Falsas políticas públicas en torno a los móviles y el wifi

Llamada por teléfono móvil

Llamada por teléfono móvil. Retrato en dominio público, cortesía de Peter Griffin (no es el de Family Guy). http://www.publicdomainpictures.net/

Ayer un autor en Gizmodo, Matt Novak llamó la atención al hecho de que Jill Stein, la candidata a la presidencia de los Estados Unid0s por el Partido Verde de los Estados Unidos, se suscribía a la hipótesis de que debe haber algún vínculo entre el wifi y las incidencias de cáncer. A su vez argumentaba que debía disponerse de una especie de principio de precaución como en Europa, por el que se sacaba el wifi de los lugares públicos, las escuelas y otras áreas para no afectar a personas “sensibles al wifi” o no cuasar cáncer. Novak incluyó un vídeo de Stein al respecto.

¡Claro! En un tema como este, es risible que había que meter a Monsanto en la discusión. ¿Qué rayos tiene que ver Monsanto con el tema del wifi? No sé, pero ella creyó pertinente incluirlo. ¡Vaya candidata!

Para mi sorpresa, en Puerto Rico no nos quedamos atrás, especialmente en relación con los teléfonos móviles. Por ejemplo, ya está circulando este meme:

wifi-cell-cancer

No son consejos malos (aunque el pensamiento del #6 está incompleto), pero la premisa del meme es muy cuestionable. Este tipo de preocupación proviene de Europa (como bien señala Stein) y es una convicción bastante popular en la izquierda política de allá. Por ejemplo, lo vemos como propuesta del grupo Podemos de “zonas libres de wifi“.

Ahora bien, un principio de precaución bien entendido es aconsejable. Si algún organismo de autoridad científica nos revela una posibilidad de daño al público, puede decretarse una moratoria para examinar si en verdad existe tal daño. Una vez la evidencia científica determina que el daño no existe o el nivel de riesgo es ínfimo, no existirá problema alguno para levantar la moratoria. Sin embargo, la manera en que muchos activistas han utilizado este principio no es ni tan siquiera para examinar nada. Es más bien para establecer una moratoria “permanente” (es decir, “por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos”), sin importar el cúmulo de evidencia científica al respecto. Esto es lo que ha ocurrido con el tema de los transgénicos, ya que muchos países han decretado moratorias a pesar de que prácticamente todas las instituciones de prestigio de los cinco continentes del mundo han dicho de manera decisiva y contundente que son seguros.

Lo mismo parece estar ocurriendo recientemente en Estados Unidos por el lado político “verde” y parece que esta fiebre está pasando gradualmente a Puerto Rico.
.

Una evaluación de la premisa del meme

Una vez más, ante nosotros observamos un meme que nos dice que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la radiación de los teléfonos móviles (“celulares”) como, y cito, “Categoría de Peligro de Cáncer”.  ¡Nada más lejos de la verdad!

Una vez más entra a colación, no la OMS como tal, sino una rama de esta, conocida como la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés). La IARC establece una serie de clasificaciones de tipos de sustancias o actividades que pueden conducir a aumentar el riesgo de cáncer. Es interesante constatar que no cuentan con una categoría llamada “de Peligro de Cáncer”. La clasificaciones utilizadas por la organización son las siguientes:

  • Categoría 1: Hay plena seguridad de vinculación con cáncer.
  • Categoría 2A: Es más probable que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer, aunque no se puede establecer con seguridad.
  • Categoría 2B: Es posible, aunque no con alta probabilidad, que la sustancia o la actividad esté vinculada al cáncer.
  • Categoría 3: No hay evidencia alguna de vinculación con cáncer.

En el año 2011, la IARC estableció que la radiación electromagnética producida por los teléfonos móviles caía bajo la categoría 2B.  ¿Qué significa eso? Sencillamente que por ser radiación es “posible” que exista una relación entre dicha actividad radioactiva y ciertas incidencias de cáncer. Nótese que en varios temas, la OMS toma opiniones que pueden ser distintas a las de su rama, la IARC. Vemos aquí una posible instancia de ello cuando la OMS misma nos dice en junio del 2011, no solo del cáncer, sino de la supuesta “hipersensibilidad al wifi”:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use. …

A number of studies have investigated the effects of radiofrequency fields on brain electrical activity, cognitive function, sleep, heart rate and blood pressure in volunteers. To date, research does not suggest any consistent evidence of adverse health effects from exposure to radiofrequency fields at levels below those that cause tissue heating. Further, research has not been able to provide support for a causal relationship between exposure to electromagnetic fields and self-reported symptoms, or “electromagnetic hypersensitivity” (Mi énfasis).

De paso, sugiere un estudio de aquellos usuarios de móviles por un periodo de o mayor de 15 años. En el 2014, la OMS volvió hacer una declaración después de que aparecieron más estudios y nos dice:

A large number of studies have been performed over the last two decades to assess whether mobile phones pose a potential health risk. To date, no adverse health effects have been established as being caused by mobile phone use….

