Estudio preliminar: los ateos se perciben marginados en Puerto Rico

ateismo_perseguido2

En la Asamblea de Ateístas de Puerto Rico (2017-2018), el sicólogo clínico Juan A. González Rivera hizo una presentación de una investigación de la cual él es coautor y cuyo contenido se ha publicado en la Revista Puertorriqueña de Psicología. Aquí está la ficha:

González-Rivera, J. A., Pabellón-Lebrón, S., & Rosario-Rodríguez, A. (julio-diciembre de 2017). El rol mediador de la identificación ateísta en la relación entre discriminación y bienestar psicológico: un estudio preliminar. Revista Puertorriqueña de Psicología, 28, 2, 406-421.

Como indica el título, este es un estudio preliminar y sus conclusiones no deberían tomarse como una descripción exacta de lo que ocurre con los ateístas en la sociedad puertorriqueña. A pesar de ello, el estudio empieza a descubrir algunos asuntos importantes en cuanto a la manera en que la sociedad puertorriqueña en general concibe al ateísmo y cómo los ateos se ven dentro del contexto de una matriz social cuyo 96 % de la población se identifica como cristiana. Este no es problema trivial ya que en otros ámbitos fuertemente religiosos se ha evidenciado discriminación contra no creyentes y ateos de parte de su familia, comunidad y sociedad en diversas esferas.

Juan A. González Rivera

Juan A. González Rivera (Foto: Pedro M. Rosario Barbosa / CC-BY-SA 4.0+)

En su exposición, el profesor de la Universidad Carlos Albizu comenzó indicando que se calcula que en nuestro archipiélago hay cerca de 12,000 ateos identificados. Sin embargo, debido a que no todo el mundo se identifica así en público, se estima que entre ellos y otros más deben haber alrededor de 35,000. También indica que a pesar de que el número es relativamente bajo, igual que pasa en otros países la cantidad de ateístas está aumentando a medida que pasa el tiempo.

El estudio asume el Modelo de Rechazo-Identificación (MRI) como recurso teorético para entender los datos. El modelo supone las siguientes hipótesis (González-Rivera, Pabellón-Lebrón & Rosario-Rodríguez, 2017, p. 407):

  1. La discriminación percibida por las minorías es asimilada como rechazo y afecta su bienestar psicológico;
    .
  2. la persona que percibe discriminación responde aumentando su identificación con el grupo al que pertenece;
    .
  3. consecuentemente, la identificación con el grupo discriminado aumenta el bienestar psicológico de los individuos.

El estudio tiene en cuenta el perfil del ateo en Estados Unidos (Beit-Hallahmi, 2007):

  • Suelen ser hombres
  • Suelen ser mayoría blanca
  • Suelen no afiliarse al sector político conservador estadounidense

A su vez, el estudio identifica dos tipos de ateos:

  • El ateo teológico: personas que no creen en dios o dioses
  • El ateo identificado: personas que se identifican como ateas o no religiosas

El estudio que discutimos se limita solamente a los ateos teológicos que simultáneamente se identifican como tal.

Para el estudio, se le presentó a 348 participantes ateístas un cuestionario. La organización Ateístas de Puerto Rico posibilitó que participaran muchos de sus seguidores utilizando su Fan Page en Facebook.

La edad promedio de los participantes era alrededor de los 36 años y su perfil parece ser bien cercano al que hemos visto en el caso de los ateístas en Estados Unidos.

Información sociodemográfica de ateístas

Información sociodemográfica de participantes ateístas (González-Rivera, Pabellón-Lebrón & Rosario-Rodríguez, 2017, p. 410).

He aquí los resultados del estudio (cito la presentación de González Rivera en la Asamblea de Ateístas).

  • El 90.8 % mostró niveles significativos de discriminación percibida (39.7 % moderada y 51.1 % alta).
    .
  • El 77 % indicó que las personas los califican como inmorales.
    .
  • El 75.8 % reportó que los tratan diferentes por ser ateos.
    .
  • El 75 % son rechazados por no creer en Dios ni dioses.
    .
  • El 78 % ha experimentado prejuicio y discrimen.
    .
  • El 74.4 %  afirman que tienen menos oportunidades que los religiosos.
    .
  • El 96.3 % entiende que el gobierno de Puerto Rico trata con preferencias los asuntos religiosos y suelen excluir a la comunidad ateísta.

En otras palabras, se confirma la expectativa de autopercepción de los ateístas de ser marginados por la sociedad y el gobierno. El MRI predice negativamente su bienestar sicológico, por lo que tiene un efecto nocivo y pernicioso para su salud mental. Por otro lado, su pertenencia a algún grupo afín a su pensar les beneficia, algo que también confirma el modelo adoptado por el estudio. En ambos casos, esto se debe a los siguientes puntos (cito a González Rivera en su presentación en la Asamblea de Ateístas):

  1. La identificación con el grupo marginado ofrece la oportunidad de desarrollar y mantener relaciones interpersonales saludables, que funcionan como su principal grupo de apoyo social.
    .
  2. La identificación suscita un sentido de propósito, pertenencia y aceptación que promueve estados positivos y favorables de salud mental. Cuando un individuo entiende que pertenece a un grupo, disipa los pensamientos provocados por la percepción de marginación y discrimen. Estos pensamientos pueden causar ansiedad y depresión, así como insatisfacción con la vida, eventos que disminuyen al ayjmentar la identificación con el grupo marginado.

