Las intenciones del CDC, el naled y el zika

spraying

En las redes sociales se hace prácticamente imposible un diálogo en torno al tema del zika. En gran medida están llenas de teorías conspiratorias en torno al “genocidio” cometido por el gobierno estadounidense contra los puertorriqueños. Se mencionan el caso de Cornellius Rhoads, la experimentación con el agente naranja, los proyectos Coquí I y Coquí II (con el propósito de influenciar el medio ambiente), la experimentación con transgénicos, etc.

Desgraciadamente, solo uno de estos experimentos contaría como un genuino genocidio, las experimentaciones llevadas a cabo por Rhoads.

La experimentación con agente naranja se llevó a cabo en un área de El Yunque durante los años cincuenta y sesenta y no tuvo mucho impacto en la población puertorriqueña. Sí, contaminó ese área de El Yunque, pero lejos de la población.

En cuanto a los proyectos de Estados Unidos para alterar el medio ambiente, ¿son realmente experimentos genocidas? El Dr. Andrew Álvarez nos dice en su programa de radio “En la Otra Realidad” (5 de agosto del 2016) que la existencia de estos proyectos puede ser la explicación de por qué no hemos sido víctimas de huracanes por años. Si ese es el caso (y tengo serias dudas al respecto), el panorama sería el opuesto: Estados Unidos estaría previniendo que nosotros seamos víctimas de las condiciones del tiempo.

Hubo un experimento de control poblacional por el gobierno federal que, aunque no era propiamente un genocidio, sí se hizo sin el conocimiento ni el consentimiento de las puertorriqueñas: la experimentación con contraceptivos.

Los experimentos con aspartame son realmente risibles, dado que sin lugar a dudas es una sustancia inofensiva para la salud humana, muy a pesar de todas las leyendas urbanas que alegan lo contrario (ver este estudio al respecto, este, este y este).

Otros experimentos como el del chaff llevados a cabo en Vieques mientras estaba presente la Marina de Guerra de los Estados Unidos tuvo muy poco impacto en los puertorriqueños.

En cuanto a los experimentos con transgénicos, hasta donde sé, ninguno de los que los denuncia ha llevado a cabo el mínimo estudio (¡ni tan siquiera UNO!) que demuestre su daño a la población puertorriqueña. Y dado el excelentísimo récord de estos cultivos en relación con el medio ambiente y la salud de los animales y la humana, no veo exactamente cómo esto contituiría genocidio.

En resumen, si Estados Unidos hubiera programado algún tipo de “genocidio”, hace tiempo lo hubiera llevado a cabo.

Estas serían las conclusiones de cualquier persona sensata que se detuviera a reflexionar un poco escépticamente ante los alegatos en línea.

El argumento de que Estados Unidos quiere exterminarnos porque lleva a cabo experimentos aquí en Puerto Rico no me convence: la razón para ello es que hoy día se llevan a cabo MILES de experimentos financiados con fondos federales y la inmensa mayoría de ellos son totalmente benignos: mejoras de la tecnología presente, la nanotecnología, la biotecnología, la medicina, etc.

Quiero indicar que nada de esto reduce en lo mínimo el carácter antiético e inhumano de nuestra condición colonial, nuestra relación de subordinación con los Estados Unidos. Sin embargo, sí indica que aun en la desgracia de estas condiciones, no todo tiene que ser una conspiración del gobierno federal para exterminar a puertorriqueños.

Sin embargo, totalmente ignorando el hecho muy bien conocido por todos que Estados Unidos lleva a cabo experimentos en todo el mundo y no solo en Puerto Rico, se levanta el ámbito de histeria por muchos reaccionarios que solo viven en un mundo caracterizado por la conspiranoia. Como casi siempre ocurre, hasta se cayó en la Ley de Godwin en un momento dado. Creo que esta entrada del blog Ahora la turba lo describe todo a la perfección. Aun hay voces en la izquierda política que denuncian esta actitud totalmente irracional, especialmente cuando se descubrió que se fumigaría con naled en Florida. Como dije en mi entrada en Facebook, como independentista comparto cada palabra de esta entrada de Francisco J. Concepción en el blog El Post Antillano.
.

Las verdaderas intenciones del CDC

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Una de las características del gobierno federal y el local en torno a todo el asunto del zika es que han manejado toda la comunicación (o falta de ella) con los pies. Tengo la impresión de que el CDC se comportó de la manera que lo hizo por varias razones:

  1. Una vez los casos de zika se empezaron a registrar en Puerto Rico, el CDC tenía un temor genuino de que llegara a suelo estadounidense continental. Esta es una opinión que comparto y que fue presentada por el Dr. Cabanillas.
    .
  2. Tenían un problema de fondos serio debido a un problema político partidista a nivel federal.
    .
  3. La mentalidad de los miembros del CDC era científico, no político. El CDC subestimó el malestar del pueblo en una época de claro temor y tensión social debido a la depresión económica y la asignación de una Junta de Control Fiscal federal. Por otro lado, el CDC quería actuar rápidamente, preparar todo para cuando el gobernador oficialmente favoreciera la fumigación … algo que les rebotó políticamente, ya que se intepretó como presión política.

Estos tres factores mezclados con la clara incompetencia del gobierno local, llevaron a una mala decisión de acción colectiva y la fumigación, un suceso políticamente inviable.

Sin embargo, a medida que ha salido información sobre las actividades del CDC vemos más claramente por qué deseaba la fumigación con naled. En su portal, el CDC nos dejó información sobre varios experimentos que ha llevado a cabo en Puerto Rico en relación con la fumigación. Aunque muchos, incluyendo periodistas…

periodista_naled

Pixelamos el nombre y la imagen de la periodista que hizo esta entrada en Facebook. Esta es la viva definición de una falsa confirmación.

… creyeron que se había fumigado el naled sin que nadie lo supiera, en realidad el CDC nos revela que las experimentaciones fueron en laboratorio. El experimento era bien sencillo, someter a mosquitos obtenidos de distintas partes de Puerto Rico a distintos pesticidas y ver a cuál de ellos no eran resistentes. Como se puede ver muy claramente en su exposición, el factor constante que salió a la luz en los experimentos es que los mosquitos de todos los pueblos examinados no habían resistido al naled.

De allí el CDC forjó un plan de fumigación en el que se utilizaría el naled y el Bti, el primero para fumigar a los mosquitos adultos y el segundo como larvicida. Como vimos en otro artículo, el naled no es peligroso para los seres humanos en las concentraciones que se pensaba asperjar (una onza por acre), aunque sí podría implicar otros problemas a la larga como la degradación en diclorvos, problemas respiratorios para algunas personas, entre otros. Sin embargo, todo el ruido y activismo sumado al mensaje mixto que enviaba el gobierno de Puerto Rico y su retraso en asentir a la fumigación, frustró cualquier plan del CDC para ello. Contrario a lo que alegaban los activistas, la fumigación con naled no iba a tener un impacto significativo en la agricultura ni a las abejas, dado aque ambos se dan en áreas rurales y el plan original era fumigar en áreas urbanas. Esto también terminó con cualquier expectativa de fumigar con Bti, ya que, según el CDC, no funciona para asperjar desde un avión.

Hace poco nos enteramos que van a fumigar con naled en Miami, Florida. Esto ya pone entre signos de interrogación toda la campaña de terror que suponía como premisa que esto era un experimento “genocida” o de “control de población” por parte del gobierno estadounidense. Los investigadores genuinos puertorriqueños presentaron preocupaciones con el naled y veremos si la fumigación en Florida sustancian sus interrogantes. Veremos si es verdad que esta fumigación tendrá el resultado esperado por el CDC. Como siempre, debemos atener nuestros juicios a los resultados de estas actividades.

Mientras tanto, el gobernador le puso punto final a todo el debate de la fumigación con naled o Bti. No hay plan gubernamental para lidiar con este problema, mientras que aparecen más casos de zika y siguen muriendo personas por ello.