… y básicamente repite lo mismo que afirmaba en el 2011.

¿De dónde se saca la “información” de que la OMS categoriza al móvil como “Peligro de Cáncer”? Parece algo más bien sacado de la manga que de cualquier otro lugar.

¿Quiere esto decir que respondimos a todas las inquietudes en relación con este tema? ¡Ni pensarlo!
.

Un estudio reciente: ¡Relación entre el uso del teléfono móvil y el cáncer! (¿O es así?)

Mientras que Puerto Rico ha estado bastante ocupado con el tema del zika, los puertorriqueños hemos pasado inadvertido un estudio reciente de parte del National Institutes of Health que parece vincular el uso del teléfono móvil con incidencias de cáncer (la versión borrador está bajo la licencia CC-BY 4.o y la hago disponible aquí). Aquí está la ficha:

Wyde, M., Cesta, M., Blystone, C., Elmore, S., Foster, P., Hooth, M., Kissling, G., Malarkey, D., Sills, R., Stout, M., Walker, N., Witt, K., Wolfe, M. & Bucher, J. (2016, 23 jun.). Report of Partial findings from the National Toxicology Program Carcinogenesis Studies of Cell Phone Radiofrequency Radiation in Hsd: Sprague Dawley® SD rats (Whole Body Exposure). bioRXiv. doi: 10.1101/055699.

El proceso y la publicación de este costó cerca de $25 millones. Tan pronto se publicó salió la prensa despavorida a colocar unos titulares que invitaban a la alarma del público:

  • Consumer Reports: “Game-Changing” Study Links Cellphone Radiation to Cancer
  • Wall Street Journal: Cellphone-Cancer Link Found in Government Study
  • Science: Questions abound after study links tumors to cellphone radiation
  • Scientific American: Major Cell Phone Radiation Study Reignites Cancer Questions
  • Natural News: Massive government study concludes cell phone radiation causes brain cancer (¡Qué va!  ¡Natural News va a poner un titular sosegado y no alarmista!)

Sin embargo, como dicen por ahí, “el demonio está en los detalles”. Tan pronto apareció el estudio, hubo voz de alarma por los medios de comunicación.

Rata Sprague-Dawley

Rata albina Sprague-Dawley. Foto cortesía de Jean-Etienne Minh-Duy Poirrier. CC-BY-SA 2.0 Gen.

Lo que se hizo el National Toxicology Program  fue un experimento controlado en el que sometieron a varias ratas Sprague-Dawley® a altas dosis de radiación electromagnética semejantes a las que emiten los móviles, mientras que al grupo control se les eximió de esa exposición. El experimento era de doble ciego, por lo que ninguno de los investigadores que identificaron los tumores sabían a cuál grupo pertenecían las ratas que iban a evaluar. La prensa cayó en una histeria cuando se publicaron los primeros resultados parciales.

Sin embargo, en un ámbito más calmado, los críticos del estudio apuntaron a unas serias deficiencias. En primer lugar, lo que se revelan son unos resultados parciales, no es la totalidad del experimento.

En segundo lugar, tampoco el artículo fue arbitrado sino depositado en un archivo que lo hace disponible al público en general. Aun así los autores solicitaron reseñas de este estudio parcial.

En tercer lugar, es harto sabido que las ratas Sprague-Dawley® son altamente susceptibles al cáncer con o sin ayuda de la radiación no ionizante. Véase este estudio sobre un experimento en el que murieron el 81% de las ratas Sprague-Dawley por tumores desarrollados durante un periodo de más de dos años.  Vean también este otro estudio en el que en un periodo mucho más corto, un año y seis meses, el 45% ya padecía de tumores. En un estudio específico, se advierte que su incidencia de tumores varía dependiendo de sus fuentes comerciales y debe usarse con sumo cuidado a la hora investigar áreas relacionadas al cáncer.

Esto a su vez levanta preguntas como las que hizo David Gorski en una entrada en Science-Based Medicine en relación con este tema. Por ejemplo, ¿cómo es posible que se gastaran $25 millones en un estudio con ratas? ¿Por qué se publicó parcialmente este estudio sin pasar primero por arbitraje por pares (peer review)? Esto se publicó relativamente rápido sin esperar a finalizar sus resultados en el año 2017. Gorski a su vez cuestiona por qué se expusieron a esas ratas desde el útero de sus madres a  radiación electromagnética. Finalmente, se quedó un poco perplejo ante el número de ratas involucradas en el experimento: cerca de 1,260 ratas.

