura orgánica deja claro este punto entre muchos otros. Según el activista Mark Lynas, para que la misma cantidad de humanidad consuma alimentos como hoy bajo la agricultura orgánica, debería incrementar el área agrícola a un equivalente a dos Suraméricas. En Europa solamente, podría requerirse un área de dos Reinos Unidos.

Así que el comunicado de prensa de Monsanto en Puerto Rico en que dice que está comprometido con la reducción del uso de recursos naturales y una mayor producción de alimentos, es plenamente consistente con todo lo que hemos visto arriba. Los “agroecólogos” que quieren imponerle a todo el mundo los alimentos orgánicos y que marcharon ayer contra Monsanto son los que tienen que ver cómo superan todos los obstáculos mencionados arriba … mientras que el número de víctimas de OGMs a nivel mundial sigue siendo cero.

Con base en la evidencia, independientemente de si la agricultura convencional es movida por grandes corporaciones o no, no importa si se hace bajo el capitalismo o el socialismo, esta manera de producir y la tecnología de los OGMs tienen los mecanismos para proveer alimento al mundo y cuidar del planeta. Por otro lado, la agricultura orgánica tiene muchísimos obstáculos para cumplir con esa tarea. Es con los OGMs que podemos conseguir justicia social de verdad y una agricultura que impacte lo menos posible al ambiente y a la naturaleza, así fomentando la biodiversidad en el mundo.

Otras contribuciones de los OGMs

El resto del artículo se le va a dedicar a muchos de los transgénicos que podrían continuar mejorando la calidad de vida de agricultores y consumidores. Esta no es una lista exhaustiva, pero dará una idea de todo lo que lo que no se dice en torno a los OGMs. Tengan en mente que muchos de aquellos que marcharon contra Monsanto por estar contra los OGMs, están opuestos a estos avances.

Para los agricultores y el medio ambiente

Hay otros OGMs que no han salido al mercado y que serían extraordinarios para beneficiar a agricultores y al medio ambiente. Hay otros que están siendo investigados y potencialmente reducirían la emisión de metano, consumirían mucha menos agua y metabolizarían más eficientemente el nitrógeno, reduciendo así significativamente su uso o se alimentarían de su propio fertilizante (resolviendo para siempre el problema de las zonas muertas):

Papaya con el virus de manchas anulares

Papaya con el virus de manchas anulares (Fuente: Gonsalves et al., 2010).

  • Papaya a prueba del virus de las manchas anulares: En un momento dado durante los años 90, Hawai’i estaba a punto de perder su lugar como consumidor y exportador destacado de papaya en el Pacífico. Eso se debió a que se extendió entre sus cultivos el virus de la mancha anular y que creó estragos en el sector agrícola. Ante esto, el Dr. Dennis Gonsalves, profesor retirado de Cornell, decidió trabajar en una papaya transgénica que fuera resistente a la enfermedad. Hoy día, la industria de la papaya en Hawai’i continúa existiendo y ha salvado a los agricultores de la pobreza  gracias a Gonsalves y su equipo. En la sección de referencias hay varios artículos al respecto, pero quiero señalar esta entrevista del Dr. Kevin Folta a Denis Gonsalves para que se saboreen la calidad de persona que este científico, porque es realmente un individuo bien interesante.
    .
  • SUSIBA2: Arroz que reduce emisiones de metano de un 0.3 % a un 10% mientras que produce 43% más granos que las variantes convencionales (véase el artículo).
  • Maíz tropical resistente a sequía: Este tipo de maíz fue desarrollado en África, para el área del trópico (véase el artículo). Hasta donde sé, el artículo es genuino aunque lamentablemente fuera publicado en una revista de una posible editorial predatoria (Academic Journals), aunque sí aparece en PubMed. Lo incluyo aquí por eso y porque la comunidad científica parece darle el visto bueno al artículo.
    .
  • Maíz resistente a sequía creado vía CRSPR: Creado por Dupont Pioneer, este maíz no caería bajo la clasificación de OGM (transgénico o modificado por ARNi) (véase el artículo al respecto).
    .
  • Trigo resistente a sequía: El trigo es tal vez uno de los cultivos que más consumen agua en comparación con otros de alta demanda efectiva. Este trigo también ahorraría el uso del agua (Kermpken & Jun, 2010, p. 291).
    .
  • Trigo resistente al calor: Importante dentro del contexto del calentamiento global y el cambio climático (Lal et al., 2004, p. 13).
    .
  • Plantas aptas para la fitorremediación: Debido a los avances de la modernidad, especialmente en el periodo en que las regulaciones sobre la contaminación industrial era mínima, la indusria ha contaminado grandes áreas de terreno con metales tóxicos (e.g. cobre, plomo). Pues, algunos investigadores han descubierto que pueden utilizar plantas para limpiarlos de dichos minerales tóxicos mediante lo que se conoce como fitorremediación. Vía la transgénesis, estos investigadores han logrado aumentarles la tolerancia a algunos de estos vegetales o hacerles tolerantes a otros metales. Estos se siembran en el área contaminada, absorben los metales y se envían a la industria para … reciclarlos. Hay posibilidad de utilizar este mismo método en las minas, algo que sería mucho más amigable para el medio ambiente. Lea un artículo al respecto.

Biofortificación y nutrición

Arroz dorado

Arroz dorado (Foto cortesía del International Rice Research Institute)

Esta sección se trata de maneras de fortificar los alimentos básicos, especialmente en países pobres, para proveer micronutrientes.

  • Arroz dorado:  Este arroz produce beta-caroteno, un antecesor de la vitamina A. El propósito de este arroz es suplir vitamina A a los pobres asiáticos cuya comida básica es el arroz y tienen demasiado poco para comprar otros alimentos ricos en vitamina A. Como resultado, aunque tengan sus estómagos llenos, terminan ciegos y, en algunos casos, mueren por carencia del nutriente. El arroz dorado fue desarrollado originalmente por Ingo Potrykus y su equipo. Sin embargo, la cantidad de beta-caroteno no era suficiente para la generación de la preciada sustancia por el cuerpo humano. Luego, mediante la compañía (enconces suiza, hoy china) Syngenta, se hizo un acuerdo entre ciertas grandes corporaciones para que eximieran de regalías de patentes a las ideas utilizadas para generar más beta-caroteno en el arroz (37 µg/g). La licencia de su uso dispone que se permitirá que los agricultores pueden reproducir las semillas, las pueden vender, guardar y alimentarse de ellas siempre y cuando su ingreso no exceda los US$10,000 (que en el contexto de los países pobres de Asia, es bien razonable). El arroz ya puede producir suficiente vitamina A para los seres humanos (véase también aquí y aquí). Prácticamente toda la comunidad científica ve el arroz dorado como un proyecto humanitario de primer orden. Para guardar la tecnología, se creó la fundación Goldenrice.org.
    .
    Desgraciadamente, en una de esas cosas que uno se preguntaría, “¿y qué están pensando que hacen?”, la organización Greenpeace se ha empecinado a destruir los cultivos de experimentación con arroz dorado. Esto ha sido objeto de repudio de prácticamente toda la comunidad científica y ha sido objeto de una carta abierta por parte de 110 premios nóbeles al respecto. Por el momento, el arroz tiene un problema de rendimiento el beta-caroteno y hace falta más experimentación para que sea un alimento viable para los asiáticos. Las acciones de destrucción de arroz dorado y los costos onerosos de aprobación impuestos por gobiernos debido al activismo de los opositores OGMs le ha costado la vida a millones de personas a estas alturas. Han habido economistas que han calculado la cantidad de vidas perdidas por los atrasos causados por Greenpeace y otras organizaciones: económicas se han perdido US$200,000,000 anuales y en términos de vidas 1.4 millones al año. Por mi parte, ya tengo una opinión formada en torno a las acciones de Greenpeace y otros grupos. Aquí les dejo una imagen de esa opinión.

    Allow Golden Rice Now - Greenpeace: Crime Against Humanity

    La organización Allow Golden Rice Now acusando a Greenpeace de crímenes contra la humanidad.