Es por eso que grupos de apoyo y orientación ateístas o no creyentes son importantes para el bienestar sicológico de los individuos que los necesiten, donde no se sientan marginados y donde se les provea un sentido de pertenencia y aceptación.

Como estudio preliminar, la muestra no puede tomarse como representativa de la comunidad ateísta en Puerto Rico. No sabemos a ciencia cierta el número actual de ateos en Puerto Rico, una limitación importante. Hace falta recopilar más datos de la población atea en Puerto Rico, su edad promedio, concentración geográfica, entre otras variables. De ahí, la comunidad científica podrá tener un perfil más preciso de los ateístas en Puerto Rico.

Nota de agradecimiento: Le agradezco a Eva Quiñones, presidenta de Humanistas Seculares de Puerto Rico, por la idea de publicar un artículo corto en torno a este estudio. Le agradezco también el Dr. González Rivera por cortésmente permitirme divulgar lo presentado en la Asamblea de Ateístas. También le agradezco a Ateístas de Puerto Rico y a Shirley Rivera por la actividad.

.

Referencias

Beit-Hallahmi, B. (2007). Atheists: A psychological profile. En M. Martin (Ed.), The Cambridge companion to atheism (pp. 300-318). New York: Cambridge University Press.

González-Rivera, J. A., Pabellón-Lebrón, S., & Rosario-Rodríguez, A. (julio-diciembre de 2017). El rol mediador de la identificación ateísta en la relación entre discriminación y bienestar psicológico: un estudio preliminar. Revista Puertorriqueña de Psicología, 28, 2, 406-421.

Advertisements

Organizaciones protestan la nueva versión enmendada del P. de la C. 1018

banner

Después de que el gobernador vetara el P. de la C. 1018, hubo un segundo intento del Senado de Puerto Rico y la Cámara de Representantes de enmendar y aprobar de nuevo dicho proyecto. Según El Nuevo Día, las enmiendas son las siguientes y cito:

  • La versión final enmendó el Artículo 7 eliminando la posibilidad de que la parte demandante prevaleciente en cualquier acción judicial o procedimiento administrativo reciba una indemnización por parte del Gobierno por concepto de costos y honorarios de abogados.
    .
    En su lugar, se estableció que “cualquier empleado, contratista o funcionarios que se considere afectado en el ejercicio de la libertad religiosa en contra de lo dispuesto en esta Ley, podrá requerir a su institución eclesiástica que le asista en su reclamo”.
    .
  • Igualmente, descarta por completo el Artículo 10 (Cláusula de Separabilidad) en donde se establecía que de ser anulada o declarada inconstitucional cualquier fragmento de la ley, dicha acción no afectaría ni invalidaría el remanente del estatuto, sino que su efecto quedaría limitado al fragmento bajo cuestionamiento.
    .
  • Una de las enmiendas removió del proyecto de ley un fragmento que le impedía al estado cancelar, aumentar o disminuir donativos o créditos contributivosa personas naturales o jurídicas, con o sin fines de lucro religiosas, utilizando como criterio la postura institucional de estas en cuanto a sus principios religiosas.
    .
  • En cuanto a la definición de “ejercicio religioso” lo limita a “un acto, expresión, hacer o no hacer algo, que es sustancialmente motivado por una creencia religiosa”. Y, todo empleado, contratista o funcionario que tenga alguna objeción religiosa “vendrá obligado a plantear su objeción religiosa de forma fundamentada y escrita”.

Las voces de protesta no se hicieron esperar. El caucus de ambas cámaras del Partido Popular Democrático (PPD) y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) se negaron a firmar el informe del Comité de Conferencia en torno al proyecto. Cuatro legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) se negaron a prestar su voto para dicho proyecto: Zoé Laboy y Miguel Romero (votos en contra) y Larry Seilhamer y Axel Roque Gracia (abstenidos). Miguel Romero se expresó de la siguiente manera:

Declaración de Miguel Romero en Facebook

Varios grupos de la sociedad civil y una comunidad religiosa se expresaron en contra de esta medida y solicitan al gobernador que no firme el proyecto enmendado de “libertad religiosa” por entender que viola el derechos de los no creyentes y de la comunidad LGBTIQ. Abajo, encontrarán sus comunicados o declaraciones a la prensa.


 

Logo de Ateístas de Puerto Rico

Ateístas de Puerto Rico

La presidenta de Ateístas de Puerto Rico, Shirley Rivera, declaró en la radio lo siguiente:

… esta nueva ley es inconstitucional y los servicios médicos o gubernamentales podrían verse afectados para los nichos como musulmanes, ateos y comunidad LGBTT….