Gorski también menciona que entre los escépticos hay un chiste en relación con este estudio: la prensa en general debería considerar cambiar los titulares para que dijeran que la radiación de los teléfonos móviles hace que las ratas vivan por más tiempo. El estudio mismo dice que el grupo control vivió menos que el grupo expuesto la radiación:

At the end of the 2-year study, survival was lower in the control group of males than in all groups of male rats exposed to GSM-modulated RFR. Survival was also slightly lower in control females than in females exposed to 1.5 or 6 W/kg GSM-modulated RFR. In rats exposed to CDMA-modulated RFR, survival was higher in all groups of exposed males and in the 6 W/kg females compared to controls (Mi énfasis).

Nos dice la feminista escéptica Rebecca Watson:

Por estas y otras razones los científicos no miran a este estudio con mucho aprecio. Para un desmonte completo del estudio, les invito a leer el artículo completo de Gorski. Su escrito también incluye unos breves comentarios de reseñadores del estudio que muestran los serios reparos ante el diseño del experimento.
.

¿Qué nos dice el consenso científico actual?

1341307031El consenso científico en torno al tema del vínculo entre el cáncer, los móviles y el wifi es exactamente el expresado por la OMS y que citamos en este artículo. Esta es la misma posición del National Institutes of Health y de la Sociedad Americana del Cáncer.

¿Por qué es altamente improbable que la radiación de los celulares no cause cáncer? ¿No incrementa la radiación en general el riesgo de cáncer?

La respuesta es compleja. Hay dos tipos de radiación: radiación ionizante y radiación no ionizante. La radiación ionizante es aquella que tiene suficiente energía para sacar a los electrones de sus órbitas. Esto puede alterar las moléculas del ADN de nuestro organismo y aumenta considerablemente el riesgo de cáncer. Este no es el caso de la raciación no ionizante, es decir, el tipo de radiación que encontramos en nuestro horno de microondas, el wifi, el teléfono móvil y las antenas de radio. Es extremadamente improbable que la radiación no ionizante cause cáncer.

El cúmulo de la evidencia científica ha confirmado esto una y otra vez, entre los que se destacan  el caso de los países nórdicos y el del mismo Estados Unidos, donde no se ha detectado aumento alguno en incidencias de cáncer cerebral a pesar del enorme consumo y uso de móviles y tabletas.
.

¿Qué significa esto para propósitos de política pública?

El principio de precaución (¡bien entendido!) ya no aplica a este caso, porque para todos los efectos no hay razón científica para impedir o restringir el uso de los teléfonos móviles ni para sacar el wifi de áreas públicas, escuelas y universidades. Debe verse con suspicacia cualquier candidato o candidata a la presidencia de Estados Unidos o a la gobernación de Puerto Rico que sugiera lo contrario.

Desde nuestra perspectiva tecnoprogresista, el sacar una parte tan importante y vital de la tecnología de las instituciones públicas, de la vida de la clase media y de los pobres, no redundará en mejorar sino en el de empeorar sus condiciones de vida. Los pobres se aprovechan de un abanico de oportunidades que les abre la red. Gracias a la apertura del ciberespacio, los trabajadores pueden producir y desempeñarse mejor al hacer sus gestiones en línea sin consumir tiempo haciendo filas en el banco, en Hacienda, en el CRIM, en la AEE o en AAA. Significa hoy día acceso a unas aplicaciones que les ahorra el consumo de gasolina, hay una mejor apertura a la información disponible en línea y una mejor manera de participar en el mercado de empleo. En algunos lugares del mundo, puede significar la diferencia entre comer cuatro buenas comidas al día y cinco.

Si se quiere favorecer a la clase media, a los trabajadores, a los pobres, mientras que se pretende estimular la economía, lo peor que se puede hacer es declarar “zonas libres de wifi”. Las falsedades promovidas por ciertos grupos que no hacen ni el mínimo para investigar la realidad de sus alegatos, debe ser rechazada por todos … a menos que ellos hagan su propia investigación bien hecha y demuestren su punto.

Hasta entonces, el desarrollo tecnológico y el acceso a la red cibernética es la mejor opción para todos.

Advertisements

Razones detrás del vínculo del zika con la microcefalia

Infección con el virus del zika

Una infección del virus del zika como aparece bajo un microscopio electrónico. Foto cortesía del CDC de Estados Unidos.

Quisiera dedicarle un artículo de lleno al tema de cómo el zika puede ser la causa de la microcefalia y por qué la mayoría (tal vez el consenso, como declara la Organización Mundial de la Salud) se inclina a esta explicación más que a cualquier otra. Al final, pondré todas las referencias utilizadas para beneficio de todo aquel interesado en leerlas. Debido a un acuerdo de las editoriales de revistas académicas, gobiernos y organizaciones no gubernamentales (ONGs) en un momento de emergencia global de pandemia, todos estos artículos relacionados con el zika son de acceso gratis para el público en general.
.