    .

  • Yuca dorada: ¿Se acuerdan de cuando los taínos usaban la yuca para hacer casabe? Pues, por esas cosas de la vida, la yuca salió de América y se ha convertido en un alimento básico en África. Pues, también allá tienen un problema serio con enfermedades, ceguera y muertes por falta de vitamina A. Para remediar eso, se produjo por transgénesis la yuca dorada (vean el artículo en torno al tema aquí). Ojo, también HarvestPlus ha producido una yuca rica en vitamina A mediante selección artificial.
    .
  • Yuca rica en vitamina B6: En el ánimo de proveer micronutrientes a diversos países de África, se encuentra este proyecto. Lean más al respecto aquí.
    .
  • Arroz rico en hierro y zinc: Este es un proyecto de la Universidad de Melbourne y que tiene el fin de proveer más micronutrientes de hierro y zinc al arroz disponible en los países pobres (véase un artículo sobre esto).
    .
  • Soya rica en omega-3: Este es un proyecto de Monsanto que ya va más allá de la mera preocupación por los pesticidas y cultivos y se adentra en, tal vez, el plan más “malvado” de la compañíael de proveer omega-3 a sus consumidores. [Ponga aquí risa malvada con truenos de trasfondo tipo película Frankenstein].
    .Skeletor riéndoseFuera de bromas, este proyecto y otros son importantes porque usualmente se explotan los océanos y la vida marina para obtener el omega-3. La soya con este nutriente contribuiría a evitar dicha explotación y sería beneficiosa para los ecosistemas marítimos.
    .
  • Trigo sin gluten: Este es un proyecto de Francisco Barro Losada del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigación Científica en España.  Este es un trigo apto para celíacos. De estar disponible en el mercado, abarataría la vida de los celíacos a nivel mundial. Como se sabe, proveer los alimentos que usualmente tienen gluten, pero sin gluten, corren el riesgo de perder micronutrientes. En este caso que nos incumbe, este trigo sin gluten OGM es más nutritivo porque también produce más lisina. Desgraciadamente, por el costosísimo proceso de permisología en Europa (en parte forjado gracias a los activistas OGMs), el equipo de Barro tuvo que entregar sus patentes a una compañía norteamericana que venderá el producto en Estados Unidos.
  • Tomates ricos en antioxidantes: Estos tomates tienen antocianina. El propósito de estos tomates es proveer aquellos nutrientes que pueden prevenir el cáncer y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por ahora, los experimentos con ratas de laboratorio parecen indicar que, efectivamente reducen las incidencias de cáncer (véase también este artículo y el estudio correspondiente). Debido a la concentración de antocianina, los tomates adquieren un color púrpura.
    .
  • Tomates duraderos:  Para todos aquellos que lamentamos que los tomates se tengan que cosechar cuando todavía no están maduros y se preservan en recámaras, es una desilusión comerlos cuando tienen tan poco sabor. Esto es necesario por la naturaleza misma de la transportación, dado que los tomates promedio duran después de recogidos cerca de 15 días. Este tomate OGM se mantiene fresco por 45 días promedio. Lo que hicieron los científicos fue que mediante ARNi apagaron los genes que producen las proteínas que propician que los tomates se pudran. En todos los demás aspectos, son equivalentes a un tomate común y corriente (ver más en este artículo).
    .
  • Piña Rosé: Me quiero detener un momento para que vean la siguiente imagen.  Solo véanla.
    .

    Piñas Rosé

    Piñas Rosé de Del Monte. Fuente: desconocida (si conocen de dónde proviene, por favor, me dejan saber)

    ¡¿No es esta la cosa más bella que han visto en sus vidas?!  A pesar de que la compañía Del Monte ha estado coqueteando con la idea de la etiquetación de “Non-GMO”, la realidad es que ha estado trabajando en piñas transgénicas productoras de licopeno (que es el que les da el color rosa, de ahí su nombre “Rosé“). El licopeno es un antioxidante que pruebas de laboratorio parecen indicar que previene el riesgo de cáncer y problemas del corazón. Además, la compañía alega que esta piña es más dulce.  La FDA ya le ha dado el visto bueno para su comercialización, así que espérenla en un supermercado cerca de usted. David Tribe explora los detalles de este cultivo en su solicitud de patentes.
    .

  • Tomate Arlequín: Aunque no tiene mayor valor nutricional, también es un tomate precioso. Se llama “arlequín” porque su nombre se basa en la pintura de Pablo Picasso, “El acróbata rojo y el joven arlequín” (1901).
    El acróbata y el joven arlequín

    El acróbata y el joven arlequín (1901) – Pablo Picasso

    Tomate Arlequín

    Tomate Arlequín (Fuente: Giménez, et al, 2010).

    .
    ¿No es hermoso? ¿No les gustaría tener esta joya en su mesa? Mediante transgénesis, lograron que los cépalos del tomate se volvieran “carnosos”, dándoles esa apariencia. Para más detalles, vean el artículo al respecto.

OGMs destinados a la medicina

  • Insulina: Como no es alimento, es una realidad desde hace ya algunos años. Desgraciadamente, muy poca gente sabe que la insulina de la que dependen los diabéticos proviene de transgénicos. ¿Ha muerto alguien por insulina de transgénicos? No. Antes de esta insulina, usualmente se solía vender la de cerdos y, en muchas ocasiones, creaban problemas de rechazo por parte del cuerpo humano de muchos de los pacientes. Como manera de resolver el problema se utilizó el material genético humano en la bacteria E. coli y desde entonces se produce insulina humana, que es la que se vende en las farmacias para los diabéticos. Esto es evidencia, no solo de que los transgénicos son tan seguros como los convencionales, sino que salvan vidas todos los días.
    .
  • Plantas de tabaco para tratar el virus del ebola:  Este es un proyecto de un gran biotecnólogo llamado Charles J. Arntzen de la Universidad del Estado de Arizona. Se dedicó a usar plantas de tabaco para la producción de una vacuna oral contra el virus del ebola y (aquí está la información) y otras vacunas para tratamientos tales como el norovirus. Este fue uno de los tratamientos utilizados para los portadores de ebola que en el 2014 entraron en los Estados Unidos (sin permiso alguno de la FDA). El método consiste en usar el método de transgénesis junto a un gen para la fluorescencia de aquellas hojas de tabaco con los fármacos pertinentes.  La tecnología de la fluorescencia es bien útil en estos casos. Para saber más de este método, vean el vídeo abajo:

  • Arroz para tratar el sida: De eso escribí en otra entrada hace unos meses, Este arroz transgénico puede producir la lectina antiviral griffithsin (GRFT por sus siglas en inglés), una poderosa inhibidora del HIV. Un grupo de científicos, mediante experimentos, encontró que la producción de este neutralizante tiende a ser altamente costosa, pero al hacerlo en el arroz y al extraerlo mediante un protocolo, se abarataría por mucho el acceso de esta sustancia a los pacientes con HIV.  El grupo que trabajó en este transgénico encontró que efectivamente era comercializable para que los pacientes de sida pudieran acceder a la GRFT.
    .
  • Tomates para crear fármacos: Es posible ahora la producción de fármacos vía transgénesis con células de tomate, en este caso, fenilpropanoides.

Conclusión

¡¿Por qué carrayos oponerse a los OGMs?!

Referencias

Adenle, A. A., Aworth, O. C., Akromah, R., & Parayil, G. (2012). Developing GM super cassava for improved health and food security: future challenges in Africa. Agriculture & Food Security, 1, 11. doi: 10.1186/2048-7010-1-11. Recuperado de https://agricultureandfoodsecurity.biomedcentral.com/articles/10.1186/2048-7010-1-11.

Archilladelis, B., Schwarzkopf, A., & Cines, M. (1987). A study of innovation in the pesticide industry: Analysis of the innovation record of an industrial sector. En C. Freeman, Output measurement in science and technology: essays in honor of Yvan Fabian (pp. 121-158). Amsterdam: North Holland.