… Leyes como estas la han tratado de legalizar en los Estados Unidos, al final van al Tribunal Supremo y se ha caído. Estas leyes son inconstitucionales de por sí, ya que promueven la discriminación. Una persona podría utilizar su religión para negar servicios a una persona, hasta un doctor….

…Esta ley no solo afecta a los ateos, sino a toda la comunidad, porque su religión se lo permite. Estamos legalizando la discriminación….

… la razón principal para la aprobación de la ley radica en que el Gobierno no quiere procesar la licencia de matrimonio a homosexuales….

Con este enlace pueden acceder al audio.


 

uua
Unitarios Universalistas de Puerto Rico

La iglesia Unitaria Universalista de Puerto Rico lanzó su comunicado en su página de Facebook.

La Congregación de Unitarios Universalistas de Puerto Rico lamenta mucho y condena las acciones de la legislatura para aprobar una versión enmendada del P de la C 1018. Los Unitarios Universalistas de Puerto Rico afirmamos nuestra creencia en “el valor y la dignidad inherentes de cada persona” y defendemos la “justicia, equidad y compasión en las relaciones humanas”. Con tal propósito, pedimos al Gobernador Rosselló a vetar el proyecto que busca legalizar la discriminación en el derecho puertorriqueño.


Humanistas Seculares de Puerto RicoHumanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE)

En su página de Facebook, HUSE comunicó lo siguiente:

STATEMENT FROM HUMANISTAS SECULARES DE PUERTO RICO ABOUT THE LATEST EVENTS REGARDING HOUSE PROJECT 1018, “LAW FOR THE PROTECTION OF RELIGIOUS FREEDOM IN PUERTO RICO.

San Juan, January 30, 2018.

For the past two years, starting during the campaigning for the 2016 elections here in Puerto Rico, Humanistas Seculares de Puerto Rico has been warning those candidates that signed “concordats” with the religious fringe that not only were they violating the intention of our Constitution that mandates complete separation of church and state, but the public trust of the citizens of our island that the elected leaders would govern for all. During the past few months, our warnings have been even more urgent. Why? The ruling party, with its extreme right, hyper fundamentalist, religious pandering politicians have been pushing legislation that not only violates our constitutional separation, but goes even further in creating categories of privilege for religious citizens to discriminate on others because their religious ideas are held by a majority, constitution be damned. They claim that the Christian bible is above our Constitution.

How are this politicians doing this? By decreeing 40 days of prayer and fasting for all the citizens, by pushing legislation that is clearly intended to allow people, including government workers, to discriminate, to purposely not including the court mandated equality of marriage in our law books, giving religious entities special subsidies on state-owned utilities and permits. I could go on for days writing about this. However, religious freedom is already included in our Constitution, since it’s inception in 1952.

But the latest one is terrifying. House Project 1018, titled “Law for the Protection of Religious Freedom in Puerto Rico”. It creates, among other things, a defense for persons that deny services to others because it interfere with their religious beliefs, so they are not held accountable for their discrimination.

It, in effect, legalizes religiously motivated discrimination. Just last night on January 29, 2018, the measure went to a vote in the Senate, and it passed with 16 votes in favor. The governor, Ricardo Rosselló, is against this law and has said that he will not sign it. The religious far right has been campaigning very violently and threatening him because of this, arguing that he, the governor, signed a document in a church, surrounded by extreme evangelical far right leaders, agreeing to approve legislation that promotes some christian values and ideals. But in Puerto Rico, as in the United States, the far right christian fringe mostly care about one issue: harming the LGBTT community. The Senate can have Project 1018 passed over the governor’s veto if it gets 20 out of the 30 total votes. They are working, as we speak, on changing some of the wording of 1018, to vote on it again. We doubt it will change the intent to allow discrimination, but the fight is still on.

We’re sorry to see how this is unfolding. Religiously motivated populism is threatening to send us back 100 years, just because some theocrats and some candidates want political power. They are feeding on and of each other, to the detriment of our citizens and undermining one of our most cherished constitutional values. It is disheartening to see how religion is so trivialized by those that want power, even when so many believers are catching up on this nefarious scheme, and rejecting it.

Humanistas Seculares de Puerto Rico has been the leading voice in denouncing violations church and state separation since 2011. Puertorricans are understanding our message, and each and every day, more and more of us say that THE BIBLE IS FOR SOME, THE CONSTITUTION IS FOR ALL.


CABE

Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE)

Amárilis Pagán y Osvaldo Burgos, portavoces de la organización CABE, afirmaron para Noticel:

Pedimos al gobernador que vete el Proyecto de la Cámara 1018 y que evite caer en la tentación de convertir el mismo en un premio de consolación al sector religioso que está molesto con la nueva Ley de Adopción.

Si este proyecto se convierte en ley con la firma del gobernador, los servicios gubernamentales serán rehenes de las creencias religiosas de quienes trabajen en él….