Ahora bien, por más que el Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, quiera que se utilice el mosquito transgénico para aliviar el problema del zika, no se va a dar. En una “gritocracia” como la nuestra, muchos de los que se opusieron al naled y al Bti, con excepción de los genuinos profesionales, también se van a oponer al mosquito trasngénico, no importa si se ha mostrado su seguridad y efectividad una y otra vez. Tampoco importa si la Organización Mundial de la Salud (OMS) está a favor de su uso, o que no contamina el ambiente, ni resulta en perjuicio humano ni a ninguna otra planta o animal que no sea el Aedes aegypti. Para ellos, lo único que importa es que el mosquito de Oxitec sea transgénico para descartarlo. Aparentemente, para ellos la vida de la gente vale poco en relación con el uso de algo efectivo, pero que ofende su concepción estética de la naturaleza.

Solamente en el futuro sabremos si también se opondrán a las vacunas contra el zika.

Advertisements

El naled y la EPA

EPA

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA)

Recientemente, debido al incremento de la tensión del país con el gobierno federal y el local, y las preocupaciones de los ciudadanos en torno a la fumigación del naled, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) dio a conocer una página de su portal que responde a algunas de las preguntas al respecto. La página en cuestión la pueden encontrar en esta dirección:

https://espanol.epa.gov/control-de-plagas/naled-para-el-control-del-mosquito

Nos llama la atención varios factores en torno al naled entre ellas notamos las siguientes:

  • Utiliza el término “ultra bajo volumen (UBV)”, por ello entiendo que se refiere a la dosis a aplicarse con naled (no mayor de una onza por acre).
    .
  • Podría afectar a personas sensibles a químicos en general, pero no debería ser un efecto adverso a la salud humana. Además, advierte que debería evitarse la exposición durante o inmediatamente después de la fumigación con naled.
    .
  • Menciona varios de los lugares en que se ha aplicado el naled, y dice que se ha utilizado en Puerto Rico en 1987. Lo que nos preguntamos es si la EPA tiene los estudios de los resultados de esa fumigación.
    .
  • Nos sorprende la información de que en febrero y marzo de este año se hicieron experimentos con naled en Puerto Rico y reportan éxito. Nos preguntamos si se piensa publicar los hallazgos al respecto antes de la fumigación.
    .
  • El naled podría afectar, pero no de manera significativa, la vida acuática y a las abejas melíferas.

Hay algunas preguntas técnicas planteadas por los puertorriqueños que la EPA no responde:

  1. ¿Qué pasaría con la presencia de diclorvos que sin duda aparecerían como producto de la degradación del naled? (Especulo que las cantidades serán muy pequeñas para que nos afecte significativamente o produzca cáncer. Sin embargo, debemos escuchar esta información también de las autoridades federales.)
    .
  2. ¿Qué diferencia esta fumigación con naled de otras que se han hecho en otros lugares? (Tengo la impresión que lo que la hace distinta es el uso de BTI como larvicida para que la baja de población de mosquito sea más duradera. Una vez más, necesitamos escuchar esta información de las autoridades.)
    .
  3. ¿Qué sucederá si el naled contamina los cultivos orgánicos? (Me imagino que si la dosis usada es muy baja y el naled se degrada rápidamente, no sería un efecto muy adverso para que legalmente dejen de clasificarse como orgánicos)

Por lo pronto, nos dice la EPA lo siguiente:

Las personas que tengan alguna inquietud en especial podrán optar por tomar algunas de estas medidas para ayudar a reducir la exposición aún más.  Las siguientes medidas pueden recomendarse para personas que son sensibles a los productos químicos y personas con problemas respiratorios preexistentes:

  • Permanezca en el interior con las ventanas cerradas y apague el aire acondicionado de ventana durante la fumigación.
  • Si se encuentra al aire libre durante los trabajos de fumigación y puede ver la pulverización, evite el contacto con la misma. Si no puede evitar el contacto, enjuague la piel y los ojos con agua.
  • Lave las frutas y los vegetales de su jardín antes de almacenarlos, cocinarlos o consumirlos.
  • Mientras se realiza la fumigación, cubra los elementos externos, tales como muebles y parrillas.  Mantenga a las mascotas, tales como platos de comida para mascotas y juguetes de niños, en el interior. Enjuague cualquier objeto que haya estado afuera al descubierto antes de utilizarlo.
  • Si piensa que tuvo una reacción al repelente de mosquitos, consulte con su médico o llame al centro de control de intoxicaciones al 1-800-222-1222.

El lado político de la fumigación con naled

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Como a veces ocurre en estos casos, los problemas de salubridad pública pueden mezclarse inconvenientemente con intereses económicos y políticos.

Como discutimos en nuestro primer artículo sobre este tema, especialmente ante declaraciones hechas por el Dr. Jesús G. Alvelo en el programa radial Fuego Cruzado, parece que el CDC está luchando por fondos.

El abogado Jay Fonseca y la periodista Valeria Collazo Cañizares revelaron un documento que abona a esta sospecha del Dr. Alvelo. Parece ser que mediante el cabildeo de muchas de ciertas  empresas, los republicanos en el Congreso de Estados Unidos le han solicitado a la Rama Ejecutiva federal su favor a legislación que desregularía el uso de pesticidas en Estados Unidos como condición para que el CDC reciba fondos ($1.1 mil millones) para lidiar con el problema del zika en Puerto Rico. He aquí las imágenes de los documentos como las presentó la periodista Collazo Cañizares en su página de Facebook.

cdc1

cdc2

Este asunto no solo añade a la inseguridad al país sobre la sabiduría del CDC de fumigar con naled, sino que la reciente decisión de la Secretaria de Salud de “poner un hold a su recomendación de fumigar con naled, levanta un signo de interrogación a la competencia de la administración de García Padilla para hacer un avalúo de riesgo adecuado para tomar una decisión al respecto y comunicar esa información al público.

Es cierto que, contrario al caso de Florida, el CDC no planifica solamente usar naled, sino también BTI, un larvicida. Además, tiene pensado fumigaciones periódicas (semanales) para la reducción gradual de la población del mosquito Aedes aegypti. Puede ser que funcione (y aun así muchos expertos cuestionan esta efectividad), pero puede tener un impacto en nuestro ecosistema tal como ha ocurrido en otros lugares en Estados Unidos. Desgraciadamente, más que cualquier cosa, la consideración salubrista choca de frente con el ánimo del pueblo de Puerto Rico en relación con este y otros temas apremiantes.

Puede ser que, dada la realidad política y social de Puerto Rico, sea más sensato asperjar periódicamente solo con BTI, tal como sugiere el oncólogo Dr. Fernando Cabanillas, ya que es mucho menos tóxico, además de ser eficiente matando las larvas. Además, el BTI no afecta adversamente a las abejas, no perjudica la agricultura orgánica ni tiene mayores consecuencias para la salud humana. Puede ser que desde un punto de vista estrictamente científico esto no sea suficiente, pero es lo que la realidad política nos presenta. En tal caso, desde un punto de vista de bienestar social, hace falta una combinación de esta medida con una fuerte inversión en educación pública sobre la eliminación de criaderos de mosquitos y otras iniciativas de labor comunitaria.

Por lo pronto, lo menos que Puerto Rico necesita en estos momentos es ser víctima de intereses corporativos junto a un conflicto entre republicanos y demócratas en cuanto a políticas de regulación.

Fumigación de mosquitos y autismo: Dos estudios

En las redes sociales he estado notando la circulación de una noticia de un estudio que parece vincular a la fumigación de mosquitos con incidencias de autismo. Quería dedicarle un poco de palabras a esto ya que quiero contrastar este y otro estudio con el artículo que escribimos en torno a una supuesta relación causal entre el glifosato y el autismo.
.

Un contraste

En aquel artículo sobre el glifosato y el autismo, vimos el caso de Stephanie Seneff y cómo ella alega que sus datos muestran más allá de toda duda que el glifosato causa autismo además de toda una serie de enfermedades modernas. Por ahora, todo lo que Seneff y sus allegados han mostrado en el mejor de los casos que hay correlación, pero que no hay causación y que estas asociaciones son más bien producto de “minería de datos” sin la debida cualificación de la evidencia y sin tomar en consideración el hecho de que un buen número de esos artículos en los que se basaba podrían estar equivocados.