1. La conexión zika y el síndrome Guillain-Barré

En la prensa, en los labios de ciertos políticos y de algunos profesionales de la salud, se ha querido reducir la importancia de la asociación causal entre el zika con el síndrome Guillain-Barré. Se repite mucho el alegato de que sí es posible que el virus cause dicha enfermedad, pero también es causada por otros patógenos. Esta causación puede cuestionarse más cuando se suele ver que aun en el caso del zika, el síndrome Guillain-Barré es sumamente raro. A veces se dice esto, como si no hubiera evidencia de que el virus causa el síndrome.  Si se repitiera ese argumento para cada virus vinculado al mismo síndrome, tendríamos como resultado que probablemente ninguno lo causa.

Antes de que en Brasil la microcefalia se asociara causalmente al fenómeno del zika, a este virus se le asoció fuertemente a la aparición del síndrome Guillain-Barré. Este no es un asunto trivial, ya que demuestra la primera parte del descubrimiento del efecto del zika en el sistema nervioso, específicamente su efecto neuronal. Se constató primero la existencia del zika desde los años 50, pero es durante la segunda década del siglo XXI que se han visto sus efectos más claramente.

En el año 2013, un grupo de científicos pertenecientes a diferentes organizaciones a nivel mundial, estudiaron la epidemia de zika ocurrida en el año 2013 de la Polinesia Francesa en el Pacífico (Cao-Lormeau et al., 2014). Allí surgieron cerca de 19,000 casos sospechosos de zika y que coincidió con un incremento anormal en incidencias del Síndrome Guillain-Barré. Durante los años 2013 y 2014, el número incrementó a 32,000 casos de zika y el equipo investigó si el número de víctimas del síndrome también había aumentado. El estudio fue controlado rigurosamente con pacientes que cayeron en el síndrome durante la epidemia y que no reportaron fiebre, y con pacientes infectados con zika, pero que no habían desarrollado el síndrome.   Encontraron 42 pacientes que reportaron síntomas de zika 6 días antes de desarrollar el síndrome y que 41 de ellos (el 98%) daban positivo a antígenos de zika, indicando que habían sido infectados. Los autores concluyeron que hay una fuerte relación causal entre el síndrome Guillain-Barré y el zika  (Cao-Lormeau et al., 2016).

Otros países víctimas de la pandemia han reportado también incremento anormal en el síndrome Guillain-Barré como afirma un informe de la OMS al respecto en febrero del 2016. Entre estos países se encuentran: Venezuela, la Polinesia Francesa, El Salvador, Martinica, Suriname, Colombia, Brasil y ¡¡¡PUERTO RICO!!! (WHO, 2016a, p. 8)  Esta alza de incidencias en el síndrome Guillain-Barré se ha podido demostrar una y otra vez en diferentes países del mundo.

Dado este cúmulo de evidencia, el consenso entre los científicos es que el zika  causa el síndrome Guillain-Barré. Todo esto indica que el zika estimula al sistema inmunológico para que ataque los nervios. También se ha podido demostrar en varios experimentos, que el virus del zika ataca células del cerebro y las destruye, provocando su reducción, particularmente si están en etapa de desarrollo (Rossi et al, 2016Tang et al., 2016, Wu et al., 2016) …

… lo que nos lleva a nuestro próximo tema.
.

2. Los casos de microcefalia

Bebê_com_microcefalia_01

La documentación de la microcefalia comienza en Brasil. Durante el incremento de la epidemia de zika, algunos médicos notaron un aumento inusual de casos de microcefalia. En Brasil, el promedio usual de incidencias de microcefalia era de 163 casos (WHO, 2016b, p. 6). Del año 2014 al 2015 cerca de 1.5 millones brasileños fueron infectados con zika y la cantidad de bebés con microcefalia brincó a unos 3,500 casos. Desde noviembre del año pasado, evidencia similar a esta le sugería al Centro de Prevención y Control de Enfermedades Europeo (EPCDC) un vínculo causal entre el virus del zika y la microcefalia.

NOTA: Recientemente, he notado uno que otro científico de prestigioso estatus (no lo digo sarcásticamente, de verdad es de muy buena reputación) en las redes citando como fuente información el portal Natural News y lo que escribe Mike Adams. El señor Adams se ha hecho famoso (por falsificar su historial) por no proveer suficiente información verificable sobre su pasado académico y sus credenciales, (por embustero) por tener una ligera tendencia a distorsionar, escoger y ajustar convenientemente los datos a sus tesis personales y (por infundirle irresponsablemente terror al público) por exagerar un poco en cuanto a la gravedad de ciertos asuntos relacionados con los alimentos y la medicina. Como muestra de la pobre labor del señor Adams (y de Natural News en general), lean este artículo y nótese que atribuye la asociación del zika a la microcefalia al CDC de Estados Unidos, no al EPCDC.  Realmente, le sugiero a los científicos puertorriqueños QUE SEAN CIENTÍFICOS, es decir, que no se dejen llevar demasiado por muchas de sus pasiones ideológicas, verifiquen la fiabilidad de sus fuentes y … ¡POR FAVOR! ¡tengan cuidado con lo que comparten en las redes sociales! (Para más información, lean este artículo.)