Arntzen, C. (22 de agosto de 2011). Using Tobacco to Treat Cancer. Science, 321, 5892, 1052-1053. doi: 10.1126/science.1163420. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/321/5892/1052.

Arntzen, C. (1 octubre de 2015). Plant-made pharmaceuticals: From ‘edible vaccines’ to ebola therapeutics. Plant Biotechnology Journal, 13, 8, 1013–1016. doi: 10.1111/pbi.12460. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12460/abstract.

Ausubel, J. H. (primavera de 2015). The return of nature: how technology liberates the environment. BreakThrough Journal, 5. Recuperado en https://thebreakthrough.org/index.php/journal/past-issues/issue-5/the-return-of-nature.

Ausubel, J. H., Wernick, I. K., & Waggoner, P. E. (2013). Peak Farmland and the Prospect for Land Sparing. Population and Development Review, 38,  221–242. doi: 10.1111/j.1728-4457.2013.00561.x.  Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1728-4457.2013.00561.x/abstract.

Bedada, L. T., Seth, M. S., Seth, M. S., Runo, S. M., Mugoya, C., Masiga, C. W. Oduor, R. O., Blumewald, E., & Wachira, F. (26 de octubre de 2016). Drought tolerant tropical maize (Zea mays L.) developed through genetic transformation with isopentenyltransferase gene. African Journal of Biotechnology, 15, 43, 2447-2464. doi: 10.5897/AJB2016.15228.

Brookes, G. & Barfoot, P. (2015).  Environmental impacts of genetically modified (GM) crop use 1996–2013: Impacts on pesticide use and carbon emissions. GM Crops &
Food, 6, 2, 103-133. doi: 10.1080/21645698.2015.1025193.

Butelli, E., Titta, L., Giorgio, M., Mock, H.-P., Matros, A., Peterek, S., Schijlen, E. G. W. M., Hall, R. D., Bovy, A. G., Luo, J. & Martin, C. (2008). Enrichment of tomato fruit with health-promoting anthocyanins by expression of select transcription factors. Nature Biotechnology, 26, 1301-1308. doi: 10.1038/nbt.1506. Recuperado de https://www.nature.com/nbt/journal/v26/n11/full/nbt.1506.html.

Datta, S. K.,  Datta, K., Parkhi, V., Rai, M., Baisakh, N., Sahoo, G., Rehana, S., Bandyopadhyay, A., Alamgir, M., Ali, M. S., Abrigo, E., Oliva, N., & Torrizo, L. (2007). Golden rice: introgression, breeding, and field evaluation. Euphytica, 154, 271. doi: 10.1007/s10681-006-9311-4. Recuperado de https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10681-006-9311-4.

Delgadillo-López, A. E., González-Ramírez, C. A., Prieto-García, F., Villagómez-Ibarra, J. R., & Acevedo-Sandoval, O. (mayo/agosto de 2011). Fitorremediación: una alternativa para eliminar la contaminación. Tropical and subtropical agroecosystems, 14, 2, 597-612. Recuperado en http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-04622011000200002&lng=es&tlng=es.

Federación Española de Biotecnólogos (FEBiotec). (2014). SNB2014 – Mitos de la biotecnología. [Vídeo]. Recuperado en https://www.youtube.com/watch?v=JjNCYWzPdjE.

Freeman, C. (Ed.). (1987). Output measurement in science and technology: essays in honor of Yvan Fabian. Amsterdam: North-Holland.

Giménez, E., Dominguez, E., Pineda, B., Heredia, A.,  Moreno, V., Lozano, R., & Angosto, T. (27 de mayo de 2015). Transcriptional activity of the MADS Box ARLEQUIN/TOMATO AGAMOUS-LIKE1 gene is required for cuticle development of tomato fruit. Plant Physiology, 168 (3), 1036-48. doi: 10.1104/pp.15.00469. Retrieved from http://www.plantphysiol.org/content/168/3/1036.long.

Giménez, E., Pineda, B., Capel, J., Antón, M. T., Atarés, A., Pérez-Martín, F., García-Sogo, B., Angosto, T., Moreno, V. & Lozano, R. (2010). Functional analysis of the Arlequin mutant corroborates the essential role of the ARLEQUIN/TAGL1 gene during reproductive development of tomato. PLoS ONE, 5 (12), e14427. doi: 10.1371/journal.pone.0014427. Retrieved from http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0014427.

Goeddel, D. V., Kleid, D.G., Bolivar, F., Heyneker, H. L., Yansura, D. G., Crea, R., Hirose, T., Kraszewski, A., Itakura, K., & Riggs, A. D. (1979). Proceedings of the National Academy of Sciences, 76, 1, 106-110. Recuperado en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC382885/.

Gonsalves, D. (2004). Transgenic papaya in Hawaii and beyond. AgBioForum, 7, 1 & 2, 36-40. Retrieved from http://www.agbioforum.org/v7n12/v7n12a07-gonsalves.htm.

Gonsalves, D., Tripathi, S., Carr, J. B., & Suzuki, J. Y. (2010).  Papaya Ringspot virus. The Plant Health Instructor. doi: 10.1094/PHI-I-2010-1004-01. Recuperado en: http://www.apsnet.org/edcenter/intropp/lessons/viruses/Pages/PapayaRingspotvirus.aspx.

Hao, X., Chang, C., Larney, F. J., & Travis, G. R. (17 de marzo 2000). Greenhouse gas emissions during cattle feedlot manure composting. Journal of Environmental Quality, 30, 2, 376-386. doi: 10.2134/jeq2001.302376x.

Hughes, M. F.,  Beck, B. D., Chen, Y., Lewis, A. S., & Thomas, D. J. (octubre de 2011). Arsenic exposure and toxicology: A historical perspective. Toxicological Sciences, 123, 2, 305–332. doi: 10.1093/toxsci/kfr184. Recuperado en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3179678/.

Kempken, F. & Jun, C. (eds.). (2010). Genetic Modification of Plants: Agriculture, Horticulture and Forestry. NY: Springer.

Klümper, W. & Qaim, M. (2014, Nov. 3). A meta-analysis of the impacts of genetically modified crops. PLoS ONE, 9 (11), e111629. doi: 10.1371/journal.pone.0111629. http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0111629.

Lal, R., Hobbs, P. R., Uphoff, N.,& Hansen, D. O. (eds.). (2004). Sustainable agriculture and the international rice-wheat system. CRC Press.

Li, K.-T.,  Moulin, M., Mangel, N., Albersen, M., Verhoeven-Duif, N. M., Ma, Q., Zhang, P., Fitzpatrick, T. B., Gruissem, W. & Vanderschuren, H. (2015). Increased bioavailable vitamin B6 in field-grown transgenic cassava for dietary sufficiency. Nature Biotechnology 33, 1029–1032. doi: 10.1038/nbt.3318.

Lin, H.-T., Yen, G.-C., Huang, T.-T., Chan, L.-F., Cheng, Y.-H., Wu, J.-H., Yeh, S.-D., Wang, S.-Y. & Llao, J.-W.  (2013, Jan. 23). Toxicity assessment of transgenic papaya ringspot virus of 823-2210 line papaya fruits. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 61, 7, 1585-1596. doi:10.1021/jf305036x. Retrieved from http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/jf305036x.

Meli, V. S., Ghosh, S., Prabha, T. N., Chakraborty, N., Chakraborty, S., & Datta, A. (9 de febrero de 2010). Enhancement of fruit shelf life by suppressing N-glycan processing enzymes. Proceedings from the National Academy of Sciences, 107, 6, 2413–2418. doi: 10.1073/pnas.0909329107. Recuperado de http://www.pnas.org/content/107/6/2413.

Ming, R., Hou, S., Feng, Y., Yu, Q., Dionne-Laporte, A., Saw, J. H., et al., (24 de abril de 2008). Letter: The draft genome of the transgenic tropical fruit tree papaya (Carica papaya Linnaeus). Nature 452, 991-996. doi: 10.1038/nature06856. Recuperado de http://www.nature.com/nature/journal/v452/n7190/full/nature06856.html.