No nos cabe duda de que este es el tipo de proyecto que se aprueba por dos razones. La primera, porque hay un sector conservador que no acepta que existen casos y leyes estatales y federales que reconocen que las personas gays y trans también tienen derechos. La segunda, porque hay un sector político que piensa que con un espectáculo como el que dieron hoy en el Senado ganarán votos en el 2020. Ambas razones son ilegítimas y en ambos casos la sed de poder es tanta que no les importa impactar los derechos del país entero…

… con esta medida se afecta el país entero porque el ámbito de las creencias religiosas puede ser tan diverso y subjetivo que poner en manos de un funcionario de gobierno la capacidad de elegir a quiénes discriminar en el ofrecimiento de servicios es dar mano libre para discriminar a madres solteras, a víctimas de violencia doméstica, a personas negras, a personas de residenciales, a usuarios de sustancias y a tantas otras personas cuya apariencia o circunstancias puedan ser juzgadas de manera negativa por ese funcionario.

Es dar carta blanca para que se manifieste todo tipo de prejuicio en nuestros espacios de gobierno.

En el Puerto Rico post huracán María es más importante que nunca garantizar que el gobierno cumpla con su deber y tenga accesibles los servicios y bienes que el pueblo necesita. Este proyecto será una piedra en el camino de las personas LGBTT pero también del resto del país que lo perdió todo y que a duras penas logra acceder a oficinas y agencias de gobierno para tratar de superar su precariedad y pobreza. No demos espacio a que los intereses de un sector que no se resigna a ver como progresa la equidad se lleven de frente los derechos humanos de todos y todas.

 

 

¿Los orígenes impíos de la Biblia?

Biblia abierta

Biblia abierta. Fotografía cortesía de Petr Kratochvil.

David Sloan Wilson, ateo como muchos otros, ha expresado reparos en torno a ciertas figuras del ateísmo militante cuando, dentro de su activismo, se alían a ciertas ideas y narrativas que son convenientes desde un punto de vista ideológico a expensas de la realidad. En tales casos, el ateísmo se vuelve en lo que llamó una “religión disimulada” (stealth religion). Como toda religión, es funcional en cuanto a que logra agrupar a unas personas de ideales y sentimientos afines para moverlos a actuar de alguna manera ventajosa. Sin embargo, tienen como subproducto el adoptar una visión que se escapa de la realidad.

En cuanto al humanismo, ateísmo y agnosticismo militante, no he visto un mejor ejemplo de lo anterior que el de la Biblia. Los agnósticos y ateos suelen ganar argumentos contra los religiosos en lo que concierne a la irracionalidad de muchos pasajes bíblicos, su carencia de apego a la historia, su cosmovisión totalmente distorsionada, la inmoralidad de Yahveh y sus profetas, los errores del mismo Jesús y sus discípulos, entre otros asuntos relatados en ese texto sagrado. Sin embargo, cuando se trata de aspectos importantes de la erudición bíblica y de la historiografía del cristianismo primitivo, muchos no creyentes caen en pura ideología a veces incorporando las perspectivas más marginales (fringe) de esas disciplinas.

El asunto es más grave todavía si se incluyen elementos que ningún historiador o erudito con dos ojos de frente defendería en serio públicamente. Este es el caso del artículo “The Bible’s Ungodly Origins” (Los orígenes impíos de la Biblia) publicado primero en el World Union of Deists y reproducido en el portal de Church and State. Aquí vamos a presentar un contraste histórico con el contenido de ese escrito.

Típicos malentendidos en torno al Emperador Constantino

Estatua de Constantino

Pedazo de la Estatua de Constantino. Dicha estatua se forjó presentando a Constantino como el dios Sol Invictus. Foto cortesía de Jean-Christophe Benoist. CC-BY-SA 2.5.

El artículo muestra una de las tendencias generalizadas a nivel popular en este tipo de discusiones: la idea de que Constantino era cristiano y que oficializó el cristianismo en el Imperio. Lo segundo es falso por razones que diremos más adelante. En cuanto a lo primero, este se ha convertido en un asunto contencioso entre los eruditos y su consenso es que Constantino probablemente mezcló sus convicciones en torno a la deidad Sol Invictus con ciertos aspectos del cristianismo (Tollinchi 425). Aun así, esto no es del todo claro. El sector más conservador de los expertos en cuanto a este tema argumenta que hubo una trancisión (no del todo teológicamente sofisticada) de esa religión pagana al cristianismo (Olson y Miesel 138-139). El sector más escéptico de su supuesta conversión a esta religión en esta etapa temprana de su imperium argumenta que la naturaleza sincrética del culto a Sol Invictus era favorable para que el emperador reconceptuara al dios cristiano como una manifestación de Sol Invictus, por lo que este gobernante se consideraba favorecido por este dios (Kee 20-22).