John P. A. Ionnidis

John P. A. Ioannidis. Investigaciones Oncologicas de Madrid el 15 de junio de 2012. Foto cortesía de SINC.

También allí discutimos el problema muy serio de la utilización de artículos de estudios preliminares como fundamento de estudios sólidos o, incluso, de política pública. Cerca del 85% de todos los estudios preliminares están rotundamente equivocados, tal como han mostrado muy aptamente Steve GreenbergJohn P. A. Ioannidis. ¿Por qué es esto así en las ciencias? La respuesta es bien compleja y tomaría mucho tiempo tomar en cuenta todos los factores, pero uno en particular parece ser el principal: sencillamente porque los estudios preliminares son de naturaleza exploratoria, ya que indagan en torno a ideas nuevas en las ciencias. Como es una etapa de tanteo, la inmensa mayoría de estas nuevas ideas son desacertadas. Esto es parte del proceso científico y es perfectamente normal, aun cuando se esté procurando una reducción sustancial de estos estudios que llegan a conclusiones falsas. Esta es la razón principal por la que la “minería por datos o estudios” sin la debida cualificación frecuentemente lleva a resultados erróneos, como vimos en el caso de Seneff y colegas.

Para conocer más sobre este fascinante tema y otros relacionados, vean este vídeo de la conferencia de John Ioannidis en Talks at Google:

Los estudios preliminares constituyen la base de una pirámide de investigaciones científicas, la parte de mucha menor fortaleza científica. Las conclusiones de un estudio preliminar deben ponerse a prueba, sus métodos deben ser replicados, deben también ser puestos a prueba comparativamente con la literatura científica y controlando para una diversidad de variables. Más adelante, tienen que pasar por un filtro riguroso, formar parte de revisiones científicas y metaanálisis hasta que finalmente se pueda saber con mucha mayor fiabilidad si estas conclusiones originales son correctas o no. La inmensa mayoría de estas investigaciones pueden tomar de 10 a 20 años y no es un proceso fácil.

Esto llama a la humildad de la comunidad científica donde se llevan a cabo estos estudios preliminares y debería ser una advertencia a muchos periodistas que suelen publicar noticias sobre estos artículos a la menor provocación sin considerar que, aunque sean arbitrados por pares (peer-review), lo más probable es que estén equivocados.
.

El primer estudio

En las redes sociales se empezó a alegar que la fumigación con naled está vinculada al autismo. Como escéptico  comencé a cuestionar dicha asociación, ya que a nivel público se sostiene que todo (literalmente cualquier cosa) da autismo: las vacunas, la leche vacuna, el glifosato, Pokemon, etc.,  etc., etc. Finalmente, después de semanas de buscar la fuente en que se basaban, encontré el estudio en cuestión. La razón por la que tardé tanto en encontrarlo es porque siempre buscaba en torno a la asociación de naled y el autismo, no la de fumigación aérea y el autismo. El resumen del artículo no menciona el naled como componente asperjado. Puede ser que el estudio per se lo haga, pero no sabremos hasta que se publique el artículo en cuestión.

Este estudio no se ha publicado todavía en calidad de artículo en una revista académica, sino que se presentó en una reunión del 2016 del Pediatric Academic Societies. Los autores diseñaron un modelo estadístico por el que veían ciertas áreas de Nueva York donde se sabe que se hacen fumigaciones periódicas para controlar la población de mosquitos (utilizaron para ello código postales residenciales). Con base en ello buscaron alguna correlación entre las fumigaciones y el número de incidencias de autismo. Los resultados reflejan que las zonas de Nueva York que son fumigadas periódicamente tienen una tasa de incidencia inusualmente mayor de autismo que aquellas que no han sido fumigadas.

Hay algunos aspectos que tienen que tomarse en cuenta en cuanto al resumen del estudio:

  • Correlación no significa causación, algo que hemos visto en el otro artículo sobre el glifosato y el autismo.
    .
  • Este es un estudio preliminar, por lo tanto, tiene una alta probabilidad de haber llegado a la conclusión equivocada. Esto no lo sabremos con seguridad hasta que el artículo en cuestión esté disponible y cuando se haya examinado por la comunidad científica de la manera que describimos.
    .
  • Las sustancias estudiadas son los piretroides. El naled no es un piretroide, sino un organofosfato.
    .
  • Se estudian fumigaciones aéreas periódicas (cada año), algo que es ajeno a la realidad puertorriqueña. La última vez que se fumigó por vía aérea con naled fue en 1987. Las demás fumigaciones en Puerto Rico han sido por camiones que asperjan insecticidas.
    .
  • Puede ser que no se tengan en consideración otras variables. Como veremos en breve, esto es algo que los autores reconocen.

Ahora bien, ¿cuál es la actitud de los autores en torno a su propia investigación? Es bastante modesta. De hecho, en una entrevista a uno de ellos en la versión cibernética de la revista Time afirma en relación con las implicaciones en torno a la política pública de fumigación:

“Cities and states should not stop spraying based on this data alone,” says [Steve] Hicks. “This study needs to be replicated in other regions of the country that use similar spraying methods.”

“In the meantime,” he adds, “communities should continue to warn residents to stay indoors, cover gardens and cover children’s play equipment during periods of spraying, which most already do. It would be important to know what percentage of residents are actually receiving and following these recommendations from their local department of health.” (Mi énfasis)

En otras palabras, ellos saben que su estudio es preliminar y que hay unas variables que no pudieron tener en cuenta (e.g. saber si los residentes actúan según las recomendaciones de sus respectivos departamentos de salud).

En nuestro primer artículo en relación con el naled hablamos del tema del riesgo y cómo no solo la aplicación del naled puede ser riesgoso, sino que también su falta de aplicación (sin otras medidas) puede serlo. Steve Hicks afirma:

“Other studies have already shown that pesticide exposure might increase a child’s risk for autism spectrum disorder or developmental delay,” said lead investigator Steven Hicks, MD PhD. “Our findings show that the way pesticides are distributed may change that risk. Preventing mosquito-borne encephalitis is an important task for public health departments,” he said. “Communities that have pesticide programs to help control the mosquito population might consider ways to reduce child pesticide exposure, including alternative application methods.”

.

El segundo estudio

Ahora bien, esto no significa que esto agota los estudios de asociación entre pesticidas y autismo o problemas de desarrollo neuronal.

Un estudio que podría confirmar algún tipo de vínculo entre algo similar al naled y el autismo y otros problemas de desarrollos congénitos es el siguiente:

Shelton, J. F., Geraghty, E. M., Tancredi, D. J., Delwiche, L.D., Schmidt, R. J., Ritz, B., Hansen, R. L., Hertz-Picciotto, I. (2014). Neurodevelopmental disorders and prenatal residential proximity to agricultural pesticides: the CHARGE study. Environmental Health Perspectives, 112, 10, 1103-1109. doi: 10.1289/ehp.1307044.

Este artículo estudia el nivel de exposición prenatal a una serie de pesticidas comunmente utilizados en la agricultura, entre ellos los organofosfatos (del que naled es un tipo) y los piretroides. El estudio utilizó como muestras a personas que vivían en Sacramento cerca de zonas agrícolas donde se suele asperjar periódicamente estos insecticidas. Las sustancias bajo estudio son neurotóxicas, como se ha podido mostrar en animales de laboratorio.

De los organofosfatos, es interesante observar que no se evaluó el naled, sino el clorpirifos (p. 1105). Para los demás, se desarrollaron modelos de dispersión de las toxinas bajo evaluación, ninguna de ellas es el naled. Sus datos parecen indicar que hay un vínculo entre incidencias de exposición prenatal a estos pesticidas y a las incidencias de autismo y problemas de desarrollo de recién nacidos.