Montgomery, D. R. (2007). Dirt: The erosion of civilizations. Berkeley: The University of California Press.

Pineda, B., Giménez-Caminero, E., García-Sogo, B., Antón, M. T., Atarés, A., Capel, J., Lozano, R., Angosto, T., & Moreno, V. (2010). Genetic and physiological characterization of the arlequin insertional mutant reveals a key regulator of reproductive development in tomato. Plant Cell Physiology, 51, 3, 435-447. doi: 10.1093/pcp/pcq009. Recuperado de http://pcp.oxfordjournals.org/content/51/3/435.long.

Phoolcharoen, W., Bhoo, S. H., Lai, H., Ma, J., Arntzen, C. J., Chen, Q., & Mason, H. S. (1 de febrero de 2011). Expression of an immunogenic Ebola immune complex in Nicotiana benthamianaPlant Biotechnology Journal, 9, 7, 807-816. doi: 10.1111/j.1467-7652.2011.00593.x.

Phoolcharoen, W., Dye, J. M., Kilbourne, J., Piensook, K., Pratt, W. D., Arntzen, C. J., Chen, Q., Mason, H. S., & Herbst-Kralovetz, M. M. (20 de diciembre de 2011). Proceedings of the National Academy of Sciences, 108, 51, 20695–20700. doi: 10.1073/pnas.1117715108. Recuperado de http://www.pnas.org/content/108/51/20695.

Sharoni, Y., Linnewiel-Hermoni, K., Zango, G., Khanin, M., Salman, H., Veprik, A., Danilenko, M. & Levy, J. (noviembre 2012). The role of lycopene and its derivatives in the regulation of transcription systems: implications for cancer prevention. The American Journal of Clinical Nutrition, 98, 5, 1173S-1178S. doi: 10.3945/ajcn.112.034645. Recuperado de http://ajcn.nutrition.org/content/96/5/1173S.

Schroeder, J. (2014). Organic marketing report. Academics Review. Retrieved from http://academicsreview.org/wp-content/uploads/2014/04/AR_Organic-Marketing-Report_Print.pdf.

Shi, J., Gao, H., Wang, H., Lafitte, H. R., Archibald, R. L., Yang, M., Hakimi, S. M., Mo, H., & Habben, J. E. (febrero de 2017). ARGOS8 variants generated by CRISPR-Cas9 improve maize grain yield under field drought stress conditions. Plant Biotechnology Journal, 15, 2, 207–216. doi: 10.1111/pbi.12603. Recuperado en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12603/full.

Stericycle.(2015). Q2 2015: Recall index — Are health-conscious consumers tipping the recall scales? Retrieved from: http://www.stericycleexpertsolutions.com/wp-content/uploads/2015/08/Stericycle-Recall-Index-US-Q2-2015.pdf.

Stewart Jr., C. N. (abril 2006) Go with the glow: fluorescent proteins to light transgenic organisms. Trends in Biotechnology, 24, 4, 155–162. doi: 10.1016/j.tibtech.2006.02.002. Recuperado en http://www.cell.com/trends/biotechnology/fulltext/S0167-7799(06)00030-8.

Stokstad, E. (16 de septiembre de 2016). The nitrogen fix. Science, 353, 6305, 1225-1227. doi: 10.1126/science.353.6305.1225. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/353/6305/1225.

Su, J., Hu, C., Yan, X., Jin, Y., Chen, Z, Guan, Q., Wang, Y., Zhong, D., Jansson, C., Wang, F., & Schnürer, A., & Sun, C. (30 de julio de 2015). Expression of barley SUSIBA2 transcription factor yields high-starch low-methane rice. Nature, 523, 602–606. doi: 10.1038/nature14673. Recuperado de   http://www.nature.com/nature/journal/v523/n7562/full/nature14673.html.

Tang, G., Qin, J., Dolnikowski, G. G., Russell, R. M., & Grusak, M. A. (junio de 2009). Golden Rice is an effective source of vitamin A. The American Journal of Clinical Nutrition, 89, 6, 1776–1783. doi: 10.3945/ajcn.2008.27119. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2682994/.

Tennant, P. F., Gonsalves, C., Ling, K.-S., Fitch, M., Manshardt, R., Slightom, J. L. & Gonsalves, D. (1994). Differential protection against papaya ringspot virus isolates in coat protein gene transgenic papaya and classically cross-protected papaya. The American Phytopathological Society, 84 (11), 1359-1366. Recuperado de http://www.apsnet.org/publications/phytopathology/backissues/Documents/1994Articles/Phyto84n11_1359.PDF.

Trijatmiko, K. R., Dueñas, C.,  Tsakirpaloglou, N.,  Torrizo, L., et al. Biofortified indica rice attains iron and zinc nutrition dietary targets in the field. Scientific Reports6, 19792. doi: 10.1038/srep19792. Recuperado de https://www.nature.com/articles/srep19792.

Tuomisto, H. L., , Hodge, I. D., Riordan, P., & Macdonald, D. W. (15 de diciembre de 2012). Does organic farming reduce environmental impacts? – A meta-analysis of European research. Journal of Environmental Management, 112, 309–320. doi: 10.1016/j.jenvman.2012.08.018. Recuperado de  http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0301479712004264.

U.S. Department of Agriculture / The Animal and Plant Health Inspection Service. (1996, Sept.). USDA/APHIS petition 96-051-01P for the determination of nonregulated status for transgenic ‘Sunset’ papaya Lines 55-1 and 63-1. Environmental assesment and finding of no significant impact. Recuperado de http://www.aphis.usda.gov/brs/aphisdocs2/96_05101p_com.pdf

Vamvaka, E., Elsa Arcalis, E., Ramessar, K., Evans, A., O’Keefe, B. R., Shattock, R. J., Medina, V., Stöger, E., Christou, P., & Capell, T. (junio de 2016). Rice endosperm is cost-effective for the production of recombinant griffithsin with potent activity against HIV. Plant Biotechnology Journal, 14, 6, 1427–1437. doi: 10.1111/pbi.12507. Recuperado dehttp://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/pbi.12507/full.

Venket Rao, A. & Agarwal. (2000). Role of antioxidant lycopene in cancer and heart disease. Journal of the American College of Nutrition, 19, 5563-569. Recuperado de http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/07315724.2000.10718953.

Wageningen University and Research Centre. (25 de diciembre de 2012). Agriculture is the direct driver for worldwide deforestation. ScienceDaily. Recuperado de  http://www.sciencedaily.com/releases/2012/09/120925091608.htm.

Wesseler, J. & Zilberman, D. (diciembre de 2014). The economic power of the Golden Rice opposition. Development Economics, 19, 6, 724-742. doi: 10.1017/S1355770X1300065X. Recuperado de https://www.cambridge.org/core/journals/environment-and-development-economics/article/economic-power-of-the-golden-rice-opposition/F31EE0E5B6044B86B5223FF20C409158.

Ye, X., Al-Babili, S., Klöti, A., Zhang J., Lucca, P., Beyer, P., & Potrykus, I. (14 de enero de 2000). Engineering the provitamin A (beta-carotene) biosynthetic pathway into (carotenoid-free) rice endosperm. Science, 287, 5451, 303-305. doi: 10.1126/science.287.5451.303. Recuperado de http://science.sciencemag.org/content/287/5451/303.long.

Zhang, Y.,  Butelli, E., Alseekh, S., Tohge, T., Rallapalli, G., Luo, J., Kawar, P. G., Hill, L., Santino, A., Fernie, A. R., & Martin, C. (2015). Multi-level engineering facilitates the production of phenylpropanoid compounds in tomato. Nature Communications, 6,  8635. doi: 10.1038/ncomms9635. Recuperado de https://www.nature.com/articles/ncomms9635.

La ciencia de los OGMs – 4: Patentes, ¿suicidios o mejor calidad de vida?

Serie – “La ciencia de los OGMs” — Partes: 1, 2 y 3

Declaración de conflicto de intereses: Ningún artículo de esta serie fue financiado por empresa pública o privada alguna. A tono con lo que decimos en la sección del “Propósito del portal“, no hay conflictos de intereses asociados a estos artículos.

