El impacto de las elecciones sobre las ciencias

Donald Trump y Ricardo Rosselló

A la izquierda, Donald Trump. Foto cortesía de Michael Vadon CC-BY-SA 2.0 / A la derecha, Ricardo Rosselló Nevárez. Foto cortesía de Edgardo Colón CC-BY-SA 4.0.

Los resultados de las elecciones del 2016 de Estados Unidos y Puerto Rico son noticias devastadoras en lo que concierne al ámbito de las ciencias, la lucha por los derechos humanos y la educación.
.

Primera parada: Puerto Rico

En Puerto Rico, los resultados de las candidaturas a la gobernación no sorprendieron a nadie. Lo que sí dejó perplejos a algunos analistas políticos es el grado de insatisfacción que siente la población puertorriqueña con los partidos tradicionales. Más aun, fue refrescante la noticia de que una candidata independiente Alexandra Lúgaro, quien se autodefinió como atea, independentista y a favor del canabis (asunto del que hablaremos en otro artículo), haya obtenido el favor de una porción significativa de los votantes boricuas. Además, por primera vez en mucho tiempo, ningún candidato a la gobernación ganó por más del 42% de los votos. El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y el Partido del Pueblo Trabajador (PPT) juntos no lograron llegar ni al 3% de los votos.  El Prof. Bernabe decidió no volver a postularse para el próximo cuatrienio como candidato a la gobernación, mientras que el PIP comienza el ya el acostumbrado ritual de “autoevaluación” para concluir que el resto del mundo está mal excepto el partido y así reinscribirse (mi predicción, espero estar equivocado).

Esto lanza varias señales. Una de ellas es que ya los puertorriqueños están perdiéndole el miedo a candidatos que se autodenominan públicamente ateoso que no profesan creencia alguna en alguna religión formalizada. Es más, me consta personalmente que han habido políticos agnósticos o ateos en la legislatura, pero que aun así no lo expresaron públicamente. Ya es tiempo para ellos “salir del closet“.

No debemos perder de vista que hubo un alto nivel de abstención en Puerto Rico. Sin embargo, es importante mencionar el hecho de que la cifra de 45% de los electores es algo inflada. No olvidemos que el Tribunal Supremo de Puerto Rico determinó que se incluyeran a aquellos que no votaron en las elecciones pasadas. Para este año, ya algunos de ellos habían abandonado nuestro archipiélago.

Dadas estas circunstancias, hay que señalar que Rosselló debe estar conciente de que, como cabeza de la rama ejecutiva, él no tiene un mandato fuerte para la estadidad o su programa de gobierno, ya que el PNP obtuvo votos muy por debajo de la mayoría absoluta y casi a la par con el PPD. Sin embargo, sus planes parecen girar en torno a esa propuesta de estatus y ese va a ser el grueso de la discusión durante los próximos años, además de su impotencia ante la todopoderosa Junta de Control Fiscal.

Además, las semillas de ciertos contribuyentes a su candidatura empezaron a dar frutos. El predicador evangélico Jorge Raschke se reunió con Rosselló para felicitarle por su triunfo.

Es interesante ver que la primera preocupación del nuevo ejecutivo como política pública no es comenzar el proceso de solicitar la estadidad al Congreso (de hecho, tiene la visión equivocada de que el Presidente es el que la concede … o algo parecido). No, la primera gestión es la de cambiar algunos aspectos de la carta circular en torno a la enseñanza con perspectiva de género en las escuelas públicas. Obviamente activistas feministas, como María Dolores Fernós reaccionaron ante este tipo de declaraciones afirmando muy correctamente que el Dr. Rosselló no entiende mucho del tema y que de lo que se trata la carta circular es el énfasis en la igualdad de dignidad de todo ser humano independientemente de su sexo o género. Nada de esto debe extrañar al público, ya que en su campaña Rosselló se comprometió ideológicamente como “católico cristiano” (whatever that means) a estar en contra de la enseñanza con perspectiva de género.

En cuanto a las ciencias como campo, no creemos que Rosselló vaya a afectar las ciencias mediante sus visiones ideológicas. Sin embargo, existe una gran preocupación en cuanto al estatus de la Universidad de Puerto Rico bajo la supervisión de la Junta. Se podría afectar el acceso a fondos estatales o federales para los fines de la investigación científica.

