El fraude del Evangelio de la Esposa de Jesús

En el año 2012, la erudita Karen King, de la Escuela de Divinidad de Harvard, anunció al mundo el descubrimiento de un fragmento que parecía indicar que algunos cristianos antiguos o medievales pensaban que Jesús tenía una esposa.

Fragmento del Evangelio de la Esposa de Jesús

Fragmento al que se le denominado “Evangelio de la Esposa de Jesús” (Cortesía de Karen King, Harvard & AP)

El pedazo de papiro pertenecía a un anónimo al que King respetaba su deseo de mantener su identidad secreta. No explicaré los detalles de este fragmento, ya que los he presentado en mi blog personal. Baste señalar que aun si fuera genuino, la misma King nos dice que todo lo que podría decirse de seguro es que un sector del cristianismo solía sostener que Jesús tuvo una esposa. Este fragmento jamás podría probar de una vez y por todas que Jesús se hubiera casado en vida.
.

¿Se casó Jesús en algún momento de su vida?

La inmensa mayoría de los expertos en la Antigüedad y los eruditos del Nuevo Testamento de todas las posiciones ideológicas y religiosas han estipulado como altamente probable la existencia histórica de Jesús. El consenso actual entre ellos en cuanto a la vida marital de Jesús es que parece que este nunca se casó porque compartía las convicciones apocalipticistas de su época: no hay tiempo para una vida familiar, ya que el Reino de Yahveh estaba a punto de llegar. Otros argumentan que si se casó, entonces comenzó su ministerio después de enviudar.

Aquellos que argumentan que sí vivía en un matrimonio durante su ministerio porque a él se le denominaba “Rabí” (maestro) y que solo se podía ser rabino si se era casado pierden de perspectiva de que esa disposición forma parte de una normativa rabínica del siglo II en adelante, décadas después de la muerte de Jesús. Además, Jesús no formaba parte de la oficialidad rabínica farisea (como no lo eran tampoco Juan el Bautista ni los esenios) ni era sacerdote saduceo.

Es más, es curioso que en los evangelios y en las cartas auténticas paulinas se hable de la madre y el padre de Jesús, de sus hermanos y hermanas, de su tensión con su familia, pero jamás de su mujer e hijos. Dentro de su mentalidad apocalipticista, Jesús no era exactamente el mejor amigo de la dinámica familiar, al menos como lo piensan muchos creyentes hoy día (Mt. 8:21-22; 10:37; 12:46-50; Mc. 3:20-21,31-35; Lc. 8:19-21; 9:59-62; 14:26).

Algunos conspiracionistas sospechan que la Iglesia Católica cambió los textos para eliminar cualquier referencia a esposas e hijos. Si ]fuera cierto, es extraño que esos pasajes “eliminados por la Iglesia” no aparezcan en escritos neotestamentarios que se escribieron y conservaron fuera del dominio del catolicismo medieval. En fin, los eruditos cuentan con cerca de los 2,500 manuscritos más antiguos del Nuevo Testamento de todas partes del mundo europeo, mediooriental y africano, muchos de ellos guardados por iglesias de diversas tendencias doctrinales, adversas al catolicismo e históricamente fuera del dominio del Vaticano. No hay ni un solo documento  de los 2,500 que afirme que Jesús era casado.

Muchos inspirados en los libros de Holy Blood, Holy Grail (en español El enigma sagrado) y El código Da Vinci sugieren que María Magdalena era la esposa de Jesús. Sin embargo, todo lo que nos dicen los evangelios de ella era que auspiciaba económicamente la labor de Jesús, que este la exorcisó de siete demonios y que fue testigo de la tumba vacía (Lc. 8:2-3; Mc. 16:1-8; Mt. 28:1-10; Lc. 24:1-11). Todos los demás reportajes de que Jesús besaba a María Magdalena (Evangelio de Felipe) o que le revelaba secretos (Evangelio de María Magdalena) proceden de escritos gnósticos posteriores (siglos II y III) y que no merecen credibilidad histórica alguna. Este último punto también es consenso de todos los expertos en este tema.

Si este es el caso, entonces ¿en qué ha parado el tema del fragmento en discusión?
.

Veredicto final:  Un fraude

La historia del descubrimiento del fraude se dio dentro y fuera del ciberespacio. Algunos ponían en duda el fragmento al notar que algunos de sus contornos parecen haber sido cortados a tijera.