¿Qué rayos son las patentes y cómo funcionan?

mamyths

Campaña Marcha Contra Mitos. http://www.mamyths.org/

Uno de los grandes dolores de cabeza es la frase “propiedad intelectual”, porque más que aclarar los conceptos que caen bajo esta noción, oscurece en la mente del público los asuntos que abarca. Por ejemplo, la gente confunde derechos de autor (en el sentido de copyright) con las patentes. La gente no sabe que cuando una persona escribe un documento en su procesador de palabras (e.g. MS Word) y le da “Save”, esa persona ya tiene automáticamente su derecho de autor (copyright) sobre ese documento. Eso es algo distinto del registro de derechos de autor que se hace en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos o el Departamento de Estado en Puerto Rico. El derecho de autor es válido con o sin registro del documento, pero para propósitos legales es siempre conveniente tener el registro. Los derechos de autor se hacen sobre expresiones en medios tangibles (medio tangible incluye: papel, DVD, videocintas, documentos en PDF, pistas de MP3, vídeos en MP4 y otros formatos, etc.) Finalmente, la ley federal dispone que los derechos de autor en general duren la vida del autor mas 70 años. También dispone que existe lo que se conoce como “uso justo” (fair use) de material bajo derechos de autor: por ejemplo, el uso de porciones de películas para satirizarlas (YouTube está repleto de eso), citar una porción de un libro o ensayo que se quiere discutir (esto lo valoramos mucho en la academia), el uso de música para fines no publicitarios o comerciales, entre otros usos.

NADA de lo que acabo de decir aplica al ámbito de las patentes. Una patente es un monopolio temporero sobre una idea implementable tecnológicamente, no sobre expresiones. Para distinguir entre ideas y expresiones, utilizo el siguiente ejemplo:  dos libros de preálgebra de séptimo grado por dos editoriales distintas usualmente  contienen las mismas ideas, pero no la misma manera de expresarlas. Por eso es que ambos textos tienen dos derechos de autor distintos sobre sus respectivos libros. Es decir, cuando hablamos de patentes, estamos hablando de algo más abstracto: puedo tener una patente sobre una idea, lo que significa que cualquier otra empresa que la implemente tecnológicamente , independientemente de cómo lo haga, tiene que pagarme regalías, a menos que le otorgue una licencia especial liberándole de esa obligación. Allí entran las famosas negociaciones de licencias entre empresas: tu me permites a acceder a tu idea y yo permito que accedas a la mía.

Documento de otorgación de patente por la USPTO

Documento de otorgación de patente por la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos

Para obtener una patente se tiene que registrar la idea. Se llena una forma que luego se envía a la oficina de patentes (en nuestro caso, la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de los Estados Unidos)  que, después de un proceso de evaluación, la otorga o deniega. Cuando se otorga, se hace por un periodo no renovable de veinte años, tras la cual, la idea pasa al dominio público. Por ejemplo, la compañía Monsanto había patentado en 1996 los mecanismos de transgénesis e implementación para hacer la soya resistente a glifosato (la primera generación de soya Roundup Ready®). Ya han pasado 20 años, la patente ha expirado y ahora los agricultores pueden sembrar este tipo de soya cuando quieran y guardar las semillas si así desean.

Otro de los asuntos que incumben a las patentes es que no existe tal cosa como “uso justo” de ideas patentadas. Una patente sobre cualquier idea es un monopolio absoluto. Cualquier persona que utilice una idea sin licencia, está a merced de la persona o compañía que la ostenta. Usualmente, lo que hace el dueño de la patente es demandar al violador de su licencia, en cuyo caso el asunto se resuelve en los tribunales.

Desde un punto de vista de ética pública, ¿cuál debería ser el propósito de las patentes? En cuanto a este tema, adoptamos una posición teleológica, es decir, una que contempla a las patentes como un medio con un propósito o fin particular, en cuyo caso es el bienestar social y del planeta. Toda política pública en torno a patentes debería tener eso como criterio y, de hecho, los padres de la Constitución de Estados Unidos lo veían de esa manera.

Noten que, contrario al discurso trillado de la “propiedad intelectual”, esa carta magna no contempla a los derechos de autor y las patentes como “derechos inalienables de los autores o inventores”. Usted no lo encuentra la disposición en la Carta de Derechos, sino dentro de las facultades del Congreso. Dice la Constitución:

Congress shall have the power … To promote the Progress of Science and useful Arts, by securing for limited Times to Authors and Inventors the exclusive Right to their respective Writings and Discoveries (Artículo I, Sección 8).

En otras palabras, las patentes existen para promover las ciencias y el bienestar social. Si las patentes fallaran en esa tarea, entonces el Congreso tendría la facultad de revocarlas. Hay áreas donde el uso de patentes es bien cuestionable, como en el área de software (véase este artículoeste artículo, esta conferencia de Richard M. Stallman y las declaraciones del Deutsche Bank). Ahora bien, una cosa es implementar un ámbito ideal y abstracto de las matemáticas y la lógica en el software y otra cosa es trabajar con la crudeza de la materia, algo que en el ámbito científico suele ser costoso.

En ese sentido, patentar tecnologías que involucran la ingeniería química, la genética, etc. parecería ser perfectamente legítimo, ya incluyen procesos para crear nuevas sustancias sintéticas útiles o nuevas expresiones genéticas vía métodos de modificación genéticas (recordemos lo que dijimos en nuestro primer artículo de esta serie: esto cubre selección artificial, hibridización, mutagénesis inducida, transgénesis, ARNi, y ahora la edición de material genético mediante CRISPR).

Claro, para mantener estas patentes, Monsanto tiene que hacerlas valer al solicitarles a los agricultores que cumplan con unos contratos para sembrar las semillas OGMs.  ¿Es esta práctica aceptable para los agricultores? El asunto es complicado, no es claro para todos los casos, así que desde la perspectiva teleológica de las patentes parece que la aproximación más racional en torno a este asunto es casuístico, es decir, veamos cada asunto por caso.

Por ejemplo, parece que en los Estados Unidos la inmensa mayoría de los agricultores no tiene problema alguno con firmar estos contratos y comprar las semillas todas las temporadas. Los agricultores en cuestión no se sienten “esclavos de Monsanto”, algo que ellos contemplan como una sublime exageración de parte de los activistas. De hecho, uno de estos agricultores presenta el texto del contrato en cuestión, lo explica desde su perspectiva como agricultor y por qué no tiene problemas firmándolo. He aquí el testimonio de otro agricultor. Ellos entienden que Monsanto invierte una enorme cantidad de dinero ($2.6 millones al día en investigación y desarrollo) para darles las mejores semillas posibles y no todas ellas transgénicas. Pues, los agricultores gustosamente quieren pagar más por ellas siempre, cuando les rindan más y representen mayores ingresos.

¿Pero qué hay de todas las demandas de Monsanto a los agricultores?

Claro, si se utilizan las semillas de Monsanto ilegalmente y se les sacas provecho, inevitablemente va a haber un choque con la corporación. Esa es la realidad grotesca de las patentes. ¿Es eso cierto en el caso de Monsanto? Una vez más, no estamos aquí para defender una compañía, sino presentar la evidencia como está disponible. La empresa tiene todos sus recursos para defenderse a ella sola (y ahora que es Bayer, más todavía).

Cuando se examina toda la discusión en torno a este asunto en los Estados Unidos, parece que prevalece la visión de que Monsanto demanda a agricultores a diestra y siniestra porque las semillas pueden caer accidentalmente en terreno de algún agricultor que inocentemente pensaba que sus tierras no contenían semillas transgénicas. En realidad este tipo de reclamos parecen ser exagerados. La evidencia claramente señala que al menos en Estados Unidos este no es un problema. Según la compañía, desde 1997 hasta el 2016, Monsanto ha demandado a 147 personas, en ninguno de los casos por contaminación accidental con semillas transgénicas. Para el 2012, había cerca de 2.2 millones de granjas, eso haría del número de demandas cerca de un .007 % de los granjeros y agricultores. Solo ocho de estos casos terminaron en los tribunales y en todos los casos el jurado le ha dado la razón a Monsanto. Es más, hay una política bien establecida por la compañía de que si alguna semilla transgénica cae accidentalmente en cultivos ajenos, entonces estará dispuesta a remover esos intrusos accidentales sin costo alguno para el agricultor.