Seguro que los grupos de derechos humanos y otros tendrán mucho que luchar en los próximos 4 años, pero nada … NADA … se compara con el problema inmenso que representa la elección de Donald Trump en Estados Unidos.
.

Segunda parada: Los Estados Unidos

El triunfo de Donald Trump fue prácticamente inesperado para el mundo entero, no solo para los Estados Unidos. Debido al sistema vigente, pero anacrónico y obsoleto, de los colegios electorales, la candidata demócrata Hillary Clinton ganó el voto popular, pero perdió el de los electores. Esta sería la cuarta ocasión que un presidente gana por colegio electoral a pesar del favor de la mayoría de la población estadounidense. Algunos están hablando de fascismo y dictadura, pero el Prof. Ángel Rosa nos recuerda que estas racciones son un tanto exageradas. Aun con un Congreso republicano, es muy improbable que Trump haga “lo que le dé la gana”.

No obstante la matización, no podemos bajar la guardia ante esta novel situación política. Tan pronto fue electo, Trump comenzó el proceso de selección de la gente que le acompañará en el ejecutivo y su lista no es nada agradable.

Durante su campaña política, él intentó desacreditar el carácter antropogénico del cambio climático. En ocasiones, hizo alegatos extraños e ignorantes como los siguientes:

Aunque algunos tenían esperanza de que no hiciera buena su promesa, Trump comenzó por escoger a Myron Ebell como director de transición de poder en la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Las voces de la comunidad científica no se hicieron esperar. La versión cibernética de la revista divulgativa Scientific American publicó un artículo al respecto, señalando que Ebell es un llamado “escéptico” de la antropogénesis del cambio climático y miembro del Center for Energy and Environment, un tanque ideológico conservador en torno a temas del ambiente.

Eso no es todo. Aunque parezca increíble, Trump considera nominar a su exrival de primarias Ben Carson para liderar el Departamento de Educación federal. Carson es un neurocirujano procedente de un sector fundamentalista protestante en los Estados Unidos, quien ha dedicado sus energías al combate de la enseñanza de la teoría de la evolución neodarwiniana en las clases de ciencias en las escuelas públicas de Estados Unidos. También niega explícitamente la antropogénesis del cambio climático o la mera existencia de este. No solo eso, sino que en una predicación, fue tan lejos como para postular la hipótesis de que las pirámides probablemente fueron construidas por el patriarca hebreo José para guardar los granos que necesitaba Egipto para los siete años de sequía…

… y que Satanás inventó la teoría de la Gran Explosión (Big Bang).

Tengamos eso en cuenta cuando pensemos que Ben Carson puede ser que termine a cargo de la educación de los niños estadounidenses a nivel nacional.

Lo mismo se puede decir del vicepresidente electo Mike Pence, quien no solo sostiene perspectivas semejantes a las mencionadas, sino que las ha defendido abiertamente en el Congreso de los Estados Unidos.

Además, Pence tampoco cree que fumar tabaco o cigarrillo sea dañino a la salud. Para el horror de la comunidad LGBTI, también favorece las desacreditadas “terapias” de conversión de homosexuales a heterosexuales.

Hay otras noticias que parecen indicar que la presidencia de Trump va a estar caracterizada en parte por un intento de crear una teocracia republicana.

Ante este panorama, el futuro cuatrienio se ve difícil tanto en los ámbitos de las ciencias como de los derechos humanos. Esto implica que activistas bien orientados en cuanto a estos temas tenemos que salir a la calle a defender la razón y las ciencias en estos tiempos en los que se asoma de nuevo la oscuridad racional, intelectual y espiritual.

HUSE provee guía para las próximas elecciones

Humanistas Seculares de Puerto RicoHumanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE), una organización sin fines de lucro de no creyentes que abogan por los valores seculares en la esfera pública, hizo disponible una información para los electores creyentes y no creyentes que quieran defiender con su voto el principio de separación de iglesia y estado.