Este estudio confirma un cúmulo de literatura que parece indicar una relación entre pesticidas neurotóxicos y las incidencias de autismo. Aun así, hay que hacer varias observaciones:

  • El mismo equipo que llevó a cabo la investigación dice que hacen falta más estudios al respecto, en parte porque la mayoría de aquellos que vinculan los pesticidas a los problemas de desarrollo prenatal son en animales no humanos.
    .
  • Aparentemente, el uso de cloripirifos parece estar vinculado a un aumento de incidencias de autismo (un 14%) (p. 1107).
    .
  • Una vez más, se estudian fumigaciones periódicas.
    .
  • El mismo proceso de investigación confrontó varios problemas de logística (p. 1104).
    .
  • Una dificultad del estudio no es precisamente un problema de los autores, sino a causa del proceso de reclasificación de ciertos males mentales como autismo (p. 1108).
  • El estudio reconoce que no ha estudiado todos los factores potenciales (incluyendo otras sustancias tóxicas) que pudieran causar autismo (p. 1108).

.

Conclusiones

Ninguno de estos estudios tienen que ver con el naled o el problema que eso potencialmente podría crear a la población puertorriqueña en términos de su posible asociación con el autismo. Por lo pronto, no parece haber evidencia científica fuerte de la fumigación aeréa con naled y el autismo. La opinión de las autoridades federales por el momento es que la fumigación con naled en bajas dosis es relativamente seguro. El último estudio que discutimos puede servir para reforzar la idea de que los organofosfatos pueden estar asociados al autismo, pero todavía preserva las dudas sobre el uso de naled en específico en bajas dosis (una onza por acre).

La prensa puertorriqueña y los comentaristas políticos deben tener mucho cuidado a la hora de evaluar ciertos estudios en torno al autismo y su asociación con otros factores. Sean escépticos con los estudios preliminares (aunque esto no necesariamente implique que sean falsos). En la medida que puedan, vean las virtudes y las fallas de los estudios y pónganlos en el contexto amplio de la literatura científica. No olviden examinar si el artículo se publica en una revista de reputación, o una de bajo impacto o una revista predatoria o fraudulenta. Miren si el estudio tiene que ver con el tema que se quiere investigar y no se vean impulsados a publicar noticias solamente porque “un estudio lo dice”.

Sencillamente, si no hay una serie de estudios rigurosos, revisiones científicas o metaanálisis que vinculen el naled con el autismo, es sencillamente un error establecer esa asociación en público apelando en abstracto a estudios que afirman que “hay una vinculación entre fumigaciones aéreas y el autismo” sin la debida cualificación.

Cierta mala información en cuanto a la microcefalia y los pesticidas

En un artículo previo hablamos sobre el debate científico presente en torno al vínculo entre el zika y la microcefalia. Allí afirmamos que hay cierto sector científico que atribuye este mal a un cierto larvicida conocido como piriproxifen. A pesar de que hay muchos expertos que señalan la falta de evidencia que vincule a la enfermedad con el pesticida, en la prensa se ha estado repitiendo la información de que hay dos organizaciones que ya han hecho la vinculación: Abrasco y la organización Médicos de Pueblos Fumigados.

Abrasco o la Asociación Brasileña de Salud Colectiva es una organización médica en Brasil que se enfoca en la formulación de una política pública salubrista coherente para la sociedad brasileña. Repetidas veces se ha expresado en relación con ciertos pesticidas a usarse en la agricultura y en las áreas urbanas en Brasil, entre ellos precisamente el piriproxifen.

En el 2014, para controlar la epidemia de dengue, el gobierno brasileño echó una dosis relativamente baja de este larvicida a las aguas en general para controlar la población de mosquitos, medida que estaba completamente de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este año, Abrasco le solicitó al gobierno desistir de ello porque, entre otras cosas, expone a la población a un tipo de inhibidor que podría agravar una epidemia de problemas congénitos y mencionó en particular a la microcefalia. Abrasco mismo atribuye la aparición de la microcefalia, no al pesticida, sino a las condiciones precarias de las zonas pobres y cito:

En portugués:

A distribuição espacial por local de moradia das mães dos recém-nascidos com microcefalia (ou suspeitos) é maior nas áreas mais pobres, com urbanização precária e com saneamento ambiental inadequado, com provimento de água de forma intermitente, fato que leva essas populações ao armazenamento domiciliar inseguro de água, condição muito favorável para a reprodução do Aedes aegypti, constituindo-se em “criadouros” que não deveriam existir, e que são passíveis de eliminação mecânica.

En español (mi pobre traducción):

La distribución espacial por lugar de residencia de las madres de recién nacidos con microcefalia (o semejantes) es mayor en las áreas más pobres con urbanización precaria y con saneamiento ambiental inadecuado, cuya provisión de  agua se da forma intermitente, factor que lleva a estas poblaciones al almacenamiento casero inseguro de agua, condición muy favorable para la reproducción del mosquito Aedes aegypti, constituido en “criaderos” que no deberían existir, y que están sujetos a la eliminación sitemática.

¿Por qué se opondría Abrasco a la introducción del pesticida? Nos dice el mismo Abrasco:

En portugués:

Em 2014 foi introduzido na água de beber das populações nos domicílios e nas vias públicas um novo larvicida o Pyriproxyfen. Conforme orientação técnica do MS esse larvicida é um análogo do hormônio juvenil ou juvenóide, tendo como mecanismo de ação a inibição do desenvolvimento das características adultas do inseto (por exemplo, asas, maturação dos órgãos reprodutivos e genitália externa), mantendo-o com aspecto “imaturo” (ninfa ou larva), quer dizer age por desregulação endócrina e é teratogênico e inibe a formação do inseto adulto.

En español:

En 2014 se introdujo un nuevo larvicida, el piriproxifen, en el agua potable de la población en los domicilios y la vía pública. Como orientación técnica de MS, este larvicida es un análogo de la hormona juvenil o juvenoides, con el mecanismo de acción de inhibir el desarrollo de características de adultos de insectos (por ejemplo, las alas, la maduración de los órganos reproductivos y genitales externos), manteniendo un aspecto “inmaduro” (ninfa o larva), que actúa sobre las alteraciones endocrinas y es teratogénico e inhibe la formación del insecto adulto.

En otras palabras, aunque este efecto se reconoce en los mosquitos, puede ser (según el documento) que pueda tener algún efecto en los humanos aunque su dosis sea baja. Por ende, Abrasco se opone al uso de este inhibidor dentro de la realidad de una epidemia de enfermedades congénitas.

Más adelante, con un toque marcadamente ideológico (no científico), Abrasco alude a Monsanto y a otras corporaciones agroquímicas, su historial y todo tipo de alegadas “inseguridades de la biotecnología” a la discusión. Afirma que estas políticas son resultado de la interacción entre el gobierno con estas compañías de “nefasto historial”.

No obstante ello, Abrasco menciona las áreas pobres como las zonas más susceptibles a dengue, por las razones ya presentadas. El tratar esos lugares pobres con veneno es, para Abrasco, una política pública sumamente peligrosa. Afirma que lo más que ha promovido esa política pública es la resistencia de los insectos a los mismos pesticidas. Al contrario, de acuerdo con Abrasco, deberían eliminarse las medidas de introducción de este y otros pesticidas y fomentar más bien políticas de limpieza de criaderos de mosquitos.

En ningún lugar de la declaración, Abrasco vincula la microcefalia con el piriproxifen ni ningún otro pesticida. Sin embargo, en la prensa puertorriqueña, se repite que Abrasco dice que la microcefalia parece estar más vinculada a ciertos pesticidas. ¿De dónde procede esta convicción? De otra organización, esta vez argentina, llamada Médicos de Pueblos Fumigados (MPF).