El asunto en cuestión es difícil en el debate entre historiadores por las siguientes razones:

  • Aun en la obra de Eusebio (Historia eclesiástica y Vida de Constantino), los historiadores se han percatado de una notoria falta de referencia a Cristo en sus documentos y en sus discursos. De hecho, en la Vida de Constantino, solo hay dos claras referencias a Cristo en los discursos de Constantino: uno en que apelaba a la unión entre los cristianos como conclusión del Concilio de Nicea y el otro cuando se bautizó al final de su vida, acontecimiento que algunos historiadores han puesto en duda (Castillo). En todos los demás casos habla en términos mucho más ambiguos de “Dios”, “Señor” y de la “Iglesia de Dios” (III:18; IV:62).
    .
  • Constantino nunca estableció el cristianismo como la religión oficial del Imperio, sino que lo legalizó, al igual que otras religiones mediante el Edicto de Milán. Fue con el Emperador Teodosio Magno, con su Edicto de Tesalónica de 380 d.C., que el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano.
    .
  • La mayoría de los hallazgos arqueológicos apuntan a la devoción constantiniana a Sol Invictus: Eusebio de Cesarea atribuye el triunfo de Constantino en la Batalla del Puente Milvio a su devoción cristiana, pero en su Arco de Triunfo no hay vestigio alguno de ello; al contrario hay referencias claras a Sol Invictus.
    .

    Sol Invictus en el Arco de Constantino

    Sol Invictus en el Arco de Constantino. (Foto cortesía de MM en Wikimedia Commons. CC-BY-SA 3.0).

    También hay referencias claras en otros artefactos tales como monedas alusivas al dios Sol (y a otras deidades paganas), su estatua (como Sol Invictus) y legislaciones (contrario a lo afirmado por Eusebio de Cesarea, en el Código Teodosiano aparece la legislación constantiniana en torno al domingo como día de fiesta en honor al dios Sol; Imperatori Theodosiani Codex 2.8.1).

    Moneda de Constantino

    Moneda acuñada en la época de Constantino. En el reverso aparece Sol Invictus y dice: SOLI INVICTO COMITI (Sol Invicto, mi ministro). Foto cortesía del Classical Numismatic Group, CC-BY-SA 3.0 Unported.

    La única instancia en que aparecería un símbolo cristiano (el chi-rho: ☧) es esta moneda.

    Moneda de Constantino

    Moneda de Constantino acuñada en el 337 d.C. que celebra su triunfo sobre Licinio (Ramskold 19). Ahí aparece el lábaro con el símbolo chi-rho ☧. Palabras al reverso SPES PVBLICA (“esperanza del pueblo”), CONS (acuñado en Constantinopla) (Foto cortesía del Classical Numismatic Group, CC-BY-SA 3.0 Unported).

    Aun así se despiertan interrogantes. Comencemos indicando que en la primera ocasión en que aparece el chi-rho en las monedas ocurre en un contexto claramente pagano, en las que el rey Ptolomeo III acuñaba la cabeza del dios Zeus-Amón (Amón-Ra era un dios solar egipcio en esta época) y en su reverso el águila con el chi-rho.
    .
    En segundo lugar, esto aparece brevemente antes de la muerte del emperador, cuando historiadores sospechan que se convirtió al cristianismo y se dejó bautizar.
    .
    En tercer lugar, esta moneda en particular es tan extremadamente rara, que ya han aparecido especialistas cuestionando ciertas monedas SPES PVBLIC que se han comprado en el mercado actual y que parecen haber sido falsificadas.
    .
    En cuarto lugar, aun con todo, el símbolo chi-rho no es claramente cristiano en la época constantiniana. Eso se debe a que a pesar del testimonio de Eusebio (que no es fiable) y el del historiador cristiano Lactancio (que relata un sueño del emperador en que vio el chi-rho), el emperador mismo mantuvo explícitamente y en público que vio una aparición de Sol Invictus junto a la diosa Victoria (esto se relata en una parte del documento conocido como el Panegyrici Latini; la parte que lo relata se escribió para el 310 d.C. Ver el texto en latín; leer traducción de J. G. Sang). Esta última deidad le entregó un par de coronas que significaban larga vida. Este relato parece corresponder a una medalla constantiniana acuñada para el 320 d.C. (después de su supuesta conversión en el 312 d.C.) en que Sol Invictus le corona (Angelova 117, 120-121). Esta interpretación lo confirma la Gemma Constantiniana del 315 d.C. en que aparece Victoria en gesto de coronar a Constantino.
    .
    Hoy día algunos historiadores piensan que tanto Lactancio como Eusebio basaron sus versiones cristianas en esta visión pagana. Lactancio describe cómo en sueños Constantino vio el chi-rho como un “signo celeste” (XLIV). Eusebio en particular utilizaba el lenguaje solar para describir el chi-rho y el lábaro. (I:28-36; Bardill 170). A la luz de esto, es posible que el chi-rho originalmente pudiera haber sido un símbolo solar y que indicaba su relación particular con el dios Sol (Kee 20-22, 117-118, 141-152). Puede ser también que el cristianismo se apropiara de este símbolo por que la “P” y la “X” juntas pueden interpretarse como un monograma con las dos primeras letras de Cristo en griego. Aun así, se sabe que en el siglo IV los cristianos representaron en un momento dado a Cristo como el dios sol, tal como lo muestra un mosaico en la tumba de los Julios. De hecho, en vida de Constantino, aparece una moneda tesalonicense con una representación solar curiosamente semejante al chi-rho (319 d.C.) (Bardill 171-172). Por ahora, el consenso entre los expertos en torno a este monograma parece ser que su presencia en medallas y monedas es un signo de victoria (especialmente tras vencer a Licinio), pero su supuesto significado cristiano en la época del emperador es discutible (Bruun; Ramskold 20-21).
    .

