Problemas con Facebook

Desde la semana pasada, algunos de ustedes habrá notado de que no pueden compartir artículos de este blog en el portal de Facebook. Tan pronto usted intenta hacerlo, sale uno de estos avisos:

Aviso de URL bloqueada
Aviso de URL bloqueada
Aviso de dirección URL bloqueada
Aviso de dirección URL bloqueada

Esto aplica a todos los artículos y temas por igual, sean controversiales o no.

A la hora de reclamar, Facebook me lanza un aviso de que repase sus normativa de la comunidad, algo que he hecho sin encontrar qué he escrito en mi blog que remotamente incumpla algunos de sus estándares. También he revisado si el blog tiene filtrado un programa malicioso que transmita algún virus, pero los resultados de Sucuri Sitecheck son negativos. El Informe de Transparencia de Google certifica que este portal es seguro.

Les he escrito a los empleados de Facebook a su dirección provista para quejarme y solicitar, cordial y cortésmente, que se me informe de la razón del bloqueo. En caso de que se me diga cuál estándar comunitario violé, haré los cambios pertinentes. He enviado al menos un mensaje al día, con mi dirección electrónica y no he recibido respuesta alguna.

Continuaré estos esfuerzos para desbloquear los artículos de mi blog.

Recientemente, Facebook se unió a Google y otros para bloquear o reducir el acceso del público a material seudomédico que desinforme al público. Aplaudo esos esfuerzos y le deseo éxito en esa empresa. He notado que algunos artículos que aparecen en Facebook que son controversiales van acompañados con otros que dan la información correcta. Puede ser que mi blog haya caído por error en esa redada de bloqueos por problema algorítmico.

Por otro lado, puede ser que alguien haya reportado falsamente que algún artículo de mi blog era ofensivo. No es la primera vez —ni será la última— que gente maliciosa utiliza este mecanismo para censurar. El problema es que los mecanismos de las redes sociales para atender estos asuntos de censura por falsas acusaciones dejan mucho qué desear. Al igual que el calvario que pasan los autores y creadores en YouTube, este es un rumbo escabroso al que Facebook también somete a sus usuarios.

Como bien saben mis lectores, si hay algo en que se han destacado mis artículos es que todo lo que se escribe está debidamente sustanciado por argumentación y las fuentes científicas, históricas y académicas pertinentes. No juro infalibilidad, pero intento adoptar las mejores posturas o promover una perspectiva educativa cuando es pertinente. He tratado a mis oponentes con el debido respeto y he tratado de mantener la sección de comentarios a un nivel de conversación y debate de altura. En ese sentido, las reglas del blog son bien estrictas.

Espero que este asunto se pueda resolver pronto.

Este blog se mantiene por el administrador, pero también se sostiene, en parte, gracias a las donaciones de sus lectores. Si le gusta el contenido y desea ayudar, en la medida que se pueda, done con Paypal. O pueden enviar dinero usando cualquiera de las siguientes criptomonedas:

Bitcoin: 1MLP6kxvE3vNsNcv91BPT3zDd86eMyk9UN

Ethereum: 0xd90DCCbf29A9723594d00b7aE454aD6Af1b4E7B8

Litecoin: LN4gPjGF9cKRJfcVZaTfTvkEnRae4AfAyk

Basic Attention Token (BAT): 0xbFb99452c5558145FF5b3a25129B42f1e03Ae83F

Dash: XxHfdmBcataCDEmj6qs5hQnjNqrMXerZfW

TRON: TCS353bzbiaYnC6SzSzFAJLy9rfWtzcMnj

Muchas gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.