MPF es más una organización ideológica que científica y condena el prácticamente el uso de pesticidas y cualquier biotecnología agroindustrial. En una declaración, atribuye la microcefalia al uso constante de pesticidas y, para ello, cita la declaración de Abrasco. Sin embargo, Abrasco aclaró que su declaración no hacía tal vínculo y condenó a todos los portales que la usaron para diseminar un falso alegato. Más tarde, en el Wall Street Journal salió a la luz una entrevista que se le hizo a Medardo Ávila Vazquez, coordinador de la declaración de MPF, donde confesó que la organización no había hecho ningún estudio o investigación epidemiológica al respecto. Gracias en parte a la histeria desatada por las declaraciones del MPF, Brasil suspendió el uso de piriproxifen, a pesar de que no había ningún dato científico que respaldara su alegato.

Por cierto MPF también añade al mosquito transgénico de Oxitec como un posible factor de diseminación del zika, algo que ha sido repetidas veces refutado por expertos.

Por tanto, desde un punto de vista científico, no hay base alguna para la prensa seguir alegando que Abrasco y MPF declaran el vínculo entre los pesticidas y la microcefalia. Estemos a favor o en contra del uso del naled para fumigar en las ciudades, es inapropiado seguir utilizando esta mala información para nosotros tomar decisiones de acción colectiva en relación con la epidemia de zika en Puerto Rico.

La entrevista al oncólogo Fernando Cabanillas, M.D. sobre el zika y la fumigación con naled

En el programa radial Fuego Cruzado de ayer (12 de junio), entrevistaron al oncólogo Fernando Cabanillas, quien también depuso ante la Cámara de Representantes en relación con el zika y la fumigación con Naled.

En cuanto a la entrevista reveló algunos aspectos que son pertinentes para la comprensión del público en torno a ambos temas:

  • Cabanillas hizo un énfasis en cuanto a cómo el naled se empieza a tornar en diclorvos tan pronto se libera a la atmósfera. Esta transformación continúa aun después de que los seres humanos lo inhalan.
    .
  • Los datos con relación a la toxicidad del naled se basan en experimentos con ratas, información que hay que utilizar con sumo cuidado ya que los modelos basados en ellos pueden ser desconfiables en el caso de los humanos.
    .
  • El CDC ha dicho que la fumigación con naled no ha sido exitoso, ni tan siquiera en el caso de Puerto Rico (afirmación que contradice las aserciones de la Secretaria de Salud).
    .
  • El naled como tal no está siendo usado per se en una especie de etapa experimental (algo que insistimos antes). Sin embargo, parece que el CDC sí quiere experimentar con el potencial éxito de la mezcla de naled con BTI para reducir la población de mosquitos urbanos. (Contrario a la histeria en ciertos círculos cibernéticos, él no cree que están experimentando con los puertorriqueños, sino que su enfoque es exclusivamente con los mosquitos.)
    .
  • El mismo Cabanillas nos responde a una pregunta que hicimos en relación con la fumigación con naled: él recomienda la fumigación con BTI, que es un larvicida de muy baja toxicidad y prescindir del naled.
    .
  • La fumigación no ocurrirá solamente una vez, sino que será en varias ocasiones hasta que se vea una reducción significativa de la población del Aedes aegypti en Puerto Rico.

De esta manera, el Dr. Cabanillas se hace eco de otros científicos al respecto, tales como la ambientalista Elvia Meléndez Ackerman, del Depto. de Ciencias Ambientales de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras. El distinguido oncólogo también se une a la oposición del Colegio de Médicos de Puerto Rico y del Colegio de Químicos de Puerto Rico.

Es muy peculiar que esto choca de frente con el apoyo mostrado por Johnny Rullán (ex Secretario de Salud y epidemiólogo), la Secretaria de Salud, Ana Ríus Armendáriz, y la epidemióloga del Estado, Brenda Rivera, los tres profesionales en sus campos. Los especialistas del CDC y de la EPA tampoco son ignorantes, pero siempre cabe preguntar sobre sus intenciones, especialmente a la luz de la oposición de tantos en la comunidad científica puertorriqueña.

Le corresponde al gobernador tomar un curso de acción. Desgraciadamente, la malísima comunicación del gobierno estatal (¡todo el cuatrienio!) y la falta de transparencia del gobierno federal han llevado a la confusión actual del pueblo en torno a este tema.

Con una sola notable excepción, tampoco la prensa en general ha ayudado en este proceso. Como ocurre con casi todos los temas discutidos acaloradamente en la Internet, esta llegó a caer en la Ley de Godwin. Un reportaje de El Nuevo Día nos dice lo siguiente:

Al ser consultado para este reportaje, el entomólogo Hipólito O’Farrill Nieves, investigador jubilado de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez y recurso del Servicio de Extensión Agrícola, reconoció a que no le gustaría ser rociado con Naled por más baja que sea la concentración porque “los organofosforados pertenecen al grupo de los ‘nerve poison’, son ‘descendientes’ de los científicos que tenía (Adolf) Hitler que inventaron los ‘nerve posion’ para matar a los judíos, es un organofosforado y los ‘nerve poison’ que usaba Hitler para matar a los judíos eran organofosforados”.

¡¿De verdad había que recurrir a esa analogía?!  ¿Necesitamos ese grado de histeria?

Además, en ese mismo reportaje se recomienda el uso de un insecticida orgánico para reducir la población de mosquitos en Puerto Rico. En principio, no debería haber ningún tipo de problema de usar un insecticida orgánico o sintético para eliminar la plaga, pero en ninguna parte del artículo ser hacen las preguntas pertinentes: ¿Cuál es el pesticida orgánico que quieren usar? ¿Cuál es su LD50? ¿Cuáles han sido los resultados experimentales? ¿Cuál es su efecto a la salud de la población? ¿Es degradable? ¿O es “que es bueno porque es orgánico” así que no hay que hacer más preguntas?

Si un pesticida es orgánico o es sintético es irrelevante. Lo que importa es su nivel de toxicidad y su efecto en el ambiente. En fin, si el insecticida orgánico en discusión tuviera la rotenona como un componente (no lo sabemos, pero supongamos que es así), sería una buena razón para oponerse a su uso, ya que la rotenona es una neurotoxina muy tóxica (LD50 143 mg/kg para un niño); también algunos países han puesto unas regulaciones muy estrictas y se ha considerado su prohibición. Si el insecticida no lo contiene, sino que utiliza Bt (que no es tan tóxico), no habría tantos problemas. Sin embargo, del reportaje no sabremos sus componentes ya que no se le preguntó al fabricante del pesticida orgánico (y si lo preguntó, no lo reportó).

En fin, debe haber una mejor manera de reportar asuntos científicos pertinentes a la vida de los puertorriqueños y una mejor política de transparencia de parte de las autoridades estatales y federales. En el contexto de un Puerto Rico en depresión, con un pueblo en desesperación, a la luz de una Junta de Control Fiscal que alterará por completo la vida política y social de los puertorriqueños, lo menos que necesitamos son noticias atemorizadoras y falta de información por parte de las autoridades gubernamentales.

La opinión del Colegio de Químicos de Puerto Rico

col_quims_pr El Colegio de Químicos de Puerto Rico llevó una ponencia escrita a la Cámara de Representantes para propósito de las vistas en torno al uso del naled para reducir las incidencias del zika. A esto la prensa le prestó muy poca atención. Pueden descargar el escrito aquí.

La ponencia en general resalta los factores que conocemos del naled, pero apunta a una serie de problemas con su uso para la fumigación de mosquitos:

  • El naled se encuentra en el proceso de volverse a registrar desde el año 2009.
  • La evidencia muestra usualmente cuatro a diez días después de la fumigación, la población de mosquitos es igual a antes de que ocurriera.
  • Afirma el Colegio:

No vemos como una alternativa viable ni real para resolver la situación del Zika en Puerto Rico el uso de Naled. Sin embargo, si fuese esa la decisión, se debe informar a población la concentración a usarse, cuántas veces, el área total en que se rociará y la fecha exacta cuándo se estará rociando al aire con este insecticida. Las personas alérgicas, pacientes inmuno-suprimidos, personas con lupus y asmáticas deben tomar medidas preventivas, ya que esto agravaría sus condiciones. Ancianos, mujeres embarazadas y niños puedan optar por permanecer dentro de sus casas o en su lugar de trabajo para no estar expuestas a esta sustancia. Además, deben informar cuando sería seguro permitir a niños y mascotas salir a fuera de las casas luego de rociar con el producto. De igual forma, se debe establecer un plan de trabajo para atender el impacto ecológico de la exposición a Naled.