Volviendo al tema principal …

Algunos plantean que puede ser que en Brasil haya microcefalia debido al zika, pero ¿por qué no se ha manifestado en la Polinesia Francesa? No se haría tal pregunta si se hubiera prestado la debida atención al hecho de que  han habido casos de microcefalia en ese lugar. Allí, el promedio de casos de esa condición es de dos al año. El número de casos subió a ocho en el 2014 después de nueve meses de haberse desatado la epidemia del zika (WHO, 2016b, p. 6). En Brasil fue 1,113. En Colombia, del 4 de enero al 20 de marzo hubo cincuenta nacimientos de bebés con microcefalia, esto es proporcionalmente mayor al número de incidencias anuales: 140 al año, es decir, aproximadamente 12 al mes. Siete de estos bebés habían sido infectados con zika desde el vientre materno (WHO, 2016b, p. 8).

En cuanto a este último caso, la organización New England Complex Systems Institute (NECSI) ha cuestionado el vínculo entre el zika y la microcefalia, ya que en Colombia había cerca de 12,000 casos de mujeres embarazadas con zika, pero solo 7 casos de microcefalia. Esto contrasta con Brasil en donde el número de incidencias de microcefalia era mucho mayor (NECSI, 2016a). Se ha utilizado esta fuente en Puerto Rico para justificar la creencia de que la microcefalia no está vinculada al virus del zika. Sin embargo, esta actitud tiene varios problemas:

  1. Ignora que pocos días después, el NECSI se corrigió y notó un aumento de casos de microcefalia vinculados a zika en Colombia a 11.
    .
  2. Otro asunto importante es que la epidemia de zika tuvo su impacto significativo en febrero, así que habrá que esperar hasta noviembre de este año para confirmar la vinculación con zika.
    .
  3. También intentaba fundamentarse en varias declaraciones que supuestamente vinculaban la microcefalia con el pesticida piriproxifen: la declaración de Abrasco y la declaración de Médicos de Pueblos Fumigados. Como hemos señalado en otro artículo, ninguna de las dos organizaciones hizo tal vinculación. Abrasco explícitamente niega que su declaración implicara tal relación causal y condenó a los portales que utilizaran su declaración para sugerirla. Por otro lado, Médicos de Pueblos Fumigados malinterpretó la declaración de Abrasco y tuvo que admitir que no había hecho ningún estudio epidemiológico al respecto.
    .

Además de estos tres factores, hay uno adicional que no se ha tenido en consideración hasta recientemente. En primer lugar, recientemente (tan temprano como hace una o dos semanas) se ha dado a conocer el hecho de que el virus del zika utiliza los antígenos de aquellos que fueron infectados por el virus del dengue para infectar los macrófagos de nuestro sistema inmunológico y así reproducirse más (Dejnirattisai et al., 2016; para más detalles, vean nuestro artículo sobre el tema). Este estudio le fue seguido por otro que muestra que se ha visto que el virus del zika infecta a macrófagos en la placenta de las embarazadas (Quicke et al., 2016). Se sabe que previo al zika hubo una fuerte epidemia de dengue en Brasil (3.2 millones de personas) y esto podría explicar por qué el número de bebés con microcefalia es marcadamente alto.

Representación del cápside del virus del Zika

Representación del cápside del virus del Zika coloreada por cadenas. Imagen cortesía de Manuel Almagro Rivas. CC-BY-SA 4.0.

No podemos olvidar que han habido casos en que claramente se ha encontrado el virus en el fluido amniótico y en los fetos de embarazadas infectadas tras sus respectivas autopsias (Brasil Martines et al., 2016). En un caso específico, se encontró que un bebé abortado tenía todavía el virus del zika en su cerebro 32 semanas después de haberse recuperado su madre (Mlakar et al., 2016). Algo similar ocurrió en Puerto Rico, ya que se encontró el virus del zika en un bebé abortado. En otro caso, el de una mujer embarazada que había viajado a Guatemala, se le había hecho tres ultrasonidos sin que se le encontrara ninguna anormalidad. Sin embargo, no terminó naturalmente el embarazo y se encontró que su bebé tenía el cráneo más reducido y su cerebro infectado con el virus de zika (Driggers et al., 2016).

Si vemos los experimentos hechos con el virus del zika en células madre y en ratones, podemos llegar a la conclusión que el zika es para todos los efectos la mejor explicación para este fenómeno (Rossi et al, 2016, Tang et al., 2016, Wu et al., 2016).

No olvidemos también que el zika ya está fuertemente enlazado a otros problemas congénitos además de la microcefalia (Brasil et al., 2016).
.

Conclusión

Todo esto es solo una pequeña muestra del caudal de evidencia ya acumulada a favor del vínculo causal entre el virus del zika y otras dos enfermedades: el Síndrome Guillain-Barré y el fenómeno de la microcefalia en bebés recién nacidos. En la mente de la inmensa mayoría de los científicos que están estudiando el fenómeno, la relación muy fuerte entre estos factores casi se ha vuelto innegable.