En la entrada a su blog titulada “Enemigos de la Separación de la Iglesia y el Estado“, HUSE orienta al pueblo en torno a la votación por los legisladores por acumulación y distrito. Además, provee un enlace a su guía orientadora para que los electores puedan identificar a aquellos candidatos a legisladores, a gobernantes municipales y al ejecutivo que en este cuatrienio se han destacado por actuar contra el mandato constitucional de la completa separación de iglesia y estado.

La lista está encabezada por el aspirante al ejecutivo, Ricardo Rosselló Nevares. Tanto él como su candidato a la alcaldía de San Juan, Leo Díaz Urbina y algunos legisladores del PNP estuvieron presentes en la actividad de Clamor a Dios del pastor Jorge Raschke. Esto se puede constatar en la página pública de Rosselló en Facebook.

Ricky Rosselló y PNP en Clamor a Dios

Entrada de Ricardo Rosselló en su página de Facebook.

El activista LGBTIQ Pedro Julio Serrano tronó contra ellos por su participación en lo que él llamó “Clamor al Odio“.

Entre otros candidatos PNP a la legislatura y las alcaldías para el siguiente cuatrienio que se mencionan en la lista de HUSE se encuentran: Thomas Rivera Schatz, Larry Seilhamer, Abel Nazario, José Aponte Hernández, María Milagros Charbonier, Ángel “Chayanne” Martínez, Leo Díaz Urbina y Ramón Luis Rivera, hijo.

Aun así, el Partido Popular Democrático no se queda atrás. Su lista está encabezada tristemente por la senadora Rosanna López, quien tomó decisiones como legisladora contra medidas para evitar la discriminación hacia parejas LGBTIQ . Entre otros candidatos del PPD encontramos a Ramón Ruiz Nieves, Ángel M. Rodríguez Otero, Brenda López de Arrarás, Víctor Vasallo Anadón y Jaime Perelló Borrás. Además de estar implicado en corrupción por las declaraciones del exrecaudador Anaudi Hernández Pérez, Perelló Borrás permitió que se celebrara un acto religioso en la Cámara de Representantes como conmemoración de la Semana Santa. Aunque el nombre no aparece en la lista, HUSE también denunció ante la prensa al candidato a la gobernación del PPD, David Bernier por intentar hacer acuerdos con la Iglesia Católica similares a las que ha hecho el PNP con ciertos sectores cristianos protestantes.

Añadamos a lo ya expuesto, que el documento en PDF también incluye unos enlaces donde el elector puede leer información sobre casos específicos en que dichos candidatos violentaron el principio de la separación de iglesia y estado.

Ni los aspirantes del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) ni los del Partido del Pueblo Trabajador (PPT) figuran entre los criticados por HUSE. De hecho, la candidata a Comisionada Residente, Mariana Nogales Molinelli, es también Directora del Comité Legal de esa organización humanista y es muy activa en sus filas. Se sabe que la candidata a la gobernación del PIP, María de Lourdes Santiago, incluye en su programa la defensa de los derechos de la comunidad LGBTIQ,  como también lo hace el candidato a la gobernación del PPT, Rafael Bernabe.

La guía de HUSE no contiene los nombres de los candidatos independientes, Alexandra Lúgaro y Manuel Cidre. La primera ha participado activamente en marchas a favor de la comunidad LGBTIQ.

No solo HUSE critica a los mencionados candidatos en su lista por promover el discrimen contra ciertos grupos en Puerto Rico, sino también porque este tipo de vinculación indebida entre los candidatos y los sectores religiosos perpetúa la bonanza de la que gozan las iglesias y otros sectores religiosos, especialmente en la forma de exenciones contributivas. El propósito de HUSE con este documento no es dictarle al pueblo por quién debe votar, sino proveerle un criterio adicional al mencionarle los nombres de los candidatos dispuestos, por sus acciones en el gobierno, a hacerle caso omiso a la Constitución, algo que perjudica nuestra aspiración a una sociedad abierta, democrática y secular.

Al contrario, si algo contribuye esta valiosa guía es a garantizarle la libertad religiosa a los creyentes, mientras que a los demás se les conserva su derecho a no ser discriminados por no estar dispuestos a creer.