  • La vida media del diclorvo, un cancerígeno producto de la degradación del naled, es de 8 días. (En cuanto a este punto es bien interesante que de que hay informaciones dispares, de acuerdo con el Pesticide Management Education Program de la Universidad de Cornell, cuando se busca bajo “Diclorvos” coincide con el Colegio de Químicos, pero cuando se consulta el “factsheet” sobre el naled y observamos la degradación del diclorvo –el degradado por el naled–, habla de una vida media de 2.3 a 8 horas. Puede ser ambos datos de EXONET estén obsoletos, ya que el primero es de 1993 y el segundo de 1983.)
  • Afirma el Colegio: “Sugerimos que análogo a otras jurisdicciones se evalué con rigor altamente científico el posible impacto de cada una de las recomendaciones para un plan interino de respuesta al Zika.”
  • Finalmente, el Colegio se pone a la disposición del gobierno para asesoría en cuanto a los recursos disponibles para medidas efectivas contra el Aedes aegypti.

El gobierno debería tener en cuenta también esta opinión bien reflexionada y ponderada a la luz de la evidencia disponible.
.

Otras preguntas que la prensa no ha hecho

Lo que sí podría preguntarse es cuáles han sido los resultados anteriores del uso del naled en combinación con el larvicida BTI (que es lo que se piensa asperjar el CDC). El BTI es mucho menos problemático debido a su escaso nivel de toxicidad.

Además, por ser producto bacteriano y que afecta solo a unos pocos insectos, no crearía problemas tanto para los apicultores como para los que se dedican a la agricultura orgánica.

También vale preguntarse si asperjar BTI por sí solo sería suficiente para reducir la incidencia de zika. Tomar esa medida sin naled reduciría el conflicto entre el gobierno y el público en cuanto a este tema. A pesar de ello, tendría la desventaja de mantener vivos a los mosquitos que en el presente podrían transmitir zika.

Lo más probable es que en los próximos días el gobernador aprobará el uso del naled para reducir las incidencias de zika.  En cuyo caso, la población concentrada en áreas urbanas tiene que estar preparada para los problemas de salud que sin duda ocurrirán.

Sobre el zika y la microcefalia: Un debate científico en desarrollo

Aedes_aegyptiEn otro artículo, hice referencia a un estudio que vincula al zika con la microcefalia que ha prevalecido en Brasil.  También se ha vinculado al zika con otros tipos de malformaciones fetales, como se puede constatar en este estudio y este.

Por otro lado, en el debate en Puerto Rico en torno al uso del Naled como insecticida se utiliza como argumento un artículo del New England Complex Systems Institute (NECSI) que salió bien recientemente (el 24 de junio) y que lanza dudas en cuanto al vínculo entre el zika. El estudio se centra en Colombia y señala que de las 12,000 mujeres embarazadas que contrajeron zika en ese país, no ha habido ningún reporte de microcefalia. Otros casos de microcefalia parecían no estar vinculados al asunto del zika.

Sin embargo, lo que se les olvida señalar a muchos de los que respaldan este estudio es que poco días después salió un comunicado que apunta al hecho que hasta el 18 de junio hubo 11 casos de nacimientos de bebés con microcefalia. Aparentemente, algunos de ellos no están vinculados al zika, pero hay cinco casos nuevos que sí podrían mostrar un vínculo.

¿Cuál es el estatus de la opinión científica al respecto? De acuerdo con la NECSI, por el momento (27 de junio), la convicción es que hay incidencias de microcefalia que parecen estar vinculadas a la epidemia del zika. Sin embargo, el NECSI tiene una serie de interrogantes al respecto, ya que el vínculo no es del todo claro, especialmente por la discrepancia entre los hallazgos hechos en Brasil (1,500 casos) y los de Colombia (7 casos). La densidad poblacional de ambos países no parece explicar este fenómeno. También señala que puede haber alguna evidencia estadística que puede descartar tales vínculos y que pueda asociarse la microcefalia con la presencia del larvicida piriproxifen en el agua, algo que por bastante tiempo se ha querido vincular a la microcefalia en Brasil y cuyo uso todavía se halla en un intenso debate. Según varios expertos, no hay estudios de laboratorio o de situaciones semejantes que sustancien el vínculo entre el larvicida y la microcefalia. De acuerdo con ellos, este es un larvicida ha sido validado por la OMS y que por mucho tiempo se ha utilizado en muchos lugares del mundo para plagas, especialmente con fines agrícolas, sin incidencia alguna de microcefalia.

¿Quién tiene la razón? Recordemos que esta vinculación entre el zika y la microcefalia es reciente, especialmente dadas las incidencias de estos dos fenómenos en Brasil. En estos casos, la comunidad científica debate e investiga hasta finalmente llegar a un consenso. Por ahora, la opinión científica a nivel mundial se inclina a que las incidencias de microcefalia están vinculadas al zika. Sin embargo, tras una extensa revisión de la literatura científica y de los datos acumulados, puede ser que en las próximas semanas se tome una postura “final” (aunque no sea tan final) de si existe o no ese vínculo.

Por lo pronto, el debate en cuestión no debe ser motivo para que Puerto Rico baje la guardia ante el zika. Poco se ha dicho de la gente que ha caído víctima del Síndrome Guillén-Barré que también es producto del zika y que, a pesar de que el 80% de la población no va a sentir síntoma alguno, no atender el asunto del zika aumenta considerablemente el riesgo de que más personas caigan dentro del otro 20% que sí sufrirá síntomas y terminen en el hospital. Y si resultara que existiera algún vínculo entre el zika y la microcefalia, entonces incrementaría el riesgo de ese tipo de incidencias en nuestro archipiélago puertorriqueño. Así que, aun va a haber o no fumigación con Naled, todos debemos ser responsables de reducir el criadero de mosquitos y cuidarnos de sus picaduras.

Amanecieron abejas muertas en Toa Alta, ¿o es una broma pesada?

Según las redes sociales, se suponía que ayer viernes 1 julio comenzara la fumigación con naled, a pesar de que el CDC repetidamente negaba que ese fuera el caso. Sin embargo, a  medida que continuaba el día, la siguiente foto seguía apareciendo una y otra vez alegando que en Toa Alta amanecieron abejas muertas:

Screenshot at 2016-07-02 14-53-52

Denle un clic a la imagen para ver versión agrandada.

Parece que todas nuestras pesadillas se volvieron realidad, ¿verdad?

Excepto que noté que algunas queridas amistades ya estaban denunciando este alegato como una broma pesada. Como siempre me dejo guiar por evidencia, en el navegador busqué bajo “dead bees” en Google Images y lo que encontré fue lo siguiente:

Screenshot at 2016-07-02 15-30-03

Fui al portal de esa fotografía y observé esto:

Screenshot at 2016-07-02 15-36-27

Screenshot at 2016-07-02 15-37-40

El artículo donde aparece la fotografía se encuentra aquí.

En otras palabras, no hubo ninguna fumigación en Toa Alta y la persona que alega que vio estas abejas muertas en ese municipio simplemente está bromeando o está intentando engañar al público.

Sean las intenciones que sean, simplemente la noticia no es correcta.

 

Sobre el naled y el zika: Una perspectiva ética

El problema

Otra sustancia peligrosa

Les sorprenderá a mis lectores que comience este artículo discutiendo una sustancia totalmente ajena al tema bajo discusión.

Este químico del que voy a hablar ahora es considerado una toxina que se halla presente en gran parte de lo que comemos, tanto en los vegetales como en las carnes. No es cancerígeno, pero si ingerimos bastante de este compuesto, nos enfermaría porque:

  • Debilita y perjudica las funciones de nuestro cerebro;
    .
  • Su consumo puede diluir el sodio en nuestra sangre a niveles  peligrosamente bajos y llevar a la muerte por fallo renal, fallo cardiaco, pulmonía, entre otros. A esta reducción de sodio en nuestro organismo se le conoce como hiponatremia diluida.
    .