  • Constantino sí intervino en la vida cristiana, especialmente convocando los concilios (e.g. Concilio de Arlés y el Primer Concilio de Nicea). Excepto por el hecho de que por primera vez el poder imperial irrumpe de esa manera en la esfera del cristianismo, es menester indicar que esto no era nada nuevo en el Imperio. Desde la época de Octavio Augusto César, al emperador se le consideraba pontífice máximo, la suma autoridad religiosa del imperio. De hecho, lo único que hacía como emperador era favorecer al sector cristiano que fue leal a él (al que llamaba “Iglesia de Dios”). Por ejemplo, en el norte de África, fue partidario de la “Iglesia de Dios” contra los donatistas, ya que este último sector cristiano era antiimperial.

Todo lo indicado arriba es que lo más que tenía Constantino en su mente era la unificación de su imperio, NO la doctrina cristiana. Si quieren muestra, tomen por ejemplo cuando explotaron los conflictos entre los cristianos por la llamada “herejía de Arrio”. Debido a que el llamado “debate” amenazaba con resquebrajar su imperio, envió una carta a Arrio y a Alejandro (el obispo de Alejandría) en el que describía la disputa en torno a la naturaleza de Cristo en los siguientes términos: “… es irrelevante … los fomenta la charlatanería de un ocio baldío … dogmas en demasía abstrusos … locuacidad incontinente … cosas nimias e ínfimas … mezquinas y hueras disputas verbalísticas … algo que rezuma vulgaridad, y en vez de acordar con la sensatez de sacerdotes y hombres prudentes, armoniza más con las tonterías propias de chiquillos …” etc. (Vida de Constantino, II:63-72).

¿Fue Constantino el que forjó la Biblia?

La respuesta corta a esa pregunta es: No. Contrario a nociones simplistas de ambos lados del seudodebate (el creyente y el no creyente), el Nuevo Testamento se compiló mediante todo un proceso altamente complejo.

Este proceso comenzó en el año 50 d.C. con la carta de Pablo de Tarso a los tesalonicenses (1 Tesalonicenses). Él escribió de 10 a 14 cartas distintas que sobreviven todavía en nuestras Biblias. Durante la década del 60 d.C. después de la muerte de Pablo, alguien (no se sabe quién) tomó sus epístolas, las alteró para que sumaran siete cartas (siete es número sagrado) y comenzó a circularlas en el Mediterráneo (probablemente con Éfeso y Roma como epicentros). Así que ya para mediados de la década del 60 d.C., tenemos las siete cartas paulinas circulando: Romanos, Gálatas, 1 Tesalonicenses, Filipenses, 1 y 2 Corintios y Filemón. Debido a que se basan en los escritos genuinos paulinos, frecuentemente los eruditos se refieren a ellas como las “auténticas”.

Simultáneamente, probablemente se forjaron distintas tradiciones en torno a Jesús mezcladas con relatos y enseñanzas de origen judeohelenista que se comenzaron a concretar durante el último tercio del siglo I con los cuatro evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Por cierto, cada uno de estos libros tuvo sus correspondientes procesos de compilación y edición por parte de sus autores o editores. Quien haya escrito el Evangelio de Lucas probablemente publicó también dos ediciones de los Hechos de los Apóstoles (tal vez una de las ediciones data su autoría del 110 d.C.)

Durante toda esa evolución de los escritos, el conjunto de epístolas paulinas fue creciendo en la medida que se añadieron otras cartas: 2 Tesalonicenses, Colosenses y Efesios (las cartas deuteropaulinas). No solo eso, sino que aparte de ese conjunto, un autor desconocido que escribió a nombre de Pablo, publicó las llamadas “cartas pastorales”: Tito y 1-2 Timoteo (tritopaulinas). También es menester mencionar que después del 70, tal vez como resultado de la persecución de Nerón y la destrucción de Jerusalén, un autor cristiano desconocido escribió una homilía de consuelo que hoy se conoce como la Carta a los Hebreos, erróneamente atribuida a Pablo.

Otros cristianos, mayoría judeohelenista durante el periodo del 80 al 110 d.C. escribieron las llamadas “cartas universales”: Santiago, 1 y 2 Pedro, 1, 2, y 3 Juan y Judas. Por último, al final del siglo I, se publicó el Apocalipsis de Juan.