Otro problema parece haber sido la prueba de Carbono-14 al que se sometió la tinta usada para escribir el fragmento. Sí, la prueba mostraba que la tinta databa del siglo VIII, pero lo que no se conoce mucho es que este fue el resultado de la segunda prueba. La primera indicaba que la tinta era del 400 al 200 a.C. (¡!)

Otros señalaban que era bien extraño que este fragmento se obtuviera y se revelara justo en el momento en que perduraba la fiebre por la película (malísima) y la novela (aburridísima y mal informada) de El código Da Vinci. La respuesta general de los expertos era de un gran escepticismo, muy a pesar del optimismo de Karen King. A pesar de que ella había consultado con dos coptólogos expertos que opinaban que el documento aparentaba ser auténtico, no todos los coptólogos estaban convencidos. De hecho, la mayoría se mostraba extremadamente escéptica.

Sin embargo, hubo otros criterios muchos más fuertes de inautenticidad. Daniel B. Wallace, estudioso del Seminario Teológico de Dallas, mencionaba los siguientes:

  • Es extraño que el texto esté escrito en un copto sahídico bastante antiguo (como del siglo III), pero que aparece en un documento del siglo VIII.
    .
  • El papiro se utilizaba como medio de escritura hasta, a más tardar, el siglo VII. Las pruebas de Carbono-14 lo colocan en el siglo VIII.
    .
  • El fragmento pone a la vista el nombre de “Jesús” en dos ocasiones mediante las iniciales “IC” (iota sigma). En la segunda ocasión (en la cuarta línea), está justo en el medio del fragmento.
    .
  • La palabra “mi esposa” aparece a propósito en los labios de Jesús, de manera que es inconfundible que él estuviera hablando de su esposa.
    .
  • Parece que el escriba no utilizó un stilus, sino más bien una “brocha” pequeña, algo que no es característico de los escritos coptos conocidos de todas las épocas.
    .
  • Las frases que aparecen en este fragmento también aparecen en el Evangelio de Tomás, un evangelio gnóstico del siglo II, escrito en copto sahídico y encontrado en Nag Hammadi a mediados del siglo XX.

En cuanto a este último punto, Francis Watson de la Universidad de Durham llevó a cabo un análisis al respecto y publicó un resumen de sus hallazgossu análisis y otros señalamientos. Él demuestra más allá de toda duda que con excepción de la frase “mi esposa”, todo lo demás proviene de distintos versos del Evangelio de Tomás. Es más, no proceden ni tan siquiera de versos cercanos, sino que es un “collage” de versos de dicho libro gnóstico.

Sin embargo, lo que parece haber revelado más allá de toda duda que el fragmento era un fraude era un cierto tipo de errores gramaticales. Algunos expertos ya habían señalado el problema y cómo el que escribió el papiro refleja muy poco conocimiento del copto. Sin embargo, Andrew Bernhard de la Universidad de Oxford encontró que en la línea 6 del escrito hay una falta gramatical que indica que el autor estaba dependiendo en otro escrito que contiene la misma falla: la traducción interlinear al inglés de Michael Grodin del Evangelio de Tomás y que está disponible en línea. Aparentemente, el falsificador copió la falta ortográfica y después intentó corregirla por encima.

La otra evidencia del fraude no provino de ese fragmento, sino de uno ajeno y que también era del mismo dueño. Aparentemente, la misma persona que suplió nuestro texto en discusión a King, quiso proveer un fragmento del Evangelio de Juan a otra institución años antes.

Fragmento del Evangelio de Juan.

Fragmento del Evangelio de Juan asociado al del Evangelio de la “Esposa de Jesús”.

Para los expertos, no hay lugar a dudas que este fragmento es una falsificación. Entre algunos factores que siguieron arrojando serias dudas, podemos mencionar los descubiertos por por Christian Askeland:

  • El estilo, la tinta y el instrumento de escritura de este fragmento del Evangelio de Juan son exactamente los mismos de los del fragmento del Evangelio de la Esposa de Jesús.
    .
  • El nuevo fragmento del Evangelio de Juan depende de otro texto, una réplica exacta de cada dos versos del Códice Qau de Cambridge, editado por Herbert Thompson. De hecho, este fragmento es de una variante de copto distinta a la del Evangelio de la Esposa de Jesús. En el caso de este último, se basa justo en la variante del copto del Evangelio de Tomás, mientras que el del Evangelio de Juan se basa en el copto del Códice Qau.
    .
  • La variante del copto usado en el fragmento del Evangelio de Juan había desaparecido para el siglo VI d.C. Sin embargo, las pruebas de Carbono-14 hechas a este texto indican que es del siglo VIII d.C.