No solo eso, sino que se ha reportado que bajo ciertas circunstancias, esta sustancia tiene la capacidad de disolver una gran cantidad de los compuestos que conocemos en el mundo. Tiene también la propiedad de contribuir a la oxidación de metales. Bajo otras circunstancias quema la piel y, si se respirara (al menos en altas concentraciones) sería letal.

Tras leer esto, mucha gente diría que sería sumamente riesgoso y peligroso tener esta sustancia en el ambiente. Es más, diría que las agencias federales y estatales deberían estar seguras de prohibir en principio este químico, ya que causa un tipo de envenenamiento conocido como hiperhidratación.

¿Quieren saber cómo se llama este compuesto? He aquí les represento visualmente la molécula que le compone:

Water_molecule.svg

La esfera roja representa el átomo de oxígeno y las blancas, hidrógeno. Su fórmula química es H2O.

¡¿Sorprendidos?!
.

Lo que el público debería saber de la toxicología

Paracelsus01Mi querido público, damas y caballeros, quiero presentarles al filósofo naturalista Paracelso (1493-1541). Tenía una serie de virtudes, entre ellas es la de poner a prueba constantemente las hipótesis suyas y la de otros. No se impresionaba mucho por los títulos grandiosos con los que muchos académicos se vanagloriaban. No obstante ello, no era exactamente la mejor persona del mundo. Es más, a él se le veía más como un timador que cualquier otra cosa. Era bebedor, arrogante, busca bulla, malhablado, etc.

Sin embargo, este suizo aficionado a la alquimia estableció un principio cardinal de la toxicología contemporánea, tal vez una de las mayores contribuciones que se hayan hecho en las ciencias en el siglo XVI. Él solía decir:

Alle Dinge sind Gift, und nichts ist ohne Gift; allein die Dosis machts, daß ein Ding kein Gift sei.

Que se traduce al castellano de la siguiente manera:

Todas las cosas son veneno y nada existe sin veneno; solo la dosis lo hace, una cosa [en sí misma] no es veneno.

En otras palabras, la dosis hace el veneno, no la sustancia misma. Con dicha convicción, a Paracelso se le ha considerado el padre de la toxicología.

TODO …. absolutamente TODO es veneno dada una dosis particular. Como acabo de mostrar en la sección previa, dada una alta dosis de agua, esta puede envenenar a una persona, puede hiperhidratar a alguien. Necesitamos el oxígeno para vivir con la dosis que existe en el planeta Tierra. Sin embargo, si inhalamos un exceso de oxígeno, nos podríamos envenenar.

¿Y los alimentos? ¿Qué hay del glifosato, del atrazín o del 2,4-D que le echan a los alimentos convencionales? ¡Olvídense de eso! La madre naturaleza ya ha provisto muchas toxinas naturales vía nuestros alimentos. De hecho, estas constituyen el 99.99% de las toxinas y cancerígenos que comemos todos los días. No estoy exagerando, esto está científicamente demostrado y es ampliamente aceptado por la comunidad científica. A la gente se le olvida que todas las plantas también son productos de la evolución por selección natural y, dado que ninguna de ellas puede salir corriendo en casos de que se aproxime un animal herbívoro o una peste particular, su forma de defenderse es creando toxinas.

Entonces,  ¿por qué no caemos muertos cuando respiramos o cuando comemos todos los días? Respuesta: porque la dosis en que aparecen estas toxinas y cancerígenos es extremadamente bajo y nuestro cuerpo –también producto de la selección natural– está naturalmente predispuesto a resistir estas bajísimas dosis. Por eso no caemos muertos como moscas cada vez que inhalamos el bióxido de carbono —un gas tóxico para nosotros en altas concentraciones— presente en el aire ni desarrollamos cáncer cada vez que ingerimos β-caroteno —un carcinógeno— presente en la zanahoria. La dosis no es lo suficiente para afectarnos.

Eso no significa que no haya riesgo alguno. Al contrario siempre hay un nivel de riesgo de envenenarnos cada vez que comemos o respiramos. Sin embargo, el riesgo usualmente es extremadamente bajo.
.

Lo que ningún periodista está preguntando: La dosis

Desde esta perspectiva, la pregunta que hay que hacer en relación con el uso del naled no es si es venenoso.  ¡LO ES!  ¿Y por qué lo es? Sencillo: Porque dada la dosis que corresponda, TODO es tóxico, como decía el estimado Paracelso.

Sin embargo, ante el hecho de que la inmensa mayoría de los periodistas carecen de literacia científica, especialmente en aspectos básicos de toxicología, su enfoque hasta ahora ha sido el de discutir la sustancia, no la dosis. Ese tipo de discusión desorienta al público y exacerba los temores que permean por la población puertorriqueña.

Sí, el uso del naled es riesgoso, porque todo conlleva riesgo.  Desde que nos montamos en el carro y guiamos en la carretera (riesgo de choques inesperados) hasta caminar en la acera (riesgo de que asaltos o de caídas), nos arriesgamos todos los días. No hay tal cosa cosa como una situación donde no haya riesgo alguno. Por tanto, se vuelve un deber ético (en el sentido de ética social) el evaluar los riesgos para obtener las mejores consecuencias de nuestras acciones en relación con los seres humanos involucrados y el medio ambiente.

Fumigar con naled es riesgoso. Sin embargo, puede ser que no usarlo también pueda ser riesgoso a la luz de lo que conocemos del zika. A fin de cuentas, contrario a lo que cierta “nutricionista” ha estado afirmando por la radio, se ha vinculado el zika con la microcefalia. Lo que se debe tener en cuenta es que aunque el zika aumenta el riesgo de microcefalia en bebés, esto no quiere decir que todas las mujeres embarazadas que tengan zika darán a luz niños con esa condición. Además, la microcefalia no es el único síntoma que pueden padecer los fetos. Vean al respecto este estudio y este.

La pregunta que hay que hacerse es si el riesgo de fumigación con una baja dosis de naled en la atmósfera para matar el Aedes aegypti es más o menos aceptable que el riesgo que aparece en esta foto …

Bebê_com_microcefalia_01

Bebé brasileño con microcefalia. Foto cortesía de Sumaia Villela / Agência Brasil. CC-BY 3.0 Brasil.

.

Ponderando sobre riesgos

Todos ponderamos sobre riesgos en cada aspecto de nuestra vida. Pensamos que el riesgo de cada cosa que hacemos es bajísimo. En muchos casos llevamos un mal cálculo probabilístico en nuestra mente pensando que algo es más riesgoso que otra cosa. Por ejemplo, ¿qué es más riesgoso: Trabajar como taxista o como reparador de techos? El público usualmente piensa que como el reparador de techos se corre mayor riesgo debido al potencial de caída. La realidad es que trabajar como taxista es más riesgoso: hay más muertes por atropellos y choques en la carretera que por caídas de un tejado. Creo que el mismo mal cálculo se lleva a cabo en relación con el naled.

Como toda la vida es riesgosa, hay veces que hay que ponderar sobre decisiones difíciles. Hoy se nos presenta una ocasión similar. Fumigar con naled es riesgoso, la salud de las víctimas del zika y las malfomaciones fetales también. ¿Qué hacemos?

Para tomar una decisión de política pública, lo primero que debemos hacer es familiarizarnos con los hechos relacionados con la toxicidad del naled.
.

El naled: Los hechos

Lata de Naled

Foto que está circulando en las redes sociales.

Sin lugar a dudas, el naled (conocido en la industria bajo el nombre comercial Dibrom®) es tóxico. En algunos lugares de la prensa y en las redes sociales se hace una equivalencia entre el naled y organofosfato. En realidad el naled es un tipo de organofosfato y es ampliamente utilizado por los Estados Unidos con el propósito de controlar los mosquitos adultos.