Percy Schmeiser

Percy Schmeiser (Foto cortesía de José Lozano CC-BY-SA 3.0).

Entonces, ¿de dónde proviene esta convicción de que Monsanto demanda a los agricultores? Aparentemente todo se origina en el caso de Percy Schmeiser, un agricultor canadiense productor de canola. De acuerdo con Schmeiser, Monsanto le quería demandar porque sus semillas transgénicas, que se sembraban en otros terrenos, terminaron accidentalmente en el suyo. Dado a que se encontró canola transgénica en sus tierras, la compañía decidió tomar medidas contra él. Desde entonces, Schmeiser se ha convertido en el ícono de esta causa contra Monsanto.

Monsanto Canada, Inc. v Percy Schmeiser

Monsanto Canada, Inc. v Percy Schmeiser

Es bien curioso entonces que cuando la demanda de Schmeiser a Monsanto llegó ante al Tribunal Supremo de Canadá (Monsanto Canada Inc. v Schmeiser [2004] 1 S.C.R. 902, 2004 SCC 34), dicha instancia decidiera en contra de Schmeiser y a favor de Monsanto. El texto de la decisión deja meridianamente claros los hechos acontecidos y aquí se lo dejo para su lectura.  Resumo la verdadera historia de Schmeiser de la siguiente manera:

  • Schmeiser había notado que alguna de la canola transgénica había caído accidentalmente en su granja. Lo supo porque estaba utilizando glifosato para despejar áreas que estuvieran libres de canola, pero la canola no moría. Por ende, pensaba él, que esta era la canola resistente a glifosato.
    .
  • Él guardó esas semillas, teniendo plena conciencia de que estaba violando la ley y las disposiciones de licencia de Monsanto.
    .
  • Sembró esas semillas en violación a la ley de patentes. ¿Cómo lo sabemos? Porque el 95 al 98% de la canola sembrada por él en su terreno de 1,000 hectáreas era transgénica. Eso no ocurre por accidente.

En otras palabras, este ícono de las “víctimas de Monsanto por contaminación accidental”, en realidad había violado la ley.

¿Y saben cuál es la parte más interesante de todo esto? Que después de que él forjó la causa contra Monsanto por ser su “víctima”, su granja decidió volver a la siembra de canola transgénica.

He aquí la discusión de este y otros casos más.

Para aquellos que quieran saber qué tiene que decir la compañía sobre casos como estos, consulten su página creada para ello.

Pregunta: Si eliminamos todos los OGMs del mercado, ¿se dejarían de patentar las semillas?

La respuesta: No.

Explicación: Una vez más, como dijimos en la primera entrada de esta serie, la ingeniería genética procede aun sin transgénesis artificial o uso de ARNi. Están la hibridización, la selección artificial, la mutagénesis inducida y el CRISPR. El uso de todos estos procedimientos también es costoso y las empresas patentizan sus semillas igual. Antes de los transgénicos, las compañías ya tenían la práctica de patentizar y, en muchas ocasiones, las demandas entonces y ahora por parte de ellas no tienen necesariamente con OGMs. Tómese este caso de la BASF cuando los agricultores tuvieron que pagar por la siembra ilegal de arroz registrado por esa compañía sin la debida licencia.

Trivia: ¿Sabía usted que en la agricultura orgánica también se compran semillas registradas y patentadas? Sí. La agricultura orgánica tampoco resuelve el llamado “problema” de las patentes de las semillas. Recuerden, que la industria orgánica es en la práctica muy parecida a la convencional.

Ahora bien, en casos de los cultivos en los que Monsanto no está interesada y hay algún tipo de necesidad, por razones también científicas, la compañía permite el uso de algunas de sus patentes para investigación y explotación económica siempre y cuando se cumplan unos acuerdos de no explotar la tecnología para otros cultivos que los acordados o que se exporten las semillas a otros países.  Este ha sido el caso de Bangladesh en el que las autoridades de su gobierno llegaron a un acuerdo similar con la multinacional. Gracias a la Universidad de Cornell, se sacó ventaja de la tecnología que permitía la producción de Bt, pero esta vez con berenjenas (es decir, berenjenas Bt). El insecticida Bt se utiliza para matar ciertas orugas  –en este caso, la Leucinodes orbonalis— que plagan esos tipos de cultivos. Inicialmente los ecologistas habían dicho que los agricultores condenaban a Monsanto por ello,  lo que realmente dijeron los agricultores fue …

…umm….

…. Ahora pensándolo bien, ¿quién soy yo para decir algo sobre eso?  Voy a dejar que los agricultores mismos hablen por su cuenta:

Los agricultores de berenjena Bt ahora invierten 80% menos en pesticidas, se han reducido sus problemas de salud y han aumentado sus ingresos casi un 100%. Véanse otros testimonios aquí. Resultados semejantes se han visto también en las Filipinas, donde se ha experimentado con otras variedades de berenjenas.

¿Suicidios por transgénicos?

Stop_Farmer_Suicide

Foto cortesía de Jan Satyagraha (2012), GFDL.

Muy bien, parece que en países como Estados Unidos y Canadá todo funciona bien, pero ¿qué tal en países como la India? Se habla mucho de que los altos costos de las semillas que Monsanto vende y cómo han llevado a muchos agricultores a terminar sus vidas.

La promotora de esta noticia desde ya hace tiempo se llama Vandana Shiva, Ph.D., una filósofa que es activista antiOGM. Quiero subrayar que ella no es física (ni tan siquiera física nuclear como alguien alegó una vez).  Su obra académica es puramente filosófica (MA y Ph.D.) y que en cuanto a física solo ha trabajado en teoría cuántica en su dimensión filosófica, Los físicos no la ven como una autoridad en el campo ni ha hecho experimentación de índole alguna en algún laboratorio. Ella es filósofa de las ciencias, mi campo.

En vez de dedicarse a las ciencias, ella gasta su tiempo en la propaganda antiOGM. ¿Cómo lo sé? A medida que avancemos, se hará evidente. Shiva es una que constantemente habla de cómo Monsanto obtuvo la tecnología “Terminator” para que las semillas dejaran de germinar después de una temporada de cosecha. Ella quiere evitar que se diseminen estas semillas “terminator” en la naturaleza. Hay dos cosas que hacen a este alegato un disparate:

  1. Monsanto se ha comprometido dos veces (en 1999 bajo la antigua Monsanto y otra bajo el nuevo Monsanto 2008) de no usar semillas de esa clase en el mercado y hasta hoy ha cumplido con su compromiso.
    .
  2. Cualquier persona con un conocimiento de escuela superior de biología sabría al instante que es imposible que las semillas estériles se diseminen en la naturaleza y en los campos. Para diseminarse, necesitan reproducirse, algo que impide la tecnología en cuestión.

Además, como hemos dejado bien establecido en nuestro primer artículo de la serie, la transgénesis (transferencia horizontal de ADN) es algo que existe en la naturaleza y que ocurre todo el tiempo. Así que cuando ella dice …

Aserción descabellada de Vandana Shiva

Aserción descabellada de Vandana Shiva

… ustedes pueden concluir que ella no sabe de lo que está hablando.

Quiero dejar meridianamente claro que sí han habido suicidios en la India, es algo bien desafortunado. Sin embargo, tras la estridencia de Shiva y sus seguidores, hubo un grupo de científicos dispuestos a explorar el asunto. Investigadores del Instituto Internacional de Investigación de Política Alimentaria (IFPRI por sus siglas en inglés) inquirieron en el asunto y publicaron un informe al respecto. En primer lugar, lo que muestra es que hay una tasa de suicidios que es alarmante, pero que es mayor en las ciudades que en el campo.