Podría decirse que esto ya constituye el consenso de la comunidad científica al respecto. Siempre es posible que el consenso esté mal y que pueda corregirse en el futuro. Sin embargo, la evidencia es muy sólida. La razón de por qué casi nadie está explorando la posibilidad de la relación entre el piriproxifen y la microcefalia es que este pesticida ha sido muy estudiado por muchos años, se ha usado en diversas partes del mundo y no ha producido la clase de problemas que se han podido constatar con el virus del zika.

Cuando se informó por primera vez que el zika había llegado a Puerto Rico, hubo un escepticismo exacerbado, muy especialmente por parte de los analistas políticos (unos respetables, otros, no tanto), por ciertos “nutricionistas” que pululan por la radio, entre otros personajes de la farándula boricua. Es más, muchos comentaristas y líderes políticos pensaban que todo lo del zika era un fraude … hasta que les dio.  Desoyeron las advertencias de los científicos y se los “comió la bruja”. Ahora hay un tipo de negacionismo que pretende desvincular la relación entre la microcefalia y el zika.

Estoy a favor de un debate racional en torno a si se debe usar el naled o no para fumigar los mosquitos, pero (¡por lo más sagrado!), ¿podemos hacerlo sin negar la evidencia científica delante de nosotros?
.

Referencias

Bar-Yam, Y., Parens, R., Morales, A. J. & Nijhout, F. (2016, 27 de jun.). Is Zika the cause of Microcephaly? New England Complex Systems Institute.  http://necsi.edu/research/social/pandemics/statusreport2.

Brasil Martines, R., Bhatnagar, J.,  Keating, M. K. Silva-Flannery, L., Muehlenbachs, A., Gary, J., Goldsmith, C., Hale,  G., Ritter, J., Rollin, D., Shieh, W.-J., Luz, K. G., de Oliveira Ramos, M. A., Freire Davi, H. P., de Oliveria, W. K., Lanciotti, R., Lambert, A. & Zaki, S. (2016, feb.). Notes from the Field: Evidence of Zika Virus Infection in Brain and Placental Tissues from Two Congenitally Infected Newborns and Two Fetal Losses — Brazil, 2015. Morbid and Mortality Weekly Report,  65, 06, 159–160. doi:10.15585/mmwr.mm6506e1. PMID: 26890059.

Brasil, P., Pereira Jr., J. P., Raja Gabaglia, C., Damasceno, L., Wakimoto, M., Ribeiro Nogueira, R. M., Carvalho de Sequeira, P., Machado Siqueira, A., Abreu de Carvalho, L., Cotrim da Cunha, D., Calvet, G. A., Neves, E. S., Moreira, M. E., Rodrigues Baião, A. E., Nassar, P. R., de Carvalho, N., Janzen, C., Valderramos, S. G., Cherry, J. D., Bispo de Filippis, A. M. & Nielsen & Nielsen-Saines, K. (2016, 4 mar.). Zika Virus Infection in Pregnant Women in Rio de Janeiro — Preliminary Report. The New England Journal of Medicine. doi:10.1056/NEJMoa1602412. PMID: 26943629.

Calvet, G., Aguiar, R. S., Melo, A. S. O., Sampaio, S. A., de Filippis, I., Fabri, A., Araujo, E. S. M., de Sequeira, P. C., de Mendonça, M. C. L., de Oliveira, L., Tschoeke, D. A., Schrago, C. G., Thompson, F. L., Brasil, P., dos Santos, F. B., Nogueira, R. M. R., Tanuri, A. & de Filippis, A. M. B. Detection and sequencing of Zika virus from amniotic fluid of fetuses with microcephaly in Brazil: a case study. (2016, jun.). The Lancet, 16, 6, 653–660. doi: 10.1016/S1473-3099(16)00095-5. PMID: 26897108.

Cao-Lormeau, V.-M., Roche, C., Teissier, A., Robin, E., Berry, A. L., Mallet, H. P., Sall, A. S. &  Musso, D. (2014, jun.). Letter: Zika virus, French Polynesia, South Pacific, 2013. Emerging Infectious Diseases, 20, 6. doi:10.3201/eid2006.140138. PMID: 24856001.

Cao-Lormeau, V.-M., Blake, A., Mons, S., Lastère, S., Roche, C., Vanhomwegen, J., Dub, T., Baudouin, L., Teissier, A., Larre, P., Vial, A.-L., Decam, C., Choumet, V., Halstead, S. K., Willinson, H. J., Musset, L., Manuguerra, J.-C., Despres, P., Fournier, E., Mallet, H.-P., Musso, D., Fontanet, A., Neil, J. & Gawché, F. (2016, 6 abr.). Guillain-Barré Syndrome outbreak associated with Zika virus infection in French Polynesia: a case-control study. The Lancet387, 10027, 1531–1539. doi:10.1016/S0140-6736(16)00562-6. PMID: 26948433.