Podemos constatar que los cristianos empezaron a utilizar algunos de estos escritos como parte de sus liturgias o como autoridades. Eso se puede ver ya claramente desde principios del siglo II en adelante en varios escritos. También empezaron a circular otros tipos de literatura cuya autoridad se disputaba en la época, mayormente falsificaciones atribuidas a varios apóstoles o figuras vinculadas a Jesús (en una ocasión a Jesús mismo): el Evangelio de Tomás, la Carta de Bernabé, 1 Clemente, el Protoevangelio de Santiago, el Pastor de Hermas, el Apocalipsis de Pedro, las Seudoepístolas clementinas, etc. Sin embargo, no fue la Iglesia “ortodoxa” (por ponerle un nombre) la que estableció el primer canon, sino más bien un pensador heterodoxo llamado Marción de Sinope (85 – 160 d.C.). Él utilizó las cartas paulinas que se estaban circulando en el Mediterráneo (las diez cartas: siete auténticas y las tres deuteropaulinas), las alteró y las juntó con una versión alterada del Evangelio de Lucas. Este canon data aproximadamente de la cuarta década del siglo II.

Canon Muratori

La última página del Canon Muratori según publicada por Samuel Prideaux Tragelles (1868).

Más adelante encontramos el llamado Canon Muratori, manuscrito encontrado por L. A. Muratori y que data del siglo VIII d.C., pero que expertos datan su contenido al siglo II o III (mucho antes de Constantino). Allí aparecen los cuatro evangelios que conocemos, Hechos de los Apóstoles, están ya 13 epístolas atribuidas a Pablo (las 7 auténticas, las 3 seudopaulinas y las pastorales), además de Santiago, 1 y 2 Juan, Apocalipsis de Juan, el Pastor de Hermas, Sabiduría de Salomón y el Apocalipsis de Pedro. Esto es consistente con las aserciones de Ireneo de Lyon que fijaba la autoridad de los evangelios en los cuatro conocidos.

Finalmente, llegamos a la famosa compilación hecha bajo la época de Constantino. Contrario a lo alegado por el autor del artículo “The Bible’s Ungodly Origins”, el Concilio de Nicea no tuvo rol alguno en todo este proceso. Ni tan siquiera se discutió remotamente el asunto de la canonicidad. Nos reiteramos en que a Constantino no le importaba la doctrina cristiana, sino más bien su alianza política con el cristianismo. Ante las divisiones políticas de los cristianos debido a asuntos doctrinales, Constantino quiso remediar la situación mediante dos recursos: su poder de sumo pontífice para convocar el Concilio de Nicea (325 d.C.) para que arreglaran su asunto doctrinal (él era indiferente ante un lado de la discusión o el otro); y en el 332 d.C., quiso delegar en Eusebio de Cesarea la compilación de aquellos libros que fueran comunes para los cristianos. Nótese que dicha colección no era el Nuevo Testamento que nosotros tenemos hoy. Por ejemplo, allí se incluían los cuatro evangelios, Hechos de los Apóstoles, el corpus paulinum (incluyendo a Hebreos), 1 Juan, 1 Pedro, la Carta de Bernabé, el Pastor de Hermas y el Apocalipsis de Juan. Parece que fue esta edición la que integró la Carta de Hebreos para que el corpus paulinum sumara 14 (7+7).

Hay que señalar que la necesidad de esta compilación se debió a la plaga de textos (falsificaciones) atribuidos a los apóstoles, sosteniendo posturas totalmente dispares y que eran motivo de división entre los cristianos: el Evangelio de Judas, el Evangelio de la Verdad, el Evangelio Copto de Pedro, el Evangelio de María Magdalena, etc. Por ende, la selección de los libros arriba mencionados tenía la función de ver cuál era el denominador común de las liturgias cristianas del imperio como factor crucial para su armonización. Sin embargo, Constantino mismo no escogió esos libros. Toda la evidencia indica que Eusebio y compañía fueron los que escogieron aquellos que eran bastante tradicionales en todas las iglesias cristianas del Imperio.

No fue hasta el obispo de Alejandría, Atanasio, que apareció el primer canon del Nuevo Testamento como lo conocemos hoy día (367 d.C.). Más adelante, en Roma se celebró un sínodo adoptando ese mismo canon neotestamentario y los libros de la Septuaginta para las liturgias de iglesias romanas (382 d.C.). Finalmente los concilios de Hipona (393 d.C.) y Cartago (397 d.C.) siguieron esa misma ruta.

Así que, en todo caso, el rol que jugó Constantino en cuanto al canon neotestamentario fue históricamente uno marginal.