Desde este punto de vista, quisiera enfatizar contra muchas de las aserciones hechas en las redes sociales: El naled no está siendo usado como experimento en Puerto Rico. Ya se han hecho experimentos por décadas y se conocen todos los factores pertinentes:

  • Se conoce el grado de toxicidad del naled en los seres humanos. La EPA ha evaluado las diversas maneras en que el naled puede afectar a los humanos.
    .
  • El naled es fundamentalmente un inhibidor de colinesterasa, por lo que en altas dosis puede hiperestimular el sistema nervioso, generando así toda una serie de síntomas: náuseas, vómitos, parálisis respiratoria, confusión e incluso la muerte.
    .
  • Ya conocemos las diversas dosis con las que perecen el 50% de los diversos animales de laboratorio (la medida de toxicidad conocida como Lethal Dose-50 o LD50): Por ejemplo, el LD50 en el caso de las ratas de laboratorio es de 50 a 281 mg/kg, pero 330 a 375 mg/kg en el caso de ratones. En el caso del LD50, mientras más alto sea el número, menos tóxico es para esos animales de laboratorio. Mientras el público mira con espanto estos números (y se rasca la cabeza porque no sabe lo que significan), recordemos lo siguiente: A los puertorriqueños nos encanta el café y, diariamente, consumimos un insecticida que nos mantiene despiertos … la cafeína. El LD50 de la cafeína es 192mg/kg para las ratas de laboratorio … es decir, la cafeína es tanmás tóxica que el naled. Menciono la cafeína para poner en perspectiva nuestra discusión. Una vez más, la dosis hace al veneno: La dosis con la que tomamos de cafeína es bajísima aunque sea tan o más tóxica que el naled.
    .
  • El naled es letal para las abejas. Sin embargo, hay que tener en mente que la fumigación es para el mosquito Aedes aegypti, que es un animal urbano. Por lo pronto, el CDC no tiene plan alguno para fumigar en las áreas rurales, especialmente en los cuatro municipios donde se practica la apicultura. Si esto es correcto, las abejas rurales no serán impactadas por la fumigación. A la luz de esto, no se comprende la oposición de los apicultores a la fumigación, a menos que hayan decidido estar en contra debido a la falta de información en el momento.

Si este es el caso, ¿cuáles son las ventajas de usar naled? Hay varias razones. La principal es que se degrada rápidamente en el medio ambiente. Dependiendo de la cantidad, puede estar presente por un periodo de 24 a 48 horas. La tasa de degradación se mide en “vida media”, es decir, cuánto tiempo tarda la degradación del 50% del naled. En la tierra, la vida media suele ser igual o menos de ocho horas, en el caso de sistemas acuíferos de 25 a 48 horas. Tampoco es bioacumulativo. La presencia de diclorvo –como degradación del naled– suele ser ínfima y se degrada mucho más rápido que el naled –vida media de 2.3 a 8 horas–. Véase los estudios con mayor lujo de detalles en este “factsheet” de la Universidad de Cornell.
.

La fumigación

Dado el grado de toxicidad relativamente alto del naled para los mosquitos, el CDC ha sugerido su uso para la fumigación. Basándose en estudios toxicológicos, la EPA recomienda la dispersión de un máximo de concentración de tal manera que la dosis que entre en contacto con los mosquitos sea suficientemente letal para ellos, aunque no lo sea para nosotros. La EPA ha recomendado un máximo de 0.1 lb por acre de terreno, lo que no representa una amenaza real a la salud humana.

¿Ha tenido este tipo de fumigación un efecto adverso a la salud? De acuerdo con la información científica disponible, todavía no hay evidencia alguna de efectos nocivos significativos a la salud humana después de estas fumigaciones en Estados Unidos. Sin embargo, se recomienda que aquellos que sufran de enfermedades respiratorias tomen las medidas necesarias para no estar a la interperie inmediatamente después de la fumigación.

Según la secretaria de salud, Ana Ríus Armendáriz, la fumigación con naled se usó una vez en Puerto Rico, en 1987, para un área de los 177,000 acres del Área Metropolitana y tuvo el resultado de controlar a cerca del 90% de los mosquitos durante seis semanas, terminando así con la plaga del dengue.

Finalmente, quisiera decir unas palabras referentes a una entrevista  el portavoz del CDC en Puerto Rico que llevó a cabo el periodista Rafael Lenín. En la entrevista Lenín parece haber implicado que el CDC está experimentando con Puerto Rico debido a que recogerán datos después de la fumigación. En realidad esto es un proceso estándar para confirmar que los resultados correspondan a lo que se esperaba y tomar medidas necesarias cuando no ocurra lo previsto. Acordémonos que cualquier medida que se tome es riesgosa, aunque el riesgo sea mínimo.
.

La dimensión política

Aunque todo esto puede servir para calmar la histeria, no por eso debemos aprobar ciegamente lo que diga el CDC. En el miércoles 29 de julio, los panelistas del programa radial Fuego Cruzado invitaron al Dr. Jesús G. Alvelo Maurosa de MIT para discutir el tema. En muchos aspectos confirma prácticamente todo lo que hemos expuesto arriba. Sin embargo, señalaba que pueden haber motivaciones políticas, no científicas, para esta fumigación.

Según él, el CDC ha tenido problemas para obtener fondos, por lo que desea hacer relevante su pertinencia para el tema de la salubridad. El Dr. Alvelo cuestiona la sugerencia del CDC, ya que el estimado que hizo en torno a la expansión de la plaga del zika en Puerto Rico era mucho más alto que lo observado. La razón de por qué estas incidencias son tan bajas es que el gobierno y la población puertorriqueña han tenido experiencia intentando remediar el problema del Aedes aegypti, especialmente en momentos en que se diseminaron las plagas del dengue y el chikungunya. Dada la incidencia tan baja del zika, dice Alvelo, no se justifica la inversión en una fumigación con naled.
.

Conclusión

Hoy, viernes 1 de julio, no se fumigará con naled. Sin embargo, creo que es altamente probable que el gobernador accederá a su uso. Dado que él no se volverá a postular para las elecciones y ahora tiene la presión de la nueva Junta Fiscal, podemos suponer que adoptará una posición de salubridad pública como esta, aunque no sea muy popular. A fin de cuentas, la misma Secretaria de Salud ha recomendado repelentes que contengan DEET, y aunque sea también es tóxico, no ha habido una reacción tan virulenta en las redes por ello como la ha habido con el naled. ¿Deberíamos preocuparnos con repelentes con DEET? No, ya que en el peor de los casos irrita la piel y su dosis en los repelentes es demasiado baja para que afecte adversamente la salud humana en general.

Esto es fundamentalmente un problema de política pública. Si lo que dice el Dr. Alvelo es cierto y no hace falta la fumigación, personalmente me opondría a este proyecto. Dado el clima de tensión política que vive ahora Puerto Rico en relación con el gobierno federal, una intervención indebida de el CDC por razones políticas es lo menos que necesitamos. Aunque no tengo muchos temores a la fumigación, hacerlo podría afectar  innecesariamente a muchas personas con enfermedades respiratorias o alergias de piel y no contribuiría al medio ambiente. A pesar de que el efecto a las abejas sería bien limitado, afectará sin más a las abejas que se encuentren en las áreas urbanas. Además, empeoraría innecesariamente un ambiente de oposición a la fumigación, especialmente tras las declaraciones hechas por el presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, la UGT, entre otros.

También el público debe velar si detrás de ello hay intereses económicos involucrados. La presencia de dichos interesados no necesariamente significa nada particular, pero a veces estimulan al gobierno a tomar decisiones adversas al bien público. Ahora bien, si el gobernador decide que se fumigue con naled, no deberíamos estar  realmente muy preocupados si se toman estrictamente las medidas establecidas por la EPA. El gobierno de Puerto Rico y el CDC deben asegurarse de tomar las mejores precauciones.

Por ahora, solo cumplo mi función de presentar los hechos según se presenta en la literatura científica. Espero que ayude a mis lectores a comprender los factores de riesgo. Les dejo a ustedes la decisión en torno si debemos aceptar o no los riesgos de fumigar o no con naled.