Dejnirattisai, W., Supasa, P., Wongwiwat, W., Rouvinski, A., Barba-Spaeth, G., Duangchinda, T., Sakuntabhai, A., Van-Mai, C.-L., Malasit, P., Rey, F. A., Mongkolsapaya, J. & Screaton, G. R. (2016, 23 jun.). Dengue virus sero-cross-reactivity drives antibody-dependent enhancement of infection with zika virus. Nature Immunology. doi:10.1038/ni.3515. PMID: 27339099.

Driggers, R. W.,  Ho, C.-Y., Korhonen, E. M., Kuivanen, S., Jääskeläinen, A. J., Smura, T., Rosenberg, A.,  Hill, D. A., DeBiasi, R. L., Vezina, G., Timofeev, J., Rodriguez, F. J., Levanov, L., Razak, J., Iyengar, P., Hennenfent, A., Kennedy, R., Lanciotti, R., du Plessis, A. & Vapalahti, O. (2016, 2 jun.). Zika Virus Infection with Prolonged Maternal Viremia and Fetal Brain Abnormalities. The New England Journal of Medicine, 374, 2142-2151. doi:10.1056/NEJMoa1601824. PMID: 27028667.

European Center for Disease Prevention and Control (ECDC). (2015, 24 nov.) Rapid Risk Assessment: Microcephaly in Brazil potentially linked to the Zika virus epidemic.  http://ecdc.europa.eu/en/publications/Publications/zika-microcephaly-Brazil-rapid-risk-assessment-Nov-2015.pdf

Friedrich, M. J. (2016, 19 abr.). Zika Can Cause Guillain-Barré Syndrome. The Journal of the American Medical Association315, 15, 1554. doi:10.1001/jama.2016.3397.

Lazear, H. M. & Diamond, M. S. (2016, 29 abr.). Zika Virus: New Clinical Syndromes and Its Emergence in the Western Hemisphere. Journal of Virology, 90, 10,  4864-4875. doi:10.1128/JVI.00252-16. PMID: 26962217.

Ministério da Saúde (Brazil). (2015, 13 ago.). Evento de saúde pública relacionado aos casos de Febre do Zika. http://portalsaude.saude.gov.br/index.php/o-ministerio/principal/secretarias/svs/noticias-svs/19139-evento-de-saude-publica-relacionado-aos-casos-de-febre-do-zika.

Mlakar, J., Korva, M., Tul, N., Popović, M., Poljšak-Prijatelj, M., Mraz, J., Kolenc, M., Resman Rus, K. , Vesnaver Vipotnik, T. , Fabjan Vodušek, V., Vizjak, A., Pižem, J., Petrovec, M. & Avšič Županc, T. Zika Virus Associated with Microcephaly. (2016, 10 mar.). The New England Journal of Medicine, 374, 951-958. doi:10.1056/NEJMoa1600651. PMID: 26862926.

New England Complex Systems Institute (NECSI). (2016a, 24 jun.). New doubts on Zika as cause of microcephaly. ScienceDaily. http://www.sciencedaily.com/releases/2016/06/160624150813.htm.

New England Complex Systems Institute. (2016b, 28 jun.). Five new confirmed microcephaly cases in Colombia may be harbingers of epidemic. ScienceDailyhttps://www.sciencedaily.com/releases/2016/06/160628093035.htm.

Petersen, L. R., Jamieson, D. J., Powers, A. M. & Honein, M. A. (2016, 21 abr.). Zika Virus. The New England Journal of Medicine, 374, 16, 1552-63. doi:10.1056/NEJMra1602113. PMID: 27028561.

Quicke, K. M., Bowen, J. R., Johnson, E. L., McDonald, C. E., Ma, H., O’Neal, J. T., Rajakumar, A., Wrammert, J., Rimawi, B. H., Pulendran, B., Schinazi, R. F., Chakraborty,R. & Suthar, M. S. (2016, 16 jul.). Zika Virus Infects Human Placental Macrophages. Cell Host & Microbe, 20, 1, 83-90. doi:10.1016/j.chom.2016.05.015. PMID: 27247001.

Rasmussen, S.A., Jamieson, D. J., Honein, M. A. & Petersen, L. R. (2016, 19 mayo). Zika Virus and Birth Defects — Reviewing the Evidence for Causality. The New England Journal of Medicine, 374, 1981-1987. doi:10.1056/NEJMsr1604338. PMID:  27074377.

Rossi, S. L., Tesh, R. B., Azar, S. R., Muruato, A. E., Hanley, K. A., Auguste, A. J., Langsjoen, R. M., Paessler, S., Vasilakis, N. & Weaver, S. C. (2016, 28 mar.). Characterization of a Novel Murine Model to Study Zika Virus. The American Journal of Tropical Medicine and Hygene, 94, 6, 1187-1188. doi:10.4269/ajtmh.16-0277. PMID: 27022155.