Otros errores …

Ya con lo expuesto arriba, podemos ver claramente que el autor del artículo “The Bible’s Ungodly Origins” está desinformado e históricamente desorientado. Con esto no quiero decir que ahora todos debemos afirmar que la Biblia es “palabra divina”. Sin embargo, parece que sus orígenes radican en unos niveles de complejidad más serios (aquí he presentado un “crash course” de la formación del canon; para más detalles, recomiendo el libro de Bruce Metzger, The Canon of the New Testament y el de Antonio Piñero, Guía para entender el Nuevo Testamento). Sin embargo, hay otros errores adicionales en el artículo que criticamos:

  • El texto hace referencia a John Dominic Crossan, erudito distinguido miembro del Jesus Seminar. Sí es cierto que de acuerdo con él, Constantino quería crear una compilación neotestamentaria para ayudarle a unificar el imperio. Sin embargo, él jamás estaría de acuerdo con el resto de lo que el artículo alega. La falla del autor, de no decir dónde es que termina la opinión de Crossan, puede llevar a los lectores a unas serias confusiones.
    .
  • Menciona la refutación de Brian Show de que el Concilio de Nicea no tuvo nada que ver con el canon neotestamentario. Sin embargo, el autor continúa empecinándose de que Constantino fue el que aprobó el canon, algo que es manifiestamente falso.
    .
  • Cita a H. G. Wells en torno al Concilio de Nicea … y es irrelevante, ya que dicho sínodo cristiano no discutió absolutamente nada en torno al canon.
    .
  • Cita a Thomas Paine. Las citas son genuinas, pero irrelevantes al tema en cuestión, ya que Paine ni vivió en la época de Constantino ni tuvo los recursos historiográficos en torno al emperador o al canon que tenemos hoy día. Solo se utiliza con propósitos retóricos para afirmar el deísmo. No tenemos nada en contra del deísmo per se, pero no tiene nada que ver con el mal uso de información presumiblemente histórica.

Una vez más, lo peor que pueden hacer ciertos no creyentes para intentar refutar las religiones en general (en particular el cristianismo) es crear toda una red de creencias falsas con escasos fundamentos históricos. Los no creyentes también estamos sujetos a parcialidad y prejuicios personales, por lo que siempre tenemos que guiarnos por las mejores investigaciones disponibles hoy día.

Referencias

Angelova, Diliana N. Sacred Founders: Women, Men, and Gods in the Discourse of Imperial Founding, Rome through Early Byzantium. U California P, 2015.

Brown, Raymond. Introducción al Nuevo Testamento. 2 vols, Trotta, 2002.

Bardill, Jonathan. Constantine, Divine Emperor of the Christian Golden Age. Cambridge UP, 2011.

Bruce, F. F. The Canon of Scripture. InterVarsity, 1988.

Bruun, Patrick. “The Christian Signs on the Coins of Constantine.” Arctos, ser. 2, vol. 3, 1962, pp. 5-35.

Castillo, Pepa. Año 312. Constantino: emperador, no cristiano. E del Laberinto, 2010.

Conzelmann, Hans. Hermeneia: Acts of the Apostles. Fortress, 1988.

Ehrman, Bart D. Forgery and Counterforgery. The Use of Literary Deceit in Early Christian Polemics. Oxford UP, 2013.

Epp, Eldon Jay. The Theological Tendency of Codex Bezae Cantabrigiensis in Acts. Wipf & Stock, 1966.

Eusebio de Cesarea. Historia eclesiástica. Texto bilingüe, traducido por Argimiro Velasco-Delgado, Biblioteca de Autores Cristianos, 2008.

—. Vida de Constantino. Traducido por Martín Gurruchaga, Gredos, 1994.

Evans, Craig A. y Emanuel Tov, editores. Exploring the Origins of the Bible: Canon Formation in Historical, Literary, and Theological Perspective. Baker Academic, 2008.

Gamble, Harry Y. Books and Readers in the Early Church: A History of Early Christian Texts Yale UP, 1997.

Kee, Alistair. Constantine versus Christ. SCM P, 1982.

Lactancio. Sobre la muerte de los perseguidores. Traducido por Ramón Teja, Gredos, 1982.

Metzger, Bruce M. The Canon of the New Testament: Origins, Development, and Significance. Clarendon, 1997.

Olson, Carl E. y Sandra Miesel. The Da Vinci Hoax, Exposing the Errors in The Da Vinci Code. Ignatius, 2004.

Piñero, Antonio. Guía para entender el Nuevo Testamento. Trotta, 2011.

Piñero, Antonio y Jesús Peláez. El Nuevo Testamento: Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos. El Almendro / Fundación Epsilon, 1995.

Ramskold, Lars. “Highly Deceptive Forgeries of Constantine’s SPES PVBLIC Coinage.” The Celator, dic. de 2009, pp. 18-32.

Ruiz Bueno, Daniel. Padres apostólicos. Biblioteca de Autores Cristianos, 1993.

Tollinchi, Esteban. La metamorfosis de Roma. E de la U de Puerto Rico, 1998.

Vidal, Senén. Las cartas auténticas de Pablo. Mensajero, 2012.

Zuntz, Günter. The Text of the Epistles: A Disquisition Upon the Corpus Paulinum. Wipf & Stock, 2007.