Suicidios en la India

Comparación entre los suicidios de agricultores en la India comparados con los de la totalidad (Gruère et al., 2008, p. 5).

Ahora bien, fue en el 2002 que se legalizó el algodón Bt, que es la manzana de la discordia. Este algodón transgénico creado por Monsanto y distribuido por la subsidiaria Mahyco, impide que las orugas devoradoras de los capullos de algodón afecten los cultivos. La pregunta que hay que hacerse es si hay alguna correlación entre el comienzo de los cultivos del algodón Bt y los suicidios.

Suicidios vs. cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 27).

Se puede observar muy claramente que la compra y siembra del algodón se disparó después del 2002 y que, simultáneamente hubo una desaceleración de la tasa de suicidio entre los agricultores. Por cierto, esta adopción de algodón Bt puso a la India como una de las más grandes potencias (rivalizada por China) de algodón a nivel mundial. Esto es fácilmente apreciable usando los datos de la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) (ver también Gruère, et al., 2008, p. 13):

chart_india

De casi dos millones de toneladas al año, India pasó a producir cerca de 6.2 millones de toneladas al año. Eso se debe en gran medida por el impedimento a que prosperara la plaga de orugas que se solían perder anualmente las cosechas. Esto creaba a su vez, no un mejor rendimiento estrictamente hablando, sino una mayor disponibilidad de algodón para su venta y exportación.

Entonces, ¿mejoraron o empeoraron las condiciones de los agricultores? La verdad es que debido a la patente de la idea usada con este transgénico, el precio de las semillas se cuadruplicó. Sin embargo, lo sorprendente es que en muchos estados de la India, hubo reducción marcada de suicidios.

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 49)

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt

Suicidios vs. incremento en cultivos de algodón Bt (Gruère et al., 2008, p. 49)

En el caso particular de los demás estados, se encuentra el de Mahashtra, en el que las lluvias monsónicas se han vuelto más inestables: periodos largos de sequía o periodos largos con demasiada lluvia e inundaciones. De aquí es que Shiva saca muchos relatos anecdóticos de suicidios de agricultores que compraron las semillas de algodón Bt a un alto precio y endeudándose. Una vez las cosechas se arruinaron por factores ambientales (no porque el cultivo fuera ineficaz), no pudieron pagar su deuda y ante la pérdida que ello conllevaba, se quitaron la vida.

No obstante esto, por más trágica que hubiera sido la situación, surgen interrogantes en torno al costo y el beneficio social. Antes de que haya gente airada que me escriba y pregunte emocionalmente cómo es posible plantear el nivel “costo-beneficio”, les recuerdo que todo en la vida es riesgo. Se podría argumentar que sin el algodón Bt, ese agricultor no se hubiera quitado la vida. Eso es estrictamente cierto, pero no debemos prescindir de una tecnología solo porque alguien murió por ella. Todos nosotros escuchamos todos los días reportajes de accidentes de tránsito; estrictamente hablando, ello no se hubiera producido si no existieran los carros. ¿Qué diremos? ¿Hay que terminar con los carros para que la gente no muera? Esa sería una respuesta absurda. Si adoptamos dicha tecnología porque nos beneficia todos los días. Los beneficios exceden por mucho los perjuicios y mejoran nuestra calidad de vida. Lo mismo ocurre con el algodón Bt.

Una vez más, ¿cuánto beneficia el algodón Bt a los agricultores? ¿Qué tipo de diferencia representa en sus vidas? Esto se ha cuantificado y he aquí los resultados ya a la altura del 2013, veamos (ojo: esto proviene de un estudio independiente):

Adopción de algodón Bt

Adopción de algodón Bt (Fuente: Qaim & Kouser, 2013, p. 2).

En India reina un sistema de libre mercado, por el cual los agricultores son libres de mantener las semillas tradicionales o de adoptar nuevas con Bt.  La evidencia señala que los agricultores libremente adoptan el algodón Bt, algo consistente con los datos que vimos en cuanto a la producción de este cultivo.

Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt

Agricultores de algodón Bt vs. los de algodón no-Bt (Fuente: Qaim & Kouser, 2013, p. 2).

Aquí podemos ver varios factores: los agricultores que adoptaron el algodón Bt parecen tener mayor ventaja que los que no lo han adoptado: Los primeros, aunque tengan menor tamaño de terreno en promedio y tengan el mismo promedio de edad que los otros, tienen mayores oportunidades de educación, tiene más acceso a comida, tienen mayores oportunidades de trabajar fuera de su labor agrícola, pueden tener un hogar mejor y mayor seguridad en su vida doméstica.

Aun en el caso de estudios en torno al tema por parte de escépticos al entusiasmo en torno a los OGMs en general y aun tomando los artículos más conservadores al respecto, se reconoce que ha habido un aumento de producción y de ingreso para los indios, mientras que ha habido un notable decrecimiento de la administración de insecticidas para los cultivos, algo que ha mejorado sus condiciones de salud (Stone, 2011). El decrecimiento de la administración de pesticidas se ha reducido por un 54.7 % según los números más conservadores (Stone, 2011, pp. 387, 391, 395). No solo eso, sino que los más escépticos (pero serios) que investigan la dinámica en torno a los transgénicos en la India proceden a decir también que de donde se originan más engaños es en el sector antiOGM que rehúsa debatir en el ámbito de las ciencias y la academia (Stone, 2011, pp. pp. 387, 388-389, 394, 395).

En resumen, con el algodón Bt, los agricultores comen bien, tienen mejor estado de salud y tienen mejor calidad de vida. Eso refuta el alegato de Shiva de que un agricultor orgánico tiene diez veces mayores ingresos que un agricultor de algodón Bt. Los testimonios personales de los agricultores indios son consistentes con estos hallazgos.

Esto no quiere decir que todo está bien. Como ocurre con los pesticidas, pueden aparecer orugas resistentes al Bt y ha ocurrido, esta vez, la oruga rosada. Esto ocurre especialmente debido a que ciertos agricultores no aplican las mejores prácticas para evitar resistencias. Monsanto ha diseñado otras variedades de algodón Bt, pero con mayor costo, poniendo en riesgo el acceso de los agricultores indios a esta tecnología. Además, también entró en conflicto con otras empresas indias que le debían dinero por concepto de regalías. Bajo esa situación, el gobierno de la India decidió caminar por otro rumbo. Gracias a la Universidad de Agricultura de Punjab (PAU) se ha desarrollado, con fondos públicos, la primera variedad de algodón  Bt para hacerlas disponiblesa un precio más barato para los agricultores de la India mientras que se les permite guardar las semillas si así lo desean.

¡Qué bonito sería si, en vez de “Marchas Contra Monsanto” y en vez de eliminar los OGMs porque provienen de una empresa foránea, nosotros utilicemos a la Universidad de Puerto Rico para crear variedades transgénicas y de cualquier otro tipo que atiendan la necesidad de nuestros agricultores y exportarlas para que eso represente ingreso para la academia! ¡Ah!… recordemos que mañana, en medio de una crisis universitaria, se prefiere “Marchar Contra Monsanto”.

Y mañana… nosotros seguimos Marchando Contra los Mitos.

Apéndice: ¿Por qué se suicidaban los agricultores indios?

La respuesta a la pregunta es sumamente compleja, pero todo parece indicar que el alza en suicidios empezó a ocurrir a mediados de los años 90 durante la fiebre neoliberal, cuando se liberalizó el sector financiero y bancario. Como se sabe, se dio una combinación de dos cosas, préstamos a agricultores cuyas tasas de intereses se convirtieron en demasiado onerosas para pagarlas o la denegación de dichos préstamos, lo que llevó a muchos agricultores a los préstamos informales (con todo lo que ello implica). En ambos casos, el resultado de ello ha sido fatal y parece que la situación sigue siendo la misma, especialmente en relación con los bancos. La introducción del algodón Bt en la ecuación fue un alivio a la situación de los agricultores, como muestra la evidencia disponible.