Tang, H., Hammack, C., Ogden, S. C., Wen, Z., Qian, X., Li, Y., Yao, B., Shin, J., Zhang, F., Lee, E. M., Christian, K. M., Didier, R. A., Jin, P., Song, H. & Ming, G.-l. (2016, 5 mayo). Zika Virus Infects Human Cortical Neural Progenitors and Attenuates Their Growth. Cell Stem Cell, 18, 5, 587–590. doi:10.1016/j.stem.2016.02.016. PMID: 26952870.

World Health Organization (WHO). (2016a, 26 feb.). Situation Report: Zika virus, microcephaly, and Guillain-Barré Syndrome.  http://i2.cdn.turner.com/cnn/2016/images/02/29/zikasitrep_26feb2016_eng.pdf.

World Health Organization (WHO). (2016b, 14 abr.). Situation Report: Zika virus, microcephaly, and Guillain-Barré Syndrome.  http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/205189/1/zikasitrep_14Apr2016_eng.pdf?ua=1.

Wu, K.-Y., Zu, G.-L., Li, X.-F., Ye, Q., Deng, Y.-Q., Huang, X.-Y., Cao, W.-C., Qin, C. F. & Luo, Z.-G. (2016, 13 mayo). Vertical transmission of Zika virus targeting the radial glial cells affects cortex development of offspring mice. Cell Research, 26, 645–654. doi:10.1038/cr.2016.58. PMID: 27174054.

Momento histórico para los transgénero en Noruega

Noruega

Noruega

Hace unas semanas escribimos sobre ultimátum puesto por el gobierno danés a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para sacar la orientación sexual transgénero de la lista de trastornos mentales. Hubo otro avance para los transgénero en otro país escandinavo, en este caso se trata de Noruega.

Hoy lunes, 4 de julio, se espera la aprobación final parlamentaria de un proyecto de ley para permitir que los transgénero puedan tener acceso a formas para reasignación de sexo en sus registros sin necesidad de recurrir a un médico para ello. El 30 de mayo, esta legislación se sometió a una votación preliminar cuyo resultado fue el de 79 a favor y 13 en contra.

Esto convertiría en Noruega en el quinto país en aprobar este tipo de legislación a nivel mundial y el cuarto a nivel europeo. Los otros países que aprobaron medidas semejantes fueron Argentina (2012), Dinamarca (2014), Malta e Irlanda (2015). Esta corriente a favor de los sectores transgénero sigue avanzando y puede ser que se convierta en un asunto a discutirse en Puerto Rico en los próximos años.

La OMS y el transgénero como “enfermedad mental”

denmark_v_who

 

En estos días debemos estar pendientes a lo que ocurra en los próximos meses en cuanto al planteamiento de algunos críticos en torno a la clasificación del transgénero como enfermedad mental por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así mismo consta en su documento Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).  Por ahora, la OMS ha catalogado el “comportamiento” transgénero como desorden mental junto al sadomasoquismo, la cleptomanía y la pedofilia.

Como un abierto de desafío a la OMS y respaldo a los derechos de la comunidad LGBTI, el gobierno danés ha decidido darle un ultimátum (el primero de enero del 2017) a dicha organización internacional para desclasificar el transgénero como desorden mental. Si no lo hace, el gobierno tomará la iniciativa de hacerlo a nivel local en el caso de los transgéneros y transexuales. De ser así, Dinamarca lanzaría una nueva oleada internacional afín a los derechos humanos de la comunidad LGBTI.

Amnistía Internacional le dio la bienvenida a este tipo de movida como una iniciativa internacional clave y la reconoció como un paso importante para ayudar a detener la discriminación de las personas transgénero y transexuales a nivel gubernamental.

Carmenyulin

Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan. Foto cortesía de Melvin Alfredo (CC-BY-SA 2.0)

Si la OMS toma la decisión de desclasificar, esto podría tener unas implicaciones importantes a nivel político y económico en Estados Unidos y, por extensión, Puerto Rico. Sin lugar a dudas, esto facilitará la creación de clínicas y hospitales especializados para atender los problemas particulares del sector transgénero y transexual. La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, ha sido una de las que se ha comprometido con este tipo de política pública desde su gobierno municipal. Esto forma parte también de iniciativas gubernamentales para la no discriminación de personas LGBTI, entre ellas una orden ejecutiva para la validación del matrimonio homosexual.

Los fenómenos del sexo y del género son biológica y psicológicamente complejos y no son asunto de “trastornos” mentales, sino que tienen que ver con la identidad y orientación general y sexual de cada individuo y que deberían ser tan aceptables como la identidad heterosexual. Validar los derechos de personas transgénero y transexual es un imperativo de ética social que permite que seres humanos que han sido históricamente marginados vivan con plena dignidad y equidad.