Estos señalamientos fueron confirmados por Alin Suciu de la Academia de Ciencias y Humanidades de Göttingen y felicitó a Askeland por la prueba tipo “smoking gun“.

Si lo anterior no fuera suficiente, la señal más llamativa y elemental la mencionó el egiptólogo Joost L. Hagen  y se encuentra en la lacuna (agujero) principal. A pesar de que otras letras disimulan “atravesar” el agujero,  en un momento dado, el falsificador intentó escribir una “N” (ny) y el “T” (tau) justo debajo para darle la vuelta.

ni

Por tanto, si este fragmento del Evangelio de Juan fue provisto por la misma persona, tiene la misma letra, el mismo instrumento de escritura, la misma tinta y muestra el patrón de depender de documentos contemporáneos, es lógico pensar que el fragmento del Evangelio de la Esposa de Jesús es también una falsificación y así lo han dejado saber en CNN los eruditos Michael Peppard, de la Universidad de Fordham, Joel S. Baden, de la Escuela de Divinidad de Yale, y Candida Moss, de la Universidad de Notre Dame en South Bend, Indiana.

Para una crónica completa de esta travesía detectivesca, invito al lector a que vaya al blog NT Blog de Mark Goodacre, de la Universidad de Duke.

En esta etapa, ya para finales del 2014, prácticamente todos los expertos alrededor del mundo vieron que estos dos fragmentos eran falsificaciones. El falsificador compró un papiro antiguo (algo que se puede hacer hasta por eBay), preparó un tinte a partir de sustancias antiguas y, utilizando transcripciones y traducciones recientes en códice y en línea, produjo la falsificación. ¡El Carbono-14 no necesariamente es evidencia decisiva en estos casos!

Ahora la pregunta pertinente es ¿quién los fabricó?
.

¡Última hora! … (o más bien ¡última semana!)

En esta semana, salió un artículo de Ariel Sabar para The Atlantic, en el que revela que el dueño de los fragmentos en discusión no es otro que Walter Fritz. Askeland había sospechado de él el año pasado, ya que por labor inquisitiva encontró la página de la esposa de Fritz (Nefer Art), en donde algunas imágenes que presentaba se parecían sospechosamente a la escritura y estilo que encontramos en el fragmento del Evangelio de Juan. Al leer el artículo se dio cuenta de que en 1982, Fritz estudiaba egiptología en la misma institución donde se “verificó” precisamente ese escrito.

Fritz le mintió a King, algo que ahora ella reconoce, al proveerle una falsa información de dónde obtuvo el fragmento del Evangelio de la Esposa de Jesús, especialmente haciendo alusión a personas que para el momento de la presentación de King ya habían fallecido. Convenientemente, los muertos no pueden desmentir la información.

Sabar llevó a cabo una investigación de todas las personas supuestamente involucradas en la conservación del fragmento, para entonces descubrir que no podía corroborar ningún aspecto de los alegatos de Fritz. Al contrario, todo parecía indicar que su historia era un engaño. Aunque él alegaba no haber estudiado egiptología, Sabar pudo confirmar que sí había cursado en ese campo en la Universidad Libre de Berlín y que, de acuerdo con los que le conocieron, desapareció en un momento dado. En 1993 se estableció en Florida y en 1995 creó el portal cibernético de Nefer Art, donde ofrecía toda una variedad de servicios artísticos. Más adelante, en el 2003, lanzó un portal pornográfico que contenía vídeos de su esposa teniendo sexo con otros hombres y la promocionaba como “America’s #1 Slut Wife”. Todos estos portales cerraron durante el 2014 y el 2o15. Inspirados por El código Da Vinci, la esposa comenzaba a alegar que Dios y el Arcángel Miguel hablaban mediante ella.

¿Y qué pasó cuando Sabar confrontó a Fritz con la información que obtuvo? Eso lo tendrán que leer ustedes.

Por lo pronto, creo que ya no hay duda alguna en la mente de nadie en la Tierra (fuera de dos o tres enajenados) en cuanto a la naturaleza fraudulenta de este fragmento del Evangelio de la Esposa de Jesús.

Advertisements

2 thoughts on “El fraude del Evangelio de la Esposa de Jesús

  1. Pingback: La increíble historia detrás del Fraude del Evangelio de la esposa de Jesús | Masora digital

  2. Pingback: Carnaval de Estudios Bíblicos (en español) – Junio 2016 | Masora digital

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s