Por cierto, ¿dónde estaba la izquierda cuando se suicidaban los agricultores? Dejaron de fijarse en la liberalización del sector bancario y, con Vandana Shiva, intentaron impedir la siembra de algodón Bt, el mismo que majoraba la calidad de vida de los pobres agricultores. ¡Ironías de la vida!

Referencias

Bravo, A., Gill, S. S. & Soberón, M. (15 de marzo de 2007). Mode of action of Bacillus thuringiensis cry and cyt toxins and their potential for insect control. Toxicon, 49, 4, 423-435. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0041010106004387.

Behere, P. B. & Behere, A. P. (abril-junio de 2008). Farmers’ suicide in Vidarbha region of Maharashtra state: A myth or reality? Indian Journal of Psychiatry, 50, 2, 124-127. doi: 10.4103/0019-5545.42401. Recuperado de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2738339/.

Choudhary, B., Nasiruddin, K. M., & Gaur, K. (2014). ISAAA Brief 47: The Status of Commercialized Bt Brinjal in Bangladesh. International Service for the Acquisition of Agri-biotech Applications (ISAAA). Recuperado en http://www.isaaa.org/resources/publications/briefs/47/.

Gruère, G. & Sengupta, D. (febrero de 2011). Bt cotton and farmer suicides in India: an evidence-based assessment. Journal of Development Studies, 47, 2, 316-337. doi: 10.1080/00220388.2010.492863. Recuperado de http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00220388.2010.492863.

Gruère, G. P., Mehta-Bhatt, P. & Sengupta, D. (octubre de 2008). IFPRI discussion paper 00808. Bt cotton and farmer suicides in India: reviewing the evidence. International Food Policy Research Institute. Recuperado de http://cdm15738.contentdm.oclc.org/utils/getfile/collection/p15738coll2/id/14501/filename/14502.pdf.

Hautea, D. M.,  Taylo, Masanga, A. P. L, Sison, M. L. J., Narciso, J. O., Quilloy, R. B., Hautea, R. A., Shotkoski, F. A., & Shelton, A. M. (20 de junio de 2016). Field performance of Bt eggplants (Solanum melongena L.) in the philippines: cry1Ac expression and control of the eggplant fruit and shoot borer (Leucinodes orbonalis Guenée). PLoS ONE. doi: 10.1371/journal.pone.0157498. Recuperado en: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0157498.

Jayaraman, K. S. (14 de febrero 2012). India investigates Bt cotton claims. Nature. doi: 10.1038/nature.2012.10015. Recuperado de http://www.nature.com/news/india-investigates-bt-cotton-claims-1.10015.

Kathage, J. & Qaim, M. (15 de mayo de 2012). Economic impacts and impact dynamics of Bt (Bacillus thuringiensis) cotton in India.  Proceedings of the National Academy of Sciences, 109 (29), 11652-11656. doi: 10.1073/pnas.1203647109. Recuperado de http://www.pnas.org/content/109/29/11652.full.

Kennedy, J. & King, L. (2014). The political economy of farmers’ suicides in India: indebted cash-crop farmers with marginal landholdings explain state-level variation in suicide rates.Globalization and Health, 10, 16. doi: 10.1186/1744-8603-10-16. Recuperado de http://www.globalizationandhealth.com/content/10/1/16.

Kloor, K. (invierno de 2014).  The GMO-Suicide myth. Issues in Science and Technology, 65-70. Recuperado de   http://blogs.discovermagazine.com/collideascape/files/2014/01/GMOsuicidemyth.pdf.

Meherunnahar, M. & Paul, D. N. R. (2009).  Bt brinjal: introducing genetically modified brinjal (eggplant/aubergine) in Bangladesh. Falls Church, VA: Bangladesh Development Research Center. Recuperado de http://www.bangladeshstudies.org/files/WPS_no9.pdf.

New evidence of suicide epidemic among India’s ‘marginalised’ farmers. (17 de abril de 2014). Research. Recuperado de http://www.cam.ac.uk/research/news/new-evidence-of-suicide-epidemic-among-indias-marginalised-farmers.

Paarlberg, R. (2008). Starved for science: How biotechnology is being kept out of Africa. [Kindle]. US: Harvard University Press.

Panagariya, A. (2008). India: The Emerging Giant. Oxford: Oxford University Press.

Patel, V., Ramasucdarahettige, C., Vijayakumar, L., Thakur, J. S., Gajalakshmi, V., Gururaj, G., Suraweera, W. & Jha, P. (junio de 2012). Suicide mortality in India: a nationally representative survey. The Lancet, 379 (9834), 2343-2351. doi: 10.1016/S0140-6746(12)60606-0. Recuperado de http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(12)60606-0/abstract.

Pigott, C. R. & Ellar, D. J. (enero de 2007). Role of receptors in Bacillus thuringiensis crystal toxin activity. Microbiology and Molecular Biology Reviews, 71, 2, 255-281. doi: 10.1128/MMBR.00034-06. Recuperado de http://mmbr.asm.org/content/71/2/255.full.pdf.

Plewis, I. (febrero de 2014). Indian farmer suicides. Is GM cotton to blame? Significance, 14-18. doi: 10.1111/j.1740-9713.2014.00719.x. Recuperado de http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1740-9713.2014.00719.x/full.

Qaim, M. & Kouser, S. (5 de junio de 2013). Genetically modified crops and food security. PLoS ONE, 8, 6, e64879. doi: 10.1371/journal.pone.0064879. Recuperado de http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0064879.

Rai, N. P., Rai, G. K., Kumar, S., Kumar, N. & Singh, M. (noviembre de 2013). Shoot and fruit borer resistant transgenic eggplant (Solanum melongena L.) expressing cry1Aa3 gene: Development and bioassay. Crop Protection, 53, 37-45. doi: 10.1016/j.cropro.2013.06.005. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S026121941300152X.

Sadashivappa, P. & Qaim, M. (2009). Bt cotton in India: development of benefits and the role of government seed price interventions. AgBioForum, 12, 2, 172-183. Recuperado de http://www.agbioforum.org/v12n2/v12n2a03-sadashivappa.htm.

Shantharam, S., Bullia, S. B. & Swamy, G. S. (2008). Peer review contestations in the era of transgenic crops. Current Science, 95, 2, 167-68.

Sheridan, C. (2009). Doubts surround link between Bt cotton failure and farmer suicide. Nature Biotechnology, 27, 9-10. doi: 10.1038/nbt0109-9. Retrieved from http://www.nature.com/nbt/journal/v27/n1/full/nbt0109-9.html.

Stone, G. D. (2011). Field versus farm in Warangal: Bt cotton, higher yields, and larger questions. World Development, 39, 3, 387-398. doi: 10.1016/j.worlddev.2010.09.008. Recuperado de http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0305750X10001737.

Stone, G. D. (22 de septiembre de 2012). Constructing facts: Bt cotton narratives in India. Economic & Political Weekly, 57, 38, 61-70. Recuperado de http://www.epw.in/special-articles/constructing-facts.html.

Tian, J.-C., Long, L.-P., Wang, X.-P.,  Naranjo, S. E., Romeis, J., Hellmich, R. L., Wang, P. & Shelton, A. M. (2014). Using resistant prey demonstrates that Bt Plants producing cry1Ac, cry2Ab, and cry1F have no negative effects on Geocoris punctipes and Orius insidiosus, 43 (1), 242. doi: 10.1603/EN13184. Retrieved from http://www.crossref.org/iPage?doi=10.1603%2FEN13184.

Vaidyanathan, G. (3 de julio de 2012). Genetically modified cotton gets high marks in India. Nature. doi: 10.1038/nature.2012.10927. Recuperado de http://www.nature.com/news/genetically-modified-cotton-gets-high-marks-in-india-1.10927.

VIB (Flemish Institute for Biotechnology). (enero de 2013). Facts series: Bt cotton in India: a success story for the environment and local welfare. Ghent: VIB. Recuperado de http://www.vib.be/en/about-vib/plant-biotech-news/Documents/BackgroundReport_BT_Cotton.pdf.